C4 2,,
-in
-.y
FL CENSOkIL 9
PERIODICO
POLITICO Y LITERARIO.
TOMO XIV.
MADRID :

EL C 7,NSOR9
PERIÓDICO POIATICO Y LITERARIO:
(
N.° 79.
SA.BAno, 2 DE TZDRE110 DE 1822.
Solee Zas elecciones de Cadiz r de Sevilla.
No te asustes , lector amado, ni creas
que vamos á repetirte una de las muchas
paulinas que te hemos echado otras veces,
reconviniendote por tu falta de asistencia
las elecciones : no pienses tampoco que
vamos á darte reglas é instrucciones se-
guras para formar tu juicio privado cuan-
do te veas otra vez en el caso de dar tu
voto para elegir diputados á Cortes ó in-
dividuos de la junta de provincia y cuer-
po municipal-Nada . de eso; las que ya se
te han dado hasta ahora , y las que ema-
nan de Ios articulos de la Constitucion que
tratan de ellas , bastan para que si gine-
!romo XIV.

4
res seguirlas de buena fe, te retraygan de
5
confiar tus mas preciosos intereses á quien
las provincias, y que esta habrá de infor-
no sepa ó no quiera desvelarse por con-
mar á las Cortes, habiendo tenido presentes
servarlos.
las copias de las actas de las elecciones pro-
Queremos sí hablarte de las elecciones
vinciales. Pero no se encuentra en ningun
ya hechas ; y llamar tu atencion , ahora que
artículo de la Constitucion lo que deberá ha-
estamos á tiempo , para que nos ilustres
cerse cuando en una ó en varias provincias se
sobre si hemos de tener por válidas y cons-
hayan verificado las elecciones con un vicio
titucionales algunas de las ya publicadas
esencial de nulidad desde las juntas parro-
ó si deberemos evitar y prevenir el que ma-
quiales basta las de provincia: es decir, cuan-
fiaría ú otro dia los Mismos que bajo el
do la nulidad no recae sobre este 6. el otro
ridículo pretesto de que los ministros se
individuo mal elegido, sino sobre todo lo
llamaban Pedro , Juan ó Diego , reusaron
substancial de la eleccion.
obedecer las órdenes constitucionales dei
No tratarnos por ahora de consultarte
Rey , intenten negar Cambien la obedien-
sobre los actos de violencia 'que segun nos
cia al congreso, fundándose en que tal
avisan , se han verificado en diferentes pue-
cual eleccion tuvo este ó el otro vicio de
blos , y que ya se han denunciado en va
nulidad.
ríos periódicos, ni tampoco hablarte de los
No deberá serte dificil la decisiori- de
abusos escandalosos que se han , tolerado
esta duda , ó por mejor decir', no potiria
con admiraciOn de los hombres de juicio
haber lugar á ella , si lo que no es posi.
en las elecciones parroquiales de diferen
bie , la Cónstitucion hubiese de compren-
tes provincias ; porque todo esto, repetimos,
der todos los casos que dependen de la ca-
lo deberá tener presente la comision de po-
sualidad ó de la malicia de los hombres.
deres que se forme en la primera jun-
Es verdad que los articulos t 13 y siguien-
ta preparatoria.; sino que te pedimos pa-
tes detallan las formalidades con que han
recer sobre las elecciones de Cadiz y de
de reconocerse los poderes que presenten
Sevilla , para que nos digas francamente
tí la comision los respectivos diputados de
si pueden ser llamadas elecciones , las que
se han verificado bajo la presidencia de unos

6
7
.-efes rebeldes al gobierno y á las leyes
se autorice con el silencio uno de los mas
establecidas.
grandes atentados que se pueden cometer
Inu til es advertirte que no conocemos
contra un gobierno constituido, te esci-
ni de vista siquiera á casi ninguno de los
tamos á que medites sobre las elecciones
que han sido nombrados diputados; pero
de Cadiz y de Sevilla , sin perjuicio de
fuesen ellos los mas perfectos y virtuosos
estenderte tambien á las de otros pueblos
de los hombres, todavia no nos pareceria
de donde tengas noticia que haya habido
que debia mos guardar silencio , si viesemos
semejantes vicios de nulidad.
que se Babia contravenido á un artículo
Ni pienses que el escandaloso crimen
espreso de la Constitucion. El artículo 46,
de rebelion ha sido aislado é independiente
capitulo 3.° previene, que las juntas .de
de las elecciones , sino que te has de per-
parroquia serán presididas por el gefe
suadir á que acaso no se cometió con otro
tico ó el alcalde de la ciudad, villa ó al-
fin que el de apoderarse violentamente
dea en que se congregaren; y ciertamente
de aquellas, y que ésos gefes rebeldes no
no habrá quien sostenga que es todavia
hubieran tenido la menor dificultad en
gefe político de derecho aquel á quien la
entregar los mandos y abstenerse de ejer-
autoridad legítima le ha destituido de sus
cer las denlas atribuciones 'de su oficio,
funciones y le ha nombrado un sucesor.
con tal que se les•hubiese dejado la pre-
Este si que seria el caso de aplicar las
sidencia de las elecciones. Sabian ellos
doctrinas de que tanto partido ha sabido
muy bien, que dejando libre y expedita
sacar una lógica interesada sobre la vali-
la voluntad de los ciudadanos, nunca
dacion de los actos de una autoridad in-
podría esta estar de acuerdo con la suya
trusa ; y no seria dificil deducir consecuen-
para elegir á sus representantes ; porque
cias legítimas haciendo la debida . distin-
á pesar de que blasonan con ridícula im-
cion entre los llamados intrusos y los
pudencia de que son el objeto de la esti-
verdaderos rebeldes ó insurreccionados-
macion popular , son sin la menor duda
Mas no siendo este por ahora nuestro pro-
ellos solos los que se tributan á sí mismos
pósito , sino unicamente el de evitar que
seme ante elogio. Menos dificultad nos cos-

• 8
9
taria creer que podían hermanarse la luz
deres que estos sucesos se han verificado
y las tinieblas, que el que la voluntad de
en el segundo año de la restauracion de
los pueblos de Cadiz y Sevilla fuese la de
tu libertad; y que si por desgracia, ya
sostener unas autoridades notoriamente re-
que no quede impune el crimen per estar
beldes y conformar sus votos con los que
encargado su conocimiento al. poder judi-
ellas les inspirasen.
cial, se considerasen válidos sus efectos en
Pero sea de ello lo que se quiera , y
el acto mas importante que puede ocurrir
aun cuando supusiesemos que la volun-
en un gobierno representativo, debes tener
'tad de todo el pueblo era la . misma que
por cierto que á cada dos años por lo me-
la de los tales presidentes , nunca debe-
nos tu libertad estaria pendiente del ca-
ria estimarse legitima la eleccion por ha-
.
pricho de cualquiera ambicioso. No estra-
berse verificado contra lo prevenido en el
fiarémos que hayas oidó á algunos mote-
referido artículo 46, que habla de los
jar de nimiamente prolijos á los autores
verdaderos gefes políticos y alcaldes cons-
de'•nuestra Constitucion, al verles dedicar
titucionales ; no ele los que se empeñan
xo5 artículos de ella á sola la materia de
én sostenerse con la fuerza y contra la
las elecciones; pero está tan lejos de ser
voluntad de la ley. Nosotros no recorda-
nimia esta prolijidad, que ya empieza á
riamos este, asunto, si fuese de aquellos
mostrarte la esperiencia cuán facil es que
que pueden remediarse por medio de los
se introduzcan algunos otros vicios de nu-
suplentes; pero esto no puede tener lugar
lidad 'fuera de los que ellos previeron é
en este caso , porque del mismo vicio de
intentaron evitar. Bien conocían aquellos
nulidad participan estos que. los propieta-
hombres eminentes en saber , que ningu-
xios ; y el resultado seria que dos grandes
na préeaucion es inutil cuando se tea ta
provincias estarian sin representacion Ino-
de asegurar la espresion de la voluntad
pia durante algun tiempo, que podria muy
de los pueblos; y que por lo mismo que
bien ser el de toda una legislatura.
es tan faeil suplantarla, cuando para ello
Cuando pienses en tales cosas; lector
conspiran la autoridad y el poder, con-
carísimo, te rogamos tambien que consi
viene sujetar este acto á una multitud de


10
I I
fórmulas que sean otras tantas trabas y di-
Esto que te decimos acerca de las elec-
ficultades para el abuso.
ciones para diputados á Curtes, lo has de
No te alucine la idea que bayas po di-
tener tainbien muy presente para las de
do tomar de algunos periódicos, en los
ayuntamiento; porque aunque esta digni-
cuales cada noticia de eleccion ha venido
' dad sea menor en la gerarquia constitucio-
siempre acompañada de un elogio pompo-
nal , no por eso es de menor importancia
so) de las personas elegidas , sean las que
para la buena administracion y felicidad de
fumen ; porque aun cuando en efecto este
los pueblos. Reflexiona bien sobre el in .':u-
elogio fuese justo y significante, no basta
jo que ejercen en la direccion de la opinion
elegir lo mejor, sino elegir en el modo y
pública, en el repartimiento y cobranza de
forma que está mandado por la Constitu-
las contribuciones , en la administracion é
cion. Ya creemos haberte insinuado en otros
inversion de los caudales de propios y arbi-
números que si efectivamente se hiciesen
trios, en la inspeccion de las escuelas de
las elecciones sin apartarse en un ápice de lo
primeras letras y de los denlas estableci-
que está prevenido y con toda la libertad é
mientos de educacion y de beneficencia , y
independencia que exige aquel acto, habria
en el fomento y animac ion de la agricultu-
mil probabilidades contra una para per-
ra, industria y comercio de los pueblos. Re-
suadirse no solo de que aquella era la ,vo-
flexiona , decimos, sobre todas las atri-
imitad general, sino tambien de que era
buciones que les designa la Constitucion , y
la mas util y conveniente á los pueblos.
no eches en olvido la que ultimamente les
Mas tambien por el contrario hay una ca-
concede la ley sobre libertad de imprenta,
si certeza de que por mas ilustres y céle-
encargándoles el nombramiento de jurados;
bres que scan los nombres de las personas
pues esta sola bastaria para que se mirasen
elegidas, si en la cleccion se faltó á las
con particular escrúpulo las elecciones mu-
condiciones y á las fórmulas prevenidas , la
nicipales. Si Cadiz y Sevilla tienen unos
eleccion sera no solamente nula , sino tam-
ayuntamientos elegidos legalmente , es de
bien perjudicial á los intereses del público
discurrir que todos sus actos continuarán
y á los de la provincia misma que los eligió.
siendo legítimos y constitucionales; pero si

z3
z
por el contrario hubiese sido viciosa su
TEA.I4ROS.
eleccion , ¿ quién podria responder de los
perjuicios que de ella pudieran -seguirse á
La Villana de Ballecas : comedia de Tirso
la causa Oblica ? ¿con qué derecho po- •
de Molina, refundida en cinco actos.
drian exigir las contribuciones á los pue-
blos que rehusasen pagarlas ? ¿ qué admi-
nistrador de hospitales y denlas estableci-
mientos piadosos rendirla voluntariamente
La fábula de esta comedia es la misma
sus cuentas cuando se le mandase presentar-
que la del Trueque de las maletas 'y la Oca-
las? ¿quién tendria por justos y valederos
sien hace al ladren, de Moreto. Las , cortas
los juicios de los jurados que ellos hubiesen
noticias que tenemos de nuestros poetas có,
elegido?.
micos, no nos permiten asegurar con cer-
Te rogarnos pues que medites seriamen-
tidumbre cual de estas dos comedias fue pri-
te estos importantísimos objetos ; y que
mero ; pero es muy probable que la de Tir-
si despues de bien consultado el testo de
so es anterior, ya porque la época en que
la Constitucion y decretos de las Cortes en-
brilló Moret() es posterior, ya porque su
cuentras que las dichas elecciones han sido
fábula, aunque tan complicada como la de
viciosas y nulas, las denuncies á la diputa-
Tirso, está mejor trazada y desenvuelta con
cion permanente, para que á su tiempo las
mas verosimilitud teatral. En efecto en la
tome en consideracion. Nosotros hacemos
comedia de Dr:Loreto, aunque hay trueque
lo bastante con ponerte en el caso de que
de maletas, dama burlada que sigue al la-
pienses en lo que te interesa, sin prevenir
dron, y hermano que sigue á los dos en
tu juicio , y con grave desconfianza del que
demanda de su ofendida honra, no hay
nosotros hayamos podido formar. cale.
villana de Ballecas que vende ya pan, ya
escobas, que entretiene a un cortesano y á.
un villano con la promesa de su mano,
y que conduce cuatro ó cinco intrigas, has-

tante inverosímiles, hasta que logra una
No hemos podido haber á las manos
oportunidad ventajosa para declararse. Es
la comedia original de Tirso: la que se re-
muy probable pues que Moret° , escri-
presenta refundida en cinco actos es muy
biendo en una época en que ya Calderon
buena, y se conoce que el refundidos ha
bia enseaado á desenvolver con destreza una
luchado con maestria contra la inverosimi-
accion dramática, separó de la fábula de Tirso
litud y multiplicacion de inc identes del ori-
todos los episodios villanescos , y la hizo mas
ginal. Si no nos engañarnos , casi todo el
teatral y decente. Pero como el género favo-
quinto acto es afiadido : y aunque su esti-
rito del padre Presentado de la Merced eran
lo es bueno y tiene sal del mismo género
las burlas , los donayres y las sales pican-
que la de Tirso, sin embargo no conserva
tes que resultan de la situacion y el disfraz
ni en los modismos ni en la constru•eion
de dolía Violan te , se puede 'decir que la
aquel saborde antigüedad, aquella sencillez
pieza de Moret() es toda suya , y que no
ingeniosa é inimitable que caracteriza su
conserva nada de Tirso de Molina.
diccion , y que tanto sobresale en los pri-
En efecto este casi no hace caso del true-
meros actos de esta comedia , que es una
que dejas maletas; su personage principal
de las mejor escritas de nuestro teatro an-
es la villana ; y sus amores episódicos con.
tiguo.
don Juan , y sus conversaciones equívocas
En cuanto á caracteres, ninguno es in-
con el ladron de su honor y de la maleta,
teresante ni está bien dibujado sino el de
y su pan , y sus escobas, y su burra , y su.
doña Violante , ya bajo su verdadero títu-
novio Anton que quiere casarse con ella,
lo (le señora, ya bajo el disfraz rustico de
aunque las denlas aldeanas dicen que está
una aldeana. Ofendida en el honor y en el
araiiada; todos estos episodios subalternos
amor por un hombreingrato , todas sus ac-
á la accion principal forman la comedia de
ciones se dirigen al remedio ó á la vengan-
La Villana de Ballecas , y el trueque de las
za de su ultrage; y la ternura.amorosa y el
maletas se deslinda en la catástrofe de cual-
resentimien t o de su agravio respiran en to-
quier manera, y sin darle grande impor-
das sus palabras. Los siguientes versos que
tancia.
recita en el acto cuarto son los mejores de
su papel:

x6
Cielo , que siempre_tirano
17
-Cuyo delito no es mas
Contra mí te manifiestas.
Que amar á un hombre y creerle.
Y en mis desdichas funestas
Oh mal haya la que fia
Parece que estás ufano;
En lo que-un traydor promete;
¿Por qué contra mí tu mano,
Y crédula se somete
Pródiga para el dolor,
Á su infame tirania!
Y escasa para el favor,
Pero ¡ ay Dios! la suerte mia
Cruel se ostenta é impía?
Es á todas en amor
¿Tanta'fue la culpa mia?
Tan comun como en error,
¿ Tanta delito es amor ?
É inutil la queja creo :
Si el error mio consiste
,•
Pues nuestro mismo deseo
En ser fácil en. creer,
Aboga por el traydor.”
¿Quien es , cielo , la muges,
.)
Que enamorada resiste?
Este monólogo seria digno de Lope de
Si tu piedad no la asiste,
Vega, si la reflexion contenida en los ul-
b
¿Quien la que siempre constante,
timos versos no manifestase pertenecer
Y con la ° cal:ion delante
al poeta maligno que se complace en pin-
Resistir al llanto puede?
tar bajo todas las formas posibles las de-
¿Quien en fin la que no . cede
bilidades del bello sexo. No debemos pues
A los ruegos de un aman e ?
estrañar que la Villana de Ballecas esté me-
Quien tus enojos merece
j or descrita que doña yiolante: su lengua-
Es el que con doble trato
ge donayroso en su misma rustiquez, la vi-
Se burló de
recato,
vacidad de sus réplicas, la malicia de sus
Y por quien mi honor padece:
chistes prueban que Tirso al describir aque-
En él tu colera empiece
lla villana se hallaba en el centro de su
No en mí, que sin conocerle
reyno. Para muestra de su ienguage , pon-
¿Pude entonces ni aun temerle?
dremos lo que dice al ver su retrato :
No en mí, aunque irritado estás,
TOMO XIV.

u
19
« La Magdalena será,
riolante.
Que asi en la iglesia la veo
« No hallo disfraz mejor
Con su corpete y gorguera :
Para remediar mi ultrage,
El bote solo le marra. ( Bésala ).
Aguado , que el labrador (x).
Aguado.
./Iguado.
Y estate tan bien el trage,
Pues besasla ?
Que por ti lo será amor. »
Violante.
Seria necesario copiar las dos escenas de
Está bizarra :
Pondréla á mi cabecera.»
amor de don Juan y la villana para for-
mar idea de la especie de cómico á que
Despues pide los versos hallados con
mas se inclinaba Tirso de Molina . ; pero ya
el retrato.
le hubieramos agradecido, no á él, sino á
su refundidor, , que hubiera omitido las gra-
«Si es que no os sirve de nada ,
cias tomadas del sopladero de la burra.
Y es letra para cantada,
Ya no pueden sufrirse en el teatro los chis-
Echadme acá esa soneta ;
tes de esta especie : ademas que nos pare-
Pondréla por rocadero ,
ce muy inverosimil que la pasion de don
Y ensearémosla á hilar:
Juan , por mas enardecida que fuese, pu-
Mas no , , que siendo cantar,
diera resistir á un donayre tan inmundo.
Mejor es para el pandero.»
No es lo mismo la rustiquez que la gro-
seria, ni el desden que la desvergüenza.
En la primer escena hay una imitaeion
bastante feliz de Tibulo (r).
(

x) Verbaque aratoris rustica dicit amor.
(1) Labrador es aqui adjetivo.

20
Continuan los reparos al opúsculo intitu-
21
lado : Observaciones sobre el sistema pro-
tisfacer sus verdaderas necesidades mas
hibitorio y restrictivo de comercio, inser-
de lo que gastaban en el de absoluta liber-
to en los números 74, 75 y 76 de es-
tad, ahorrarán infaliblemente una cantidad
o
te periódico.
considerable. Supongamos y concedamos,
aunque no es cierto en todas sus partes,
que prohibidos los artefactos estrangeros
saliesen mas caros en España los tejidos
, Z1;
Espuestos los argumentos que unamos
nacionales de lino , algodon , seda y lana .
rebatidos, pasa el autor á enumerar los
necesarios para vestirse, que junto con los
males producidos por el sistema prohibi-
comestibles, la casa y los muebles, son
torio; y aunque, como se verá, no hace
los objetos que pueden llamarse de abso-
mas que recapitular y repetir en otros tér-
luta necesidad; pero si al mismo tiempo
minos los mismos inconvenientes de que
se negaba la entrada á esa inmensa multi-
habló en el artículo , los recorreremos
tud de bagatelas y chucherias que nos vie-
sin embargo para añadir otras reflexiones
nen de fuera, y sin las cuales podemos
á nuestras respuestas, y refutar alguna
muy bien pasarnos, sin que por eso sea:nos
que otra especie nueva con que Bentham
infelices, ¿ cuánto es lo que ahorrada cada •
corrobora tambien sus anteriores prue-
familia española al cabo del año ? ¿ Quién
bas.
es capaz de calcularlo ? Es un hecho cons-
Mal x.° Los ciudadanos se ven obli-
tante que á no ser los mendigos ó los muy
garlos á comprar caro lo que antes com-
necesitados jornaleros no hay una casa, aun
praban barato.= Ya queda probado que
en las aldeas, en que no se compren cier-
esto no es cierto en la totalidad; y ahora
tos objetos sin los cuales no serian des-
añadimos que bien analizado el punto se
graciados sus individuos. La blondita, el
puede demostrar matemáticamente, que con
encanto, las cintas y otras cien mil baga-
un sistema prohibitivo bien entendido , le-
telas que aquí es imposible enumerar, es-
jos de que los ciudadanos gasten para sa-
tan tentando la vanidad hasta de nuestras
aldeanas, porque se las ven á las señoras

23
22
un placer sólido que contribuya el nuestro
de los pueblos grandes, y por no ser me-
bien estar. Asi no llamo yo inutil al lien-
nos, compra cada una mas ó menos de es-
zo delicado que toca inmediatamente á la
tas fruslerias hasta donde alcanzan sus fa-
carne, al paño fino que abriga sin abru-
cultades. ¿ Y por qué las compran ? Por-
mar, á la tela de seda que siendo mas lige-
que se venden. Si no se vendiesen, á buen
ra todavia conviene mejor en la estacion
seguro que ni se acordarían de ellas. Y si de
calorosa de los paises ardientes, á los mue-
las aldeas y pueblos pequeños pasamos á
bles (le maderas finas que duran mas y
las grandes ciudades y á la corte, ¿cuán-
sirven mejor que los de pino etc. etc.; pe-
to ahorrarían sus moradores, si de entre
ro tengo por mutiles ciertos accesorios su-
ellos desapareciesen una multitud de em-
perfluos con que se adornan las cosas ne-
busterías con que los astutos estrangeros
cesarias. Asi por ejemplo entiendo bien
les estan chupando insensiblemente su di-
nero,
que un hombre se haga un vestido de se-
sin que de su adquisicion les resul-
da, y que en usarle disfrute de cierta co-
te una sensacion grata que aumentando sus
modidad de que seria injusto privarle; pe-
comodidades, aumente la suma de su felici-
ro quiero que se me diga ¿ qué comodi-
dPd, y que solo les proporciona el pueril,
dad leal le resulta de que este vestido ten-
ridiculo y, esteril placer de satisfacer un
capricho
ga al canto una bordadura de sedas de
y contentar su vanidad ? Y no se
las de Leon que le cueste cien ¿tablones?
diga que esto es hablar como nn capuchi-
Este hombre ¿recibe otro placer que el
no. Léase á Say, y se verá como recono-
de ostentar un lujo escandaloso, é insul-
ce y confiesa que la economia , es decir el
tar á los que no pueden comprar un ves-
no gastar en cosas mutiles, es la primera
tido tan costoso? No es esto decir que se
condicion para la riqueza de los individuos,
le impida llevarle; pero si el gobierno pro-
de las familias , y por consiguiente de las
hibiendo la entrada de semejantes borda-
naciones que no son mas que la suma de
dos le quita indirectamente la ocasion de
las familias particulares. Por cosas mutiles
hacer un gasto tan inutil , ¿se dirá que le
se entienden y deben entenderse todas las
ha impuesto una contribucion? Al contra-
que no proporcionan una comodidad real,

24
/5
rio; con lo que por este medio le hace ahor-
tros maestros los ingleses. Nadie ignora la
rar sin que él lo advierta, podrá pagar el
sencillez con que se visten los hombres mas
mayor coste que le ocasionen los tejidos
ricos de aquel económico país. Un frac y
nacionales comparados con los estrangeros
un pantalon de buen paño, una media fi-
de igual clase, y aun le quedará mucho so-
nisima de algodon , un chaleco de piqué ó-
brante. Lo mismo que de los bordados, de-
de cotonia, una corbata de percal ó de ba-
be decirse de los encajes. Está muy bien
tista, y una camisa de lo mismo , géneros
que el que puede duerma en un lecho blan-
todos fabricados en su pais: hé aqui el tra-
do y mullido, y entre finisimas sábanas;
ge diario del mas rico propietario ó co-
pero tengo por un necio al que pone á es-
merciante. Se dice que esto es filosofía. Sin
tas una guarnicion de encaje que cues-
duda; pero tambien es al mismo tiempo un
ta rí cincuenta doblones vara. Añade es-
acendrado patriotismo. Otra prueba de que
to algo á su comodidad ? c le proporciona
el sistema prohibitivo no aumenta el gasto
un sueño mas tranquilo? No pretendo por
de los ciudadanos en el pais en que se adop7
eso que se prohiba fabricarlos en el pais;
ta. Concedamos que por de pronto salgan
pero sostengo que mientras en él no se ha-
los géneros nacionales mas caros que los
gan, el gobierno que prohiba su introduc- .
estrangeros : esta misma carestia escitará
cion , proporcionará á los ciudadanos pu-
á fabricar mas y mas, y bien pronto la con-
clientes un ahorro considerable sin causar-
currencia de los vendedores abaratará el
les ninguna incomodidad real. Materia es
precio. Este es el orden : orden inmutable,
esta' que pediria un libro entero , en el cual
porque es el de la naturaleza.
seria facil demostrar cuan ele acuerdo es-
Mal 2.° «Se sustituyen necesariamente
tan en esta parte la moral , la economia y
géneros de inferior calidad en lugar de los
la política ; pero esta discusion sobre el
de superior.» Al principio asi será por la
lujo nos alejara demasiado de nuestro asun-
mayor parte; pero con el tiempo ya .se
to. Baste pues decir que en este.punto co-
perfeccionarán los artefactos nacionales y
mo en todos los que tienen conexion con
competirán con los estrangeros. Pregunto:
la legislacion económica, deben ser nues-
los españoles no son hombres como los

26
72
ingleses y franceses? ¿no tienen dos manos
,dar á fabricar tal ó cual artefacto con tan-
como ellos? las máquinas que se emplean
to primor 'como su vecino , está refuta-
en otras partes ¿ no son ya generalmente
do por los hechos. No hace muchos años
conocidas ? ¿no se podrán usar en Espa-
que los ingleses se jactaban de que nadie
ña? las materias primeras ¿no las tenemos
ígualaria sus tejidos de algodon. ',Hubo en
ó podemos adquirirlas del mismo modo que
Francia un hombre que se 'empeñó en
las adquieren los estrangeros? Pues ¿ por
falsificar su profecia , y en poco tiempo
qué siendo los españoles hombres tan ra-
lo -consiguió. ¿ Que ventaja llevan hoy clia
cionales como los de otros paises , tenien-
los percales , piqués y otros tejidos de
do dos manos como ellos , pudiendo ser-
algodon fabricados en Inglaterra á los
virse de la: mismas máquinas é instrumen-
de igual clase que se trabajan en Francia?
tos, y trabajando sobre las mismas materias,
Ninguna, ó si todavia se quiere que la ha-
¿ no han de llegar con el tiempo á hacer
ya es tan tenue é imperceptible, que respec-
lo que otras hacen ? Quizá en algun ob-
to del uso y de la venta puede suponer-
jeto determinado , circunstancias locales,
se igual á cero.
como las aguas, darán al artefacto estran-
Continua Bentham ilustrando su ar-
gero cierto grado de perfeccion que aqui
gumento con ejemplos; y contrayendo la
no llegue á tener nunca; pero ademas de
cuestion á España dice : Esceptuando
que este caso será muy raro, pues aun lo
pocas manufacturas de seda y algunas de
que se dice de los aceros ingleses y de que
lana fina que han llegado al grado de es-
sufino temple es debido á las aguas del
celentes en estos últimos años sin el sis-
pais, está desmentido con lo que se sabe
tema prohibitivo, y que no necesitan de él
de nuestras antiguas espadas toledanas. ¿Que
para hacerse cada dia mejores hasta el ápz-
importará que en España no lleguen á ha-
ce de la pezfecciori , las manufacturas es-
cerse nunca cadenas de relox tan delicadas
pañolas son bastante imperfectas.» Respues-
como las inglesas? Con tal que se acerquen
ta: prescindiendo por ahora de si el sis-
y suplan por ellas , hasta. Ademas es-
tema prohibitivo perjudica ó favorece á
te argumento de que un pais no pu ede
la perfeccion de los artefactos nacionales,

29
28
cho de Paris y de Londres ; porque no hay
tenemos aqui una confesion preciosa, la cual
duda en que en general los zapateros, sas-
sola echa por tierra el argumento. ¿ Con
tres, ebanistas, cerrajeros, plateros y de-
que en España se hacen ya escelentes te-
nlas artesanos franceses é ingleses trabajan
jidos de lana y seda , y podrán hacerse
mejor que los nuestros. ¿Admitirá Ben-
cada dia mejores hasta el ápice de la peifec,
tham tan absurda consecuencia? ¿No nos
cien? Pues tranquilicese usted , señor Ben-
permitirá siquiera prohibir la entrada de
tham , en cuanto á la imperfeccion de los
zapatos, fraques y muebles hechos para
domas artefactos ; que quien hoy hace ya
que tengan algo que trabajar nuestros
buenos paños, mañana hará tambien bue-
menestrales ? ¿Y seremos objeto de com-
nos percales. Por consiguiente dejenos usted
pasion porque acaso el pespunte que nues-
hacer, y no nos tenga tanta compasion ,
tros sastres den al cuello de un carrik no
ni crea quevamos á vernos obligados á subs-
esté con aquella delicadeza con que es-
tituir géneros de inferior calidad. Declaren
tarla el que hubiese dacio el mejor sastre
las Cortes que desde I.° de enero de tal
de Londres? ¿Seremos por eso infelices?
año no se admitirá en España ningun teji-
A proposito de muebles y vajilla. En Ingla-
do estrangero de lana, seda, algodon y
terra no se permite introducir ningun uten-
lino ; y yo respondo con mi cabeza de que
silio de plata ya labrada , y se usa en es-
antes de diez años se hacen en España can
to tanto rigor, que al llegar un estrangero
buenas cotonias y lienzos, paños y 'Sedas
si lleva un recado de afeytar ó una escri-
como en Francia é Inglaterra. Ademas el
bania , se le obliga é á dejarlo depositado
argumento por probar demasiado nada
en la aduana hasta s'u salida, ó á consen-
prueba. Si porque nuestras telas, por ejem-
tir que se le abolle é inutilice: y yo digo
plo, no son tan buenas corno las de fue-
los ingleses: ¿con que ustedes no dejan entrar
ra, hemos., de permitir que vengan estas;
en su reyno artefactos de plata, sino que
habremos tambien de consentir que los
quieren, y quieren muy bien, que este
zapatos, las botas , los fraques, las puertas,
metal sea trabajado por sus artífices?
las ventanas, los muebles de todas clases,
Pues permitannos ustedes que tampoco no-
la vajilla, en suma todo nos venga ya bel

3o
31
sotros dejemos que vengan ya elaboradas
fieros nos suministrasen y trajesen todos
las sedas y lanas , los linos y algodones y
los artefactos mejores y mas baratos, como
demas materias primeras , y nos empeñe-
supone Bentham , que los nuestros : ¿cual
mos en que las que usemos hayan de ser
seria el resultado'? ¿ que se. anmentaria el
trabajadas por nuestros fabricantes y arte-
número de nuestras fábricas y se mejo-
sanos. Y no tornen ustedes pena porque
rarla la obra? Todo lo contrario. No solo
al principio estemos un poco torpes , que
no se estableceria ninguna nueva, sino que
el ejercicio hace maestros : poco á poco
se arruinarian las existentes , no pudiendo
ya iremos aprendiendo , y algun dia llega-
dar el género ni tan bueno ni tan bara-
remos á rivalizar con ustedes , á igualar-
to corno los estrangeros.
los y quizá á escederlos en algun ramo;
Esto lo ven hasta los ciegos : 'esta es
porque á Dios gracias la naturaleza no nos
una demostracion, ó no las hay en el mun-
ha hecho postes. Atrasadillos estarnos , pero
do. ¿Quien pondría ó mantendria una fá-
no tanto como los cafres. Notese ademas
brica de paño v. g. para no vender una va-
cuan ridiculo y absurdo es este argumento
ra? Pues en el supuesto era imposible que
lijen analizado. En sustancia se reduce á
la vendiese. No hay en el mundo un solo
lo siguiente. «Señores españoles, sus fábri-
comprador que prefiera lo peor y mas ca-,
cas de ustedes estan en la infancia ; son
ro á lo mejor y mas barato.
muy pocas , y lo que en ellas se fabrica
2.° Algunos de los artículos escluidos
no vale nada; pero nosotros les daremos
no se trabajan en España; tales son por
á ustedes un medio infalible para perfec-.
ejemplo las bombacinas ', género tan sin-
cionarlas y multiplicarlas. Nosotros les
gular y hermoso en su forma perfecta que
llevarémos á ustedes cuanto necesiten pa-
aun todavia no se trabaja en Francia, á pe-
ra vestirse y calzarse y amueblar su habi-
sar de la escelencia que tienen sus fábri-
tacion ; será mejor que lo que gastan ahora
cas de seda. Lastima es sin duda que nos
y se lo daremos mas barato que sus fabri-
privemos de las hermosas bombacinas;
cantes.» ¿No es esto insultar á la sana ra-
pero me parece que no por eso nos mori-
zon? Supongamos en efecto que los estran-
remos, ni seremos desgraciados. Cuarenta

-33
32
casualidad, sino el resultado necesario de
siglos , ó los que sean , han vivido los
leyes muy sabias y de prohibiciones adop,
españoles, y 6o ó 7 o el género humano
tadas hace algunos siglos, se prohibió en
sin bornbacinas ;"!. con que bien podremos
133 7 la introduccion de paños estrange-:
tirar unos cuantos años hasta que apren-
ros. Esta prohibicion se renovó en 1463
damos á hacerlas.
y en otros años posteriores , y duró hasta
3.° Los géneros de lana basta larga
el de 1 7 86 , en el cual conociendo bien
se trabajan solo en Inglaterra, porque solo
el gobierno cual seria el resultado, accedió
en. ella hay esta especie de lana. Pues
en un tratado concluido con la Francia á
vendannosla ustedes , señores ingleses; que
• que se introdujesen mutuamente los paños
aqui la trabajaremos.= Eso no; de ninguna
en ambos paises, pagando iguales derechos.
manera ; dice el ' parlamento. = Ola con
Luego diré lo que los franceses ganaron:
que ustedes no nos quieren vender sus
por ahora solo quiero hacer esta reflexion.
lanas , y quieren que nosotros les venda7
La introduccion de paño estrangero ha
mos las nuestras ? ¿Donde están la igual-
es-
tado prohibida en Inglaterra mas de cua-
dad y la señores filósofos de Al-
trocientos años ; y sin embargo no solo sus
bien ? Pues si yo fuera que las Cortes
paños no fueron inferiores á los de fuera
españolas les diría : mientras ustedes no
en todo este periodo de tiempo , sino que
me permitan extraer de su isla esa lana
al contrario fueron los mejores que se co-
basta larga que solo en ella se crin; tampo-
nocian en el orbe precisamente hasta la épo-
ce yo les dejaré á ustedes estraer de
ca en que se permitió introducir los de
España la/fina que aqui dan nuestras ovejas.
Francia. Y asi debió ser. Para que estos
4.° Necesariamente son inferiores los
últimos lograsen alguna preferencia sobre
generos nacionales protegidos por la pro-
los del pais , tuvieron los fabricantes fran-
hibicion á los estrangeros prohibidos =He-
ceses que hacer los últimos esfuerzos para
cho falso falsisimo de toda falsedad, desmen-
mejorarlos, y lo lograron efectivamente : de
tido polla historia económica de la misma In-
modo que la gran perfeccion de los paños
glaterra. En esta isla , cuya industria no es
franceses y la alguna ventaja que llevan a
corno creen los necios, un efecto de pura
TOMO XII'.
3

35.
los ingleses en el dia , data de la época en
permitir la entrada de paños estrangeros;
que fueron admitidos en los mercados de
porque sabia que siendo los suyos tan bue-
Inglaterra. Hasta entonces los de esta na-
nos y estando habituado el pueblo por es-
cion eran los mejores. i Tan falso es que
pacio de cuatro siglos á no usar otros quo
los artefactos protegidos por la prohibi-
los nacionales , no hada mucho consumo
Cion sean por esto inferiores á los estran-
de los franceses , aunque estos fuesen algo
geros! Al contrario, el medio de estimu-
mejores : 1.° por la fuerza del hábito : 2.'
lar y promover la mejora de estos últimos
por el verdadero patriotismo que esas pro-
és permitirles la concurrencia con los na-
hibiciones mismas han formado. Al contra-
rio , la moda/flan/a
cionales; porque no pudiendo competir en
de sus vecinos les ase-•
baratura ( cosa evidente si se atiende á los
guraba de que buscarian paño inglés solo
1
gastos de conduccion y derechos de en-
porque era estrangero. Ademas por el tra-
trada que sobrecargan su precio ) , tienen
tado adquiria en varios puntos otras ven-
que esmerarse en la calidad para sostener
tajas importantes por las cuales podia muy
la concurrencia con los del pais adonde se.
bien hacerse algun corto sacrificio. Contra-
llevan. No se crea sin embargo que los
yendo ahora este caso particular, (ligamos no-
franceses ganaron mucho en el tratado : al
sotros á los ingleses : dejennos ustedes pro-
contrario , el resultado fue que se vendieron
hibir ahora los artefactos estrangeros , y
proporcionalmente en Francia mas paños in-
cuando al cabo de quinientos años • este-
gleses que en Inglaterra franceses ; porque
mos ya muy habituados á pasarnos sin ellos
. la anglomania de los galos les hizo prefe-
y hayamos fomentado y perfeccionado la
rir los paños de Albion á los suyos, aun-
fabricaeion de los nuestros , entonces le-
que mejorados estos, y la aversion que los
vantarémos la prohibicion en algun obje-
to que no ofrezca ya grandes inconvenientes.
ingleses tienen á toda cosa estrangera hizo
que no se apresurasen á comprar los pa-
5.° Las manufacturas son buenas y ba-
los de Francia aun.'viendolos mas hermo-
ratas en razon de los métodos mas eco-
sos que los suyos. Y lié aqui por que el go-
nómicos para producirlas; y atendido el
bierno inglés no tuvo' reparo en 1786 en
estado de las artes mecánicas en España,

36
no se pueden esperar géneros moderados
37
en precio y escelentes en calidad.,=•as
'tia sobre su vecino y competidor: los pro-
atrasadas estaban las artes mecánicas en In-
gresos son lentos , pero al cabo de tiem-
glaterra hace dos, tres y cuatro siglos que
po se llega á la perfeccion. Esto se acla-
ahora lo estan en' España. Sin embargo alli
rará y eompróbará mas con lo que vamos
se prohibieron casi todos los artefactos es-
á decir.
trangeros , y no por eso ha dejado de per-
G.° Otro mal efecto de la prohibicion
feccionarse la maquinaria y de hacerse gé-
, que recae sobre el corto número de pro-
neros moderados en precio y escelentes en
ductores , es remover los mas poderosos
calidad. Con que es de esperar que aqui
motivos de la emulacion é impedir que se
suceda lo mismo. Hay mas : si se exami-
mejoren los géneros nacionales con la mis-
na bien el punto • se verá que si en Ingla-
/ ma rivalidad de los estrangeros. El sis-
terra se han perfeccionado tanto las ma-
tema prohibitorio hará permanente la in-
nufacturas, ha sido precisamente porque es-
ferioridad de los • primeros. = Esta obje-
taban prohibidos los artefactos estrange-
cion en el fondo es la misma que la an-
ros. La cosa es clara. Mientras que de fue-
terior ; pero respondeili á ella separadamcn-
ra vienen géneros muy superiores en cali-
te para ampliar y comprobar los principios
dad, los fabricantes del pais. viendo que
ya indicados. 1. 0 El hecho de que la pro-
no podrán hacerlos tan buenos sino al ca-
hibicion de géneros estrarigeros impide que
bo de mucho tiempo, se desmayan , se abur-
se mejoren los nacionales , está desmen-
ren y abandonan por último sus talleres;
tido por la esperiencia. En Inglaterra han
pero cuando reducidos á sí mismos tie-
estado y estan prohibidos muchos artefac-
• nen que abastecer ellos solos todos los meo_
tos estrangeros, y esto no ha impedido que
cados , satisfacer el gusto de los compra-
se hayan mejorado los nacionales equiva-
dores y lograr alguna ventaja unos sobre
lentes, y hayan llegado al ápice de la per-
otros en la concurrencia, cada uno se es-
feccion. En Francia no solo prohibió Bo-
fuerza á mejorar' poco á poco sus artefac-
naparte las manufacturas inglesas, señala-
tos para ver si puede obtener la preferen-
damen te. las de 'algodon , sino que las per-
:
si¿,, tiió de muerte hasta mandar quemar las

39
38
lacion que debe escitar en las fábricas na-
que se introdujesen furtivamente y fuesen
cionales la rivalidad con los artífices de
aprendidas ; y lejos de que esta tan rigo-
fuera. Aunque esta no exista para los mer-
rosa prohibicion impidiese la mejora de las
cados interiores , subsiste siempre para los
manufacturas francesas de igual clase , fue•
de otras naciones. Por ejemplo conceda-
precisamente en esta época cuando estas se
mos que los fabricantes españoles de , pa-
mejoraron y perfeccionaron hasta un pun-
fios ó sedas no tengan interes en mejorar
to increible: y lo que es mas la probibi-
sus tejidos para despacharlos en la pe-
cion misma fue la que vivificó las fabri-
nínsula; pero siempre le tienen y muy
cas francesas. Esto lo sabe todo el inun-
grande para rivalizar con los estrangeros
do , y los ingleses mejor que nadie. 2.° No
en los mercados comunes; ahora sobre te..
es cierto que prohibidos en un pais los ar-
do que hemos perdido el monopolio de
tefactos estrangeros, falte en él la emula-
las colonias. Nuestros fabricantes querrán
cion necesaria para que se mejoren los na-
y querrán muy bien que sus paños, sus se-
cionales; queda siempre la emulacion en-
das, sus lienzos , sus indianas ect. pue-
tre los fabricantes mismos que venderán
dan concurrir con los estrangeros en .los
en mayor porcion y mas caros sus géne-
mercados de América, del levante, de la
ros cuanto mejores sean bajo todos aspec-
tos. Si el numero de fabricantes fuese fi-
costa de Africa y denlas que estan abier-
je ,
tos á todas las naciones; y no puede ocul-
entonces podrian monopolizar sus ar-
tarseles que para esto es menester que me-
tefactos y dar la ley á los compradores sin
joren mas y mas sus artefactos basta el pun-
tener necesidad de atender á su buena ca-
to de que por la calidad y el precio pue-
lidad ; pero siendo libre á cualquiera esta-
dan entrar en concurrencia con los de otros
blecer nuevas fábricas, buen cuidado ten-
drán las antiguos y los nuevos de dar á
paises. No dejarán pues de hacerlo.
sus obras toda la perfeccion posible para
7 .° «El sistema prohibitorio dará mala
direccion al empleo de los capitales . , sepa-
que obtengan la preferencia en los mer-
rándolos de empresas cuya ganancia es cier-
cados. 3.° Tampoco es cierto que prohi-
bidos los veneros estrangeros falte la cinta-
ta y grande, para invertirlos en especula-.

4o
ciones inseguras y de poco provecho.»
hasta la consumacion de los siglos: y asi
esto ya cuidará el interes individual de los
hacen los ingleses donde quiera que no son
especuladores. Tranquilicesc el señor Ben-
admitidas ó no hacen falta las otras mercan-
tham, que ellos verán el uso que deben ha-
-cías que pudieran llevar : dan en cambio la
cer • de sus capitales : y para uno que se
que se llama plata á oro.
equivoque en sus cálculos, como sucede en
Mal 4.° «Es la pérdida de los derechos
todas materias, los noventa y nueve acer-
que pagaban antes los géneros nuevamente
tarán , porque tienen macho interes en no
prohibidos.» = A veces me vienen tentacio-
engañarse.
nes
nes de creer que el buen Bentham se chan-
Mal 3.° «Cesa ó disminuye el pedido de.
cea ó se burla de nosotros; y esta es una
las producciones nacionales que tomaban
fr de ellas. Que se establezca el sistema pro-
los estrangeros en pago de los géneros nue-
hibitivo, y yo le aseguro que fomentada
vamente prohibidos.» No lo tema el ilustre
por este medio nuestra industria, importa
Bentham : la Inglaterra ha prohibido en di-
rán los derechos de- estraccion de nuestros
ferentes épocas la introduccion de muchos
géneros mucho mas que ahora los de intro-
artefactos estrangeros ; y ni entonces ni
duccion de los estrangeros. Su Inglaterra
despues no han cesado ni se han disminui-
se lo está diciendo y demostrando. Vease
do los pedidos de los objetos quepermitia
á cuanto suben anualmente los derechos de
sacar. A este hecho nos atenemos Ademas,
esportacion de sus artefactos : calculase lo
ya he dicho, y es,evidente, que cuando un
que darían los de importacion de los age-
comerciante calcula que tal objeto de tal
nos que no admite, y se verá de qué lado
pais será bien vendido en el suyo , y le de-.
se inclina la balanza
jarl una buena ganancia, le pide; y si en
Mal 5.° «El contrabando ," cuyos
cambio no puede dar ya el género A, por-
inconvenientes políticos y morales ampli-
que se ha prohibido su admision , da el gé-
fica largamente el autor , como si en es-
nero B, que es permitido, y llevando las co-
ta parte nos revelase algun secreto igno-
sas al Mútilo estremo , le paga en dinero.
rado. Harto sabemos y lloramos los males
.Asi ha sido siempre el mundo, y asi será
que trae consigo la íntroduccion furtiva

42
de los artefactos estrangeros, y el daño in-
dos que cuiden- de que nada entre ó sal-
menso que ocasiona á nuestra industria; pe-
ga sin pagar los que cada cosa adeuda se-
ro ya hemos dicho que la dificultad grande
gun arancel. Bien ;- pero usted no ignoi a que
que hay para conseguir que no entre en el
ó eludiendo la vigilancia de estos emplea-
reyno ningun objeto manufacturado, no es
dos , ó corrompiendo su fidelidad , entran
una razon valedera para permitir su intro-
y salen cosas sin • pagar nada. Vbien , in-
duccion; sino un motivo mas para aumen-
ferirá ustedale esto que es necesario , justo,
tar la vigilancia, agravar las penas á los
conveniente y util dejar que en una nacion
contrabandistas, y tomar cuantas precau-
• introduzcan y saquen los naturales y estran-
ciones sean posibles para frustrar sus inten-
geros cuanto se les antoje sin pagar de-
tos. Ya lo he demostrado con el ejemplo
recho alguno, y que no debe haber guar-
de la peste ; pero todavia añadiré otro á que
das ni registros en los puertos y fronteras?
nada puede replicarme el mismo Bentham.
No sin duda. Pues si usted no lo infiere ni pue-
Este ilustre autor reconoce positivamente
de inferido , ni propondrá semejante despro-
que Permitiendo la entrada de los produc-
pósito ; si usted conviene en que haya res-
tos y géneros estrangeros, se puede y aun
guardos que impidan la introduccion frau-
se debe imponer algun derecho; y acaba de
dulenta de los generos ó efectos permitidos,
fundar en esto mismo la utilidad de su in-
¿que sacamos de tecla esa deciamacion sobre
troduccion, porque estos derechos forman,
los inconvenientes de los resguardos , los
dice, una renta considerable del estado." El
dos ejércitos que se hacen la guerra , las fa-
señor Bentham supone tambien , y no ne-
milias que re pierden etc. etc.? Cuando se
gará si se le pregunta directamente, que se
trata de prohibir ó no la entrada de ciertos
deben exigir igualmente derechos por la
géneros , la cuestion no es de si ha de ha-
estraccion de los productos y géneros na-
ber ó no guardas y defraudadores : se su-
cionales : y hechos estos dos supuestos su-
pone que ya existen unos y podrán existir
yos, le argüida yo asi : usted reconoce que
los otros ; la cuestion es silos primeros ade-
para recaudar estos derechos de entrada y
mas de cuidar de que no pasen sin pagar
salida es necesario tener algunos emplea
derechos los generes permitidos, han de cui-
1'

45
44
de paso, las penas con que se conmine al
dar tambien de que no entren de modo al-
introductor de géneros prohibidos, , deben ser
guno los que se declaran prohibidos. Es
micho mas graves que la que se• imponga
mas: supuesto ya el resguardo, ni un hom-
al simple defraudador de derechos. Este úl-
bre mas se necesita para estorbar la entra
timo es un simple ladron ; el otro es un ene-
da de géneros prohibidos: los mismos que
migo , un asesino de su patria.
impiden la fraudulenta de los de lícito comer
Sea de esto lo que fuere , y aun conce-
cio impedirán la (lelos que nolo fueren. Se
diendo que con el sistema prohibitivo se
cree generalmente que prohibidos ciertos gé-
aumente el ?número de contrabandistas , es-
neros se aumenta el número de contraban-
Sto probará á lo mas que se deben agravar
distas, y en general no es asi. El defrauda-
las-penas y aumentar la vigilancia ; pero no
dor no lo es porque el objeto sea ó no
que se deba renunciar á las inmensas venta-
permitido, sino para ganarse el importe de
jas que ofrece bajo otros aspectos, porque
los derechos que tiene ó podria tener su en-
tenga tambien algun inconveniente. ¿Que
trada : y con tal que él no los . pague , le es
cosa hay en el mundo que no le tenga?
muy indiferente que el género esté ó no en
No concluiré este punto sin notar una es-
la lista de los de lícito comercio. Asi por
presion de Bentham. «En Inglaterra , dice,
ejemplo si estan 1)cm-1idas las blondas de
empieza ya á conocerse cuan impracticable
Francia pagando cierto derecho , el deseo de
es llevar á efecto los decretos prohibitorios
ganarse este lucro escita á Pedro ó á Juan á
en Espana. Parece que la naturaleza ha
correr los riesgos de introducirlas furtiva-
quedIfavarecer su infraccion: Gibraltar es
mente; y'se hace contrabandista. Se prohiben
el gran depósito del sur ; Lisboa y Oporto
las blondas : que resultará ?que continuará
del occidente , y los cien desfiladeros del
en introducirlas. Acaso por !a escasez se en-
Pirineo sirven para las provincias del.norte
carecerán , y esto escitará la codicia -dé al-
y del oriente. » Esto es ya demasiado: ;atri-
gun otro ; pero tambien la mayor . pena im-
buir á la naturaleza lo que es obra de la po-
puesta al introductor de géneros prohibi-
lítica y de la perfidia del gobierno de la
dos compensa el mayor interes que hay en-
gran Bretaña! ¿Es la naturaleza la que privó
toncesTara violar la ley. Porque , sea dicho
n

46'
47
de Gibraltaiá la España , ó la Inglaterra , la
que aun perdidas las Américas, volverla Es-
cual apoderandose de esta plaza á nombre
paña á ser una de las mas ricas, mas pode-
del archiduque Carlos , se negó luego á res,
rosas y mas temidas naciones. Ya que en es-
tituirla, á pesar de haberlo prometido solem-
ta parte un buen español no pueda hacer
nemente en varios tratados ? ¿ Fué la natu-
otra cosa que formar inútiles deseos, per-
raleza la que para abatir á la España , em-
mitasenos á lo menos reparar en parte el
pobrecerla y arruinarla, favoreció con tan-
gran daño que hacen á nuestra industria la
to empeño el alzamiento de Portugal, y cons-
separacion dé Portugal y el , portillo siempre.
tituyó á este reyno en nacien independien-
abierto de Gibraltar ; que en cuanto á los
te? La naturaleza al contrario, ¿ no colocó
Pirineos y las costas marítimas , como se -
á Gibraltar en la península? ¿No hizo par-
quiera , no pasará por aquellos una acémi-
te integrante de ella la lengua de tierra ó
la , ní tocará en estas un barco, sin que sean
costa que-hoy forma el reyno de Portugal?
registrados.
¿Es la naturaleza quien le ha separado de la
Mal 6.° «Discordia nacional , discordia
España, ó la proteccion inglesa ? ¿Y por
entre las provincias á cuyo favor se prohi-
que está la Inglaterra tan interesada en con-
ben los -géneros estrangeros , y las provin-
servar á Gibraltar y en que Portugal se
cias que sosteniendo todo el gravamen no
mantenga independiente ? Pues no es otro
tienen nada que recibir 6 que esperar del
el motivo que el de tener estos dos depó-
beneficio, Queda demostrado que este mal
sitos'ele sus géneros, inundar con ellos á
es puramente imaginario. Cuando en una
esta desdichada España , é impedir que en
tiacion se fomenta la industria, citando es-
ella florezca nunca la industria. i Ah ! si al-
ta crece, ciiando se multiplican las fábricas,
gun tila los portugueses conviniesen en
cuando estas manufacturando las materias
Volver á unirse con la España, y tuviesemos
primeras crean mas y mas valores, y au-
la buena suerte de recobrar á Gibraltar: si
mentan la riqueza pública, esta refluye y
al mismo tiempo el gobierno estableciese el
obra sobre todas las provincias, y es como
sistema prohibitivo , y le mantuviese con
un rocío benéfico que fertiliza todo el pais.
teson por espacio de un siglo, yo aseguro
bloc discunt oinnes anta alpha et beta: y es

4/1
estralo que se nos suponga tan tontos que
9
volverian los miles de telares de Valencia,
creamos que fomentando con sabias prohi.
Granada y Toledo ; los habria en Murcia,
biciones las fábricas de Cataluña, benefi-
en Sevilla y Mellaba. Prohibiendo los teji-
ciamos á esta sota provincia. ¿Podemos ig-
dos de a/godon ganaria, no solo Cataluña, si-
norar que si la industria la enriquece , cre-
no los pueblos de otras provincias donde
cerá su poblacion , y que aumentada esta
podrian ponerse fábricas de esta especie.
tendrán mas consumidores los frutos y gé-'
Ya la hubo en Ávila. Prohibiendo los arte-
nexos que recibe de las otras, y estas por
factos de hierro se elaborarla este al pie de
consiguiente participarán de su riqueza y se
las minas que le producen en las tres pro-
fomentarán á su vez' Ademas, si la prohi-
vincias Vascongadas. Y prohibiendo otros
bicion no hubiese de recaer mas que sobre
cien mil artefactos , se fomentarian todos
N
un solo objeto , y este no se fabricase mas
los pueblos de la península. Miren qué
que en una sola provincia , aun podria de-
origen de discordia nacional!
cirse algo contra esta exclusiva predileccion;
Mal 7.° «Mala voluntad hácia vuestro pais
pero no se .trata de una prohibicion de es-
de las naciones y gobiernos estrangeros,
ta clase. Se trata de, una prohibicion de\\
producido por ?la pérdida de las ganancias
muchos géneros que actualmente se fabri-
que les resultaban del comercio de los gé-
can ya en varias provincias, y que dentro de
neros prohibidos ahora., No tendrian razon
poco se fabricarian en otras muchas. Asi pro-
en enojarse con nosotros : ellos nos han da-
hibiendo los pailas estrangeros se fomenta-
do la leccion , y no deben llevar á mal que
rian las fábricas de Tarrasa que estan en
la hayamos aprendido y nos hagamos sus
Cataluria ', las de Alcoy que estan en Valen-
discípulos. Al contrario, deberian honrar-
cia, las de Ezcaray en la Rioja, y la de Gua-
se de haber sido nuestros maestros. Pero
dalajara en la Alcarria, sin contar con las
en fi n ello es, que adoptado por nosotros
que luego se estableciesen en otros puntos.
el sistema prohibitivo, hay ciertos gobier-
Prohibiendo los lienzos se fomentarian las
nos y paises que perderian las ganancias
de Galicia, renacerian las de Leon , y se pon-
que ahora sacan del nuestro por el comercio
drian otras muchas. Prohibiendo las sedas,
de los géneros , cuya importacion se prold-
Tomo -uy.
4

5o
bzese. Pues- esto es cabalmente de lo que se
trata, de que ellos pierdan para que 'noso-
Sobre un discurso pronunciado por un ni-
tros ganemos.
ño de diez años en el café del Turco
Mal 8.° La mala voluntad de los ciuda-
de Sevilla.
danos contra el corto numero de los que
tienen influencia cti el gobierno por los gra-
vámenes que les han impuesto. Pero si no
hay tales gravámenes , sino muchisimos be-
Ahora si que seria injusto quejarse
neficios que se estenderán á todas las cia-
de que no va progresando y difundiendo-
ses de la saciedad. Puede que estos no sean
se la instruccion pública por toda clase de
sentidos ni apreciados en los primeros Bias
personas, al ver que hasta los niños (le tier-*
meses del nuevo sistema ; pero al año de
na edad manejan la política con tanta
estar vigente , y aun antes, ya cc irian co-
facilidad, soltura y acierto, como si fuera
nociendo las ventajas, y al cabo de seis años
el trompo ó la pelota. ]No en vano algu-
menos la nacion' toda le miraria como
nas doctas plumas y oradores elocuentes
una bendicion celestial. Esto ha sucedido
han encomiado hasta lo sumo la utilidad
en Inglaterra y sucederá en todas partes
de las sociedades patrióticas, corno unos
donde se establezca y mantenga con teson.
manantiales perenes de ilustracion, de sa-
ber y de patriotismo. Bien conocian esos in-
(Se concluirá.)
signes elogiadores que ademas de las po-
derosas razones teóricas con qué demos-
traban la utilidad y necesidad de tales reu-
niones , poclrian muy pronto alegar hechos
y documentos prácticos que no dejasen la
menor duda aun á los mas rebeldes y obs-
tinados. Tal es la muestra que con admi-.
racion de las presentes y futuras edades
nos da un niño de diez años llamado Agus-

52
tirito del Castillo y Centeno, voluntarito
53
nacional de la tercera compañia del primer
denlo zoo de la Constitucion , poniendo
en letra cursiva aquellas espresiones que,
batallon , y uno de los congregaditos en el
á su padrinito (porque lo que es padre di-
café del Turco de Sevilla.
ce él mismo que no le tiene, y ya se le co-
Nunca habiamos dudado nosotros de
noce) le parecieron susceptibles de inter-
que bajo el reynado de la libertad se des-
pretacion y de desobediencia, desata su
plegan los talentos precoces y singulares
lengüecita , y dice de esta manera.
en su género ; y asi conociendo que po-
»Ea, padres (le la patria nombrados pa-
cas congregaciones habrá habido jamas tan
ra la legislatura de 22 y 23 por los desgra-
libres como la de aquel café , no nos ha
ciados de esta provincia que no los tienen;
maravillado mucho ver salir ella un
hoy se os presenta un joven de once arios (t)
fenómeno tan prodigioso y aventajado. Fi-
en voz de las 400,000 almas que os han
gures° ahora el lector , ¡ que monstruos de
dado su poder, y os dice que csparzais vues-
sabiduría y prudencia' no habrá en aque-
tra vista por los hechos de los cesantes (2),
lla basílica, cuando hasta los niños de
cuya responsiva sabrá pedirosla cada res-
diez años estar en disposicion de dar lec-
pectiva provincia , á quien de justicia le
ciones á los diputados á Cortes ! ¡y qué
tocará el vindicar el uso de sus poderes den-
lecciones' Mucha sentimos no poder
tro de sus límites , á donde en juicio
trasladar enteramente el cuaderno 5.° que
el
poderdante y el apoderado sufrirán lo que
es el único que ha llegado á nuestras ma-
les pertenezca por la igualdad an te la ley (3);
nos ; pero es tau importante lo que en él
espresa este' angelito , que bastará para de-
(s) .41 principiar el sermoncito no tenia mas que
mostrar los progresos que va haciendo la
diez.
ciencia del gobierno con el humo del ta-
(a) Mientras el niño va esparciendo solecismos
y barbarismos conforme se los entregaron en el pa
baco habano y bajo los auspicios de las
-pel , con su rebanada untada de miel de cañas.
canciones tragalefias.
(3) Dentro , de algun tiempo nos csplicará otro
Despucs de haber copiado la fórmu-
eafetista qué es lo que el niño quiere decirnos en
la de los poderes que se halla en el ar-
este periodo; pues por ahora nos quedamos en
ayunas.

15:4
55
y si no os hallais con grandeza de alma li-
to (i), y casi fuimos facciosos, porque de-
beral , capaz de borrar las manchas de
bimos conocer que los que tenian princi-
vuestros antepasados en una casi aboli7
pios debian tener medios y fines.
cion (i) de nuestra Constitucion , como la
»No, no, no quiero creer nos hemos en-
que tocamos, ó hay alguno que se encuen-
garlado en esta eleccion corno en la otra;
tre tímido y sin energia , deje el poder, y
y yo confio no solo en la sanidad de -la
DOS contentaremos con la flaqueza del nom-
eleccion, sino en que la esperiencia de lo
bramiento de almas débiles que mas va-
que habeis sufrido os hará remediar el que
len queden menos que no malos (2).
no lo volvamos á sufrir; porque á la ver-
»Es un axioma filosófico de eterna ver-
dad la única clase • que conocemos no ha
dad que ninguno da lo que en sí no tie-
querido escarmentar, es la del gobierno ab-
ne. ¿ Que decoro pues, que estimacion han
soluto; pero las restantes unas menos y otras
dado los apoderados actuales cesantes á es-
mas, todas, todas temen la opinion y el
ta provincia, á este casi medio millon de
martillo (2).
almas que los nombraron ? ¿ Que han he-
»Por fin los que no n'os dejeis los po-
cho en su u tilidád general ? ¿ Que bien le
deres antes , os reunireis: ¿ y en donde?
han reportado ? ¿El tratarlos á cada paso
¿En Madrid? De ningun modo , mientras
de ebrios , descamisados , fanáticos y fac-
la corte no se barra , no se purifique , no
ciosos ? Ebrios , dislocados y mas que fa-
se fumiguen los asientos del gobierno , no
náticos estuvimos para su nombranden-
se laven los de los. representantes, y no ha-
ya una completa libertad, cuya restaura-
•,••••n•«.
(1) La abOlicion de los azotes en los muchachos
es la verdadera mancha que se debiera borrar, apli-
(i) Y eso que entonces ci niño no tenia mas que
candole un par de docenas de hiiena mano al que
ochos años, y ya dice que se ponia ebrio: ¿qué se-
te dictó una • prédiea tan desatinada.
rá cuando sea hombrecito y mancebo?
(2)
Gran 'palmoteo debió de haber en el café
(a) ¡ Qué fiereza de alma no se necesita para oir
al acabar este parrafo ; porque no hay cosa mejor
celebrar el uso del martillo en boca de un niiio de
para que é uno-le aplaudan en ciertos sitios que
once años! Este solo rasgo basta para caracterizar
el que ningün6 *le entienda.
as reuniones patrioticas de los cafes.

56
57
cion se ha de hacer con la sangre (i) de
par Cadiz y su Isla (r) : mas sea en don-
la malignidad , no está ni puede estar se-
de fuere, ratificad con juramento , trayendo
guro el congreso en Madrid : y para pa-
á Dios por testigo , el cumplir bien y fiel-
recer tanto libertador, tanto regenerador
mente vuestro encargo , y añadid esa obli-
y tanto héroe corno tenemos nombrados,
gacioncilla mas al poder que habeis acep-
y en quien las almas todas españolas tie-
tado; y la primer cosa que debereis hacer,
nen su confianza , no es menester mas que
si empezais á obrar en bien general , es
la corrupcion de la corte conforme se
exigir la responsiva á todos cuantos secre-
ha
-lla en la actualidad.
tarios del despacho hayais visto nombrar
» En ninguna casa se aprecia mas á un
y quitar; arreglad ese club de secretarias,
padre que adonde se carece de él por mas
pues está en vuestra mano, segun el ar-
tiempo de dos años (2). En esta provin-
tículo 222 , suspended ese corrompido ó sos-
cia tendreis libertad, sereis amados y res-
pechoso consejo de estado, observad ese.
petados (3), como por hijos huérfanos que
supremo tribunal de justicia, que es pre-
saben lo que es la pérdida de un padre:
ciso se halle tambien contagiado ; y me-
reuníos aqui pues , respecto á que asi lo
diaste á que el principal objeto del go-
exigen las circunstancias, ó sea en el Mes-
bierno ( segun el articulo i 3) es la felici-
pug,nable baluarte de la libertad , la sin
dad de la nacion ; puesto que el fin de to-
da sociedad política no es otro que el bien
estar de los individuos que la componen,
y que este ha tratado de todo lo contra-
(1) ¿Si habrá en Sevilla fiscal de imprenta y jue.
ces de hecho?,
rio infringiendo este fundamental artícu-
(a) Mas se le apreciará en donde se carezca por
lo, nombrad temporalmente una regencia (2),
cuatro.
pues la de la injusticia es mayor ineptitud
(3) Mientras no os opongais á que se calumnie,
que la física y moral.»
se robe, se saquee y se desobedezca á las autorida-
des. Pero en oponieudose á estas santas diversiones,
(1)
Vease como fructifica la frase de aquel señor
sereis tratados ni mas ni menos como los anterio-
que quería dar la parada al puente Suazo.
res. ¿No es verdad, hijito?
(2)
No, hijo mio, no es tuya esa idea de la re-

58
59
Despues de otros ocho ó diez parrafos
dican en el café del Turco de Sevilla, y es-
en que va discurriendo sobre el mismo to-
tos los progresos que va haciendo la ilus-
no y con igual correccion de lenguage,
tracion á beneficio de las sociedades patrió-
continua asi:
ticas. •Gocense en ellos sus ilustres protec-
Para esta nueva redencibn necesitais,
tores, y calientense con el fuego patrióti-
os repito, reuniros en sitio donde respi-
camente anárquico que se alimenta en ellas.
reis y podais obrar con la libertad que me-
Tiempo llegará en que los mismos que aho-
rece materia de tanta consideracion y aten-
ra, acaso de buena fé, intentan defender-
cion. Vuestro caracter unido debe ser de
las, lloren pon lágrimas de sangre las tris-
Robespierre para el malvado, y de bene-
tes consecuencias de su error ; porque nó
volencia para el liberal apto y afligido con
hay que engaitarse, las primeras víctinzas
la opresion. Castigos horrendos con el ini-
b
de los desórdenes siempre son y serán aque-
cuo , y premios al hombre libre y justo,
llos mismos que los promovieron.
ejecutados por una regencia , asegurarán la
patria nuestra madre , y pondrá en quietud
el real animo convulso de Fernando •(r),
y lo hará rey verdadero constitucional.,,
Estas son las sanas doctrinas que se pre-
gencia, ni del que te escribió ese disparatado dis-
curso, ni de ninguno de los concurrentes á ese café,
ni ciertamente sabes tú, con tanto fundamento como
nosotros, quién es el promovedor de ella ; pero ten
entendido que ha cumplido ya once altos muchas
veces en su vida..
(x) ¡Esto se dice del Rey !
pero si alguno se
hubiese esplicado en estos términos de las siete per-
las, ¡qué gallardas delaciones y qué gallardas sen-
tencias hubiera habido en cierta parte del mundo!
y viva el sistema!!!

6r
las pasiones exaltadas , y seria dificil en-
contrar un hombre mas• á propósito para
juzgar sanamente de un sistema (le gobier-
Descripcion del régimen de Francia, anterior
no proscrito por la opinion pública , sos-
á su repolucion.
tenido por las pasiones particulares , cu-
yos funerales fueron sangrientos, y cuya
restauracion , si fuera posible , lo seria
mucho mas.
El clero de Francia ejercia toda espe-
Como la cnestion del presupuesto es la
cie de influencia :no participaba de-los gra-
mas esencial de todas en el gobierno re-
vámenes públicos aumentaba diariamen-
presentativo, los diputados de la nacion
te sus inmensas' riquezas, jamas las ena-
espresan en ella sus opiniones acerca de
jenaba : las repartia en razon inversa del
la administracion pública en todos los ra-
trabajo. Los pobres curas hablan nacido
mos. Mr. de la Fayette espuso la suya en
para trabajar: los canónigos y obispos
la sesion pasada de la cámara de Francia
para gozar. La ley era cómplice (le los
y formó al fin de ella un cuadro del ré-
votos monásticos , las mas veces forza-
gimen llamado antiguo , al cual quieren
dos. La Francia estaba cubierta de ór-
los ultras que retrograde aquella na-
denes religiosas , obedientes á gefes estran-
cion. De él hemos tomado los rasgos
o
geros. La mendicidad y la opulencia pa-
mas característicos de aquel sistema de
gaban su contribucion al clero ; y la ad-
gobierno. Se sabe que la Fayette , des-
niinistracion secular (le este era tan mun-
pues de haber adquirido gloria militar en-
dana; que los operarios habituales del cul-
tre los libertadores de la América septen-
to , los dispensadores (le la divina palabra
trional , fue uno de los mas ardientes de-
y los administradores de los . sacramentos
fensores de la libertad de su pais , que
eran la parte mas insignificante de aquel pri,
fue por consiguiente una de lás prime-
mer orden del estado.
ras víctimas de la anarquia. El infortu-
En los tribunales de justicia llama-
nio y la edad han debido calmar en él

G 2
63
dos cortes soberanas (1) la facultad de juz-
Existia tambi'en antes de la revolucion
gar era venal por el derecho ; pero en el
el infausto cuerpo de los arrendatarios de
hecho hereditaria y afecta á la nobleza.
rentas que vejaban la Francia por asiento,
Se apelaba á ellos de los jueces feudales
y cuyos gastos y ganancias monstruosas
nombrados por los señores, y revocables
ese edian en mucho á la entrada del tesoro
á arbitrio de los mismos. La diversidad de
público. Gobernabanse por un código inmen-
codigos y la jurisprudencia de las ejecu-
so, cuya ciencia era oculta y que no era
torias hacian que .un mismo pleYto se per-
lícito ni posible interpretar sino d sus agen-
diese . en un tribunal y se ganase en
. tes. Por medio del perjurio y de la dela-
otro. Todo litigante pocha traer á su ad-
cion doméstica, que tenian premios señala-
versario desde una estremidad del reyno
dos, ejercían un despotismo desenfrenado
á los tribunales de París, con solo comprar
sobre todos los que carecían de proteccion.
un empleo en la corte. La- clientela de los
Asi hablaba el virtuoso Malesherbes á
parlamentos era inmensa, y su poder se
Luis XVI en las observaciones del parla-
aumentaba en razon de la cavilosidad, pro-
mento en 1775.
pia de la profesion de sus clientes. Los
Las provinciasdel t-nperio frances se di-.
parlamentos han proscrito sucesivamente
vidian en francesas conquistadas, casi es-
todas las ideas racionales, todos los des-
trangeras, provincias de estados , provincias
cubrimientos útiles ; y aun cuando se re-
de eleccion. Cada una estaba rodeada de'
sistilln á voluntad injusta del monarca,
dos líneas de guardas y contrabandistas
no tenian otro medio de oposicion, que ne-
tuya guerra intestina poblaba las cárceles,
gar la justicia al público, cerrando sus se-
las galeras y los patíbulos , segun querian
siones.
los estipendiarios de los asientos públicos.
Las heredades se dividian en nobles y vi-
(s) Es muy singular la aplicacion de esta pala-
llanas, y presentaban los diferentes grados
bra á los parlamentos. A pesar de su sober<znia, los
de la do
n acion feudal , del vasallage y
reyes los desterraban , los abolian y restauraban á
de la servidumbre. El parque y les jar-
arbitrio.
dines del rico no pagaban nada , cuando

64
65
el campo y la persona del pebre estaban
Los impuesto` se repartian arhitrariamen
sometidos á una contribucion proporcio-
te, no solo entre las provincias, sino tambien
nal á su industria : las pechas y los dere-
entre los individuos contribuyentes ; pues
chos feudales demostraban á casi todo el
las facultades de los intendentes en las pro-
pueblo, que su degradacion era no solo
vincias que no eran de estados, no se znociill-
territorial, sino tambien individual. La cas-
caron hasta 1 77 3. En 1 7 02 se estableció la
ta privilegiada tenia el derecho de distri-
capitacion , prometiendo abolirla, cuando se
buirse á sí misma en sus diferentes gra-
acabase la guerra, y ya no se cumplió mas la
dos, y de estender á toda la nacion las es-
promesa. La talla, las veintenas, los derechos
clusiones y los desprecios. Ningun frances
sobre géneros de consumo, mas odiosos que
estaba habilitado para los empleos, si no
los derechos reunidos de Napoleon, gravita-.
era noble : profesiones útiles eran títulos
ban constantemente sobre el pueblo, y tanto
de degradacion , y esta preocupacion fu-
inas,cuanto mayor era el número de nobles.
nesta robaba á la prosperidad pública las
El informe sobre impuestos de la comision de
familias industriosas, precisamente en, la
la asamblea provincial de Auvernia de 1787,
época quelhabian adquirido medios para
hecho por el marques de Laqueuille, el
aumentarla ; porque el menestral que á
obispo de san Flour y otras personas de
fuerza de trabajo , honradez y economia
la priniera distincion, confiesa paladinamen-
Babia juntado caudal , no quería emplearlo
te , que aumentandose cada día el número
en una industria reputada por vil, sino lo
de privilegiados por el tráfico y arriendo de
gastaba en buscar los medios mas ridícu-
los empleos de la corte, izo era de cstrañar
los y mentirosos para borrar la memo-
que la talla pagada por el pueblo de aque-
ria de su primitiva y humilde ocupacion.
lla provincia llegase algunas veces á 14
EL rey fijaba las contribuciones, segun
sueldos por libra..
quería un ministro de hacienda, con tan
En cuanto á la jurisprudencia crimi-
poca consecuencia en el sistema adminis-
nal, el acusado no porfia vel fti á su fami-
trativo, que se han visto sucederse do-
ha-, ni á sus amigos,' ni, á sus abogados, ni
ce ministros en el espacio de catorce años.
las piezas del proceso Entregada sin de•,
TOMO XIV.
5


66
fensa á un trrac,istrado
mérito-eonsis-
b
I
-
67


tia en hacer confesiy, no se, le :c9nfronta-
los derechos de la naturaleza y de la moral,
ban con los testigos, Cuya declaracion se
y que un prelado ilustre llamaba la obra
reeibia. tamhien . secretamente , sino cuan-
digna de su rey nado , la lvgarantia mas se-
gara de su autoridad?
do es,tos nn: podian. ya retractarse sin in-
Los obispos de Fran-
currir en la pena del . falso testimonio. Con-
cia pidieron en 1751 y 1752 su ejecucion
por juicio militar sin jo' raza ó figura de pro-
de r; a.do en•el tribunal inferior por las con-
ceso:
clusiones de. ,•n relator, se le rernitia al
tal ha sido la doctrina legal desde la
parlamento correspondiente que en algu-.
Orden del consejo del rey de x 684, que pro-
hibid á todo ciudadano tener en
491 , cAAc
su casa á
ks, distaba cien leguas del Lugar don-
de;se cometió. el delito, con la adicion de
un enfermo de la relt,)ion protestante bajo
pretesto de caridad
la cámara • granule, si, ra noble. .411!i en vir-
hasta la decision del con-
txl de las inisnias piezas y de la relacion
sejo en tiempo de Luis XVI, en que ape-
de un consejero sufria su sentencia envuel-
sar de las observaciones de Turgot y de Ma-
ta",; esta' fórmula vaga:. caso que resulta
lesherbes, se decidió que el rey baria en
c el proceso. Los jueces. , si querian , podian
la solemnidad de su consagracion el jura-
mento de esterminar á los bereges.
agravar la sentencia con el tormento ; por-
Es ver-
que :Aolo se habil .abolido el tormento pre-
dad que el año anterior se habia adopta-
paralório á la instpicci. on del . proceso. Bien
do la demanda de los religionarios, en quo
conocida es• la. atroz variedad de • los su-
podian los derechos civiles; pero esta semi-
tolerancia era ya una innovación revolucio-
plicios.
naria.
Y..qué direMos de la intolerancia re-
ligioso que; yednei:a, una gran .parte de la
Habia en el antiguo régimen. diez-
poblacion á un estado legal de. coneubir,
mos eclesiásticos y sefioriáles , que recogien-
nage, bastardia y • desberedamiento anu-
do, los últimos productos del trabajo, gra-
lando los matrimonios entre católicos y
vitaban sobre la renta del 'propietario en
protestantes? d Quí, dirernos de la legislacion,
tina proporcion triple de la diMinticion.que
que Çstableeinnis
eontrarimi.,todos,
causaban en el producto en bruto : Labia de-
rechos feudales Onerosos y humillantes, ya

69
Francia antes de la revolucion. Aqui na-
se cobrasen en la especie primitiva , ya en
da hay exagerado : este cuadro está forma-
un tributo equivalente que recordaba la
do por un hombre inteligente, y á la vista
ignominia de su origen : habla molinos y
de testigos tan instruidos corno él en los
hornos, en que se obligaba á moler y co-
!«.
hechos , y muy interesados en desmentir.-
cer á todos los vecinos: }labia derechos de
le, cuando se apartase de la verdad.
caza que. entregaban la cosecha á la vora-
Si comparamos la situacion de la Fran-
cidad de los animales, y los trabajos cam-
cia antes de 1789 con la de lEspafia ba-
pestres á los caprichos y á las extorsiones
jo el. régimen absoluto, notarémos mucha
de los guardas : las penas llegaban hasta
.semejanza en cuanto á algunos abusos de
galeras por toda la vida ; y la sentencia se
menos importancia ; pero con respecto á
fulminaba en un juzgado nombrado por el
los mas no: ab'es, hay dif( rencias esencialísi-
gefe de los guardas, sin mas documentos
mas que el filósofo y el político deben obser-
que el proceso verbal del denunciador.
var y valuar.
Habia mandamientos de prision en blanco,
t.° Los abusos de la Francia procedian
que se daban á los ministros, á los coman-
en gran parte de la aristocracia: los de Es-
dantes y á los intendentes : moratorias que
pafia del despotismo. En efecto, no se no-
dispensaban á los cortesanos de la obliga-
taban en España tantos privilegios onero-
cion de pagar sus deudas: evocacion de
sos , tantos derechos ignominiosos para el
pleytos, sustituciones y costumbres que
pueblo, un poder tan estenso en las clases
sacrificaban los hijos á un pariente cola-
intermedias. No babia mas que una auto-
teral, y las familias á un primogénito. Ha-
ridad, que era la del gobierno: ante ella
bla sueldos sin oficios , coadjutorías con
enmudecian desde el gañan hasta el pre-
supervivencia, y en fin, todos los abusos,
sidente de Castilla. No asi en Francia: el
trabas y. Opresiones que aunque ya supri-
clero, la nobleza, los parlamentos eran
midas por: la revolucion , viven en los li-
corporaciones poderosas que gozaban de
bros y en la memoria de los contempo-
la influencia Moral causada por sus ri-
ráneos.
quezas y su orgullo , y que ademas tenian,
Tal era el estado civil y político de la

fo
el derecho legal de representacion.
2.°
tantas costumbres bárbaras, reliquias dél
La monarquia francesa, aunque ab-
antiguo sistema feudal, tintas opresiones
soluta , era sin embargo mas mitigada que
parciales , tanto orgullo dt inia . parte y tan-
la española : la democracia ezdstia alai
ta ignorninía da otra, ecinie, s'e observaba en
las clases privilegiadas. Es verdad' quees.r
Francia.'T'odos•sabéri Tte . los Ministros es-
ta mitigacion era mas gravosa que saluda-
pañoles desde FelipOV han.ido casi tódos
ble para el pueblo sometido al gobierno,
tomados de la clase" media: nada prtieba
y sometido ademas á mil tiranias snbalT
mejor que esto la pácá influencia 'qtté llut ke-
ternas que le humillaban y oprimian. Las
nido el privilegio en él gOblei;tin.déEspaña.
clases privilegiadas sostenian á la verdad
•Siendo esto asi , se noS•preguntará-,.¿ có-
sus intereses propios: jamas los de la na-
mo es que la: Francia con Oól- g isteroa pá-
cion. El gobierno encontrabkmas resisten-
/
htico que nosotros , rizo eivel siglo pasado
cias que en España para ser absoluto : (le-
tantos y tan admirables progresos en eienj:
bia respetar los privilegios, aunque le era
lícito vejar al pueblo. De aqui inicia, que
ciar , artes , industria y civilizacion , y
sotros nos quedamos tan atraS:idos, siendo
el gobierno francés debia ser mas opre-
asi que el ingenio esp;:iloi no cede al fraiii.
sor para la masa general, en razon de los
sacrificios que tenia que hacer á los privi-
ces ni en: actividad ni en sutileza ; y aun
legiados , y de la fuerza que tenia_ que ad7
pudiera decirse sin temor de ofender á . lá
bacion francesa , ni de adular á la nuestra',
quirir para contenerlos. En España podia
que la eseedetnes en juicio y sensatez?
ser el despotismo menos violento, porque
La respuesta á esta pregunta y la
no hallaba obstáculos. Todo le favorecia:
es-
plieacion -de este fenómeno' consiste en . la
las costumbres y las preocupaciones, 101
hombres y las cosas.
naturaleza de uno y (Aró despotismo'. El
de Francia- atacó al bolsillo, el de España á
De aqui se infiere que el despotismo
la cabeza. Nuestro golpe fue- mortal : los de
francés, aunque mas mitigado, era por lo
los franCeSts"; aunque peligrosos, no ftieron
mismo mas pernicioso para la nacion , que
ineurables
el español. Asi no velamos entre nosotros
1:Desde Enrique IV hastaiá revolucio.n

7 2
no han pensado en otra cosa los gobernan-
qué se puede esperar de un hombre ó (le
tes y los aristocratas, que en aumentar su
una nacion que carece de inteligencia ? El
poder y sus riquezas; ya el .gobierno á cos-
genio español se aplicó entonces á las ni-
Urjas de toda especie: en ellas sobresalió:
ta de la aristocracia, ya esta y el gobierno
en ellas corrompió.sn gusto : pero ¡ desgra-
á. costa del pueblo : la Francia tuvo que tra-
ciado del que se emplease en estudiar el
t'ajar doble para mantenerse y satisfacer á
mundo físico ó el moral! Ahora bit ti, sin
tantos vampiros ; pero al menos le era lí-
conocimientos en las ciencias naturales ni
.cito trabajar; y aun quizá su infortunio
en las ideológicas, ¿ qué progresos pueden
hacerse ni en las artes necesarias de co-
inismo contribuyó á aumentar su industria.
modidad ó de 'placer, ni en la industria
El despotismo español tomó otra direc-
y comercio, ni en la perfeccion moral y
cion. Las riquezas . de América nuevamen-
política de las sociedades?
k
te descubierta , le dispensaba por el pron-
De lo dicho hasta aqui se infiere que
to de ocuparse en vejar al pueblo con opre-
si la revolucion francesa debió seguir en
su marcha una direccion contraria á las.
siones pecuniarias : asi se empleó , no en
fuerzas del privilegio, nosotros debemos
empobrecer á la nacion , sino en embrute-
atacar en la nuestra á la ignorancia. La
cerla, é inventó la inquisicion.
de Francia . fue el triunfo de los derechos
Esta sola institucion esplica la diferen-
nacionales sobre los abusos privilegiados:
cia que ha existido entre España y el resto
la nuestra debe ser el triunfo de las luces
de Europa en cuanto á los progresos de
del siglo sobre las tinieblas aclimatadas
entre nosotros por tres siglos de inquui-
la industria. y (le la civilizacion. Los fran-
cion. La lucha se emprendió en Francia
ceses, aunque oprimidos, aunque vejados,
de fuerza 'á fuerza, de interes á enteres,
eran todavia .hozulares, porque les era líci-
del poder nacional contra el poder del. pri-
to pensar : los españoles aunque menos
vilegio: no es de estraiíar que. se exalta-
oprimidospoliticamente, no podian dar nin-
sen las pasiones, que se ensangrentase la
escena, que se proclamase la guerra civil
gun paso hacia la perfeccion ; porque la
y la europea, en fin , que se desacredita-
inteligencia, este glande y poderoso agen-
se la revolucion , por los escesos que la
te del hombre , se habia roto entre las
obligaron á cometer, de una parte sus con-
manos del despotismo inquisitorial.
trarios, de otra sus falsos y ambiciosos ami-

75
74
otras formas : bajo las formas qué inventó
gos. EnEspaa la lucha debe ser de la
llobespierre.
zon cont:a la ignorancia, de la lógica con-
tra el sofisma , de las luces contra las
preocupaciones. En: España en fin no hay
Sobre los tres proyectos de ley remitidos
mas que un privilegio que quiera sone,
per el gobierno á las Cortes,y leidos en la
nerse: el privilegio de decir disparates. Pe,
seszon del 21 de enero último.
ro este do puede existir sin la inquisidor),
y sus fuerzas físicas son tan débiles, como
lo ha probado el• éxito dé Merino,
duendo y sus secuaces.
Pareceria estraño que cuando todos los
• Tenemos muchas ventajas sobre la Fran-
periódicos han manifestado su parecer so-
cia para terminar felizmente nuestra revo-
bre las leyes propuestas ultima mente ,por
lucion. Desde 1 7 89 hasta nuestros dias
el gobierno al poder legislativo para la re-
se ha instruido mucho la Europa, 'y es im •
forma del derecho de peticion , del uso
posible que una guerra á favor del despo-
de la libertad de imprenta , y de las reu-
tismo sea ya una guerra europea , como la
niones ó sociedades vulgarmente llamadas
que se declaró á Francia*. .2.a Los esco-
patrióticas , zahiriendo con mas cí menos
llos en que naufragó la revolucion fran-
amargura la intencion con que han sido
cesa, estan , ya bien mareados en el mapa
dictadas .; pareceria, decimos, estrado que
político: son; bien conocidos de los espa-
el Censor no manifestase tanibien su dic-
ñoles , y no faltan cosmógrafos que los in-
tamen acerca de tan importantes cuestio-
diquen : malo será si vamos á estrellarnos
nes. Mas para no repetir lo mismo que ya
contra ellos: 3.° Los españoles no se aban,
en otras mil ocasiones hemos manifestado, .
donan á una idea ó á un sentimiento es-
diremos ligeramente nuestro modo de nen-,
elusivo como los franceses: son lentos en
sar sobre cada una de ellas, sin detener- ,
determinarse , aunque.. obstinados en su de-
»os en teorias y general idades , olvidadas ya
terminacion..E1 refran de un loco hace cien.
de todos los lectores de puro repetidas y
manoseadas.
to no tiene en España una aplic.acion muy
estensa.
Nosotros creemos que el derecho de
Nosotros pronosticamos un feliz éxito
peticion tYs inherente al . hombre, sea ó
á la revolucion de España, si sabemos
no sea ciudadano; ó por mejor decir, ni:
brarnos de la inquisicion; porqUe • aunque
es derecho ni se acuerda de serlo, sino
está ya sepultada, pugna por resucitar bajó
que es y debe llamarse la es.1040
.

ral de la necesidad en que cada uno está
77
invalidarlas, como son el engailo, la co-
ó se imagina estar. No hay ser ninguno,
lusion , la mentira ó tal vez la violencia?
por humilde ó despreciable que sea , que,
¿ Qué si se considera que la mayor parte
no pueda acudir siempre que guste á los
de los nombres estampados al pie del es-
magistrados , á los ministros , al Rey y al
crito no pertenecen á ó han sido su-
congreso , pidiendo todo lo que crea ne-
plantados por quien tenia interes en abul-
cesitar , con tal que lo que pidiere esté
tar una opinion ficticia ? Pues todas ó casi
dentro de las atribuciones de la autoridad
todas las representaciones que han dado
á que se dirige , y observando la forma
lugar al nuevo proyecto de ley, adolecen
y las condiciones prevenidas para pedir.
de estos y de otros vicios todavia mas ca-
Pero ni la Constitucion ní todas las cons-
pitales. ¿Quién hay que ignore cómo se
tituciones del mundo autorizan ni pueden
han formado las de Cadiz , Sevilla , Mur-
autorizar á nadie. para que pida amena-
cia , Valencia y de otros pueblos"' á donde
zando , ni para que amenace pidiendo..
se comunicó por circular secreta la or-
Ahora bien, ¿ qué es lo que quiere de-
den de repetir esta ridícula farsa? Seme-
cir una solicitud firmada por dos ó tres
jante modo . de pedir indica la necesidad
mil ciudadanos, ó no ciudadanos , que no
indispensable de negar.
lo digan mejor dos ó tres mil solicitudes
No hablemos ahora de las representa-
con su correspondiente firma cada una ? Ha-
ciones que han dirigido tambien los cuer-
gase de este último modo, y no habrá ley
pos militares; porque quien no reconozca
alguna que pueda impedirlo ni coartarlo;
que la fuerza armada jamas pide sin ame-
pero ¿ cómo ha de aparecer espontáneo ni
naza r directa ó indirectamente, mucho menos
libre del vicio de sugestion nn escrito con-
se hallará en estado de admitir y pesar las ra-
cebido y redactado por una ó por dos per-
zones que impiden á los que siguen aque-
sonas, y firmado luego por centenares ó
lla noble carrera ejercer varios derechos
miles de 'individuos ? Tan lejos está este
inherentes á la ciudadania. Este abuso que
medio de espresar una mayoria de opinion
por desgracia ha empezado á hacerse frecu en-
y de fuerza, que antes por el contrario las
te, no solo acabaria del todo con la discipli-
debilita dandoles un ayre de conspiracion
na militar, sino tambien con el gobierno re-
y de' amenaza. ¿Pues qué será si á esto se
presentativo. ¡Quiera Dios que no sumi-
añade la certeza moral y á las veCes fí-
nistremos otra prueba mas á aquellos es-
sica de que para reunir las firmas se ha
critores que dicen que los ejércitos per-
usado de los medios correspondientes para
manentes son incompatibles con este gene-

el articulo '117x de la Constitucion; ó que
ro de gobierno! Las representaciones de
en caso de que se coartarse por medio
la tropa siempre vienen firmadas con la
de leyes, nunca estuviese la aplicación de,
punta de las bayonetas.
estas á la chserecion de los jueces de hecho,..
Eu 'cuanto al uso de la libertad de la
sino mas bien á las ant ; guas juntas de cen-.
imprenta hemos Manifestado ya tantas
sura, que tarde ó temprano será preciso
veces nuestros principios , que aun cuan-
restablecer. No se infiera (le aqui que no-
(16 fueramos capaces de variarlos, no po-
sotros desconocemos la utilidad del esta-,
driamos hacerlo sin caer en una grosera
blecimiento de los juicios por jurados sa-
contradiccion. Cuando se presentó á las
bemos muy bien que esta institucton es
Cortes el proyecto de' la ley que actual-
uno de los mas firmes apoyos de, la liber-
mente rige, nos 'pareció indispensable ha-
tad; pero no se confundan unas cosas. con.
cer ver que podria ser inutil y perjudicial;
otras , queriendo no estraviarnos en el ca-
porque para nosotros era claro que siguien-
mino que ya tienen abierto las luces y
do el método propuesto por la comision,
esperiencia, El pronunciamiento del ju-
lejos (le asegurarse la libertad del pensa-
rado debe recaer siempre sobre cuestio-
miento , vendria á parar en una esclavi-
nes puras de hecho; y la -ealitieacion de
tud por otro estilo tan dura corno la que
un escrito ni •cs cuestion de hecho, ni
Sé habia sufrido antes. Y aunque á la
acuerda de serio., ,sitio de derecho y muy
verdad nunca pudimos sospechar que en
delicada, como dijimos en::el número x x da
im pais como la España, es decir , en el
este. periódico. De esta tan grave equivo-
pueblo que se precia y debe preciarse
eacion en los términos han procedido to-
dé ser el mas noble y generoso de Europa,
dos los errores que ya se palpan , y se se-
se' abusase hasta tal grado de la libertad
guirán otros muchos si no se opone el re-
de imprimir , cual hemos visto despues,
medio necesario , bien sea por loa medios.
siempre .teirdatuos, y la esperiencia con-
propuestos por el gobierno y la consulta del,
firma la justicia de nuestro temor , que
consejo de . estado , ó bien por otros que•
la libertad y aun la licencia vendrian á
DO: pueden ocultarse á la sabiduria del
ser el Patrimonio de un partido, mientras
congreso.
que el resto de los ciudadanos estaria en
En una palabra, nosotros creemos.que
una esclavitud tan penosa como la anterior.
no debe haber ley ninguna , ni , preven-.
• Dijimos piles francamente nuestro pa-
tiva. ni represiva , en materia de .impren-
recer, reducido á que ó la libertad de im-
tas, salvo el derecho de ejercer ante los
prenta fuese absoluta , cual la proclama

tribunales la accion de injurias como se
hace con las que se irrogan de viva voz;
EL CENSOR,
ó que en caso de adoptarse alguna ley de
represion , conozcan de ella hombres letra-
PERIÓDICO POL
dos, es decir, literatos instruidos y cuya,
I
ITICO Y LITERARIO,
profesion sea el estudio; porque no bas-
ta, como hemos dicho, tener una razon des-
pejada y buena conciencia para calificar
N.° $o.
los escritos que se publican cada -dia. Si
SABADO 9
Se tratase de fallar-acerca de si tal ó cual
DE FEBRERO DE 1822.
escrito ya calificado debia atribuirse á esta
la otra persona indiciada de ser autor de
él, la cuestion seria de Ocho, y podria re•
solverse con acierto por los jurados ; pero
Concluyen los reparos al opúsculo intanla-
designar la clase • y el grado de malicia que
do: Observaciones sobre el sistema res--
puede tener en sí un escrito que se les lee
trictivo y prohibitorio de comercio,
allt mismo y sin otra regla que la impre-
cu-
sion momentánea que haga en sus entendi-
ya tmdticcion se insertó en los números
mientos, es una cuestion no solo de derecho,
74, 7:5 y 76 de este periódico.
sino' cambien mucho mas dificil que la ma-
yor parte de las que se suelen presentar en
los tribunales.
• En cuanto á las sociedades llamadas pa-
E
trióticas, nada tenemos que añadir á lo que
xpuestos ya y pomposamente ampli-
ya hemos inculcado en otros muchos núme-
ficados los males que á juicio del autor pro-
ros, sino Tic deben prohibirse todas, asi
duce el sistema prohibitivo , pasa á exa-
las públicas como las secretas , sin apoyarse
minar si puede producir algunos bienes;
en otra razon que la de ser inconstituciona-
y se' esplica asi.
les y peligrosas para la tranquilidad pública;
tanto que 'mientras subsista una siquiera, no
“Cuanto mayor y mas manifiesta .sea
hay que esperar que se consolide en España
la suma de males producida á todos los
el gobierno representativo, ni otro ninguno.
Otros, tanto menor será el beneficio de
aquellos á quienes se ha querido favorecer.
TOMO XIV.
6

82
83
Cuanto mayor sea aquella suma , tanto
do. Por consiguiente todos hasta el últi=
mas manifiesta será ; y cuanto mas mani-
mo pordiosero tienen interes en que la
fiesta sea, tanto. mas probable será la abo-
agricultura, el comercio y la industria flo-
licion de los decretos que han producido
rezcan en su pais, y en que los individuos
los males. Ahora bien : si estos decretos
que pertenecen á estas clases sean ricos y
Son abolidos, cesa la ganancia de los que
muy ricos; porque aun cuando él no sea
cuentan con su proteccion. Por consiguien-
de su número , participa de la riqueza de
te estos, si son prudentes, se abstendrán
los que le componen. Si es empleado esta-
aun durante la prohibicion de hacer gran-
rá pagado con puntualidad; si es sirviente
des gastos para sacar utilidad (le ella, y
tendrá mejor salario; si es simple .jornale-
de aceptar un beneficio cuya con\\tinuacion
ro de cualquiera clase tendrá siempre dones
pende solamente de la continuacion de un
de trabajar; y si pide limosna encontrará
erro•,' 1.° El sistema prohibitivo no pro-
quien .se.la dé. De suerte que rl argumen-
duce .viales ningunos, sino bienes incalcu-
lo ,propuesto se puede volver contra su au-
lables. Queda probado y se demostrará has--
tor empleando sus mismos terrninos, solo
ta la evidencia. 2. `" El sistema prohibitivo
con substituir á las palabras Males, menor
no favorece á unos en perjuicio de otros:
y mas, sus contrarias 'bienes; mayor y
favorece á todos : y aunque dirigido direc-
Menos, diciendo: «cuanto mayor y mas ma-
tamente á fomentar la industria, fomenta
riifiesta sea la suma de los batines produci-,
tambien indirceta . pero necesariamente la
da, tanto mayor será el beneficio que á to-
agricultura y el-comercio ; es decir , la so-
dos resulte: cuanto mayor sea aquella su-
ciedad entera; porqué no hay un solo in-
ma, tanto mas manifiesta será ;. y cuanto
dividuo suyo qií no sea ó propietario ter-
mas manifiesta sea , tanto menoss-probable
ritorial, ó traficante, ó manufacturero , 6
- será la abolieion (le los decretos que han
no .dependa para subsistir (k estas u-es cia-
producido los bienes.» La consecuencia que
ses, ya como• operario, ya . Corno emplea-
resulta del argumento asi 'propuesto, ya se
do cuyo sueldo 'ellas costean ., ya como
deja entender cual será: la de que conti-
sirviente, y hasta como mendigo necesita-.
nuarán los decretos, continuarán las ganan-

84
85
ciar, y todo hombre que sea prudente se-
sumidores los comprarán mas y mas bara-
apresurará á hacer grandes gastos para sa-
tos?' ¿ Conque al fin los pagarán á precio
car utilidad de una prohibicion que deberá
igual y aun inferior que el qu'e pagarian
continu ar mientras la verdad ya Conocida
por los estrangeros? ¿ Conque no se les
conserve su imperio entre los hombres.
impondrá una contribucion ? ¿ Conque no
« Sin. embargo (sigue hablando Bentham)
sufrirán ningun gravamen ? ¿Conque... con-
las grandes esperanzas que se han escitado,
que.... conque el grande argumento vino
prometie n dó favorecer á los productores
á tierra ? He aqui en lo que paran los so-
nacionales en contraposicion á los estran-
fismas: ellos se refutan y destruyen á sí
geros, no falta? án muchos que empleen sus
mismos. Continuemos copiando y rebatien-
caudales en realizarlas ; y por consiguiente
do á nuestro autor.
la concui renela de competidores disminuirá
«El sistema prohibitorio, dice, se fun-
sucesi3anzente la utilidad pretendida.» Con-
da en una ilusion ante el tribunal-.de la
fesion de parte releva de prueba. ¡ Cuán
opinion pública , y la misma ilusion la si-
irresistib l e es el imperio de la verdad! El
gue en todas sus aplicaciones y consecuen-
mismo que la impugna viene á confesarla
cias. Esta ilusion consiste en suponer que
por fin. ¿Conque, vistas las grandes es-
en la cuestion presente la lucha es entre
peranza s que da el sistema prohibitivo, no
los intereses nacionales y los estrangeros,
faltará n muchos que empleen sus caudales
que la prohibicion hace recaer solamente
en realizarlas? ¿ Conque de consiguiente,
sobre los estrangeros todos los males que
y p or absoluta necesidad, la concurrencia
produce , y que todos sus beneficios son •
de competidores disminuirá sucesivamente
exclusivamente pare la nacion.... Pero ya
la utilidad individual y respectiva de cada
se ha revelado la verdad: su aplicacion es.
uno de los nuevos productores; es decir,
universal , y no admite tergiversacion. Se
que tendrán que vender mas y mas bara-
ha demostrado que en el caso de España
tos sus artefactos, cuanto mayor sea el
la utilidad es pequeña, casi: nada, y los
número de los que los fabriquen y•mayor
Males muy graves, y mas graves para los
la cantidad fabricada ? ¿ Conque los con-
.
españoles que para los que ellos llaman

86
87
cstrangeros.» No se ha demostrado tal co-
y otros irán á presidió, que sus familias
sa ; lo contrario sí que es no solo • demos-
quedarán abandonadas, que .tambien ino
trable por razones y cálculos, sino casi
rirán algunos guardas , que habrá causas,
materialmente palpable; á saber, que la
que se cantará la -cancion del contraban-
utilidad de las prohibiciones es inmensa,
dista , que este será un hombre precioso
no solo para España , sino para cualquiera
para los revendedores y compradores del
nacion que las adopte; que los males
género prohibido etc. etc.» Lo mismo se
que se suponen resultarán, son nulos, qui-
verifica, con solo que haya derechos de
méricos é imaginarios. En cuanto al único
entrada. Por moderados que sean, siempre
inconveniente real que es el del contraban-
habrá hombres que se aventuren á no pa-
do, ya dejamos dicho que puede dis ► i-
garlos. No habrá sin duda tantos cuando
nuirse indetinidament6 hasta hacerle casi
los derechos son pequeños como cuando
nulo, y que no es privativo de las prohi-
son crecidos; pero al cabo siempre habrá
biciones , sino inherente á las aduanas y al
algunos, y será necesario vigilarlos, perse-
establecimiento de derechos de entrada y sa-
guirlos y castigarlos. De suerte que esta
lida; derechos que todos cuando combaten
cuestion no Os sobre el mal en sí• mismo,
la prohibicion absoluta, reconocen y dan
sino sobre el. mas y el menos. A no su-
o
por supuestos. Por consiguiente sus argu-
primirse todo derecho de entrada y salida,
nu
nada prueban en esta parte. «Señor,
y de consiguiente las aduanas, resguardos
que habrá contrabandistas.» Tambien los ha-
y puertas, siempre habrá defraudadores.
brá aunque no se prohiba la introduccion
T.engase presente lo que sucede en los de-
.de ningun género, si á todos se les impo-
,rechos sobre consumos. Se establece uno
nen derechos de entrada y salida, cosa
Muy moderado sobe cada arroba de vino;
que ustedes reconocen por justa , conve-
y sin embargo nunca faltan matuteros que
niente y util.
se exponen á introducir fraudulentamente
«Señor, que serán necesarios guardas
hasta una miserable bota, cuyos derechos
que persigan á. los contrabandistas, que
--no ascenderian á cuatro ó seis cuartos, por-
algunos de estos morirán en las refriegas
que al fin estos se ahorra. Qué será pues

SS
89
en las fronteras con los efectos de fuera,
dones legislativas y artificiales ; y si no es
cuyos derechos, por moderados que se su-
el mas lucrativo, el efecto de la prohibi-
pongan, siempre son bastantes para tentar
cion , si tiene alguno, es dirigírl el trabajo
la codicia, sobre todo si es facil de pasar
y los capitales á objetos menos útiles, aban-
por alto el objeto que los adeuda? Reduz-
donando los mas útiles. = El caso en que
case cuanto se quiera el derecho sobre
la intervenciou es menos imprudente v mas
blondas, encajes, joyas y otras cosas de
escusable y plausible es el de un ramo an-
poco bulto , siempre habrá quien las entre
tiguo de industria , porque el objeto no
á escondidas, porque sin mucho riesgo ase-
es promoverle facticiamente , sino impedir
gura una ganancia considerable. Mas vale
su declinacion y la ruina de los que lo
pues prohibirlas, puesto que el mismo cui-
cultivan. Pero aun en este caso se aplican
darlo cuesta impedir que se introduzcan
irresistiblemente las objeciones anteriores:
sin pagar derechos, que el que absoluta-
si el establecimiento prospera, las medi-
mente no entren , y tan dificil es lograr lo
das legislativas son inútiles; si decae son
uno como lo otro.
dañosas, porque dan mala direecion al tra-
«Cuando para promover las fábricas
bajo y al capital."
nacionales, continua Bentham , se prohi-
En todo este raciocinio hay varias equi-
ben los productos estrangeros ; 6 el ramo
vocaciones que es necesario rectificar. 1.°
de industria de que se trata es nuevo en
Cuando en una nacion se adopta un siste-
el pais, ó se halla establecido mucho tiem-
ma prohibitivo bien combinado, se trata de
po ha. En el primer caso la prohibicion es
fomentar no un ramo particular de indus-
eminentemente impolítica : es como si se
tria nuevo ó viejo ,Ono todos en general,
impusiese una contribucion, y todo su pro-
ora existan, ora no existan, ora prosperen,
ducto se tirase al mar. El interes perso-
ora vayan en decadencia. Si no han nacido,
nal abandonado á sí mismo da siempre á
para que nazcan ; si han nacido, para que
los capitales y al trabajo el empleo mas
prosperen ; si pro4;eran, para que no decay-
provechoso. Si el nuevo ramo de industria
gan. Por consiguiente el dilema nada prue-
• es el mas lucrativo , no necesita de protec,
ba, porque hay medio entre los dos es-

go
tremos. 9.° Suponiendo que con la prohi-
á cada instante, que mientras los estran-
bicion de un género se imponga una con-
geros traygan á los mercados •uicio/nes to-
tribucíon á los consumidores, es falso que-
dos los productos dé la•industria mejores
esta se tire al mar. Siempre redu n dará direc-
y mas baratos que los que se hacen en
tamente en beneficio de los productores na-
el pais , no habrá en este ni fábricas , ni
cionales, é indirectamente en utilidad co-
oficios , y dice :.«no se admitan de aqui
mun : queda ya demostrado. 3.° El interes
adelante ninguno de los .géneros que ya se
personal da siempre á los capitales el em-
fabrican entre nosotros , ó pueden comoda-
pleo mas provechoso; pero es necesario
men te fabricarse.» Pregunto: ¿hace otra cosa
quitarle los estorbos que ,le im pilen obrar, y
mas que quitar á la industria nacional la
' el mayor que la industria tiene es la con-
inmensa, la invencible traba que antes te-
currencia estrangera. 4.° La proteccion que
nia en la concurrencia estrangera? ¿Y no
los gobiernos dan á la industria con las pro-
será justo, util, necesario quitar trabas, re
hibiciones no es facticia ni artificial; es muy
mover obstáculos y dejar espedita la accion
real, está fundada en la naturaleza' de las
de ese mismo interes personal que tan
cosas, y no solo estar obligados á darsela,
malamente se invoca en este argumento?
sino que ellos solos son los que Pueden
En semejante caso hacen los gobiernos lo
dispensarla. Esta proteccion no es directa ni
mismo exactamente que cuando construyen
reglamentaria : el gobierno no le dice á na-
caminos , abren canales, estet minan ladro-
die : »emplee usted su capital en la fabri-
nes , persiguen piratas. ¿ Por qué decae
cacion de tal ó cual objeto • : lo que hace
la agricultura de tal ó cual provincia, su-
es desembarazarle el camino , y dejar libre
poniendo que sea fertil su territorio y no
\\
su accion. En suma lo que en este caso ha-
falten ni brazos ni capitales? Porque no
cen los gobiernos, es lo que tanto pre-
teniendo canales ni caminos, no puede
dican los economistas, y antes que ellos
dar salida al sobrante de sus frutos, y
la razon universal; es quitar trabas. Ve .un
pudriendose las r
m-ieses en los campos .y
gobierno y lo ve con evidencia: ¿qué digo
Fas uvas en las cepas, ó teniendo que dar
lo ve ? lo palpa materialmente cada dia,
casi de valde los granos y los vinos , no

92
93.
compensa su producto los gastos de cul-
venta. Cada pieza de paño estrangero que
tivo y recoleccion. Lo ve el gobierno , y
puesto en España sale mas barato y es de
abre un canal ó construye los caminos ne-
mejor calidad que el nacional, es un mon-
cesarios para facilitar la comunicacion con
te artificial levantado en el pais de la in-
dustria que quitando la venta á otra pie-
los puertos ó con otras provincias que ne-
cesitando de aquellos frutos los compra-
za de igual denominacion impide que se
rán y harán subir de precio. ¿Hace mal
produzca; asi como el monte natural res-
pecto de la agricultura por cada fanega
este gobierno ? ¿ Hace otra cosa que quitar
de trigo cuya venta impide, estorba la pro-
al interes personal el obstáculo que le im-
duccion de otra igual medida. = Esta es
pecha obrar? Haya caminos, pero esten in-
una demostracion matemática.
festados de ladrones, el tráfico se disminui-
Enumerados y ponderados asi los ma-
rá y el efecto será casi el mismo que si no
hubiese carreteras abiertas. ¿Qué hará? ¿qué
les , y apocados ó reducidos á nada los bie-
deberá hacer el gobierno ? Emplear la
nes que resultan de las prohibiciones, pasa
fuerza panca en perseguir á los salteado-
el autor á indicar las causas del sistema
res hasta esterminarlos. Lo mismo digo
prohibitorio y las reduce á los cuatro ca-
de los piratas que respecto del mar son lo
pítulos siguientes: t.° los esfuerzos combi-
que. los ladrones en tierra. Y bien ¿ qué ha-
nados y pciblicos : 2.° la influencia secre-
ce el gobierno cuando asi limpia los ca-
ta por medio de la corrupcion : 3.° la fal-
minos y los mares y facilita las comunica-
ta de influencia contraria: 4. 0 los errores
dones? ¿Mace otra cosa que remover obs-
legislativos : capítulos principales que sub-
táculos, quitar trabas? Pues lo que son los
divide en otros varios mas subalternos y
montes y malezas, los ríos y los torren-
particularizados ; pero cuyo examen es ab-
tes y los salteadores de caminos para im-
solutamente inutil: t.° porque como él mis-
pedir la produccion de los frutos estorban-
mo confiesa , sus reflexiones se aplican
do su venta, eso son exactamente las ma-
igualmente á todo– los ramos de la admi-
nufacturas estrangeras para estorbar la pro-
iiistracion ; y en efecto no hay ley alguna
duccion de las nacionales dificultando su
en cuya formacion no puedan intervenir los

94
9)
esfuerzos combinados y públicos de los
artículo aplicables á todos los ramos de
interesados alguna influencia secreta, la
la legislacion , reduzeimos nosotros la
falta de influencia contraria y algun er-
cuestion á sus términos precisos, y resol-
ror legislativo : asi estas causas no son
vamosla por los eternos principios de la
peculiares de las leyes prohibitivas : y 2..4
razon, reconocidos hoy ya como otros tan-
sobre todo , porque en la cuestion del
tos axiomas de economia pública. Es tan
sistema prohibitorio lo que hay que exw,
sencilla , que con solo proponerla quedará
reinar y decidir es si este es bueno , útil,
resuelta y. para siempre á juicio de todo
ventajoso, necesario ; si aun siéndolo bajo
hombre imparcial é inteligente.
cierto aspecto , puede tener por otro lado
Preguntar si una nacion debe permi-
tales inconvenientes que sed preciso aban-
tir que se estraygan libremente de su seno
donarle; si las naciones que le han adop-
las materias primeras que pueden elaborar
tado han prosperado en efecto y se han
sus habitantes ; para que las elaboren los
enriquecido por su medio, ó si al contra-
de otra , es lo mismo que preguntar si en
rio se han empobrecido y arruinado: y re-
lugar de dar trabajo á sus obreros deberá
sueltas ya estas cuestiones en pro ó en con-
darsele á los estraños. Preguntar si d e
tra , es muy indiferente que sea el interes
admitir libremente los artefactos estr. nge-
Privado y la influencia secreta los que le ha-
ros que pudieran hacerse en su .seno con
cen adoptar. Si el sistema es bueno , el in-
materias indígenas ó adquiridas, es lo mis-
, teres habrá visto bien las cosas y la in-
mo que preguntar si pudiendo mantener
fluencia ,secreta se habrá ejercido en un
por este medio una parte de sus habitan-
sentido benéfico; y si es malo no le ha
tes, aumentar su riqueza y su poblacion,
ria bueno la razon de que su protec-
será mejor y mas util para ella alimentar
tor 'labia sido un interes general • mal en-•
una parte de los individuos de otras na-
tendido y la influencia pública de un go-
ciones , aumentar su riqueza respectiva y
bierno ó de «una generacion entera preo-
acrecentar el número de sus pobladores.
cupada é ilusa. Asi concediendo á Bentham
Propuesta asi la cuestion„; habrá un solo
las generalidades que Contiene su tercer
hombre racional que sostenga.de buena fe
que las naciones deben proporcionar tra-

96
bajo á los habitantes de otro pais antes
97
ta que se debe dar en ambos casos ? Pues
que á los suyos, y que les será mas ven-
á estos se reducen todos. O tenemos la ma-
tajoso asegurar la subsistencia á una par-
teria primera del artefacto , y en este ca-
te de la poblacion agena que á igual
so claro es que vale mas hacerle nosotros
porcion de la suya ? Me parece que na-
que darsele á hacer al vecino ; ó no la te-
die , á no estar demente , sostendrá se-
nernos, y en este tambien es evidente que
mejante absurdo. Pues lié aqui á lo que se
nos tiene mas cuenta comprarla barata que
reduce esta tan debatida cuestion. Con-
cara, y ganar nosotros los jornales que darse-
traygamos el caso á nuestra Espaiía. Es-
les á ganar á otro. Vuelvo á repetir que ó esta
ta tiene lanas que tejidas y manufac-
es una demostracion, ó no las hay en el m un-
turadas de cien maneras pueden suminis-
do.== Pongamos un ejemplo hipotético que
trar una parte del vestido á sus habitan-
la haga perceptible á todo el mundo aun á
tes: se pregunta , ¿será mejor que se tejan
los nidos que solo sepan las cuatro reglas.
y manufacturen en el pais por sus pro-
Supongamos que habiendo en España diez
pios habitantes , ó que se envien fuera á
millones de habitantes , se necesitan anual-
que las carden, tejan , tiñan y manipulen
mente para su vestido en el solo art a
los ingleses:7 franceses, y pagarles á estos
-lo de palios cinco millones de varas', de
los jornales y costo del cardado, tejido, tin-
los cuales los tres, los dos ó el uno , lo
te y (lemas operaciones ? La España no tie-
que se quiera , nos vienen de fuera de rey-
ne todos los algodones que puede nece-
no. Supongamos que la lana necesaria para
sitar para aquellos vestidos que se hacen
fabricar cada vara de palio vide una 'con
con esta materia : y se pregunta, ¿cuál será
otra 4 reales, y que los - jornales inver-
mejor ? que los compre en rama y luego
tidos en todas sus manipulaciones son
se preparen y manipulen aqui, ahorrando-
cuatro y salen á 4 reales cada uno. Es
/10s todo el mayor precio que tiene el al-
evidente que aun comprando la lana pa-
godon reducido á tela sobre el que no lo
1
ra hacer nosotros el millon de varas do
está, ó que le compremos manufacturado
pallo que recibimos ya hecho, no . nos cos-
ya y recargado con todo el coste de su fa,
taría mas que cuatro millones de reales,
bricacion ? ¿Hay quien dude en la respues_
romo XIV.
7

98
si la tomabamos en rama ; pero que vi-
99
la direccion al interes privado ; si se han
niendo manufacturada ya , cuesta cada vara
empleado mal los capitales etc. - etc. Por for-
20 reales ; 4 de la materia y 16 de su
tuna este ejemplo existe , le tenemos á la
elaboracion; y por consiguiente que de to-
vista, y no queremos aprender. La Ingla-
mar esta en rama á tomarla elaborada hay
terra ha sido la primera nacion del mun-
una diferencia de 16 reales en vara, que mul-
do que ha adoptado el sistema prollibiti-1
tiplicada por un 'Dirima , da 16 millones de
yo, comprando en todas partes las mate-
esceso entre lo que nos costaría la lana
rias primeras , prohibiendo la estraccion de
y lo que nos cuesta el paño. Esto es in-
las que produce su suelo, fomentando la
negable , es demostracion aritmética. Aho-
esportacion de sus manufacturas y prohi-
ra bien, se pregunta : ¿ será ventajoso á una
biendo ó dificultando con crecidisimos de-
nacion comprar por veinte lo que pudiera te-
rechos que equivalen á una prohibicion,
ner por cuatro? llagase el mismo cálculo
l a entrada' de las estrarwe as. Ya liemos vis-
en los lienzos, las telas de seda y algodon,
to cuanto tiempo estuvo prohibida absolu-
la quincalleria, las joyas y tanta otra mul-
tamente la de los paños ; y que si al fin
titud de artefactos que recibimos de fuera y se
permitió la de los franceses fue con una re-
fabricarian en España si aquellos no entrasen;
cíproca que debia ser y fue en efecto favo-
y (ligase si es posible, cuántos millones alter-
rable á la salida de los suyos. Ya bemol vis-.
rariamos en cada un año por medio del sis-
to que la plata labrada no se admite: ya
tema prohibitivo. La imaginacion se pierde.
dejamos dicho que la estraccion de lana es-
Dejemos ya á un lado los argumentos
tá rigurosamente prohibida, y ya citamos en
positivos, los raciocinios y los cálculos, y
el nárnero a4 de este periódico las varias
consultemos á la esperiencia , acudamos á
leyes dadas en Inglaterra sobre esta mate-
.
los hechos; es decir, veamos si algun go-
ria , y las precauciones tomadas para que no
bierno ha ensayado ya este sistema , y cual
sean eludidas ; y pudieramos añadir un lar-
ha sido el resultado ; si aquella nacion se
go catálogo de todas las cine componen su
ha empobrecido y arruinado ; si su indus-
código prohibitivo; pero es inutil , porque
tria lea perecido ; si se ba dado en ella ma-
son conocidas de todo el mundo, y el he-

loo
cho que citamos es notorio de toda noto]
1ot
riedad. Preguntamos ahora : ¿la industria
do de ella las primeras materias se las hu-
,
gtesa ha prosperado ó decaido durante los
biesen vuelto elaboradas con un recargo de
tres siglos en que las leyes prohibitivas han
5oo por uno ; y la hubiesen llevado ya he-
estado y estan vigentes ? La riqueza de aque-
cho cuanto hubiera necesitado para vestir-.
lla nacion ¿ha crecido ó ha menguado? Su.
se, para amueblar sus habitaciones, y en su-
poblacion ¿ se ha disminuido ó se ha aumen-
ma, para satisfacer todas las necesidades y ca-
tado? La agricultura y el comercio ¿han flo-
prichos de sus habitantes? ¿Cómo se habrian
recido en ella ó se han arruinado? Respon-
levantado y sostenido esos innumerables ta-
dan su inmenso poder, su incalculable ri-
lleres, esas inmensas fábricas, con cuyos ar-
queza, su marina igual ella sola á la de to-
tefactos no solo paga !as producciones na-
das las naciones del globo, su inmenso co-
turales que su ingrato clima no produce,
1
mercio, agricultura la mejor que se co-
sino que provee á casi todos los mercados
noce, sus miles de miles de fábricas y ta-
del mundo ?
lleres, su poblacion tan superior á lo que
Pero ¿qué? dicen con mucha gracia los
pareen permitir la estension y poca ferti-
apóstoles del sistema malamente llamado
lidad de su suelo , sus muchas y ricas co-
liberal, y que en realidad es el - sistema de
lonias , sus grandes y opulentas ciudades,
la esclavitud, pues á las naciones que le
sus caminos, sus puentes, sus canales, y to-
adoptan las hace esclavas y dependientes
do', todo en esa nacion que de una isla de
de sus rivales , dicen , repito, que la Ingla-
pobres pescadores ha hecho en dos siglos la
terra lo ha errado, que ya va reconocien-
primera potencia y el pais mas rico y mas
do su error; y que pronto revocará sus le-
civilizado del universo. ¿ Y cómo en el es-
yes prohibitivas. Cuando yo lo vea lo cree-
pacio de doscientos años, y aun menos, se
ré, No : mientras su parlamento no haya
hubieran podido hacer tales milagros, ta-
perdido el juicio, que no tiene todavia tra-
les prodigios que parecen fabulosos , si á
za de perderle, no se revocarán leyes tan
ejemplo de la indolente y ciega España hu-
sabias, á las cuales debe aquella nacion su
biera permitido que los estrangeros , sacan-
prosperidad, su poder, su gloria y su in-
fluencia en la política del orbe civilizado. y

102
zo3
en fin , si algun dia las revocare, entonces
ejemplo, tome en cambio artefactos ingle-
tambien podran los otros gobiernos revo-
ses para llevarlos á vender á otro mercado
car las que han dado ó dieren á imitacion
estrangero,; v., g. en la América indepen-
de las inglesas. Entretanto permitascles em-
diente; ya haga el viage en derechura desde
plearlas , aunque no sea mas que como re-
el puerto inglés en que los cargue, ya vuel
(
presalias. Graciosa cosa seria por cierto que
va á España y los deposite para reestracr-
la Inglaterra no admita la vajilla de plata,
los cuando le acomode. En este último
y que en los domas paises se reciba la su-
caso debe pagar al depositarlos un derecho
ya: que ella no dé á nadie sus lanas , y los
considerable que le será devuelto, hecha
lemas la entreguen las suyas para que ella
cierta deduccion moderada, cuando reem-
las elabore: que ella no consuma género
barque aquellos objetos. Tampoco debe
ninguno que no sea nacional, y que las do-
prohibirse que el comerciante estrangero
mas no usen sino de los que, ella envie.
que viene á tomar en nuestros puertos pro.-
¿Puede darse desigualdad mas atroz y
ducciones ú artefactos del pais, dé en cam-
monstruosa ?
bio los suyos , con talque el que se los te-.
No concluiré estos reparos sin advertir
me no los interne y venda aqui, sino que
Para evitar equivocaciones , que no es lo
los deposite y los estrayga á su tiempo pa-
mismo prohibir la introduccion de artefac-
ra los Mercados estrangeros. Y Ta ad-
tos estrangeros en un pais para que sean
vertencia responde completamente ella so-
.usados y consumidos en él en lugar de los
la á una de las objeciones de Bentham que
nacionales ,, que prohibir su comercio. Asi
ya dejamos rebatida con otras razones.
en nuestro caso se debe prohibir traer á
Cuando se habla de prohibir en una nacion
España, internar y vender en ella para el
los artefactos de otra, se habla de prohibir
uso de' sus habitantes paños, lienzos y te-
su consumo en la primera, no el tráfico
las de algodon y seda , joyería, quincalla y
que con ellos puedan hacer los comercian-
otros mil objetos; pero no se debe prohi-
tes de ambas con otra tercera que acaso los
bir que el comerciante espafiol que lleva á
necesita.
Inglaterra un cargamento de vinos, pe

o4
1o5
ha pasado á ser una autoridad que respetan
Aroticia de tres obritas artísticas del acadé-
y citan con satisfaccion hasta los mas céle-
mico den Juan Agustin Ccan
bres profesores de dentro y fuera del rey-
Bernzudez.
no. Asi que no debiendo nuestros elogios
aumentar nada su bien adquirida gloria , ha-
blarémos unicamente de estas tres obritas
que son, digamoslo asi , los_ ocios de tan
Hallandose ya nombrados los individuos
infatigable académico.
que por ahora han de componer la aca:.-
Empezarémos por la Descripcion artís-
demia nacional decretada por las Cortes en
tica de la catedral de Sevilla, obra que
el título 9 del reglamento de instruccion
podremos llamar única en su especie, pues-
pública, y estando designada en ella una
to que corresponde exactamente á su tí-
clase para la literatura y las artes, no cree-
tulo; porque si bien se han dado á luz otros
mos del todo inutil recordar á nuestros lec-
escritos en diferentes épocas , cuyo objeto
tores tres obritas publicadas por el sabio
era describir las bellezas que contiene den-
y laborioso académico don Juan Agustm
tro de sí aquel magnífico templo, de las
Cean Bermudez, consagradas esciusivamen-
cuales hace mencion el autor en el prólo,
te á la historia de las nobles artes en Es-
go, ó no fueron mas que descripciones par-
paña y con especialidad en Sevilla. No es
ciales, ó carecieron de la crítica tan nece-
por cierto nuestro objeto tributar elogios
saria como dificil de ejecutar en esta cla-
á este ilustre literato, sin embargo de que
se de trabajo. Mucho se engañan los que
nos seria muy dulce satisfacer á un mis-
piensan que para describir un edificio no
mo tiempo' las obligaciones debidas al
se necesita mas que verle con gran-cuida-
mérito y hacer obsequios tan gratos á la
do y usar de las voces técnicas que estan
amistad. Hace ya muchos años que el señor
recibidas en el arte ; porque es indispensa-
Cean Bermudez está ocupando el primer
ble un largo estudio , mucha práctica, gran-
lugar entre los aficionados filosóficos á las
des conocimientos y sobre todo aquel tac-
nobles artes, y su voto en estas materias
to delicado y fino que se llama buen gus-

ioG
107
to, el cual no solo supone las nociones ad-
tenecen las obras que iba•á Por
quiridas, sino tambien cierta disposicion
eso dividió la descripcion en seis partes, .
natural que no á todos es dada. ¿Qué se
que son otros tantos géneros de arqui-
necesitará piles para emprender y concluir
tectura empleados en aquel edificio , segun
tan perfectamente corno lo ha hecho el se-
las diferentes épocas. en que se bleier?
ñor Cean, la descripcion de un templo que
las obras, contando entre ellas algunas al-
reune en su recinto muestras de todas las
hajas notables que por su bella forma y
variaciones de la arquitectura , que presen-
ejecucion interesan á las artes.
ta su historia desde los árabes hasta nues-
Principia por la arquitectura árabe á
tros días, y que no se limita al edificio so-
la cual pertenece la torre en su primer
lo, sino tambien á sus magníficos adornos,
cuerpo, y algunos restos de la antigua
pinturas, estatuas, medallas, vidrieras y ri-
mezquita ó catedral vieja, en el patio lla-
cas alhajas trabajadas por los mejores pro-
mado de los naranjos por la parte de orien-
fesores del reyno? ¿ Cuánta paciencia, cuán-
te y norte.
to tino y discernimiento le habrá sido ne-
Sigue luego la arquitectura llamada
cesario emplear para averiguar los verda-
vulgarmente gótica ó germánica, de cu-
deros autores de cada una de aquellas obras,
yo género–es todo el buque de la cate=
y para deshacer los muchos é inveterados
dral en su actual estado. Se mandó edi,.
errores esparcidos en el vulgo y adoptados
ficar por acuerdo capitular en 14o1 , y
basta por . algunas personas que se precian
se estrenó en 1509; pero se ignora quien
de inteligentes?
fuese el arquitecto que la trazó por ha-
Aun cuando no hubiese tenido el se-
berse quemado los diseiios originales, con
ñor Cean otro mérito que el de haber fija-
otros de las iglesias principales del reyno
do el orden con que debla hacerse tal des
reunidos por Felipe II, en el incendio del
zcripcion, esto solo indicaria ya un cono-
palacio viejo de Madrid, la noche del a4
cimiento nada vulgar de la historia de lá
de diciembre de 1734. En esta segunda
arquitectura ;.pueSto que le vemos adop-
parte se describe toda su fábrica esterior
tar las épocas mismas del arte á que per-.
é interior
y cuanto hay en sus naves

Ioó
109
y en las suntuosas capillas de su recia
nuestros lectores una muestra de su' estilo
to; acompañando siempre la relacion Con
y del escelente juicio que la ha dictado.
Dice asi:
las noticias históricas de su consute-
cion y de los profesores que por espa-
cio (le un siglo trabajaron en sola esta par.
lidtablo mayor del Sagi ario.
te que es la principal.
»Gerdnimo Barbas, vecino de Cadiz, fue
Despues se sigue la plateresca ó bien
su inventor y le acabó el dia 6 d diciem-
sea la arquitectura en su tránsito del gó-
bre de 1709. Costó 1,227,390 rs.: gran
tico al greco-romano, y mezcla de uno y
suma para aquellos tiempos, pero muy cor-
otro ; perteneciendo á este género la ca-
ta si se atiende á la multitud de carros de
pilla real de san Fernando , la sacristia
madera que comprende, al prolijo traba-
mayor de la catedral , la custodia grande
jo de los oficiales, y al inmenso núme-
de plata y el tenebrario.
ro de panes de oro que se habrán es-
La cuarta es la greco-romana restaura-
tendido sobre su abultada hojarasca. La
da en su mejor tiempo ; y (le este género
novedad de su disposicion y ornato, su mag-
son la sala capitular y obras adyacentes, el
nitud estra ordinaria , y las muchas estatuas
ante-cabildo y su patio,, y la contaduria
que contiene, todas mayores que el natu-
mayor.
ral y trabajadas por don Podio Duque Cor-
. La quinta es la greco-romana en su
n'o y que era entonces el escultor mas acre-
decadencia, á la cual pertenece la descrip-
ditado de Sevilla, admiraron á la ciudad,
cion de la iglesia del Sagrario y sus capi-
y hasta los poetas se ocuparon en elogiar-
llas y sacristia. Y por último la sesta es
le con versus muy parecidos al retablo.
el churriguerismo, del cual puede servir de
Estas circunstancias y la de estar colocado
modelo el retablo mayor del Sagrario y
en el primer templo (le la metrópoli , die-
los retablos colaterales. Es tan graciosa y
ron motivo á que los dernas profesores
tan verdadera la descripcion que de él ha-
le adoptasen por modelo para sus obras, y
ce el señor Cean, que no podernos menos

á que en poco tiempo las iglesias de Sevi-
de copiar sus propias palabras para dar á

IIO
n i
lla se viesen llenas de los despropósitos de
ángeles mancebos. Mas arriba hay otro nicho
Barbas.
que rompe la cornisa principal y en ¿l la
»Llega el retablo hasta el arco toral y
estatua colosal de nuestra señora de la Con-
ocupa todo el fondo del presbiterio que
cepcion sobre trono de ángeles.
consta de 8o pies de alto, 4o de ancho y
»Entre los dos intercolumnios laterales
3o de hueco, todo revestido de pino. Ro-
se descubren dos puertas adornadas con
dea este inmenso recinto un zócalo de jas-
cendales y otros ornatos estriiios, que dan
pe que tiene de alto vara y media: sobre
comunicación á la sacristía y á otra pie-
él se levanta un basamento de madera con
za que está al frente , y sobre ellas dos
pedestales resaltados. Encima de ellos se
nichos con las estatuas de san Juan Bau-
elevan cuatro grandes estípites , ó lo que
tista y san Juan Evangelista, cine tienen por
son , haciendo de columnas , y sobre el ba-
remate los escudos de armas del señor Arias,
samento pilastras llenas de ángeles en ac-
arzobispo de la diócesis que dicen contri-
titud de travesear. Sigue lo que quiere ser
buyó con limosnas para esta obra. A la
cornisa, rota é interrumpida por mil par-
entrada del presbiterio , á la de las puertas
tes con entradas y salidas tortuosas , y re-
laterales y á los lados del altar se presentan
mata con un cascaron que cubre todo el pres-
unas ocho_ó mas estatuas alegóricas , colo-
biterio. Sobre la estendida mesa-altar que
cadaSsobre repisas, otras cuatro, tambien
eStit aislada, descansa un tabernáculo do
en repisas, sobre el basamento , que repte
dos cuerpos con infinitas columnas que
sentan asan Pedro, san Pablo, santa Justa y
no pertenecen á ningun orden .de arquitec-
san tus Rufina, y otras cuatro mas , asi mismo
tura. Detras hay un arco grande que da
sobre repisas , de los santos arzobispos de
comunicacion al trasagrario con una ven-
esta iglesia colocadas delante de las cuatro
tana al frente : encima de este arco está'otro
estípites; de manera que ninguna de ellas des-
con dos columnas á los lados y en el cen-
cansa sobre macizo. Restan otras de man-
tro la estatua de san Clemente , titular de
tsébos encima de la cornisa en actitudes vio-
esta capilla, arrodillada sobre un trono de
lentas con torres en las manos, castillos, po-
nubes, vestida de pontifical y sostenida por
zos, ciudades y otros atributos de la Virgen.

112
»Siguen despues.... ¿pero á donde voy
causa de los famosos maestros que concur,.
con una esplicacion que yo mismo no com-
rieron á su construccion , y de las disposi,
prendo , aunque estoy á la vista del pro-
ciones que se tornaron antes de empezarla,
pio retablo ? Baste decir , que no sien-
Cuales fuesen los deseos y grandeza de al-
do suficiente espacio el inmenso de este
ma de aquellos patronos, se echa bien de
presbiterio para que Barbás estendiese las
ver cuando ante todas cosas ordeñaron á
alas de su furibunda fantasia , montó el
Francisco Rodríguez Cumplido , arquitecto
arco toral , y encaramó sobre él una es-
mayor de •Cadiz, que fuese á recorrer toda
pantosa y colosal estatua del Padre eter-
la España- y Portugal , y sacase plantas
no con acompañamiento (le ángeles que lle-
de los mejores y mas famosos hospitales
ga hasta cerca del anillo de la media naran-
que Babia en ambos reynos; y que ademas
ja. Y como la escultura, pesada por su na-
de eso hiciesen tambien trazas para aque,-
turaleza, no le ayudase tanto como él ne-
!la obra los maestros de mayor saber y nom-
cesitaba para esplayarse por aquella eleva-
bradía. No se sabe cual fue el diseño que
eion , imploró el auxilio de la pintura que
se escogió ; pero el señor Cean cree que
como mas ligera le prestó mas ángeles,
fuese el de Gainza.
mas nubes y mas resplandores con que pu-
La tercera es una carta escrita por Cean
do llenar aquel vatio
). "
á su ilustre y sabio amigo el señor don
La segunda obrita es otra descripcion
Gaspar de Jovellanos sobre el estilo y gusto
artística de hospital de la sangre de aque-
en la pintura de la escuela sevillana , y sobre
lla misma ciudad ; y por cierto que des-
el grado de peileccion á que la elevó Bartok-.
pues de la catedral no pudiera haber ele-
mé Esteban Murillo.Hallabase 'entonces pre-
gido otro edificio mas interesante para la
so aquel hombre esclarecido en el castillo
historia de la arquitectura en España , á
de Bellver de • Mallorca, y no era menester
pocas precauciones para mantener con él
(1) ¡ Cuál será este retablo cuando hay en la mis-
esta inocentisima correspondencia durante
- ma catedral una pieza llena de trozos d¿ talla do-
aquel suspicaz y desconfiado gobierno. Mas
rada que se han desprendido de él sin que le se-
por esto mismo resalta y se echa mas de
pa á donde corresponden ni se echen de menos !
TOMO XIV.
8

115
114
ver el carilo y la perseverancia con que se
puso hablar de la escuela , casta , estilo ó
afanaba el señor Cean por proporcionarle
manera hispalense, cuyo objeto fue imitar á
medios de distraccion y entretenimient o que
la naturaleza , tal cual es ó se presenta a
nunca podian ser superficiales ni i nútiles en tre
los ojos del pintor sin detenerse en escoger sus
dos hombres de tan distinguido mérito.
gracias y bellezas y sin copiar las obras de
Bajo el modesto título de Carta escri-
los griegos. En este género sobresalió muy
bió Cean la vida de Murillo, de quien ya
particularmente nuestro Murillo , y no se
Libia dado una ligera noticia en el Dic-
puede dudar de que si su natural inge-
nio á
cionario de los profesores españoles. Pero bien
que podriamos tambien dar el noni-
bre de
merecia esta distincion aquel español céle-
instinto filosófico, hubiese sido ayu-
bre que supo elevar la escuela sevillana al
dado y puesto en accion por medio de una
nivel de las mas famosas de Europa , y
educacion esmerada , hubiera llegado su
nombre
que sin otros auxilios que los de su genio
á competir con el de los prime.
y amor á la gloria ilustró á su patria con
ros que celebran la Italia y la Bélgica.
tantas obras grandes que acaso escitan mas
Bien se echa de ver esto en algunas in-
la admiracion y la envidia de los estrangeros
geniosas observaciones que solo pueden ha-
cer los
que de los mismos naturales.
que poseen el arte de ver en el
Yo por eso se crea que- conducido el
grado que el señor Cean, y-que . se esca-
señor Cean por un ciego espíritu nacional
pan _racilisimainente aun á los mismos pro-
quisiese colocar á Murillo y a su escuela
fesores. Tal es la circunstancia de no des-
en un escalon igual ó superior al de aque-
cubrir casi nunca los pies de las figuras
llos que supieron representar á la natura-
de las niugeres por indicarse en ellos las
leza en su belleza ideal. Un hombre tan
formas de los demas miembros inferiores,
consumado en todo cuanto tiene relacion
y la de haber representado al hijo pródi-
Con las artes no podia incurrir, ni ann por
go cuando arrepentido se arroja á los pies
esceso ú error de patriotismo, en una exage-
de su padre con un cendal roto que cubre
racion que debilitara los justos elogios que
sus muslos, manifestando en sus ajadas bor-
tributa á su héroe. Asi es que solo se pro-
daduras un resto de los ricos vestidos con

116
II 7
que se ataviara en los tiempos de la abun-
de ellos para mostrar su justa indignacion
dancia. Estos y otros muchos rasgos sobre
por la lastimosa decadencia en que se ha-
que llama la atencion del lector este sabio
lla en Sevilla el estudio de las artes. Pero
observador , manifiestan que el alma de
nosotros no terminarérnos este análisis sin
Murillo era naturalmente filosófica. i Qué
presentar una muestra del esquisito juicio
hubiera sido este hombre en otros siglos
y severa crítica del señor Cean , por recaer
7 con otros modelos! •
sobre el cuadro que mas llama la atencion
Acompañan á esta carta unos documen-
del público en las salas de la academia de
tos muy curiosos en que se leen ciertas cons-
san Fernando donde se halla colocado en
tituciones provisionales para la academia
el dia, y representa á santa Isabel curan-
de pintura que fundaron en aquella ciu-
do á unos pobres enfermos: dice asi :
dad los profesores de aquel tiempo bajo
«Es muy conocido en Sevilla con el
la tlireccion del mismo Murilk) , sin otros
nombre del Tiñoso, porque la santa cura y
auxilios que los suyos propios , y una lis-
limpia con sus manos la tiña t un mucha-
ta de los suscriptores contribuyen res.
cho ; y acaso por este y otros accidentes
Concluye el señor Cean esta carta al
de novedad que contiene, siempre le ha
señor Jovellanos diciendole : si hubiese
preferido el vulgo á los denlas de' esta igle-
yo de concluir esta carta con la relacion
sia (1) y ha hecho sacar muchas copias <le
del estado en que al presente se halla la
él. Nueve figuras entran en su composicion,
pintura en esta ciudad , no dudo que au-
Y todas concurren con oportunidad al ac-
mentaria la tristeza de usted y sus dolen-
to que se representa : la reyna acompaña-
cias; pero como el único deseo que agita
da de dos damas y una dueña que la su-
mi corazon es el restablecimiento de su
ministra medicinas , hilas , tohalla y agua
salud y la recuperacion de su alegría, es-
en un jarro de plata : el muchacho á quien
toy muy lejos de intentarlo.»
está curando : otro detras quitandose un
En estas cortas frases se descubre la
tierna amistad que unía á estos dos sabios,
(s) La de la 'Caridad de Sevilla donde estaba
y la delicadeza del que ha sobrevivido
antes.

x
xtg
casquete que tiene pegado á la cabeza
mos , supuesto que el mismo Murillo al
con tal gesto que se quiere oir el chilli-
ver el lienzo de los cadáveres que está en
do: una vieja flaca y enferma, sentada en
la propia iglesia de la Caridad, decia á
una grada y apoyada á un palo : un tulli-
don Juan de Valdés que le 'labia pintado:
do sobre sus muletas y un mendigo sen-
compadre ,.este cuadro no se puede mirar sino
tad° . en primer término que deslia la pier-
con las manos en las narices. Pero prescin-
na en que aparece una Haga asquerosa. Co-
diendo de estas delicadezas de estómago,
mo esta llaga , el humor que espiden las
el lienzo es escelente por su composicion,
postillas de la cabeza del tilioso, estruja-
dibujo y colorido , de manera que pare-
das por las delicadas manos de la santa
ce de Wan-Dik la figura de la reyna ,, de
reyna , goteando sobre una palangana, y
Pablo Veronés el rostro del tiñoso ilumi-
la lepra que se manifiesta debajo del cas-
nado con la reverberacion del agua que es-
quete del otro muchacho, estar) pintados con
en la palangana , y de Velazquez la vie-
tanta propiedad que parecen la misma na-
ja y el pobre de la llaga. Se presenta en
turaleza , no se puede mirar este cuadro
último término una galeria en la que la
sin asco ó estremecimiento. Si don Fran-
misma santa y sus dantas sirven la comi-
cisco Hidalgo y Muilatones no podia su-
da á otros pobres sentados á la mesa , cu-
frir la idea de la /yo(/' ecida muerte que un
ya degradacion de tintas y tamaños con,
poeta bisoao 'labia espuesto en una oda
trasta con lo domas del lienzo.
á la resurreccion del Señor sin provocar á
vómito; con cuánta mas razon provocará
la vista de tres objetos tan desagradables
y repugnantes P Convengamos en que estos
asuntos no son para presentados al públi,
co , y en que nuestro Murillo pudo haber
elegido otro momento y otros accidentes
que produjesen los mismos afectos de ter-
' pura y caridad para con los pobres enfer-.

125
es cierto que no hay verdadera voluntad
CUESTION CONSTITUCIONAL,
sin conocimiento previo, la nacion no pue-
de-querer que Pedro sea castigado ó liber-
? Hasta qué punto debe llegar la influencia.
tado. Es interes general que el delincuen-
del poder ejecutivo sobre el judicial ?
te sufra la pena y el inocente sea absuel-
to : todos quieren esto : asi la jurispruden-
cia criminal debe estar organizada de mo-
do, que se obtenga este resultado en todos
Nuestra Constitueion lo ha resuelto,
los casos particulares. Pero cuando se tra-
asignando al Rey el derecho de nombrar los
ta de lá aplicacion de la máxima general
jueces, y declarando libre é independien-
h un hecho individual, no es posible que
te el ejercicio del poder judicial segun
la nacion ni el congreso que la represen-
la escala de apelaciones establecida, sin
ta tenga una verdadera voluntad : es nece-
que ni el gobierno ni las Cortes tengan lá
sario pues substituir á la voluntad gene-
menor intervencion en los juicios.
ral una voluntad particular, capaz de ad-
Esta resolucion es conforme al caracter
quirir la certidumbre legal necesaria .para
del gobierno constitucional y á la natura-

la justicia; y esta voluntad particular es la
leza de los poderes que establece. El poder
de los-jueces: por eso son responsables.
legislativo se versa acerca de voluntades ge-
En .elcto , las Cortes son inviolables;
nerales : por consiguiente el resultado de
tambien/lo son individualmente los dipu-
sus trabajos deben ser máximas generales,
tados en el ejercicio de sus atribuciones.
leyes. La naeion entera quiere que el ho-
Por qué? porque representan la voluntad
micida alevoso sea castigado de muerte:
general: tienen los poderes de la naeion
las Cortes deben quererlo y establecerlo
misma para espresar su voluntad; y la na-
por ley, ó confirmarlo, si ya lo está ; pero
cion es inviolable. En vano se dirá que un
la nacion entera no sabe si Pedro, acusa-
diputado puede sustituir su voluntad pro-.
do de homicidio alevoso , es ó no delin
pia y; mala á la universal y buena de la
cuente en la realidad: por consiguiente, si
nacien: la ley constitucional mirará esta

122
123
prevaricacion como un error, no como un
son reprensibles y dignos de castigo. En
delito. Examine bien el pueblo á quien
el gobierno constitucional ninguna volun-
con tia sus mandatos, y qué voluntad parti-
tad particular puede ser inviolable.
cular es la que toma por órgano de la su-
Del mismo principio que establece la
ya: que hecho ya el compromiso, no es po-
responsabilidad de los jueces , se deduce
sible que se pueda considerar como reo al
su independencia: ¿'porque cómo puede
que nos habla en nombre de la nacion.
ser responsable de sus operaciones el que
Por la misma razon es inviolable el Rey
está sometido á la influencia de otro poder
en la monarquia constitucional. Represen-
y de otra voluntad? Luego ni el cuerpo le-
ta el poder físico de la COMUnidad : su vo-
gislativo ni el gobierno deben tocar al san-
luntad privada, espuesta por consiguiente
tuario de la justicia.
á los estravios y á las debilidades propias
Hay otra razon mas para esta absoluta
del ; hombre, se reputa por nada en el
independencia , deducida de la naturaleza
gobierno. Su voluntad , como supremo ma-
de los objetos , sobre que se versa el po-
gistrado, se supone siempre que es la misma
der judicial. Los jueces deciden acerca de
de la nacion , el bien general. Mas como esta
hechos, no acerca de personas ni de leyes.
voluntad general del rey ha de obrar por
Es tan cierto que á los tribunales no les
medio de aplicaciones, y por consiguiente
es lícito salir de la reducida esfera de un
de voluntades particulares, los que las ejer-
hecho, que si en el procedimiento judi-
cen , es decir, los ministros, deben sor res-
cial ó en la aplicacion de la ley hacen mas
ponsables.
ó menos que lo que esta dispone, come-
Nace pues de una misma fuente la
ten una horrenda prevaricacion , porque so-
responsabilidad de los jueces y la de los
color de interpretar ó comentar, usurpan
ministros. Unos y otros son responsables,.
manifiestamente el poder legislativo. Las
porque ejercitando su autoridad sobre hechos.
leyes estan hechas, y solo se trata de apli-
particulares , es fuerza que obren en virtud
carlas: por tanto la obligacion del juez es-
de su voluntad particular. Si esta es con-
tá limitada á examinar un hecho ; es decir,
traria á la general consignada en la ley,
conocer la identidad ó desemejanza de

4 n
I25
ciertas circunstancias determinadas con el
que ha dictado el poder legislativo á ca-
caso que designa el testo de la ley. En
sos particulares, sin atender á mas calida-
el momento que atienda á las personas ,
des personales que á las que son propias
su nacimiento, opulencia ó instruccion , y
y características del caso de la ley: el po-
mucho mas al favor que obtiene de los, po,
der ejecutivo no puede prescindir de nin-
derosos, ó á la desgracia en que ha incur-
guna prenda ó defecto personal de los in-
rido, y muchisimo mas al partido políti-
dividuos que emplea en sus operaciones.
co ó religioso que profesa ó ha profesa-
Hasta los accidentes mas despreciables en-
do, se viola la justicia , cuya esencia con-
tran en consideracion para sus cálculos. En
siste en la aplicacion abstracta de la ley al
el siglo XV un embajador que se enviara
caso actual, con absoluta independencia de
á los cantones suizos , debia ser capaz de
todo miramiento c respeto personal.
beber mucho sin embriagarse: y los fran-,
El poder ejecutivo no procede ni de-
ceses de la revolucion no creyeron que la
be proceder del mismo modo. La /corside-
Inglaterra queria sinceramente la paz hasta
racion de las personas es un elemento
que envió para el tratado de Amiens
cesario para la buena administracion pú-
un hombre tan condecorado como lord
blica. El gobierno tiene que nombrar ge-
Cornwallis.
fes políticos y militares, administradores
De estas reflexiones se deduce, que si
de justicia y de hacienda, individuos en-
se concede al poder ejecutivo alguna influen-
cargados de la instruccion : tiene que Velar
cio en• los juicios, se adulterará inmediata-
sobre la observancia de las leves, la con,
mente el caracter de la justicia , que es la
servacioo de la tranquilidad pública, la de-
aplicacion abstracta de la ley, y se torna-
fensa interior y esterior del estado ;. y pa-
rá en consideracion . en los tribunales el ca-
ra todas estas cosas es necesario examinar
racter y circunstancias de los sugetos. La
las calidades personales de los hoMbres,. El
pena caerá sobre el delincuente obscuro, y
poder legislativo le versa acerca de las re-
se librará de ella el criminal ilustre : un
laciones generales que tienen entre sí las co-
mismo hecho conducirá al patíbulo al que
sas: el poder judicial aplica las máximas
ha incurrido en el odio del poder, y ape-

126
127
Das le costará una multa pequeña al prote-
la independencia absoluta de los tribunales.
gido de los gobernantes. En una palabra;
Cualquiera que haya leido las oracio-
se verificará la fábula de la Fontaine: las
nes de Ciceron contra Verres, conocerá
atrocidades del leon serán disculpadas ó
facilmente cuan perniciosas son las consi-
encubiertas ; y el pobre asno que al pasar
deraciones personales en los juicios. Ver-
cogió una yerbezuela , merecerá todos los
res, acusado y convicto'de las mas horren-
rayos de Júpiter.
das vejaciones, fue defendido por Horten-
Ni . puede ser otra cosa. Prescindiendo
sio; y este entre sus medios de defensa
de la influencia natural del poder sobre
alegó que aquel magistrado prevaricador,
los animos de los hombres, ya públicos,
cruel y facineroso era sin embargo un
ya particulares, el gobierno acostumbra-
habil y valiente guerrero , del cual podria
do á valuarlo todo por el mérito y circuns-
tener algun dia necesidad la patria, y que
tancias personales, cuando influya en los
debia conservarse para las ocasiones peli-
juicios, si se le permite, no considerará la
grosas : zn periezzlosa reipublicee tenzpora re-
justicia de la causa (y d qué tiempo ni
servandus. Este solo hecho prueba la de-
lugar tiene para examinarla?) ; se dejará
gradacion de las costumbres y de la liber-
llevar de su costumbre, y solo considerará
tad romana en aquella época ; porque prue-
las calidades individuales de los interesa-
ba que las consideraciones personales eran
dos para decidirse en favor ó en contra
todo, y la justicia nada. Ciceron á la ver-.
de una parte. Un gobierno absoluto hará
dad rebatió las pretensiones de Hortensio,
cuanto pueda para hacer que pierda su
cubriendo de ridiculez é ignominia al guer-
pleyto un hombre señalado por sus opinio-
rero y á su protector; pero tuvo que de-
nes liberales : un ministro, cuyas opinio-
dicar á esto una gran parte de su acusa-
nes son liberales, ¿será muy favorable á un
cion ; y es evidente que si el reo hubie-
servil, si puede influir en su causa ? Lo
se sido Pompeyo ó Craso, como lo fue
será , si es muy justificado ; pero la ley
Verres, todos sus crímenes y toda la elo-
constitucional debe evitar estos compromi-
cuencia de Ciceron no hubieran consegui-
sos; y no hay otro modo de evitarlos, que
do que le alcanzase la pena.

28
129
Acaso se podrá objetar . á esta doctri-
espedita la via de apelacion al pueblo. Asi
na un hecho consignado en la historia
sucedía en Roma, como se prueba con el
de casi todos los pueblos, y es la reunion
ejemplo de Horacio : la misma costumbre
.del poder ejecutivo y del judicial. en
se observaba en los pueblos bárbaros de Ger-
unas mismas manos en los primitivos tiem-
mania. Asi que la facultad de juzgar no esta-
pos de las sociedades. Sirva de ejemplo
ba de tal modo afecta al poder ejecutivo,
Roma: sus reyes y sus cónsules eran á un
que no hubiese medios de enmendar sus
mismo tiempo generales de los ejércitos,
yerros ó contener sus prevaricaciones.
jueces y administradores : lo mismo suce-
La segunda es , que esta facultad no
día entre los godos, francos y domas pue-
residió en los supremos gobernantes sino
blos. bárbaros que invadieron el imperio
en aquella época primitiva de sencillez,
romano. El poder judicial , simbolizado en
cuando las naciones eran poco numerosas,
el cetro , era una de las atribuciones del
sus intereses fáciles de discutir, sus leyes
rey en las monarquías antiguas de la Gre-
tradicionales y establecidas solo por el
cia y del Asia menor: Parece pues que
uso, y los negocios , asi civiles como cri-
los hombres guiados por la naturaleza
minales, solo se decidían por la equidad
asignan la autoridad de juzgar al supre-
natural. En aquellas circunstancias , sien-
mo magistrado de la república ; y que no
do electivas casi todas aquellas monar-
hay inconveniente en fiar los intereses par-
quías , era muy natural que se estendie-
ticulares á las mismas manos que se flan
se la confianza que se tenia en el supremo
los públicos.
magistrado á los intereses particulares.
No negaremos que este hecho es cier-
La prudencia , imparcialidad y valor que
to ; pero hay dos consideraciones que
le habian adquirido los sufragios públicos
debilitan mucho el argumento que de
eran bastante garantia para un pueblo li-
-él se pretende deducir. La primera que
mitado al recinto de una ciudad que po-
en todos los gobiernos libres , aunque se
cha asistir á todos los juicios, admirar ó
entregase el poder judicial al rey, ó al
censurar las decisiones del juez , y en ca-
dictador, ó al consul , quedaba siempre
so necesario ó cuando las partes los pidie-
Tomo xxv.
9

sen , reponer sus providencias como tribu
el procedimiento judicial, que quedó in-
nal de apelacion. Alejandro Magno, cuan-
dependiente de la suprema magistratura.
do ya era conquistador del Asia, y el mas
Asi sucedió en Roma desde la creacion de
poderoso monarca del mundo tuvo que acu-
los pretores hasta las guerras civiles.
Las naciones bárbaras del norte fijan-
sar á. Filotas en; , la asamblea general de los
dose en territorios muy estensos, no pudie-
macedoniós.
. Pero si esta manera sencilla y patriar-
ron conservar la apelacion al pueblo : en
cal de administrar justicia era suficiente
lugar de este precioso y ya impracticable
en el primitivo candor de las sociedades,
derecho, establecieron el juicio de los pa-
res, conservado y perfeccionado en Ingla-
dejó de ser segura, y aun posible, cuan-
terra, y perdido en las demás naciones has-
do los intereses se:COmplicaron, las costum-
bres se pulieron, y puliéndose se adulte-
ta la revolucion francesa.
raron , las naciones se hicieron poderosas, y
La reunion pues del poder ejecutivo
el estado, para existir y crecer , necesitó
y judicial en las primitivas monarquias no
de combinaciones mas sabias. Los supre-
debe servir de regla en el estado presente
mos magistrados dejaron entonces de ser
de las naciones civilizadas , en las cuales
las leyes son muchas, los intereses muy com-
j ueces ; pero, 'hubo una diferencia muy no-
table entre los gobiernos absolutos y los
plicados, las tentaciones de prevaricar muy
libres. En los primeros se perdió el "dere-
fuertes y frecuentes, y los medios de ape-
cho de apelacion al pueblo , el monarca
lar al. pueblo entero absolutamente im-
dictó las leyes , los que las aplicaban en
practicables. Es necesario separar estos dos
su nombre estaban bajo su inmediata de-
poderes con un muro de diamante, como lo
ha hecho nuestra Constitucion.
, pendenci a , y' eran esclavos de su voluntad
Aun mas funesta seria la reunion del
particular.
No fue asi en los gobiernos libres. Ade-
poder legislativo y del judicial ; porque
mas del derecho de apelacion al pueblo,
mas relacion tienen entre sí la ley y su
se separó la autoridad judicial de -la ad-
aplicacion , que esta y la ejecucion. Si el
ministrativa, y se establecieron leyes para
gobierno juzgara , á lo menos no podria

sépararse del testo de la leyó se separa-
13.3
ria con riesgo suyo en un pueblo libre:
dencia del poder judicial : ¿se concederá
pero ¿ quién puede enfrenar al que puede
la facultad de oprimirlo á los particulares?
hacer la ley que ha de aplicar despues á
Ni vale decir que los jueces prevarican.:
casos particulares ? Buen cuidado tendría
que alargan los pley-tos y los procesos: que
de hacer tales leyes, que en la aplicacion
estas vendidos etc. Todas estas acusaciones
se apoderase de todo el poder del estado.
serian muy oportunas contra el que sostu-
Si las autoridades mas venerables esta-
viese la inviolabilidad de los tribunales ; mas
blecidas en la Constitucion no pueden ni
nosotros defendemos su independencia. Sean
deben tener entrada en el santuario de las
libres en votar : nadie influya en su voto:
leyes , con mucha mas razon se le negará
pero si este voto es contrario á la ley ; si
este peligroso derecho á ningun ciudadano. •
de intento se acortan ó alargan mas de lo
Nosotros suplicarnos á nuestros compa-
justo los trámites judiciales; si traydores á
triotas -que mediten esto con atencion , y
su deber sagrado lo venden por dinero , pla-
que consideren si es justo que los particu-
n
ceres ó proteccion ; si sacrifican sus inexo-
lares se entrometan á influir en los animos
rables obligaciones por ambicion ó por de-
de los jueces , á dictarles las decisiones que
bilidad , entonces no hay ciudadano que no
han de dar, á marcarles los trámites que han
tenga derecho para acusarlos ante los tri-
de seguir, ó ti perseguirlos por las senten-
bunales que ha fundado la ley constitucio-
cias que han firmado. Son muy pocos los
nal. Este, este es el verdadero camino de con_
ejemplos que hemos visto de esta profa-
solidar la Constitucion, poner en ejercicio los
naciun ; pero con uno solo hay bastante
poderes que ella ha creado para hacer efec -
para desterrar la justicia de todos los tri-
tiva la responsabilidad de las autoridades:
bunales; porque al fin los jueces son hom-
no invadir el dominio constitucional de las
bres y temen las violencias: y ¡ desgracia-
autoridades mismas.
a« del que va á ser juzgado por un tri-
llanos movido á examinar de propósito
bnnal que teme! Ni las Cortes ni el go-
la cuestion de la independencia del poder
bierno pueden atentar contra la indepen-
judicial, sa íntima relacion con las liberta-
des civiles de los ciudadanos; porque ¿qué

X34
r 35.
garantia le queda á las propiedades, á las
pecido la accion de la justicia, usando de
personas y á las vidas, donde se puede ad-
reales órdenes que han llegado hasta el nú-
quivir ó por medio del poder ó por medio
mero de cuatro, complicando con los pro-
de tumultos, vociferaciones y amenazas una
cedimientos públicos y judiciales los tor-
influencia perniciosa sobre los tribunales?
tuosos y secretos de lo que entonces se
Podemos citar un ejemplo bastante no-
maba via gubernativa, truncando y desfigu-
table de los daños que produce la inter-
rando los hechos, y oponiendose á la entrega
vencion del gobierno en. los negocios judi-
de documentos que hubieran ilustrado la con-
ciales, aun cuando pertenezcan no mas que
ciencia de los jueces. Mas al fin , esa era la
á lo civil , y solo se versen sobre intereses
fruta de la estacion , y no debemos estrariarla.
pecuniarios. Tal es el ruidoso espediente
Pero hemos visto con sentimiento pie
que se sigue en el dia en el tribunal espe-
en el dia en que se ha dejado á la ley tilda
cial de guerra y marina entre los escelen-
su accion libre y espedita , se haya presen-
tisimos serrares marqueses de Branciforte y
tado en este mismo negocio otra real orden,
el serrar don Juan José Marcó del Pont , in-
fecha en 24 de diciembre último , en que
tendente honorario de ejército. Los mime-
se declara, que el serrar Marcó no debe ser
ros son tenedores de letras de cambio firma-
inquietado por las letras que giró para satis-
das por el segundo y protestadas por aquellos
facerel alcance reconocido á fi ver del mar-
contra quienes segiraron. La decision de un
ques de prancYorte..., y que cuanto ha ejecu-
pleyto de esta naturaleza que depende de re-
tado en este particular judicial y estrajudi-
conocimientos muy obvios, es facil y sen-
cialmente , debe entenderse á nombre del go-
cilla. Y sin embargo , í cuánto tiempo y pa-
bierno. Hé aqui las operaciones gubernati-
pel se ha gastado y aun no • está decidido!
vas mezcladas con las judiciales : hé aqui
Y á quién se debe esta retardacion tan
al poder ejecutivo robándole al actor su de-
gravosa á las partes , tan ofensiva para la
mandado natural y substituyéndole Otro, y
justicia? A la intervencion del gobierno en
este otro es el gobierno, es la misma real
este negocio. Durante el gobierno de los
hacienda, á la cual en ningun tiempo, pe-
Seis arios la influencia ministeri41 ha entor-
ro mucho mas en el dia z nadie querrá tener
por parte contraría..

236'
137
¿Cómo puede ninguna tribunal desenten-
origen á la orden de depósito ; como lo
derse de una letra de cambio protestada?
ha hecho con otro efectos. Mas las letras
Si el sehor Marcó en virtud de la comision
fueron p, °testadas. : nadie las cobi ó ; y por
que tuvo de la Regencia de Cacha para re-
consiguiente el capital que representaban
tener y pasar al gobierno los bienes del di-
existe en poder del girador, y de este
funto marques, entregó. los que tenia en
debe reclamarlo el propietario. Luego el
su• poder, como ni hubo sentencia de con-
ministerio no tiene facultad para transmi-
fiscacion ni de secuestro contra dichos
tir la responsabilidad que gravita sobre
bienes, sino una mera medida gubernati-
el demandado , á la hacienda pública , de
va para que estuviesen en depósito, el se-
la cual tiene que dar cuentas a la nacion
ñor Marcó despues de pagar á su acreedor
por medio de las Cortes.
el importe de las letras, será el actor na-
La intervencion ministerial en este ne-
tural contra la real hacienda ; pero entre-
gocio produce dos grandes inconvenientes.
tanto ¿ qué juez será capaz de invalidar un
El primero: quitarle á los documentos pre-
documento que trae aparejada la ejecucion?
sentados en juicio su fuerza legal : aque-
quién firmó Lis letras de cambio? ¿el an-
lla fuerza irresistible que produciria su
tiguo apoderado del difunto marques , ó el
efecto natural y justo, separando la in-
gobierno?
fluencia del poder. El segundo: gravando
En vano se diria que aquellas letras
la hacienda pública con una responsabili-
representaban un capital del marques depo-
dad que no la pertenece, bajo el pretes-
sitado en poder del sefior Marcó, el cual
to de que cuanto hizo el señor Marcó fue á
capital por Orden de la Regencia pasó al
nombre del gobierno. Decimos bajo el pre-
gobierno. Esto se podria decir si la Re-
testo , porque es claro que Marcó entregó
gencia hubiera negociado las letras giradas
al marques las letras antes de irse á An-
por Marcó y recibido su importe : enton-
dalucía.ni recibir orden alguna del gobierno
ces la hacienda pública deberia satisfacer
legítimo: por consiguiente, no pudo ha-
á los herederos del marques, habiendo des-
cerse á nombre del gobierno la operacion de
aparecido las circunstancias que dieron
girar letias que él mismo sabia que serian

38
539
protestadas; pues que lo fueron por falta
no tiene la fuerza armada , el dinero, la
de fondos (1).
diplomacia, los empleos. Un tribunal (qúé
Nosotros no hacemos profesion de dis-
auxilio físico tiene para no ser oprimido?
famar á los gobernantes; pero sí la hace-
Ninguno, sino él respeto de los otros dos
Mos de notar los actos que nos parecen
poderes, y la venerado! ' pública funda-
contrarios , al espíritu y á la letra de la
da en la necesidad que todos tenernos de
Constitucion ; y no hay en toda ella un
una administracion independiente de la
artículo mas precioso para las libertades
justicia.
públicas que la division y la independen-
Nosotros no censurarémos que de las
cia de los poderes. Donde estos se reunan
secretarías del despacho se exhiban los ofi-
ó donde obren oprimidos , no hay liber-
cios, documentos y piezas justificativas que
. tad ni seguridad.' Pero el poder que ne-
puedan ilustrar la opinion de los jueces
cesita de mas garantias para su indepen-
en una causa particular ; pero hacer in-
dencia es el judicial, tanto porque discute
tervenir el nombre de) monarca que nun-
un inmenso' número de intereses particu-.
ca debe ser tomado en vano , en un pley-
lares , como porque no tiene en sí mismo
to entre partes, sujeto por consiguiente
medios ni recursos para hacerse respetar.
al arbitrio de los jueces , es contrario al
En efecto, el poder legislativo está ar-
decoro de la dignidad real tanto corno á
mado con la opinion pública : el gobicr-
la justicia. Bajo el gobierno absoluto usa-
ba de ese método la parte que._ tenia •
mas confianza en sus favorecedores que en
(x) El seíiur Marcó dice, que obró asi por obe-
decer á la Junta central , que le habia mandado re-
la razon de su causa. Si ha llegado la épo-
tener los bienes del marques en noviembre de x803;
ca en que la ley mande, deben cesar la
pero no se acuerda que él miSnio. ha declarado en
via gubernativa, las reales órdenes en ma-
-aro á la Regencia , que á la entrada de los fran-
terias judiciales , y solo debe existir el de-
ceses en Madrid el alcalde de casa y corte encarga-
recho de acusación pública de los jueces
do de aquel expediente le 'labia exonerado de orden
superior de toda responsabilidad acerca dé dichoz.
prevaricadores, ya ante la nacion, ya ante
caud ales.
los tribunales competente

14z
t 4o
1
star á cuantos le dirigian la palabra, absor-
viendo ya toda su atencion los dolores mas
Sobre los nuevos lzberalismos que se han exi-
agudos ó el peligro ele la .vida ; asi ha desa-
gido en el año de 20.
parecido ya ó va á desaparecer el recuer-
do de las antiguas tachas que reciprocamen-
te nos echabamos en cara unos á otros,
para designarnos como partidarios de una
Acabáramos de entendernos con mil
de dos épocas recientes , aunque muy se-
santos ; pues ya era una pesadez no saber á
ñaladas en la historia de la nacion : á saber
quien amar, á quien respetar , á quien te-
el año In y el año 20.
mer y á quien aborrecer. Gracias mil sean
Huyó de entre nosotros el insignifican-
tributadas á los que se han tomado la mo-
te recuerdo de los godoyistas y espinosis-
lestia ele señalar con caracteres y nombres
tas, y se olvidaron , se confundieron y
romanos la escala y medida fija é inalte-
obscurecieron entre los leales y afrancesa-
rable , por las que se ha de medir en ade-
dos. Dividieronsc los primeros en liberales
lante el verdadero patriotismo de la gene-
y serviles, y cuando triunfaron los últimos
racion actual. Acabóse ya para siempre
se volvieron á confundir por el pronto en-
aquella penosa guerrilla de partidos que tan-
tre mas ó menos decididos por la augusta
to ha perturbado los animas y las concien-
familia que daba los empleos y las insignias;
cias entre los pretendientes y distribuyen-
*mas no sin que se diferenciaran algun tan-
tes de empleos, y cuya nomenclatura em-
to los serviles aliberalados de los liberale.s
pezaba ya á ser fastidiosa y dificil de rete-
con tintura servil. Unos y otros aspiraban
ner. No de otra suerte que cuando á algun
á obtener ó á conservar sueldos ; pero los
individuo quejumbroso le acomete una en-
unos recibian la enhorabuena con semblan-
fermaded ó accidente grave, como por ejem-
te alegre , y los otros alargando la cara á
plo, un tabardillo pintado ó la fractura de
guisa de forzados; siendo esta la zínica di-
una pierna, desaparecen las ligeras inco-
ferencia real y efectiva que hubo entre unos
modidades del callo, del romadizo ó de la
y otros durante seis años. Entre estas y las
cargazon de cabeza con que solia importu-

I42
143
otras amaneció el año veinte, y con él los
nes , empleos de hacienda, y todo cuanto
sustos y las esperanzas respectivas ; no por
valia ó pocha valer dinero fue inmediata-
servicios ni por crímenes verdaderos, por-
mente arrebatado al sun del liberalismo y
que tanto de aquellos como de . estos la ma-
de las ciertas ó soladas persecuciones an-
yor parte era purisima conversacion, sino
teriores. La fortuna fue que ya se habian
. por la mayor ó menor destreza con que ca_
abolido en Cadiz la Inquisicion y otros con-
da uno 'labia sabido guardar la máscara
sejos y tri bucales inútiles ; porque si no
conveniente.
vive Dios que se habia de haber encasqueta-
Aquellos primeros ajas, es decir, en los
do el bonete inquisitorial el identificado
dos últimos tercios del mes de marzo, nadie
mas eminente que se hubiera distinguido
se acordó de ostra cosa que de.haber recobra-
por la carrera teológica.
do la Constitucion, y por consecuencia du-
Digase lo que se quiera, siempre fue
rante aquel corto tiempo apenas se toma-
una gran falta de prevision no haber con-
ron en boca las personas, y solo se pensó en
servado los honores y el estipendio de
las instituciones. ¿Pero de qué diablos sir-
aquellos sabrosos destinos, aun cuando se
ven las instituciones para el que no encuen-
aboliese enhorabuena la parte odiosa de su
tra empleos en ellas ? Eso es lo mismo que
desempeño, que era la persecucion ; pero
pasar por una fonda de donde sale tin olor
sin duda quisieron algunos conservar la
suavisimo de guisados cuando uno no lle-
persecucion , ya que se habian abolido los
va un maravedí en el bolsillo. Sin él vi-
empleos. Claro es pues que habiendo tan-
nieron centenares de vampiros á arrojarse
tos menos que repartir, no era p; cadente
sobre la presa de los empleos y con los
conceder la concurrencia á nadie, de cual-
codos sacados para impedir que se acercara
quiera categoría que fuese; porque cada
ningun otro. Ministerios, tribunales , man-
transaccion era una pérdida efectiva, y á
dos políticos, secretarías , grados militares,
todo el mundo le gusta ser solo.
prebendas eclesiasticas, beneficios simples
Quedaronse. por consiguiente con la bo,
constitucionales (que tambien hay muchos
ca abierta muchos que
al
, se habian prometi-
por mas que digan) , embajadas , comisio-
do adelantar algo en la nueva carrera , y ha-

x45.
144
1
jaron de sus antiguos puestas muchos een_
termedios, que la que hay de el talento á
tena-es que no se creian en estado de vol-
la estupidez, desde la virtud al vicio , y
verla á . principiar. Pero todo esto dicen que
desde la gloria á la infamia.
se necesitaba para plantificar el sistema ; y
Lo que no aparece allí del todo claro
siendo cierto, como Sin duda lo es, han
s.
es aquel punto á que han debido subir los
hecho muy mal en desazonarse ni los apea-
dozavos para no incurrir en la indignacion
dos ni los no provistos , porque estas -y
de los veintavos. Puntillo es este que ha da-
otras cosas han de ir por épocas, ó como
do en qué pensar á mas de cuatro de los
se dice vulgarmente por riola das.. Parece ser
que no se han dedicado por oficio á saber
que ya ha llegado la de que los señores li-
cual es el verdadero grado de liberalismo
berales é identificados del año doce sean
que ahora se requiere. ¿ Será el de desear
apellidados ser viles , y tan serviles como
ser regido por una Constitucion que ase-
Ostolaza , por los señores identificados del
gure las libertades del pueblo P Pero esto
año veinte, segun los califica uno de sus
ya lo hicieron los del año doce. ¿ Será el de
mas respetables órganos que es elh-tdepen-
reconocer un rey constitucional con las
diente en su rrámero 31. Verdad es que no
atribuciones y facultades necesarias para
dejan de estar dis inmladas las calificacio-
hacer el bien de sus súliclitos , y con las
nes bajo los alegóricos nombres de Fabio,
restricciones convenientes para que no pue-
Curdo , Calcas , 'Tulio y Cayo ; pero como
da ocasionarles ningun mal? Esto ya lo hi-
la malicia suele penetrarlo todo , han ido
cieron los del año doce. ¿ Será el de decla-
sustituyendose nombres españoles, y cua-
rar solemnemente que esta augusta digni-
dren ó no Cuadren , se han aplicado á gen.
dad reside en la persona del señor don Fer-
tes del año 12. Cinco son los - ejemplos que
nando VII de llorbon , y á falta suya en sus
cita el Independiente; mas no es facil dis-
legítimos sucesores? Pero esto ya lo hicie-
tinguir en qué está la mayor injuria, si en
ron los del año doce. ¿Será que los tres po-
citarlos ó en citarlos juntos ; porque a:
deres que constituyen la esencia del régimen
nuestro entender pudiera hallarse no me-
constitucional sean recíprocamente libres é
nor distancia entre primeros , últimos é in-
independientes, de modo que el uno no
TOMO XIV.
70

146
147
tiranice al otro , ni se entrometa á ser su
vocar funestas reacciones contra los inte-
pedagogo ó su fiscal importuno, y ridicu-
reses de la madre patria? Pero los ensa-
lamente severo ? Pero esto ya lo hicieron
yos intentados hasta ahora no han he-
los del año doce.
cho subir, sino bajar mucho de punto, las
No deberá ser ninguna de estas cosas
riquezas de la nacion, y acaso tatnbien la
las que constituyan el verdadero punto de
causa de la libertad. ¿ Se querrá que un es-
liberalismo á que se les quiere conducir
critorzuelo, armado con sus derechos im-
en estos últimos arios; y por lo mismo se
preseriptibles de ciudadano, sea un perpé-
nos hace cada vez mas dificil tocar en él
tuo detractor de todas las autoridades cons-
con exactitud, y aun aproximarnos mucho.
tituidas, ultrajandolas y
y vilipendiandolas,
No siéndonos posible detenernos en nin-
no solo por sus actos públicos, sino tam-
guna de las preguntas anteriores, porque
bien por sus defectos privados? Pero esto
su respuesta está irrevocablemente consig-
ya nos ha dicho un latino de los del año
nada en la misma Constitucion , hemos pro-
doce, que lo hacia por moralidad, y por
curado buscar este punto en algunos de los
un exaltado liberalismo; como que le valió
hechos, que aunque no puedan llamarse fi in•
el actual sueldo que goza , en honra y glo-
damentales, no por eso carecen (le impor-
ria de los apaleados r apaleadores; y asi
tancia ni de trascendencia. ¿Se creerá aca-
no es invencion tan moderna como se cree.
so necesario para ser liberal del año 20
¿Se exigirá acaso por prueba insultar des-
proscribir clases enteras de ciudadanos,
de las galerías, ó por medro de los pape-
solo porque en estos tí los otros artículos
les públicos, á los señores diputados, cuan-
tengan un modo de pensar diferente del
do sus opiniones contradicen los deseos de
de unos cuantos ? Pero esto ya lo prac-
ciertas y ciertas personas? Pero esto no so-
ticaron algunos del año doce, y vieron
lo se hacia ya antes, sino que V; contaba
cine las resultas no correspondian al ob-
con ello, como con una espresion de la opi-
jeto de su plan. ¿Se querrá que las am-
Mon y voluntad pública. ¿Se quieren mo-
nistias no sean mas que un medio inge-
tines, asonadas, martillos é insurreciones
nioso para eternizar las venganzas, y pro-
de los geles de las provincias para que de-
.

=48
149
je de ser ministro fulanito y ocupe su silla
s e le designara con un nombre sonoro y
zutanito , y para introducir la inquietud y
significativo, que constase de cuatro ó cin-
la discordia entre los poderes del estado?
co sílabas y no acabara en al ni en i ; por
Esto ciertamenteJni lo quieren ni lo eje-
que no faltarian etimologistas que llegasen
cutan los del año doce, ni tampoco son ca-
á confundir estos (los sonidos, los cuales
paces de aprobarlo los noventa y nueve cen-
hasta ahora han sido tan diferentes.
tésimos de esos que se llaman del año vein-
Por último, el resultado que hemos po-
te. Los que desean y promueven semejan-
dido sacar de este y de otros varios ar-
tes cosas no pertenecen á ningun año ni á
tículos que nos han ido regalando diferen-
ningun siglo, sino que son el objeto de la
tes periódicos, es que S. M constitucional
vergüenza y la execracion de todos.
es servil con toda su casa y familia ; los
En otra cosa pues debe Consistir esa
secretarios del despacho pasados, presen-
subida de punto de que nos habla el Inde-
tes y futuros , serviles; servil el consejo
pendiente; y á la verdad que ya se nos va
de estado y sus dependencias; la inmensa
agotando el discurso sin poder dar en el
mayoria del congreso, servil, pero con par-
hito .de la dificultad. Tamhien quiere la
ticularidad sus respectivas comisiones; ser-
desgracia que cuando pudieramos haber
viles todos los jueces desde el tribunal su-
tomado norte en el Diario gaditano , que sin
premo de justicia hasta los alcaldes cons-
duda estaria en los pormenores, recibirnos
titucionales; servil todo el clero secular,
la triste nueva del fallecimiento de su edi-
y regular, menos algun frayle seculariza-
tor; y no sabemos que haya legado el se-
do ; serviles todos los ayuntamientos, me-
creto á los albaceas testamentarios; de mo-
nos los que han representado para la apea-
do,•que ignoramos á quien debemos diri-
dura de todos los ministros que se arre-
girnos. Seria pues muy conveniente que
glasen á Constitucion y exigiesen la de-
ya que él liberalismo constitucional ha de-
bida obediencia á las órdenes del Rey; ser-
jado de ser de moda, se nos dijese con
viles algunos regimientos del ejército per-
claridad, cual es el que se quiere que ten-
manente, y todos ó casi todos los de mili-
gamos; pero que al mismo tiempo tambien
cias provinciales y locales; servilisimos to-
1

1 5o
r5r
dos los gefes políticos que se han querido
cual estariamos ya todos en el día hechos
mezclar en sostener el orden , impidiendo
unos señores; servilisimos los manchegos,
á los ciudadanos el imprescriptible dei echo
porque todavia no se han atrevido á sacu-
de atropellar las leyes; serviles los vizcai-
dir el yugo de la influencia clerica l.; mas
nos , porque fueron privilegiados en: su
serviles los murcianos, porque no se hart
tiempo, y es regular que echen de menos
avenido bien para sostener las órdenes de
sus privilegios ;serviles los asturianos , por-
Piquero con preferencia á las del Rey y
que una de sus salidas mas frecuentes es
las Cortes; los valencianos infinito , porque
la de venir á ser lacayos en Madrid , sin
toleran que el capitan general mande en
hacerse cargo de que la dignidad del hom-
la parte militar y el gefe superior en la
bre se aviene muy mal con ir en la tra-
politica, cuando debieran Mandar en una y
sera de un coche; serviles los montañeses,
otra los cantores y aficionados al trágala;
porque su flaco es la nobleza ; serviles los
serviles los catalanes, porque se han deja-
gallegos, porque han obedecido á Latre
do diezmar de una fiebre amarilla , cuan-
cuando habia unos cua ntos. por acá deseo-
do debió ser una fiebre colorada ; y por
sos de que se negase la obediencia á toda
último serviles los navarros y aragone-
autoridad legítima ; serviles los castella-
ses, aquellos porque no se dejan acuchillar
nos, porque Merino anduvo por aquellas
é insultar por todo el que lleve casaca de
tierras y no le entregaron vivo,ni muerto,
dos colores , y estos por haber reconocido
cuando.eso no consistia mas que en que-
á Moreda contra la voluntad espresa y de-
rer ; serviles los estremelíos , porque des-
clarada del cómico Prieto.
pues de no evitar la desgracia, de Arco-
En vista pues de que todos estos y
Agüero, han permitido que se ponga pre-
muchos, mas que seria prolijo nombrar,
so á Conti; serviles los andaluces , porque
son serviles declarados , y que tampoco les
no han querido armarse para defender á
han valido á los del año doce sus presidios
unos identificados he ro y can-lente rebeldes,
y padecimientos para que no les coloquen
y tambien porque no han sabido dar aque-
en esta fatal categoria, esperemos tranqui-
lla célebre patada al puente Stiazo, con lo
lamente á que se forme el censo de los

52
153
liberales sin 'tacha, para apresurarnos á co-
piarle con comentarios y con notas en un •
TEATROS.
papel de cigarro.
La posadera feliz, ó. el enemigo de las nut-
geres : comedia de Carlos Goldoni.
Se ha representado muchas veces en el
teatro , señaladamente en el español, el ca-
racter de una dama desdeñosa, que 6 por
orgullo ó por reílexion aborrece el amor y
los amantes, y acaba por rendirse á esta
pasion universal. El desden con el desden,
La muger contra el consejo , Los desprecios

en quien ama, y otras muchas piezas de
nuestro antiguo teatro, tienen por objeto
esta máxima moral, que no es tan frívola
como parece á primera vista. Es imposible
triunfar del amor.
Decimos que no es frí-
vola, porque generalizada y aplicada á
objetos mas importantes que las niñerias
juveniles, se refunde en esta otra de Ho-
rado:
«Naturam expellas furcá, timen usque re-
curret.»
En efecto, no .hay empresa mas desati-
nada que destruir los afectos naturales del

1 54
155
hombre: el moralista y el legislador pue-
facil, y la pieza tiene la moral convenien-
den modificarlos y dirigirlos hasta cierto
te al asunto, escepto en lo tocante al po-
punto ; pero aniquilarlos , eso no. Semejan-
bre Fabricio, marido futuro de Liseta, cu-
tes al ayre oprimido, hacen una esplos ion
yo lugar no querría ocupar ninguno de los
tanto mas terrible, cuanto mayor era la
espectadores.
fuerza compresora.
El marques de Forlipon, aunque es una
Corno en el bello sexo el amor, ade-
caricatura , no deja de representar con bas-
mas de sus cualidades generales, está ín-
tante felicidad á los caballeros de industria
timamente enlazado con el deseo de sub-
bajos, cobardes, alabanciosos , ruines, pe-
yugar, tan natural á la debilidad y á la
tardistas y majaderos. Este papel asegura-
hermosura , no es estrado que nuestros
rá siempre el buen éxito de la pieza; por-
poetas cómicos se_ hayan valido de la va_
que los espectadores se parecen mucho á
nidad y de los celos, corno de agentes po-
lasniugeres , (le las cuales ha dicho Casti con
derosos para triunfar del desden femenil.
suma verdad:
Pero Goldoni se propuso describir el
• « La donna fai rider; la donna e tua.»
triunfo de la gracia y del artificio sobre
El triunfo del .dvc María: comedia de un
un pecho tiesa morado por reflexion , varo-
ingenio de esta corte. -
nil, y por consiguiente no facihnente ac-
cesible á las sugestiones del amor propio.
Esta comedia pertenece á un género
Así nos presenta el artificio de una mu-
particular de drama, indígeno de España,
ges, que sin mas armas que la hermo-
y conocido en el idioma de entre basti-
sura y la discreción. , ataca á un hombre
dores con el nombre de comedia de moros
y lo vence, á pesar de que el semi-filó-
y cristianos. Llamabanse asi, porque aten-
sofo pelea en su terreno y está bien pre-
dida la impropiedad de los trages que ha
parado para la lid. Las diferentes circuns-
durado en nuestros teatros casi hasta
tancias y lances del combate estan pinta-
nuestros dial , las piezas de esta espe-
dos con mucha gracia y propiedad ; el
cie eran las únicas en que se distin-
diálogo es vivo y natural, la elocucion
guian las naciones por su vestido pro-

156
157
pio. Este género tiene y debe tener pa-
durante las fiestas , para lograr las hazañas
ra los esparioles un interes' nacional; por-
que hablan prometido á la reyna ; el atre-
que en él se representan , ya las victorias
vimiento del moro T arfe , que fijó una
conseguidas por nuestros antepasados con-
cinta de su dama en la tienda de la reyna
tra los moros en ocho siglos de perpétua
Isabel, sus amores con . Celima , los de es-
lid , ya la suerte de los cautivos cris-
ta con el conde de Cabra, y la honradez
tianos én poder de aquellos infieles, los
caballeresca de este héroe en todos los lan-
planes atrevidos que formaban para su eva-
ces que se le ofrecen, son todas pinturas
sion , su arrojo y valentia al ejecutarlos,
de costumbres ; y agradarian mucho mas,
sus amoríos con las damas berberiscas ; en
si la comedia tuviera accion , lenguage y
fin, se ha consignado en nuestras comedias
versos ; mas carece de todo esto, y no ga-
hasta la vida de los que han apostatado de
sa de ser un drama frío é insípido con
nuestra fe yeeífidose ..:el turbante, por no su-
buenos elementos.
frir los infortunios del cautiverio : y las co-
Aunque su autor se disfraza con el nom-
medias, cuya acciones de esta especie, se lla-
bre de un ingenio de esta corte, no es del
man comedias de Renegados. Lajianza satis-
rey Felipe IV ; ni de ningun poeta de su.
fecha del célebre Lope pertenece á esta
siglo. Su elocucion desmayada y sin gra-
clase. Desde Cervantes hasta Cienfuegos
cia está diciendo que es posterior á los
casi no ha habido escritor dramático,
tiempos de Caiiizares , y pertenece á la
que no haya introducido moros en sus
época triste en que M' orbe escribia la En-
comedias.
cantada Mel!sendra.
Tl triunfo del Ave Maria , ademas de
la hazaña del doncel Garcila'so , consig-
nada en las tradiciones y romances de
aquel tiempo, pinta bastante bien la ga
lantería árabe-española del siglo de Fer-
nando el católico. La entrada del conde- de
Cabra , Pulgar y Bohorques en Granada

168
559
cio. El primero que enseñó á las mugeres
ANUNCIOS.
á desempeñar el importante oficio de la
maternidad , reformando sus preocupacio-
nes, merecerá el respeto y la eonsideracion
de los demas hombres. Rousseau no podria
Emilio cf la educacion : por J. J. Rous-
conformarse con las ideas de ninguno , si-
seau, traducido por 3. Marchena. Se ven-
no seguir las suyas propias; y asi en él to-
de en la libreria de Razola, calle de Pre-
do es original , hasta los errores : á lo
ciados, y en las de.Sanz , calle de Carretas
menos tiene la gran ventaja de que no se
y de la Gorguera.
empeña en defenderlos. Nosotros no edu-
Inutil seria
cariamos nuestros hijos, como él á Emilio;
y aun prolijo ponerse de
intento
pero ciertamente aquel que estudie bien
á hacer la crítica del Emilio de
Rousseau, porque habiendo de estractar
esta obra, encontrará en ella reglas para
á
educar con acierto á los suyos, de modo que
lo menos gran parte de lo que se ha es-
crito en pro y en contra de esta obra ver-
lleguen á ser ascelentes ciudadanos y hom-
daderamente original , repetiriamos
bres de probidad.
Jo que
otros han dicho ya, y nos veriarnos preci-
No hallamos, ni con. mucho mas, en
sados á pasar los límites de nuestro pe-
esta traduccion el valor que quiso darla
riódico. Sentarémos pues lo mismo que dejó
el señor Marchena ; pero sabemos, que de-
seoso de hacerla bien , tuvo la poco co-
dicho el autor, y es: »que aun cuando fue-
mun docilidad de sujetarla á la correccion
sen erróneas algunas de sus ideas, siempre
de varios sabios españoles, los cuales le
baria un grande servicio á la humanidad,
ayudaron á que correspondiese en lo posi-
dando motivo á que otros las— formen y
ble al mérito del original. Puede leerse con
las publiquen mas acertadas.'
aprovechamiento por los que no posean
El que se atreva á censurar el Enilho
la lengua francesa.
de Rousseau, menester es que escriba otra
obra mas perfecta: de lo contrario habrá
de pasar la plaza de presuntuoso ó de ne-

16o
.dforismos políticos escritos en una de
EL CENSOR,
las lenguas del norte de la Europa por
un filósofo, y traducidos al español por
PERIÓDICO POLITICO Y LITERARIO.
D. JUAN ANTONIO LLORENTE : se hallarán en
esta corte en la libreria de los señores viu-
da de Alonso y Antoran , enfrente de las
N.° Sr.
gradas de san Felipe.
S A 13 ADO 16 DE FEBRERO DE 1 8 2 2.
Cwtas de Mr. Juan Bautista SAY
ECONOMIA PUBLICA.
Mr. MALTHDS sobre varios puntos de eco-
nomia política. Se venden en las librerias de
Balanza del comercio.
Sojo, calle de las Carretas, de Paz y viu-
da de Alonso y Antoran , enfrente de las
NI gradas de san Felipe, á lo. rs.
Habiendo hablado tan largamente en
los m'uneros anteriores sobre el sistema
prohibitivo , quedarla sin embargo incom-
pleto el tratado, si no dijesernos algo acer-
ca de la gran cuestion de la llamada Balan-
za del comercio. Ya el mismo opúsculo que
impugna bamos nos suministró ocasion pa-
ra tocar este punto ; pero como pide una
discusion particular y algo prolija que nos
hubiera distraido y alejado. del asunto
principal, le reservamos para un artículo
separado.
Todas las.naciones, por muy poco mer.
TOMO" xxv,
1 I

162
163
cantiles que sean , han vuelto su atencion
valen ciento, las que dé no valdrán Segu-
alguna vez hacia este negocio nada indife-
ramente, segun la estimacion en que se
rente como se verá : y todos los economis-
convienen ambas partes , ni un solo ma-
tas han algo en la materia desde
ravedí mas. Esto es evidente , es un he-
que la riqueza pública ha sido objeto de
cho materiiiP innegable que estamos vien-
estudio y meditacion ; pero la cuetion es-
. do y palpando á cada instante en toda com-
tá envuelta todavía entre tinieblas , porque
pra y venta. Sanas el comprador paga al
los autores no han sabido ó no han que-
vendedor .mas precio que aquel en que se
rido fijarla con preeision. Los- gobiernos
- han convenido, ni el comprador recibe mas
por instinto y los primeros escritores por
de lo que supuesto el convenid vale la co-
razones muy poderosas que ellos columbra-
sa que entrega : luego es imposible que
ban , pero no acertaron á esplicar con to-
los comerciantes de una nacion que son
da la claridad necesaria , habian dado por
otros tantos compradores particulares , cu-
supuesto que el comercio de una nacion
ya suma forma lo que se llama 'su comercio,
con otra puede ser mas ventajoso á la pri-
den á los comerciantes de la otra , que son
mera que á la segunda , ó al revés ; pero los
sus respectivos vendedores , ni un óbolo
-últimos y mas: célebres economistas , exami-
mas de valor que el que por su propio jui-
nando el punto muy filosóficamente al pa-
cio tienen las mercaneias que compran:
recer, han concluido que •no hay ni pue-
luego si la nacion A recibe de todas las
de haber tal balanza de comercio que se
„otras ciertos objetos que á juicio de ambas
incline mas á un lado que á otro; y
partes valen cien millones de pesos, dará
en efecto 'presentando la cuestion como
en pago otras mercancias que valgan a jui-
ellos la presentan , lo demuestran matemá-
cio tainhien de ambas partes otros cien
ticamente. Dicen , y dicen bien, el comer-
millones de pesos y nada mas; porque d á
cio de una nacion con todas las restantes
qué asunto, por qué, ni cómo, ha de dar
no es otra cosa que el cambio de unas mer-
á los estrangeros por su linda cara un so-
cancias por otras á valores iguales, con tan
lo maravedí mas? Luego la balanza del co-
vigorosa exactitud, que si las que recibe
mercio está siempre igual entre una deter-

minada nacion y cualquiera otra que se
165
señale, y lo está igualmente entre ella so-
truirtos y aun desecarlos al cabo de cier-
la y la suma de todas las otras con las cua-
to número de años ? Y si asi sucediese,
les comercie. ,Y no solo está siempre igual,
no se pedria decir que •el comercio que
sino que no puede menos de estarlo ; por-
hacia con las otras naciones le era desven-
que es imposible que jamas cié mas de lo
tajoso, aun cuando por supuesto el valor
que recibe , ni reciba mas de lo que da.
de ' los objetos que diese fuera abstracta y
Esta, dicen, es una demostracion. Y tan-
materialmente el mismo que el de los que
`1O como lo es : es una verdad de Pero-
recibia ? llé aqui la verdadera cuestion:
grullo. Pero no es esta la cuestion : la ver-
procuremos resolverla de buena fe.
dadera es la siguiente. Cuando una nacion
Para esto es menester recordar una co-
recibe de las otras valor de cien millones
sa que todos saben ; pero que no todos los
en cbjetos que no sean metales preciosos;
escritores tienen ó quieren tener presente
y ella los paga parte en estos metales y par-
cuando tratan estas materias, y es que los
te en otros objetos que no lo sean ; esta
metales precio sos no son indígenas sino de
salida contínua y constante de una mer-
los paises en que hay minas, que no es-
cancia que es el vehículo de los cambios,
tá en nuestra mano reproducirlos , que la
<S el signo representativo de todas las otras
naturaleza sola es quien los forma sin la
(llamesela como se quiera) , ¿será favora-
ayuda é intervencion del hombre, y que
ble ó adversa á. los progresos de su indus-
tarda muchos siglos en elaborarlos en las
tria , de su agricultura y de su comercio
entrañas de la tierra. Esta observacion es
interior? En otros términos. Enviar todos
necesaria al resolver la cuestion propues-
los años fuera de un pais una cantidad con-
ta para distinguir entre naciones que tie-
siderable de los metales preciosos que tie-
nen minas de oro y plata , y las que no las
ne sin recibirlos por otro conducto , ¿se-
tienen. Respecto de las primeras , si las mi-
rá un medio eficaz de aumentar los tres
nas se benefician, y si un año con otro
manantiales de su riqueza? O al contrario,
dan de si una cantidad de metales igual á
¿no será este el camino seguro de obs-
lo menos á la que se estrae por el co-
mercio', ya labrada ya reducida á dinero,

991
Z9
ou
l
eiepi lu odo asolgra

olupna
oisaadus ¡a tia ella caed upaellnsaa
,
9au
0 ‘
sa erarolp
l
oniatanoadloiHa a
r

-o3daa
sowsitu sor
j
ralo raed aub saluaTuoAuoon
Á eioaja.,9e umaanp.
l
.¿Inpu uoponpoad el y
ou aub
l
auurad Tia •seuload seuuu 4ua
. m
-sap e!aasnu ezanod ap olund ánb y?
a el
j
ap eun uos nield in Á (no
t
-o.id se
gand aval:famas e!adaii ou uoprigod
i o
-
a sns ap run 'opus ns ap sauopoup
g
-as
otu vi e ¿C atoadsa ua somono sope omonp
-
-nuera nuaube 11.1Ánalso as aubune Á Isego
) epau
l
ian a
l
ap pauzp á epotuoau! uo
StICJ1
-
000d pep
SCUI
as aluoulenue anb souam 9
sowypinosaid ¿o.no i ae.lni un ap ael.rod
iraap aod 'et.ra
b
se o
!
aldulats epanb '
i n
ap
i
r2.1 sapernpotuoaul se
i g
anb s
salce anb
.
ua oaad 1 tngell

-unas
urja
r
l
sope/m(1 uasepanb !s sonp!A!put so
owsun oi sa ou ep

tuodns
g
ua anb opu
ap soysua/n soi sopol ap
OJO
-no y eleid Á
run °flap opeunuaalap oue
/
pepilnea
) j O
-nut anb Á ‘sopenngeg uuyelsa osn 6£
anb imatu
il
sotuárecue
'y
anb opnaniódus
uapand ou sosco soga
JGS
sopezeidtuaaJ
UO3
sopor ri rs risa ap
SOUC SÓI
can
natui

Q
'
nan inn.gt
l
efe
SOI Jod
soaso uoa somaaq
cal! sonionni pepuxqa aoÁrtu mard anb
!
•saprlaul
od anb opualuodns Á 52:2-
ou oloaatuoo ia
osen ja socue.lÁe.nuoD
9
-echa ensanu
eunluni acpaaa
11,110
andan-10a U aub
-IS
aluelsmo sa 'en
tia
raatn)2
i
rlsrq anbune
o ap solafcio
l
uarnAo sa awadsa ca
l
anb a
as ou u.iage
'
et
g
e
lod legoJduloa oplpod
ap ogro ir
nata
peppuea el sone
r
roas y
'eariatuir.re aluatuesolou uolaedatunua eun
anb nactnti ou aub 'non sa !oJao 9 pnb9!
-
-etu peppuea nun avuannenue agiaaa anb
yo oprp
i n
l
e L
UOTaüll
.
e/aut
i
-aad ounlum
ap aoÁ
;
,
orna
s
gesogeía ou
i
set.taien! ap ‘sa
so , oasj •osop
!
gelauu
l
V •o
I
sol uam n.10L
anb soiaejalae ap Á seaatupd
l
-and anb e
nsaa visa ap anb sale:u
i
uwev
u
ameramos
enfh ua ap
i
ns 9 epranpai saTa;-4dsa• sa
-atunua Fun! sa anb soutgo tan uos sird
oadoana opoi!,ual

ns egemes robe elsell
au so' opuo!s •sopea
t
soso!oaad sale:
-.19111 CI
olsa., pa ecieled 9 nivana
S01111J UO9
ap
somuico sol ap ()ploman platica
Ojos ou '
sns
1100 Á / S1T10103
i
sosolaaad samatu so
salsa Oi ua
!
uámb? 'ioisann Oj ua °tus 'ao
a ap anb
il
sopor equaes se
l
•soue so
°unid pub visen Je-plomo apand
,
as
-.103119
d ja 9 ceappuiv
01) SIC
''ctrpaad as setruu S1
can ua ooljp.n ¡o tniaoad
11013V11
aub ua

i68
169
y es tiempo' que entre en cuentas consigo
de verificarse , no quedará en mi seno una
misma, y haga este cálculo. Yo recibo de
sola onza de oro ó de plata. Esta diminu-
las otras naciones . una gran parte de la
cion anual de los metales ricos será al
lenceria que consumo , la quincalleria y
principio y por bastante tiempo casi
joycria casi toda , muchos paños y sedas,
perceptible; pero poco á poco se irá sin-
una multitud innumerable de bagatelas cos-
tiendo, y llegará una época en que la fal-
tosas, los géneros coloniales todos , á es-
ta sea tan notable que el tráfico interior,
ccpciun de un poco de azocar, las drogas
la industria y la agricultura se resientan
medicinales, algunas materias primeras, y
notablemente , la poblacion se disminuya
otros varios objetos que sería prolijo enu-
y á la despoblacion se siga la mas espan-
merar: en cambio doy varios frutos, co-
tosa miseria y la mas Completa nulidad
mo vinos y aceytes, lanas, barrilla y al-
política. Es pues necesario que desde, aho-
guna otra cosa; y no equivaliendo su va-
ra empiece yo á tomar prudentes precau-
lor al de las cosas que compro, tengo que
ciones para impedir que los metales pre-
pagar el resto en metales preciosos: an-
ciosos acunados ó no acunados salgan ,de
tes los sacaba de mis minas de América,
mi seno en tanta cantidad anual corno an-
eran una de mis cosechas ; pero de aqui
tes salian. ¿Y cuáles serán estas precau-
adelante aun cuando haya en mi suelo
ciones ? Una muy sencilla : no recibir de
peninsular algunas otras, minas , su pro-
los estrangeros tantos objetos manufactu-
ducto no puede igualar ni con mucho
rados como recibia antes. Y qué medio
al de las riquisimas que he perdido. Ten-
para que no entren á lo menos en tanta
dré pues que ir dando anualmente una
abundancia ? Prohibir su introduccion , y
parte del 'oro y plata que hay poseo;
fomentar por• todos íos medios posibles su
y suponiendo que aquella no sea sino
elaboración en el pais. De este modo no
la milésima parte del todo, es claro que al
recibiendo sino frutos y materias primeras,
cabo de mil anos, si por otra parte no
acaso podré saldar mi cuenta con solas mis
recibo alguna porcion de aquellos metales,
producciones no elaborables y con los ar-
cosa que en la suposicion hecha no pue-
tefactos' que perfeccionados cada dia mas

170
171
por esta misma necesidad, podrán dentro
cia no se tomaron; y atengamonos al he-
de algun tiemp • sostener en los mercados
cho. En virtud de esta obligacion, noso-
comunes la concurrencia con los de otros,
tros Ilevabarnos á América no solo nues-
paises. Y hé aqui otra razon decisiva pa-
tros caldos sino ademas en general (no to-
ra nosotros de adoptar el sistema prohi-
mando en cuenta el poco de contrabando
bitivo. No hay que engañarnos : la Amé-
que hacian directamente los estrangeros)
rica se perdió, y esta pérdida nos obliga
todos los tejidos de lino , alg,odon, seda
á variar el sistema seguido mientras oramos
,y lana y una gran variedad de otros obje-
dueños de aquellas riquisimas posesiones y
tos ; pero como por razones que ahora
iiciamos con ellas un comercio esclusivo.
no es del caso dar, nuestras fábricas pe-
Este es punto interesante que pide algu-
ninsulares no podían abastecer 'con) pletanien-.
na esplicacion.
te tan inmenso mercado, fue preciso que to-
Cuál ha'sido nuectra situacion comer-
masemos una parte de los estrangeros; de suer-
cial desde que nos establecimos en Amé-
te que nuestros cargamentos para América
rica y empezamos á traer á Europa los pre-
constaban : 1.° de nuestros frutos que allá no
ciosos frutos de aquel pais , hasta este tris-
Labia: 2.° de frutos estrangeros : 3.° de arte-
te dia en que ya debemos decir, aun-
factos nuestros ;y 4.° de artefactos estraños.
que con voz dolorosa :'.perdimos las. Amó.
En cambio recibiamos de América : t.° los
ricas (tal vez sucederá lo mismo con las Fi-
preciosos frutos de aquel clima , como la
lipinas), y estamos reducidos á la penínsu-
grana , el mili , el azucar , el cacao, la qui-
la ? La sipriente. Habiendonos reservarlo
.
o
na , la jalapa , las maderas finas , el palo
el comercio directo con las inmensas po-
cl e tinte , y otros objetos no metálicos ; y
sesiones que t cababamos de . adquirir, nos
2.° los metales preciosos. Traidos á Espa-
constituimos en la obligacion de surtirlas
ña estos ricos cargamentos pagabamos con
de cuanto necesitasen. Prescindamos aho-
ellos no solo cuanto tomabarnos de los es-
ra de si debió adoptarse este sistema de
trangeros para abastecer nuestros mercados
monopolio; y aun adoptado, si debieron to-
coloniales, sino parte de lo que necesita-
marse otras providencias que por desgra-
bamos . para el consumo de la península

173
1,2
lo mismo que su industria está mas ade...
misma ; porque con la parte de frutos pe-
lantada que la nuestra en todos sentidos.
ninsulares que.sacabau directamente de ella
3.° que ya no podremos llevarles artefac
los cstrangcros , no podiamos saldar entera-
tos estraugeros sino cargandolos directa-
mente la cuenta ; y en cuanto á manufac-
mente en los puertos mismos de las na-
turas dicho se está que ninguna podria-
ciones que los fabrican ; porque si hubie-
mos darles no teniendo las suficientes pa-
sen de venir primero á Espaiia saldrian con
ra el consumo de la poblacion europea,
este rodeo mucho mas caros que los que
y mucho menos pava el de la americana.
los estrangeros lleven directamente y 4.°
Se perdieron las colonias , ¿ qué sucederá?
que en consecuencia será muy escasa la can-
¿cuáles serán los resultados infalibles? Los
tidad de frutos coloniales que traygamos en
S'
siguientes : siendo libres los america-
retorno.
nos y estando abiertos sus mercados á to-
¿Cuál será pues nuestra situacion co-
das las naciones, pocos frutos peninsula-
mercial de aqui adelante ? La de quedar
res podremos llevarles , porque siendo ca-
reducidos á los frutos peninsulares para
si los únicos que podemos ofrecerles los
pagar cuanto recibamos de la América que
aceytes , aguardientes y vinos ,es claro que
fue nuestra y de las otras ilaciones. Esto
cultivando ellos la vid y el olivo no los ne-
es evidente. Pregunto ahora : con solo nues-
cesitarán ; y que aun cuando lo¿ necesiten,
tros caldos y otros frutos de menos valor
los aceytes y aguardientes de Francia ob-
y aun con las lanas ( aunque estas no de-
tendrán por algun tiempo la preferencia por
berian darse ) ¿podremos pagar: z.° los fru-
estar mejor hechos : de suerte que solo
tos coloniales que el hábito nos? ( ha he-
podremos llevar nuestros algunos vinos ge-
cho necesarios como el azucar y el ca-
nerosos : 2.° que por algun tiempo tambien
cao , cafe, té, ect.: 2.° las plantas y dro-
será muy corta la cantidad de artefactos pe-
gas medicinales que nos son indispensables:
ninsulares que podamos despachar, tenien-
3.° los objetos de tinte como grana y
do que concurrir libremente con los in-
añil , sin los cuales no puede haber fá-
gleses , franceses, anglo-americanos y otros,
bricas : 4.° varias materias primeras como
que los darán mejores y mas baratos, por

174
algodones y linos que tí no tenernos ab-
ricas nada hemos perdido . : antes bien hemos
solutamente, 6 no tenemos en tanta abun-
ganado mucho. Ya ine lo dirán dentro de po-
dancia como necesitarnos ; y 5.° esa in-
co, y ya se lo está diciendo el comercio de Ca-
mensa cantidad de objetos elaborados de
diz y demas plazas principales; pero aunque
todas especies que hasta aqui reeibia.,
nadie lo dijese, y prescindiendo de la in-
mos para solo el consumo de la penínsu-
fluencia política que nos ciaba la posesion
la ? Creo que nadie dirá que podemos pa-
de tan vastas y ricas colonias , limitemo-
gar tan escesiva imnortacion con solo mies-
nos á la utilidad comercial y respondan
t
tros frutos. Ahora bien, siendo estos los
á estas preguntas. ¿Es cierto que llevaba-
étnicos que podemos dar en cambio, ha-
.1210S á América parte de nuestros paños,
bremos de vagar en metales preciosos el
lienzos, tejidos de algodon y otros ob-
resto que ellos no cubran. Con que si con-
jetos ? ¿ Es cierto que llevaba mos igual-
tinuamos recibiendo tanto como antes, la
mente palios , lenceria , telas de seda y
cantidad de metales que salga anualmente
algodon y otros mil artículos tornados á los
será muy considerable', y continuada por
estrangeros ? ¿ Es cierto que por el mono-
una larga serie de años llegaria á hacer-
polio justo ó injusto que ejerciamoá en
los mas y mas raros hasta el punto de que
aquellos mercados ventilamos nuestros gé-
desapareciesen enteramente. Es pues nece-
neros y revendiamos los agenos mas ca-
sario y urgente que desde ahora al, instan-
ros de lo que vallan en realidad , y mas
te •entablemos un sistema bien combinado
caros por consiguiente que lo que se ven-
de ahorros ó economía; con respecto á los
derán de aqui adelante en mercado libre?
objetos que antes recibiamos de los estran-
¿Es cierto por consiguiente que en cambio 6
geros. Es preciso que hagamos lo que ha-
de retorno traíamos mas porcion de gé-
ce una familia particular cuando se dis-
neros coloniales que la que podemos
minuyen sus rentas, que es estrecharse y
traer éti adelante con igual cantidad nu-
cercenar superfluidades.
mérica de mercancías ? Y bien, ¿qué re-
Se dirá quizá, y ya lo han dicho al-
sulta de estos hechos incontestables? Que
gunos pedantes, que con perder las Amó-
antes con mil varas de paño , por ejem-
plo , coMprabamos cincuenta zurrones de

176
577
grana, y en adelante solo comprarémos
neto cosas que los estrangeros apetezcan ó
25 : y como con los cincuenta pagabarnos
necesiten ; porque si continuamos saldan-
una parte de los objetos tornados á los es-
do en dinero una parte de nuestra cuen-
trangeros , ahora no pagarémos ya mas que
ta , los metales preciosos irán poco á po-
la mitad de esta parte. Hagase el mismo
co escaseando, se harán luego en estremo
cálculo en todos los objetos que llevaba-
raros , llegarán acaso á faltar enteramen-
mos á América, y ya ó no podremos lle-
te, y aun sin llegar á este término su es-
varlos ó tendremos que darlos mas bara-
casez perjudicará inmensamente al trá-
tos , porque no podremos imponer la ley á
fico interior , á la agricultura , á la indus-
los compradores; y se verá cuanto perde-
tria y al comercio mismo-coi-13os estran-
mos perdiendo el monopolio colonial ,
geros. Y hé aqui otra prueba de que es-
cuán necesario es por consiguiente que re-
te, puede ser mas ó menos ventajoso á
duzcamos nuestro consumo , pues dismi-
la nacion que le hace, y por consiguien-
nuyen nuestras rentas ; no hablo de las del
te que en el sentido en que debe enten-
erario , aunque á este tambien le toca su
derse la palabra hay una verdadera ba-
parte, sino de las de la nacion ; es decir,
lanza de comercio entre las naciones que
las ganancias que haciamos eo • América y
se inclina mas á favor de unas que de otras.
saldaban en parte la cuenta anual con los
Vamos á demostrarlo bajo este solo as-
mercados de Europa.
pecto de la escasez de metales preciosos,
Concluyo de todo lo dicho . que ha-
escasez que• nadie negará existir de hecho
biendose acabado para siempre la cosecha,
en algunas absoluta y relativamente.
por decirló asi , de oro y plata , es nece-
Todos saben y confiesan que cuando
sario que arreglemos nuestro comercio de
abundan en un pais los metales preciosos,
manera que en adelante no recibamos
los cuales siendo el vehículo de. los cam-
de los estrangeros mas de lo que po-
bios, facilitan y aumentar, la carculacion,
demos pagar con efectos que no sean me-
suben de precio ó se encarecen todos los
tales preciosos , es decir, con produccio-
géneros, y que al contrario estos se en-
nes indígenas no elaborables y artefactos,
vilecen , ó abaratan cuando escasea aque.
algun dia llegamos á tener en este gé.
TO.N10 XLV.
1-2

178
/79
lla mercancía universal. Veamos pues cua-
te cuando se da un determinado objeto
les son las consecuencias que la escasez
recibir en cambio uno ú dos de los que
y rareza del oro y la plata acarrea con
buscamos para satisfacer nuestras necesi,
respecto al comercio esterior. 'Supongr.-
dades. Hagamos todavia Mas perceptible
mos que atendida la cantidad de oró y pla.:
la demostracion. En España, por ejemplo,
ta que hay ahora en España y á circuns-
despues de satisfacer al consumo interior
tancias iglules en las lemas causas que li-
sobran tantas mil arrobas de vino , tan-
an el precio de las cosas, valga hoy roo
tas de aceyte etc. ; pero á su vez faltan
jrs. una arroba de vino de Málaga, y que
- tantas mil de azucar,
, tantas de cacao etc.
una libra de canela, por ejemplo, valga 5o
En el estado actual podemos comprar con
en los mercados comunes. Es claro que
las primeras las segundas: se pregunta, si
dando una arroba de. vino se pueden com-
disminuido el metálico disminuyesen los
prar dos libras de, canela. Supongamos que
precios de nuestros frutos, de suerte que
permaneciendo igual todo lo dermis, el me-
con ellos no pudiesemos adquirir ya mas
tálico de España se reduce á la mitad; ¿ qué
que la mitad de los coloniales que nos fal-
resultará? que la arroba de vino inalague-
tan , ¿seria igualmente ventajosa nuestra
fio- valdrá solo rs. ; y de consiguiente,
situacion ? Claro es que no , porque con
que continuando la libra de canela en va-
todo nuestro trabajo no podíamos ya sa-
ler los mismos 5o rs. que antes, porque
tisfacer mas que la mitad de nuestras ne-
en efecto su estimacion depende de/los
cesidades, cuando antes con aquel las sa-
mercados comunes no del nuestro , no se
tisfacíamos completamente. Es menester no
Podrá comprar mas que una sola libra con
olvidar que una nacion no es mas que
w cantidad de vino con que antes- le com-
una gran funilia, y que en esta gran ft-
praban dos. Pregunto : ¿ y no será mas ven-
rrrilia exactamente lo que en cada
tajoso trocar por dos que trocar por uno
una de las familias particulares de que se
una misma idéntica cantidad de mercan-
compone. Si una de estas tiene una co-
? Pareceme que no habrá en el num-
secha anual de trigo , del cual deducida
do un hombre que diga que es indiferen-
la parte. necesaria para su consumo y para

x So
8 r
la reproduccion de la semilla, vende el res-
qne oponer ! Naciones han existido y
to y con su valor se procura los otros ob-
existen que no tenian ni tienen oro ni pla-
jetos necesarios á su existencia y como-
ta. ¡ Asi fueron y son respectivamente tan
didad, esta familia aun cuando no pros-
pobres y miserables ! Conque en rigor lo
pere, no atrasa. Pero si suponemos que ade-
que sucedió y sucede á aquellas por no te-
mas de vender el trigo sobrante tiene que
ner minas, puede suceder á las que hallan-
añadir todos los años para surtirse de lo
dose en este caso, vayan perdiendo sucesiva-
necesario una parte del capital que tiene
mente la porcion de ambos metales que ha-
en metales preciosos , es evidente que al
biaa antes adquirido. z.° Es menester no ol-
fin se acabarán estos , y vendrá un año en
vidar que el oro y la plata no se comen, ni
que con su trigo no podrá ya adquirir toda
con ellos se abriga el hombre contra la in-
la subsistencia ; y será menos feliz , y pro-
temperie, y que si se buscan y apetecen am-
gresivamente menos , basta que al fin se
bos metales es en cuanto pueden ser tro-
arruine, se disuelva y aun perezcan sus
cados por el alimento y el vestido. Esta
individuos si la caridad pública no los ali-
quiere decir, que la nacion que necesita com-
menta. Pero una nacion ni aun este so-
prar á otra frutos para comer, y materias
corro tiene, porque unas á otras no se dan
primeras para hacer sus tejidos, pedirá y
limosna.
recibirá estos objetos antes que los meta-
Respondese á todo esto que el caso de
les, por raros que se hayan hecho ; pues
que los metales preciosos lleguen á faltar
con estos no satisfaria sus primeras y mas
en una nacion es ilusorio y quimérico , y
urgentes necesidades. Este es un punto muy
que jamas llegará á verifiearse ; porque
delicado que solo se hará perceptible con
cuando vaya escaseando, los estrangeros le
un ejemplo material. Supóngase que en efec-
traerán corno hablan de traer otra mercan-
to han desaparecido de España los metales
cia , por la sencillisima razon de que tenien-
-preciosos, que no hay tampoco un gra-
do entonces mas valor, y siendo la mas bus-
•no de trigo, y que el comerciante 4 llega
cada, será la que podrán despachar con
con un cargamento de granos, y el comer-
mas ventaja. A esta respuesta ¡hay tanto
ciante B con otro de igual valor en barras

182
183
de oro ó de plata : ¿ cuál se tomará pri-
metales no Llegue nunca á verificarse en
mero á cambio de los otros frutos que te-
los paises en que ya los hubo, es cierto á
nemos? El trigo, ó el oro? Es evidente
lo menos que por la contínua salida pue-
que el trigo , porque este sirve inmediata-
den disminuirse, considerablemente; y esto
mente para satisfacer una necesidad de la
ha sucedido ya á varias naciones : ha suce-
naturaleza, y el otro solo podria servir pa-
dido en España. ¿ Hay quien ignore cual
ra lo mismo cuando le hubiesefnos trocado
era la escasez de numerario bajo Carlos II?
por trigo: cosa imposible en el supuesto
¿ No se sabe que á poco de concluida la
que se hace.. Infierese de'aqui que cuando
guerra de sucesion fue necesario que el go-
una nacion no tiene en su seno , y no hay
bierno enviase materialmente algunas can-
ninguna que los tenga, todos los objetos
tidades de plata á Castilla la vieja, porque
de primera necesidad , da para tenerlos el
en esta provincia no circulaba mas que cal7.
sobrante de sus frutos; y si estos no alcan-
derilla ; y la falta de plata tenia paraliza-
zan , paga el resto con metales preciosos;
do enteramente su tráfico, envilecidos sus
y que si estos llegasen á faltarla no los com-
frutos, aniquilada su industria, y Babia dis-
praria tampoco, porque con ellos no re-
minuido notablemente el número de sus ha-
mediaba su necesidad: lo que baria sería
bitantes ? ¿ No es sabido que una de las
ir reduciendo y estrechando sus consu-
causas de la deSpoblacion y miseria de al-
mos hasta que los frutos que vendiese igua-
gunas provincias nuestras es la falta de
lasen los que recibia de fuera. Y como los
metales ? No nos alucine pues esa falsa
suyos estarian á vilísimo precio, seria muy
teoria de que en el mundo económico co-
pequeña la cantidad de los estrangeros que
mo en el mundo físico, todo tiende al equi-
pudiese recibir, y ella se iria empobrecien-
librio; y que asi cuando á nosotros nos fal-
do, aniquilando y consumiendo hasta que-
te el oro y la plata, vendrá á llenar este
dar reducida á una tribu miserable , poco
vacio lo que haya denlas en otros paises.
numerosa , esparcida en un vasto territo-
No por cierto , no vendrá, á no ser que no-
rio, y casi reducida al estado primitivo.
sotros creando anualmente una gran .can ti-
3.? Concediendo que la falta absoluta de
tidad de valores en objetos agrícolas y fa-

184
185
briles, paguemos con una parte de estos
pierde su dinero es muy indiferente que
objetos todos los frutos estrangeros que po-
sea porque se le cayó en el mar, ó por-
demos necesitar, y con el resto les com-
que lo perdió en la calle, ó porque se lo
premos los metales preciosos, faltennos tam-
quitó un ladron. 2.° No recurramos á con-
bien ó no nos falten. Mientras que cuanto
quistas. Riquisimas fueron Venecia y Géno-
nosotros podamos darles no alcance ni aun
va en la edad media ; pero cuando una vez
á pagar los comestibles y materias prime-
sus riquezas metálicas pasaron á manos (le
ras de absoluta y primera necesidad, no
holandeses é ingleses; porque la balanza, la
hay que esperar que el oro inglés se nos
balanza, esa balanza del comercio 'que se
venga como por ensalmo á nuestras gabe-
quiere desconocer, dejó de serles tan ven-
tas. En las de los comerciantes de Londres
t tajosa como antes, por causas que son
andará rodando, y en las de los nuestros
notorias, y que dejando de ganar, fueron
no .se verá una onza por un ojo de la cara.
progresivamente perdiendo ; á fe mia que
Esta es la verdadera teoria que puede de-
el oro y la plata que se les fue escapando
mostrarse basta la evidencia matemática.
de las manos á los señores genoveses y ve-
Pero ¿ qué hablarnos de teorias ni demos-
necianos, no ha vuelto á ellas, ni volverá
traciones? Es •un hecho material consigna..
ya jamas. Pues . las ciudades alli estan , no
do en cien mil páginas de la historia, que
han sido saqueadas ni arruinadas como Tiro
cuando una nacion ha adquirido una suma
y Cartago: su situacion geográfica es la mis-
de riquezas metálicas, si una -vez llega á
ma: los puertos de Venecia y Génova son
perderlas por cualquier causa que sea, no
los mismos : los campos y el clima idénti-
vuelven á ella , sino que pasan á otras y
cos; y los habitantes no han sido trasla-
otras manos, menos á las de sus antiguos
dados á otras regiones. Pues ¿por !qué no se
dueños. Riquísimas fueron Tiro y Cartago;
enriquecen ahora por el comercio corno se
pero una vez que sus tesoros pasaron á ma-
enriquecian en otro tiempo? Porque el que
nos de los macedonios y de los romanos,
hacen no les deja tantas utilidades, no es
ojos que los vieron ir. Se dirá que esta es-
tan vasto, ni les es tan ventajoso. ¡ Ola!
poliacio n fue por conquista. I .1 Cuando uno
responderán todos á una voz, ¿ conque el

x86
1 87
comercio de una nacion puede ser mas ó
menos vasto, dejar mas ó menos utilida-
Des moyens de gouvernement et d'opposition
des, y ser mas ó menos ventajoso? Pues
dans l'état actual de la France. Pa,
esto es lo que los antiguos economistas y
F. Guizot. Paris 1821.
los gabinetes llamaban Balanza del comercio.
Y pues ustedes, señores economistas mo-
dernos, convienen en el hecho , el nombre
que se le dé es muy indiferente : llamese
El año pasada dió á luz este ilustre
ventaja y desventaja , ó como se quiera: los
publicista una obra que analizamos en
nombres no hacen nada como se convenga
nuestro periódico , acerca del gobierno Eran-
en la idea.
ces. En ella estableció como un principio
que la revolucion francesa había sido una
lucha de la libertad contra el privilegio, que
este fue vencido , que se le aseguraron á la
libertad los despojos de la victoria en el
tratado de paz que se llama la carta ; en
fin, que los intereses creados por la revo-
lucion son en el dia intereses nacionales,
y constituyen la Francia nueva ó la Fran-
cia (le la revolucion.
Mr. Guizot en la obra que ahora ana-
lizamos, dejando sentado este principio,
raciocina asi : el régimen constitucional es-
tablecido en la carta hubiera satisfecho
todos los intereses, si el privilegio , empe-
ñado en restituir el antiguo régimen, no
hubiera continuado la guerra despues de
firmada.la paz. Se ha emprendido de nuevo

188
189
la lid : unos pelean por conservar lo con
la incertidumbre de lo porvenir. El mi-
quistado, otros por adquirir lo perdido. Es-
nisterio frances ha creído remediar los ma-
ta renovacion de hostilidades hace. que en
los efectos de esta incertidumbre, con una
Francia no esten bien afirmados el poder
cierta inmobilidad que impida á la Fran-
ni la libertad.
cia seguir adelante ó retroceder; y dejando
El poder constitucional creado por la
la carta sin cumplimiento y burlandose de
carta es justo , es moderado, es necesario
las esperanzas del privilegio , al mismo
para contener las pasiones, es el suficien-
tiempo que las halagaba, ha querido cimen-
te para una nacion en que no haya un
tar el despotismo administrativo de Bona-
partido empeñado en hacerla retrogradar:
parte sobre las libertades públicas y las
pero hay una guerra; y unos y otros se nie-
pretensiones de la aristocracia.
gan á darle al poder toda su latitud cons-
Esta inercia del ministerio frances se
titucional , temiendo el uso que harán de
reconoce en todas las actas de 1821. En
él sus enemigos , si algun dia lo consiguen.
la sesion legislativa el lado derecho era su-
Los mismos ultras se niegan á favorecer al
yo: por no disgustarlo, no creó ninguna
gobierno, como el gobierno no se compro-.
institucion favorable ¿; la libertad : porque
meta á retrogradar. Asi se esplica el escán-
le temia se contentó con satisfacer los in-
dalo de las leyes de escepcion. Los hom-
tereses privados de aquel partido, sin hacer
bres de partido quieren mas bien obede-
caso de su interes general. Le dió parte
cer á un gobierno de circunstancias , que á
en el gobierno ; mas con la condicion de
un gobierno cimentado ya y por consi-
que estuviese sometido al ministerio. La
guiente inespugn able.
misma inmobilidad, la misma incapacidad
La libertad tampoco está fija; porque
de crear, el mismo principio de retardar
la libertad es un arma , y cada uno la te-
lo que hada ser, se advierte en todas las ope-
me en las manos de su enemigo.
raciones administrativas. Pero en nada se
No hay pues en Francia poder esta-
ha conocido mas su nulidad que en la po-
ble , no hay libertad asegurada. Se sufren
lítica esterior. Ni las naciones que sus-
todos los inconvenientes que trae consigo
piran por lá libertad, ni la santa-alianza

I90
19r
tienen nada que agradecer al ministerio fran-
rabie estado! Yo participo de su dolor,
ces. Ha sido el obscuro aliado de los monar-
aunque esperaba mas de sus esfuerzos. Yo
cas absolutos; y sin obtener ni aun la triste
formo ardientes votos porque la España
gloria del triunfo , ha incurrido en el odio
mas fuerte sea tambien mas prudente y
de los pueblos que tenian derecho 4 su pro-
mas feliz : hay en ella facciones que se
teccion. La Francia debió salvar la Italia,
mantienen reciprocamente ; y quizá fomen-
Y no lo hizo ; y cometió en esto no solo
tadas todas por los estrangeros : los ami-
tina falta contra su dignidad como monar-
gos de la verdadera libertad deben temer-
quia constitucional , sino un yerro quizá
las, deben.reprimirlas á todas : deben per-
irremediable contra su independencia como
seguir el real, bajo cualquier bandera que
potencia europea.
se encuentre alistado : nada se gana con las
Antes de concluir esta parte del libro,
contemplaciones ; y si los jacobinos triun-
no podemos menos de copiar las siguientes
fan en Espaíia, no le serian menos funestos
expresiones de Guizot , no solo porque en-
que á la Francia. Nosotros estamos pa-
cierran proposiciones muy notables, sino
gando todavia sus delirios.»
porque tenemos el placer de ver que este
Los ministros franceses para disculpar
sabio escritor ha formado el mismo juicio
el sistema de imnobilidad que han adopta-
que nosotros de los imprecaciones del lord
do, sostienen que la contra-revolucion que
Biron contra los napolitanos.
quieren los ultras , es itupOsible ; y que la
»No quiera Dios que yo una mi voz
Francia nueva, es decir, las opiniones de
á la de aquellos hombres que injurian
la revolucion son anárquicas, y no ofre-
muy á su salvo á una infeliz nacion , é
cen medios ni elementos de gobierno.
imputan á la cobardia el mal éxito de sus
Mr. Guizot entra en una larga y sabia
tentativas. La nota de cobarde se emplea
discusion• acerca (le las opiniones y princi-
con mucho riesgo , porque se aplica indis-
pios políticos que creó la revolucion, y al
tintamente á todos los partidos. Cuántas
valor que tienen en el dia las doctrinas
almas nobles, cuántos corazones generosos
revolucionarias. Las reduce á tres artículos
gimen en Italia, contemplando su misera-
capitales, que son: la soberania del pue-

7.92
193
blo , la igualdad, y la sumision del gobier-
vanidad.» El gobierno representativo tiene
no á la nacion. Por mas grandes:que sean
por objeto establecer entre el poder y la so-
los escesos á que haya dado lugar la exa-
ciedad su natural y legítima relacion , impi-
geracion de estos principios en los dias acia-
diendo que el poder legal exista donde
gos de la revolucion , en la actualidad lo que
no está el moral, y colocando constante-
se entiende en Francia por aquellos aftícu-
mente la autoridad en manos de hombres
los es lo siguiente: el pueblo debe ser go-
verdaderamente superiores y capaces de
bernado segun sus intereses á nadie se le de-
ejercerla segun el destino para que fue
ben impedir los medios de elevarse: el mz-
creada. Las cámaras , la publicidad de los
nisterio ha de ser responsable , y no se ha de
debates, las elecciones, la libertad de la
gastar un franco mas de lo necesario. Re-
imprenta , los jurados, todas las formas
ducidas aquellas doctrinas á estos principios
constitucionales, todas las instituciones que
moderados , lejos de ser indóciles al go-
se consideran como consecuencias necesa-
bierno, serán su mejor apoyo , siempre que
rias de este sistema , tienen por objeto y
este se ponga en la situacion que le corres-
por resultado buscar y entresacar de la so-
ponde; es decir, siempre que se retina á los
. ciedad los hombres mas distinguidos en to-
intereses de la Francia nueva, en lugar de
dos géneros, colocarlos al frente del poder,
reunirse :á los debla emigracion , y siempre•
y obligarlos á merecer su elevacion so pe-
que coloque al frente del régimen social, no
na de perderla , obligandolos ejercer la
la aristocracia antigua ya envejecida, sino
autoridad pública é imparcialmente. Siste-:
los hombres superiores de la Francia nue-
ma admirable, porque es conforme á la na-
va que entienden á su siglo , y que su si-
turaleza de las cosas y resuelve el proble-
glo los entiende.
ma de la union del poder con la libertad,
(-‘
El sistema constitucional es el mas á
no concediendo el poder físico sino á la
propósito de todos para que un gobierno se
verdadera superioridad, é imponiendo á
apoye en los hombres mas ilustres del
la superioridad la obligacion de j ustificar-
tiempo actual, y renuncie al auxilio de los
se á sí misma y de merecer constantemen-
te la aprobacion pública.
que solo tienen que ofrecerles nombres r
T03.10 XIV.
x 3

u
x94
195
Del examen de las opiniones de la Fran-
»Que el gobierno no sepa reconocer don-
cia nueva pasa (1 autor al de sus intereses;
dé está la fuerza, cuando todavia no se
y de estos solo analiza particularmente el
tia manifestado ;' que dude en reunirse á
de los prorieta nos de. bienes : nacionales y la
ella, cuando solo destruye y arruina, es
libertad de conciencia , que son los mas in-
fácil de concebir. Luis XVI pudo creer que
teresantes de todi,s.
1.) revolucion era imposible de gobernar,
Los intereses nuevos deben ser el apo-
y .que aspiraba á destruir la monarquia;
yo natural del poder, I.° porque son
pero en el dia todo se ha mudado. Los que
los mas fuertes y 'generales: 2.° porque
eran agresores porque tenian que conquistar,
la carta los ha consagrado : 3.° porqu e
ahora estan sobre la defensiva', porque po-
son los mas conformes á la razori y á la
seen. La carta lel_litituó los interesesnue-
Justicia.
ves, porque los encontró defendidos.»
poder, dice, se engaña notablemente
»El gobierno está obligado por su na-
cuando se coloca fuera del campo de los
turaleza 4 separarse de los'qUe no tienen
vencedores : se hace traycion á mismo, y
nada mas pie la esperanza "dé conquistar,.
desmiente su esencia propia que es la su-
y á unirse con los que tienen iiitekses que
perioridad. Se separa de los que quieren
defender.' El 'poder existe igualmente que
y deben poseer el imperio para reunirse con
la sociedad; está;có/ócado eii el centro de ella;:
los que solo tienen derecho á reclamar la li-
tiene necesidad del orden , y sti fiie•za con-
bertad. Los intereses nuevos fueron los que
siste en los defensores del orden 'estable-
dieron el despotismo á Bonaparte. A todo
cido. Un monarca' tiene ya hecha su for-
gobierno que se apoye en el antiguo ré-
ttiña : le basta conservarla : 'deje correr los
gimen, le contestarán sus derechos mas na-
riesgos de la lid llos que tienen que vivir
turales y sus prerogativas mas necesarias.
de'casualidades.,Una esperanza incierta es
A su gefe le concederian mucho y le pedi-
e1' írnico patrimonio" del antigno régimen:
rian poco : al gefe (le sus contrarios le pe-
SU álternatIvael'o rchignataon, ó una osa-
dirán mucho y 'no se contentarán con nada.
dia peligrola. pálVe ` entregarse el gobierno
¿Es esta la situacion que conviene al poder?»
esta alternativa, perseguirlos y1.11voreeerlos?..

196
De estas reflexiones se infiere que el
197
gobierno actual que pudiera haber sacado.
En cuanto á la primera , prueba el au-
tor que los franceses no aborrecen la aris-
Le
tantos recursos y medios de .pod er de las opi-i
niones é intereses modernos que compren-
torracia verdadera, la superioridad real de
luces, talentos
den la inmensa maYoria de la Francia,
y virtudes, sino la vanidad
se ha colocado en una posicion falsa, y
y la arrogancia que se fundan en preocu-
paciones. Cuando Bonaparte tomó el man-
pugna por traer á ella toda la nacion por
su alianza con' los intereses antiguos, débi-
do, la Francia estaba ya cansada de aque-
les porque han sido vencidos; ilegítimos,:
llas sediciones brutales , de aquellos triun-.
porque son contrarios á la constitucion;
fos subalternos, de aquellos insultos gro-
enemigos del orden, porque tienen que
seros contra todo lo que era superior ó lo
parecia. Los emigrados volvieron. La an-
conquistar ; injustos, porque se fundan en
privilegios ; y antipatrióticos, porque han
tigua aristocracia se presentó en la escena;
invocado
pero sin privilegios, sin riquezas , sin dig-
é invocan la fuerza estrangera y
el despotismo universal para que auxilie su
nidades. Bonaparte la ayudó á recobrar
parte de su antiguo esplendor: no se cre-
orgullosa impotencia.
. Despues de haber probado que las opi-
yó sobre el trono hasta que se vió rodea,-
niones é intereses creados por la revolu-
do de sus antiguos señores; en pocos años
cion pueden convertirse en apoyos del po-
la antigua nobleza llegó á ser el adorno
favorito del palacio imperial , Y
der bajo . un gobierno habil que se pu-
el pueblo
siera al frente de ellas , en lugar de desa-
frances lo llevó á bien , porque la revolu-
cion , cansada ya de sí misma, y renun-
creditar los 'unos y descuidar los otros,
examina Mr. Guizot el partido que se po-
ciando á sus mas nobles derechos , estaba
dría sacar de las pasiones que tuvieron su
segura en cuanto á sus intereses y conser-
origen en la misma fuente , y que aterran
vaba la realidad del poder. Conocia por
tanto el gobierno actual. Estas se reducen
instinto que lo que le importaba era ad-
á tres, el odio á la aristocracia, la aversion
quirir consistencia en el interior, y pre-
sentarse á la Europa como una sociedad
0.:clero y el bonapartismo.
tranquila y poderosa, Los hombres supe,

19
199
riores que habia producido , no les pesa-
• cia establecida en la caria : esta libertad
ha de acercarse á las clases que los habian
es el pensamiento dominante de los &mi-
precedido en la elevaciou social. Tal era
ceses en materia de religion. Pero las mi-
en 1814 la situacion respectiva del orgullo
siones, las pequeñas persecuciones que pro-
antiguo y moderno. Vivian juntos sin ,es-
ceden del clero, las esperanzas que este
cluirse ni humillarse. Algunos meses des.
ha concebido • de recobrar su antigua in-
pues. „todu se había trocado. Apesar de la
fluencia , irritan los animos, exaltan las
carta , sea por los yerros del ministerio,
pasiones, y hacen que muchos se arrojen
sea por un efecto de la libertad , el anti-
en brazos de la incredulidad. huyendo de
guo régimen renovó sus antiguas pretensio-
la inquisicion.
nes , y la revolucion empezó á temer y
El capítulo mejor de toda la obra es
por consiguiente á abdrreeer. No podrá
aquel el que examina el caracter del partido
pues calmarla sino un gobierno. constitu-
de l os, onapailistas y de la adm_inistracion
cional; es decir, un ministerio que asegu-
de Napoleon. El resultado es que el go-
re legalmente á la Francia nueva io que go-
bierno debe 'apoderarse de este partido,
za de hecho: ella tiene la fuerza 5 haced
en lugar ele perseguirle: que debe adoptar
que tenga el poder, y entonces su animo-,
los medios administrativos de Bonaparte
sidad contra el régimen antiguo será la ga-
sin proponerse sus fines: en fin, que el
rantia mas firme de la estabilidad del go-
napoleonismo es la revolucion uzo/ ijeracla
bierno.
y dispuesta á recibir el yugo de un go-
El espíritu de irreligion no puede ser
bierno constitucional que la consolide.
en ningunas circunstancias un agente polí-
Hasta aqui ha hablado Mr. Gnizot de
tico. Ya se ha visto que es perseguidor co-
las cosas: ahora viene. á las personas, y
mo el fanatismo. En un pais como Fran-
dice paladinamente que el gobierno debe
cia , dice Mr. Guizot , es necesario que el
apoyarse en los hombres superiores de la
gobierno llame á su favor las ideas religio-
revolucion, cuyo deseo es conservar lo que
sas, y por consiuiente que haga efec-
tienen, mas bien que en los hombres del
tiva y no ilusoria la libertad de concien-
,antiguo régimen que aspiran á recobrai.-

200
20X
el privilegio; resultado imposible de obte-
señores. En efecto, no tendrian entonces
ner, y cuya pretension, un poco mani-
de que quejarse ; porque no puede ofrecer-
fiesta, bastaria para armar contra el go-
se mejor partido á los vencidos que el de
bierno todas las fuerzas de la Francia
participar con los vencedores de los frutos
nueva.
de la victoria.
Se ha visto el efectó que produciria en
Despues de haber probado que el go-
los hombres de la Francia nueva un go-
bierno cncontraria en la Francia de la revo-
bierno verdaderamente constitucional que
lucion , en sus intereses y opiniones , en sus
aceptase é hiciese aceptar á la nacion la
personas y hasta en sus pasiones , todos los
carta con todas sus condiciones : veamos
medios de poder que le faltan en el dia pa-
ahora el que produciria sobre los hombres
ra consolidar el sistema constitucional, em-
del antiguo régimen.
prende el autor demostrar lo que falta en
El fuerte está tranquilo , si está seguro:
Francia para establecer la libertad.
¿ le inspi•ais terror y desconfianza' se irri-
Su primera rellexion es, que en Fran-
ta y acomete. El mismo efecto que pro-
cia no hay oposicion al ministerio de hecho
duce el temor en el fuerte , produce la es-
sino de palabra, y aun esta incompleta é
peranza en e! debil. Se resignaria con la
incapaz de producir grandes efectos á favor
idea del vencimiento, y se someteria á su
de la nacion y del gobierno mismo. Limi-
(:*
suerte. ¿Le dais esperanzas? renuncia á la paz
tada la libertad de los periódicos por le-
y ataca S sus contrarios. Si el gobierno
yes represivas, solo queda la tribuna na-
frances se asociase á los intereses nuevos
cional: aquel es el único sitio donde el
nada temeriarilos hombres de la revolucion,
ministerio puede conocer que hay volun-
nada esperaria el antiguo régimen. Los pri-
tades y opiniones contrarias á la suya. La
meros serian un apoyo del poder : los 'se-
administracion municipal , las de distrito y
guodos renunciarian _á sus pretensiones in-
departamento estar) de tal manera organi-
sensatas, como hici&on en tiempo de Bo-
zadas, que el gobierno no puede encon-
na parte, y resignandose á ser ciudadanos de
trar en ninguna parte lo que tantas veces
la Francia nueva ; no pensarian en se): sus
encontraron los reyes de Francia en los par..

202
203
lamentos, reclamaciones y advertencias. No
La teoría de Mr. Guizot acerca de la
existen en Francia oposiciones parciales que
oposicion en el cuerpo iegilativo es ver-
puedan ilustrar al poder acerca del modo
dadera y luminosa; y ;ojalá la siguiesen tó-
de pensar de la nacion. La oposicion de la
dos los que en los gobiernos libres se de-
minoría en la cámara se desprecia , porque
claran contra el ministerio
se cuenta con la Mayoría: y sucede que un
«¿Qué objeto debe proponerse en las
ministerio se cree omnipotente poco antes
cámaras el partido de la oposicion ? Impe-
de ser destronado (1). Este inconveniente,
dir que triunfe el sistema Je los ministros,
que es grande para el poder y para la liber-
y hacer que prevalezca el suyo propio."
tad, se evitarla si las elecciones municipar.
«¿Por qué a caca á los ministros ? Porque
les fuesen nacionales: estas obedecerian al

cree que gobiernan mal y que se podria
gobierno , mas no le adularian. No creerian
gobernar mejor. En todos los tiempos y
que debian resistirle en el uso de sus atri-
en todos los paises hay algunos hombres
buciones legítimas ; pero niirarian corno
que aunque descontentos del ministerio,
un deber no ocultarles la verdad. No es
continuan sostenietlole porque no hallan
bueno que el gobierno encuentre resisten-
otro mejor.
cias ; pero es indispensable para su mis-
1
«Hay personas que saben ó creen saber
ma conservaeion que halle oposiciones ; es
como se ha de gobernar:. hay otras que,
decir, quien le advierta los defectos de su
mitan su ambicion á ser bien go
sistema en hechos particulares ; porque de
El sistema representativo abre la liza po a
estos se forma Casi siempre el juicio en ge..
los primeros, y nombra á los.segundos. por
neral, cuya esposicion pertenece al cuerpo
jueces del combate. Este es el mérito prin-
representativo.
cipal del gobierno constitucional. Forma
los partidos mas no les abandona el impe-
rio. Coloca entre ellos á la nacion y les
(i) Estas palabras de
111r. Guizet han sido pro-
obliga á acercarse á ella, á estudiarla..y
féticas. La ley de censor a, popucsta por el mi-
buscar y proponer lo que
conviene,
nisterio , que acaba
caer. , =prueba hasta qué

-
punto se creia estable y; duradero.
á no Iiunfar sino con su aprobacion y

205
204
que no la destruya pues; porque si la re-
para utilidad "suya. Por esta razon se ven
duce á escombros, d qué medios de gober-
obligados los partidos, aunque muy ene-
nar le quedan ? Son insensatos los que
migos entre sí, á modificarse, á abjurar la
aconsejan la inobediencia al , ministerio que
acerbidad y los eccesos, á consagrarse al
quieren derribar, y en vez de atacar un
servicio de la patria y no á la satisfaccion
plan de gobierno atacan la esencia misma
esclusiva de sus intereses personales.»
del poder. Si aniquilais la fuerza necesaria
La oposicion no ha de contentarse con
para sostener el orden social, ¿ qué garan-
censurar (S criticar las actas del ministerio (S
tía os queda á vosotros mismos cuando lle-
las operaciones de la mayoria : debe aspi-
gue el dia de vuestro, triunfo ? Ser bzen
rar al gobierno. ¿ Qué se necesita para es-
gobernado es un derecho: ser gobernado es
to ? Que demuestre no solo que el sistema
una necesidad de todo pueblo: y no hay
ministerial es erróneo, sino tambien que
dislate . mayor que predicar la inobedien-
ellos tienen otro bueno que substituir, y
cia los que aspiran al mando. El partido
que lo substituirán infaliblemente si llegan á
liberal se desacredita cuando propende á
mandar. Que haga conocer que aunque en
la anarquia : y en el estado actual de las
la cámara Son la minoria , en la nacion
sociedades nada es mas temible para un
constituyen la pluralidad : en fin, que per-
partido que el descrédito
suadan al rey y á la nacían que poseen mas
La juventud actual de Francia, en la
medios de poder, es decir, mas talento,
cual encontrará algun dia el actual sistema
mas instruccion , mejores intenciones y
del ministerio la mas vigorosa y decisiva
mas popularidad que sus adversarios.
oposicion , no tanto busca la libertad en
Pero guardese muy bien toda oposicion
las doctrinas exageradas y en las pasiones
de dar á entender que su triunfo seria ir-
de la reyolucion, cuyos errores y peli-
remediablemente seguido de proscripcio-
gros se han revelado ya á las naciones, co-
nes , alborotos , ruinas y venganzas ; por,.
mo en la esencia misma del gobierno re-
- que solo en eso manifiestan que no poseen
presentativo. Mr. Guizot aconseja á los
elementos • de gobierno. La oposicion aspi-
liberales de Francia no volver los ojos ni
ra á apoderarse de la fortaleza del poder:

1ed
9. o7
7
á las cosas, ni fl las personas pasadas , si-
apoyándose en pretensiones . envejecidas en
no á lo futuro :.que no miren la revolu-
lugar de intereses reales y existentes , dejan-
cion como un segundo régimen antiguo,
do /a carta sin vida ni accion, y despre-
cuyo restablecimiento soliciten, sino que
dando la fuerza visible que ha dejado la
estudien las doctrinas de la constitudon , y
revolucion por la fuerza imaginaria de las
se dirijan por ella.
antiguas preocupaciones , retarda mas y
En efecto (y esta es la conclusion de su
mas cada dia la consolidacion del orden
obra) la Francia ni cree en el derecho
y de la libertad.
divino de los reyes, ni gusta de aristocra-
cia privilegiada ni de régimen absoluto,
por mas dulce y paternal que sea: la Fran:.
cia 'quiere la libertad. Tampoco se fin ni
de las doctrinas ni de los hombres de la
revolucion , despees de haber sido enga-
ñada por Bonaparte , el mas • grande de to-
dos ellos. La Francia quiere ser libre, sin
que se destruya él orden. Por cuanto quie-
re ser libre, opone una fuerza de inercia
invencible á las pretensiones de los ultras
y al despotismo ministerial : por cuanto
quiere el orden , sufre á unos y otros ,
tras sus hostilidades no sean declaradas;
Porque si se atreviesen á quitarse la másca-
ra, ¡ cuán en breve desaparecerían! El ré-
gimen constitucional, que ni es el antiguo
ni es la revolucion, es el único que pue-
de resolver el problema, y dar á la Fran-
cia lo que necesita ; Y el actual gobierno
ÁS'

208
209
ó en caso de imitarla pudiesemos contar
Idea rápida y sucinta de la legislatura da
con la impunidad de que ellos han goza-
los años 20 y 2I.
do y gozan actualmente, poco trabajo nos
costara calificar , no solo las resoluciones
tomadas por el congreso , mas tambien el
espíritu y los discursos de cada uno de
Una vez que ya se concluyó la legis-
los oradores que- las han defendido ó im-
latura de los años 20 y 21 la cual ha po-
pugnado. Pero como por una parte luego
dido llamarse el ejército de vanguardia que
que recae la resolucion ó se adopta una
ha desmontado el terreno y limpiado la bro-
ley, desaparece ó debe desaparecer la dis-
za y lás malezas que obstruian el cami-
cusion ; y por otra no importa que fue-
no de una libertad racional , parece tiem-
sen sólidas ó débiles las razones que de-
po de que nosotros espongamos en gene-
terminaron á tomarla , si por eso no de-
ral nuestro juicio sobre la utilidad de sus
ja de subsistir- la ley misma, todo vendria
trabajos, haciendo una especie de avanzo
naturalmente á reducirse á una cuestion•
de la mayor ó menor cantidad de bienes
puramente personal.
que han resultado ya ó son de esperar de
Bien conocernos que estas son las 'úni-
sus disposiciones legales. Pero como esta
cas que agradan y divierten al público, y
empresa no solo es dificil sino teme-
es muy probable que no dejen de salir
raria y prematura , por faltarles á casi to-
retratos exagerados de todos los que han
das ellas, la verdadera sancion -que es la
trabajado por el sostenimiento del orden
que dan el:tiempo y la esperiencia , ha-
. constitucional , cifrandole en una libertad
bremos de limitarnos á decir que en nues-
moderada, que es la verdadera libertad.
tro concepto no solo han trabajado mu-
Pero bien pueden estos gozarse con lá idea
cho, sino demasiado tal vez para la prospe-
de que sus nombres serán nidos con agra-
ridad comun.
do mientras dure la memoria de la re-
Si fueramos capaces de imitar la pe-
generador) española, asi corno serian des-
tulancia de algunos escritores periodistas
de ahora odiados y quedarian envilecidos
TOMO xrv.

210
21I
los de aquellos que prefirieran el soplo del
tribucion No bastaba pues estar confor-
aura que creyeron popular á lo que les dic-
mes en los principios económicos que de-
taba su razon y su propia conciencia.
bian decidir la principal cuestion , sino
Muy difíciles han sido de resolver va-
pesar con gran tino y sabiduría ven-
rias cuestiones que se han sometido á la
tajas y los inconvenientes que habian de
decision de las últimas Cortes , no porque
resuLar de la supresion ó continuacion de
la mayor parte de ellas no estuviese ya
los diezmos.
resuelta por los principios del derecho
Estas mismas ú otras semejantes difi-
público, por los ,de una economia racio-
cultades se han ofrecido naturalmente pa-
nal ó por los usos adoptados en las na-
ra la formacion de muchas leyes que aca-
ciones mas civilizadas, sino porque habien-
so se censurarán Con amargura, sin acorte
do de aplicarse á la nuestra. que estaba
darse de que á veces se ve• precisado el
poco preparada á recibir ciertas reformas,
legislador á transigir con los principios
era necesario consultar ademas de la jus-
admitidos p or r consultar á la conveniencia
ticia la posibilidad y la oportunidad. ¿Quién
pública, ó por mejor decir, que hay algunos
de los señores diputados ignora por ejem-
principios tenidos por seguros en algunas na-
plo que la contribucion decimal es rui-
ciones que ni son seguros ni principios cuan-
nosa :para la agricultura , y que era in-
do se quieren aplicar á otra. Tal vez se re-
dispensable abolirla ó modificarla ? ¿ Pero
sentirán de este defecto todas ó casi to-
á quién de ellos se le oculta tampoco la
das las leyes que se han promulgado en
necesidad de substituir otra eontribucion
materias de adrninistracion civil y econó-
suficiente para reponer el deficzt que la fal-
mica, ó sobre negocios eclesiásticos ; pe-
ta de aquella habria de ocasionar al era-
ro las siguientes legislaturas estarán en
rio público, la justa prccision de mante-
el caso •de calcular las reformas ó modi-
ner el culto y los ministros necesarios y
ficaciones que deban hacerse en ellas; por-
la de subvenir á los gastos de beneficen-
que en electo hubiera convenido aca-
cia y enseñanza pública que e s taban con-
so , particularmente en los últimos, no
signados sobre el producto de aquella cou-
dejarse llevar tanto del celo , y dar alga-

2x2
213
na mas importancia á la política.
lo cual contribuye no pocas Veces á que
Es una verdad demostrada por la espe-
los precipiten con gran menoscabo de la
riencia que el principal tropiezo de los cuer-
seguridad del acierto. Es de temer que
pos legislativos nuevos es la mafia de ha-
la formacion del código penal adolez-
cer muchas leyes; y cierta propension á de-
ca de esta plecipitacion, á pesar de las
rogar las antiguas. Mas aun cuando la pri-
grandes luces y reetisimas intenciones de
mera pudiese ser mas disculpable en Es-
los individuos de la comision de este ra-
paña que en otras partes, por la necesi-
mo, y no obstante los auxilios que . recla-
dad de modificar una multitud de la mul-
mó y la fueron suministrados por los trii-
titud que ya teníamos , lo cual en substancia
bunales y cuerpos literarios del reyno. Una
es hacer una nueva ley, tambien es doble-
empresa tan vasta y tan importante no es
mente necesaria la segunda por la cir-
ni puede ser obra . de una sola legislatura,
cunstancia de renovarse integramente entre
ni mucho menos de un corto espacio de
nosotros los diputados cada dos años. Ca-
ella, so poma de esponerse á que sea una
da legislatura es un -muevo ser moral, dis-
perenne ocupacion para las siguientes. Cual-
tinto y separado del anterior , con quien
quiera que haya seguido atentamente la
no conserva ninguna otra relacion ni en-
discusion de él, no habrá podido menos
lace que el de las leyes y resoluciones es-
de admirarse .de la facilidad con que se
critas, y por lo mismo debe tenerse tan-
han aprobado algunas docenas de artícu-
ta mayor desconfianza del acierto al de-
los, casi sin debates precedentes; y esto
rogar una ley vigente, cuantos menos datos y
siempre les echa un sello de ligereza que
noticias tenga de los motivos y razones
no sienta muy bien cuando se trata de fi-
particulares que dictaron su promulgacion.
jar las reglas que han de decidir sobre
Otro de los grandes riesgos que sue-
la vida• y libertad de los hombres.
len acompañar á los cuerpos legislativos,
Entre los diferentes informes y repa-
es la vanagloria que suele apoderarse de
ros que se han publicado, ya espontánea-
sus miembros, por dejar telininados to-
mente, ya por escitacion de la comision,
dos los negocios en el tiempo prescrito;
liemos visto espuestas muchas y graves

214
2 1 5
dificultades que no se han tenido presen-
imitar lo que pasa en otros pueblos que
tes en la discusion , y que probabilisima-
gozan del concepto de ser mas ilustrados,
mente se tocarán en la práctica. Quisiera-
sin acercarse antes á ver con detencion
mos que se persuadiesen nuestros legisla-
las diferencias que pueden influir mas ó
dores de que el ensayo de un código pe-
menos en que esta ó la otra ley, 'esta ó
nal es infinitamente mas expuesto que el
la otra insutucion sean útiles en nna par-
ensayo que se hizo de la ley sobre la li-
te y puedan ser perjudiciales en otra.
bertad de imprenta, que acabó por destruir-
Muévenos á hacer esta reflexion el obser-
la del todo ' con harta pesadumbre de los
var la facilidad con que se ha adoptado
mismos que redactaron la ley. No basta,
la basa de- que los juicios eh materias cri-
repetimos, el deseo del acierto , y una gran
t
minales hayan de hacerse por jurados, re-
cantidad de luces y de instruccion para for-
servandose para despues la asignacion del
mar las leyes con que han de ser juzga-
método con pie se les ha de elegir. NO
dos los hombres. Si esto solo bastase na-
es ahora de,., nuestro própósito estenderii61
da dejaria que desear el nuevo proyecto
sobre esta enestion ni defender ó
de código ; pero se necesita ademas lar-
pugnar la institución en sí misma: solo'
ga experiencia y la exacta comparación de
nuisieramos hacer presente fide agites
los bienes y de los males que ciertos usos
haber aprobado aquella basa, no hubiera
y. doctrinas hayan producido en otros pai-
estado por denlas detenerse á investigar:
ses y en otras épocas ; se necesita el con-
x.° si esta institucion de ser juzgado por
junto de muchos estudios y conocimien-
sus pares es, copio piensan algunos, una
tos que basta ahora se han tenido por
invencion propia de los paises libres, ó
agenos O por superfluos en la ciencia de
si debe su origen al tiempo y á los usos
la legislacion ; pero sobre todo se necesita
de la feudalidad; porque aunque para no-
estar exento de todo género de preocupa-
sotros es muy •indiferente que su origen
ciones,
sea este ó eI otro, con tal que esté de-
Una de las que mas se oponen al acier-
mostrada su -utilidad, no dudamos que
to en materias legislativas es el empeño de
hay algunas personas tan celosas de la

216
217
libertad, que con solo saber que e] jura-:
digo, y el acendrado celo de los encarga-
do era un invento que pertenecia al tiempo
dos de redactarle no hayan permitido dar
de los feudos, acaso le hubieran proscri-
mas treguas á su discusion , es de esperar
to: •,tanto es el temor de algunos de que
á lo menos que la sancion de él no esta-
no los tengan por ortódoxos del liberalis7
rá- sujeta al estrecho término que señala el
mo! 2° Si el método actual de ser juzga-
artículo 145 de la Constitucion, ni mucho
do por jueces letrados se opone en la
menos al que se espresa en el 15o de la
menor cosa á la lisonjera idea de ser juz-
misma; porque une y otro hablan de una.
gado, por sis pares; es decir, si bajo el
sola ley, y no de un catálogo de leyes, y
actual régimen constitucional en que vivi-
tan numeroso como es el de un código pe-
mos, y despues de declarado solemnemente
nal. Y como por otra parte seria no menos
por la Constitucion , que todos los espa-
absurdo que el término (le treinta dias cor-
ñoles son iguales delante de la ley, el que
riese para cada uno de los artículos, por
fuere juzgado por cualquiera de las audien-
poder considerarse cada uno de ellos como
cias ha sido juzgado ó no por sus pares
una nueva ley , parece que estamos en el
ó por hombres iguales suyos. 3.° y
caso de que las nuevas Cortes ilustren el ar-
último: si aun dado caso que estas menú°•
tículo 3 7 5, .sin que se contravenga á sus
nes se resolviesen por la negativa, estaba
sabias disposiciones. Reducense estas á de-
...bastante generalizada la educacion entre
cir, que «hasta pasados ocho años despues
nosotros para poder confiar á jueces legos
de hallarse puesta en práctica la Constitu-
las calificaciones (le la criminalidad de los.
cion en todas sus partes , no se podrá pro-
hechos.
poner alteracion , adicion na reforma en nin-
Estas y otras varias cuestiones pueden
guno (le sus artículos»; pero ciertamente
aclararse para algunos en corto tiempo; pe-
no prohibe que se aclare la inteligencia de
ro no quedarán bien ilustradas para todos,
ellos, cuando se presente un caso tan sin-
sino cuando se miren bajo todos sus aspec-
gular y estraordinario corno es la sancion de
tos y con la mayor pausa y circunspeccion.
un código.
Mas ya que la urgente necesidad de un có-
En fin la cosa no es del todo clara , y

218
21.9
el peligro de la precipitacion evidente y
monarquias de Italia: han procurado en-
sin comparacion mucho mas grave que el
frenar al Monstruo de la licencia cerran-
que podría resultar de la variacion de un
dolo sus guaridas ó sujetandelas á la severa
artículo , con tal que esta la hiciese el mis-
inspeccion de las autoridades locales: han
mo congreso, que es á quien esclusiva-
procurado aligerar las cargas y contribu-
mente corresponde decidir en tales ma-
ciones del pueblo, si bien no ha sido to-
terias.
davia posible que , este esperimente todo el.
Por lo , demas , nadie disputará á los se-
alivio que algun dia esperimen tara: han crea-
ñores ex-diputados la gloria de haber sos-
do y reglamentado la milicia nacional local
tenido en tiempos tan difíciles las justas
y activa, que con el tiempo será la mejor
libertades del pueblo, conciliandolas en
salvaguardia de la libertad, de la vida y
cuanto les ha sido posible con el respeto,
las propiedades de los ciudadanos; y final-
decoro y autoridad que la Constitucion se-
mente han hecho tantas cosas buenas , 'que
ñala al monarca. Han estado prontisimos
sobra la 'lleno/Tarte para obscurecer 7 bor-
á dictar leyes capaces de reprimir los esce-
rar cualquier otro defecto en que hayan po-
sos de las diferentes facciones que han in-
dido incurrir.
tentado turbar la tranquilidad pública: lo han
• Nosotros que hemos usado de la justa
estado igualmente á reconocer la insuficien-
libertad de hacer algunas observaciones so-
cia de algunas de sus disposiciones, cuyo mé-
bre varias providencias emanadas del con-
rito solamente saben apreciar y reconocer
greso , nos lisonjeamos de ser los prime-
aquellos que sienten cual es la verdadera
ros á tributarle esta muestra de gratitud;
grandeza de alma, nn s los que piensan que
y -ya que hemos sido acaso los únicos á
todo retroceso en la opinion es un signo
quienes se ha calumniado y perseguido
de debilidad. Nunca se les vió mas impá-
indignamente , por suponernos autores de
vidos que cuando algunas grandes poten-
lo que nunca se nos pasó por la imagi-
cias de Europa parece que se preparaban
nacion, sepan los ser-lores ex-diputados, aho-
-á sofocar en ella los esfuerzos de la liber-
ra que ya están reducidos á la clase de
tad, como en efecto los sofocaron en dos
particulares, que no han tenido otros ami-

221
22.0
gos mas verdaderos que los editores del
Censor, y que el autor (le este artículo no
Oracion Ainebre del filantropzeo Clara-rosa,
es hombre capaz de presentarles al públi-
editor del Diario gaditano.
co cota otras semblanzas que las que él
mismo da de sí.
Otras plumas mas sabias acertarán me-
j or á formar los fastos de la pasada legis-
Qui curavit gentenz suain et liberal*
latura; pero nosotros indicando rápida é
cata it perdilione.
incompletamente los principales de ellos,
El que curó á su nacion y la libró
de su perdicion.
dejamos abierto el camino para que otros
le recorran con estension protestando que
f
no liemos tenido otro objeto que ceder
EcLEsiAsw. cap. 5o, ver. 4
á nuestras propias sensaciones. Cuando se
lea este libro , sin acordarse ni pregun-.
Antiquisima es por cierto la costumbre
tar quienes fueron sus autores, entonces
de celebrar á aquellos varones que vivien-
se hará la debida justicia á las doctrinas
do tuvieron grandes virtudes, é hicieron
que hemos procurado difundir en él.
acciones heroycas y gloriosas en defensa ó
(
para la ilustracion de su patria. Grecia, Ro-
ma y basta el mismo Getafe comprueban
con su práctica la verdad de mi asercíon ; y
si el sabio Bossuet predicó los elogios después
(le la muerte de Miguel Tellier, , canciller de
Francia, y de Luis de BOrbon , príncipe de
Conde , á .quienes acaso no tuvo la dicha
de elogiar durante su vida, ¿ por qué no
me ha de ser permitido á mí, que no soy
sabio, publicar los altos dichos del P. Clara-
rosa, nó menos apreciables que los altos lie.

222
223
ellos de otros que murieron altamente, sin
no está vivo, es facilísimo probarlo; por-
que acaso hubiesen resultado á la sociedad
que segun todas las cartas contestes, es in-
tan altos y tan consecuentes servicios?
disputable que le enterraron. Mas no por
Verdad es que no pocas veces el vil in-
eso se debe inferir en buena lógica que es-
teres , la baja adulacion, ó las necias preo-
té lo que se llama muerto; porque nunca
cupaciones llegaron á viciar tan util y lau-
mueren ni pueden morir aquellos hombres
dable institucion ; pero no tendrán cierta-
cuya fama sobrevive á las futuras genera-
mente lugar estos bajos y despreciables
ciones, ni mucho menos aquellos cuya exis-
motivos en las alabanzas que debo tributar
tencia mas bien debe llamarse moral que
hoy á la memoria y virtudes del limo. P.
no puramente física.
fray Juan Antonio O lavarrieta, conocido por
La vida política del P. Clara-rosa se
otro nombre Con el del ciudadano don Jo-
debe considerar bajo el mismo aspecto que
sé Joaquin de Clara-rosa , editor á secas
los antiguos mayorazgos; porque si bien
del Diario gaditano de la libertad é inde-
morian los poseedores de ellos, quedaba
pendencia nacional, político , mercantil, eco-
siempre en pie la casa y la vinculacion , aun-
nómico y literario. Aqui quisiera yo que
que variasen de nombre sus respectivos su-
resucitaran, no mas que para esto solo,
cesores. No hay duda en que los ha teni-
aquellos oradores esclarecidos don Demós-
do este virtuoso difunto, los cuales por
tenes y don Marco Tulio, que aunque no
mas que se resistan á pagar las deudas que
se dice que hubiesen sido editores de cosas
reclaman impiamente los libreros, papele-
económicas ni mercantiles, sabe Dios y
ros é impresores, no por eso dejarán de
todo el mundo que les daba el naype pa-
continuar con aquel mismo espíritu y aquel
ra esto de hacer elogios á los vivos y á los
fuego patriótico que forman la verdadera
muertos. Y hablando con propiedad, por
herencia de 'con célebre escritor.
qué se ha de decir que el P. Clara-rosa es-
Muchas son , señores , y muy variadas
tá rigorosamente vivo. ni muerto, siendo
las versiones que se han hecho acerca del
asi„ que no es absolutamente cierto que es-
género, causa y motivo de su tránsito á
ni lo uno ni lo otro En cuanto á que
las regiones etéreas, sin que en mi concep-

24
225
to haya dado nadie en el punto, 6 digamos
y mezquinos rumores que se esparcieron
mas bien, en el busilis de la dificultad.
del saqueo y otras bagatelas, que debian
Unos dicen que se murió de puro viejo;
entrar como ingredientes de la funcion, di-
proposicion que no podemos menos de con-
cen que fue necesario para que algunos se
tapasen de bolillo , que nuestro reverendo
siderar como aventurada, puesto que los
hiciese como que se moría, á lo menos por
inmortales no envejecen, y hasta ahora na-
die le ha disputado al P. Clara-rosa su bien
una temporada. Mas todas estas y otras espe-
merecido título de inmortal. Pretenden otros
cies, por mas probables y verosímiles que
que murió de rabieta ó berrenchin , nacido
parezcan, no son ni pueden mirarse si-
no como unas meras sospechas , cuya ave,
de ingratitudes y malas pasadas que le han
hecho aquellos mismos que le habian ofre-
riguacion toca á la historia, y acaso acaso
zdgun dia á ciertos martirologios. Mi opi-
cido el oro y el moro para cuando se ve-
nion es muy diferente de
rificase y consumase del todo aquella santa
las anteriores,
rebelion , que tantos malos ratos ha causado
porque habiendo, ya demostrado á mi ma-
y causa á sus disfrazados amigos y protecto-
nera que no es del todo seguro si al es-
res. Ni falta tampoco quien susurre que una
presado difunto se le debe considerar co-
bebida alevosa ha prestado sus auxilios á la
-nio vivo ó C01110 muerto, me parece . que
soñada vejez, y al bien inventado ber-
habremos dado en el justo medio, consi-
derandole meramente como evaporado 6
renchin.
Era sin duda Clara-rosa fiel depá..tário
espiritualizado í impulsos del fuego pa-
de los mas hondos secretos y planes que
triótico que abrasaba sus entrañas.
prepararon; acompañaron y debieron suce-
No otra suerte que cuando algun
lcr á la jaranita que ha divertido á la An-
hombre honrado se entrega con demasía
dalueia durante estos últimos meses, si en
al aguardiente, que á fuerza de embaular
lugar de haberse espachurrado la susodi-
cuartillos llega á encenderse . su sangre, á
cha jarana, hubiera podido conducirse á
-alterarse- sus tejidos y á corroerse sus vís-
su debido cumplimiento. Pero habiendo
-ceras, hasta que el dia menos pensado pe-
empezado á espachurrarse por
ga un estallido como un trique-traque : asi
esos vanos
TOMO XIV.
7 5
1

a26
227.
ni mas ni menos este imaginado difunto,
ros? Noramala para el Menságero , el Zur-
á fuerza de alimentarse con disparates y
riago, el Espectador y denlas acólitos en-
con proyectos aéreos logró que sus par-
cargados, como tú, de hacerla guerra al or-
tes líquidas y sólidas se fuesen redticien-
den y á todo cuanto tenga visos deConstitu-
do á un vapor sutil, que escapandose de
cional , que no merecen ni siquiera ser leidos
la cama donde yacía , se dirigió casual-
como preámbulo de tus discursos. ¿Y seria
mente al cementerio. Doleo super te, mi
posible que nos conformasemos con la idea
frater Tonata : me compadezco de tí, her-
de que te habias muerto los que tanto te
mano Clara-rosa, no porque te halles en
hemos admirado estando vivo ? Los montes
aquel sitio , adonde mas tarde ó mas tem-
en mi concepto se do/crian con semejante
prano todos te hemos de ir á acompañar,
pérdida: videhult me montes et doluerunt,
sino porque faltando tú, no queda nadie
como decía el prpfeta.
digno de cantar tu gloria y tus hazañas
Pero demos de barato que en efecto te
liberalescas. lograste obscurecer los
hubieses quedado muerto de veras , y que
nombres 'de los Curcios , de los Torqua-
cual cisne, enamorado de lo que tá sabes
tos, de los Publícolas y de los Brutos;
se te hubiera puesto en la mollera morir-
y al paso que llevabas, hubieras tam-
te en tu propio nido , que era la cartel:
bien obscurecido la misma libertad que
¿ quién nos quitará la esperanza de que re-
fué su ídolo,
nazcas de tus mismas cenizas?
¿Quién pudiera enumerar los servicios
Meo moriar, et sicut pheenix Multiplicabo
que en pocos meses has hecho con tu pe-
dies msos. Alegrémonos pues y gláriernonos,
riódico á. los amantes de otras novísimas
. del felicisimo fin de nuestro ínclito Clara-
instituciones ? ¿Quién se atreveria á saltar
rosa , no tanto porque se haya muerto;
'por encima de tantos principios, corno tú
cuanto por la seguridad (le que ha de resu-
has saltado, aunque te motejaban de viejo?
citar con doble gloria á esfuerzos de sus al-
¿Quién supo poner epígrafes mas-inocen,
baceas periodísticos- t.-gaudeamurí-elileetissi-:
teniente malignos, que los que tú planta-:
mi. de inclati vis
¿fine: gloriemur;
bas al frente de cada uno de tus núme-
porque no tardarémos en decir con mucha

e
mayor alegria: su rrexerunt filie ejus , et beaL
29
tissbnum pra.diCavei unt.
para dar al traste con cuanto dejó ordena-
La historia está llena de estos casos de
do la Constitucion , y por último tú solo
resurrecciones verificadas por los herede-
serias capaz dé hacerme ensartar latines.
ros , y no es posible que la historia deje
Pero ya es tiempo de que acabemos, por
de tener s:rs complacencias en aumentar es-
-que se va haciendo cansadilla la tal oracion
te caso mas, que sin disputa será uno de
fúnebre; é imitando á los locos, de quie-
los mas ciertos que contenga, á pesar de,
nes se dice que solo recobran su juicio cuan-
haber sido anunciado en profecia. •
do se acerca su fin, asi nosotras dejemos la
(piense enhorabuena Censores y Univer-
chanza y - la ironia para decir y desear de,
sales, Imparciales y Amoladores (1), cuyo
veras : qué Dios haya llerrdo íz descansar
objeto sea hacer la guerra á la anarquia y
en paz el alma del padre Olavarrieta , y
desenmascarar á los que la promueven : es-
las de los que le preacipitaron en tantos y tan
pliquese el congreso en el sentido que se
peligrosos estravios , cuando les llegue la ho-
le antoje centra los rebeldes y alborotado-
ra fatal, que acaso han acelerado ti aquel
res : obre el gobierno con la energía que
puedk contra todo género de facciosos:
muestre el pueblo su indignacion contra
toda clase de exaltados ó exageradores de
principios ; porque mientras exista el Dia-
rio gadikano en nombre y representacion
del padre Clara-rosa, él solo basta para ha-
cer frente4 todos ellos y para meterlos, co-
mo dijo el sabio, en mi zapato : tu unas pro
decein millibus computaris. Tú solo bastas
'F011eto semi-periódico que.,49 tiene naga ma-
lo mas que:11, título.

23o
23r
probablemente con el piadoso objeto de
Sobre un artículo del Espectador.
tentar su conversion ; y no es facil reu-
nir en el corto espacio de una llana de
pliego regular tanta sandez , tanto paralo-
El Espectador del 12 del corriente que
gismo ridículo ni tanta prueba irrecusa-
como hemos dicho muchas veces, nunca
ble de la bárbara ignorancia de su autor,
disparata , mas que cuando se le figura que
(y eso que estamos nosotros de poi medio),
va á pasmar á sus lectores con las que él
y de la rabiosa impotencia de nuestros
llama reflexiones , estampa un artículo, que
enemigos. Se repite mucho, segun costum-
para ser cierta,. evidente y persuasivo, no
bre, en este. asqueroso papel aquello de pa-
se necesita mas que cambiar algunas vo-
tria afligida , Fernando el amado en la escla-
ces : queda con esto solo un discurso he-
vitud , religzon perdida (sin duda porque no
cho y derecho. Dice asi : »hemos observa-
levantamos un nuevo empréstito para socor-
do que cuantas veces ha estallado alguna
rer álla pobrecita corte de Roma y á los ca-
maquinacion para provocar el desorden y
nónigos sedicioso que por acá tenemos), y
la licencia en las provincias, bien haya si-
todos los denlas absurdos con que nos es''
do local, bien simultánea en varios pun-
tan majando los sentidos hace 20 meses.
tos , ha sido constantemente precedida ó
«Esta proclama aparece impresa en la
acompañada de alguno ó de muchos elo-
imprenta real de Zaragoza, y firmada por
gios nuestros incendiarios y subversivos, que
la junta directora de la lealtad española
no parece sino que se han forjado en esas
En nuestra opinion , la junta directora de
malditas imprentas de mano que Díos co-
la ruina de la nacion española se halla en
honda , y que quisieramos ver prohibidas
Madrid, en donde se reciben las instruccio-
hasta con pena de galeras.
nes dé un gabinete enemigo de hecho, en
Ahora mismo tenemos á la vista uno de
donde se disponen y combinan todos los
estos irrefragables testimonios de la mas su-
ataques contra la libertad (lcase licencia pre-
pina estupidez, que han echado por deba-
cursora d(5 la anarquia que nosotros predi
jo de la puerta de uno de nuestros amigos
tamos incesantemente por mas , que la, ora-

232
233
batan á nuestro despeelw el Censor y el Im-
clon) han lograda estra'iar la opinion has-
parcial) , y en donde por último se hacen
ta tal punto, que Cuando el espíritu pú-
verbalmente promesas , que aunque jamas
blico debiera hallarse en el estado que era'
han de ser cumplidas , deslumbran mas que
de esperar de nuestras predicaciones , en el
las escritas y hechas por tercero.
segundo año de nuestra regeneracion po-
»De Madrid han salido los que lleva-
lítica le vemos tan decaido, que no se ma-
ban dinero , órdenes é instrucciones á los
tan los hombres unos á otros ; y si hubiera-
conspiradores de las provincias (san Pra-
mos de calcular por este termómetro,
ha/go de que cuando estos desórdenes eran
pezariamos desde ahora mismo á temer
• de nuestro gusto ; y hablan llegado á repri-
que se afianzase el orden y la seguí idad del
mirse, daríamos que se pagaban por los de
vecindario. No se oyen ya canciones inde-
Leybach); desde Madrid se dirigen los' pla-
centes y provocativas ni en las calles, ni
nes , y en Madrid ha establecido su cuar-
en las plazas, ni en los teatros el fuego
tel general la gavilla numerosa de intri-
santo de la iebelion, de la licencia y de la
gantes y atentadores de diversas especies
guerra civil, que reanimaban esas sociedades
contra el sistema constitucional. A nues-
anti-patriotieas , se ve amortiguado : em-
tro despecho el heroyco pueblo, guarni-
pieza á aparecer la tristeza en los sem-
cion y milicia de Madrid han opuesto has-
blantes de los enemigos mas enearizzzados -
ta ahora , y tememos opondrán en lo su-
del Verdadero liberalismo. Se observa de
cesivo un patriotismo eminente,- y una
algunos días á esta parte que ciertas gen-
lealtad constitucional, que jamas podrá ser
tes conocidas por su notorio amor á la li-
bastan teniente detestada por nosotros, á tan-
bertad constitucional empiezan á erguir la
ta maquinacion , tanta intriga y tanto
frente: todos los secuaces del jacobinismo se
perjurio.
lamentan' de los pasos que visiblemente se
»Sin embargo, á pesar de los esfuerzos
estas dando por el poder ejecutivo para
de todos los amantes del sistema , nuestros
impedir que los ciudadanos se degüellen unos
infames y 'rateros enemigos (que son todos
á otros : ven con escándalo y asombro que
los que no quieren sistema sino Consta-.
despues de haber éludido que recayese el nom-

234
235
branziento de ministros en unos cuantos hom-
rectificando de `dia en dia , y que el go-
bres perdidos que designaba nuestra faccion,
bierno se ha empeñado en que no ha de
deTues de haber ejecutado en cuanto ha
triunfar la, demagogia ni el servilismo.
sido posible las disposiciones del congreso,
¿Estamos Condenados á obedecer ¿a Coas-
de haber trasladado 'legalmente á un co-
titucion y á vivir sin convulsiones? ¿ No
mandante de un batallan de la guardia real
habria un saludable temperamento entro
á otro destino mas rail y . de igual conside-
arrastrar á los presos que nos cid la gana,
racion que el que antes tenia, se eleva por otro
é insultar con palabras y con hechos á. los
acto igualnzente justo desde el mando del
diputados mas distinguidos y beneméritos?
segundo regimiento de la misma guardia
Si le hay; pero no se quiere encontrar:
real al de la provincia de Cataluña al digno
lo que se quiere es que obedezcamos las
coronel y distinguidisirno patriota marques
leyes,- y en los últimos ruidos parciales
de Castell-dorrius, y que le substituye el
sofocados, como hemos visto, por los es-
marques de Castelar á quien la opinion
fuerzos y contínua vigilancia de 1 as pri-
pública designa como adicto á la Consti-
meras autoridades ,locales que te ajan pre-
tucion y poco amigo de sistemas, como lo tie-
parada la fuerza armada en defensa de los
ne muy bien probado , y de que dió un tes-
individuos del congreso ( que sino sabe
t-lno/izo 'irrefragable cuando sostuvo la dis-
Dios donde hubiera llegado la tentativa),
ciiria militar con el lance que ocurrió con
se ha encontrado 1111: plausible pretesto,
el capitan don Gaspar de Agnzlera , segun
asi como en otros actos atroces y sangra-
lo declaro el tribunal competente , cuyas
nanas (que nosotros aplaudirnos en su
decisiones son. harto mas respetables que
po) para irnos acostumbrando á respetar la
nuestras continuas charlatanerias é insolen-
vida de los damas hombres, que es una vir7
tes badajadas.. Pero en .otro artículo las
tud comen á todos los gobiernos segun . el
diremos mucho mas fuertes r escandalosa s •
célebre Montesquieu , r haeeruo s. hombro. de'
cuando volvanzos á tratar esta materia. Vol-
bien el cija menos pensado.
vamos á nuestra cuestion.
«Sin embargo se equivocan groseramen7
»Yernos que el espíritu público
os vea
te y como bestias est4p,Was 1.01;, que han.

237:
236
nos á uncir á la Coyun ,la del .despotismo:
creido y creen todavia que esto es facil:
Si la cordura y sen s atez del pu'blo espa-
todos los buenos españoles saben qu' no-
ñol abomina la auarquia, no se crea por
sotros somos en esta parte incorregibles, y
eso que seria facil hacerle mirar con indi-
conocen claramente cual es el objeto que
ferencia los pasos demasiado marcados pa-
llevamos en nuestros inicuos escritos, en los
ra volverle á cargar de cadenas. Constitu-
cuales á pretexto de inspirar temores por un
cion ha jurado el pnebto„ y Constitucion
despotismo que ya no puede existir, predi-
se empeña en tener; pero quiere que 'sea
camos la necesidad de la anarquía, que ya
cumplida en su testo y en su espíritu, sin
rabia empezado á desarrollarse con la ma-
a elastichlad que nosotros deseariamos para
yor impudencia. Todo el mundo sabe ya
ejercer á su sombra la mas horrible tira-
la negra combinacion que hay contra la li-
nía. No faltan tres' semanas cabales pa-
bertad entre el Espectador que se Iza en-
ra que se reuna la próxima legislatura ; y
cargado de elogiar todos los crímenes y de
á pcszr de todos los estuerzos que hacemos
llaman en este mismo artículo actos indifg
por desacreditarla, hemos de tener el dis-
y que nada significan
-rentes
las tentativas
gusto de ver reunidos á nuestros represen-
de asesinar diputados á Cortes, y un Zur-
tantes, haciendo ejecutar las sabias medi-
riago que confiesa que tambien él es anar-
das de sus predecesores, y dictando otras
quista, y un gobierno, que conociendo que
que urgentemente reclama el bien de la
tan infame es uzz. papel como otro, toma
patria y la consolidacion del sistema cons-
sus precauciones para que el mando dela
titucional.
fuerza armada, asi en la capital como en
Hombres eminentes, conocidos en la na-
las pi (»jamas , esté confiado á los verdade-.
cion por su sublime patriotismo, luces y
ros ameg-os de las ley-es, y-que tienen dadas
virtudes . dejan asientos que van á ocupar
mil garantias de que.se saciyficai .án por sos-
otros no menos sabios , patriotas y virt u o-
tenerlas. Esta es la' clave de que usa para
os. Tenemos un ejército entusiasmado por
evitar la contrarevolucion: y á fe que la
las libertadespatrias, é interesado por to-
acierta bien á pesar nuestro, porque de otro
dos títulos en su cons'ervacion: tenemos
modo no habría cosa mas facil que volver-.

238
una brillante y numerosa milicia nacional,
número 3o4 del Espectador, correspondien-'
compuesta de los ciudadanos mas decididos
te al martes FA de febrero de 112'.1 so-
por la causa de la patria, que tienen una
bre lo cual pueden verse y aplicarse las
palabra de concordia y reunion en la voz
doctrinas enunciadas en las sesiones del con_
de viva nuestro sagrado código (aunque
preso relativas ít las ocurrencias de Cadíz
nosotros solemos añadir otros vivas que no
y Sevilla, y las que han tenido lugar con
vienen al caso) ; las luces estan mucho me-
ocasion de los tres últimos proyectos de
nos difundidas que en el ano J9, y la
ley remitidos por el gobierno.
llama del patriotismo que aparece vivamen-
te encendida, 'procuraremos que vuelva á

amortiguarse si lograrnos influir en el próxi-
mo congreso. ¿ De qué servirán entonces
los esfiterzos del Censor y del Imparcial,
que se han empeñado en sostener la libertad

de la patria? De que se presente nueva-
mente el terrorismo con toda la fuerza y
vigor de que hemos intentado armarle desde
que escribirnos para amedrentar á todos los

hombres de bien. Mientras llega este suspi-
j'ab momento , nos da- mucha rabia que
todos los patriotas se mantengan vigilantes
y alerta contra las tentativas del desenfreno
y contra nuestra perpetua hipocresia, que
no se dirige mas que á entronizarle por me-
dios opuestos, al parecer, pero que en rea-
lidad no tienden á otro fin.»
Solo de este modo es cierto é inteligi-
ble el artículo de variedades inserto en el

ANUNCIO.
EL CENSOR,
Lecciones de historia natural esplicadas en
PERIÓDICO POLITICO Y LITERARIO.
el colegio nacional de jarmacza de Barce-
lona por el doctor don Agustim Yañez ca-

tedrático de dicha asignatura etc.
N.° 82.
SABADO 23 DE FEBRERO DE 1822,
Esta obrita dada á luz en el año 1820
reune en poco mas de 5oo páginas en
Cuestiones sobre la palabra policia.
4. 0 los conocimientos elementales de Zoo-
logia , Botánica y Mineralogía. La claridad,
sencillez y orden con que el autor trata
las materias, unido á la circunstancia de
La cotnision especial° nombrada por las
ser el primer escrito que de esta especie
Cortes, á consecuencia de una proposición
se ha publicado en idioma español, la ha-
del señor Sancho, para esponer lo conve-
cen muy interesante. á cuantos emprendan
niente acerca de los sucesos del 4, ha in-
el estudio de la historia natural , y la dan
cluido entre otras providencias la de »que
por lo mismo una recomendacion facil de
se establezca en todos los pueblos y prin-
apreciar.
cipalmente en Madrid una policía compa-
Se vende en la libreria de Perez, calle
tible con nuestras znstauciones liberales:» la
de Carretas, á 4o rs. vn. en rústica..
idea no puede ser mas util ; pero la gran
dificultad está en el modo de realizarla.
Creemos pues hacer un gran servicio á la
libertad , y dar alguna luz á las próximas
Cortes ordinarias que deben tratar de esta
materia , si logramos con nuestras obser-
TOMO XIV. •
/6

242
vaciones fijar con claridad las varias cues-
.243
tiones que envuelve una proposicion al
propias leyes : una república ;tomada esta
parecer tan sencilla, y si acertamos á resol-
voz en su acepcion . general. 'Pero-debe sa-
verlas de un modo satisfactorio conciliando
berse que esta misma espresion gobierno
de un estado
dos estremos tan opuestos como son la li-
no tenia én lo antiguo
una acepcion 'tan 'limitada coinó ahora ; y
bertad y la sujecion.
Cuestion La ¿Qué se entiende por po-
abrazaba cuanto es relativo á -su 'Manera
licia ? Este es el punto cardinal : definir
de existir : ley 'fundamental , constitucion
Líen la palabra y el objeto que significa;
ti arregle y di stribucion del poder, sistema
porque si no se hace con exactitud, todo
administrativo, económico 'y militar ,
será divagacion cuanto después se diser-
digos , instituciones , todo en "ctiaritó
te. Y si esto es necesario en todas las discusio-
contribuye á su conservador: y régimen.
nes, lo es mucho mas en una cuino la pre-
Asi la voz policia fue empleada por l'Os .att:.
sente , en la cual se interesan la libertad
tiguos para designar la idea coMpleja de
del ciudadano per una parte, y su vida, sus
gobierno de una sociedad, aun cuando
bienes, su seguridad por otra. La palabra
esta no forme un estado , un pueblo pro-
policia segun su valor etimológico y el uso
piamente dicho , ó una naciOn, 'sino una
constante que Labia tenido quizá basta en-
reunión de hombres de cualquier clase que
trado el último siglo, no significa otra cosa
fuese ; y én esté sentido se dice 'hoy úiis-
mo la l'o/lela de la iglesia;
que gobierno de la ciudad, ilo la repóblica,
es ¿heir, el
del estado; porque la voz griega de que
Conjunto de leyes, reglas ó cánones, usos,
se deriva, aunque literaltnento no significa
costumbres, disciplina , ritos ,eet. que ri-
mas que ciudad, poniq en la antigua Cure-.
gen en la sociedad cristiana, atinque los
oil cada una de estas con sus aldeas .ó _pu?,
socios pertenezcan al mucha y diversas
Nos dependientes formaba un estado., pa-
naciones. De esta acepción general pasó la
só á significar lo que ahora llamamos una
palabra policia á significar mas particular-
nacion , un pueblo , una sociedad soberana
mente aquella serie de leyes, ordenanzas,
é independiente que se gobierna pop isus
precauciones y providencias que emplean
sol gobiernos de los pueblos ya constitui-

244
245
dos para mantener el orden , proteger la
des• conspiraciones, pueden ser públicas
vida y los bienes de los ciudadanos, y
secretas ; (le alu es que la policia misma de
cuidar (le su alimento , salud , comodidad
seguridad se subdivide Cambien en públicay
y recreo. Pero como la policia aun cir-
secreta. Todas estas diferentes acepciones de
cunscrita á estos objetos forma todavia
la palabra policia deben tenerse presentes
un ramo tan vasto y complicado , ha sido
para resolver las . demas cuestiones relativas
preciso subdividirla en varias especies ;:-Y
.á este punto.
se ha llamado policia urbana á la coleccion
Cuestion 2. a ¿Debe haber policza en las
de reglamentos y estatutos relativos á la
naciones? Facil será responder , supuestas
subsistencia, sanidad y recreo de los ha-
las divisiones indicadas. t.' Claro es que
bitantes de un pueblo : policia judicial á las
entendiendose por policia buen gobierno
ordenanzas que tienen por objeto prote-
en general, no solo debe haberle en toda
ger la vida y los bienes de los particula-
sociedad, sino que sin ella será imposible
res persiguiendo y aprendiendo los malhe-
que subsista y se conserve. 2. 9 Es igual-
chores ; y policia de seguridad ó política la
mente claro que en todas debe haber un
que se dirige á mantener el orden públi-
buen sistema de policía urbatza ; porque
co. Y como este puede ser turbado, ya por
en todas es indispensable que la comuni-
ligeros trastornos locales , ya con altos
dad cuide de la subsistencia, salud, como-.
crímenes que trastornen la sociedad en-
didad y aun diversion de los individuos.
tera, se subdivide la policia de seguridad
3.° No es menos evidente que debiendo
en alta y laja : la primera trata de evi-
proteger su vida y sus bienes , debe por
tar los grandes atentados politicos , y la se-
consiguiente tomar providencias y precau-
gunda los pecr eiios; ó mas claro, la pri-
ciones para que no sean nunca ofendidos
mera tiene por objeto mantener la tran-
en sus personas ni privados violentamente
quilidad del estado , y la segunda la de
de sus bienes; y si por desgracia lo fue-
cada pueblo particular. Ademas como las
sen para aprehender y castigar á los ofenso-
precauciones que se pueden tomar para
res; ó lo que es lo mismo que eh toda
evitar los desórdenes parciales, y las gran,
nacion bien gobernada debe haber un buen

246
d4 7
sistema de policía judicial. 4. 0 Tampoco es
dudoso que toda sociedad si ha de conservar-
de uff'»iiiikriitl)
POtqlie .riiVirl'crée citie
habla ndó
lák}ébilltiléabli lid 'él' lolit;TO
se necesita impedir, que se cometan aten-
tados que
tííó .sistiriid dé' gErP0f11,- 021e friiviia; cid g1.30
. , turben el orden público, alte-
.Éti
c u a 'riel á atk;
0541:=
ren la tranquilidad y trastornen el gobier-
no establecido; y
tracto . qué la-
plíTétt14 1Wri4e0 ,;- 6
. por consiguiente que ne-
si sé . quiere la
nidnról
cesita de un sistema bien entendido de pe-
Mala es : la fornia 1t5110
'ida política ó de seguridad tanto alta co-
mo
dides' los p ddress«; 015 a dIfsegi.I dItlit
Laja, ó en otros . términos, tanto local
j o r Manera de' chn-tflen'ell<1,44',
111 Din'a-frdS
como general. 5• 9 Es innegable finalmente
equilibra 11 Os 1-
el51%9
que entre las varias precauciones que pue-
dejarles
rffillin!f tfUlapollffitr&' y e'Ietlitl
den tomar los gobiernos para prevenir los
su
Efartar siVri`Mitl. (re dpitriVift
—§;
crímenes señaladamente políticos, hay al-
tatPdádbUstf tate poníl' 1.111. 41911
gunas que por su naturaleza son y deben
qt ?se lían héCh'6, 10. tieda'thaálta' tánY87qu'e
ser reservadas ; porque. con solo hacerse
apretder , qii sin ei:rg,eráffoll4 p'ufekle'"akel
públicas seria nulo su efecto. Hasta aqui
gidaYle. guié Oglfati aun' Ifieclidl'siglog.a.Vil
todo el mundo está de acuerdo; pero la di-
ficultad está en el modo de aplicar á la
tét 01 e PVP élti) htini al; olvásvátiwtre! tlq-4310.
plét nilMlef' grán pralSYMKIP
práctica estos principios generales y teóri-
M'e1M° sMICI` pzsible— de' 01.111/11/. 'Álfft
cos. Procuraremos hacerlo con la. posible
considera"Al niá ?r; pth'ty0 1 P'siíi
c),:actitud.
aplicátIOWt hIgW álcada . naliónI'd-all'inin a-
Cuestion-„3, Cuál ,es el mejor sistema
da nal'clIF
k yt ! ríuévaMITieültitkIPA
de pada, tomada esta palabra en la acep-
cion general, de buen gobierno? Problema
501ó ; ró gi petátít.
el4C1c~ks'óeiál, sé creén"-fit
que. está por.,resolver y acaso lo estará to-
en estádÓ" de gebaillVel MitHól; plikaZIV
davialuengos siglos: á lo menos hay mit-,
iniaginarso que estas dificillsiias'CitéSr-ffót
chas cuestiones subalternas contenidas en
nes quedan reSiteltas'clri
lá;gene'tal,indicada que no todos resuelven
las palabras' dé gobicrOO :' repreáenkáTiM,

248
249
sistema liberal, division y equilibrio de:
objetos que tienen relacion con la existen-
poder,• responsabilidad, soberania del pue-
cia física del hombre , con su comodidad,
blo etc. ¡Cuán embarazados se verían todos
su salud, su recreo y su bien estar, y se
ellos para responder, sí se les obligase á
conocerá cuantos y cuan vastos ramos com-
definir bien estas espresiones , y sobre to-
prende un sistema completo de policía ur-
de si se les mandase formar un proyecto
bana. Abundancia y salubridad de los ali-
de Constitucion en el cual quedasen los po-
mentos, situacion favorable, construccion,
deres tan exactamente divididos y tan per-
limpieza y alumbrado de las poblaciones,
fectamente equilibrados, que jamas pudiese
establecimientos de beneficencia de toda
la balanza inclinarse al uno mas que al otro!
especie, régimen de casas públicas de
Mas ya que esta primera cuestion es tan
todo género, diversiones de cualquiera na-
complicada y dificil que serian , necesarios
turaleza etc. etc. ¡ Cuántos tomos pedirian
volúmenes para ilustrarla completamente,:
todos estos objetos para ser.. tratados dig-
y que cuando se habla de policía, no se
namente y con la estension necesaria! ¡ Y
toma ya esta voz en su acepciou primiti-
cuánta instruccion en el que se propusiese
va y general como sinónima de buen go-
formaran sistema completo que nada deja-
bierno , omitirémos lo mucho que podria-
se que desear! Asi esta obra no puede ser
reos indicar sobre ella , y pasaremos á las
hecha por uno ,.solo, ni de una vez : ha de
otras á que dan lugar las acepciones mas
ser el compendio y resultado de otras mu-
circunscritas de la palabra policia.
chas , y ha de formarse gradual y sucesiva-
Cuestion 4.a d Cuál. es el mejor sistema
. mente segun las circunstancias lo per-
de policia urbana' Otro problema no tan
mitan.
dificil de resolver como el anterior ; pero
Cuestion 5.a c Cuál es el mejor sistema
que consta de tantos elementos, es tan ge-
de policia judicial i> Varios pueden formar-
n
neral y se descompone en tantos otros par-
se en teoría , y variamente modificados; pe-
ticulares, que para ilustrarlos completamen-
ro siempre vendrán á parar en el buen em-
te se necesitaria escribir un gran número
pleo de la fuerza pública, la única que
de volúmenes. Considerese cuantos son los
tiene por instituto proteger y defender

a50
251
la vida y los bienes de los ciudadanos. Lo
Perseguir salteadores y malvados de toda
mejor que hasta ahora se ha hecho, y /o.
especie se ha de hacer por oficio y por
que habrá que hacer al• cabo en todas par-
obligacion , y sino nunca se hará bien. No
tes, es formar un cuerpo escogido de tro-
es propio de un escrito como este entrar
pas encargadas ésclusiv a mente de- perseguir
en los pormenores á que el legislador debe
y prender los maihechores,y de vigile
atender para la creacion y composicion de
cha y noche
un cuerpo de tropas destinado á perseguir
• dentroy • fuera de poblado pa`--
ra prevenir sus asechanzas
malhechores, tanto en poblado como en los
, yevitar sus•aten-
caminos : baste decir que lo mejor que se
tidos. Que este cuerpo se' llame-gendar-
ineria, ó escuadrones de policin , ó de otro
conoce en este género , es la gendarmeria
cualquier modo, es indiferente: lo que in:-
francesa , y que aquel establecimiento debe
porta es que le haya:• Sin él cuantas pro,-
imitarse con las modificaciones en su re-
videncias selomen para estinguir los rate-
glamento que parezcan oportunas , atendí-
ros y ladrones' en los pueblos-, y los sal,
olas nuestras localidades y circunstancias.
teadores''en los caminos, serán insufitierF-
Cuestion 6.a ¿Cuál es el mejor sistema
tes.
de policia política. local? Quedando dicho
, E's necesario- que haya un cuerpo de
tropas de, infariteria y caballeria , cuyo 'tíni--
que esta es la que cuida, de evitar que el
co servicio' sea este; y' que
orden público sea turbado, ó la tranqui-
: esten obliga-
das á
lidad alterada por medio de conmociones
él pWr ordenanza; militar, r sujetas:
locales , y estando comprendidas estas en
á la mas Tigorosadisciplina. Confiarle á los'
milicianosvoluntariosó forzados,. es aven-
el número de los .delitos que la policiaju-
turarse á que no se desempene ó se• des,.
dicial debe evitar ó perseguir, es claro que
empeñe mal, ó á -lo menos'im se• haga con
un. buen sistema de policia judicial entra
igual celojeW
ya -como parte del de policia civil. Pero
:Ito•das partés- Ademas' tiene.
el 'inconveniente de
ademas son necesarias todavia otras pro-
ti
'lo's • padres.
de familia á riesgos y • peligros de
videncias y precauciones. Es innegable que
que'. la
tanto los delitos leves como los graves,.
sociedad debe preservarlos; -lejos de po-
tanto los comunes corno los políticos, tan.7
nerlos en precision de Velos arrostren:

252
253
to los desórdenes parciales y de poca mon-
culas particulares por clases y profesiones;
ta como las conmociones populares, y tan-
y aqui las notas ó informes que deben to-
to estas como las vastas conspiraciones tie-
marse sobre todos los habitantes para co-
nen por autores ó cómplices á las gentes
nocer los que no presenten suficiente ga-
de mal vivir; es deeir, , á los ociosos y va-
rantia de su moralidad. Pero és necesario
gos, á los jugadores de todos grados,
penetrarse de una verdad ; y es que este
los viciosos de todos géneros y á los mal-
ramo nunca estará bien servido en las
vados de todos colores. Es pues necesario
grandes poblaciones mientras no esten en-
evitar en cuanto sea posible que en ningu-
cargados de él empleados que tengan suel-
na poblacion se'aniden y oculten hombres
do, sean responsables, amovibles y elegi-
dispuestos siempre á cometer delitos, ó á
dos por el gobierno mediata ó inmediata-
prestarse corno auxiliares de los alborota-
mente segun sus clases. De consiguiente
dores. Para esto. es necesario establecer le-
no debe añadirse esta nueva y grave ocu-
;yes severas y ejecutarlas con puntualidad,
pacion á los regidores , y mucho menos
•á fin de que nadie entre ni salga, ni se alo-
obligarlos á servir gratuitamente unas co--.
je ó avecinde en los pueblos sin que el
misiones tan penosas y que necesariamen-
magistrado local sepa quien es, cual su
te les han de ocupar mucho tiempo , qui-
conducta, cual su género de vida, y cuales
tándoles el que. necesitan para el desenipe
su profesion y medios de subsistir. Aqui
rio de sus obligaciones adtninistrativas, y
entran necesariamente las formalidades de
para atender á los vastos ramos de la po-
los pasaportes, los avisos de los caseros
licia urbana que estan y deben estar á su
sobre alquilos y desalquilos , las motas
cuidado. Creemos pues que en todo pue-
diarias de los posaderos , y las de los
blo que llegue á mil vecinos debe haber
vecinos que' reciben en su casa algun
ya un comisario nombrado por el- gefe po-
forastero por amistad ó por interes : aqui
lítico de la provincia dependiente de él,
las matriculas generales, exactas y conti-
responsable y amovible , el cual esté en-
nuamente rectificadas de todos los habitan-
cargado de. reconocer los pasaportes de los
tes de los pueblos : aqui las listas ó matri-
viageros y ejecutar en todas sus partes el

255
254
que este estableenniento podria aludir al
reglamento general de policia que las Cor-
.erario :; porque solp bab,ria .que satisfacer
tes decreten. En los pueblos que no lle-
el esceso .,de la datae;ion que se les asigna-
guen á mil vecinos puede hacer de comi-
. se $ol>re el ,reliro nue yá gozaban. Ade-
sario uno de los regidores , asignándosele al-
mas este aumento de gastos se podria cu-
guna corta reinuneracion por este trabajo
brir con el producto de los pasaportes, li-
estraordinario ; pero segun que el ',Uniera
cencias de residir y otros documentos que es-
de vecinos , pasando de mil, vaya siendo
pédirien los mismos comisarios, y con las
mas y mas considerable, se deberá ir au-
multas .que .ejecucion del reglamento se
mentando proporcionalmente el de los co-
exigiesen á las mazososeu dar -los avisos pre.
misarios, y en las ciudades populosas ne-
venidos en él, y á los que de cualquier otro
cesitarán estos tener á sus órdenes algu-
modo contraviniesen á sus disposiciones.
nos dependientes que las ejecuten , y les
Cuestion 7.a
ayuden á .desempeliar su encargo. Que pro-
d Cuál es el mejor sistema
de alta policia política ? En el sentido que
porcion haya de guardar el número de co-
ordinariamente se da á estapalabra ,
misarios y subalternos con el de la pobla-
gimo. Digo francamente lo que siento : en-
cion , cuales hayan de ser sus dotaciones
tendiendose por alta policia la de espío-
respectivas, cuales los requisitos con que
` nage doméstico. , la tengo por incompati-
hayan de estar adornadas, cual la manera
ble con todo gobierno constitucional; y di-
de elegirlos y deponerlos, y cuales las re-
go mas, aun- cuando fuese compatible; nun-
glas á que ha de estar sujeta esta institu-
ca puede ser necesaria. Si el gobierno es-
cion para que sea util, son pormenores á
« tá bien arreglado en todas sus partes, si
que no es posible descender en un escri-
las leyes prohiben, como deben , las aso-
to como este. Solo haré una indicacion
ciaciones .y juntas clandestinas de los ciu-
importante , y es que confiando las plazas
dadanos, y si estas leyes se ejecutan con
de subalternos á veteranos honrados que
puntualidad, yo no veo que ia y tal policia.
disfruten sueldo de retiro , y las de comi-
de espionage pueda ser buena para nada.
sarios ú oficiales reformados desde alferez
hasta capitan , no seria mucho el gravánien

257
256
¿ Cuál es su objeto ? ¿impedir que se .tra-
mismo en que estallaron. No siendo pues
men y realizen conspiraciones contra el go-
necesario, ni util siquiera, saber lo que al-
gunos cuantos individuos maquinan
bierno existente , la Constitucion jurada y
en
secreto mientras no empiezan á poner
el orden de cosas establecido? Pues corno
eh ejecucion su plan ; y pudiendose y
DO haya conciliábulos secretos es imposi-
debiendose saber asi que dan los pri-
ble que llegue á formarse ninguna que pue-
meros pasos „; para qué se quiere ese
da dar cuidado ; y aun cuando en el
espionage tan costoso como inutil ? ¿ Pa-
to de una casa particular y á protesto de
una tertulia ó reunían inocente se juntasen
ra saber simplemente lo que se habla ó
se dice en el sagrado é inviolable asilo de
diez, doce, quince ó veinte personas que
las casas particulares? Y semejante in-
maquinasen alguna trama, esta se descu-
quisicion puede ser compatible con el ré-
briria infaliblemente asi que empezasen á
realizar el proyecto los conjurados, siempre
gimen liberal? ¿ Se dirá en un artículo de
la Constitucion que la casa del ciudadano
que la policia ordinaria cumpliese con su
es un sagrado en el cual no es dado pe-
obligacion ; porque al punto que una cons-
netrar ni aun á los magistrados, sino á cier-
piracion sale del obscuro recinto en que se.
tas horas, y con tales ó cuales requisitos y
trama y empieza á ramificarse, es impo-
sible de toda imposibilidad que alguno de
formalidades , y habrá de estar abier-
ta legalmente al soplon del gobierno que
los iniciados en ella no dé pasos ostensi-
bles que esciten la atencion de la policia
viene á escuchar y saber cuanto en la efu-
ordinaria, si esta vigila corno debe. Asi he-
sion de la amistad y el desahogo de la mu-
tua confianza se dice en la plena seguri-
mos visto que la tan decantada policia
dad de que no ha de salir de las paredes
francesa jamas ha descubierto Conspira-
dor) ninguna hasta que el plan Babia em-
afuera? Ni la tan detestada inquisicion ha-
pezado á ejecutarse y estaba ya bastante
cia otro tanto, á lo menos en estos ulti-
adelantado; y aun algunas, como la de Ba-
mas tiempos : recibia sí las delaciones
llet, no las ha sabido hasta el momento
voluntarias que los ilusos ó malvados ha-
cian de lo que habian nido ó presenciado;
TOMO XIV.
17

258
259
pero ella no pagaba ni enviaba espías pa-
y vigilancia no deben estenderse mas allá
ra escuchar las coreveisaciones privadas.
del umbral de aquel asilo que la Consti-
Pero , y ¿ cómo sabrá, él, gobierno si se
tucion ha declarado. inviolable, á no ser
conspira ó no Contra la Constitucion del
que por signos' sensibles que se observen
estado? Ya queda dicho que cuando está
desde fuera, se presuma fundadamente que
todavia en puro' proyecto , le es muy in-
en lo interior de una casa se está come-
diferente saberle : sin que nadie se lo di-
tiendo un delito ó ejecutando una accion
ga puede dar por supuesto que' habrá siem-
de .las prohibidas por la ley. Por ejem-
pre descontentes que fortiten torres en el
plo , si la vigilancia pública oye gritos den-
ayre; pero si el proyecto no se queda en
tro de una casa que indican que se está
pura conversacion, -al . punto• lo sabrá por
asesinando ó maltratando á una persona,
su policia ordinaria, Cómo esto se verifi-
claro es que debe acudir á su defensa : si
que, se entenderá mejor por lo que se di-
á deshoras de la noche se escuchan gol-
rá sobre la siguiente
pes parecidos á los de un volante de acu-
7. a cuestion. ¿Debe -haber policía se-
ñar moneda , nadie dirá que no debe sor-
•creta? Para las casas particulares y las .a.e
prenderse y registrarse aquella casa. Si pro-
ciones- privadas de los ciudadanos ya está
hibidas por la ley las reuniones clandesti-
dicho que , para las casad y acciones
nas se observa que periodicaznente y á cier-
públicas es otra cosa. No solo no hay in-
ta hora concurren á una habitacion per-
-conveniente .en que se celen 'por el gobier-
sonas que por su clase , número y otras
no sigilosamente , sine 'cine es necesario
circunstancias se sospecha fundadamente que
que asi se haga si so quiere conservar el
su reunion no es inocente y para objetos
orden. Esto . pide esplicacion. Casas parti-
permitidos , no habrá inconveniente en re-
culares ya Se sabe que són las 'habitacio-
conocer la tal habitacion ect. ect. Por ca-
nes cerradas de los ciudadanos , y accio-
sa pública ya se sabe que se entienden
nes privadas cuantas se ejecutan dentro do
todas las- que á determinadas horas estar
su- recinto. Estas queremos que sean siem-
abiertas para servicio del público, como
pre ignoradas del gobierno, cuya accion
tiendas , cates , l' asterias, fondas villares,

9,60
tabernas y otras. Semejantes puntos de reuj
u6r
nion es tan necesario que sean vigilados,
en parage público y de que la policia le
que sin esta vigilancia jamas habrá en las
dé cuenta, solo deben servirle de gobier-
grandes poblaciones lo que se llama bue-
no para conocer las personas, el espíritu
na policia. En estos parages es donde los.
público, y el estado tranquilo ó agitado de
magistrados locales deben conocer á las
los animas, y acordar en consecuencia las
personas de mal vivir , y alli únicamente es
providencias generales que exija la conser-
donde pueden adquirir las noticias que nece-
vacion del orden , pero nunca para moles-
sitan para prevenir los desórdenes y los crí-
tar á las personas ; y ni aun siquiera de-
menes de todas clases. No es esto decir que
be darse por entendido. Acciones públi-
por los avisos que' recibiesen hayan de pro-
cas son todas las que se ejecutan fuera del
ceder al arresto de las personas sospecho-
recinto cerrado en que habitan los vecinos;
sas : ningun hombre debe ser privado (le
y como estas son las que generalmente pue-
su libertad sino cuando ha cometido ya un
den ser criminales , es innegable que la
delito de los que penan las leyes ó está
policia debe tener fija- su atencion para
en el acto mismo de cometerle. Los avi-
impedir que lo sean , ó si no consigue es-
sos que una policia activa y vigilante dé
torbarlo ,. arrestar inmediatamente á los
al magistrado, deben servir á este para to-
delincuentes. En cuanto lo primero, si por
mar precauciones y estorbar que las mal-
ejemplo la policia encuentra á deshoras de
dades y escesos de toda especie lleguen á
la noche un hombre parado á una puer-
verificarse', cometerle y consumarse; pero
ta en ademan de violentarla , si ve á otro
no le autorizan para perseguir á nadie á
que sube á un balcon, debe arrestarlos en
pretesto de que intenta cometerlos. De aqui
el acto sin esperar á que consumen el cri-
se infiere que á nadie debe incomodar por
men. En cuanto á lo segundo nada hay
nada de cuanto haya dicho , á no haber da
que añadir á lo dicho. Claro es que
do gritos subversivos ó sediciosos de los
si no logró impedir que se cometiese, de-
prohibidos por la ley : en lo denlas las con-
be perseguir y arrestar al criminal. asi
. versaciones , discursos y disputas tenidas
para que no repita el atentado, como pa-

26 a
A6Z,
ra que su castigo sirva de escarmiento
hablan en sus conversaciones privadas; y
otros.
a.° porque es muy seguro que lo mismo es-
Hay otra clase de policia secreta, tan-
tará haciendose con los nuestros en los
to local como general , y consiste en las
paises estrangeros ; y esta no es mas que
noticias reservadas que los ministros deben
una especie de represalia permitida en la
procurarse sobre la conducta pública y pri-
guerra diplomática.
vada de los empleados en su ramo, y las
Muchas mas observaciones pudieramos
que los gefes políticos deben transmitir al
hacer sobre la policia politica y sobre el
ministro de la gobernacion sobre el esta-
modo de establecerla ; pero para que fue-
do de la opinion en el distrito de su man-
sen útiles seria menester entrar en porme-
do, causas que la estravian ó rectifican, y
nores incompatibles con la brevedad de es-
medios de evitar las primeras y fomentar
te artículo. Seria menester en rigor formar
las segundas. El ministro de estado debe
el reglamento pedido pór la comision, co-
ta mbien procurarse anticipadamente noti-
sa imposible no teniendo á la vista el es-
cias secretas sobre la política y proyectos
pediente formado con este objeto. El que
de los gabinetes estrangeros aun de los
nosotros presentásemos sin datos circuns-
que parecen mas amigos ; porque bueno an-
tanciados y locales seria demasiado vago,
daria el gobierno que aguardase á saber las
general y puramente teorico : y no es es-
resoluciones de los otros cuando las anun-
to lo que se desea. Cuando la comision
cien de oficio los papeles públicos. Aun
á quien se encargue presente su obra, ha-
mas : respecto de los agentes diplomáticos
remos las observaciones que se nos ofrez-
y aun simples transeuntes estrangeros, pue-
can sobre todas y cada una de sus dis-
de permitirse el elpionage doméstico que
posiciones.' Entre tanto basten los princi-
',-
reprobarnos respecto de los ciudadanos y
pios que dejarnos espuestos , cuya ligera
habitantes fijos del pais : 1.° porque muchas
indicacion servirá á lo menos para que se
veces puede convenir saber con que per-
conozca cuan árdua, dificil , vasta y deli-
sonas tratan, y si ser pudiese hasta lo que
cada es la empresa; y cuanto encierra en

264
265
sí la corta • proposicion de que se esta-
blezca en todos ios pueblos una policia
Proyecto de contrarevolucien para dester-
compatible con nuestras instituciones li-
rar el uso de ciertas palabras nuevas.
berales.
'Va está visto que cada uno es patrio-
ta á su manera, y que cada cual escoge
el género de patriotismo que mas se avie-
ne con sus disposiciones , sus ideas , sus
facultades, sus deseos y acaso acaso con
sus vicios. Mas entretanto que ocho ó diez
millones de ,personas velan dia y no-
che por conservar el triunfo de nuestra
Constitucion , y que unos cuantos cen-
tenares se afanan por destruirla ó cstraviar-
la , yo quiero dedicarme por ahora á cui-
dar de la constitucion y las leyes de nues-
tro idioma, al cual veo amenazado de una
revolucion funesta y que puede llegar á ser
mortal. No tengo la dicha ni la desgracia
de ser • purista; pero me agrada á fe mia
ver esplicar las ideas con voces castizas y
propias del habla castellana, asi como me
disgusta sobre manera el estravagante abu-
so de los modismos. Lejos de mí la ne-
cia presuncion de presentar como mode-
los de buen. jeoguage mis propios escritos,

266
267
aunque no esté en mi mano dejar de ri-
Aria , que se puso en pze la Constitucion,
diculizar los vicios que noto en la mayor
que estan en pie las nuevas instituciones,
parte de los que se publican en el dia.
y que si no se ejecutan tódos los dispa-
Mas corno esta es materia tan traquea-
rates que ellos proponen, se pondrá toda
da ya y tan repetida por hombres , cuyo
la nacion en pie, cosa que seria muy fa-
juicio ha pasado á ser una autoridad , ha-
tal para los pobres silleros.
bré de limitarme á hacer mencion de las
He visto muchas veces tirar líneas ha-
voces mas modernamente introducidas en
cia un centro, y muchas mas aproximarse
el lenguage político ; pues aunque simple
las partes á su centro ; pero ahora todo se
é ignorante , bien se me alcanza el influ-
centraliza, y yo me tapo los oidos solo por
jo que tienen las voces en el giro y di-
e
no oir el infinitivo centralizar.
reccion de las ideas.
Antiguamente se desarrollaban muy bien
Yo .confieso que soy uno de los que
las piezas de lienzo de Santiago 4 de la
tienen mas miedo á embarcarse, y con-
Coruña, se desarrollaba un lienzo de Mu-
fieso tambien que las pocas veces que me
rillo , <le Rafael 'ó del Ticiano que ha-
he visto precisado á hacerlo , he abordado
bia costado un dineral; pero en el dia ya
con estraordinario placer el muelle ó el
no se desarrollan mas que ideas , energias,
desembarcadero ; pero por todo el oro del
fuerzas , caracteres , y una cosa que lla-
mundo no .me atreveria á abordar-ningu-
man medios; de modo„ que entre tanto co-
na de estas cuestiones .que traen -tan ocu-
mo se desarrolla diariamente, solo miro
pados y entretenidos llantos ,mentecatos.
como util y :necesario el desarrollo de la
Me sucede de cuando .en cuando dar
vegetacion.
un tropezon y caer «uno se caen muchos
Pocas cosas hay mas admirables para el
'buenos , y .procuro levantarme y ponerme
hombre que la 'organizacion de un animal,
de pie cuanto antes ,;•segUn el uso y cos-
-de una planta ó de una hoja por sencilla que
tumbre recibida en semejantes casos; pe-
sea ; pero confieso de mí que no me es
-ro no puedo. contener la risa cuando leo
posible admirar la organizacion de p ues-
,en ciertos periódicos de .anárquica memo-
tras leyes, zi sé como se organizan los :ejér-

269
268
cálculo matemático. Se abusaba tan poco
cí tos, ni quisiera que se organizasen conspi-
de esta voz que casi no tenia otra apli-
raciones, porque en efecto sola la natura-
cacion mas que al sistema celeste, como que
leza es la que sabe organiza/ óforrnar ór-
se respetaba la inmensa dificultad de en-
ganos.
lazar una multitud de proposiciones y prin-
Era muy raro en otro tiempo el que
cipios verdaderos ó falsos juntamente con
se comprendiesen dos cosas diferentes de-
las consecuencias que se derivan de ellos;
bajo de una misma idea , lo cual solian
pues todo se necesita para formar un sis-
llamar identificarse ; y asi solo muy pocos
tema. Pero ahora' no hay un entreteni-
lograron, identificar su alma con Dios ó
do de tesoreria que no forme su sistema
con la virtud ; pero ahora todos se identi-
de hacienda , ni sastre ni zapatero que no
fican con lo primero que se les pone en
sea un sistemático en esto del sisar y del
la 'cabeza. Verdad es que en esto no pe-
mentir , ni escritorzuelo que no se propon-
can rigurosamente contra el idioma 'caste-
ga por sistema ilustrar á su ignorante pa-
llano ; pero sí contra el sentido coman , y
tria , ni pretendiente hambriento que no
lo que es peor contra la verdad ; porque
ofrezca derramar su sangre por la defen-
hay tanto bribonazo que quiere hacerse pa-
sa del sistema : hasta los jugadores se pro-
sar por identificado con cosas muy bue-
ponen un sistema para que el banquero
nas , que á no saberse Por notoriedad- que
los deje sin camisa segun reglas.
en esto mienten como unos bellaeos_, fue-
Todo se podria tolerar con tal que na-
ra cosa de .aborrecer el bien por- no dejar
die se Metiese á sistematizar : mas ¡ ay Dios
de aborrecer á los que le profanan con su
mio , que apenas hay alguacil que no pre-
identificacion.
suma de haber sistematizado la policia , ni
Gozaron en su tiempo de gran cele-
escolar ramplon que no se sienta con fuer-
bridad los sistemas de. Ptolomeo y de Ti-
zas para sistematizar una nueva ortogra-
kobrahe hasta que demostraron' su false-
fia ad usura pedantorum!
dad los de Gassendi y Copernico, que aca-
La tendencia era un término propio de
so serán reemplazados por otros en todo
la estática y de la dinámica , porque sig.-
lo que hasta ahora no está sujeto á un

270
271
nificaba la fuerza con que un cuerpo pro-
desempeñase las funciones del organista , ni
pende á moverse hácia un lado, ó á em-
que dejase de entrar en sus funciones el que
pujar á otro cuerpo que le opone algun
estaba encargado de dar la paz á los fun-
obstáculo ; mas para todo lo demas nadie
cionarios públicos que estaban ejerciendo
se acordaba de tal voz sino las lavande-
sus atribuciones.
ras para tender la ropa mojada ,. y todos
¡ Qué poco iniJiados debian estar los
los animales para tenderse á la larga.
autores del diccionario de la academia es-
Fue preciso que naciera ese santo , divino
pañola cuando definieron el verbo recípro-
é incomparable tribunal de la inqmsicion,
co iniciarse diciendo que era recibir las
para quo cualquier verdad se resintiese de
primeras órdenes ó órdenes menores co-
tendencia á la hernia, y desde entonces acá
mo si despues de ser uno subdiácono,
todo tiende al lado opuesto á lo que se
diácono y aun presbítero no pudiera ini-
inclina ; de modo que el que predica el
ciarse é iniciar á los demas en cuantos
orden tiende al servilismo, el que ama la
secretos y misterios humanos lleguen á su
verdadera libertad se dice que tiende á la
noticia! Usted que está iniciado en los altos
esclavitud , y al que recomienda el respe-
misterios de palacio , le decian unos curiosos.
to á las autoridades se le condena por
á un palaciego, ¿no querria decirnos á quien
tendente á la sedicion. ¡ Oh qué tendencia
se nombra para , el ministerio ó ministerios;
tan decidida tenernos los hombres á ser
vacan tes ? d •Cómo quieren ustedes que yo les
'locos y perversos !
inicie , cuando ustedes no me inician á mí
Nadie negará que eran -nruchisimas las
en los secretos de la reunion de tal parte,
funciones particularmente eclesiásticas que
y mucho mas cuando me consta que no
se celebraban antes , y á fe que en todas
han tenido reparo en iniciar á la señorita
ellas se consumia mucha cera, amen de los
doña fulana que es capaz de propalar lo
bodigos y propinas. Solia acontecer varias
suyo y lo apeno? Yo, amigo nao, bien me
veces que el beneficiado hacia las veces del
opuse por mi parte, respondió uno de ellos,
cura , y el monaguillo las del sacristan;
que se generalizasen las iniciaciones, sobre
pero nunca se verificó que el pertiguero
todo entre el sexo ; pero corno por otro,


9.72
lado tengo bastante filosofia para recon-
2,-3
centrarme dentro de mis atribuciones, no
mo Cesar. , sí, señores gramáticos re-
tuve reparo en que á vista de las espre-
volucionar ios. ; :el mismo Cesar es el que se
sivas prevenciones que nos hizo en masa,
declara contra los disparates que ustedes
so descubriese el velo con que se oculta
insertan á cada paso, y el que sale á la
el prestigio de nuestra sociedad filanti ()pi-
campaña para defender la legitimidad de
ca por evitar un ataque directo á su co-
nuestro idioma que se va cargando de mas
nocida sensibilidad, desayrando ó sospe-
deudas y préstamos que el mismo crédi- '
chando su discrecion.
to público. ¿ Piensan ustedes acaso que la
Seria cosa de no acabar en mucho tiem-
cabeza de Cesar no estaba llena mas que
po si hubiese de recordar todas las ino-
de pontificados , consulados , dictaduras,
vaciones gramaticales que se van introdu-
guerras , batallas, triunfos é intrigas? Pues
ciendo en el lenguage político ; pero está
creanme que se equivocan en mas de la
ya tan fastidiado , ó por mejor decir , tan
mitad ; porque de aquélla misma mismi-
irritado mi patriotismo que desde luego me
sima cabeza , si no miente la íarna, salió
declaro contrarevolucionano en este pun-
tambien un libro de anglo/fi«, asi poco mas
to, y me' sujeto gustoso al odio y á los
ó menos como el (pie escribió nuestro Lo-
atentados que puedan cometer contra mí
pez de la Huerta de los sinónimos, en el
todas esas nuevas voces, por no disimular
cual dictó la siguiente ley :
la risa con que las oygo pronunciar. Mas
porque no me desprecien los señores ino-
Habe senzper in memoria atque in pectore,
vadores creyendo que me presento soto
ut tanquanz scapulum sic /upas insolens
en la palestra, sepan que tengo ya reunido
verbuni.
un partido considerable, á cuya frente está
un hombre de gran fama y reputa cion ; como
Y cuidado , caballeros, con traducir la
que habra muy pocos ó ninguno que entien•
palabra insolens por la de inusitado o' in-
sólito ;
da mas en todo género de revoluciones : en
porque á mi entender lo que se
una palabra, sepan que cuento con el mis-
propuso Cesar fue llamar insolentes á to-
das_esas palabras y frases nuevas asi co-
TOMO XIV,
/8

276
275
mo yo de su orden les doy á ustedes , á los
que las usan con afectacion , el bien mere-
LITERATURA.
cido, título de majaderos.
La n'enriada en verso castellano, por don
Joaquin de Virués y Espínola. Madrid
1821.
Si el objeto de una buena traduccion
es dar tí conocer el original, no solo ver-.
tiendo sus pensamientos, sino conserva.nda
el giro de su estilo- y el sabor de su clic-
cion , podemos asegurar que la presente
ha cumplido exactamente con esta obliga-
cion. La Henriada no es un poema épico
en la parte de la elocucion , que es. la que
establece la diferencia esencial de los gé-
neros., sino.un'tratado histórico; de política,
adornado con, cuadro s , retratos y reflexio-
nes morales , hermoseado con las brillan-
tes ideas de un espíritu tan fino, tan cul-
tivada, tan sabio como el de Voltaire , y
regado muy frugalmente con las flores pro-
pias del Parnaso. En él se notan-todas las
cualidades del estilo, la, claridad , la dulzu-
ra , la escelente invencion , la graciosa es-
presión: de los pensamientos; pero en nin-
zuna parte se encuentra el os magna sona-
4

a76
277
tutum de Horado; y sin decidir ahora la
en cuanto á la sentencia, sino tambien en
cuestion de si es posible que lo haya en
cuan t o al giro y corte, la propiedad , pu-
la lengua francesa, lo cierto es que la Hem
reza y dignidad de la frase castellana no
riada posee todas las calidades de un buen
adulterada con modismos de la lengua ori-
escrito, menos el estro épico. Son muy ra-
ginal, la versificacion sonora y rotunda
ros en ella los grandes periodos poéticos:
cuanto lo permite la obligacion de tradu-
abundan demasiado las máximas generales
cir á Voltaire, y en fin el escogimiento de
y los retratos políticos; y el tono de las
las formas mas propias para ajustar á ellas
narraciones no se eleva nunca sobre el de
los periodos franceses que no tienen nin-
la tragedia, género el mas perfecto de la
guna medida cornun con los españoles, ha-
literatura francesa, y al cual propenden sus
rail' que esta traduccion se mire como la
poetas hasta en la epopeya y en la lírica.
mas clásica que tenemos de la poesia de
El poema de Voltaire se acerca mucho mas
nuestros vecinos; y exhortamos á todos los
al de Lucano que al de Virgilio : evitó la
amantes de la literatura francesa á estudiar
hiochazon del primero porque su gusto era
su original con ella en la mano.
esquisito: mas ni se igualó con su fuerza
En cuanto á los cultivadores de la poe-
en lo filosófico; ni pudo imitar la subli-
sia, no deben admirarse sino encuentran en
me ternura de Virgilio que desespera á to-
ella la grandilocuencia que se admira en
dos los que se consagran á la. poesia.
nuestros buenos poetas , y á la cual muchas
Nuestro traductor debió pues sufrir la
veces ae eleva el rudo é incorrecto Hernan-
ley de su •criginal. De aqui la escasez de
dez de Velasco en su imperfectisima tra-
periodos poéticos en la traduccion , las fre-
duccion de Virgilio. Velasco traducia la
cuentes cortaduras de la frase, y la dificul-
Eneida, y el señor Virués ha traducido la
tad muchas veces vencida de someter á
Henriada. Al primero le enardecia el Ori-
las leyes de la armonía española pensa-
ginal casi á su pesar: el segundo ha caini-
mientos que en su forma primitiva y ori-
nado oprimido con . cien cadenas, y por un
ginal no estaban concebidos poéticamente.
sendero escabroso. En el primero se ve co-
Pero . la fidelidad de la traduccion, no solo
mo una sombra mal diseñada de las cua-

278
/79
Edades poéticas de Virgilio : el segundo pin-
usurpador del cetro de Neptuno ,
ta con bastante verdad la delicadeza é in-
cuando turba del Sena et curso ledo,
geniosidad de los pensamientos de Vol-
arranca y sube de sus hondas grutas
taire.
á la faz confundido hediondo el cieno.»
Cuando el estilo del original se acerca
',Cual desde el alto Pirineo
mas á la poesía comun á todas las lenguas,
torrente baja hasta el profundo valle,
como sucede en las comparaciones, enton-
ahuyentando las ninfas, sorprendiendo
ces se ve que nuestro traductor conoce muy
rebano y mayoral , arrebatando
bien las riquezas de la castellana, y sabe
débiles chozas, robles corpulentos,
emplearlas con oportunidad. Las compara-
que al lado ruedan. de ínclitos peñones
ciones siguientes pueden servir de ejemplo.
en su corriente estrepitosa envueltos.»
«Cual azucena por el beso blando
Hay otros muchos pasages traducidos
del céfiro y el llanto de la aurora
muy poéticamente. Lo mismo decimos de
criada para honor del verde prado,
3a descripcion del fanatismo , la sedicion
á quien de pronto el golpe de la esteva
de, los diez y seis , la enumeración de los
ó el ímpetu del noto rompe el tallo.»
descendientes de Henrique , en la que
«Tal del erguido Cáucaso ó del A thos,
Voltaire fue mas Virgiliano que en todo lo
de cuya cima apenas ver podemos
(lemas del poema, y otros cuadros poéti-
como un leve celage mar y tierra,
cos en los cuales el traductor lucha con
suele lanzarse el buytre carnicero
gloria contra el genio del original.
arrebataren los etéreos golfos
Los pensamientos políticos y morales es-
las aves ó en el prado los corderos,
tan traducidos con brevedad y encrgia,
cuyos despojos en la fuerte garra
igualmente que los retratos de los caracte-
laten aun vivos, cuando en raudo vuelo
res. Entre estos se distingue ti de Henri-
torna, dando graznidos •que replica
que 111, hecho 'por su sucesor: las reflexio-
su cóncava mansion con ronco estruendo.»
nes últimas son tan verdaderas como opor-
«No de otra suerte el uracan violento,
tunas.

2 8 o
281
«Resuelvese á reynar, y dar..un,'paso
bien vertido pesar de algunas incorreccio-
hacia su antigua _autoridad. perdida:
nes en cuanto á la fuerza y energia de los
pero ;era tarde! estaban 'ya borrados
sentimientos.
en. los pechos el miedo y .el..carifio:
¿ Decuándo acá aprendimos á escondernos?
y el pueblo sedicioso, acostuinbrado
¿Qué es de nuestro valor \\ flojos amigos?
al desenfreno, apenas ve que, trata
¿ Qué nos busca. Borbon ? pues que nes
de ser rey, le moteja de tirano.»
halle:
Marchemos : si tardamos, sucumbimos.
Hé aqui ejemplos de traducciones con-
Y&) conozco los ánimos franceses :
cisas y enérgicas.-
antes nulos sus ímpetus que tibios,
«Si la patria os necesita ,
•á la sombra de un muro se adormecen:
Morir es desertar.»
atacado el frances, casi es vencido.
¿ Qué de victorias 710 alcanzó el despecho?
Ibblando de los guerreros de Henrique,
La fortuna protege al atrevido.
cuando. estaba enamorado de la hermosa
Yo nada espero de un cobarde muro:
Gabriela :
lo espero todo de nosotros mismos.
',Todos temen el riesgo .de su vida:
Héroes, la gloria al campo os llama: pueblos,
¡Ah! ninguno sospecha el de su honra,»
vuestras almenas son vuestros caudillos.»
Y Mornai despees dice:
Debieramos aqui enumerar los defectos
que encontraivos en esta traduccion : mas
«Amor, que inmortaliza al que lo vence
corno todos ellos se reducen á las expresio-
y solo hace feliz al que lo ignora.»
nes y giros prosaycos que hemos notado al
leerla, nos parece mas conveniente subir
El razonamiento de Daumal al princi-
á su origen , que está en el prólogo del
• pro del último canto es -un modelo . en el
traductor. En efecto, seria incómodo y fas-
-género dramático, cuyo tono adoptó Vol-
tidioso copiar los versos en que hay locu-
. taire pava su poema, y nos parece muy
cionesno poéticas, como mejor dicho,' en

282
283 .
un todo, en suma; cuando podemos com-
Mimes son raros, porque no puede ser fre -
batir la máxima que las ha producido, y
cuente la fuerza necesaria para producirlos.
que se lee en la página zo del citado
En segundo lugar, inferiremos de este
prólogo.
principio , que si la sencillez de la espre-
En ella dice el traductor : “ la importan-
sion es una condicion necesaria para los
cia ó la oportunidad de la idea, ó ambas
rasgos sublimes que se debilitarian bajo
cosas juntas, constituyen la sublimidad y
el peso de los adornos, no lo es para el • s-
por consiguiente la poesia : la espresiou mas
tilo grandioso: al contrario este se alimen-
simple, honesta, sonora y breve es la mas
ta con la pompa del lenguage , con el pres-
sublime, y por tanto la mas poética.» Sea-
tigio de la armonía , con todas las gracias
nos lícito separarnos de esta doctrina, cu-
de la elocucion, con todas las licencias de
ya tendencia es nada menos que á conver-
la poesia. Este ejemplo nos han dejado •
tir la poesia en prosa rimada.
Hornero y Virgílio que sacaron de sus res-
Y decimos en primer lugar, que la su-
pectivos idiomas bellezas que eran antes
blimidad no es la cualidad permanente del
desconocidas para hermosear •sus poemas.
estilo . poético. Muchos géneros hay que no
En tercer lugar, la concision ó breve-
la admiten como la égloga, el idilio y la
dad de la espresion no es una cualidad
comedia ; y aun en los géneros que la ne-
permanente del estilo poético, ni aun del
cesitan, corno la epopeya y la lírica , no
prosayco en ninguno de sus géneros. Hay
tocha es igualmente sublime. Se distinguen
casos en que la concision es un mérito co-
muy bien los rasgos llamados sublimes, del
mo en los rasgos sublimes y én las sen-
estilo grandioso, cuya magestad debe ser
tencias morales. Otras veces se exige la
sostenida, aunque en las últimas lineas de
amplificacion como en las descripciones de
la elevacion. La narracion del cuarto libro
cualquier género que sean.. El estilo de
de la Eneida es grandiosa en su totalidad,
Tácito_ no seria muy agradable en poesia.
y solo es sublime en algunos pwzages, cuan-
De aqui se infiere , que de todas las,
do los afectos llegan á la mayor exaltado!).
cualidades propias de la diccion poética,
Ni puede ser de otra manera: los rasgos su-
el traductor no hace caso sino de una sola.

2S4
285
que es la armonía en el párrafo que aca-
saben que ningun pensamiento ocurre ais-
bamos de citar ; pues la se,nedlez. y breve-
lado en el calor de la composicion; sino re-
dad solo pertenecen á ciertos géneros y á
vestido de todos los prestigios que lo cons-
casos particulares. La konestuláírés comun
tituyen en la clase de poético.
á la poesia y á la prosa.
Se nos objetará que segun nuestra doc-
Pero escluye, pues no las nombra , las.
trina el lenguage poético se distingue esen-
siguientes calidades que son generales á
cialmente del prosayco. A los que nos ha-
todos :os géneros de poesia : el esco-
gan esta objecion , no daremos otra repues-
gimiento de las palabras gráficas; es decir,
ta , sino suplicarles que lean sucesivamente
que pinten á la fantasía los objetos que
á Virgilio y Ciceron , á Humero y Tucídides,
Significan : 2. la formacion de un lenguage
á Leon y Mariana, á Maquiavelo y Taso,
distinto del de la prosa, usando de voces
á Pope y Ilume ; y si no observan la di-
no comunes ni familiares, sobre las cuales
ferencia, no ya de los dos estilos sino tam-
le ha de ser lícito ejercer las figuras de dic-
bien dé las dos dicciones, desesperarnos de
cion admitidas en la gramática de la lengua
que comprendan nuestra doctrina.
y en el uso de los buenos poetas: 3.a la
Toda nacion que tiene poesia, ha des-
trasposicion ó co/ocacion, de las voces
tinado para los versos un idioma particu7
segun el grado , de interes que se quiere
lar, que aunque compuesto de voces y
que inspiren los, objetos significados por ellas:
construcciones propias de la lengua conato,
inversion que debe estar sometida al tino del
se distingue visiblemente ,_ya por la elec-
buen gusto y al uso de los buenos poetas:
cion esclusiva de las voces, ya por la osa-
4.a el corte de la versificador, , acomodado
dia de las construcciones: Nosotros tenemos,
al del pensamiento , de modo que. el oido y
asi cómo los italianos , un idioma poético:
la imaginacion del lector reciban impresio-
los ingleses lo tienen tambien. Si á los fran-
nes analoga.s.
ceses no les ha sido posible formarlo , y tie-
Se ve pues de cuantas y cuan diferen-
nen que buscar en la correccion y delicade-
tes partes se compone la buena elocución
za el mérito que les falta en la fuerza y ra-
poética. Todos los que profesan, :este arte
pidez, no por eso nos despojaremos nosotros

286
287
•de las ventajas que el clima ó el estu-
mos de andrajos, pudiendo de seda y oro.
dio han prorporcionado á nuestra poesia.
Tampoco concederemos al traductor,
El autor ataca á ciertos versistas espa-
que en España no hay otra diccion poética
ñoles modernos que llaman diccion poéti-
que la de los drgensolas , Garczlaso y Lope.
ca á una gerzgonza de que usan. En efec-
¿Cómo asi ? ¿Quién ha destronado al sen-
to , es menester no equivocar con el len-
cillo en su mismo artificio, al riquisiIno
guage ni con las licencias poéticas las cons-
y fecundisimo Lean ? ¿ Quién ha desterrado
trucciones enmarañadas é ininteligibhis ,
de nuestro Parnaso á Jáuregui , Rioja y
el uso de las voces desconocidas en el len-
Arguijo? ¿Por cuál decreto de la inquisi-
guage. El poeta ha de darse á entender; pero
eion apolínea se han prohibido los roman-
no -por esa razon debemos negar la existen-
ces y algunas canciones de Góngora? Y enk
cia de la diccion poética, no por eso he-
fin, ¿quién puede condenar al olvido á
mos de proscribir el uso moderado de las
Fernando de Herrera, el que hizo propias
espresiones anticuadas y de los arcaismos,
de la lengua castellana las bellezas de la
que desterrados de la prosa por la mez-
poesia oriental ?
quina influencia del uso, se acojen á la
Pero se dirá: «todos esos tienen la mis-
poesia, • y se conservan en ella, como ti-
ma diccion que los tres . citados por el
pos primitivos del lenguage, quizá mas ar-
traductor. »
nuestro entender no es
moniosos y gráficos que las palabras subs-
•asi: Leon es muy diferente de ellos :
tituidas por el 1130. El gusto es quien ha de
regui , Rioja y Arguijo pertenecen á una
decidir sobre la eleccion de los arcaismos.
escuela mas correcta de elocucion poética:
Mucho costarla no reirse del poeta que en
Góngora no se parece á nadie , ni cuando es
lugar de porque dijese. ca; mas sea lícito á
bueno nizuandoes malo; y Herrera manifies-
cuantos cultivan la hermosa lengua de los
ta demasiado el proyecto de crear una len-
Garcilasos y Leones decir riente ,
gua poética , para poderse confundir con los
ya, y usar de todas las voces anticuadas, reci-
demas. Entre los poetas que hemos nombra-
bidas ya en nuestro diccionario poético. No
do, hay por lo menos seis escuelas muydie.-
desdeñemos nuestras riquezas : nó nos vista-
rente¿ en cuanto. á la elocucion.

283
280
Garcilaso, padre inmortal de nuestra
aun cuando sú estilo es perverso.
poesia, le dió no solo la armonia , mas
En fin , Herrera es entre todos nuestros
poetas el que puso.
tambien el giro italiano. Pero como creó,
mayor distancia entre
el verso y la prosa. Modismos tomados del
no sola la égloga española; sino tainbien
latin , giros hebreos y árabes, transposicio-
la oda, cómo Jo prueba la flor de Gnido, le
nes, figuras de palabras, cuantos medios
dió á esta cierto sabor latino, porque sus
se pueden • permitir á un poeta para crear-
modelos en este género eran latinos.
se un idioma, todos los puso en práctica,
Fr. Luis de Leon que proyectó latini-
y Según demuestran sus obras, con
zar nuestra prosa, trató de enriquecer nues-
cidad.
tra poesia con giros latinos, y en esto fue
No son pues Garcilaso, Lope y Argen-
mas feliz. Los ArgensOlas pertenecen á su
sola los únicos modelos que poseernos
escuela, quizá
• de
con mas saber, pero segu-
diccion poética, y aun Lope no seria bue-
ramente c..ni menos genio.
no para ejemplar. En Leon , en Herrera y
Lope creó la poesia propiamente es-
eri Góngora podemos aprender nuevos y
pañola; porque tenia un ingenio sobresa-
desusados giros que estan admitidos en
liente, y halló la lengua formada. Sin
nuestra poesia , que constituyen nuestro
embargo , algunas veces inimitable , las
4
lenguage poético , y que en vano buscariah
mas incorrecto y siempre fluido , nada
mos en los tres que menciona el prólogo.
ha dejado que imitar de su diccion,
Debemos decir algo acerca del metro
sino la versificacion , casi siempre llena y
de la traduccion. Todos los poetas españo-
sonora.
les que se han dedicado con vocacion
Rioja, Jáuregni y Arguijo cultivaron
sin ella á la poesia épica , han hecho uso de
esta escuela ; pero dandole correccion. Su
la octava rima italiana , que en nuestro
diccion es siempre pura ; y la de . Rioja un
entender es el periodo poético mas sono-
modelo de gracia y armonia.
ro; mas rotundo 3emas facil de variar que
Góngora fue el mejor y mas robusto
conocemos en las lenguas modernas. El ro-
versificador de su siglo. Su :diccion se dis-
manee endecasílabo no tiene uso en tules,
tingue por la osadía ; .pero es correcta
TOMO XIV.

290
tra 'poesia sino en la tragedia. La razon es
muy clara. La vuelta continuada de un
hubiera recordado la ya sepultada traduc-
mismo asonante acaba por fastidiarnos. En
cion de los primeros libres de la Eneida,
hecha por Iriarte , de prosayca memoria , que
el teatro no es asi; porque los cortes y las
ni era delicado,
interrupciones de los personages debilitan
ni poeta , ni aun versifica-
dor. Solo son tolerables sus fábulas y co-
aquel martilleo, y queda reducido á mar-
medias; pero si Virgilio hubiera sabido
ear solamente los versos.
que habia de caer en sus manos
Como ninguno de nuestros grandes poe-
heladas,
hubiera quemado en vida su poema. Feliz:-
tas antiguos ha cultivado este metro', no
mente el señor Virués tiene mas fuego. de
se conoce todavia su índole ni las ven-
espresion que el traductor de Virgilio; pe-
tajas ó dificultades que ofrece, ni los me-.
ro no puede haber una maldicion mas fu-
dios de cortarlo , variarlo , doblegarlo á
Y
nesta para un poeta, ya escriba original-
las diferentes exigencias poéticas. El tra-,
mente, ya traduzca , que ser comparado
ductor al ensayarle para la epopeya, debió
con Iriarte.
decir, como .Voltaire, cuando publicó su
Tambieri quisieramos, ya que se adop-
Henriada:
tase el:romance endecasílabo para la traduc-
«incedo per ignes
cion de la Henriada, que no se hubiera di-
cho que la cadencia ,
suppositos cineri doloso.»
de este metro era 'la
única propia para una obra larga , grave,
narrativa, escénica y variada.
No censurarnos nosotros que el traduc-
Nosotros te-
nemos el verso libre, la octava y las infi-
tor haya preferido el romance endecasíla-
tas combinaciones de la silva; cualquiera
bo á la octava. Quien ha de traducir á
de estos metros es muy preferible para la
Voltaire rio puede perder el derecho de
epopeya al .romance endecasílabo; porque
elegir entre todos los metros el que mas
cualquiera de ellos admite periodos poéti-
le acomode , ni se le debe gravar con mas
cos mas llenos, sonoros y variados, y
dificultades que las que su empresa lle-
en
todos se evita el perpétuo martilleo del aso-
.va consigo icisíria. Mas no quisieramos que
nante. La facilidad del romance endecasí-

292
293.
labo no es aparente , sino real y verdade-
ra : ó si no , que lo decidan los versificado-
Sobre un artículo de don Miguel de Burgos,
res. En todo metro es dificil ha'éer buenos
juez de hecho en esta capital, inserto en
versos ; pero en la hipótesi de que hayan
los números 306 y 3o7 del Espectador.
de ser buenos , es mucho mas facil la dis-
tribucion del cuadro poético en versos de
asonancia binaria , que en la octava, silva,
y ' aun en versos libres, que si han de so-
nar bien son los mas difíciles de todos. No-
Deseabamos hace mucho tiempo cine
sotros respetamos la opinion del traduc-
alguno de los caballeros jurados de la ca-
tor de la Henriada ; mas no hemos debi-
pital saliese á la defensa de una corpora-
do omitir nuestras reflexiones, porque pue-
cíon que siendo como es bastante nume-
den servir para aclarar este punto de lite-
rosa , no puede menos de tener dentro de
ratura poética.
su seno muchos hombres respetables y vir-
tuosos , aunque tampoco falten entre ellos
algunos 'que prefieran á su deber la sa-
tisfaccion de sus pasiones. Ha sido tan uni-
forme el tono con que se han explicado
hasta ahora todos los que han tocado es-
te punto, asi dentro del congreso como
fuera de él, 'que cualquiera que haya se-
guido el hilo de las discusiones podría
creer que habla habido en el jurado una
perpétua conspiracion para hacer aborreci.
ble la libertad de la imprenta.
Deciamos que deseabamos que alguno
de sus individuos intentase la defensa, no
cierto para combatirle en nada de lo que

294
orí
pueda tener relacion personal . con sus
juicios , cuya calificacion me deparó la
compañeros , pues los que en odio nues-
suerte , fueron todos sobre asuntos triviá-
tro cometieron las injusticias que son
les y de no dificil resolucion : alguno es
notorias , bastante castigados estan con
taba denunciado equivocadamente , y por
haberse infamado ' a mismos , sin que
consiguiente aunque bajo distinto concepto
nosotros aumentemos su confuson. Oja-
pudiera ser censurable , no lo era por el
la que el daño que nos hicieron , no hu-
que esponja la denuncia , podia recaer
biera pasado de nosotros solos, ni hubie-
calificacion etc.
se abierto tal brecha en el baluarte prin-
Sentimos sobre manera que el señor
cipal de la libertad] Pero no hablemos ya
Burgos no hubiese asistido á todos los
de 19 pasado, y limiteinonoá á hacer algu-
juicios que se han celebrado por jurados
nas reflexiones sobre un artículo de don
en esta corte , á fin de que hubiese sa
Miguel de Burgos , inserto en los núme-
bid° evitar la mancha que recayó sobé
ros 3o6 "y 3o 7 del Espectador.
alguno de ellos en que no solo se pres-
Empieza este señor jurado esponiendo
cindió del tenor de la denuncia, sino que
las razones de pundonor que le obligan á
se violentaron las leyes de la lógica, y aun
tomar la defensa de su comunidad injuria-
las de la gramática , para aplicar una
da, y protestando, lo que es mucha verdad,
pena grave á aquel á quien la ley y la
la rectitud, buena intencion y acierto con
conciencia de los jueces declaraba inocen-
que pronunció su fallo en los diferentes
te. Facil es dé conocer que 'hablamos de
juicios que le deparó la suerte. Tenemos
la que recayó 'Sobre el autor de la carta
la mayor complacencia en añadir nuestro
13 del Madrileño , denunciada equtvoca
propio testimonio á las pruebas que el se-
damente, y con nias celó que buen senti-
ñor Burgos tiene dadas de su ilustracion.
do , como tendente, á la sediciori bajo el ve-
y buen comportamiento ; y para corrobo-
lo del prestigio. La simple leCtára de aque-
rar aquella bastaria la máxima que esta-
lla carta que en el dia pareceria mucho mas
blece al principio del párrafo 2.° en que
insignificante, bastó para convencer el ani-
dice ; « por casualidad y fortuna rnia• los
mo de los jueces de que en manera algu-

296
997
na podia corresponderla la calificacion que
dales en no contener los desórdenes par-
señalaba el denunciador, y en semejante
ciales que afligian á todo Madrid. ¡Oh si
caso era consiguiente , corno dicle el señor
el señor de Burgos se hubiese presentado
Burgos , que aunque bajo distinto concepto
entonces con la • máxima , que ahora espone
pudiera ser censurable, no lo era por el que
en su artículo, y cómo hubiera sido teni-
esponia la denuncia, iu podia recaer cali-
do por servil , b lo que es peor por in-
ficacion. Mas como entre aquellos señores
adicto! Pero sigamos la historia.
jurados habia alguno que deseaba con mas
Convenidos ya los señores jurados , en
ardor satisfacer pueriles celos literarios que
admitir este medio término, unos por no
el espíritu y la letra de la ley, logró per-
desayrar la peregrina erudicion de su cele-
suadir á sus dóciles compañeros , que el
bérrimo compañero , y otros (sea dicha la
tribunal de jurados no tenia obligacion de
verdad) por conjurar de cualquier modo la
sujetarse á la denuncia.
borrasca que él traia preparada contra el
Si esta impertinente discusion hubiera
autor, se pusieron á discurrir muy seria-
podido tenerse en presencia del defensor
mente sobre cual calificacion podria aco-
del presunto reo, dcon cuánta facilidad no
modarse al caso de las contenidas en la ley,
hubiera deshecho un argumento tan absur-
á fin de que ni pareciese que adoptaban
do y contrario á los principios de la legis-
todo el rigor de la denuncia, ni que rehu-
lacion universal ? Pero no habia alli ni po-
saban complacer al celoso interpretador.
dia haber mas que jueées de hecho, y no
Cerca de tres horas duró aquel graciosisi-
era cosa de contradecir una máxima de de-
mo debate ; y ya una vez violentada la ló-
recho que se les -vendia como inconcusa
gica y la iegislacion , hubiera sido injusto
en Inglaterra por quien habia frecuentado
no violentar tambien las leyes de la gra-
algunos cafés de la eP pital de aquel reyno.
mática. Pero todo esto y aun Inas se apren-
Se resolvió pues buscar otra calificacion y
de en Inglaterra ctiando los que por alli via-
figurar otra -denuncia, para que no se di-
jan son hombres de buena chola, y dejan ya
jese que salió absuelto el que habia desá-
dadas pruebas en su patria de que tanto se les
probado la negligencia de algunas autori-
da por lo que va como por lo que viene, con

298
299
tal que ellos se lleven la palma de la gracia y
un modo tan solemne, no era dificil que se
de la travesura. Propusieron pues algunos de
siguiesen otras contravenciones no menos
aquellos señores, que corno era indispensa-
escandalosas y repugnantes. Pero no seria
; lile ya que recayese condena , ninguna pa-
justo atribuirlas todas á la parcialidad de
recia mas á propósito que la de incitador
los jurados, ni confundir tampoco la la-
á la desobediencia en segundo grado; ; pues
titud, acaso escesivá , que han dado algu-
se trataba de sátiras, i5 invectivas.
nas veces á la indulgencia, con el abando-
no, dijo al instante el moto-gracioso, ¿pues
no de que se les ha acusado y acusa tan
no ven ustedes que el parrafo denuncia-.
frecuen temente.
do está escrito en serio y el artículo habla
Ésa parcialidad no es peculiar y esclu-
de sátiras? Bien sabido es; añadió, que no
siva del cuerpo de jurados, como dice muy
es posible escribir sátiras serias, ni se en-
bien el artículo, sino que es un achaque
contrará una siquiera en Juvenal , en Ho-
de que adolece toda la nacion , y que en
lució , én Boleau ni en nadie , en que no
efecto se manifestó por aquel tiempo aun
se castiguen los vicios con tono irónico y
en el mismo congreso ; siendo lo peor el.
burlod'Esta juiciosa advertencia poética
haberse hecho un merito de semejante par-
bastó para que se eligiese el primer gra-
cialidad, por lo mismo que era tan injus-
do del artículo , con lo cual se dió por
ta y estaban indefensos los injuriados. Re-
servido aquel nnpasible juez, y todo el
cuerdense las sesiones con motivo de la
mundo conoció la importancia de los viales.
mudanza del ministerio á principios de
Nos hemos detenido algun tanto en es-
marzo , á que hace alusion el señor Bur-
te asunto, ya por lo exactamente que le
Os, y se podrá inferir si los que entonces
cuadra la máxima estampada por el señor
se esplicaban en aquellos términos hubie-
Burgos en su juiciosisimio artículo, y ya por-
ran sido mas indulgentes que los jurados. -
que el caso dé que hemos hablado fue el
¡Pluguiera á Dios que solo entonces hubie-
primer barreno que se dió á la ley que acaj
se sido escuchado el lenguage de la pasion!
baba de publicarse. Mas habiendose Contra-
En todo esto estamos muy conformes
venido á la justicia y al sentido cornuri de
con el s eiíór Burgos; y le envidiamos cier-

3oz
3oo
omento la noble entereza con que se re-
mas que variar de nombres ; pero las in-
justicias serán las mismas. En una palabra,
siente en honor de su corporacion de las
invectivas con que se la ha ultrajado, cual
el defecto está en las cosas, en las circuns-
si
tancias y en los sucesos , mucho mas que
fuera ella sola -la culpable. Mas en lo que
en los hombres, sin embargo de que si es-
disentimos es en que estas invectivas ofen-
tos se hubieran parecido al señor Burgos,
dan á los ayuntamientos constitucionales,
ni
habrian contribuido por su parte á que
á las juntas electorales, ni á las Cortes,
fuese mucho menas sensible. Permitanos
ni mucho menos á la nacion entera. Las
con todo eso que le digamos que nunca
elecciones de jurados se han hecho del mis-
será buena disculpa de un crimen ó de
mo modo que se harán siempre que esté
una falta el ejemplo de los demas, aunque
encargado , el acto de elegir á una corpo-
estos demas sean los primeros hombres de
racion , cualquiera que ella sea. Querer que
la nacion. Suponiendo que fuese cierto lo
todos sus individuos esten acordes en de-
que asegura de que las Cortes habian teni-
signar los sugetos mas á proposito para es,
do la debilidad de declarar sin pruebas
te ó el otro destino ó comision , es bueno
ales, ) acaso con perjuicio, que el minis-
para deseada ; pero no se logrará nunca ó
rarisima vez.
terio pasado Babia perdido la confianza de
la nacion solo por seguir el torrente de la

Acaso hubiera sido mejor no precipi-
opinion que podia ser injusta, todavia no
tarse á hacer un ensayo tan aventurado,
seria este un motivo admisible para que
ni desatender las fuertes razones con que
uria: corporacion judicial pronunciase sus
,hizo ver el riesgo un ilustre diputado y al-
fallos dejandose llevar del espíritu de par-
gunos escritores de buena intencion ; pero
tido. Nadie duda que en la formacion de
aun en esta nueva reforma se han cerrado
algunas leyes tienen y deben tener un
los ojos y el inconveniente se queda en
grande influjo las circunstancias; pero la
pie. Ya hemos dicho repetidisimas veces
administracion de justicia está sujeta siem-
que interin que no se acabe de entender
pre á unas mismas reglas , eternas é inva-
que los jueces de hecho no deben resolver
riables, como las de la naturaleza.
mas que cuestiones de hecho , no harémos

.3o3
3o 2
No debió pues mirarse en ningun ca-
TEATROS.
so hácia qué estremo propendia el peso de
la opinion para dejar correr impunemente,
El Alba y el Sol: comedia nueva en
asi en la capital como en las provincias,
tres actos.
los escritos que han corrido en una y
otras, no solo por ser opuestos á lo que'
OSGMLIII7f.3,1[19~;73,11,58
mandaba la ley, sino tambien porque com-
prometían la decencia y el decoro público.
Aunque se haya impreso esta comedia
No debieron mirarse las injurias y los ato-
con el epiteto de nueva , su estilo y su ver-
cines calumniosos como dirigidos á este ó
sificacion pertenecen á otro siglo .; porque tie-
al otro particular, cuyas opiniones fuesen.
ne todos los defectos y calidades propias de
gratas ó desagradables al poder, sino corno
la época de Lope y Calderon. La hinchazon
injuriad á persona determinada, que es lo
armoniosa de la frase, lagraciosa aplica-
que prohibe la ley, Y por último no .de-
cion de los modisiños asturianos, la ma-
bió el jurado en ningun caso suplir la equi-
nía de citar, el uso de los equívocos , y
vocación de las:d.entincias, constituyendose
en fin toda la contestara , todas las inten-
en el mismo hecho juez y acusador ; y de
ciones del 'Meta indican que esta. pieza,
este modo es posible que hubiera evitado
por mala que sea , no puede atribuirse á
las duras recriminacionesd . -que se le han he-
ninguno de los comicastros que plagaron
cho en el congreso, y las que• le hacen y
la escena espafiola á fines del siglo pasado.
harán todos-los que se interesen en • que se
Si nos atrevierarnos á conjeturar por
conserve la 'libertad.
los caracteres del estilo el nombre de su
autor, diríamos que nos parece de tope,
escrita en alguno de sus dios aciagos, aun-
que viciada con supresiones é interpolacio-
nes por algun obscuro editor de los tiem-
pos modernos. Lope escribió una comedia

304
305
intitulada las Asturianas: quizá sea la mis.,
tura al héroe de nuestros tiempos- fabulo-
ma que el Alba y el Sol. Esta carece de
sos? ¿Se cree que iremos al teatro con gus-
los chistes propios del diálogo de aquel
to oir decir en mal asturiano , que la
célebre poeta ; pero se debe advertir que
caba lo lizo degrado, y
en las comedias históricas es Lope muy
Que la inugcr que no quiere
inferior á sí mismo : ademas que el pa-
En carne el mismo dimohu
pel de Alba no carece de donayres to-
Enquillotrada izo puede?
mados del dialecto asturiano, lo que for-
y á oir contar en mal castellano, que á
tifica nuestra conjetura ; pues se sabe que
D. Opas se lo tragó. latierra, y el origen
Lope gustaba; mucho de introducir en sus
del apellido Sandoval? ¿Hasta cuándo ha de
comedias personages que hablasen ya viz-
durar la barbarie de nuestra escena? En el
caino , ya asturiano, ya portugués.
dia es voluntaria, porque el auditorio tie-
Sea quien fuere el autor de esta pie-
ne gusto ; y la prueba es que huye como
za , lo cierto es que es una de las mas
de una serpiente de las malas comedias.
horrendamente malas de nuestro teatro. No
solo atormenta su representacion el buen
gusto de los espectadores, sino ofende al
decoro y á la dignidad nacional. El primer
El valiente justiciero y rico-hombre de Al-
triunfo- de las armas cristianas contra las
calá: comedia de don Agustin Moreto.
agarenas en las montaiias de Asturias es
un asunto muy español : tenemos una co-
En esta se representa con bastante pro-
media antigua ' de Diamante, intitulada la
piedad la lucha de la antigua prepotencia
Restauracion de Asturias, muy bien verifica".
feudal contra la autoridad del monarca, de-
da y escrita con nobleza é interes : tene-
•fensor en aquellos tiempos de tos derechos
mos una tragedia moderna , la mejor de
comunes del pueblo. El rico-hombre de
nuestro teatro trágico , cuyo efecto es
Alcalá, despues de haber bollado el honor
grande y seguro, siempre que se repre-
de las doncellas y casadas, despues de ha-
senta: ¿por qué nos han de dar en carlea-
ber cometido todo género (le arbitrarieda-,
Tomo XIV.
20

áó.h
déá eh los babita'Oes de sül clófillniós3 se
de aquel rey, y nuestros autores eómicót
burla del poder y de la. autorid'a'd 'del rey
lédiSculpan. El título de jasticieh) que le
don. Pedro. Sta o'rgulió es abatido, 'Sus de-
da Moreto, se deriva sin duda de alguna \\
litos castigados: y cuando par ra sü
tradicion oral conservada eii el pueblo es=
amor proPSO ófeirdido, dice gire cuerpo á
pañol, á pesar de las crónicas 3 cuyos auto-
cuerpo y depairá, Zá iiik‘estad, el rey no
res fueron serviles lisonjeros de la familia
se atreveria con 'él, clob Pedro 'diSpOne las
de Enrique II. Pedro murió en les cam-
cosa's dé manera, Itt'ie lidia eón el rico-
pos de Motvtlel á mailos de su hermano que
beniWe Y le Vende sin qtié este leebnoz-
usurpó el tronó; es natural que sus ami-
ca escena del género eaballerescó propio
gos eÑageraserilás frialdades dei rey Muer-
de aquellos siglós , éñ los Cuides lá priMér
to, le atribuyesen falsanieute otras, y del,
Virtud del iton arca era el
figurasen los sucesos para agradar á la di-
gerthen de esta tí:Miela ése .en El
nastia rey nante.
nzejcir alcalde el rey', dé :Lepe•; péroel plan
A pesar de ser tuuy dittitátta y poco
y la distribucion de la fábula estan mejor
losófiea la historia de aquellos tienipos
dispuestos en la de Moreto,; lo que no es
3 hay
sin embargo dds hechos conocidos
de estrañar, atendida la época en que es-
é ificon.-
testables que dán Mucha luz pira juzgar
cribi•. Las leSt eilas Inas dramáticas soh la del
con justicia á aquel monarca. El primero
priffier 'acto, lit -kfuee1 rey 'disfrazado habla
es que su padre don Alonso el bravo tu-
al rico-hombre y sufre todo el desden orgu-
vo que luchar durante todo su réynado con-
lloso de iin señor feudal , y las del segundo
tra la prepotencia de la aristocracia espa-
acto en que le humilla y condena. Las
ñola, que Babia invadido el Poder desde
cabezadas lile le da -Contra la pateas no
.los últimos años de Alonso el sabio. El
son muy draináticasi pero píti ltat V.;bh ver-
segundo es, que su herrna'no bastardo En-
dad. él caraetyr feroz de 'don Pedid 'y las
rique, apenas subió á tronó, tuvo que re-
costumbres áróábras de su siglo.
partir grandes mercedes á los nobles, des-
Ya heinós notado en otra`parre '<lúa
ktiarneció el tronó y Pa autorichid real, que
nuestrYs historiaddres han hablado muy mal
no volVieron á ser algo en España hasta

399
Fernando el católico, el cual hizo esta
cion. Asi es que en todas las comedias an-
autoridad mas grande de lo que convenia.
tiguas donde entra este rey, se eleva el
Parece pues que la lucha que tuvo que
tono del autor, se encuentran rasgos pro-
sostener don Pedro, y en la cual sucum-
pios de la tragedia, y se emplean los artifi-
bió, fue solamente una - prolongacion de
cios propios dela Melpomene de aquel siglo.
la que su padre habia sostenido contra la
Ya se le a parec g un muerto, como en El va-
aristocracia. El resultado de la lid lo de-
liente justiciero : ya un clérigo, como en Yo
muestra. ¿Quién gozó los despojos de la
me entiendo y Dios me entie.nde: ya h pesar
victoria? Los grandes: ellos fueron pues
de su intrepidez tiembla de un puñal que
los interesados en la guerra ; y la gran mal-
ve en manos de su hermano, como en El
dad del rey don Pedro fue haber querido
médico de su honra: en ;n, en todas' se le
reynar.
representan anuncios y presagios de su des-
Sin embargo, no debernos olvidar que
astrada muerte.
su indomable valor degeneraba en feroci-
El diálogo de Moreto es siempre vivo
dad: su justicia en crueldad, y que sus
y animado, su elocucion graciosa, su sen-
aventuras amorosas, señaladamente su pa-
tencia grave, su versificacion facil. El diá-
sion á la Padilla , le hicieron cometer des-
logo entre el rey y don Rodrigo, que-se que-
aciertos muy trascendentales que le ena-
ja de que el rico-hombre le ha robado su
. genaron el afecto de la Francia , entonces
esposa, es notable, porque caracteriza las
su aliada, y le hicieron despreciable á los
costumbres del siglo:
ojos de su , nacion. Su padre era tan valien-
te y enamorado como él, pero mas cauto
D. Rodrigo.
y advertido. •
A mi esposa me robó
La impetuosidad de las pasiones de don
del modo que ya supisteis.
Pedro, su valor heroyco , sus aventuras y
• Rey.
sus desastres le constituyen eriNla ciase de
Si vos se lo consentisteis,
p ersonage trágico , el mas trágico acaso de
tambien le consiento yo.
cuantos presenta la historia de nuestra na-


'114
311
D. Rodrigo..
ReY
Quitórne la espada, y ciego
No, va, contra la justicia.
me atajó accion tan honrada.
El que defiende á su. esposa;
Rey.
$119 hubierais intentado ,
¿Y os gritó tarnbien la espada.
De no haberlo conseguido
• que pudistels.tomar luego ?
kl<
Quedabais mas ofendido ,
Rodrigo.
Mas veniais mas honrado :
'Vro de: su • poder rto•puedo,
Que ya, atento á la razon,
SOM' ) P4i. 4gPAY». y=,w,
4
Podré mandarle volver
Rey.
A ese hombre vuestra muger
Luego se viene á quejar ,
Pero no á vos la opinion.»
no la injur-ia sino 0,1:.
D. Rodrigo.
Este diálogo seria absurdo en una épo-
Esto, le:fior, no es temer
ca en que el imperio de la justicia es-
sino el poder 4: su nombre.
tuviese espedito, y abolido el derecho de
-Rey.
la venganza. No sucedia asi , ni en el rey-
¿Y ckkArth está solo ese: 11QI1091'1,
nado de don Pedro, ni mucho tiempo des -
riiíe con, él, el po.de0
pues ; ni aun en dia mira la ley con
„D, zpdrio,
ceño al que defiende ó venga su honor sin
¿ Pues cuando justicia es pido
acudir á los tribunales.
que riña con él mandais ?
Los siguientes versos contienen una
11ey,
sentencia muy verdadera y muy bien
Yo no quiero que
espresada.
Sin -e:T.4Q hubierais reino.
peticion que no es buena ,
D. Rodrigo.
Nunca ofende la razon :
No quise, aunque_ filena ayrosa
Que una injusta peticion
acciou9 dula.
Negándola se condena.
Y aunque la vuestra haya sido

312
3:S
No justa, escucharla és ley
Que á una y otra debe el rey
Himno ao Sol: de Francisco . Javier Mon -
Tener igual el oido;
teird de Barros ,. Lisboa 1805.
Que él por sí nada resuelve;
Mas con cuerda distincion
El plan de esta composicion lírica que
Deja entrar á la razon,
pertenece al género mas sublime , llama-
Y á la .sinrazon la vuelve.»
do pmdtirzeo entre los literatos, es tan mag-
nífico como sencillo. Despues . de ,haber
alabado al astro del dia como el mas po-
deroso y benéfico agente del mundo físi-
co , pasa con una transicion habil á con-
siderarlo simbólicamente como el padre de
las artes y ciencias, , lo que da ocasion al
poeta para recorrer con rapidez los siglos
de la sabiduria griega y romana , y los
progresos de las letras y de la filosofia en
la Europa moderna:Concluye anunciando
y deseando el triunfo definitivo de la ra-
zon contra la ígnmiancia y los errores.
La ejecucion de este plan nos parece
muy buena, el estilo digno del asunto , la
versificacion sonora, los objetos espresados ,
con la fuerza y rapidez propia de la lírica
arrebatada , y los pensamientos filosóficos
presentados de manera , que hieren la Mía-
acion. Pero no tenemos bastante cono-
cimiento de la prosodia portuguesa, para
decidir si el metro que ha eligido el au-

314
315
tor, es á proposito para este género de poe-
teu claraon brillante
sia. Cada estancia consta de siete versos,
Os vegetaes feridos
cuatro endecasílabos y tres de siete síla-
Deixan de respirar o impuro azote ,
bas, todos libres sin consonante alguno.
E dos orgaons das tenras folhaS
La estrofa comienza por dos versos de sie-
Comezarn d'exhalar • um gaz mais puro
te sílabas lo que produce muy bue,n efecto,
Ten benéfico ralo
continúa con tres endecasílabos, y •termina.
Os gorros desinvolve é adoza os &netos.«
por un eptasílabo y un endecasílabo; dis-
De tu brillante lumbre
posicion de versos , que si hemos de juz-
El vegetal herido ,
gar por lo que suena á nuestro oido , de-
No ya el azoe letal triste respira:
bilita la armonía y la fuerza del pc,isamien-
Que un aura deliciosa, circulando
to. Repetirnos que ignoramos si el idioma
Por los canales de las tiernas hojas
portugues tiene la .nnelodía suficiente para
Tu benéfico rayo
no necesitar de la rima ; pero si hemos
Funde sus gomas y alimerzta el fruto.
de juzgar por el español , con el cual tiene
tanta semejanza , hay muy popas combina-
»Tu das altas sciencias
ciones de versos en las estancias líricas qtyp.
Tu das artes, mais belhas
suenen bien sin consonante. Los s4fioos y
Poste siempre julgado pae e o numen:
la medida adoptada por el bachiller Fran-
D'aqui „ tta Arisca idade os sabios vate,,
cisco de la TOITC en la oda cí Tirsi , son quizá
te fingiram baixar do Ainphryso as margens
las únicas tentativas felices que se han hecho
E aos thessalos pastores
en el Parnaso castellano para librar la poe-
Os dedos ajustar nas flautas de ouro.»
sía lírica de Ja tiranía del consonante.
Tú de las altas ciencias,
Copiaréxnos algunas estancias de las que
Tú de las bellas artes
nos han parecido mejores, con la traduc,
El padre y la deydad fuiste creído:
cion castellana al pie en el mismo metro:
De aqui la gloria del Aql; iso , honrado
nuestros lectores decidirán por sí mismos si
Con tu luz: cuando 4 tésalos pastores
son ó 40 exactas las observaciones anteriores..
El inopero 4e41.0

317
3i6
La glória ele Pacheco
Enseñaste á regir las flautas de oro.
Describió 7 la no justa recompensa.
,;contra Os hornens iroso
«De Gahlen insigne
As artes é as scifenclas
Com o auxilio das lentes
Como as mezas crucis de Atreu malvado,.
'A debil vista perspicaz tornando,
Longo espazo depois , á luz negaste
-Tu khe ficeste ver nos oeos patentes
Te que novas portentos dando ao mondo
Satellites á Jove, en Venus fazes,
Ao divino Ariosto
E espantosas verdades,
" Dictaste ó longo e variado canto.
Que a intolerancia pretniou con forros..
Te que ao Luso preclaro
Tá al Florentin ilustre
O peito esclarecendo ,
Con la encorvada lente
Na mente affeita á pensasnentos grandes ,.
Le hiciste ver en el abi"rto cielo
O desmedido Adamastor lh' ergueste:
De Jupiter las lunas , las mudanzas
Y os pinceis atrevidos lh' eznprestaste.,
De Venus, y un recóndito 'tesoro
Que os feítos do Pacheco,
De admirables verdades,
E á injusta recompensa retrataram..
Que con hierros premió la intolerancia.
Ayrado contra el hombre,
A las artes y ciencias,
Como á las mesas del malvado Átreo,
Siglos enteros tu fulgor negaste:
Mas de nuevos prodigios ya fecundo,
Al divino Ariosto
.Dictaste el vario é incansable acento,
Y al lusitano ilustre
Enardeciste. el pecho ,
Y en su elevado espíritu erigiste
Del desmedido ddanzastor la imagen ;
Y le diste el pincel, con que atrevido

318
319
én '8.° 'con tina Minina , 4'8 rs. en pasta
ANUNCIOS.
, y 44 en rústica. Esta novela /t'entre el inte-
tes de ni) 'viage al placer de la itnaginacion
en la bien urdida fábula de los amores de
Cerina con el lord Nelvil. Se trata pues
La Gitana, ó memorias egipcias. Esta
de la literatura italiana, de las estatuas,
novela está escrita por el género de la ce-
de los cuadros y de las fiestas populares:
lebrada del inmortal Cervantes , titulada
se da la descripcion de las principales
Persíles y Sigismunda; y en ella siendo
dadéS cié Italia¿, y se comparan las costum-
muy complicados y enredosos los lances,
bres de este pais con las inglesas. Se ha-
estan 'tan bien enlazados, que naturalmen-
llará eh la librería de Escribano calle de
te se derivan unos de otro-s Son muy ori-
fl
CarrááS , y en la de Cruz y Miyar, ca-
ginales los personages que representa, en es-
llt Mayor, frente á• las gradas de san Fe-
pecial la gitana, por su sagacidad y por su
lipe el real.
animo noble y desembarazado : los carac-
teres de los tres
b
inaleses no son menos ori-
ginales y forman muy gracioso contraste
con el de la gitana. Lleva al frente una
Proyecto dé oi-gánita &sanidad pú-
muy bonita lámina. Dos tomos en 8. 1) que
blica dé la Mona•quia espafi'ela , formado
se hallarán de. venta á 28 reales en pasta
por la comision nombrada por el gobier-
y 22 en rústica en la libreria de Escriba-
no. Un tomo en 4. Q : se vende á 16 rs.
no calle 'de las Carretas, y en la de Cruz
á la rústica. en la librería de la. viuda de
y Miyar , calle Mayor, frente á las gradas
Quiroga , calle de las Carretas.
de san Felipe el real.
Nueva descripcion de la Tierra santa,
(Orina ó la Italia, sacada de la que es-
formada sobre el itinerario del viage eje-
cribió en franees madama de Staél : 4 tomos

32o
cutado por A. Chateaubriand- de Paris,. •
á Jerusalen y de Jerusalen á Paris , yen-
CENSOp
do por la Grecia y volviendo por el Egip--
to , la Berberia y la España. Las catorce
•ediciones que esta obra ha tenido en po-
PERIÓDICO POLITICO Y LITERARIO.;
co tiempo en su original prueban la gran-
de aceptacion que ha merecido á la Europa
N.° 83.
ilustrada ; y en efecto forma la mas nue-
va, completa y agradable descripcion no
SA.11ADO 2 pt MARZO DE 1822.
solo de Jerusalen y santos lugares , sino de
la Grecia, jiela Asia menor y de la cos-
twmediterranéa del Africa, adornada con,
De la autoridad del rey de Francia ante-
muy selecta erudicion sagrada y profana,
rior á la Carta.
con reflexiones morales y filosóficas, y con
las mas varias y vivas descripciones de
los paises que el viagero recorre, y la&
in la. ruidosa cuestion
F—
sobre el arreglo
épocas y sucesos á que se refiere. Se halla-
& periódicos que se está ventilando en las
sy
rá á 24" rs. en la libreria de Escribano ca-
cámaras de Francia, se ha suscitado una
lle de las Carretas, y en la de Cruz y Mi-
cuestion , incidente de la m¿yor importan-
ya r, calle Mayor , frente á las gradas de
cia , ya se la considere por ella misma, ya
san Felipe el real.
porque ha dado lugar á que los diversos
partidos revelen sus segundas i•ntenciones
y sus temores y esperanzas futuras.
Un artículo bel proyecto de ley impone
cierta pena á los que escriban contra la au-
toridad del rey. La ley de 8 t9 deoia :con-
tra la autoridad constitucional del rey; y
la cuestion se ha versado sobre la conser-
TOMO XIV.

322
323
vacion ó supresion del epíteto constitudoned.
ta determinacion, que la adicion del epi-
Es evidente que en pais donde esté ya
to constitucional.
en su fuerza y vigor el sistema represen-*
Estas reflexiones bastan pata decidir
tativo, donde sea ya un axioma práctico
á la luz de la razon y la justicia la caes-
que no hay mas autoridad pública que la
tion ; mas no es esa la lógica de los par-
que se deriva-del pacto fundamental, la es-
tidos. Entre los oradores del lado derecho
presion autotidad constitucional del rey, ó
que han proscrito aquel desventurado ad-
dbl congreso, ó de los tribunales, será un
jetivo, solamente hubo uno que se fundó
pleonasmo que no deberá sufrirse en el tes-
en su inutilidad: los dermis han pretendi-
to de las leyes; pues supondria la existen-
do probar que era insuficiente. Basta leer
cia, ya en el hecho, ya en el derecho, de
las discusiones para conocer el objeto de
alguna autoridad no constitucional, es de-
los ultras en la citada supresion.
cir , no derivada de la Constitucion.
Su gran argumento es este : «los dere-
Pero en un pais donde hay un par-
chos de la actual dinastia se pierden en la
tido poderoso enemigo de las libertades
noche de los siglos: la usurpacion revolu-
públicas y elogiador y promovedor del ré-
cionaria no los destruyó: Luis XVIII los
gimen absoluto , al cual camina con un
ejerció en el infortunio y el destierro, ne-
ardor solo comparable á su insensatez, aquel
idose desde Mittau á reconocer á Bona-
pleonasmo es necesario, porque lija y li-
parte: los ejerció otorgando la Carta. En
mita la significacion de la palabra autori-
el dador de la Carta hubo autoridad para
dad, que no tiene la misma significaciou
darla, y esta autoridad no fue constitu-
para todos. Unos la restringen á los límites
cional, pues produjo la ConstituciDn. Esta
que le da la Carta : estos son los liberales.
autoridad se derivaba de los antiguos y le-
Otros la estienden á muchos actos indepen-
gítimos derechos de su dinastia. Esta auto-
dientes de la Carta : estos son los ultras.
ridad es anterior á la Carta, es sobre la
oi
Es justo pues , que el testo de la ley de-
Carta : puede retirarla y modificarla corno
termine exactamente de qué autoridad se
pudo darla. Esta autoridad es la soberania
habla, y nada es. mas á propósito para es_
residente en el rey, y de que el rey mis-

Sal
3 2 5
mo no puede despojarse aunque quiera; y
preámbulo no contiene argumentos. Si los
no es licito escribir contra esta soberania.
franceses no hubieran querido aceptar la Car
Tales son las doctrinas del lado derecho
ta, si hubiese seguidó la guerra , y la victoria
de la cámara : sus oradores las proclaman y
hubiera sido infiel á los aliados,d dónde bus-
fortifican con mas ó menos osadia, segun
carian los ultras esa autoridad real otorga-
tienen mas ó menos talento; pero con la
dora de. la Carta, é independiente de ella?
claridad necesaria para que no pueda equi-
Pero aun cuando concedamos en el da-
vocarse la nacion acerca de las máximas é
dor de la Constitucion prerogativas. y de-
intenciones de aquel partido. Asi se espli-
rechos. anteriores , todos. quedaron cance-
ca la admiracion del ministro Peyronnet,
lados en el momento que se aceptó la Car-
cuando oyó decir á Mr. Girardin : yo no
ta y se celebró el gran pacto entre el po-
reconozco en el rey mas autoridad que la
der y la libertad. Suponer que en .el rey
constitucional. Quieren los ultras que esta
quedó autoridad para retirarr, ó modificar
máxima sea mirada corno una blasfemia, y la
la Constitucion , suponer que esta autori-
doctrina del derecho divino como un dogma.
dad soberana es ivagenable , es introducir
El otorgamiento de la Carta ni fue un
la doctrina, de dos poderes contradictorios
derecho ni un ejercicio de la autoridad real,
en una misma persona real : es atribuirle
conservada en Luis XVIII, ni una deriva-
al rey el poder de destruir lo mismo que
cion de la monarquia de los Capetos: no
Li
ha edificado : es atribuirle la facultad de,
fue mas que un hecho histórico. Luis XVIII
negar los beneficios que ha concedido: es.
dijo á los franceses: tornad esta prenda de
autorizarle para que falte á su palabra so-
paz interim y europea. Los franceses dijeron:
lemne: es. en fin sobreponerle á toda ley,
la aceptamos. Si la fecha y los términos del
inclusa la, del honor. Pues ese poder ni
preámbulo indican otra cosa , esa otra co-
Dios, á quien deben imitar los reyes, lo
sa no es una ley fundamental: es solo un
tiene ni lo puede tener. Dios no puede fal-
monumento de las pretensiones del tro-
tar á las leyes eternas de la virtud iden-
no : ni aun es una doctrina ; porque las
tificadas con su esencia: Dios no puede
doctrinas se prueban por lo menos, y el
dejar de cumplir sus promesas,,

327
326
¿ Qué estabilidad puede haber en las
recer el trono danclole una autoridad mas
instituciones, qué confianza en las leyes,
lata? ¿ No ven que es una escrescencia per-
qué orden en los, negocios, qué fe en las
niciosa que adultera , afea y corrompe la
operaciones sociales, donde se tiene por
autoridad constitucional y legítima , mas
maxima política que reside en la voluntad
bien que un aumento de poder?
de un hombre solo la facultad de trastor-
O sino, comparese la autoridad consti-
nar los quiciales de la Constitucion; es de-
tucional de un monarca con esa otra que
cir, lo mas eterno que hay en el mundo
quieren deducir del derecho divino , ó de
político? ¿ Por qué se quiere convertir la
la usurpacion ó del transcurso de los siglos.
Carta• en una mentira? ¿Para qué es esa
La primera es exacta , determinada; reco-
autoridad independiente dela Constitucion,
nocida, inviolable: la segunda vaga, varia-
sino para decir en su dia á los pueblos: re-
ble , poco conocida , espuesta á respon-
tiro la Carta? Declaramos que no nos pa-
sabilidad.
sa siquiera por el pensamiento, que el au-
Nada es mas importante para el que ha'
gusto autor de la Constitucion francesa pue-
de ejercer el poder , que conocer con exac-.
da tener semejante intencion son bien co-
titud cuales son sus atribuciones; porque
nocidas en toda Europa sus prendas per-
con este cónocimiento se preserva de errar,.
sonales: es bien sabido que el mejor título
y por consiguiente de desacreditarse. Na-
de gloria que posee para la posteridad, es
die ignora que el descrédito es la muerte
aquel célebre tratado de alianza entre el
moral del poder, á la cual se sigue en bre-
trono y el pueblo : entre la Francia y las
ve la física. Una autoridad cuya estension
naciones europeas. Pero si es indudable
no tiene límites conocidos, por lo mismo
que Luis XVIII perecerá mas bien que con-
que su poder alcanza á muchas cosas, no
sentir la ruina de la Carta; ¿ por qué sus
obra con energia sóbre.ninguna; y de aqui
ministros, por qué el partido en que sus
nace que los monarcas constitucionales
ministros se apoyan, obran y hablan de
mandan mas y son mejor obedecidos que
una manera que da lugar á las mas sinies-
los despóticos, porque tienen una esfera de
tros é infundadas sospechas ? ¿Creen favo-
actividad , dentro de la cual es imposxbig

328
329
substraerse á su poderio: cuando la auto
propone resultados ciertos. Por eso Roma
ridad de un déspota , eludida constante-
dominó el universo. y Persia no pudo apo-
mente por el, deseo innato que tienen los
derarse de la Grecia. Los que convidan á
hombres de la libertad , no alcanza mas
los reyes con un poder ilimitado, les hacen
que adonde alcanzan sus luces ó las de su
un regalo funestisimo; porque forzosamen-
visir, que Ordinariamente no son- grandes.
te han deubusar de él, como todo hombre
Lanaturaleza del hombre es limitada : d por
abusa de lo que posee sin reglas ni con-
qué ha de ser ilimitado su Oder P Impon-
diciones. Ademas que este poder sometido
gamos al mundo político la ley inevitable
al capricho no es poder sino debilidad.
de la limitacion, á lo cual estan sometidos
todos los seres creados.
expers mole ruit suá.»
La autoridad cuyo ejercicio no está
determinado por leyes, está espuesta
Ultimamente , la autoridad constitu
todas las variaciones que nacen del capricho
cional del monarca es inviolable en el sis-
y de la veleidad humana. Es un hecho
tema representativo. Mientras el rey no
constante en la. historia que los pueblos
ejerce mas poder que el que le concede
gobernados por el poder absoluto han te-
el pacto fundamental , este mismo pacto
nido muy cortos momentos de gloria este-
ha querido poner su persona y su digni-
rior. El poderio y la domivacion se han
dad en una esfera adonde no pueden lle-
radicado en los pueblos libres. La razon es
gar los tiros de las pasiones políticas. Su
clara. El gobierno despótico obra por ca-
autoridad en este caso es nacional; y la na-
pricho : el 'moderado por razon. El prime-
cion ha de defender todo lo que ella mis-
ro no reconoce mas ley que la voluntad
ma ha creado. La responsabilidad de los
necesariamente variable de un hombre : el
actos particulares gravita toda entera so-
segundo estudia los intereses permanentes
bre los agentes del poder. Pero suponga--
de la nacion y obra segun ellos. El prime-
mos en el rey una autoridad extra- cons
ro no tiene política fija: el segundo se crea
tituelonal que no dependa de la nacion, que
máximas y reglas de conducta, porque se
sea superior á las leyes: en este caso cesa

33o
33s
de hecho la inviolabilidad; y pues se apro-
tiene que transigir con la de sus ministros,
pia un poder superior, )a no está en ma-
que siendo responsables han de tomar sus
nos. de la nacion el defenderlo contra los
_ seguridades para no caer en manos de la
ataques á que pueda dar lugar el abuso de
ley : llamais rey lar no cumplir nunca la
este poder. Que él se defiendaá sí ndátrzo,
voluntad propza ?
dicen todos. Y lo mas singular es, que en
Sí: á eso precisamente, solo á eso lla-
este segundo caso lis ministros, escudados
marnos reynar. Satisfacer la voluntad pri-
con la autoridad del rey, se hacen invio-
vada es vivir: esa es la herencia de todos
lables por el ucrecho. Asi se esplica , por
los hombres. Tener una voluntad pública
qué es tan coman en los validos y corte-
superior á la privada, y ordenar segun ella
sanos inculcar á los reyes la doctrina del
los actos de la autoridad, eso es ey-nar.
poder absoluto porque con este quedan
Ei hombre debe ser muy diferente del rey.
sin responsabilidad los agentes, y todo el
Un monarca, considerado como hombre,
odio público gravita sobre la autoridad su-
tiene voluntades particulares que cumple
prema. ¡Y luego•'dírán que son los defen-
y satisface mucho mejor que los denlas hom-
sores .natos del trono ! ¡ los verdaderos ami-
bres, porque tiene mas medios para ello:
gos del rey! Ningun particular 'amará ami-
hasta aqui no hace mas que. vivir. Pero
go suyo al que se aprovecha sin peligro de
no es mas que esto lo que exigen su dig-
su caudal. Que ningun mynarca honre con
nidad y su gloria, y la dignidad y la glo-
aquel título al que exalta su prerogativa
ria de la nacion á cuya frente está? ¡Ay
para abusar de ella impunemente, sino al
del monarca que lleve á la adrninistracion
que le defina sus justos límites, y se es-
de los negocios sus debilidades , pasiones
.
ponga á la responsabilidad para evharseta
y voluntades particulares! Cuando se halla
al gene supremo del estado.
en el seno de su familia y entre sus ami-
No ignoramos la respuesta que dan á
gos, le es permitido ser hombre : cuando
esto los partidarios del poder absoluto. Es
aparece al frente de su nacion, entonces
cierto, dicen , que el rey constitucional es
-no es un individuo; es un ser moral se-
inviolable; pero su voluntad es nula, pues
mejante á la Constztuclon , á la ley , á la

332
333
justicia , á estos seres abstractos que ha
voluntad privada ? Son muchos los reyes
creado la sociedad para impedir la in-
que encuentran en el seno de su familia
tervencion de los intereses particulares en
los placeres de la ilusion ó al menos los
de la .amistad?
los negocios públicos. El rey no es una
Pues lo que
persona , es una institucion ; y los parti-
el interes del trono exi-
darios del despotismo la degradan redu-
ge en los gobiernos absolutos , eso mis-
ciendola á la mera voluntad personal.
mo exigen el interes del trono y el de
la
Pero aun.bajo el gobierno absoluto ha
naden reunidos en los representativos.
sido muy reconocida esta distincion entre la
La voluntad del rey debe ser pública; es
voluntad privada y la públzca en el su-
decir , ilustrada por los órganos de la
premo gobernante. Leanse las obras de
•opinion general, dirigida siempre al inte-
Antonio Perez , instrumento y despues
res nacional y ejercida por ministros que
víctima de la tirania ; y á cada página se
se conformen con ella. Importa poco que
encontrará explicada la diferencia entre la
el rey se la haya inspirado á sus agentes,
persona y el oficio , y . Córno el oficio obli-
ó ellos á él: la nacion ni entra ni debe
ga á hacer lo que no quiere la persona.
entrar en estas averiguaciones : lo que la
Lease el Esclavo en grillos de oro, come-
importa es queda administracion sea bue-
dia de Cándamo , disparatadisima si se
na , ó por lo menos obligarla á que lo
quiere ; pero escrita bajo el despotismo
sea por medio de la responsabilidad mi-
de la casa de Austria, y que hasta en su.
n isterial.
título anuncia los . sacrificios que tiene que
Vemos pues que toda autoridad no cons-
hacer el príncipe' de su voluntad priva-
titucional es inutil y aun perniciosa al
da á su dignidad.
monarca y funesta á la nacion. Solo pue-,
é Qué mas ? <; No vemos
á los monarcas mas absolutos recibir el
de ser util á los . que intentan aprovechar-
yugo de la conveniencia y de la política
se de ella sin curarse de la dignidad del
en los contratos matrimoniales, que son
trono ni de'. bien de la nacion. Los adula-
operaciones domésticas, en las .cuales pa-
dores de los reyes y los de los pueblos se
rece quo debia tener mas influencia la
parecen en es'o. Les dicen: sed poderosos;

334
335
ro ejerceré vuestro poder. Los sacerdotes
re destruir las preocupaciones del vulgo
del gentilismo recibian las víctimas y las
'favorables al poder. Habla contra las
riquezas que se ofrecian á las falsas di-
perfidias de Luis XI, las debilidades de
vinidades, y se curaban muy poco de que
Luis XLII , los errores de Luis XIV ó la
estas se desacreditasen con mentirosos
usurpacion de Hugo Cafeto ? Es delin-
oráculos.
cuente; mina los derechos de la dinastia;
Cuál es la intencion de los que su,-
desentierra nombres y sucesos antiguos pa-
primiendo la palabra constitucional han
ra deslustrar el esplendor del trono. Ven-
dotado al rey gratuitamente de uná au-
tila alguna de las cuestiones políticas que
toridad inútil ? Hacerla util -para ellos mis-
suponen límites para la autoridad real?
mos. Los liberales de Francia temen que
Quiere restringirla. Hablan contra las ac-
ha llegado ya la época de volar el ba-
tas del ministerio ? Censuran el gobierno
luarte de las libertades públicas minado
del rey , y por consiguiente ofenden su
en las dos sesiones pasadas. Pero los
autoridad. i Pobres periodistas sino tuvie-
ultras se engañan mucho si creen que
ran á la nacion que les guardase las es-
la esplosion será parcial : está mas ar-
paldas, intimidando á los nitras y al go-
raygado al suelo frances de lo que ellos
bierno , y obligándoles á conceder en el
creen : si llegan á pegar fuego á la mi-
hecho la libertad .que destruyen por el
na , se convertirá en un volean que los
derecho !
d atore.
En el momento que la ley sobre pe-
Los ,efectos naturales é inmediatos de
riódicos se adopte, deja de existir legal-
la citada supresion son fáciles de cono-
mente en Francia el gobierno represen-
cer. d Habla un periodista contra las doc-
tativo.
trinas serviles que derivan del cielo la
autoridad de los reyes , ó contra el de-
secho de conquista , ó contra la política
tortuosa de los palacios ? Es delincuente;
habla contra la autoridad del rey; quie-
1H

336
337
rnatnente, como para presentar el último
rasgo de su caracter, no solo dominante,
TEATROS.
sino tambien feroz é inhumano , forma el
El perro del hortelano: comedia de Lope
proyecto de dar muerte al criado que con

su embuste le habia proporcionado los me-
de Vega.
dios de casarse con su amado para en-
terrar con él un secreto que la deshonra.
Faltó pues el autor á la primer regla de
En esta comedia se acercó Lope de Vega,
la poesia dramática, que es hacer amable,
mas que en otra alguna , al género de
15 á lo menos interesante , el héroe de
-la pieza.
Tirso de Molina. La malignidad del diá-
logo, lo picante de las sales , el caracter
Tampoco es muy apreciable Teodoro',
inconstante y poco amable de Diana , y
que enamorado de Marcela , apenas ve
el amor interesado del secretario Teodoro,
probabilidad de conseguir á ¡Diana , se
se desvian mucho de la ternura sincera y
muda, entregandose al sueño de una am-
natural que Lope atribuye generalmente
bicion sumamente innoble. La escena mas
á sus damas , y se acerca á la liviandad,
agradable de la pieza es en la que recibe
al amor propio y á los furores afrodisia-
el castigo de mudanza con los desdenes
cos que describe su competidor.
de Diana, que como buen perro delbor-
No es este sin embargo el mayor de-
telano se contentó al principio con sepa-
fecto de esta pieza. Diana que es la pro-
rarlo de su primera laMante. Tampoco es
tagonista , carece de afabilidad, es intrata-
muy noble el engaño , 'con que se finge
ble con sus criados, dura y cruel con sus
hijo del conde Ludovico, personage que
criadas, emplea el artificio y la violen-
no aparece hasta er tercer acto , -y de cuya
cia para hacerse amar , y se respeta tan po-
historia y de la de la pérdida de su.hijo no
co á si misma , que da un bofeton- á su
se habla una palabra en los dos primeros.
Teodoro, escarmentado ya de su incons-
Pero este defecto pertenece á la dispOsi-
tancia y un si es no es recalcitrante. Lila-
cion de la fábula, y en esta parte estarnos
Tono XIV,
2 2

338
339
ya convenidos en ser muy indulgentes con
Que á los sastres sP 510ja
„Cope de Vega ; pues si no tendriamos que
La mitad cle la hermosura.»
proscribir la mayor parte de sus piezas.
Hay tambien dos amantes de Diana,
En los siguientes versos describe Teo-
que celosos de Teodoro trazan su muerte;
doro el peligro que hay en saber mas que
y para ello tienen la sagacidad de sobor-
los poderosos.:
nar á su criado Tristán que, los roba y
De cierto rey se con»,
se burla de ellos. Nada de esto es acr lada-
Que le dijo á .:tAtt gran privado:
Jale ni dramático.
«Un papel .me;da cuidado, •
Esta comedia no se sostiene, sino por
Y si bien le he escrito So,
las gracias del lenguage y de la .Versifica-
Quiero ver otro . .de vos,
cien., y. por la situacion eónliea. 4e .Teo-
Y el mejor escoger quiero:
doro .en los primeros actos , que vacila on-
Escribiólo con esmero ,
tre el temor y 1 1 .w-1414.0°n, •,,A se atreve
Llevó,le luego
dos:,
á aspirar á Diana, ya se retira, se le inci-
Como vió que el rey decia ,
ta cuando huye y se le .amed.renta cuan-
Que era su papel maejor, -
do ataca. En estos juegos que. desenvuel-
Fuese v dijo,le al mayor
ven el caracter .de DiAná,i lo mas dramh-
Hijo de tres que tenia:
tico que hay es el castigo ;de la ambicion y
Vamonos del reyno luego,
de la inconstancia de Toodoro.
Que en gran peligro estoy yo,
La escena episódica del primer- acto,
El mozole preguntó •.
en que Diana hace .pesquisa entre sus
La causa turbado y ciego :
criados .acerca del hombre que halló en su
Y respondióle : 41a sabid
aposento , tiene zuncha yisseza y sal en el
El rey, que yo sé. mas que él. »
diálogo. Los consejos de Tristán fí su. amo
Esto se escribia representaba en tiem-
para que olvide, son tomados-en gran par-
po de Felipe /II, á pesar del servilismo,
te de O vidio ; perú lo que es original de
las mas veces afectado, de nuestros poe-
Lepe ,:hablando del adorno
es,1
tas cómicos.

• 34o
34r
Hablando despues de cuán peligrosos
Corno ella los puso en mí ,
son los amoríos desiguales, dice Teodoro:
Bañada en púrpura y grana ?
¿ O qué pálida manzana
Pintaron á Faetonte
Se esmaltó de carmesí?
Y á Icaro despeñados,
Uno en caballos dorados
Comparense estos cuatro versos últimos,
Precipitado en un monte,
señaladamente los '.dos hermosisimos del
Y otro con alas de cera
final, con las hojas olós de mas arriba , y
Derretido en el crisol
nos \\admirarémos de ver reunidos en un
Del sol.
mismo periodo lo mas abominable del mal
Diana.
gustó en poesia con una felicisima cern-
paracio n gallardamente es presada. Es ver-
No lo hiciera el sol
dad que aun estos buenos -versos no
Si corno es sol, muger fuera.
son de comedia sino de idilio. Mas . pro-
pios del género dramático son los
Dudoso Teodoro si las espresiones tur-
si-
guientes:
badas de Diana eran burlas ó veras , dice
1
cuando se queda solo:
«Que bien sabes , que con lengua
De escorpion pintan la envidia,;
Pero en vano se recela
Y que si Ovidio (i) supiera
Mi temor; porque jamas
Qué ,era servir, en palacios
Burlando salen colores:
Y no en montafias desiertas
Y al decir con mil temores
Que se puede perder mas;
Pintará su escura casa:
Que aqui habita y aqui reyna.»
¿ Qué rosa, al llorar la aurora,
Hizo de las hojas ojos ,
Abriendo los labios rojos
Con risa á ver corno llora ,
(1) El furor de citar era una de las pasiones
4e Lope.

342
343
O estos tercetos con qué finalii rá el pri.,
so y producirá siempre un efecto agrada.
mer acto:
ble en el teatro', aunque no sea esta come-
dia tan interesante corno
otras del mis-
«Mas dejar á Maréela lel caso i/usto:
mo poeta.
Que las mugeres no es razon que/esperen
De iniestrá obligacion (2) tantó •digguto.
Pero si. ellas nos dejan cuando quieren
Por *cualquier intéres 6 nuevo gusto,
Mueran tambien con ó los hombres rnnérén.
No deja tambien de peiteriecer al 0..
nero cómico la siguiente cei4araciort de
los que se casan viejos:
En un viejo una niuger
Es. en un olmo una yedra,
Que aunque con tan variosjlazos
Lo cubre con sus abraió's–,
El se seca' y ella medra.
La depedvdá: de Teodoro cuando qiie-
ria partirse para España está llena de aque-
lla ingeniosa ternura. qué Lope supo des-
cribir tan bien .; y en general la comedia
está bien versificada , el diálogo es gracio-
(t) Está por honradez.

344
345
rece que viven todavía para nuestro re-
Sobre un pasage de la vida de Arístides.
creo y enseñanza. Sus acciones se parecian
muy poco á las que vernos en el dia ; pe-
ro sus desgracias y persecuciones se seme-
jan mucho á las que en todas épocas han
Al ver la mala correspondencia que sue-
esperimentado los que sirven á su patria
le darse á todos los que hablan la ver-
sin atildar á los principes ni á la multitud.
dad, y singularmente á los que se condu-
Ya hemos dicho muchas veces que tan
cen segun sus eternos principios, casi no
detestable es una adulacion corno otra;
se puede dejar de aborrecer la generaeion
pero la segunda tiene un caracter de baje-
actual y ceñirse á .restablecer el trato y la
za tan chocante y tan grosero , que el que
comunicacion con los personages de la an-
se resuelve á valerse de ella para sus fi-
tigüedad. Por lo menos , ya que a muchos
nes, necesita ademas de la degradacien de
de los grandes hombres antiguos no se les
su alma, degradar, tambien su lenguage,
halle tan grandes en la historia como se
sus modales y hasta su adorno esterior. Asi
les pinta en los poemas ó en los panegí-
es que los que se dedican á este vergonzo-
ricos , nunca puede resultar el menor per-
so tráfico procuran acomodarse en todo á
juicio de su conversacion , como con la de
los hábitos , modales y porte de la multi-
los que viven actualmente. Hubo sin duda
tud conocida con el nombre de pueblo
en la antigüedad insignes criminales, hom-
bajo, en quien reside la fuerza, para ele-
bres viciosos y corrompidos que se deja-
varse con su apoyo y por medio de una
ban dominar de sus pasiones, y tambien
asquerosa hipocresia á los puestos mas úti-
varones de singular virtud en quienes el
les y lucrativos. ¿ Qué comparacicn tienen
amor de la patria absorbia todas las facul-
los hipócritas de religion con estos he-
tades del alma. Los primeros perecieron del
diondos' tartufos de politica? Aquellos á
todo , sin que haya quedado otra memoria
lo menos dan alguna limosna - en públi-
suya que el efecto de males que hicieron ó
co , y el que la recibe . queda socorrido, y
provocaron ; mientras que los segundos pa-
disfruta aquel ligero. bien ; pero ¿qué uti-

Ilté
347
lidad producen nunca los amaños y las in-
dé Aristides, que nos parece si no del to-
trigas dé égeS pó ar s que teniendd
do á pliúable á varios objetos pie conoce-
siempre en lá boca la alud y les intereses
mos , á lo Menos muy digno de conservar-
del pueblo, Son sus iiias eilearnizadós ene;
sé en la meníbria, para no entregarse cié-
migoá?.

ganiente á la poco espe•itnentada virtud de
Véaseles siempre rodeados de gentes de
1-nimbos qúe han emprendido entre nosotros
mal vivir, prontos á tomar la defensa de
la dificil carrera del tdbureacIó.
las más descabelladas pretensiones , capi-
Nadie ignora que ¿inri én las repúbli-
taneando las empresas mas criminales y
cas mas Severas Babia, co pio entre noSó-'
clainbatiendó las verdades mas densóstra-;
troS, una ambicion pública dirigida al en-
das, soló por ostentar un celo qué les
grandecimiento del estado, y nitiellas
pugna y envilece. Si domina el populacho,
biciones privadas que sé escóndian detras
Son por algun tiempo sus héroes; y si
dé aquella sin otró objetó que el de ati;:
el gobierno es tíniidó tiene que colocarlos
mentar los caudales particulares. Aumén-
dé Mielo 3 hasta que puestos al frente dé
tábanse algurids dé estos hasta un gradó el--
algún ramo de la administración dan ál
cándaloso como 'entre riosotrós, y tainbien
traste con lo 'qué tienen á 'sti 'cargó séá
e'óitib entre nosotros 'estabá dada á la trani:
de la clase que ftiere. Éntonces suele des-
pa y'en un completó desorden lá hacie,n-
engañarse la multitud del valer de las
da pública.
virtudes qué ostentaba aquel 'corifeo , y
«SUcedió pues ¿pie en Atenas nombra-
pasa á ser engkliada de nuevo por otro
ron téSüléro general á Arístides, él jitsu);
ente
t
anibieioso é hip'Ótiitá. Esté és
'apenas Se li"e'co cargo de un empleo' de
• .igualm
él resumen de lá historia de 'todas-las de-
tanta confianza, co.ando conoció, y lo que
Mocraciás , aún de muchas inoriarquias
es peor, publicó la •inúltitud de estafas que
Cuando por medió de tumultos populares
habian estado haciendo los tesoreros sus
se prepara su decadencia.
antecesores, manifestando las enormes su-
Nos ha éscitado eátas reflexiones la lec.
mas que tenian tisurpádas los que:ha. bian
otra de Un pasage de Plutáreó en la vida
ocupado en : SU tiempo aquel destiiilv, y

348
349
con particularidad Temístocles. Este Te-
inspeccionaba sus cuentas; de suerte, que
místocles no se puede negar que era un
aquellos empresarios y rentistas no sabian
grande hombre, corno pocos; pero no
donde ponei'-el noinbre del ciudadano Arís-
pasa por el mas limpio de manos, como
tides; y sin que natlie se lo rogase, ellos
muchos. Plr eso cuando llegó la época de
mismos intrigaban á cual mas porfia para
que Arístides se empeñase en rendir sus
que se le nombrase por tercera vez tesore-
cuentas, formó una intriga Ternístocles,
ro general de la república. Oh fuerza del
(que tambien las filman los Uroes ) , le
patriotismo que siempre y en todas partes te
acusó de haber robado la hacienda públi.
muestras de la misma manera y por el mis-
ca, y logró que el pueblo le condenase á pa-
mo rumbo!)
gar una multa cuantiosa.
«Pero llegó el ella de la eleccion , y
«No bien se publicó aquella injusta
cuando ya iban a.nombrarle por unanimi-
condenacion , cuando se declararon contra
dad de votos , levantandose Arístides pro-
ella los principales y mas honrados ha-
rumpió en las mas ásperas reprensiones
bitantes de la ciudad , los cuales no solo
contra los atenienses, diciendoles: «mien-
.consiguieron que se le perdonase la múlta,
tras que administré vuestra hacienda con la
sino tambien que se le reeligiese por teso-
mayor pureza, cual debe -Iiiicerlo todo el
rero en el siguiente año : cosa bien digna
que se precia de hombre de bien , me es-
de admiracion.
'carnecisteis y tratasteis como á un infame;
«Entonces hizo Arístides como que se
y hoy que me presento á vosotros despues
arrepentia de su primera administracion y
de haberla abandonado á los estafadores
que intentaba corregirse, mostrandose el
públicos , me mirais corno un hombre ad-
hombre mas tratable y accesible de la re-
mirable, y como al, mejor de los ciudada-
pública, con lo cual logró 'captarse la vo-
nos; pero yo os declaro que mas vergüen-
luntad de todos los que estaban en \\pose-
za me causan las honras que hoy me dis-
sion de saquearla (aqui pudiera abrirle un
pensais, que la sentencia de condenacion
larguisimo parentesis de nombres propiós).
que el año pasado pronunciasteis contra
Nos solo no les reprendia, mas ni siquiéra
mí. Estoy verdaderamente indignado al

35o
351
ver que entre vosotros está reservada la
na de empréstitos, el ajuste de las cuentas
gloria para los perversos que labran vues-
Se hubiera reservado para mejor ocasioP,
tra ruina, y la persecution y las injurias.
y se hubieran cebado todas las cargas al
para los que se toman el peligroso trabajo
gobierno, porque no empleaba esclusiva-
a
de conservar los bienes de la república.»
mente á los adictos. Los papeles públicos
Dichas estas palabras se retiró, y el
destinados á la defensa de los patriotas ne-
pueblo quedó .confuso y avergonzado pero
tos hubieran escrito las mas horribles yer-
fe atte si cono este .pasage sucedió pu
ripas contra los que han formado empeño
Atenas hace cosa .de dos npil años , hoW9-
en :desenmascarar á los que no lo son mas
ra sucedido actualmente. en otras partes del
que en el nombre, y los desórdenes hu-
mundo , .no juiliieran faltado oradores que
biera, . :s uiclp con tanto .ó mayor escan-
dijesen, que Arístides era un grandisimo
da/o ,que anteriormente. ¡ Triste suerte la
embustero, y que se calumniaba á mis-
-pueblos, rAilAW:91-9qe haya 99:f?
mo por obscurecer la gloria , las virtudes
„meche de ,captarse el sera popular que 9,1
y el, patriotismo de los que. sin ser Arístir
de ;los servicios reales y ,efectiyes hp,chos
desni parecersele . en nada , hauiau dado 051
cpn 41.11?!le rPs y
•51,é p114110-
pruebas de que estaban prontos á derruphar
t110 .0 In:IAR19 que 1 01 ,11119
lá zytima gota de su sangre. , y /4 no te
los calabozos ni los presidios por sostener
las libertades patrias , estando , como esta-
ban, iclen,fficados con el sistema. .Por con7,
secuenesia. se declararia que Arístides tenia
una nótatele tendencia al , y se
nombrarla :tesorero al que hubiese presenr
tad° las • cuentas mas galanas, alcanzan
la repablica en una multitud de millon

buen Arístides se hubiera quedado (.1e
cesante, e ,hubieran abierto media

35 2
353
blieos , como en las conversaciones partí-
Sobre una palabrita que está de moda y qué
. culares. Dicese .comun mente que la conduc-
sé yo qué mas.
ta de tal ó cual individuo ha sido muy es-
timable durante la crisis que ha afligido á
esta ó á la otra provincia; que es muy es-
timable la obra que ha publicado el es-
Grandes son las ventajas que traen con-
timable ciudadano don fulano de tal ; que
sigo los acontechnien tos políticos, porque
ha sido nombrado para este ó aquel desti-
si bien algunas veces trastornan las fortu-
no el estimable patriota don zutano; quo
nas públicas y ponen á las naciones en un
robaron la otra noche en tal calle un re-
riesgo inminente de perderse, y aun de-des-
lox muy estimable; que representó linda-
aparecer de las cartas geográficas, por lo
mente su papel el estimable artista que tan-
menos son fecundisimos en 'anécdotas pri-
tas otras veces ha tenido el honor de di-
vadas, y se distinguen por la creacion de
vertir al estimable público de Madrid; y
voces favoritas que con el tiempo aamen-
finalmente son tantas las cosas y los hom-
tan la riqueza de los idiomas respectivos.
bres estimables que tenemos -en el dia, que
Ya en el número anterior hicimos mencion
por necesidad se ha de ir disminuyendo la
de muchas palabras y espresiones que ha-
estima de unos y otras, á fuerza de tanto
bian adquirido gran boga en nuestro len-
estimar lo que ni por asomo merece una
guage actual ; pero se nos quedó por men-
verdadera estimacion.
cionar una que en estos últimos dias ha
Entretanto no hay que desanimarse por
adquirido tal crédito, que apenas ise
\\ pro-
el abuso de una palabra mas ó menos, por
nuncia un periodo en que no la veamos
que de ser estimable á ser estimado, no hay
repetida diez ó doce veces, siempre con
mas que un paso muy corto, y puede
igual propiedad.
que llegue el dia en que se diga con jus-
Hablamos del epiteto esti,nab'e que con
ticia de cada español, que es un hombre
tanta frecuencia vemos aplicar á los hom-
estimado de todos, porque ha sabido me-
bres y á las cosas, asi en los discursos pú-
recer la estimacion general. Por ejemplo ,.
TOMO XLV.
23

354
355
¡ cuán estimable no seria que á las medi-
tres que sus familias confían á la patria,
das necesarias dé policia que propusimos
y la patria es responsable de la salud de
út, el número anterior se añadiese por de
ellos á sus familias. Mientras estan alis-
aprontó la de recoger esa multitud de mo-
tados en las banderas nacionales , la pa-
indas que infestan los sitios mas concur-
tria adquiere sobre ellos una autoridad
rídos y las tércanias de los cuarteles! Es-
paternal , contra la cual no deben orlo-
condikal 'durante el cija en sus inmundas
ner la mas ligera resistencia. Pero al mis-
guardillas donde las devoran la miseria,
mo tiempo está obligada la nacion á mi-
las enfermedades y el oprobrio , salen ape-
rar por ellos con el interes propio de un
nas llega la noche á inundar las calles,
padre, y á no permitir que sus hijos ten-
como una bandada de Arpías para cor-
gan unas compaiiias tan peligrosas para
romper todo lo que tocan.
su salud y robustez.
Ya que por un estravio de las ideas
Debiera reflexionarse que estos mismos
que han dominado en los últimos siglos no
soldados , cuya vida se arriesga tan fre-
se piense en reglamentar este ramo de la
cuentemente por. la defensa (le la patria,
higiene palea, en utilidad de los habi-
estan destinados por la naturaleza á dar-
tantes de las grandes poblaciones, cuide-
la otros valientes que la defiendan á su
se á lo menos de la salud de los milita-
vez , y si no se procura por todos los
res , de quienes , hablando con la debida
medios posibles desterrar el veneno que
franqueza, nunca se ha cuidado menos que
les ocasiona tantas y tan graves en-
en el día con respecto á este vicio des-
fermedades , no solo se destruirá el ejér-
tructér. leo hay cuartel alguno que no es-
cito actual sino tambien los venideros. Sir-
té rodeado dé una porcion de desdichadas
vanos en esta parte de ejemplo la severi--
que van á festejar á los soldados , envile;•
dad de la disciplina de los romanos, quie-
ciendo hasta en sus vergonzosos avances
nes , asi durante la paz corno en tiempo de
el privilegio de su sexo; y en verdad que
guerra, tenian encerrados á los soldados en
no puede mirarse con indiferencia seme-
su campo; ¡ y triste de la rnuger pública
jante abuso. Los soldados son unos how-
que se atreviese á penetrar en él! Es de

356
advertir que entonces no se habla descu-;
3 57
bierto el nuevo mundo, ni era conocida
esa peste mortífera que hace mas estra-
Una palabrita sobre desafios.
gos en los ejércitos que el fuego del ene-
migo ; pero temian los efectos de la mo-
licie y del libertinage, y por eso conce-
dian iguales ó mayores recompensas á las
En el número 47 deeeste periódico, ha-
buenas costumbres que á la bizarria y al
blando de los duelos y desafios , espusi-
valor. Esa clase de mugeres no solo de-
mos nuestra opinion un si es no es exalta-
ben ser castigadas, sino que Cambien pue-
da, disculpando, y aun casi casi aproban-
den ser corregidas, y ciertamente seria muy
do los desafios, singularmente entre los mi-
estimable el magistrado que tal empren-
litares, por parecernos que solían servir de
diera y lograra.
freno á la demasiada libertad en esplicarse,
riF
y que contribuian á imponer el respeto ne-
cesario entre los hombres que por su edn-
cacion no aprendieron á tenerla. Mas ha-
biendo tenido noticia Bias pasados de
cierta ocurrencia desagradable entre dos
caballeros de armas tomar, éuya relacion
haremos copiando en cuanto nos sea posi-
ble el diálogo que tuvieron entre sí , he-
mos quedado convencidos de que jamas y
en ningun casó puede haber lugar á que se
verifique materialmente un desafio. Cuando
nombramos la palabra duelo ó desafio, que-
remos dar á entender aquel penoso lance
en que dos ó mas sugetos enconados unos
contra otros salen de comun acuerdo al
campo ó algun otro sitio solitario á batit:-

353
3:íg
se cuerpo á cuerpo, ya con espada, ya
tonces, puede tambien inutilizarse luego.
con sable, ó ya con pistola , que son las
que se llegue á generalizar entre los hm?,
armas proilias de los caballeros en el estado
ores el buen uso de la lógiea,_ que eu.n. su-
actual de las costumbres de Europa : mas no
mo placer y consuelo de nuestras almas
queremos dar este nombre á las cachetinas,
hemos visto empezar á practicarse en esta
por fieras y prolonjadas que sean, que con
primer semana de cuaresma. Mas para que.
tanta frecuencia se verifican entre aguado-
todos puedan formar una justa idea ge IQ
res , mugercillas ó licenciados, porque como
facil que es desarmar á sus enemigos y evier
en estas no suele preceder cita anterior,
tar lances pesados , cnyo término suele ser•
ni nombramiento de padrinos, ni otras ce-
no menos nocivo para el alma que para el
remonias que las solemnicen , mas bien
cuerpo , copiaremos una eouversaciou que
pueden llamarse desahogos y arrebatos de
segun nos han contado, hace. muy pocos
la cólera , que no verdaderos duelos. Por
dial que se verificó en cierto parage de es-r,
eso cuando en el sobredicho artículo hi-
ta corte. Ignoramos los nombres de los
cimos mencion de las leyes y pragmáticas
interlocutores ., y aun cuarulo lo siY.piege
que de • r5 siglos á esta parte se han pro-
mos, no los espresariamos por no ofender
mulgado contra los que provocan ó acep-
su modestia.
tan los desafios , no hablamos ni podiamos
Parece ser que de resultas de.esta rnalT
hablar, por falta de noticias, de ninguna
(lita divergencia de opiniones que tv,44
que prohibiese darse cuatro pescozones ó
temprano vendrá á acabar con la libertad,
tirarse de las greñas , porque este y otros
á lo menos estrechará mucho sus límites,
lancecillos semejantes estar' encomendados
estaban un poco enconarlos des, caballeros
á la prudencia de los alguaciles.
ex-militares ó militares retirados ., pues todo
Hablamos pues de los desafíos ut sic,
viene á ser una misma cosa, Pero no por
esto es, de aquellos de que habla la real
haber dejado el servicio hay. perdiclo
pragmática del señor Felipe V, y de ella
uno pi otro el carácter con que se .414tip7
decimos ahora, que ademas de lo inutii
guien cuando estaban en él, porque este
que es por las razones que es pus_mos en-,
es tan indeleble en los cuerpos milita-

-7
3 6o
36z
res , que el que se adquiere siendo cade-
B. Usted lo será sin duda , cuando tie-
te suele conservarse aunque se llegue á ge-
ne valer para insultarme sabiendo que es-
neral. Era pues tenido el uno de ellos por
toy identificado con el sistema, y que no be
fogoso y acalorado en demasia , aunque
de parar hasta que no desacredite á cuan-
bonachon en el fondo; y el otro por hom-
tos moderados haya en la nacion , los cua-
bre de mas espera en lo que toca á la parte
les no tratan mas que de emplastarlo todo
rigorosamente militar; pero vivo é insi-
impidiendo que el torrente de la revolu-
nuante para adquirir conocimientos que
cion siga la ilustre carrera que ha empren-
á veces suelen servir para adelantar en
dido para nuestra completa regeneracion.
ella.
A.
Pues entre tanto que esa regenera-
Hubo sin duda de esplicarse este últi-
cion se verifica, trato yo de regenerarle á
mo con bastante fuego, ya sobre asuntos
usted y á otros bribones con quienes se
políticos, ya acerca de algunas personas
acompaña, y asi le advierto que si en cual-
entre las cuales debió de contarse aquel
quiera parte donde usted me vea no se re-
otro ex-militar, de quien dijimos que ado-
tira inmediatamente, ó tiene la osadia (le
lecía de un esceso de fogosidad y viveza.
mirarme , serán tamos los latigazos que
Este pues encontrando casualmente al
caygan sobre sus costillas, que le quitaré la
otro señor en uno de los párao'es mas luí-
gana de politiquear y mucho mas de-ca-
Micos de la corte, parece que le\\ empezó
lumniar á ningun hombre de bien.
á. apostrofar en estos ó semejantes tér-
B.
Parece que •se ha propuesto usted
minos.
insultarme, señor mio; y yo no estoy acos-
A. é Sabe usted, señor don fulano, que
tumbrado á sufrir insultos de nadie, y si
tener() resuelto dar á usted de palos en cual,
no fuera porque estamos en un público, yo
quier parte donde le encuentre, si no tra-
le Baria á usted á entender....
ta de corregir esa lengua maldiciente, con
A. Por lo mismo que estamos en un pú-
la cual está usted haciendo mas daño á
blico le digo á usted que es un bribon-
las instituciones liberales que todos los ser-
zuelo ., un fatua y un cobarde , y que si
viles juntos?
conservase usted siquiera un resto de pun-

36
363
donor, vendria conmigo adonde nos en.
y .de sus indecentes compalieros; y ya que
tendiesemos á solas, y . no le quedaria
son tan ruines que no se atrevan á presen-
gana de continuar estraviando la opinion
tarse cara á cara con ningun hombre de
pública con sus indecentes escritos y con
honor, sabré yo calentarles á ustedes las
sus manejos tortuosos , evitando acaso por
costillas para que aprendan á tener decoro
este medio dar ocupacion al verdugo lue-
y verdadero patriotismo.
go que se consolide el imperio de la ley.
B. Usted divaga y se sale del argumen•
B. Eso no es mas que salirse de la enes-
to, y aunque por ahora no estoy en dispo-
tion , y llenarme de insultos sin venir al
sicion de contestar á las amenazas de usted
caso; porque yo soy un constitucional á
por hallarme solo, estoy muy pronto á probar
toda prueba, y lo tengo bien manifestado
de palabra y por escrito que soy un exal-
en cuantas ocasiones han ocurrido, asi en
tado patriota , idolatra de la libertad , como
la Fontana como en otras partes, donde
lo haré ver en la primera conmocion que
he dicho mil veces que derramaria la úl-
ocurra.
tima gota de mi sangre cuando llegara la
4. Quitese usted de mi presencia, gran-
ocasion ; pero ahora no estamos en ese ca-
disimo cobarde, porque sino vive Dios (pe
so, y usted siga su camino sin perturbar
le he de bajar los calzones en este mismo
en sus derechas á un hombre de bien.
sitioy.....
Si usted fuera hombre de bien, ó tu-
En aquel instante echó á correr por la
viese siquiera un rayo de vergüenza, no se
calle ari iba el prudentisimo don .8., sin que
presentaria jamas donde hubiese quien pu-
al otro le- quedase gana de seguirle, y sin
diera sacarle los colores á la cara ; porque no
que fuese necesasio gratificar á cirujanos,
solo no está usted ni ha estado nunca pron-
médicos ni practicantes, como era de te-
t o á derramar la sangre de sus venas por
mer, en caso de haber tenido menos res-
el bien de la patria, sino que está traba-
. peto á las leyes. Vease por este ejemplo
jando cuanto puede para sumirla en todo
como sin mas que reclamar el uso de la
género de desgracias ; y por último estoy
lógica, supo dejar sin fuerza alguna aque-
cansado de sufrir las pedanterías de usted
llos ridículos argumentos, y desarmar una

364
365
cólera que pudo haber sido funesta á cual-
quiera de los dos contrincantes. Por ,eso
Ligeras indicaciones sobre lo que debe lla-
hemos dicho y diremos ahora con mas
mar con preferencia la atencion de los
razon, que cuando alguno se vea maltra-
nuevos señores diputados.
tado de palabra y conminado á salir en
duelo, no hay cosa como llamar al otro
á la cuestion, ó como si dijesemos al or-
den; y en caso de que fuese tal la pertina-
Ya que ha dado principio hoy mismo
cia ó la torpeza del agresor que todavia
S sus trabajos el cuerpo legislativo, y que
insista en sus denuestos, se ponen pies en
por consecuencia no puede haberse hecho
polvorosa y se le deja con la boca abierta..
acreedor á elogios ni á recriminaciones,
quiera Dios que asi terminen siempre
estamos precisamente en el caso de poder
todos los lances para que sean absoluta-
dirigirle la palabra con la misma franque-
mente inútiles las negras leyes sobre
za y buena intencion con que la dirigimos
desafios.
á sus respetables antecesores. En todas
épocas y circunstancias es dificilísimo de
desempeiiar el cargo de legislador; pero
nunca nos parece tan arduo como cuando
tiene que emprender su marcha por entre
dos . partidos , que aunque igualmente in-
listos se mueven por principios diferentes,
y ambos estan nt5, prontos á censurar sus
hechos con amargura. Cuando hablamos de
dos partidos, no nos proponemos desme-
nuzar las diferentes gradaciones y nomen-
claturas con que se designan unas á otras
las mezqUinas faccioncillas que agitan sin
cesar el espíritu público, sino que solo

366
367
tenemos presentes á los que quieren que
me , si en sus resoluciones no sigue el
todo se reforme y renueve de un golpe, y
impulso de la imaginacion ardiente de los
á los que miran como un atentado la mas
que quisieran que todo se ejecutase á gus-
indispensable mutacion. Estamos persuadi-
to de sus deseos ; pero no consideran es- -
dos de que la inmensa mayoria de unos y
tos importunos censuradores lo lento, di-
otros solo se propone el acierto y el bien
ficil y aun arriesgado 'que suele ser hacer
de la nacion ; pero esto no les impide el
el bien. Un solo instante basta para des-.
que sean, como hemos dicho, injustos, ni
5
truir , y suelen necesitarse anos enteros
deja de haber entre ellos quienes censuren
para reparar y edificar de nuevo. En po-
sin otro cl.)jeto que el de desacreditar todas
cas cosas suele ser mas exacta la compai
las resoluciones, sean de la naturaleza que
racion de lo que sucede en el orden fí-
fueren.
sico ni su aplicaciNvl orden moral. Ob-
Si como es de esperar, la nuva legis-
serves: é la lentitud con que procede la na-
latura se propone marchar con firmeza por
turaleza para producir, y la facilidad con
la linea trazada en la Constitucion , y si
que un temblor de tierra , un uracan ó
proclamando los grandes principios de la
un incendio destruyen el trabajo de mu-
moral y de la justicia universal intenta
chos años , O acaso de muchos siglos.
consolidar el triunfo de las leyes impidin-
Esto mismo sucede en la sociedad ci-
do que los particulares se arroguen el de-
vil : las revoluciones suelen ser los volca-
recho de perseguir á los que no son de
nes,. y los productos raros y tardios son
su opinion, estarnos muy seguros (le que
las buenas leyes, y el imperio de la ra-
s
no tardará en ser motejada de servilismo.
ZOil y de la justicia. Querran algunos que
Mas si por el contrario, recelando que
los nuevos diputados tomen sobre sí el
puedan ser invadidas las libertades del
resolver de pronto las cuestiones mas
pueblo, procura darles alguna anchura ma-
difíciles que no se han determinado á re-
yor para que sirva de contrapeso al abuso
solver sus antecesores ; pero, esos mismos
del poder, se la creerá protectora de la
que tanto empeño forman en que se pre-
licencia. Algunos la acusarán de pusiláni-
cipite lo que ellos desean , serán luego los
primeros á culparlos de los malos efectos

'ff
363
36g
de su precípitacion. No hay que dejar
no se la agrega á sí mismo, sino, que se
se lisonjear con la idea de que los pe-
pierde para, todos tres. El poder legislati-
riodistas aplauden esta ó la otra providen-
vo puede auxiliar poderosisiumniente al
cia emanada del nuevo congreso, porque los
ejecutivo y al judicial; pero si se ponen
periodistasse equivocan muy frecuentemen-
trabas injustas al uno y al otro, estas mis-
te , y todavia mas frecuentemente adulan
mas trabas derribarán al primero. Este es
al poder en cualquiera parte donde se en..
un principio demostrado por la razon y
cuentre. Hay épocas en que este reside en
por la historia.
el ministerio, y todos ó los mas se de-
• Hay otro4axiorna• todavia mas seguro,
1.
claran ministeriales; otras veces no pue-
y es, que ninguno de los tres poderls_pue-
den nada los ministros, y entonces se in-
de existir par mucho tiempo sin haci enda,
titulan periodistas de la. oposicion; y -si el
porque la falta de esta es la llaga mas
poder llegase á recaer en los vandoleres,
cruel y mortal que • puede afligir á un es-
no faltarian periódicos que ensalzaran
tado. Dos años hace que asi las Cortes co-
el robo como una accion eminentemei
mo el gobierno estan indicando el mal y
heroyca.
procurando buscar el remedio; pero has-
Una de las• manias mas peligrosas de
ta ahora solo se ha conseguido agravar-
que es indispensable huir, es la de con-
.
le con la misma publicidad. Se observa cier-
siderarse en un estado de guerra habitual
tamente una inercia poco menos destruc-
con el poder ejecutivo ; pues no son me-
tora que si hubiese una resistencia manifies-
nos fatales ni menos ciertas las resultas
ta; y de este modo ha llegado á paralizar-
de esta' perpetua Jueha que las que se se-
se el crédito , á aumentarse la desconfian-
guirian de una condescendencia habitual
za de los infelices acreedores del estado',
con todas sus peticiones. La Constitucion
y á producir sumo descontento entre di-
ha demarcado perfectisimaniente las an i-
ferentes clases de los ciudadanos. Discur-
bueiones de los poderes del estado ; pero
r ►nos pues que lo que antes llamará la
guardese ninguno de ellos de creerse mas
atencion de los señores representantes,
indispensable que el otro, porque toda la
será la cura ó siquiera el alivio de esta he-
fuerza de que despoje á cualquiera de ellos
romo xiv.
24

£70
371
t'ida profunda que debilita cuando no acta
•con el auxilio de la esperiencia. Debe con-
ha con la causa pública. No hay negocio
tentarse 'el.. congreso con Mirar este nego-
ninguno , por mas que se le quiera pintar
cio en grande y . de un modo verdaderamen-
con los colores mas vivos, que tenga tanta
te legislativo; esto es, sentando las prin-.
importancia como la hacienda ; y la hacienda.
cipales bases y los principios generales con
sola facilitará el medio de terminar con mas
, que debe regirse la admiaistracion, y aban-
acierto y prontitud todos los lemas asun-
donando al cuidado kiel poder ejecutivo to.
tos que ocurran en los diferentes ramos.
'dos los pormenores accesorios y reglamen-
Si llegarnos á tener hacienda , no solo re-
tarios que . tan frecuentemente complican y
nacerá la confianza en las autoridades y
lle gan á inutilizar Lis mas sabias rosolu-
bi
'empleados públicos, sirio que se aumen-
¿ludes.
tará eI amor del pueblo á las nuevas
leo se crea equ.ivocadaniente que esto
instituciones, al paso mismo que se in-
es aunienta: el infinjú ni la autoridad dél
utilizarán los proleCtos de nuestros ene-
poder. :ejeentivo, sino. 'que al contrario es
inigos. Cuando la hacienda está bien mon-
aumentarle el trabajo y buscar acaló . el uni-
tada , se "disminuye el número de los
co medio seguro para que no se queden
descontentos , reyna la . paz interior, y se
sin ejecucion las previdenbias benéficas de
impone respeto á los *e....traños. Donde hay
Corcel. Tiempo F yv de (pie nos eofis
hacienda pública no son frecuentes las
venzamos .de que el 'crédito nacional no se
piraeiones, y el congreso puede estar se-
- mejora ni se consolida con teorias'brillan-
guro de que. evitará muchas de ellas con
ies, sino con resultados ciertos y seguros.
solo anunciar en sus primeras deliberacio-
Esperemos pues qué el congreso em-
nes que su objeto es el de dedicarse prin-
prenderá : la marcha' niageáinosa que con-
cipalisimamente á. ponerla en el camino de
vierre'álbs representantes de una gran na-
que prospere y florezca.
cionU ni . cual solo ha perdido algún tanto
No hay que desanimarse porque hayan
de str poder y de su gloria por haber-se
salido fallidós los primeros ensayos; pues
mirado con tan criminal abandono los ne-
estos se irán rectificando con el tiempo y
gocios de la hacienda' pública.

37 2
373
Espíritu, doctrinas y principios del ,
contiendas , porque sus redactores estan
Espectador.
muy convencidos de que no sirven ge-.
neralinente para ilustrar á los lectores sino
para injuriarse los combatientes. Y de es-
tos hechos deberá inferir el público que
El público entero es buen testigo de
si el Censor entra hoy en guerra abierta
que el Censor jamas ha entrado en lid con
con el Espectador, es porque este con sus
otros periodistas, sino provocado por ellos.
provocaciones le pone en la desagradable
El público sabe que ha despreciado cons-
precision de decirle verdades amargas con
tantemente los dicterios con que desde su
que , hubiera podido confundirle desde que
publicacion le han estado regalando todos
empezó á publicarse esa jacobínica rapso-
aquellos á quienes era incómodo que hu-
dia , cuyo objeto no se ocultó á ningun
biese en la capital un periódico consagrado
hombre de buena fe desde que se publi-
á combatir la anarquia , á impedir que
caron los primeros números. El Censor sin
la libertad degenerase en licencia , y á
embargo habia tenido la prudencia de di-
consignar en .todas sus páginas los prin-
simular, y contentandose con predicar por
cipios tutelares del orden. El público sa-
su parte doctrinas puras, sanas, filosóficas
be tambien que cuando se ha visto preci-
y verdaderamente liberales, se Babia abs-
sado á rebatir las calumniosas imputacio-
tenido de ir notando uno por uno todos
nes con que sus enemigos procuraban des-
los principios subversivos que el Especta-
acreditarle , lo ha hecho prescindiendo
dor ha ido insinuando cautelosamente pa-
siempre de las personas de los acusadores:
ra estraviar y corromper la opinion y pro-
ha vindicado sus doctrinas y ha comba-
porcionar el triunfo de la faccion que le
tido las opuestas, pero respetando la con-
sostiene. Alguna vez en sus respuestas ha
ducta pública y privada de sus adversa-
hecho alguna ligera indicacion ; pero por
rios. El público sabe finalmente que siem-
amor .á "la - paz ha omitido siempre lo mu-
pre ha entrado con repugnancia en estas
cho: qué en cada ocasión: se le ofreció so-
bre el espíritu y tendencia de ese. minen-

374
37
(bario papel. Mas ya que sus editores se
• defendido y preconizado la inobediencia
han empeibdo en apurar la paciencia de
á las órdenes constitucionalmente espedi-
los del Censor , se hace indispensable.pre-
das por el gobierno; que se ,han presen-
sentar al público no la serie entera de_sus
tado como heroycas las resistencias que las
perversas doctrinas, sino una ligera mues-
Cortes han condenado ; que se han pro-
tra, para que cotejando!as con las con-
curado cohonestar los motines , los desór-
signadas en el Censor, decida su incorrup-
denes y atentados de toda especie, atribu-
tible opinion quién es de ambos periódi-
yendo siempre al pueblo lo pie era obra de
cos el que le ha dicho la verdad, y quién
un pilado de facciosos, y que se han hecho
ha procurado inspirarle los mas peligro-
á la causa de la libertad otros muchos da-
sos errores. Sin embargo, aun puestos en
i)os que resultarán de las citas. Para
esta penosa obligacion , no imitaremos á
probar estas aserciones no necesitarnos ir
nuestros adversarios : hablarémos del es-
examinando uno por uno todos los nú-
crito, pero no de sus autores. Damos por
meros de tal periódico : esta obra seria in-
supuesto , reconocemos , confesamos, y en
terminable , porque fuera de las sesiones
caso necesario juraremos , que son, pues
de Cartas y noticias de oficie , acaso no
ellos lo dicen , militares valientes, cinda-
hay un párrafo eñ que no se pudiera cri-
danos virtuosos , liberales de primer' or-
ticar alguna espresion : nos limitaremos á
den y aiíadiremos para mayor satifac-
entresacar alguno que otro pasage segun
cien, aunque su modestia lo reune , que
que la casualidad nos los presente al re-
son sabios consumados en materias de
correr taxi preciosa coleccion. Pero antes
política y de legislacion ; pero sostenemos
en obsequio de los lectores que no lo se-
y afirmamos, y vamos á probarlo, que en
pan, indicaremos el motivo 'que nos obli-
.
su periódico se han enseñado principios
«a á entrar en esta Odiosa contesta-
subversivos y doctrinas anárquicas; que
cion.
en él se ha eseitado al pueblo á que se
Nuestros lectores no habrán olvidado
levante contra .1a. autoridad legítima, y se
que nese tresheMos combatido impertcrrita4
tome la justicia por su mano-- que, se, ha
mente contra les fautores de la anarquía; que

376
377
hemos desaprobado las -conmociones po-
decir que atizabamos el fuego de la dis-
pulares con que se ha turbado ó procu-
cordia. Pero como el odio que engendran
rado turbar el . orden en varios pueblos,
la vergüenza , la confusion, la derrota y
en varias ocasiones, y con diversos pretes-
la vanidad humillada no se estinguen
tos; que hemos tronado á su tiempo con-
facilmente , esta generosidad , prudencia
tra la desobediencia de Cadiz , Sevilla y
y delicadeza nuestra no han servido mas
Murcia; y que por el contrario el Espec-
que para irritar el orgullo de los Espec-
tador ha sido el defensor de cuanto no-
tado res , y á la primera ocasion que se les
sotros impugna bamos. Nuestros lectores han
ha presentado, ó ellos han traido por los
visto que las Cortes, el consejo de esta-
cabellos, han vuelto , como dicen , á la
do y el gobieno han anatematizado en ter-
carga; y ya que no pueden recoger tan-
mines espresos las doctrinas anárquicas
tas prendas de jacobinismo como tienen
del Espectador y demas papeles de su
soltadas, procuran distraer la atencion del
clase, y que al contrario se han procla-
público, tergiversar las cuestiones y ha-
mado altamente en la tribuna nacional los
cernos odiosos, á ver si por lo menos con-
principios consignados en el Censor, de
siguen aburrirnos ó intimidamos para que
este periódico tan odiado de los jacobi-
dejemos de escribir, y quede el campo por
nos , porque es el que ha preservado á
suyo. A este fin hablando en el número
la España de la anarquia revolucionaria, y
3o4 ( dia 1 2 de febrero) de una procla-
el ónico ó á lo ,menos el primero que
ma servil, y queriendo probar que existe
anunció. la existencia de una faccion ul-
en Madrid una Junta directora de la rui-
tra-liberal, quitó la máscara á sus agen-
na de la nación española , añaden: « que
tes y auxilió í,d gobierno para combatirla
en Madrid es donde se ha preparado es-
y desarmarla. Nuestros lectores habrán ob-
ta ruina, dividiendo la opinion por me-
servado tambien que conten tos nosotros eón
dio de dos periódicos intitulados Censor é
que hubiese triunfado la causa de la razon y
Inzparcial;:» y citando en nota el dictamen
del orden, nos hemos abstenido de recriminar
de una comision de Cortes, cuyas pala-
á nuestros contrarios para que nunca pudiesen
bras convienen mejor al Espectador y de-

378
379
mas periódicos de su laya , pues él ha
y gloriosa resistencia , hasta que la deei-
sido en efecto , como se verá , el que ha
sioe de las Cortes le hizo ennudecer. Ade-
reproducido ó inventado toda semilla de desor-
mas el Censor no ha dicho nunca , y sino
den y anarqui a , concluye con esta abso-
cítense sus palabras testuales : toda la
luta : « Todo el mundo sabe ya la negra
España está llena de anarquistas :» al con-
combinacion que hay contra la libertad en-
trario, ha dicho y repetido michas veces
tre un Censor y un Imparcial que dicen:
que su 71 t¿InC1.0 era corto, pero temible por
toda la España está llena de anarquistas;
su audacia y que estaba reducido á la
y un Zurriago que contesta : nosotros per-
k'aceion que. en todos tiempos y en todas
tenecemos á esos anarquistas.» Esto dice muy
partes forman siempre la inmoralidad , la
gravemente el gravisimo Espectador; y aun-
corrupcion , el vicio , la pobreza , la ma-
que semejante sandez no merecia mas res-
la educacion , en suma la hez de la so-
puesta que soltar una carcajada ; ya que
ciedad y la canalla hambrienta r de riquezas
cl Imparcial se ha dado por entendido,
contra todo sistema de orden , respeto a
diremos tambien en cuanto al Censor que
la.autorldad y sumision á la ley, y ,contra
este periódico, no lo negará ningun hom-
todo lo que sea virtud, decoro , honra-
bre de buena fe, no solo no ha dividido
dez, riqueza, talento y saber. Y ahora aña-
la opínion, sino que ha formado la que
de , que si el Espectador toma la defensa
después ha sido proclamada como la opi-
de semejante faccion , él verá qué título
nion del congreso , la opinion nacional,
habrá de merecer en el concepto de los
la opínion de la sabiduria ; y que lejos de
hombres virtuosos y verdaderamente pa-
coligarse con nadie para destruir.
liber-
triotas.—Esta sencilla esplicacion bastaria
tad, es el que ha reconciliado con ella á
si el Espectador no hubiese repetido sus
mucl_os de los serviles , haciendoles ver
acusaciones ; pero como en los dial si-
que la libertad no es la licencia, no es.
guientes ha estado vomitando las mas atro-
el desorden , no es la desobediencia , no es
ces injurias contra los redactores del Cen-
ja rebelion : cosas que el Espectador ha
sor y del. Imparcial , y ha tenido . la irri?.
estado llamando patriotismo , heroycidad
prudente osadia de provocar al examen'

.1••n11,-
381
38o
mo entonces. ,;Os empeñais á todo trance
de sus doctrinas y principios, nos ha pues-
en conseguir la palma del martIrzo ? En es-
to en precision de aceptar el desafio. Ven-
te caso nada respondernos: tal vez la en-
ciendo pues la repugnancia que teniamos
contrareis , tal vez.. .. ¿Quién Sabe?» Pre-
á revelar al mundo su vergüenza, y á cu-
guntamos ahora nosotros: ¿ se amenazaba en
brirle de ignominia , daremos la ligera
Francia en 5792 al clero con la persecucion
muestra que hemos prometido de sus má-
en términos mas positivos? ¿Y es buen mo-
ximas desorganizadoras y antisociales con-
do de hacer amables las nuevas institucio-
vidandole á que haga otro tanto con el
nes á la clase mas respetable , mas podero-
Censor , para que se vea de qué parte
sa y mas temible del estado, amenazarla
estan el juicio, la sensatez y el verdade-
con los cadalsos y hablarla de la palma del
ro liberalismo , y de cuál el furor revo-
martirio en un sarcasmo tan feroz, bárba-
lucionario, la imprudencia y el mas des-
ro y sanguinario ? Pues asi es como el Es-
carado jacobinismo. Volvemos á protestar
pectador empezó á reunir la opinion que el
que no lo hariamos, si no se nos hubie-
Censor estaba dividiendo.
se puesto en esta triste necesidad. — Em-
Mismo número, pag. 15, colum. La «Los
pecemos.
grandes nos parecen grandes ; porque es-
Número 4 , pág. 14, lín. 2, hablando-
tamos delante de ellos de rodillas.... Pues
se de si hay bueno ó mal espíritu en el
bien, levanternonos.» Hé aqui fielmente tra-
clero, se concluye con esta bellisima após-
ducida la divisa de los niveladores france-
trofe: ¡Ministros del altar ! ¿ qíié es esto?
ses : hé aqui el epígrafe de los periódi-
¿Qué demencia y estravios son los vuestros?
cos revolucionarios: hé aqui la voz á la
¿A dónde vais con tanto arnés? Teneos y es-
cual se levantó el populacho de Francia
cuchadnos. ¿ Os armais en defensa de la re-
contra todo lo que en aquella nacion labia
ligion Aprendedla antes. ¿Es por vuestra
(le grande, de augusto, de respetable y de
011a? Creednos: la vuestra está segura na-
sagrado. ¿ Se quiere que haga lo mismo el
die la codicia. ¿ Es porque no sois iban res-
populacho español? La invitacion ó provo-
petados, tan mimados como antaño? Tened
_ cacion no puede ser mas terminante y
paciencia: ya no hay tantas tinieblas co,.

'38a
383
enérgica. Tiagamos otra rellexion. Conceda-
lenidad virtud? ¿Lo quieren ustedes mas
mos que en Francia fuese disculpable y aun
claro? ¿Se puede predicar el terrorismo en
necesario este levantamiento para hacer la
términos mas espresos? ¿ Y puede haber
'revolueion; pero si entre nosotros está ya
un medio mas eficaz de consolidar el sis-
hecha, si no hay grandes ni miteilos , si
tema,: reunir la opinion , y ganarse las vo-
e
'somos todos iguales, ¿contra quiénes nos
luntades ?
liemos de levantar ? Ah! jacobinismo , ja-
Numero 7.°, pag. 2 7 , col. 2. a En esta y
cobinismo! eres como el lobo de la fábu-
parte de la siguiente hay un artículo sobre
la. Por mas que te cubras con piel de ove-
el espíritu público que parece está escrito
ja , tus ahullidos dan á conocer quien eres.
1
por Marat. Todo él es una serie de absur-
Mucho habria que decir sobre el artículo
dos , ;le errores capitales, de contradiccio-
á que sirve de exordio el citado epígrafe;
nes.pahnarias y de principios jacobínicos;
yero ya hemos insinuado que si hubiesentos
peto para muestra basten estas cuantas fra-
de copiar y comentar todos los pasages sus-
ses: Para que un , pueblo ame sus ins-
ceptibles de observaciones, seria menester
tituciones, no necesita ni bajeles, ni cana-
escribir muchos volúmenes.
les , ni . riquezas, ni los preciosos metales
Número pag. 59 , col. 2. a Se habla al
que produce el nuevo mundo.» Qué duda
parecer, de que los periódicos deben ha-
tiene! Lós . eafres y los Iroqueses aman sus
blar la verdad é ilustrar la opinioii , y se
instituciones aunque no: tienen ninguna de
dice entre otra, lindezas: “ el .gobierno , las
esas bagatelas. Y á la verdad ¿ para qué se
Cortes, los liberales estamos. en el caso
necesitan ? En habiendo . espíritu público...»
de no perder de vista los medios (de
¡Pero' desdichado Espectador! ¿Qué espíritu
consolidar el sistema) por' fuertes y singu-
público quiere que haya en una naeion civili-
lares que parezcan t se acabó la lenidad :
zada, si no tiene ni bajeles , ni canales, ni ti-
.
esta virtud ha de remplazar un espíritu pú-
piezas
metales preciosos P Cómo ha de
blico que hasta ahora no hemos-conocido.»
amar ningunas instituciones en semejante eS-
¡Bravisimo! ¿Conque se acabó la lenidad, y
tado de pobreza y nulidad PPara que nadie
no una lenidad tal vez reprensible, sino la
dude de la identidad de estacláusula con las

384
385
vociferaciones anárquicas de los jacobinos
ron :mas funestos que el abuso mismo. Mas
franceses, recordarémos un dicho del jaco-
vale en esta crisis ( <1 qué crisis? d que,nue,
binísimo Cambon en la convencion nacional.
va. crisis es esta ? Nuestra crisis política la
Se trataba de una de las muchas creaciones
creiamos ya pasada) que los españoles ne-
de'nuevos asignados ; y quejandose el orador
cesiten de freno que de espuela ; y cien
de que la gente no los recibiese á la par,
grados de esceso de la línea de la libertad
y declarando por un acto de servilismo el
son preferibles á uno sólo de timidet ; de
preferir el oro y la plata á un pedazo de
irresolucion y. -de apatía.» Hasta aqui' se
papel desacreditado, añadió en el tono de
Babia creido que un solo grado que se pa-.
aquel tiempo : «ya luego haremos una ley
sase de la línea de la.. .libertad , slentraba ya
para que esos metales, origen de corrup-
en el pais .de la licencia ; pero nuestro Es,
cion y de vicios, vuelvan al seno de la tier-
pectador no se contenta con que el esceso
ra de donde nunca debieron salir: tenga-
sea de un grado; aunque llegue á ciento,
MOshiez ro y patriotismo, y nada necesitamos.»
estos cien grados de licenciason rara él
Hubo sin embargo la fortuna de que la ley
una bagatela. Y luego dirá que no es ultra-
no se dió, y los franceses , aunque escon-
liberal. 3.a «Los sistemas mas sabios de ha-
dieron y enterraron su oro y su plata pa-
cienda, de legislacion , de marina , de ejér,
ra mejor ocasion , no los volvieron á las
cito, de industria no la salvan (á la patria).
minas de donde habian salido ; que si lo
Las.luces son muy útiles: las virtudes, el
hubieran hecho, hace ya tiempo que su
valor, el desprecio de la muerte son mas
nacion hubiera sido borrada del mapa po-
necesarios. Mas voluntad y menos ciencia.
lítico de Europa. Y por fortuna lo mismo
Mas fueg,o en el corazon y menos discursos,
sucederá entre nosotros; porque S pesar
de academia.» Quién al leer estas cláusu,'
del Espectador , los españoles amarán mas
las no se figurará que está oyendo uno de
y mas sus instituciones á medida que estas
los vandálicos discursos con que resonaba
les proporcionen mas bajeles , mas cana-
la , tribuna de la convencion en 1793? Con.
les, mas riquezas y mas metales del nue-
que los sistemas sabios de hacienda, de le-
vo mundo. 2.a «Los temores de un abuso
gislacion, de marina, de ejército, de indas-
TOMO nv.
25

1'86
387
tria etc. no salvan á las naciones? Pues
de los jueces que entiendan en causas de
lqué las salva ? ¿Conque «mas voluntad y
conspiracion; y aludiendo á la espada de
tnenos ciencia, mas fuego y menos discur-
la justicia, se dice: «desnuda se la entrega
sos de academia?» He aqui precisamente lo
la nacion, desnuda y afilada para vengar
que respondió Robespierre á los que inter-
los ultrages que reciba. ¡Ay si temerosos
cedian por el desgraciado Laboissiere: «la
de correr los riesgos personales que trae
república no necesita de químicos.» Hé
consigo la severidad , contemporizan con
aqui lo que se articuló para proscribir á
los Malvados/ ¡Ay si creyendo columbrar
Condorcet , que no se querian sabios - aca-
en el porvenir la fantasma de una reaccion
démicos ,- sino virtuosos sansculotes , ó sean
completa, acarician cobardemente al servi-
descamisados: voz, entre paren tesis , que
lismo y ostigan á la inocencia! Alzariase
el Espectador usó•el . primero en su m'ne.,
tremenda la venganza popular á romper en
ro a95, hablando de los cincuenta que gri-
sus mismas manos la espada que no debió
taron .. el 'dia de san Rafael'; aunque des-
nunca honrarlas , y armada del puñal siem-
pués el mismo Espectador y los otros dia-
pre horroroso , estraviada tal vez por la
ribs tiagalistas han querido atribuirsela al
indignacion , tal vez impelida por el temor
Censor y al Imparcial. Registrense estos
de inutilizar sus golpes si izo los generalzza-
dos últimos periódicos , y no se hallará
ba , precipitariase, como acostumbra, á mad
dado semejante epiteto á: nuestros sanscu-
nera de torrente que todo lo atropella, y
lotes hasta pasado el 26 de octubre , •en
al son de las pasiones encontradas recorre-
que se •tornó del Espectador. 'Lo mismo de-
ria con lastimosa rapidez todos los térmi-
cirnos de la espresion gorros colorados, cu-
nos del . .furor.» Aqui se amenaza á los jue-
ya . invencion. nos achacan. No fuimos no-
ces con la venganza popular, es decir , del
sotros ni 'fue el Imparcial los que primero
populacho, porque la parte sana del pue-
la:usamos ; fue el.CoiTco constitucional: ae-
blo .nunca ha ejercido por sí misma seme-
cuetdese el Espectador de lo 'que lé dijo
jantes venganzas, aunque vea una injusticia
con este motivo. Volvamos á nuestras citas.
manifiesta. En este caso clama contra ella
Numero 15, pag• 59, col. r.a Se habla
y recurre á quien puede remediarla; pero

388
380
jamas se precipita armada del puñal ni so-
ilegal de varios ciudadanos á pretesto de
bre el juez ni sobre nadie. Y aunque el Es-
que no eran adictos al sistema. Y bien : es-
pectador desapruebe la venganza -4d.e ma-
ta providencia que luego han desaprobado
lamente llama popular, todo el mundo co-
el gobierno , las Cortes , y lo que es mas
nocerá que fue por lo menos mucha im-
la indignacion universal, fue propuesta é
prudencia tocar esta tecla , hacer esta atne
indicada por el Espectador en su núm.
naza y escitar en el populacho ni siquiera
pag. 67, col. 2. a (dia de mayo). Se ha-
la idea en un dia (era el 20 de abril) en
bla de los medios de sostener el régimen
que se estaba viendo é iba á sentenciarse.
actual contra los esfuerzos de sus enemigos,
la causa del desgraciado Vinuesa-Hacemos
y despues de otras expresiones sobre las
á los redactores del Espectador la justicia
cuales no faltaría que decir, se añade:
de creer, que mas de una vez se habrán ar-
»Jesucristo , vivo ejemplo de virtud , de
repentido de haber escrito estas cláusulas
paciencia y moderacion, arrojó del templo,
en tan críticas circunstancias; pero. no po-
ardiendo en santa cólera, - á los que le pro-
demos menos de notar la coincidencia pa-
fanaban haciendole servir de teatro - á su
ra que se vea cuán peligroso es recordar
intereá. La sociedad es un templo elevado
al populacho, y aun si se quiere al pueblo,
á la tranquilidad y seguridad de los hom-
que puede abusar de su fuerza y tomarse
bres : infames publicanos profanan su san-
la justicia por su mano. A los cinco dias
tidad, huellan sus leyes, atentan á su li-
de hecha esta amenaza se realizó:en un reo,.
bertad ; y no contentos con arnenazarnos
y estuvo para realizarse eu un juez. Esta
con el puñal y los suplicios , descarada-
reflexion adquiere mas fuerza con la si-
mente alternan con nosotros, provocan nues-
guíente.
tra paciencia, insultan nuestra modestia
Notorios son á todo el mundo los albo-
y pretenden optar á las gracias destinadas
rotos que hubo á fines de la última pri-
á.:los defensores de la patria. ¿Y habrá quien
mavera en varias ciudades , en las cuales
sostenga todavia que es faltar á la justa-
pidieron y obtuvieron los alborotadores
eia que miramos como nuestra mejor
la _deportacion arbitraria, ó el _destierro
divisa , que evitando males de que_ al

396
391:
Francia nos ha :ofrecido tan terribles ejem-
coadones abundantes, que si las hubiera.
plos , precavamos seguir sus huellas se-
habido, otro gallo la cantara. ¡ Ilusos ! esas
parando á hombres cuya enemistad es ir-
arbitrariedades , esas proscripciones , esos
reconciliable y que jamas . pueden tran-
castigos atroces , ese terrorismo , ese ri-
sigir con los que han arrancado de sus
gor que echais de menos fueron precisa-
manos el cetró de hierro que nos opri-
mente la principal causa de los males de
mía. » Y para qué no se dude de qué cla-
la Francia. 3.a « los malvados que como ta-
se de separacion se habla , y no se piense
les designe la opinion pública.» ¿ No nos
acaso que se trata de una separacion le-
baria usted, señor Espectador, la gracia de
gal por medio de sentencias judiciales, se
decirnos cuándo los gritos de los vOcea-
dice mas abajo: « energia en las Cortes....
dores que pidan la espurgacion de este
y espurgacion de los malvados que como ta-
ó aquel individuo, será la espresion fiel
les designa la opinion publica, son. sufi-
de la opinion pública ? No pudieran sus
cientes medios para desvanecer cualquie-
Voces ser el eco de la venganza , de la en-
ra tormenta ect.» El pasage es tal que me•-•
vidia ú de otra pasion ? Y prescindiendo
rece algunas observaciones. . a El ejemplo
:del motivo, ¿cuántos han de ser en eadá
de Jesucristo no puede estar mejor apli-
pueblo los que pidan la espurgacion pa-
cado, ni ser mas convincente. Ya se ve:
ra que su clamor pueda tenerse por la
si el señor echó del templo á latigazos á los
opinion general ? Y aun cuando los que
que le profanaban, ¿ por qué nosotros los
-pidiesen aquella fuesen la mayoria de los
adietos no hemos de echar tambien dela- so-
habitantes de un pueblo, ¿ seria justa la de-
ciedad sin forma de juicio á los que se
portacion decretada sin formacion de cau-
nos antoje que son profanos ? 2.a En dee-
sa ni tlecision judicial'? ¿ Son estas doc-
. to el remedio de las espurgaciones y ,de-
trinas constitucionales ?
portaciones es . el mas eficaz de precaver
Número 21 5 pág. 84 , col. 2:a • Hé aqui
los males que afligieron á la Francia s por-
los términos en que el Espectador anun-
que ya se sabe que en esta no hubo es-
ció al público el asesinato de Vinuesa.
purgaciones ni deportaciones , y aun eva-
« Hoy como á • las tres y media de la ,tar-

393
de , mientras estabamos momeando , esti-
porque sobre estos dos puntos es menes-
ba el señor Vinuesa ¡alma de Dios ! su-
ter que se conozca la verdad.
friendo un soponcio bárbaro que le tras-
Es cierto que habiendo sabido el Es-
ladó repentinamente al barrio de la ver-
pectador el horror con que habian leído
dad , sin saber leer ni escribir. La mili-
las personas sensibles su in,9ertinente y
cia buen fuego hizo contra los soponci-
bárbara bufonada, insertó al dia siguien-
facientes,; pero cuando ha de llover de
te un articulo en que desaprobó aquel he-
todos vientos llueve. Ahora que está el
cho ; y si se hubiera quedado aqui , noso-
buen hombre descansando en el señor , el
%ros no le echariamos en cara el anterior;
señor cuidará de enviarle á cumplir los
pero como añadió otros dos párrafos,
diez años que le decretó el señor Arias;
por mejor decir tres, en que quiso to-
porque en el otro mundo diz que hacen
davía disculpar aquel horrendo crimen ,
justicia seca sin las contemplaciones que en
á lo menos atenuar algun tanto su gra-
este nos hacen cambiar la veleta segun el
vedad, y con este motivo se sentaron prin-
viento que corre. Por eso sus amigos han
cipios que no pueden pasar , y se confesó
tratado de apelar á la audiencia del ter-
francamente lo que despues se ha queri-
ritorio celestial. Buena moza llevas , Pe-
do negar, á saber , que los matadores de
'dro : ella lo dirá.» Esto no necesita de
Vinuesa fueron liberales y de los que se
comentario, y nosotros ni aun recorda-
llaman exaltados , se hace preciso copiar
riamos esta bufonada de caribe , en que
aqui dichos tres preciosisimos parrafitos.
á la par se ultraja á la humanidad y á la
Dicen asi :
religion: bufonada de que sin duda se ha-
«Clave mímica grave del 5, que no se
Irán horrorizado despues los redactores
puso por falta de lugar.
del Espectador, en cuya insercion acaso
«Si la opinion del mayor nUmero es la
no tendrian parte varios de ellos, si des-
reyna del mundo ; si esta da la ley á todas
pues no hubiesen dicho que ellos desa-
las naciones , y si esta ley es justa por
probaron el horroroso atentado de que se
provenir de un origen que lo es., noso-
trata, y que este fue obra de los serviles;
tros que tenemos una opinion dominan,
á

395
394
te y una ley dada por ella, debemos afir-
vais las leyes; y si no observais las leyes,
mar que esta ley es justa, porque la opi-
¿cómo llenan; vuestro deber sagrado?... Y
nion lo es; y no puede dejar de serlo, ten-
¿sois imparciales?... ¿considerais á todos co-
diendo corno tiende á la conservacion de
rno iguales ante la ley?... ¡Jueces! obrad
los derechos que aseguran nuestra liber-
como querais; más cuando caygatin rayo
tad, nuestra independencia, nuestra segu-
sobre vuestras cabezas , ved á quien de-
ridad y nuestro engrandecimiento.
beis culpar
Y ¿quién saldrkresponsa-
.Ahora bien: esta opinion de la mayo-
ble de las resultas de esa sentencia tan
ría que es la base de la justicia , ha con-
inesperada, tan sorprendente, tan inaudita,
denado desde un principio al presbítero
tan P No seré yo. ¡Av! este no es el ca-
Vinuesa, como trastornador de nuestra ley
mino para salvar la patria. No lo es, no.
fundamental, y de consiguiente, como per-
El poder judicial se- ha empeñado en per-
turbador del orden público y enemigo de-
dernos por la mayor parte. Algunos ma-
clarado de su patria y aun de la especie
gistrados de la última época se han colo-
humana. Esta opinion pues le forma cau-
cado en loe. cimientos del edificio social
sa, le condena á muerte ignominiosa , le
para sostenerle; pero ¿cuántos se han co-
mata , y le sepultaria en el Leteo si posi-
locado en el alero para derribarle?... ¡Con-
ble fuese , para que pereciese hasta su odio-
*
sejo de estado! ¡Córtes! ¡fijad sobre ellos
sa memoria. Sin embargo el señor Arias,
vuestros ojos!
juez de primera instancia en esta capital,
(ddicion del 6.)
le aplica (no sé por qué) la pena de diez
«¡Bendito sea el señor , siempre justo,
años de presidio " " 1 " 11 " ! ¿Se insultará
siempre inexorable!!! Al acabar de escri-
despees al pueblo si toma la justicia por
bir estas líneas, recibimos la noticia de
su mano? Y ¿se quiere que deje de to-
que una gvan porcion. de ciudadanos, ins-
marla? ¡Jueces! consultad la opinion
trumentos sin duda del juez supremo de
bre ella estriban las leyes: estas
los jueces , se ha presentado ante la car-
. nunca
pueden ser mas que la espresion de aque-
ee' de corona, donde estaba arrestado el',
lla. Si faltais á la opinion , ya no obser-
infeliz Vinuesa. Esta reunion de hombres

3g6
397
.
libres, de hombres entusiastas por sus de:.
y tal vez sereis vosotros mismos una par-
re.chos , parece ha penetrado hasta la ha-
te integral del saciificio. Ahorrad al pue-
bitacion del malhadado presbítero, á pe-
blo esta necesidad : ved que lo es ; pero
sar del fuego repetido y graneado de la
que puede traer tras sí consecuencias de-
milicia nacional que le custodiaba, y que
masiado funestas. ¡Alerta, jueces , alerta!!!!
ardiendo en santo fuego (acaso escesiva-
E. 11.
mente activo), sacrificaron en un momen-
• • «Nota de nota. Sabemos que ha habi-
to aquella víctima, debida de rigorosa jus-
do gentes tan azucar-en-punto en esto (le
ticia á la vindicta pública. Y ¿ qué se
cempasion y de piedad, que se han escan-
ha de hacer?
Yo lloro amargamente
dalizado de la nota que con el título de
este medio de desagraviar , á la justicia;
rnómica se puso en. nuestro número ante-
pero la justicia estaba agraviada , y sus
rior, sobre •la desgraciada muerte del malo-
ministros en nada menos pensaban que en
grado don Matias Vinuesa. Sentimos haber
satisfacerla: ¿quién lo 'labia pues de ha-
dado lugar 2i este escándalo, por la condes-
cer?

cendencia de admitir- , una nota remitida,
o iJueces! vuelvo con nuevo ardor á con-
que por su título se creyó siu duda parto
juraros. Vosotros sois los ministros de la jus-
de; los editores sin tener nada con ellos.
ticia ultrajada : si vosotros no la vindicais,
Pero no podemos menos de advertir que
¿quién quereis que lo haga? El pueblo. El
la:.idea del autor no fuela de burlarse de
pueblo que siempre es justo en su objeto,
la agena desgracia que siente acaso mas
aunque no siempre lo sea en los medios de
que • esos beatos escandalizados, sino la de
llevarle á efecto. Pero ¿es el pueblo ó sois
avergonzar á los ejecutores de la ley que
vosotros los responsables de tales esce-
en su aplicacion se consultan mas bien.ksf
sos?.... Responded de buena fe, y conven-
mismos que á la opmion dominante 'de
ceos de que mientras no seais una ima-
mayoria. Si no acertó.á esplicar su concepto
gen del tinos y Radamanto que los anti-
culpese á su cabeza „mas no á su corazon,
guos nos presentaron , el pueblo tomará
y sobre todo á la premura (lel tiempo que
de su cuenta la satisfaccion de la justicia,
no le permitió siquiera recordar que toda=

399
3gg
via en España no estabamos libres de fari-
que le matase : aqui el eterno sofisma y
seos y párvulos que por malicia ó ignorancia
la suposicion jacobínica de que cuanto ha-
estan dispuestos á levantar polvaredas con-
cen un paliado de facciosos lo hace el
tra los limpios de corazon , por si pueden em-
pueblo : aqui la injuria ademas al pueblo
panar su brillo. El autor de la nota no mi-
de Madrid de suponer que él fue el que
ró á Vinuesa como sacerdote ni como. ciu-
mató á .Vinuesa : aqui la distincion mas que
dadano en aquel acto, le consideró solo co-
jesuítica de que el que aprobó su muerte
nm.un rro de estarlo, cuyo crimen, indul-
en la indecente bufonada del dia anterior,
tado en todo ó en parte, era preciso que
no le miró como á sacerdote , ni como á
produjese accion popular en el triste senti--
ciudadano, sino como á reo de estado:
do que la produjo. Que se templen pues esos
aqui el suponer que á los reos de esta-
señores : que se echen al coleto dos
do se les puede asesinar indefensos den-
vase-
tes .de orchata ó de•limon; y crean en-
tro de la prision ; porque sino la distin-
tretanto que el i'cotistki es tan español, tan
cion jesuítica nada probarla. Aqui ame-
constitucional, tan blando de corazon,; . tan
nazar de nuevo á los jueces si no fallan las
amante . del orden , tan católico-apostó.-
causas segun la que los furiosos llaman
lico.;/;omano como todos ellos juntos ; y
opinion pública : aqui en pocas líneas se
maldita la gracia que se le :hace.=–..A.
hallan recopilados horrores que los mis-
Cuanto pudieramos decir sobre un 'pa-
mos jacobinos de Francia no se atrevie-
sme tan termiriantel i, Qué larga filípica
ron jamas á proferir y menos á sostener.
pudieramos escribir!.Perobasten unas cuan-
Degollaban á millares las víctimas en la
tas relleiones.—Aq.ul, tenemos probado en
plaza , precedido • un simulacro ele juicio;
rcegla:n,A,,, el asesinato de Vinuesa
pero no aprobaban que se las asesinase
fue jus-
to, porque al asesinado le condenaba- la
en las cárceles, ni escribian apologias de
opinion••públical esta opinlon pública da
estos asesinatos: aqui en fin se dice que
la ley- á las naciones:, y.-elta: ley es
una rcunion de hombres libres , de hom-
Justa.
Aqui tenemds dicho en, términos precisos
bres entusiastas por sus derechos , ardien-
que
do en -un fuego, al cual -fuego ( aunque
nadie puede insultan-al pueblo por*

4no
acaso escesivamente activo ) se le llama san-
to, sacrificaron una víctima debida de ligo.
EL CENSOR,
rosa justicia á la vindicta pública. Ahora si el
periódico en el cual se han estampado se-
PERIODICO POLITICO Y LITERARIA
" mejantes atrocidades , ha hablado siempre
el lenguage de la verdad, de la razon y
de la filosofía ; si no ha insultado jamas á
N.° 84.
la moral pública y á la humanidad, y ha
o
.inspirado siempre al pueblo ideas sanas,
SABADO 9 DE MARZO DI: 022..
juzguelo el público mismo y decidanlo sus
mismos apasionados.
(Se concluirá •)
Rellexioneslsobre el crédito p tíbli,c,O; en
171T42, (I).
ANUNCIO.
Algunos reparos á las Observaciones
sobre el sistema restrictivo y prohibitorio
de comercio, especialmente con referen-
. J«0 es p.nAortó In mero, 40 papilAii.sts
cia al decreto de las Cortes de España de
4 , que especula aetualmen;xe;›5»,re el cré-
z82o: opúsculo estractado por Juan Bowring
¿tito .de .la Francil.;;;todala.,gumpl, colo-
de los manuscritos del caballero Jeremias Ben-
ca sus fondos: ,en „f.:1 ¡banco .0e <aquel ; „pais.
thain , impreso en Londres en 1821 : tra-
yl porque las..Fentas 4t eFranciazson
ducido al castellano por uno de „los redac-
más.. baratas que ,lasódei. I ► glateria :: el ho-
tores del Censor , é inserto testualmente
lanclés,„,,por! uso ,y.,pestAmbre antigua: el
los números 7 4, 75 y 76 de dicho periódico.
Se hallará de venta en esta corte en
que
las librerias de Paz y de Antoran , frente
se publicó 4 #aikó. iúa§ádo en
'étilYr:i'ciotivo de la
de las gradas de San Felipe, y en Bar-
.venta de '11 ',-xnillones y medio: de floeos dé renr
celona, en la de Brusi, á 5 rs. vn.
tas ' celebrada r pyesexioiEt de tódos. los Ministres.-

TOMO xiv.
n6

4oa
4o3
italiano , por temor de las convulsiones
embargo esta diferencia no puede llegar
que. amenazan su patria, realiza sus ca-
á ser el doble del interes.
pitales y los envía á Paris..El griego bus-
Otro motivo , hay para aquella ayer.
ca un asilo donde. conservar las reliquias
sion ; y es la ignorancia casi general acer-
de su , fortuna ; y el,aleman , acostumbrado
ca de la naturale7a y usos de las rentas
á seguir el impulso general, pone su di-
públicas. En las ciudades pequeñas no se
. nero en Francia . por imitacion.
conocen mas riquezas que las tierras, las
Sin embargo, los franceses mismos, des-
casas , las producciones de industria agrí-
confi.u) do de los recursos de su país, no
cola y fabril : no se sabe que el 5
juzgan del crédito y valor de las rentas,
por xoo es la renta de un préstamo hi-
sino por el concurso de los estrange-
potecado con todo el capital de la Francia.
ros. Esceptuatido la capital 'y las ciuda-
No se debe pues estrafiar que el valor.
des de comercio,. en "lbs denlas pueblos
de los efectos públicos sea menor en Fran,
hay una preocupacion bastante general con-
cia que en Inglaterra ó. los Estados-unidos.
tra las acciones del haleel y es muy difi-
En estos paises la ínscripcion•es una verdades-
cil encontrar en las poblaciones mediterrá-
ra moneda corriente y preferible al oro
neas quién las cambie, ó presté sobre.ellas.
á la plata, porque gana un.interes por so
Cuán dominante sea 'esta • preocupaciOn leo
lo el trabajo de poseerla;:; en Francia:, as:
-prueba 'el siguiente hecha: ¡5 por xoo
acciones circulan entre un corito ,número de
consolidado da caiHini . AT'POrloo de
personas.
interes , y, las mejores- tierras no prOdu-
Y sin embargo, el crédito real, es de-.
"Cen mas que un 3 por toó."Esta diferen-
cir, , la .confianza que los :comerciantes há-
cia 'Muestra- la aversion de la' clase 'agrí-
biles y ricos tienen en' as acciones de ban.
cola- á—los:-e-fectos. públicos.;._ pues. aunque
co , es tal, como lo manifiesta la renta de
es necesario,. que estos produzcan -un in-
los 12 millones y medio .en agosto pasado;:
teres superior: al de las tierras , atendido
Todos los ministros estaban presentes : el
-al riesgw :de: la baja que inipediria alipro-
de hacienda dejó sobre la mesa un pliego
Petarid qeéinhfolSár todo su "'Capital ;' sin
cerrado que contenía el precio mínimo, ha-

404-
lto5
jando del cual, no se admitian sumisiones,¿
desordenada, y 'es imposible donde la ca-
Despues llegaron los gefes y representan-
ja de amortizacion estingue progresivamen-
tes de cuatro compaiiias, y pusieron sobre
te las rentas.
la mesa. en pliegos cerrados sus respecti-
Todas las circunstancias son favorables
vas sumisiones. Cuando el ministro iba á
al crédito de los efectos públicos. Las obli-
abrir su pliego para „anunciar el.mbzimo,
gaciones de España que se negocian so-
Rotschitd y compañia pidie,
bre Paris, serán muy estimadas cuando
ron que no se. leyese , sino despues de vis-
adquiramos la .fuerza- que nos prometen
tas las sumisiones, y solo. en el caso de
nuestras instituciones. Las de Nápoles son
que el ministro declarase que no las ad-
un efecto muy espuestO , por el estado de
initia. Las (lemas compañias pidieron lo
oscilacion á que se ha reducido el reyno
mismo. Sus ofertas variaron desde 85 fr. y
de los dos Sicilías.
55 c. hasta 84 f. 2 c. +; es decir, la mayor
En todas las grandes ciudades de Fran-
diferencia fue de.r. fr. y 52 c. ÷. Adjudica-
,
cia se abren en la actualidad bancos de
ronse las rentas al ;mayor postor, y el mi-
economia, donde las gentes trabajadoras
nistro vendió sin Amber tenido necesidad
depositan sus pequeños y sucesivos ahor-
de .-inanifestar.el precio que él quería dar
ros, lo que les trae tres utilidades incal-
á las acciones ; es..decir, que la compañia
culables. 1. a La de encontrarse en breve
compradora crió . mas precio, y por tanto
tiempo con un capital aglomerado., que les
tuvo mas confianza en el crédito público
sirve para ocurrir á desgracias ó gastos im-
que la que exigió el: gobierno.
previstos , ópara establecer alguna especie
• Algunos dicen : « quién nos asegura
de industria mas lucrativa que sus, bra-
que las rentas contra el estado no sufri-
zos , : 2. a la de proporcionarles un interes
rán otra reduccion como la 4,1 79 7 , que
que aunque pequeño al principio se ha-
fue de dos tercios?» Estos temores son hi-
ce considerable en progresion geométrica:
jos de la ignorancia. Una bancarrota de es-
3.a y en nuestro entender mas principal,
ta especie no puede verificarse , sino don-
acostumbrarlos á la esperanza de mejorar
de la hacienda pública está dilapidada y
de suerte algun dia y apartarlos de los vi-

4o6
407
cios en , que los trabajadores COTISUMe rt
por lo comun los días de fiesta el resi-
Un dia de tin jugador.
duo de su trabajo por no tener medios de
emplearlo con utilidad, ni aun de guar-
darlo.
¿Cuándo veremos establecida en Espa-
Es tanto lo que ya se ha escrito acer-
ña una institucion tan preciosa Ella sola
ca del juego, que bien pudiera pasar por
bastaria para mejorar la existencia física y
una materia absolutamente agotada, si ago-
moral de los jornaleros.
tarse pudieran los asuntos relativos á des-
cribir pasiones. No ha habido clase algu-
na de escritores que no haya procurado
combatir este vicio egn • mas ó menos ve-
he menda , apoyan do sus razones en los prin-
cipios de la religion , de la moral, de las
leyes , de la filosofa y aun Elel cálculo;
pero todo ha sido basta ahora completa-
inente y probablemente lo será en
lo sucesivo mientras el dinero sirva para
tantas cosas en este miserable 'mundo.
¿ De qué valdrá que un teólogo predi-
que un largo y elocuente discurso en que
haga ver con testos y razones oportuniái-
mas, que es enteramente ilícita la ganan-
cia adquirida por el juego , y que los ju-
gadores felices estan obligados á restituir-
la, mientras estos ven que nadie les res-
tituye nada. á los desgraciados que por ju-
gar se quedaron sin camisa? . ¿ Qué efec7.

4o8
409
to ha de producir un drama en donde se
especulacion ? ¿Qué fruto pueden produ-
pinte con los mas horribles colores la si-
cir las leyes por justas y sevcias que
tuacion de una familia inocente, reduci-
muestren contra esta plaga <le las costum-
da á la miseria por el frenesí de un pa-
bres , cuando perseguida y acosada en los
dre vicioso , ni la desesperacion de este
garitos y las guardillas se refugia á /o3'
luego que se le acaban todos los recursos,
palacios y á los magníficos salones de los
ni las acciones ruines y criminales á que
seiiores? Ypor último, ¿cómo pueden con•i• .
le conduce su pasion; rnientras que al vol-
vencer los ingeniosos cálculos de Buffon
ver la cabeza se ven aquel y el otro pal-
y _otros insignes matemáticos dirigidos á
co ocupados por damas, á quienes sostie-
probar que . aun en una partida igual de
ne un jugador de oficio , se oye el ruido
juego son muly superiores las pérdidas á
de los vasos y bandejas en que se sirven
las ganancias, cuando apenas hay concur-
los helados, y mientras que los asientos
rencia pública donde no se encuentren
mas cómodos de-las lunetas han sido pa-
diferentes individuos que sin tener otro
fiados con ci dinero del juego ? Á ¿ quién
oficio , renta ni propiedad que el juego,
podrá convencer una sátira , sea en pro-
obscurecen con su lujo á los mas ricos pro-
sa ó en verso, en que se describan con pmar-
pietarios , y dan en rostro á los que solo
ga indignacion la vida (le un jugador de
se aplicaron á una carrera honrada ?
oficio, los tormentos que padece su alma
No nos cansemos : el- decantado vicio
á la vuelta de un dado ó por la antici-
del juego ha sido malamente perseguido
pacion de un naype, y el desastrado fin
é injustamente calumniado por todos los
á que le conduce un revés de la suerte,
que mas bien que describirle parece aue
mientras que u; las tres horas despues de
se han propuesto hacerle odioso. ¿ Á quién
mediodía , se le ve á aquel mismo poe-
le ocurre tomar solo por ~del() á los que
ta dirigirse apresurado á casa del banne,
han perdido su dinero , sin hablar siquie-
ro á disfrutar (le la mesa espléndida y de
ra una palabra dé los que han ganado y
los delicados vinos con que regala ti sus
ganan el de los domas? Por ese mismo prin-
'víctimas y á los cómplices de su infame
cipio deberia tambien . declamarse contra

4(o
411
la navegacion y contra otras muchas em-
á exigir el mismo servicio en igual caso;
presas en que por lo general son mas los
mas sin ,que medie póliza ó recibo , como
que se pierden que los que adelantan. Na-
suelen hacer esos mezquinos de comercian-
die duda que es triste cosa quedarse por
tes : alli el verse adulado y sonreido de las
el juego sin un cuarto; que- lo es mucho
mugeres que rodean la mesa , y que al
mas sacrificar á la satisfaccion- de este vi-
par que su destreza le aplauden por su
ció la dote de su muger y la legítima de
inaudita generosidad ; alli por fin el au-
sus hijos ; peor todavía sonsacar por via
sentarse de la sala con envidia y pesadum-
de préstamo el dinero de sus amigos, é
bre de los que permanecen en el com-
infinitamente .. peor robar lo primero ,.que
bate.
se encuentra para ir á esponerlo inme-
Apenas llega á la antesala cuando se
diatamente sobre una mesa, que á esto y
precipitan los criados para servirle y aga-
á mas conduce :el furor de esta pasion.
sajarle de mil maneras, el uno le pone la
Pero apartense los ojos de este espectácu-
capa, el otro le da el sombrero, y todos
lo, y tornense las miradas hacia un juga-
le abruman á cortesias y reverencias. Sale
dor afortunado. Alli es el ver. á un hom-
de la casa, y por sereno y templado que
bre en toda la plenitud de su alegria , y
esté el dia necesita un coche, van cor-
digamoslo asi , en el apogeo de su ama-
riendo á buscarle, entra en él y no sa-
bilidad : alli el verle recoger con cierto
be él mismo donde quiere que le conduz-
ayre de desden los rollos de onzas y de
can ; pero al fin echa á andar á la ventu-'
doblones de oro: alli el mirar con una es-
ra , y lo primero que hace es sacar del
pecie de repugnancia , que se acerca mu-
bolsillo sus medallas, contarlas, repasar-
Teho al asco , los pesos duros y otras mo-
las, contemplarlas y gozarse en separar
nedas de plata : alli el atribuir su buena
las mas nuevas y •elucientes, destinando
suerte á la destreza con que supo obser-
las otras para la partida de por la noche.
var las indicaciones del juego: alli el ofre-
No le aqueja el apetito; pero da orden
cer su dinero á los compinches que han
al cochero de que le lleve á la fonda mas
perdido el suyo , por solo tener derecha
acreditada, aunque oon la precisa condi-

412
413
cion de pasar antes por la Puerta del sol.
latamente esa bagatela y vamos á beber
Alli se apea con lentitud mirando hacia to-
unas botellas de Burdeos á la fonda de tal
dos lados, con el objeto único de que
parte , porque me seca el comer solo.
le miren : entra 'en la primera tienda que
Ya se hará cargo el lector de que se
encuentra , y pregunta por relojes , por
necesita un corazon de piedra para no ad-
sellos , por alfileres del pecho :- todo le
mitir una oferta tan generosa y espontánea,
parece barato y hace que le presenten otros
y que el menor sacrificio con que puede
mas ricos: elige el que mas le agrada sin
corresponderse á ella es el de ir á disfru-
reparar en °nya mas ó menos . , porque
tar una buena comida: Ola, mozo, dirá
todo se reduce á aumentar algo mas la
nuestro hombre al entrar, procura darnos
primera contrajudia que se presente, y el
bien de comer y no te pares en el pre-
objeto le saldrá de valde.
cio, porque ya sabes que yo .gratifico con
Como por lo general aquellas tiendas
esplendidez. Al minuto, señor; y desde lue-
estan llenas de ocioso? , prontos siempre
go abandonará la mesa ó mesas que es-
á dar su voto sobre lo- que se está ajus-
taba sirviendo para ocuparse esclusivamen•
tando , sin duda habrá encontrado quien
te de los recienllegados. La comida será
le aplauda su gusto fino y delicado : es-
bastante buena, pero no el apetito; por-
te habrá estado mil veces para comprar
que este nunca se despierta bien cuando
aquel mismo juguete ; pero la suerte
todavia está '-agitado el movimiento de la
que se le ha declarado contraria , du-
sangre. La conversación no puede ni debe
rante ,alguri. tiempo , le ha impedido ha-
de ser otra.que del estado en que se ha-
cerse con él, aunque no pierde las espe-
llan las partidas, de las ganancias que se
ranzas de tomar otro igual ó por lo me-
han hecho en la ruleta de tal calle, y del
nos muy parecido. Pues ha hecho usted
golpe que dió fulano á Ja banca de tal par-
muy mal, responderá el nuevo Creso, por-
te. Se hace mencion de aquel atrevido co-.
que yo llevo dinero en el bolsillo y no
-po que hizo tal embozado en tal época,
permitiré que usted se prive de una
de que resultaron arruinados aquellos cé,
cosa que le. agrada: guarde usted innie-
lebres jugadores que todavia son mirados

414
.411.5
con veneracion por los aficionados actua-
para tentar, la suerte .; mas • consolidada ya.
les. De pasage en pasage, y de botella en
la amistad con toda uria tarde de íntimas
botella, toma la conversacion otro giro di-
confianzas; el otro le ofrece media doce-.
ferente, pero que no deja de tener bas-
na de' onias para empezar, encargandole
tante analogia. Cuando abunda el dinero,
con empeño que observe la carta
las horas no son nunca inoportunas, y to-
en qu'e: ase fija, y que procure imitar PU
das las puertas optan abiertas.... El café al
serenidad :y 'sangre fria.
instante , los licores , el puro, y que ar-
Entramos juntos :en la casa del juego;
rime el coche para ir á tener un rati-
y en verdad que seria muy injusto el que
to de • jarana. —"La cuenta. — Seis du-
creyese que en ellas no se reunen mas qué
ros. —Toma esa media onza y guardate lo
dos clases de concurrentes, á saber, los
lemas , -pero dame un palillo: á Dios:
tantos y los bribones ; porque yo priedO
obligatisimo.
decir -gire vi reunidos 'en nue.
Montan los dos en el coche y se diri-
les del primer rango, alternando con los
gen
Pero yo no quiero acompañarlos á
que pertenecen á la clásé riáis humilde' de
esta espediCion, porque supongo que la
la:•Sociedad. Vi militares 'instruidos y va-
desempeñarán á las mil maravillas, y que la
lientes ; mezclados con clérigos de misa y
doña Piadosa habrá movido cielo y tierra
olla: vi publicistas ydiploinátPeos entrar en.
para presentarles lo mas bonito y acaba-
disetision-'eon hombres que .jamas" tabian
do en. ,su. género. Bien saben que no me
abierto otro libro qué 1 .6:i- eátaban so-
engaño los que acostumbran á pagar en
bre la mesa: Vi 'á la 'veje.i. átvstera y arrw
Oro. Quiero dejarles toda la tarde que go-
gacWcómoetir 'en- viveza .y cedtellea de
cen de su buena suerte, que vayan lue-
la juventud masanimada y atar-
go al prado, á la botilleria y al teatro, pa-
• Vi• grandes digfilladá 'confundidos
ra incorporarme con ellos á la entrada de
con los Vagálitindo há mbriln tos : vi
la tertulia. Mas antes no puedo menos de
á' la inocencia mezclada • con el viéio; y pot
advertir, que el compañero ha manifesta-
último vi tal 'rriezentliza .. y confusion • al
do deseos de irse á casa á tomar dinero.
rediedOr de una gran mesa, que me pa-

410-
4, 7
reció el espectáculo mas agradable y se-,
al que paga ; -y nadie se atreve á con-
ductor.
tradecirle sino con la mayor atencion y
¡Qué diferencia ¿le esta reunion á otras
mesura. .
que he presenciado en mi vida! En esta
Dije que alli no • se daba • pábulo á la
no tenia entrada la vil murmuracion ni
murmuracion , y ahora añado que tampo-
la secatora política; el.juego y solo el jue-
co suele ser admitido el amor, sino cuan-
go ocupaba todos los animos y absorvia
do mas, interin duran los preparativos y
la atencion general. ¡Cuán lejos estaba de
la reunion de las gentes; porque un ju-
alli la mortificante etiqueta, y qué imagen tan
gador legítimo no es hombre que se dis-
viva presentaba aquella sociedad de. una.
trae con niñerias, ni le agracian , ni le
verdadera democracia! Todos eran alli igua-
divierten ;'pues que todos sus amores han
lel; delante de la suerte, y todos podian as-
de ser sonantes , debidos á casuali-
pirar á las primeras,pagistraturas4ne con-.
lidad. Por eso aunque en aquella tertulia
sistian en hacer las mayores ganancias. Tal
habia algunas cristianas que merecían !la-
babiaentre aquellos:.concurrentes que du-
mar la • atencion mucho mas que las ja-
rante• un, largo rato no llamaba :la aten-
dias.s. y las contra-jadias , estas eran !as
que se buscaban con ansia, y aquellas
cion . de nadie ,.ó mas bien escitaba la com-
Polen ,de todos, que, 'de repente , e in Reza-
eontribuian á hacerlas la corte ellas mis-
mas , ó se entregaban al sueño ó al fas-
ba; ,,k .atraer l asrazias „ a d ira eio n y. la
tidio.
envidia, dp , los lemas. Ni -aun el-.banque,
Luego que los dos nuevos amigos en-
r91.39,israg•,, , q99, „ disputa es especie
traron en la sala, fue saludado y agasa-
éíe dictador.,) &-gefe,.supremo de, aquel pe-
queño estado., puede considerarse seguro
jado el rico como un hombre á quien
se esperaba para dar principio á la se-
d6 :terminar felizmente su. carrera sin .que
sion , y el otro con aquel tono de con-
vengan á ', destronarle. los mismos á quie,
nes miraba como súbditos; pero.,mientras
fianza de un antiguo concurrente de la ca-
ejerce las altas funciones de su empleo, go-
sa. Tomaron asiento los banqueros con
aquel ayre silencioso y meditabundo , pro-
. --za de la consideracion / y respeto; debidos
Tomo xív,
2,7

4i8
4t9
peo de su dignidad, y presentaron sobre
Pago. Quedóse el otro solo y sin un cuar-
la mesa aquellos dorados anzuelos en don-
to, pidiendo á este y .al otro cantidades
de se prenden tantos infelices bolsillos.
que apenas recibidas pasaban á aumentar.
Estuvo durante algun tiempo bastante in-
los fondos de la banca ; y en esté triste es-
decisa la suerte, y no era de esperar
tado saltó una de las viejas con la impor-
que fuese muy sangriento el combate ; pe-
tuna pregunta de c qué hora es? Ya se
'ro una maldita sota, que sin duda por ser
sabe que esta pregunta es ominosa en el
hembra debia de ser caprichosa , se culpe-
juego para los que estan perdiendo , y que
fió en negarse durante de unas cuantas ta-
siempre lleva tras sí una multitud de mal-
- llas ; y como su presentacion no era
diciones ; pero estas no impidieron que
tan facil como la de las sotas de aquella
los • banqueros doblasen , segun uso, la
tarde, nuestro hombre se empaló cambien
baraja ,• doblandose al mismo tiempo las
en que la habia de vencer, como él de-
alas del cOrazon al que durante un dia
eia. Verdaderamente, si no fuera una. te-
entero habia sido el mas feliz de los mor-
meridad creer que en un negocio tan sa-
tales.
grado como el del juego podian caber en-
A todo esto el paciente cochero no se
juagues, fuera cosa de sospechar que no
habia apartado de la puerta sino para vi-
todo dependia del capricho de la pobre so-
sitar de cuando en cuando la taberna in-
ta; pero lo cierto es que ella fue quien
mediata , y nadie se habia acordado de 'él
tuvo la culpa de que se vaciasen las fal-
ni de las mulas hasta aquel aciago instan-
triqueras del opulento caballero..
te. Cual fuese la vergonzosa y apurada si-
- Su ahijado que le miraba sin quitar
tuacion del que alli le tenia, mas es pa-
ojo , olvidado del precepto que le habia
ra imaginado que para referido á tales
impuesto de seguirle, solo apuntaba á las
horas: baste saber que fue preciso dejar-
cartas contrarias, y despues de haberle de:-:
le la capa en prendas; porque sino hu-
vuelto las seis onzas y vueltolas á ganar en
bieran llegado los gritos hasta el cielo. ¿Quién
el golpe inmediato , tomó callandito su
habia de pensar que terminase -de tal mo-
sombrero y .desapareenS' como un yelám-
do un dia que habia principiado con tan

"420
faustos auspicios ? ¡Maldita sea la primera
421
'sota que vino al mundo, que ellas y no
el vicio del juego son las que tienen
De la onint»otencia parlamentaria:
la culpa de semejantes fracasos!
El parlamento , es decir, la reunion del
rey con el cuerpo legislativo (.; tiene la auto-
ridad soberana? Esta- es la cuestion que
, varaos á ventilar en este discurso. Nues-
tra respuesta es que no.
Esta cuestion es de la mas alta im-
portancia en el gobierno representativo,
y en el cija es muy interesante , porque
411
la naayoria de las cámaras de Francia , que
es aristecrática , proclama muy á las cla-
ras el dogma de la omnipotencia parla-
mentaria;
y dicen que en conviniendose
el gobierno con las cámaras , tienen auto-
ridad para alterar ó anular la constitucion,
substituirle otra, saltar por encima de las le-
yes no arrogadas, concederles un efecto re-
troactivo ; en una palabra , disponer de la
nacion como únicos soberanos de ella : que
la soberania está necesariamente incluida. en
la idea de la omnipotencia.
Nosotros nos proponemos impugnar
este dogma y probar que la omnipotencia
parlamentaria es perniciosa, adoptese el prin-

422
4a3
cipio social que se quiera ; és decir, adop-
Si se establece como un principio que
-, tese la soberania nacional , la del trono
la nobleza es todo y el pueblo nada, la
la de la aristocracia como principio del or-
omnipotencia parlamentaria producirá un
den social.
efecto contrario al anterior. El rey se uni-
Si se adopta la soberania del trono á
rá con el pueblo para dominar á la noble-
la de la aristrocracia , corno en Turquia
za ; después con esta, mas docil ya y ma-
ó en. el antiguo feudalismo , la omnipo-
nejable para oprimir al pueblo, y el go-
tencia del parlamento es una contradiccion
bierno se hará despótico. Tal es la histo-
política. Porque si la voluntad del monar-
ria de las monarquias de Europa en los
ca debe ser la única regla del estado , á él
siglos XV y XVI.
Las naciones modernas de Europa han
se le concede la omnipotencia : ¿ por qué
corrido todos los intermedios que hay des-
ó. cómo la ha de repartir entre los- pró-
ceres y los diputados del pueblo ? El voto de
de el despotismo á la anarquia feudal ,
unos y otros, si es oido , será solamente
desde esta al despotismo por haber adopta'',
como una consulta , no como una deli-
do el falsisimo dogma de que la réu-
beracion. La omnipotencia de .-un sultan
nion del rey con los próceres y los pro-
pasa enteramente á su visir: á los denlas
curadores del pueblo constítuian el poder
solo les queda el derecho de una obe-
soberano.
diencia ilimitada. ¿Con qué derecho aspiran
Hagamos ahora la hipótesi,inas con-
á tener parte de aquella omnipotencia los ul-
forme á las ideas del siglo y á los pro-
tras de 'Francia que reconocen la sobe-
grecos (le la razon humana ; esto es , que
rania del trono? ¿No la reconocen sino ba-
se adopte el principio altamente procla-
jo la condicion de que la reparta con el.
mado en nuestra Constitucion , que la so-
privilegio ? Asi es : un gobierno despóti-
berania reside en la nacion; y veamos los
co se desmembrará en pequeñas sobera-
frutos que 'producirá bajo un gobierno
nías , siempre que establezca el principio
cimentado sobre este principio social, la
(le la omnipotencia parlamentaria. Tal fue
omnipotencia parlamentaria.
el origen de las instituciones feudales.
La mayoria del parlamento (porque es-

424
425
ta es la que ha de ejercer definitivamen-
¿Domina en la mayoria el fanatismo
te el poder ) trastornará inmediatamente
republicano ? Caerán sucesivamente todos
el. gobierno del estado , fundado sobre loa
los apoyos que la Constitucion bá: dado
intereses generales y por el consentimien-
al poder para sostener el orden: caerá des-
to general de la nacion para substituirle
pues el poder : la sociedad
disolverá,
otro , fundado sobre sus pasiones é in-
porque no hay vinculos que la liguen ; pe-
tereses particulares. ¿Es la mayoria rea-
ro se conservará unida en la apariencia con
lista ? Echará abajo todas las garantias ci-
la cadena del terrorismo. La nacion ten-
viles ; negará al pueblo toda interven-
derá la vista á todas partes, buscando so-
cion en el gobierno; privará á los'ciuda-
corro ; y en encontrando á un hombre ha.'
danos de la lbertad , á los hombres . ilustres
bil y enérgico, le dirá : sácanos de este
de su justa influencia, y en . lugar de la
abismo , y seremos tus esclavos.
constitucion dejará solamente un trono y
¿ Domina- el finatismo religioso en el
esclavos atados á él con cien cadenas.
parlamento ? se. tratará - de constitucion
¿Es amante del. privilegio la mayoria?
ni de leyes : sino solo de obedecer y de
Destruirán todas las libertades públicas y
'vengar al cielo; es decir, de obedecer á
aumentarán las privadas: darán al rey mu-
sus ministros y de satisfacer su odio y su
cha autoridad sobre el pueblo y ninguna
ambicion : los reyes perecerán á puñaladas:
sobre sí mismos, ó mas bien , solo le de-
los ciudadanos en las hogueras encendidas
jarán la autoridad necesaria para obligar
por el furor de la intolerancia. El Pensa-
al pueblo á sufrir elyugo de la aristocra-
miento morirá y con él todo lo que es
cia, esperando el momento en que esta
grande , útil y sublime en el hombre. • •
tenga bastantes fuerzas para oprimir por
No nos hubieramos atrevido á descri-
sí sola y sin necesidad del rey, - á quien
bir con tan negros colores los efectos de
pondrán y depondrán á su arbitrio, ó lo
la omnipotencia parlamentaria , si la his-
enviarán á un monasterio, ó harán electi-
toria no nos diera tan funestos y frecuen-
va la corona y la .oprimirán como 'rue-
tes ejemplos de esta verdad. Los campos
da ya inutil en la máquina del gobierno.
de mayo y marzo en la declinacion de la

426
417
primera dinastia francesa , los estados ge-
Esta no ha atribuido ni á una ni á otra
nerales de la misma nacion en la época de
la omnipotencia. No al rey, pues su poder
sus guerras religiosas, el parlamento largo
admite restricciones . : no al congreso, pues
de Inglaterra , la convencion de Francia y
sus decretos no son leyes sin la sancion
casi todas las cortes del reynado de En-
real, ni puede sentenciar pleytos , juzgar
rique IV en España son monumentos tris-
criminales, nombrar para empleos ect. ect.
tes , pero maestros de esta gran má-
.Ninguno de ellos es omnipotente : veamos
xima: en toda sociedad civilizada debe ha-
si lo serán reunidos
ber una institucion , á la cual no puedan
Entre los dos abrazan todos los artí-
tocar los que gobiernan. Si se nos pregun-
culos ordinarios del gobierno, leyes, nom-
ta cual debe ser esta institucion, responde-
bramientos, administracion , guerra, paz,
remos sin rebozo' : el código constitucional,
etc. Mas ni ejercen el poder judicial, ni
producto inmediato de la soberania de la na -
pueden tocar á la constitucion.
don. Los pueblos modernos <le Europa han
La razon de esta segunda parte es bien
sufrido todas las vicisitudes de las pasiones,
clara : la constitucion es el resultado. de la
todas las oscilaciones del poder, todos los
voluntad nacional, ó espresa por medio de
furores del fanatismo religioso y pOlítico,
firmas depositadas en las municipalidades,
porque ó no han tenido código fundamen-
ó tácita por la aceptacion y aquiescencia.
tal , ó si lo han tenido no han sabido res-
Ahora bien , si la soberania reside en la
petarlo.
nacion, ¿ cómo puede haber ninguna vo-
Hasta aqui hemos hablado de la om-
luntad particular que se oponga á la so-
nipotencia parlamentaria , considerandola
berana del pueblo que aceptó la cons-
en sus efectos : veamosla ya en su origen,
titucion ?
y probemos que es injusta y usurpadora:
Se nos dirá : pero «el rey y el congre-
siempre • bajo el principio de la soberania
so representan la nacion ; y esta comuni-
nacional.
ca íi sus delegados la soberania.» No es
El rey y el cuerpo 'legislativo son aul
así : la soberania es intransmitible: solo
toridades instituidas por la constitucion.
les da poderes . limitados que no pue-

499
428
recho de trastornar la misma constitucion
den traspasar. No abusemos de las pa-
que ha jurado solemnemente sostener; y
labras : un representante del pueblo no re-
lo ha jurado, no como ciudadano partí-
presenta toda su soberania, toda su omni-
ticular, sino como diputado y represen=
potencia : solo representa aquella parte del
tante de la nacion.
poder que el pueblo ha querido delegar
Nosotros creemos -que toda institucion,
en sus manos; si• la traspasa, usurpa. El
cuya existencia pende del arbitrio de los
apoderado no tiene poderes para mas que
gobeinantes , está espuesta por lo mismo
para lo que comprenda su mandato ; y la
á la versatilidad de las pasiones. Las na-
constitucion , derivada de la libre volun-
ciones no , pueden existir , si sus institu-
tad del pueblo, designa con toda exactitud
ciones fundamentales no tienen cierto gra-
los limites •de la autoridad del diputado.
do de consistencia que las eternice con-
¿Cómo pues se creen los ultras autoriza-
tra los ataques, ya del poder, ya de la am
dos para destruir la carta, cuando el pue-
bicion , ya de los partidos; ¿ y qué cosa
blo francés aceptandola y Luis XVIII con-
mas fundamental hay en un estado que
cediendola , reunieron todos los poderes de
la constitucion? Haeed omnipotente al par-
las dos soberanias , disputadas entre los
lamento, y tendreis mas constituciones que
partidos políticos, la de la nacion y los
sesiones legislativas. Si no lo quereis creer,
del trono? d Por ventura es el delegado
leed la historia de Francia desde 'la cen-
sobre el delegante, el embajador sobre el
vencion hasta el imperio.
estado , y el representante sobre la nacion
No debemos pasar adelante, sin pagar
soberana que le envía? •
el tributo de nuestro elogio y gratitud á
No sabemos qué se puede responder
los redactores de la Constitucion española.
á estas reflexiones ; porque la inviolabili-
Deseosos por una parte de que adquiriese
dad del representante en el ejercicio de
toda la perfeccion que pudiesen darle la
sus atribuciones solo prueba su ilimita-
esperiencia y los progresos de las luces, y
da libertad en proponer, discutir y deli-
por otra queriendo sobreponerla al impe-
berar: libertad, sin la cual no puede exis-
rio de la versatilidad humana, exigieron
tir un verdadero legislador: mas no el de-

43o
431
tales términos y formalidades para su re-
y la libertad en la misma situacion que
vision, que las modificaciones que se le
lo recibimos. Esperamos que este mereci-
hagan en lo sucesivo, no serán efecto de
do elogio de su moderacion será creido
las pasiones momentáneas, sino de la sa-
sincero e hijo de nuestra conviccion ; por-
biduria del siglo; no de doctrinas pasa-
que los elogios dictados por el interes
geras é hijas de las circunstancias, sino
la esperanza no se dirigen nunca al sol
de la íntima conviccion y de la necesidad
que se pone.
de las mudanzas. Asi hicieron compatibles
liemos probado ya que la omnipoten-
la eternidad de las instituciones con la
cia parlamentaria es contraria d. todos los
forzosa versatilidad de las cosas humanas;
principios y á la esencia misma del gobier-
é introdujeron el principio de la duracion
no representativo: que la autoridad de los
hasta en las alteraciones mismas á que es-
representantes no se estiende ni se puede
tan necesariamente sujetas las obras de
estender á mas que á los límites de su
los hombres.
mandato, y que su inviolabilidad solo prue-
La legislatura de 1820 y 1821, á pe-
ba la plena libertad de deliberar, mas no
sar dé ser la primera despues de restau-
la facultad de abrogar la Constitucion. Pa-
rada la Constitucion , á pesar de los re-
semos á destruir las objeciones de la par-
cuerdos amargos que podian haber deja-
te contraria.
do en .algunos de sus individuos el infor-
La primera es tomada de la práctica
tunio y las persecuciones, y á pesar de
de Atenas y Roma , que á cada momen-
las circunstancias extraordinarias y difíci-
to alteraban su" constitucion, creaban (S'
les •en que .se han visto , han observa-
abolian dignidades, destruian prerogati-
do tan cuidadosamente los límite1'.cons-
vas antiguas , concedian otras nuevas, en
titueionales, que su conducta puede pro-
fin variaban con mucha frecuencia la dis-
ponerse como un modelo á todas las le-
tribucion de los poderes. «Alli había om-
gislaturas venideras. Pocos parlamentos nue-
.nipotencia pailamentariá, dicen nuestros
vos podrán decir corito nuestro congreso:
adversarios: cuando contra la ley de la
fiemo.; conservado, hemos dejado el poder
-dictadura mandó el. pueblo romano que

432
433
se dividiese el mando del ejército entre
habitualmente reunido, es sobre todas las
el dictador. Fabio Máximo y el general de
leyes é instituciones; es decir, puede abro-
la caballeria Minucio Tufo, usó sin duda
gar las que guste y dictar otras á su arbi-
de esta 'omnipotencia. "
trio. Cuando todo el pueblo romano 'al-
Nosotros no entramos por ahora en el
canzó con súplicas del dictador Lucio Pa-
examen de la conveniencia ó perjuicios de
pirio el perdon de su general Quinto Fa=
aquella versatilidad en materia de consti-1
bio, no hizo mas que rendir un borne-
tucion , y mucho menos por qué causas
nage á la santidad de las leyes y á las su-
Roma ganaba y Atenas perdia cada vez
blimes cualidades del dictador. Pudo como
que alteraban su forma de gobierno : estas
en otras ocasiones perdonar por mis-
cuestiones son propias de la historia políti-
mo al reo : pudo hasta anular la dignidad
ca, y aqui discutimos una cuestion cons-
dictatorial; pero aquel pueblo estraordina-
titucional.
rio , cuya política era la moral, no quiso
¿ Quién hacia aquellas alteraciones? ¿Era
que el favor de un ciudadano fuese mas
por ventura algar) parlamento , algun cuer-
poderoso que las leyes; dió un gran ejem-
po representativo, á quien el pueblo , tran-
plo á todos los pueblos libres, desconfió
quilo en sus hogares, dió sus mandatos
de sí mismo, y se arrojó á los pies de su
para hacer leyes? No : era el mismo pue-
magistrado para impetrar la vida del hé-
blo, la misma nacion soberana, la uni-
roe que adoraba. Pero no ignoraban ni
versalidad de los ciudadanos reunida en el
el pueblo ni el dictador que residia
foro, la que decretaba aquellas modifica-
el pueblo la autoridad necesaria para ejer-
ciones: tal vez juzgaba, tal administraba,
cer todos los actos de la soberanía.
y en fin, tal vez formaba los planes de
Mas ¿es esta la posicion de nuestros
campala y la distribucion de los ejércitos.
parlamentos actuales, de nuestras democra-
Pues fueran estas operaciones prudentes
cias ficticias y representativas? No: y ¡des-
o disparatadas , útiles ó perniciosas, eran he-
graciado del pais cuyos representantes se
chas con autoridad legítima ; porque residien-
creyesen con los mismos derechos que
do la soberania en el pueblo , y estando este
las tribus romanas congregadas en el foro!
TOMO XIV.
28

434
Alti estaba todo el pueblo, aqui los dele-
435
iantentariamente, es decir, por un' acuer-
gados del pueblo: alli podian alterar le-
do de las Cortes y del Rey, el ejercicio
cyitimamente en un solo instante la forma
de la ley 'constitucional en una provincia
entera del gobierno, aqui estan ligados por
ti territorio determinado , cuando circuns-
la Constitucion y por los mandatos de sus
tancias imperiosas lo exijan. Pero de una
comitentes: alli no reconocian superior
medida aislada y momentánea al trastorno
alguno, aqui juran guardar y hacer guar-
entero del pacto fundamental, á la supre-
dar la Constitucion. ¿ Cómo pues han de
sion ó modificacion de los poderes que
tener esa decantada omnipotencia, si no
él establece, 'á la creacion de otros nue-
les es lícito alterar una sola letra del pac-
vos, hay una enorme diferencia. Lo pri-
to fundamental, á no ser que reciban man-
mero es una alteracion casi 'imperceptible
datos especiales para ello ?
en un grande edilicio: lo segundo es echar-
Vengamos ya á la objecion mas fuer-
le abajo con el objeto de reconstruirle.
te de los ultras, y que puede reproducirse
Desengáñense los ultras: podrán opri-
en otros paises, porque nunca faltan pre-
miendo la imprenta, ahogando la libertad
testos para ella. «En tiempo de opiniones
de la tribuna, y pidiendo á todos momen-
políticas encontradas es necesario que haya
tos que se cierre la dicusion , anular la
un poder diserecionario ó dictatorial que
carta que conocernos, y substituirle otra
comprima las facciones, que restablezca
constitucion oculta , en que la aristocra-
el orden y que evite la disolucion del vín-
cia y el privilegio dominen desde los co-
culo social: y ¿ en dónde estará mejor co-
legios electorales hasta el santuario de las
locado este poder que en el parlamento?"
leyes; podrán .usurpar la soberania del pue•
No desconocemos la fuerza de esta ob-
blo, y la que afectan creer que existe en
jecion; y aunque enemigos declarados de
el rey para apoderarse de ella; mas ya el
todas las leyes de escepcion , no negaré-
lado izquierdo de la cámara ha dado un
mos que en algunas circunstancias pueden
ejemplo que debe aterrarlos : se ha nega-
producir buen efecto. Nuestra Constitu-
do á votar la ley de periódicos, porque es
cion concede el derecho de suspender par-
opuesta á la curta. Esta conducta valoro-

436
sa y parlamentaria debe ser un modelo pa-:
437
ra todas las minorias que se hallen opri-
huya hasta la facultad de arruinar el mis-
mo código que los creó.
midas por una; mayoría anticonstitucional.
Todo el que dice: ,< quiero ejercer un
Lo repetirnos: toda omnipotencia hu-
poder superior á las leyes," medita la ti-
mana es tiránica y mentirosa. En los go-
rania. Todo el que dice: n tengo un poder
biernos representativos no debe haber om-
superior á las leyes.," es un impostor, co-
nipotentes; y si alguno lo ha de ser, sealo
mo 'no haya recibido mandatos especiales
el pacto fundamental aceptado por el pue-
blo soberano.
del pueblo para alterar la constitucion. Pa-
só ya el tiempo de las dictaduras: la Eu-
ropa...civilizada no quiere mas que gozar
del d6ecito comun. Este es conocido ; es-
tá escrito, promulgado; son manifiestos los.
derechos que -da ..y las obligaciones que
impone Pero parlamento es oinni-
potente, si no Nty seguridad en los princi-
pios funda'Mentales del gobierno, ningun
interes está seguro, ninguna existencia tran-
qui,14:y á cada nueva' legislatura será pre-
cisó estudiar las doctrinas y las pasiones
de la mayoria , prever los sucesos, adi-
vinar las catástrofes, y leer en las frentes
de los representantes, qué leyes constitu-
cionales regirán durante su mision. Esto
es lo que ha sucedido en Francia desde
la restauracion hasta nuestros chas ; y es-
to mismo sucederá en todo pais en don-
de á la reunion de los poderes se atri-
l"
\\ •

438
439
rece error de imprenta ; sin duda el au-
Concluye el artículo del número último so-
tor diria no se juzgue) en el genuino tes-
bre el espíritu , doctrinas y principios
to de la ley positiva que favorece á aque-
del Espectador.
lla, y cuantas los jueces no se eleven so-
bre la esfera de las humanas pasiones y
no miren .á la salud pública como á su
objeto, y al torrente de la opinion como
Número 23, pág. 95, col. 2.a .E
dis-
á su guia.» Vamos por partes. 1.° Hierro
,
curso que empieza en el número anterior
y juego. ¡Siempre sangre , siempre ter-
sobre la lucha de la razon y de las pasio-
rorismo! 2.° Voz augusta de la mayoria
nes , discurso sobre el cual se pudiera ha-
de la. nacion. Espresionaza que en este ca-
cer un largo y bonito comentario, se vuel-
so nada significa. z Cuál es la voz augus-
ve todavia á amenazar á los jueces si no
ta de la mayoria de la nacion sobre un
fallan á gusto de lo que malamente se
hecho particular, sobre una causa criminal?
llama mayoria de la nacion, y se dice: « no
Se prende á uno en Madrid por conspi-
se ponga á los pueblos en la necesidad de
rador, y se le forma causa: é cómo antes.
atropellar esta ( la ley) Para asegurar su
de verse esta y hacerse pública . ha de sa-
conservacion y bien estar. Eljue<x..,,o yel hierro
ber la mayoria de la nacion si el pre-
son indispensables para enderezar un arbol
sunto reo lo es ó no, si se ha probado
por tantos siglos torcido ; mas establezca
legalmente el eximen , si en este hay ó
un medio la voluntad general para lograr
no circunstancias atenuantes que le exi.
. este objeto sin que padezca el gran cuer-
man de la pena capital ect.? 3.° Cómo y
po de operarios. ¿Se quiere sino que se repira
por qué medio sabrá el juez cuál es la
la sangrienta escena del desgraciado Vinuesa?
opinion de la mayoria de la .nacion sobre
Pues esto sucederá cuantas veces se desoyga
la causa que tiene que sentenciar? 4.° Aun
la voz augusta de la mayoria: de la nacion,
cuando le fuese posible saberlo , ¿debe juz-
cuantas se desatienda la ley suprema de
gar con arreglo á esa voz augusta ó con-
la conservacion , cuantas se juzgue ( pa-
forme á la mas augusta todavia que es el

44o
441
testo de la ley ? 5.° ¿No puede suceder
los furiosos que armados de ptfiales vio-
que la mayoria de una nacion se engañe
lan el sagrado de su casa y le buscan pa-
sobre un hecho particular? Naciones en-
ra matarle ? 9 .° « Que no tomen por guia
tetas ¿ no se han engañado y se enga-
al torrente de la opinion....» ¡Bella cosa!
ñan en efecto sobre las acciones humanas,
Hasta ahora se habia creido y dicho lo
y mas todavía sobre la pena con que de-
contrario, á saber : que los jueces no so-
ben castigarse ciertos crímenes verdaderos
lo no deben dejarse arrastrar por el tor-
ó supuestos ? La voz de la mayoria de la
rente-de la opinion, sino que deben re-.
nacion española ¿no aprobaba y aun pe-
sistirla con firmeza cuando no es confor-
dia hace siglo y medio que se quemase á
me á lo que resulta de autos. Pero ¿pa-
los indios y á los bereges? ¿Y sostendrá el
ra qué nos cansamos ? Imposible parecia
Espectador que se hacia bien en escuchar
-reunir en tan pocas líneas tantas heregias
esta voz' de la mayoria ? 6.° El torrente de
políticas y morales : ésto solo es dado á
la opinion. ¿Cuál es esa opinion , cómo se
mi periódico como el Espectador. Con-
forma , cuál es el conducto legal por donde
tinuemos.
se emite y publica ? 7 .° Ley suprema de la
Numero 28 , pág. III, col. L a Se in-
conservacion, ¿ Cuál es esa ley ? ¿ en qué có-
serta sin nota , comentario , correctivo , ni
digo se halla ? Y el instinto ó derecho de
indicio siquiera de desaprobacion el si-
la conservacion que metafóricamente se
guiente párrafo de una carta de Valencia.
llama ley, ¿es en efecto la ley por donde
« Querido amigo : ¡ Con cuánto placer se ha
los jueces han de fallar las causas parti-
recibido aqui la vigurizacion de Vinuesa!
culares ? 8 ° «Cuantas veces los jueces no
r.Buen ejemplo para les jueces ! Aqui se'
se eleven' sobre la esfera de las pasiones
reforzó inmediatamente la ciudadela con
humanas
» (otras tantas sucederá lo de
Go hombres; pero intempestivamente, per-
Vinuesa ). ¡ QUé principios! ¡qué doctrina!
que la causa de Elio tiene buen estado:
¿Y quién decidirá legal y competentemen-
y si la audiencia á quien debe pasar á
te que tal j'itz en tal causa no se ha ele-
su tiempo, imitase la debilidad de Arias,
vado sobre la esfera de las pasiones ? ¿Serán
ella y él sufarán la misma suerte que Fi-

442
443
nucsa. Ya la señora audiencia ha querido
gun laxante para templar la rigidez de su
precaverse representando al gobierno , que
fibra , si hubiera habido tiempo y lugar;
debiendo entender luego en la causa de
pero entonces ni lo uno ni lo otro. Hoy
Elio, vacila en el temperamento que de-
que tengo lo otro y lo uno , alta va ello:
berá adoptar, por si -el pueblo, exaltado con.
recipe pues , señor epistolero, esa tipsana , y
tra aquel , no la deja en la libertad
buen provecho le haga corno yo se lo deseo.
que necesita para obrar, y que se la diga
»La vigurtzaczon de un infeliz que tio-
cómo deberá conducirse. — Muchas re-
ne la ley sobre su cuello, no debe ser pla-
flexiones ofrece esta consulta. Los ser-
to de gustó ni para 'Valencia ni para
viles han bajado de tono , pero no de-
pueblo alguno que se precie de serlo : allá
jan de gallear, en sus clubs.» ¡ Con cuán-
entre los catres y caribes se dice que esas
to pacer la vigurizacion de Finuesa!
Ul-
tragedias pasan plaza de sopletes ; pero los
trajada humanidad ! lié aqui las lecciones
caribes y los catres no eonstituyen pue-
de ~rol que dan al inocente pueblo es-
blos, sino hordas; y nosotros estamos muy
pañol los que tornan la pluma para ins-
. lejos de adoptar semejante constitucion.
truirle en sus, obligaciones , los que se lla-
Tenernos una que obra en sentido contra-
man á sí:mismos maestros y directores de
rio : esta hemos jurado observar; y no me
la opinion ! Es verdad que al dia siguiente
• parece que el recibir placcr de la nmene
se insertó en tono burlon uno como cor-
ilegal ,de un reo , amenaza de repe-
rectivo de la carta'precedente ; pero primero,
tir tal escena 'con otro, y con el tribu-
lo más prudente era no publicar un docu-
nal que le juzgue, sino lo hace rectamen-
mento de que se horrorizarian los caribes
te , sea, un medio muy .derecho de cum-
mismos; y segundo , el correctivo es todavia
plir el juramento prestado. Señor escritor
peor, si cabe, que la carta misma. Dice asi:
de epístolas , ó somos ó no somos consti-
«¡Qué pulso tan alterado tiene el que
tucionales . : si lo somos, es preciso mani,
escribió la carta de Valencia del 8 del que
festarlo de hecho : es preciso dejar libre
rige, inserta en nuestro número de ayer!
su accion á la ley, y no. usurpar sus atri-
Ayer mismo le .hubiera yo administrado al-
buciones sino eu. poquisig195 casos; v. gr.
ír

444
445
.No quiere decir esta, señor. mio, que
cuando de no hacerlo pudiera resultar el.
siempre tenga uno la paciencia en el pu-
trastorno del estado ó un gravísimo da-
ño. Bien conozco yo que muchas veces
ño á una gran parte de la nacion ; si
los primeros movimientos no son en manos
no somos constitucionales
Mas esta su-
del hombre: hay lances en que el celo por
posicion es insufrible entre españoles, y
la libertad y el temor de perder esta pre•
no quiero sentarla aun como tal. Pero es
ciosa joya , sube los humos á la chime-
indispensable que nuestra constitucionalidad
nea, y entre los humos va la llamarada
se manifieste cogitattone,verbo et opere; pen-
que abrasa de repente cuanto, encuentra.
sando como constitucionales, hablando del
Enhorabuena, en tales casos es disimula-
mismo modo, y obrando de la misma ma-
ble un chamuscon , corno el de Vinuesa
nera. Nuestra Constitucion cierra las puer-
y algun otro que ]e haya precedido, pe-
tas á la impunidad, y las abre á la sa-
ro solo en casos tales; casos que no se
tisfaccion de la vindicta pública. Si los jue-
han previsto , y -que por tanto no argu-
ces encargados del desempeño de esta fun-
yen ferocidad ni espíritu de anarquia : ca-
cion esencialisima" no 1 enan su deber sa-
sos que instan hasta sacar de quicio el ra-
grado , la • misma Consti , ucion declara el
ciocinio, y por tanto independientes del
derecho ' de reclamación \\que tenemos to-
corazón.; casos en fin que solo dejan lu-
dos 'los ciudadanos. Beelmemos pues: re-
gar para atender á lo justo del objeto, sin
iaresentemos á las Cortes' •6 al gobierno en
i.
permitirlo para considerar lo injusto de
su caso cualquiera inlacCion de ley, yla
bis medios. Esto, señor mio , lo disimulo
ley será cumplida y satisfecha. Pero ¡ ha-
yo , y aun creo que alguna vez pueda ser
cernos nosotros jueces y ejecutores!!! ¿Adón-
util ; pero alegrarse de eso, no lo tra-
de vamos á parar , si esto se repite...? Al
go, y mucho menos el regodearse con la
centro de la anarquia, de la matanza, del
pre ►editacion de otra escena .igual á
aniquilamiento: dentro de pocos años cual-
que no se sabe si habrá lugar todavia•
quiera que atravesase nuestro suelo , po-
Esto no lo trago , digo , porque nos aleja
. dria decir con razon , aqui fue Espaiia; co-
unto de españoles, como nus acerca á
mo hoy se dice en Frigia l agtaftte' Trora.

446
447
tigres ó cosa parecida á ellos. Esperamos
ga paciencia para ver disertar en tono festi-
que Dios y lós valencianos lo harán me-
vo sobre un atentado que todo español de-
jor. — A."
bió llorar con lágrimas de sangre , y tan-
Ya lo oyes ¡pueblo sencillo! que en
to mas cuanto mas liberal fuese y mas
ciertos casos es disimulable un chamuscan
adicto á las nuevas instituciones. Todo hom-
como el de Vinuesa; y no solo disimula-
bre verdaderamente amante de la libertad
ble , sino util alguna vez. Esta es la doctri-
gime y llora cuando ve que en su nombre se
na que te se enseña en periódicos que se di-
cometen horrores que la deshonran y hacen
cen escritos por filósofos. ¡ Detestable filo-
aborrecible ; pero los señores exaltados de
sofia! ¿ En qué caso puede ser disimula-
España parece que miraron con regocijo
ble y util asesinar cobardemente á un hom-
• y como una especie de triunfo el primer
bre indefenso, á un hombre cerrado entre
borron que cayó sobre las hermosas pá-
cuatro paredes , y á un hombre sobre to-
ginas de la restauracion constitucional. ¡Ne-
do que está bajo la prot.eccion de la ley
cios! no sabeis el daño que semejantes es-
cenas
hacen á la buena causa.
y confiado á la custodia de •la fuerza pú-
blica? ¿El hecho en sí mismo no es in-
Número , pág. 236, col. 1.a , Hay una
- justo? ¿no es bárbaro ? ¿ no es atroz? Pues
cancion de guerra para la música del trá-
bien : lo que en sí mismo es injusto, atroz
gala contra los enemigos del sistema , en
y bárbaro, nunca es disimulable , nunca
la cual se leen las estrofas siguientes :
es util. Esta es la moral. No concluiré-
.
¿ Creeis, traidores,
anos este capítulo (le acusacion , sin re-
Que si vinieran ( los rusos)
cordar todavia otras indecentes bufona-
Auxilio os dieran ?
das que se leen en el mismo número, pá-
No, no os verán.
gina 116, col 2.a , en un comunicado di-
Antes , malvados,
rigido á lamentarse con irónica eompasion
Nuestros puñales
del gasto que se hizo en los estraordinarios
De desleales
'que se enviaron á las provincias con motivo
Nos librarán.
del fatal suceso del cuatro. Leal.e quien ten-

449
Guerra y mas guerra ,
cuentecito ó fabulilia en verso muy gra-
Guerra patriotas:
ciosa sin duda ; pero cuya moralidad. hue-,.
Viles idiotas
le como todo á jacobinismo. Dice asir:
Turban la Union.
Si aun insensatos
La criada y la araña.
La paz no admiten,
Todos los dias barría
Mueran ó griten
Mi criada el aposento :
Constitucion.
Todos quitaba , y no es cuento,
Lo. que una araña tejia.
El estrivillo es: .
¡ Maldita tela ! decia:
¡Qué no he de poder con ella'?
Amala ó muere,
Mas yo la dije: doncella
Filservilon,
Cuánto tu zelo te engaña!
Ya no la arrancas
Como no mates la arana,
De la nacion.
No acabará tu querella.
lié aqui un bellisimo modo de atraer y
Nosotros no sabemos cual es la arana
corregir á los serviles , reunir las opiniones,
de que se trata : lo que si vemos es que
estinguir los partides. ,Asi logró Mahoma
se aconseja matarla.
reducir á la unidad la creencia de los
Número zi3 , pág. Oix , 2.a «Re-
pueblos á los que predicaba su ley polí-
poso y libertad son incomlatibles.» ¡ Esee-
tica y religiosa ; porque en efecto el al-
len te máxima para hacer amable el régimen
corán es uno y otro. Ademas ¡ Cuán mal
liberal! Pues '¿qué busca el hombre al reu-
suena aquello de nuestros puilales ! ¡Pero
nirse en sociedad ? ¿Qué pide en cual-
el puñal ! El puilal es arma vil , y arma
quier gobierno que viva ? Paz, ventura,
de cobardes. La espada de la ley contra
tranquilidad , reposo. Digasele que con la
los reos pase.
libertad no ha de gozarle , y huirá de
Numero 7 4, pág. 294 , ,col. L a Hay un
ella como de una peste.
TOMO XIV.
29

45o
..451
En esta inisiña idOlumna hay ün parrafitó
eStraVios. Un sibarita no se vuelve de re-,
qué aunque nada tiene de jacobinistno ,
pente en esparciata; y las virtudes que exi-
precioso para nuestra defensa. Une, de los
ge el régimen actual son muchas. El des-
continuos gritos del Espectador contra no-
empefio'de los cargos públicos reclama asi-
sotros es que 'desacreditamos á los consti-
mismo mayor masa de luces y talentos.
tucionales. Ahora veremos quien los ha des.
Hombres famosos y brillantes cuando na-
acreditado, si nosotros ó el Espectador. Es-
die se atreve á censurarlos, se vuelven muy
tá enumerando las varias clases de perso-
vulgares bajo la férula del pYthlieo que
nas de que se compone . Espaiía , considera-
tiene libertad de someterlos á su' crítica.
das corno enemigas ó amigas del régimen
En los gobiernos libres :as cosas son ca-
actual ; y despues de haber contado como
si siempre mas grandes que los hombres.
contrarios al sistema á todos los que vi-
El tiempo y la necesidad harán los nuestros.
cian de abusos antes de la Constitucion,
»Serviles por interes y por pasion : cons,:
Continua así :
tituciOnaleS por conviccion q sentimientos:
•Pasemos kí los que la aman : á
hé aqui los dos entremos. ¿Recorrerémos
los que la aman por principios , por co-
clases intermedias? ilagarnoslo con rapi-
meter y por sentimientos. Estos ,mismos
dez porque son muchas. Constitucionales
hombres no.,respiraron siempre el are de
por necesidad ó por real 'orden, consti-
la libertad, corno ya lo hemos insinuado :
tucionales por comodidad , constitucionales
tPéinta , cuarenta ó cincuenta arios de ar-
por interes, constitucionales por principios
bitrariedad y ale wi,p res ion des tern plan de-
y sin decision , constitucionales muy decidir
nla-494o iris libras 'del espíritu para que
dos, pero sinpnincipios, constitucionales por
adquieran -repentinamente el resorte que ne-
principios, pero aristocratas por caracter,
cesita esta total Inutocion de circunstan-
constitucionales que no sé atreven toda-
cias. El hábito 4e la servi.lunire se ar-
via á abrir su boca, constitucionales que
rayga como 'Cnalquiera otro , y la costura-
tieneit miedo de sí mismos
Cuántas
b•e-Me marchar por una senda influye
clases ! Y omitirnos muchas. Y si tras de
hasta en los que conocen sus absurdos y
este gran número de clases y banderas ha-
.

452
cerros marchar el gran rebaño que en na-
453
los de Prusia , de Francia ect. eet.
da toma parte, -y que se ocupa lo mismo
»El error rodea su cuna, el error los lle-
de gobierno que del anillo de Saturno,
va hasta la adtaleseencia , en compañia del
tendremos una idea de la gran familia que
error pasan á la edad madura, y en bra-
vive actualmente bajo los auspicios de la
zos del error descienden al sepulcro. Los
mas liberal de las instituciones. »
que nacieron para gobernar hombres son
. Nosotros no diremos que esto no sea
los que menos los conocen , y su• trono
exacto ; pero preguutarémos al Espectador:
que debiera ser eternamente un foco de
cuántos son los constitucionales legítimos,
luz pura, es el' centro las mas veces del
puros y netos que quedan en España des-
error y las tinieblas.
pues de tan larga elirninacion ? Y qué hu-
»Apenas abren los ojos á. la luz cuan-
biera dicho de nosotros si hubiesemos pre-
do ven á los hombres prosternados á sus
/' sentado igual cuadro? ¡Cuánto hubiera gri-
/
plantas. Unos le llaman hijo de Júpi-
tado! ¡Con cuánto furor nos hubier
a
. ter, otros hijo del sol y de la luna; es-
sado de que procurabamos destruir el sis-
te que. las ninfas de tal rio presidieron á
tema apocando el número de sus defen-
su nacimiento, aquel que descendió Miner-
sores! ¡Lo que puede la pasion! lo mis-
va y le miró con ojos de ternura, ect. ect.
mo que nos parece verdad en nuestra boca,
¿No es este un feliz método para que el
pretendemos que sea falsedad en la agena.
niño comience á tener ideas exactas de las
En el número 137, pág. 54 7 se con-
cosas, y el conocimiento que le es tan ne-
cluye un discurso sobre los reyes y sus pri-
cesario de los hombres?
vados , 'y se dice , hablando de los primeros:
»Crece la edad, y crece la adulacion , y
«Si el distintivo del hombre es la ra-
crece la falsía. Si desea, todo se apresu-
zon , si cuanto tiende á estinguir esta an-
ra á conplacerle; si teme, todos se afanan
torcha celestial contribuye á aumentar la
por tranquilizarle; si se impacienta, to-
masa de sus desgracias y miserias , se pue-
do se le pliega y se le humilla; sus gus-
de decir que los reyes son los mas des-
tos pasageros son todos aplaudidos, y sus
dichados de los hombres. (No hablamos de
antojos pasan por una ley irrevocable. Es
los reyes de Pitos y de Esparta , y sí de.

454
45
estrario .que un hombre educado de es-
Vaya que escribiendo en un gobierno
ta suerte Se tenga por formado de
monárqnico, aunque sea constitucional, la
distinta masa que el resto de los horn-.
pintura no puede ser mas á propósito pa-
Lres?
ra hacer amable la nionarquia, é inspirar
»En este estado tle. cosas sube al tro-
á los ciudadanos respeto., veneracion y
no donde le esperan nuevas tinieblas y
amor á la persona del monarca. Y cgida-
nuevas ilusiones. Aqui es donde redoblan
do que no se habla. de los reyes de Pi-
las adoraciones , los inciensos , cuanto
los y de Esparta, sino de los ae Prusia,
produce de un lado el Orgullo y el pres.,
Francia (este es constitucional), etc. etc.
tigio del poder, ay del otro la liumillacion ,
¿ De qué otro modo se escribiria si se inten,
y la bajeza de los hombres. Alli es oir
tase hacer odiosos todos, los reyes del mundo?
las voces de soberano querer, soberana vo-
Hemos dicho que la táctica cons-
luntad , ambas magestades , emanaeion de
tante del Espectador es atribuir al pueblo
la autoridad del ser supremo , imagen de
los desórdenes, desacatos y atentados que
la divinidad en la tierra, responsable sol)
cometen algunos pocos individuos para pre-
á Dios de su administraewn y sus equiva7-
sentar semejantes actos corno una espre,
Mentes. Alli es presentarsele á porfia todas
sion fiel de la opinion general. Ya lo he-
las satisfacciones , todos los gustos, todos
mos visto en el asesinato de Vinuesa: abo-
los placeres; alai es dormirse en la embria-
ra•veremos otra prueba en lo que dijo so-
guez de la ausion , y ver la máquina del
bre la deposicion del gefe político de Ara,-
universo destinada toda á su servicio.
.
gon. Hoy ya nadie duda de que no fue
»¿Qué hombre pudiera resistir á un al-
rl puebio de Zaragoza el que cometió aquel
hago tan dulce y seductor ? ¿ Qué alma de
escandaloso acto de rebelion y anarquia;
' bronce y corazon de marmol no se ablan,
y todo hombre de buenos principios, sabe y
-dan. á tan funestas inyresiones ? ¿Puede
confiesa ademas que aun cuando todo el pue-
Ver nada quien tiene sus ojos de esta suer,
blo de Zaragoza hubiese tenido parte en
te fascinados? ¿Puede sentir quien no ejer-
aquel atentado, no por eso seria este le-
ció jamas este don peCuliar de nuestra esr.
gítimo constitucional y laudable; porque
;
j)ecie ?»

46
457
donde las leyes mandan, ningun pueblo par-
de un gefe político reputado por fatal á su
.ticular tiene autoridad para deponer los
reposo." Por Dios, señor Espectador, ya
magistrados legitímamente nombrados por
que no haya lógica , haya siquiera un po-
el gobierno. Si no se conducen bien, pue-
quito de gramática. El :gentio que acudió
de pedir su retnocion; pero no obligar-
á la novedad del caso, cómo acucie siem-
los con un tumulto á que abandonen su
pre á cualquier acontecimiento estraordi-
destino. Pues bien : el Espectador en su
nario , y que, entre paren tesis, no todo él
numero 201 , despues de haber referi-
recibió con aclamaciones la noticia de la
do con ayre de triunfo la violencia hecha
cesacion de Moreda, era pueblo, pero no
al señor • Moreda para que hiciese dímision
era el pueblo : la parte de la milicia (por-
de su empleo, se empeñó en probar con
que es notorio que no fue toda ella) que
tra el Universal que era el pueblo de Za-
acudió á sus gefes era pueblo, es decir, una
ragoza el que •habia conseguido tan seña-
fraccion pequeñisima del pueblo , pero
lada victoria sobre la ley y sobre el or-
no era el pueblo. ¿ Conoce usted y siente
den constitucional, y discurre asi (pag. 819,
la diferencia que resulta de poner ó no
col- 2. a ) : « Es constante que la plaza de
poner el articulo? Pues otra vez use us-
la Constitucion y otros mas parages pú-
ted de mas buena fe. Pronto veremos que
blicos estuvieron llenos de un gentio in-
el Espectador ha observado la misma tác-
menso mientras duró la sesion referida (la
tica respecto de las ocurrencias de Ca-
del ayuntamiento), y que todos recibieron
diz, Sevilla, Coruña y Murcia. Para él siem-
con aclamaciones la cesacion en el mando
pre ha sido el pueblo el que no quería
del señor Moreda. Este concurso de todas
obedecer á las órdenes del gobierno, el
clases y condiciones ¿ no era pueblo? ¿No
que no dejaba salir á Jáuregui y á Mina,
era pueblo la milicia nacional que acudió
el que deponia á Sebastian y elogia á Bar-
á sus gefes para que fuesen órganos de sus
cena , el que daba el mando á Piquero cte.
justas peticionesen el ayuntamiento? Hé
etc. Si el Espectador lo niega cite los pasages
aqui un pueblo entero, decidido y pro-
en que haya dicho con la debida distin-
nunciado , que se interesa en la deposicion
cion que no todo el pueblo de Cadiz, Se-

458
459
villa , la Corufia y Murcia, sino una par-
Número 577, pág. 707, col. 2.a (Ia
te y muy pequeaa del verdadero pueblo
buena intencion , la marcha franca, los
.de estas y domas ciudades, era la que des°,
procederes virtuosos jamas tuvieron en pulí-
bedecia al rey, insultaba á la magestad del .
tica la estimacion real que tienen y de-
trono é infringia la Constitucion. Esta dis,
ben tener en moral. El hombre que se em-
tincion tan necesaria y tan honorífica pa-
peña en hacer bien á la muchedumbre,
ra la nacion, quien la ha hecho ha sido
si no está desprovisto de esperiencia y de
conocimientos del corazon humano, ten-
el Censor. Este es el que ha tenido siem,
pre cuidado dé advertir, que no era todo
drá que valerse de ardides y combinaciones
que indudablemente no apoya iian mengua-
el pueblo ni aun • la parte sana de él, si,
no la chusma gritadora la que cometia
dos moralistas.» Jamas se ha predicado tan
aquellos escasos. ¿Es esto calumniar á la
á las claras lo que se llama maquiavelismo.
nacion ? Sigamos con nuestro examen.
Hasta ahora los escritores mas filósofos .y
Número pag. 6 79, col. 2.a Se ha,
mas liberales habian sostenido que la po
blá de la oudinotada , y se añade: «En es-
lítica no debia ser otra cosa que la mol
ta farsa mal forjada hicieron de tramoyis-
ral aplicada al gobierno de los pueblos ,
tas muchas personas notables, y fueron
por consiguiente que jamas debia hacerse
los azotados los hombres de buena volun,
en política cosa alguna reprobada por la
tad que todo lo querian llevar por el ri- ,
moral mas severa; pero ya el Espectador
gor de los principios, sin reflexionar que
ha dado mas ensanches á los hombres pú-
el refórmador , si lo ha de ser con éxito,
blicos, y les permite emplear ardides y
debe llevar en la izquierda la ley, y en la
combinaciones no apoyadas por los men-
derecha c. alflinge.» ¡Qué amable filosofa!
guados moralistas.
¡qué máxima tan liberal! ¡qué doctrina tan
Notorio es á todo el mundo que las
• digna del siglo XIX! ¿Conque los refor-
Cortes despues de una larga y bien ilus-
madores de las naciones han de llevar en
trada discusion declararon solemnemente,
la izquierda la ley , y en la derecha el al-
que los magistrados y empleados de ea,
finge? En efecto, asi lo hacia Mahoma,•
diz que no habian obedecidó las órdenes
y asi reformo' la Arabia.

.461
-46o
y los impudentes escritores que estar: siem-
del gobierno relativas á los nombramien-
pre dispuestos á aplaudir todos los actos
tos de Venegas y Andilia, habian infrin-
del poder , se han empeñado en dogma-
gido la Constitucion ; y que las mismas Cor-
tizar la antisocial doctrina de que no hay
tes aprobando el informe de una comision
un justo límite en el ejercicio de es-
especial , proclamaron la doctrina de que asi
ta facultad, y que ni el buen porte, ni la
los simples ciudadanos corno los empleados
deben obedecer y cumplir las órdenes del
fama, ni aun la utilidad de que perma-
nezca en su puesto el funcionario, sirven
gobierno, siempre que este al darlas no ha-
de nada cuando el gobierno queriendo ha-
ya escedido el límite de sus facultades cons-
cer alarde de su autoridad, ha resuelto su
titucionales. Pues bien , esto mismo babia
separacion.
dicho el Imparcial en las notas que puso
»Como nosotros creemos con todo el
á la esposicion , en la cual el que se lla-
que tiene sentido comun , que esta doctri-
maba pueblo de Cadiz se negaba á reco-
na es impia y capaz por sí sola de des-
nocer por comandante de aquella provin-
truir la felicidad hé aqui por que no
cia el general Venegas; y el desgraciado
vacilamos en asegurar que la esposícion
Espectador, enemigo como hemos visto del
de la heroyca Cadiz es esencialmente pa-
rigor de los principios, no previendo que las
triótica, pues que se reduce ti tomar la
Cortes sancionarían con su voto la obli-
defensa de unos funcionarios que en el des-
gacion de obedecer á las órdenes legales
empeño de su autoridad han escudado las
de la autoridad legítima, se propuso en su
libertades del ciudadano , y á rehusar otros
número 210 , pag. 839 , col. 2. a impugnar
que ni merecen su confianza ni le presen-
al Imparcial , y llamó antisocial é anida la
tan las mismas garautias.»
doctrina misma , mismisinaa que las Cor-
Aqui no hay efugio servir Espectador.
tes proclamaron poco despues como muy
Las Cortes han declarado que se infrin-
constitucional y muy piadosa. Dice asi:
ge la Constitucion cuando en un pueblo
« La Constitucion concede al poder eje-
se continua obedeciendo y reconociendo
cutivo la facultad de nombrar todos los
funcionarios públicos ; pero. el ministerio
á un empleado que el gobierno ha remo-

462
.2163
prireipids en
violo, y se rehusa reconocer y obedecer al
lue fundó el Espectador
que ha nombrado para sucederle , sie ►
la defensa de los inobedientes: solo le en-:
-
pre que en aquella remocion y este nom-
cargamos que á las palabras en que se
bramiento no se haya escedido el gobier-
dice : « Persuadidos (los de Cadiz y Sevi-
no de sus facultades constitucionales : es
L:-) de -que los actuales secretarios del des-
asi que usted ha llamado á esta doctri-
pacho llevan la nacion al precipicio, han
na antisocial é impia , y no ha vacila-
.mirado aquellos ciudadanos la resistencia
do en asegurar que era esencialmente
á sus órdenes como una medida eficaz pa-
r ►
patriótica la esposicion en que parte del
salvarla ,, añadan esta nota : está bien;
vecindario de Cadiz , y si usted quiere to-
pero las Cortes españolas han declarado
do Cadiz , declaraba que continuaria reco-
esta resistencia una infraccion de Consu-
nociendo á un comandante militar y ge-
lado:a y una inobediencia punible.
fe politico removido por el gobierno , y
Nadie ignora hoy, ni lo ignoró nunca
rehusaba admitir al que este habia nom-
-si procedió de buena fe, que no fue el
pueblo
brado para sucederle ; luego usted y no
de Galicia y ni aun el pueblo de
la Coruña el que se
el Imparcial ni el Censor (que dijo luego
negó á reconocer por
lo mismo que este ) es quien predicó una
comandante interino al seilor Latre , y
doctrina antisocial , impia y contraria
se empeñó •en que el general Mina con-
á
tinuase en el mando. De esto nadie duda
la declarada constitucional por las Cortes.
ni puede dudar. Pues bien, el Espectaffl
Número 230, pág. 922, col. 1. a y 2. a Hay
un largo discurso para defender y canoni-
dor (número 233., pág. 932 , col ) al
zar la resistencia de Cadiz y Sevilla á las
referir aquel desagradable acontecimien-
órdenes del gobierno, No le .copiarémos
to procuró estraviar la opinion , y enga-
itar y alucinar .á
porque sena molestar inutilmente al lec-
los incautos hacien-
do creer qüe
tor. El que guste puede verle en el ori-
habia sido el pueblo el
que Labia cometido aquel atentado , y
ginal; y ahora que ya recayó decision de
las Cortes sobre aquellos actos, conocerá
dice asi en términos bien positivos. e< El
general Mina corno buen militar hizo in-
por sí mismo la constitucionalidad de los

464
mediatamente dejacion (11, su mando ; pe4.
medios mas enérgicos y :eficaces que las
peticiones y la libertad
ro el pueblo , si señor, el pueblo lo volvió

imprenta.
á reponer en su empleo. » Que se lo pre-
' Por lo mismo el legislador debe con-
gunten al señor Latre que ahí le tienen,.
siderar que no hay ricas rebeldes ó faccio-
sos:

Ademas los hechos siguientes dernostra-.
que los que lo son contra el pueblo
ó contra el
ron lo contrario. ¿Y qué dice usted aho-
poder legislativo encargado por
ra ; señor Espectador? ¿ Es usted el que
*91; y asi no hay' mas que insurrecciones
rectifica la opinion , y el Censor el que la
contra el poder ejecutivo.;.:
cstravia ? Pero supongamos que en efecto
»Nunca se puede rebelar un pueblo li-
hubiese sido el pueblo de la Coruña, ¿ qué
bre, como que es soberano (s). Lo que
puede hacer es
sacabamos de aqui ? Que cl `pueblo de la
insurreccionarse ó alz-irse
Coruña habia infringic/o la Constitucion.
contra los agentes del poder ejecutivo)
Para demostrar de una sola vez que
cuando se convence de que estos agentes
quieren oprimirle.
en el Espectador no solo se han sembra-
»Si no tuviese el derecho de
do aqui
alzarse
y alli principios jacobinicos y doc-
contra sus
trinas anárquicas , reuniremos dos pasa-
opresores , presto le seria roba:
ges decisivos que se hallan en el núme-
da su libertad. El alzamiento es la crisis
ro aso ya citado, y en el 235, porque en
que le atrae la muerte ó le restablece su
ellos no se suelta .asi como quiera una:al
salud. Al legislador toca prever el mal .y
corregirle.
otra prenda , sino que se redacta el cós
digo de la anarquia, y para que nadie du-
de en qué fuente se ha bebido una doctrina
(1) Entre pueblo r nacion no ha}, mas diferen-i
tan pura, se cita un escritor jacobino de x792,
cia que la ' de. que. aquel se entiende' la reunion de
todos los ciudadanos sin el rey, y esta la de los
llaniandole á boca llena « uno de los mejo-
mismos con él; pero en la clase de un mero in-
res publicistas de Europa.» El pasage del
dividuo. Esto es tan sabido, que no hay mas que
número ato pág. 84o , col. 2. a dice asi:
consultar para ello el catecismo frances respc.'•
«Los abusos introducidos insensiblemen-
tivo á la constitucion del año de
(Vease
te por el poder, hacen á veces necesarios
Lacroix).
womo my.
3o

A66
Criando los reyes 'tienen el poder le..
467
mentario ó apologia del
gislativd' hay 'rebeldes ; cuando 'no tienen
primero, contie-
ne entré' una
-lino el ejecutivo no puede haber sino
serie de absurdos que la plu-
ma se resiste á transcribir, lo siguiente:
alzados.
.Estos (los derechos del ciudadano) estan
»"En 'los peqúeiios estados popidares el
eltingue á veces en una sola jun-
garantidos en nuestra Constitucion , como lo
'ta todos los agentes del poder ejecutivo
estan en todas las constituciones del mun-
do, por aquello de que la
que les disgustan. Pero en una nacion gran-
nación está obli-
-de no har'casi nunca sino alzamientos lo-
gada por leyes sabias y justas etc. , sin qué
;Cales ; y entonces el poder legislativo debe
obste el otro artículo que dice que todo
hacerse mediador entre el. poder ejecu-
español está obligado á respetar las autorz-
dudes establecidas,
ttivo y los insurgentes.
pues esto se entréáde ea-
,Los'insurgentes nunca'ádt rebeldes, pe-
Minando con la ley en la mano, y cuan-
.
ro pueden ser culpables. Si se" alzan con-
esta puede reclamarse de cualquier mo-
Ira una corporation –cualquiera , si piden
do ; pero no eh el Conflicto de obrar con
arbitrariedad el iiiiigistrado , y no darsele
lra reforina de .ciértos• abusos , la destit u-
ídi-on 6' castigó-de un magistrado, pueden
indemnizacion al ofendide . ''qUe. en-
idriees puede
tener en ello raion, y se "les debe oir y
el pueblo ó parte de él al-
iarse legitíniame •
'suj'etar á iin • juicio el negocio.
té contra sus 6pi''esores,
»Mas si uniesen á sus reclamaciones
4n-i' es que viólan'el pacto social y alteran
el robo y el pillage, si incendiasen las ca-
él arden establecílo en los sistemas libres.
sas ,:atentased .á la vida de cualquier ciu-
E's'te derecho que-la constitucion france-
sa del año de 91 Ilaiia
dadano ó do Knetiesen otros escesos„ carian
reszstencza á la opre-
'm'as' grave d'e • todos les./erlinenés,
sion , es el mas sagrado, el mas" inheren-
el mayor 'gil' izl'í dé aquellos que *se llaman
te , él mas necesario para sostener los otros.
,3!) t •
"
Sin
crímenes de lesa nacion ect..»,
él presto se acabaria la libertad; pero
.diélie .
El segundo pasage que •e&tá en el nú-
:hácerse solo en casos apuradas, ur-
gerfteS y (como sé ha dicho) cuando no
mero 235 , pág. 942, col. La,. y es-titix
liá t lágar á otro recurso.»

468
. 469
Sin entrar en largos comentarios so.
nos está depositado, ó contra la sociedad
bre todas estas doctrinas que la Gaceta
entera que le depositó en sus manos y
de Madrid calificó á su tiempo . de antiso-
quiso y mandó que se obedeciese en
ciales y nuevas en los gobiernos representa-
cuanto ordenase dentro del círculo de
tivos, aqui tenemos reconocido y procla-
sus facultades ? 3. 0 ¿Conque cuando un
mado el derecho de insurreccion parcial;
rey no tiene mas que el poder ejecu-
derecho que si una vez llegase á introdu-
tivo, el que se alza contra este rey no es
cirse en el código político, acabarian las so-
rebelde ? ¿ Puede darse mayor absurdo ?
ciedades . humanas , porque si no solo el
Si se dijese lo contrario, á saber, que cuan-
pueblo todo, sino cada . fraccion de él pue-
do un rey reune en su mano todos los
de legítimamente no ya desobedecer á los
poderes, es decir, cuando es déspota , ab-
magistrados establecidos por la ley, sino
soluto y arbitrarlo , la insurreccion pue-
zarse abiertamente contra ellos, se acabó
de alguna vez ser legítima , 'ya se podría
todo gobierno entre los hombres. Cada
defender; pero sostener que cuando es rey
fraccion de la sociedad dirá cuando no
constitucional, esto es, cuando ejerce una
le acomode obedecer , ,. que está convenci-
autoridad legal , legítima y nacional, es pre-
da de que , los agentes , del poder quieren
cisamente cuando los pueblos chicos y
oprimirla. ¿quién dejará de decirlo siempre
grandes pueden alzarse legítima y santa-
que lo que se le mande contraríe sus capri-
mente contra 4, es el colmo del delirio,
cho, sis preocupaciones y su interes?
y una prueba del estravio á que puede lle-
2.° Todos estos sofismas de los anarquis-
gar la razon humana. 4. 0 Si en una mo-
tas están refutados por ellos mismos. ¿No
narquia constitucional no son rebeldes los
dicen .que el que se alza contra el pueblo
que se alzan contra el rey que solo tie-
entero , contra la sociedad, es rebelde? Pues
ne el poder ejecutivo, ¿ por qué en varios
bien, miserables, cuando una parte del pue-
artículos de nuestra Constitucion se diári-
blo , una ciudad , por ejemplo , se alza con,
da á tales y cuales personas jurar que se-
tra el poder ejecutivo, ¿se, alza contra el hom-
rán 'fieles al rey? ¿ Rebelde no es lo con-
bre llamado Juan 4 Diego , en cuyasima
trario de fiel, cuando se trata de obe-

4.o
475
diencia ? Pues si no pueden ser rebeldes 5
para qué se les encarga que sean fieles?
Respuesta del Censor al artículo comunica-
No acabariamos si quisieramos indicar so-
do , inserto en el suplemento del Univer-
Ltiente las mil y mil reflexiones que se nos
sal del i de marzo de 1822.
ocurren y se.occurriran á cualquiera con-
tra ese cúmulo de errores amontonados
en las pocas líneas que hemos copiado. Con-
cluiremos pues este punto con dos obser-
z.° En el pleyto que se sigue entre los he.
vaciones. i.a Jacobino es Gudin como he-
rederos del marques de Branciforte y el señor
mos visto; pero lo es aun mucho mas el
Marcó del Pont, acerca del pago de las le-
Espectador. Aquel por , fin reconoce que
tras que giró este y que fueron Protesta-
cuando en los motines que él llama al-
das, consta que el banquero Baquenault de
zamientos locales atentan .los amotinados
Paris , á cuyo favor iba el último endoso,
á la vida cualqwer cludadano , caen en
las, devolvió despues del protesto , y el
el mas grave de todos los crímenes; pero
marques tuvo que pagar los gastos de es-
nuestro Espectador sostiene como hemos
ta operacion. ¿Quién es pues el tenedor
visto que un chamuscon como el de Pi-
actual de la letra ? á quién se deben pagar
nuesa es 4sbnulable y aun uta. ¡Qué dis,-
los caudales representados por ella ? á Ba-
parates ! Qué. absurdos vergonzosos hacen
quenault ó á los herederos de Branciforte?
decir las pasiones ! 2.a Si el Espectador re-
2.° Aquellos caudales eran del marques,
conociendo que son anárquicos los prin-
no del intruso. Hubo una oferta de entre-
cipios contenidos en los pasages citados,
gar seis millones de reales para compra <le
se escusase con que se hallan en un artí-
bienes nacionales, no una cesion. Es l'al-
;gulo comunicado, le responderemos. Bien;
so que á aquella oferta se hubieran aña-
_pero ó usted tiene por verdaderas y pro-
dido despues dos millones, como dice el
fesa esas doctrinas , ó no. Si las tiene por
articulista. El señor Marcó no lo ha podi-
verdaderas y las profesa, nada hay que
do probar, aunque lo ha dicho en juicio.
.-decir; es como si fuese suyo el artículo:
La compra no se verificó , porque las 107

476
477
tras fueron protestadas y devueltas á su
minada y aprobada en juicio contradicto-
dueño , que no dejó de serio nunca el mar.
rio por el estinguido Consejo de Castilla.
ques. 6i' hubiera sido una ceSion, el in-
Las frases del artículo no pueden nada
truso hubiera hecho reclamacion contra el
contra la declaracion de aquel tribunal,
marques: si se hubiera verificado la cesion
que no era entonces muy indulgente en
ó compra , no habria pleyto en el dia. El
las causas de esta especie.
marques y sus herederos hubieran perdido
3.° Aquellos bienes no fueron nunca
los bienes °adóbales, y Marcó estuviera
del intruso; y por tanto no fueron ocupa-
libre de toda responsabilidad ; pues -habria
dos por el gobierno legítimo ni adjudica-
pagado.
dos á la nacion. Adjudicados, no; pues
El oficio del marques y el decreto del
jamas hubo sentencia de confiseaciou.
intruso nada prueban, sino que este que-
Ocupados, tampoco ; pues el gobierno le-
ria dinero; y el marques que jamas ha-
gítimo no los encontró en ninguna parte.
bia empleado ni gustaba de emplear sus
El espediente gubernativo empezó en Ca-
caudales en bienes raices, se vió obliga-
diz sin .oir mas que á Marcó. Este, deu-
do á darselo, como otros muchos en aque-
dor .de las letras, fue precisamente elegi,
lla época calamitosa. Todo el contesto del
do para • depositario de los caudales de
oficio del marqu es prueba que se esfor-
Branciforte, cuyo apoderado 'labia sido,
zaba á aparentar buen semblante en una
obteniendo su confianza. Mas no poda ser
operacion que le disgustaba mucho; por-
depositario de los caudales pertenecientes
que á nadie le gusta comprar por fuerza.
í las letro,; porque se }labia deshecho de
Débese advertir que ni el oficio ni
ellos ante la ley en el mismo acto de gi-
el decreto prueban nada contra la buena
:radas.
memoria del difunto marques. El gobier-
4.° Yor mas que diga el artículo, el es-
no legítimo jamas le impuso tacha alguna;
pediente, es judicial; pues hay documento
ademas se sabe que murió al lado y go-
que trae aparejada ejecucion , actor y de-
zando del favor de los reyes padres; y
mandado. Podrá mezclarse la parte gu-
su conducta durante la invasion .fue ejla-
bernativa con respecto otros caudales de

479
47 8 .
.
7.° El Censor ha sentado osadamente
Branciforte depositados en Marcó ; pero
que «la influencia ministerial ha entorpe-
con respecto al valor de las letras, no;
cido • la justicia , ha complicado los proce-
porque á dicho valor, giradas ya las letras,
dimientos públicos y judiciales con los
no alcanzaba el poder del gobierno legí-
tortuosos y secretos de lo 'que entonces
timo. Las escepciones propuestas por el
se llamaba via gubernativa, truncando y
señor Marcó han sido todas judiciales;
y desfigurando los hechos, y oponiendose
prueba de que el mismo demandado esti-
á la entrega de documentos que hubieran
ma como judicial el expediente.
ilustrado la conciencia de los jueces." Sí,
5.° La orden de 24 de diciembre últi-
señor articulista; el Censor , lo ha dicho
mo no se limita á la declaracion de un he-
osadamente, porque osadamente debe de
cho: confiere un derecho á Marcó cual es
cirse la verdad. En cuanto al entorpeci-
el de no responder. por letras que él mis-
miento de la justicia, hable la orden que
mo ha girado. ¿Cómo pues, dice el articu-
suspendió la sentencia de ejecucion de la
lista, que en dicha orden no se ha Mezcla-
auditoría de guerra. La complicacion • es
do el gobierno en las funciones judiciales,
visible; pues los herederos de Brancifór-
'en-ancló si se ha -de estar á su' declaración,
te dicen : paguese esta letra ; y se les res-
'se lb quita al reo su demandado ? • Esto no
ponde: hayunespedientegzibernatiffl sobre eso.
lo puede hacer nadie en el régimen Cons-
¡Con cuánta dificultad se ha hecho la en-
titüciOnal, sino el tribunal competente.
trega cielos documentos relativos al pléy-
- 6.° El Censor no sabe mas que los mi-
to que obraban én la via reservada! El que
nistros y 'con'sejeros, ni sabe tanto ; pero no
:tiene justicia, ¿por qué se friega á mani-
es Menester saber Mucho para!saber que de-
festar en juicio los documentos que la apo-
he dejarse libre y espedita la accion 6 los
yan? En cuanto á hechos desfigurados,
wibtinales. Tampoco tiene que defender
hable pir todos la 'famosa'tesien üe los
'en este negocio ningun partido, ni 'le' de.,
Seis millones, que no fue cesión, ofer-
íiende. e:Ha visto el articulista á muchos
ta de compra;. y que fuese compra ó cesion
prtidarios que defiendan la independen-
no se llegó á verificar. Pues sobre este hecho/
'tiiaMel poder judicial?

48o
falso gira todo el espediente de la via gu-

481
bernativa. ¿Quieren nuestros lectores una
INDICE.
prueba decisiva de que no hubo tal cesion?
Sabiendo el marques de Branciforte que
de los artícrdos contenidos en el tomo
habia en Hamburgo fondos en marcos-
XIV
banco pertenecientes á Marcó, los recla-
tEL CENSOR.
mó como parte de la deuda de este; re-
presentada en las letras que ya se habian
protestado. Napoleon las reclamó tambien:
vióse la causa en el consejo de estado del
Sobre las elecciones de Ciídiz y de
emperador, y se adjudicó la suma al mar-
Sevilla. .
a
ques. iY que luego vengan á decirnos que
Teatros. La Villana de Ballecás: co-
cedió sus caudales al intruso, y que sus
herederos no son tenedores de las letras!
media dé Tirso de Molina, refundi-
Ultimamente advertiremos al articulis-
da en cinco actos
x3
ta que el Censor puede equivocarse; pero
Continuan• los reparos al opúsculo in-
ti() está acostumbrado á hablar sobre ma-
titulado : Observaciones sobre el sis-
terias que no haya examinado con mucha
tema prohibitorio y restrictivo de co-
atencion. Mas aunque nada supiera de este
espediente, siempre será cierto que quien
mercio
20
"tiene la autoridad para absolver á Marcó
Sobre un discurso pronunciado por un
de la demanda, tio es el gobierno, sino
niño de diez años en el café del
el tribunal; y á quien toca proponer las
escepciones no es al gobierno, sino á Mar-
4
Turco de Sevilla
5 z,
có. es necesario que - el gobierno
Descripcion del régimen 'de Francia
declaré sobre hechos ante los tribunales,
anterior d su revotucion
6 o
estas declaraciones se hacen celo 'documen-
Sobre los tres proyectos de ley remi,
tos y oficios, no con órdenes. El rey no
tidos por el gobierno á las Cortes,
puede ser testigo en ninguna causa ; por-
y leidos en la sesiorz del 21 de ene-
que el rey no es. una persona privada , si-
no una institucion social. Su nombre sa-
ro último.
. .
giudo no debe intervenir'én los juicios, so-
Concluyen. los reparos al opúsculo
'Metidos á la decision de los tribunales.
Observaciones sobre el siste-
xna restrictivo y prohibitorio de. eco?,

482
483
merejo

87.
nuevas.
2 6 5
N:oticia de tres obritas artísticas del
Literatura: La Henriada en verso cas-
académico -don Juan Agustín Cena
tellano por D. Joaquin de Virués y
Berniudez
104
Espínola
. 275
Cuestion constitucional.
120
Sobre un artículo de D. Miguel de .
Sobre los nuevos liberalismos que se
Burgos , juez de hecho en esta capi-
han exigido en el año •e 20. . . . /40
tal, inserto en los números 3o6 y 307
Teatros. La posadera feliz, 6 el ene-
del Espectador
293
migo de; las 772VCI;OS comedia de
Teatros: El Alba y el Sol : comedia
Carlos Goldoni
153
nueva en tres actos
3o3
triunfo del Ave Maria : comedia
—El valiente justiciero y rico-hombre
de un ingenio de esta córte
155
de Alcalá
• • . 3o 5
Anuncios
1 58 •
Hymno ao Sol: de Francisco Javier
Economía pública. Balanza del co-
Monteiro de Barros ...... • . . . 313
merció

x p r
Anuncios ...
3 18
Des moyeas de gouvernement et 'd'op-
De la autoridad del rey de Francia
posiaon dans l'etat actuel de la Fran-
anterior á la Carta
32 r
ce. Par F. Gizizot. Paris x 82x. . 187
Teatros. El
n
perro del hortelano: come-
Idea rápida y sucinta . de la legisla-
.
dia de Lope de Vega
336
tura de' los años 20- y '21••
208
Sobre un pasase de vida de Arístides 344
Oración fúnebre del filantrópico Clara-
Sobre una palabrita que está de mo-
. rosa editor del diario Gaditano. . . 221
da y qué sé yo qué mas
352
Sobre un articulo del Espectador. .• . 230
Una palabrita sobre desafíos
Anuncio.
240
Ligeras indicaciones sobre lo que debe'
Cuestiones Sobre la palabra policía. 24 r
1'•
llamar con preferencia la atencion de ,»
.Prbyecto de contrarevolucion para des-
los nuevos señores diputados
365
terrar el uso de ciertas palabras
Espíritu, doctrinas y principios del Es-

484
pectador

372
Anuncro.

400
Reflexiones sobre el crédito príblico en
Francia
4 dI
Un dia de un jugador
407
De Fla: omnipotencia parlamentaria. . 421
Concluye el artículo del número último
sobre el. espíritu doctrinas y principios
del Espectador
438
Respuesta del Censor al artículo comu-
nicado inserto en el suplemento del
Universal del x.? de marzo de 1822. 475

Document Outline