DEL ORIGEN
DIF LAS SOCIEDAMS.
TOMO SEGUNDO.
onlzacon
DONDE SE \\ ERk
La historia muy natural de esta formacion : 2.° El en-
cadenamiento-admirable del-Sacerdocio, de la Nobleza, del
tercer Estado , y de ¿iferentes cuerpos.
v,›
o
Cr"

Y SE PROIIARÁ CONTRA EL ESPiRITII REVOLUCIONARIO
1.° Que el número , el mérito y los talentos son reglas falsas.
2.° Que Dios nos las ha dado mas sólidas.
.-----7-7-7E---
.•••
5.° Que estas reglas falsas deben trastornarlo todo.
4.. Que es absolutamente preciso velver á Dios si se quiere ¿--: r».
0
1-
4.
salvar al mundo.
1 1- ..,)
1,"
6 • -
°
POR 151. EL ARATE TIJOREL.
TERCERA EDICION.
Traducida al español por el mismo que tradujo y pu-
blicó en 1813 la segunda edicion que dió á luz su res-
..... 0 .. s.
petuble autor en 180 .9 con el titulo de Voz de la Na tu-.''A i7 .,)" Q''..•
r
c
,,..,51
raleza sobre el origen de los gobiernos.
• ,-5i-
\\94!, • .,.. ,
...„ --..--...
,
0.k
n
41
1)
., , ...
t 98. P 1
"

1'-;'
s' s..
I C,,,',0 - -' ' '-' " " :
Ir
" k
• ' , ;
fr
MADRID 18 3.
.),,..-
.....,..,,,-
IMPRENTA DE D. MIGUEL DE BURGOS.

NOT A.
No se trata aquí del espíritu de partido , sino de saber
el verdadero origen de las sociedades , y de la firmacion de los
pueblos que nos interesan igualmente á todos. ¿Fue Dios quien
dió un gqp á cada nacíon , y quien le invistió de una auto-
ridad universal sobre sus descendientes por la generacion sola,
corno lo l i emos dicho en la primera parte ? ¿ Fue Dios mis-
mo quien nos dió un sacerdocio , una nobleza y un tercer es-
tado por la distincion sola de las autoridades y del nacimien-
to, como se verá en esta segunda parte ? Si es así, debernos
avergonzarnos de haber adorado tanto tiempo el ídolo mons-
truoso d: la soberanía de los pueblos.
Date magnificentiam Deo postro.
Mucho os queda que hacer , se nos dirá , para hacer que el
Cantic. !Mis.
inundo abandone sus opiniones.... ¡Sugestion cnlpable! Qué,
porque nc haya principios entre los hombres debemos aban-
donarnos? ¿liaremos lo mismo con el origen de las sociedades
porque no se conoce : con la jórmacion de los pueblos por-
que no se comprende . : 'con la luz porque no se la ve : con
la verdad porque no la
; y con Dios mismo porque no
se le adora
a d o
ya ? Como si el precepto de enseilar pil)Iti)diiiceasre
dejar un solo instante de obligarnos á cada
á
uno
altamente esta verdad irrefragable ; que es Eterno quien
subordinó las sociedades con su propia mano , y el que per-
feccionó su obra del primer golpe , sin tener consideracion
á nosotros y á nuestros absurdos pactos sociales : Date m'ag.-
nificentiam Deo p ostro. Dei perfecta sunt opera.
A :

1.*):1-**.*******-113:-**-)11- •
CUESTION PRELIMINAR.
¿ Cómo se ha hecho el arreglo de cada pue-
blo?.... ¿Fue por las reglas tan alabadas del
.21:4/nero
del mérito y de los talentos?...,
s
RAZON DE DUDAR:.
I La primera razon de • duda r . es la misma etimo-
logía de la palabra pueblo: Porque del mismo modo que la
palabra autoridad se deriva de autor , la de pueblo se de-
riva de poblar, la de gente de gignere, y la de nacion de
nasci. Fueron simplemente en el origen, primero los des-
cendientes del . primer padre, despues en cada pais los del
primer ocupante, y en cada ciudad los de su fundador, los
que viviendo juntos (como dice Fenelon) bajo la autori,,
dad universal
de un padre comu•, formaron primero vi-
llas, y en lo sucesivo poblaciones mas grandes, bajo del
gobierno de aquel á quien el padre coman constituyó so-
bre ellos. Gens est ccetus genitorum-; natio, collectio nato»
ruin; natosque ac natorum natos (corno dice muy bien
Aristóteles). Esta sucesion de hijos y nietos-, descendientes
de un mismo padre pór medio de la generacion, no se hi-
zo. por las reglas tan alabadas del número, del mérito, de
los talentos y de las bellas cualidades sino por la gradna-
cion invariable de las paternidades ., de las autoridades-,
y del nacimiento. Luego la etimología sola de la palabra
pueblo nos dice altamente que el arreglo de los pueblos fue
desde el origen obra de Dios mismo, y no de los hombres;

t)
CUESTION PRELIMINAR.
CrESTION PRELIMINAR.
7
y que en este arreglo no siguió Dios nuestras reglas revolu-
despues por la voluntad suprema del funda-
cionarias, sino la sucesion fija é invariable:- del nacimiento.
tblolare,1°Z y
desde el primer matrimonio de sus hijos hizo ppar-
II La segunda razon de dudar es la subordinacion
l
y constituyó en su ligar á
ticiones cono e pareció mejor,
natural de los pueblos á sus gefes: véase el Génesis, á _lb-
quien quiso para. hacer observar sus leyes; pero sin que
sefo ; Honzero, Herodoto, Suidas y todos los autores anti-
pudiesen traspasarse en. nada las leyes del Ser supremo.
guos que han hablado d,„el origen de los pueblos, y se verá
IV La forma invariable de cada pueblo. Cuarta ra-
que en cada pais. los primeros habitantes formaban ya ciu-
zon cle dudar. ¿Cómo ciertos pueblos pudieron hacerse
dades numerosas; que no se les designaba aun sino con el
bárbaros ? ¿Cómo formaron primero pequeños reinos, y
nombre de hijos, ni se les distinguia á los unos de los
despues reinos mas grandes?.... ¿Cómo se reunieron y se
otros, sino por el padre COM UD del que hahian descendido.
dividieron por diversas revoluciones? He aquí lo que puede
Los hijos de Adam, los de Enós, los de Noé, los de Can,
variar; pero lo que no variará jamas es que cada pueblo,
de Seth, de Israel, de Edon, de Ismaél, de Ton, de
grande ó pequeño, bárbaro ó civilizado, separado ó reuni-
Tros, &c. Los pueblos teutones segun Lcibnitz eran los hi-
do, debe tener su cabeza, y cada cabeza debe tener esen-
jos de Teta; los germanos propiamente dichos los de Her-
cialmente su. cuerpo. Pero si no fue el cuerpo el que se dió
mion, y así de los ciernas pueblos nacientes. Pero este ori-
cabeza- ¿será el. el que se habrá. dado miembros, ojos y oi-
gen de los pueblos que se distinguian desde su origen
dos, pies.y brazos., partes. nobles, y partes comunes segun
unos de los otros por su padre comun, no fue obra de los
la consideracion del mérito personal?. Las razones que he-
hombres en razon de los talentos, sino de Dios por la suce-
mos citado antes no nos dicen expresamente que en esta
sion del nacimiento.
bella obra no hay una sola parte esencial que no venga de
III La tercera razon de dudar es la forniacion suce,
Dios, no por las reglas movibles del mérito y de los talen-
siva de las ciudades: esta coleccion numerosa de hijos y
tos, sino por un arreglo invariable, establecido por Dios
nietos, que segun Aristóteles y Platon, formó primero
mismo. Quce autem sunt , a Deo ordinatce sunt.
villas, y despues ciudades; que tenia alguna imagen de
V Pero hay una razon mucho mas poderosa, cual es
reino, segun Bossuct, y que formaba, segun Fenelon, la
el concierto unánime de todo. el universo. Porque donde
patria, la nacion y la gran familia. »Habiéndose au-
quiera que nos. traslademos , no hallaremos un solo pueblo
»mentado prodigiosamente estas sociedades primitivas por
que no tenga,. 1.0 un sacerdocio, 2.° una nobleza, 3.° co-
»el transcurso de los tiempos (como dice muy bien M. Ro-
munes ó tercer estado. Por todas partes se hallarán sacer-
»llin), se subdividió cada gran familia por ramas, cada una
dotes, nobles, y un pequeño pueblo, como lo observa
»con sus gefes; y trasladádose estos á diversos paises, for-
muy bien Condorcet en su Ensayo sobre los pretendidos
»maron pueblos por todas partes. No hay necesidad (dice
progresos del espíritu humano. Y ¿cómo podrian hallarse
»el sabio autor del diario de Trévoux) de entregarse á in-
estos tres órdenes por todas partes (como dice este escri-
dagaciones muy penosas para hallar el origen de los pue-
tor) st esta distincion no hubiese sido fijada por Dios mis-
blos. La primera familia de cada pais fue su primer pue-
mo, no por la regla de los talentos, sino -o . l
por la de las pa-
»No ; cuando se hizo numerosa se dividió, y de este modo
ternidades y del nacimiento ?
»se formaron diferentes pueblos." Todo esto se hizo sin
VI hay una razorz• •
mas evidente en apoyo de todas
convenciones
l
qi pactos sociales, por el curso solo de la po-
as damas, á saber : la distancia inmensa que se halla

7 'woj
.io sor sopo] estiried ruin
'esla!I e l rpos op amas Ta anj eDuassix ap opeunad
90s uoo Empi onb pupdaa :soip
. aa syustn.ifuoo ?unlloa- xoA
Jod poiv IS anbsod •soilaaJap S0.110 SO/ ya JOUOW 0111i)03c1 9
• SOiciand Sol ap rumanos ri
op Á ‘saietoos solad SOI Op ` pr
' s
Tion.,9iej op setuassts sapq9P
g pvmonw ST1 0.11Ua uotorsoptsuoo untes op erouasanp
sol sezruaa l amipas Á
ruin oiupoad osuarturaeu Top uotsoons er '
ouum lap sospoo soprpuosaid sor ad
s °3;)(1 TITA
109 ojos un uoo ezepodsop anb
'SOuialiequs
'aluvuiwlnf pvpiaa tsontaur
-11110UT SOf sopo) Á sOT.Hri
mm
ie] sol op pl,p2.102/70
sol sopor ‘sersossur s9 supo] aod
121 ruin Tsro ,los oqop souorow
`110zei tr,Tod eputuffl uoo 2?godaua4
-ano9 sesattusel aoop sa l op sandsap anb ‘SOUTtuaás soles 110
sopeD9es solgll sor tia
z3p•sadas or Á L c •sauag ro tia L r sopa la ua epun9rsuoa
tSCATSaous souolotuati 5E1 00 oulawes01911p0J(T obunusrp
y)So anb sand
ap pepaaA • WadOI33.1
as uopio 0190 .10d Á ttomesaua:3 9703,10) 9 ap rr SCluaiDsan
2117S0C10.1d wania.1
anbloonbzuoun uf -cros noioes0ua9 9 op upara iod nora
`sosorls sns ap 9 entasas osped ns op eT anb tuonbad sem
-eu apto ap ezageo C l y ajo9 un osci tuou anb ja
SoDaA 000p onj pvuisi op sof14 sol ap oun upuo op pum.'
0u1STtu som
anj anb
01.1an SORiOTI tiOlUnI0n saturad p Iva xd
-omo I97 uOi3L.7au99 E.Taulud ul apsap 001) opotu Op tolsed
•••¿seiseu
eunsolexas ruin no orsas sosa uostatqop ‘oun upro y sOfui
-oroniosas se? os seassanu 1.13 UtUUO3 opimas Árn?
¿sol
ODuio oros soloru sns 11 opup opuorqrti anb talud eturoap
SOi Op
•onp run tia oros onj oj soful sns ap oun
Á 04T9 u1 TOp ‘0Jouilyti Iap uoToruniso
upeD suplactusi 501
-OS sompos sosord sor na sontuoq sor op esqo ano? uomenp
al) zusdaanin do2nn3 7a anf iamus i TS onb tirrnonsed pepa!?
-usg rogl u9etu uses) :sosrursose 50i350tIU IU ‘sopesua t u sois
-os epe3 ap Á 4 Liqp3 upe:, ap 'onottd rpea o, u013CuTa0J 9
-sonu sezursetu SEJ1Sonu Tu setueí uyseillanesop ou anb
uo ()indas as ‘ourtunq osaua2 Top pepriessZAtun el uoto
uorsaons ‘osua!tupen Top onerseAur uoisoons 9 .I0d pelma
•ups uoo orpaans onb o' oub Opt),90puriu SOLuall
-Jala rpos op epraortessa ‘soqoasop sol ap uoTorulpsoqns
¿irnos:tad ousátu rop uoz
-lagos raso sonnutop sol' JC sawnsasod sol anua sandsap Á
-111 110 soirTJOS 50)311(1 sor tia u01311111ulip VISO saiginoll sol
csapnp?Jainv svi adlua a l oi tutupe uot3unpra9 essa •epardosd
iod epellasse .ras opnd
•so1uarn915 SO 1U9 so l tia setas:
tus Á sauotsasod tus oiod t sozesq sns ETtiol oros anb Gonand
9Árlltuslp Os Á 4 uOTOZIOITO9 ap opes2 a aunid la
oyanbdd 9tueli as onb sonpThiptut op prisupstra uun oadwats
apSop 0luawesot9Ipoul Onurtusip as nu.laxd pnpidonin
osinsoa sopusI sotunig sor tia anb Á :optimo ie opm0A nos
eT anb opon! op eara.ry op sor op U1129 Á 'rdosna op
-olqnq m'une.; srtunin ser onb sa q ue ‘sonorsosod sapues9 Á
ap latido f
'PISy Top sor op onus onj 01 00 utas 90009
soluituop sopues9 sessan soputull osuotturoeu Top oprul
op sosurmeti so l sopo) op osped Ta auj pojv Ts onb t Softq
-Tad la sod osuaturtsrs000u uosarAns onand apeo ua soma
sns ap oun rpeo anj 01 ou ouesunq osoual Top ynsdaanin
-ea sosounad sol onb sonamos ua topes9 rpro 00 prpraosne
Jo7nn Ta onj wnpy Ts ‘osuarturoeu Top 909 uorsoons el iod
op u0TmluTurrp
asopupuotunE UOILliza un ap sosalum
anb oprnsasqo Tm as •olu•srq Opl7u01X0uO,I r1T as ou 0913311
sns Á sted un ap sosom sns 'opnanp un ap otus uosour
anb 10 03005 Á 'OSOLIT1O aluatuniluTjuI osofqo un so `sinos
01 00 sf,,fni aoop sus ‘eicirsv 9 rpos ap aouas anj pnuni Is
semanal saprpuostir SEI a.Two ÁETT onb rsuauiut ErDUE1Slp
•olqauel epro ap 11013171ITJOJ e[ u asuatuersesaaou orudaa os
9 osad •sosas sot sopo) op 10S-1962 tin 101nr. ra OITIOUTalci
j a opsap 9051X0 onb rso 191. poad nora
`opunw [op oldroutad
-elsaluoouí So sosa onbioci ' imparcial! urs oradou arqrsod
-nunutp uso Á CUO01i0d sem °wat-x.191. min! norosod run
-un so 'sontuosi 501 ap ei y sorladns onTouTrutujur ras SOTA
ap sonoro sns asstd eUn Op OJOS 110.1On3 o i soltr sois snf;
ap rr orló •sopopyolno svsdaana Sv 1 ossua astioutieinsru
6
'11V.K111112.11,1 NOLLSURD
*uvluxilalta KOLLSH.O.3
9

O
CUESTION PRELIMINAR.
CUESTION PRELIMINAR.
11.
rores, pues que si las sociedades tuvieron su principio por la
nacion por la generacion sola: in unamcuamque gentem.
generacion, no pudieron tenerle por la fuerza, por la guer-
En este segundo explicaremos cómo ha organizado el cuerpo
ra, por las conquistas , por las elecciones , ni por las revo-
de cada nacion, por la sucesion de las generaciones: en todo
luciones: verdad digna del Altísimo, pues que esta auto-
seguiremos la doctrina de Dios, y será bien imposible poder-
ridad universal que se busca en vano en la universalidad
nos impugnar, sin impugnar al Todo-poderoso en sus obras.
de los súbditos, la colocó Dios por la generacion en un so-
XI Supuesto que por confesion de Condorcct , en to-
lo individuo , en el autor universal de cada pueblo; verdad
dos los pueblos del universo se hallan por todas partes ba-
sublime, que con solo un rasgo reemplaza Dios á la cabeza
jo del gefe soberano , sacerdotes nobles, é individuos de
de las sociedades, los soberanos á la cabeza de sus súbditos;
una extraccion mas baja; seguiremos en esta segunda par-
y por la cual vuelve á aparecer Dios el autor del orden so-
te esta misma division que nos parece muy natural; y tra-
cial ; cada soberano el representante del Ser Supremo; el pa-
taremos en ella : 1.° del sacerdocio: 2.° de la nobleza:
dre de sus hijos, y los súbditos hijos de sus soberanos, con
3.° del tercer estado: 4.° de diferentes cuerpos. Exami-
obligacion de amarle, de obedecerle, y de verter por él to-
naremos su origen, su formacion, su rango, su distincion,
da su sangre ; verdad, que no ataca ninguna constitucion,
su subordinacion, y la necesidad , la utilidad ó las venta-
pules que aun en las repúblicas mismas , los que gobiernan
jas de cada uno de estos objetos. Haremos la historia de
reciben sus pod -res de Dios por la voluntad de los sobera-
ellos segun la Escritura, la historia , los monumentos y las
nos, y no por la de los pueblos.
operaciones del grande Ordenador. Despues de haber visto
X He aquí la doctrina de Dios, tal cual la hemos ex-
el estado afrentoso á que hemos conducido á los pueblos
puesto en nuestro primer volumen: es simple, invariable,
cortándoles la cabeza por nuestras reglas insensatas, hare-
luminosa , satisfactoria, y la única que puede volver el re-
mos ver la cruel posicion en que les hemos colocado, dislo-
poso al mundo. Todos los que la han leido en nuestras tres
cando cada uno de sus miembros por estas mismas reglas.
ediciones, nada han tenido que oponer á ella: ¿y cuántos
Por último, se conocerán mas y mas los efectos funestos de
hay entre los que no la han leido que viven aun en sus an-
nuestras doctrinas de muerte ; y que en lugar de un cuer-
tiguos errores? ¿Cuántos que sin conocer la naturaleza de
po perfectamente organizado, como lo son individualmente
la autoridad civil creen que fueron los pueblos los que se
todos por la naturaleza, hemos hecho colectivamente un
dieron gefes por eleccion, aunque nos asegura Dios que
monstruo afrentoso que devora sucesivamente cada uno de
fue él quien lo hizo por medio de la generacion? Genera-
sus miembros, y que temiendo su destruccion próxima, no
bit
¿Cuántos que piensan que es una autoridad divina,
puede gozar de un instante reposo.
aunque nos afirma Dios que es una autoridad puramente
XII Desenvolveremos en esta parte, como lo hicimos
humana , adquirida por la generacion sola? Generabit
en la primera , las operaciones de Dios , que son tan anti-
Y será la guerra medio suficiente para desengañar á tantos
guas como el mundo; y si nos parecen nuevas, será una
espíritus extraviados?.., No es posible. ¿Podrá la fuerza sub-
prueba cierta de que no conocemos la verdad. Si volvemos
yugar á los cuerpos , y será útil sin duda este medio; pero
á ella, podremos aun salvarnos; pero si lo remásemos, no
nó es bastante. ¿Cuál pues lo será? El de la instruccion; el
podrá por lo menos reconvenírsenos de haber contribuido
de leer y hacer leer nuestras pruebas. En el primer volu-
á las ruinas de las sociedades por un culpable silencio.
Darem
men hemos expuesto como ha dacio Dios un gefe á cada
osipio por el
Emane
sacerdocio.
E

DEL CULTO.
3
i
sus temporalidades serán
rnry7172X47T
,
otoass vtatslIt'sasf;nrcolpoi cledsa,dsegs eits:\\.''icololaly)les de que no podrá ser
despojado sin atacar y ofender al pueblo mismo. Pero si
al contrario es una institucion convencional , siendo mucho
PRIMERA CUESTION.
que la soberanía, parece
incómod
que
i tói els die) a lras lia:asliOals-lieosne ms ismas les impone la necesi-
dad de deshacerse del sacerdocio antes que de la soberanía.
III Pero abramos la Enciclopedia y oigamos á los
apóstoles de nuestras doctrinas de muerte, y veremos que
DEL SACERDOCIO.
todos nos dicen, »que el sacerdocio es una institucion con-
»vencional; que es facil pasarse sin él porque nos basta
»la razon; que la moral está en lá naturaleza; que Dios ha
¿E$ esencialmente el primer orden de cada
»debido dar al hombre cuanto le era necesario para con-
pueblo?
»ducirse; que ademas no hay necesidad de dos poderes en
»un estado; que el sobrenatural no. es ciado para este
»mundo; que en el origen el temor y la supersticion hicie-
§, Del culto..— §.
De la moral. —§. 3.° Del
2.°

ron imaginar los dioses; que ei sacerdocio en vez de ilus-
paganismo. — §. 4.° Universalidad del sacerdocio.
trar los espíritus, los estrecha y los hace fanáticos; que
e Distincion de las dos autoridades. — §. 6.° Su
—S. 5.
»es una distincion odiosa y despótica, inconciliable con la
separacion. §. 7.° Su independencia. —§. 8.° Tempo-
»igualdad de los derechos; un abuso escandaloso, produci.
ralidades del clero. —§. 9.° Su despojo. — §. lo.° Re-
»do por el fanatismo y la ignorancia, del que es preciso des-
sumen. Hecho decisivo.
»hacerse en un siglo de luces."
IV De aquí ha venido este menosprecio que se ha
concebido. casi generalmente por el sacerdocio; est, estado
ESTADO DE LA CUESTIONO
de envilecimiento. y nulidad. í que se le ha reducido; esta
conjuracion furiosa para desembarazarse de el; este jura-
mento. especial de trabajar sin cesar para destruirle, como
E
la. autoridad mas incómoda para nuestras inclinaciones: y
l sacerdocio, este orden sublime que nos ha-
de aquí por último estas deportaciones y destierros, estas
bla en nombre del Todo poderoso, ¿es accidental ó esencial,
matanzas, y estas ejecuciones en masa, efectuadas sobre
convencional, <5 necesario en la organizacion de los pue-
este orden respetable, particularmente en nuestras últi-
blos? He aquí el objeto que se presenta á nuestro examen
mas revoluciones:.
al frente de esta segunda parte.
V Se convendrá que estas doctrinas contra los prime-
II Esta diseusion es de la mayor importancia; porque
ros órdenes. del estado son muy terribles; que han hecho -
si el sacerdocio hace parte esencial de cada pueblo, segun
correr mucha sangre, ocasionado muchas persecuciones en
el arreglo indestructible establecido por Dios mismo; su
todos tiempos, y que en nuestros ditas se han hecho estas
rango, su primado, su dignidad, su autoridad, sus dere.

LTOaaTOTLl ‘zuviivagy- 'ooy souy' .aoprud
-dopvdopv un rÁ opsixo Á 'opuntu p no alquion un 010s
sns ap opllooso
SEMI 0[ lago Á 091.11
limen
TIS op alaed CUT1 otaaaj o
i osoaopod-opoi ir areno ap sopoduao saacpuoll
71,1273,9 anbaod
'aeuttouton tas oarrounonli
sol y JOA wono curaaxa os j! • ilon un rano unta ap amuu
SOIG oaffixo "sanain sowap so l ap
OSET aaquion p upen onb oso(' le onb aanopino sa A
l e alaoption opodsurn aouuad ns ( 'araopie o l or aounad
us 'aeauupe onj owountmin a p anad ns c zni e l91A opurnD
'mole
IllrildSa un y .I0pu9.1chos opanct

,onb riamsni e
czaqua ns algas oluatursonsa9ctu urcirpoi soalsr sol Á
l op 09sex
paso 110 ÁULl OpeN "0109 . 0[111 U00 opewaltioa asaaget
'0p13 13 mentan 'cansouTaar i ns opm tia los lo rÁ escasa
i Io 01113
OS0.131139 sella upen TtT t log.to uta opeÁJaSaa asaacion la anb
-:109 11[ 110 ()Mar(' aub LIa aaLTe1SUI p U -aasaiaa opan9q rl
inamou-som opon ".soluawr i c soiounad SUS ap col
ua mua!unAow na opon repasa rÁ Á ‘aantnoti l a unsl.s:o ou
pa osaTÁn3
-so ad) raed G uayar(' un ua aanwon
1111V 'Od!S1f0pUli/LI in) 2315.1aSd.1 9 ap rpnp alpuN II
lr opraopa.lagos io onb
a0p9aD lop eranplqrs op otdtp sow sa epru 'oasa un9as
•sonaoind sosuatutu
•oacituoti l ap onnun i c aárutad la UOJOIDIT1 sollo onb amop
sop soaso som 9naosaa as opunw Top ufitao la apsap onb
-npu ! aawed 'oun9p. no9ixo ou .scana..1 sol Á ‘soxuracclaid
onlnu uo ► nb ‘sojosopj sol anuo une 'vacilen as Isr, •saan
el 9rxo 09m1 la owoa aTad •odwan °Timm. un y oluoad 911
osonnq anb S0111C, uno 'osolapod-opoj, lap rano ouj
-un as opon anb oirp so 'elaapad ~pum op °proa [a ua
4 1.I0l3CA0UuT 01111 13S op sofa i '1311,13S3.1 ur10 casa 011!) 1U19A1100
sowels.tu S013111lid sol ua opon opetaa o ins opoomoTi 'salo;
ospoad sa paow opunw 10p la Á ooastj opunw lap °Tann
-no soadow so l op uotuado un9os •e9uolozio.uxa una
-09 p SOTZ 02110 .13J ás OpUtItu lap mdtaurad p no ls
UI
-OS notacutIewt 1?;u0 opol t sem opon Á ‘ solnif dp opv..rno
logdp un cia
¿rÁ.JOSal rasa upa csoa ami)? 'Itopra!uipe
4onno
1103 eaun9oad os ~l ' alud aprisa pasa op opmsln 9 ao i a:
°porta l) ¿souow at9txo sola optad? panwon pp oluounie
l uomis onb sauali sol sopor aod
c
logav otos 21.ü ! AI
.5011113 ()pro
„ -en& el«
.aput somon anb solnopar SO11101) SO1 Á 1 1010111 01 ap onna
oip al nomb oÁ 2Cos ariLlOd oliantu ap ociad °fon 19 y«
lop noffiao la 'peptsaaau ns 'prpon9nue ns 'oprunad tiS
nom ()gura(' •riountunuT i i ap sonag 01 opon anh«
SOWOJeUTWOX0 Á :oi l:magos 9 op 1.1a49TIO lo 01)110IgnS alard
op sapaanae aa allí) card 'amasa' ow auh 'pelar oasa ap SO4«
raanuad 9 no saturan' o l anb opow OCUSIW pp 'opopaaa
•11 11.1J sor S0110111 'sopo] ap .1X.UO3 supand aya pub card °pepa«
-rs lap uall!ao p casen soulaanns 'o lacqoad card
al( sol oaad ' SOTW nos t(OS010 1)oci-OpOI la ooty o i) sanan«
iolu9oaaci 10
salsa sa A « -odunata °nonti] 930(150 oro Á 'copela) pi) ion
nualdsai (nos onb sonoised sol op smsannj san) so[ 0311103
-os 9 awadso oub 0A111 OT:10(E1111 tIS op nolsosod actum card
praiacpi LIS wasadg aoad aula oacd osoaupod-opoji, [op 501(1
•cÁns cano epa 0150 opol op opon anhaod "vpou ap lonas cao
-and sol Tac/131(19w anb sauppnics satiolonapstn scasa apana
on uno oacituon 'olltontna Tus .soanai ap sopeltra saionao
-sop ‘sopepaldoad
acanbes somand sol aapaock card ritos
so[ Á ‘scanprcu uocpaso sasatut so l t °monos ns uncaod
-opj usirj
ap solagnar sononn sellan t soprano/un ‘se!citut
-so sopetualsoad so leuutto sor( •sanalq ap o pomna relrlin1
%esp.) sopo) uos '22p.mdagos 0111103 uaanti as onb sol 0W
os U.II;)1 1 o1 anb OWS eansotung os Toa no ° pi.° p reicasa
-03 sonoTardinaw SU4SD anb odas os °puma sounny so l no
ojos 011 'man r [ lagos anulan la 9 93.1cd opnon D III
alanpoad acpp ou 0531(1305 911¿)! •rounu anb sopland 50111
S I
*orino la a
rlaa
471

1
DEL CULTO.
DEL CULTO.
otro tanto, y todos los pueblos hicieron lo mismo que los
tó sus voluntades, y dió la orden de anunciarlas. Prcecepit
patriarcas. El primer rayo de luz que dió claridad al hom-
bre se la dió á un ingrato, y á un sacrificador; y el instante
q
ciuid
su Dicensio.s
sucedió con los patriarcas. Cuajado
Lo mism
voluntad á Noé, no la reveló á sus
en que retasó á Dios el homenage de sus bienes, vió pare-
á Noé. Cuando estableció la circuncision
cer al mas célebre de los culpables.
ehnijosu, sino solo
pueblo, no habló á la familia de Abraham, sino á
VI Por una manzana! se exclamará ; pero no se ad-
vierte que esta manzana era el único tributo que se reservó
Abraham solo. Todos estos pontífices eran los primeros pre-
Dios: que reusándosele, le retasábamos el homenage de to-
cursores de Jesucristo.
que entendemos por un sacerdote. En
do, y que cuanto mas moderado es el tributo , se hace un
su Xsigniiifiecaaccilouní lo
lpropia es el hombre de Dios, investido es-
ultrage mas sangriento al Árbitro supremo á quien debe-
pecialmente de una ernanacion de la autoridad divina para
mos la vida.
llenar las funciones sagradas, y anunciar á los hombres las
VII ¿Qué es pues el sacrificio en general? ¿Qué es
voluntades del Todopoderoso; y lo mismo es en lo civil.
en su esencia? Es el tributo de los bienes que nos sirven
Aunque todos estemos obligados á hacer observar la ley, no
de alimento para reconocer el soberano dominio del que
se llama con propiedad magistrado sino aquel que tiene
nos tos da.
una comision especial del príncipe. En los primeros tiem-
Decimos los bienes que sirven. para nuestro alimento,
pos (dicen los enciclopedistas) el sacerdocio no pertene-
porque siendo los únicos que se convierten en nuestra san-
cia á todos, pues era solo el gefe de la familia el que le
gre , y se identifican con nuestra sustancia, reconociendo
poseía; y cuando quería descargarse de él no le conferia á
que nos vienen de Dios, damos un testimonio completo de
todos sus súbditos. Bajo la direccion del gefe universal, se-
que recibimos de él la vida y la existencia , todo lo que
gun los comentadores mas estimados, era el gefe principal
tenemos, y todo lo que somos.
de cada rama el que ofrecia el sacrificio, como lo hicie-
VIII Como solo Dios es el autor-de todos los bienes no
ron Cain y Abel á la cabeza de sus familias.
hay necesidad de revelacion para conocer que es á él solo
XI Sc habla mucho en nuestros dias de Religion natu-
á quien debemos el homenage. Y en este sentido extenso
ral; pero lo cierto es que-no se conocen sus primeros ele-
somos todos sacerdotes y sacrificadores. ¿Pero qué por-
mentos. Se pregunta con afectacion: ¿para qué son los sa-
cion exige Dios para este reconocimiento ? '¿Es la mitad,
crificios? ¿cuál puede ser su objeto? y ¿cuál debe ser su
la tercera parte ó la cuarta? ¿ La cualidad ó la cuantidad?
materia? ¡Insensatos! Mirad á vuestras mesas: ¿qué se sir-
He aquí lo que no es posible saber si no habla el Todo-po-
ve en ellas? pan, vino, bueyes y ganados. Mirad al altar:
deroso. ¿Y á quién habló en el principio? fue á Adam so-
si nuestra religion es natural, debemos hallar en ellas lo
lo: Prcecepit el dicens.
mismo pan, vino, bueyes s)a,g9riacdtiamsausb,riepolraqueeuaelluforlet
IX Es verdad que no tardó su esposa en saber por él
1
es otra cosa que una mesa
ofrecemos
las órdenes que se les habian dado, pues respondió á la ser-
á Dios, como autor de todo, el homenage de lo que se sir-
piente que les habia sido prohibido comer de este fruto.
Prcecepit nobis Deus ne comederemus. Pero al fin no fue
ve en las Segun esto,
XII , no es dificil conocer el origen de /asa
á la muger ni á sus descendientes , que aun no existian,
diferentes partes del sacrificio. Las frutas y cl trigo, los
sino solo al gefe de los hombres „á-quienes Dios manifes-
ganados y las libaciones de vino, y los vasos de oro y
Tonz.
de
C

:9
-sano ua ope9au cÁra i as anb ¡encama ual
The aa
q rsop! IIAX
•oluaunranieu ruge la rprapuad avisa aqop anb
„•runaaE n cl ap U01.
ap salopann soluannunas so ' soma ug ua Á aaaeispes ap
313101111.0 r E caed nein«
-odsrp onb ST10010103 sctEarun sello Á G olaadun
Á ]Traías]] ap oasap p 'so l ía op sou4aaloo op uolaniosox
lop pcp«
-iaadsoad B E aod raaap vi
rE
op
Á solaajap sonsonu op aorta p G uolstij uoa el Á onia!tiny
sacian sol aod `solmisIltu"
sol aod `achouraci la aod ‘so9ana so l
-nadaaar p
sanoiaruonut set«
4 001011M3011039I l a Á modsaa 10 G pcputunti e l. Á.
sano !acio se t aa - .. eart41; uUJO anb ap
louir ¡a sa ld sns e aunad sotuaqap G prialuim) e l ap sop lo aas
pp czar«
-nocI el op scpcurdniogee
u aa anb Á' olog liaes E
sowaJanb is • UTZTLIOD 7
ap optimo«
a £ nruicfsa la loo omaaajo aas acial)
e l p oadtua! s urrp000ad anb sanolocagiand sumar Á«
op2Yy3/25. p anb sruarl yarpnp as sled utillutu ala Ax
GsawnsaacIsc smanbc G sanolon Ecir sulionbc ‘so lealstil sune«
•soiciand so" sopo] y opealpui.
seilanbe Inbr aa •rau la! & el ap ardia►iard timpod ou
nos nona el onb ol nube asr9A x -amas la sa 19 anb ra93a,1
Gseprfirs scsatu set ap 001301USOldri SOp11110XO
-ecie ou i cno oí rus epraumrs ras al ris9 anb Á G alard run
1:1C10 ‘sop«
-c9Entuoaxa opis uricirti onb sol Á ‘sosolepueoso Á son(r
91.193G.T30 OST09.1d so SO7U ap sauop vos saciaiq sansanu ad)
saaoproad so l sopen sol onb so" so l ía ala«
aaaonoaaa raed tag le wad •!s caed p ap prp Isaaau onag ou
uaseardas as onb caed m imo rci rp as soraaasun so l 110 sopo
anbaod saaquioq so l aod »taloa ó `o2ani la aod anunsuoa
- 1n.usu! iülSO osiaaad roa tsolo.tatu sr E solar nao AVISO num«
SOT A aorq a l OWtf 2:13v s la °plomo oins rq opurn D AIX
-ap somipacs so l y soplanupc aas caed ( mpayloapuy rEa
•S19S9IU 5715 Z19 sal
my) sows ! un sourled so" anua« •opuntu top sasied sol sop
• 00109 cillas OS oso opol anbaod ¿SecullatA salaud supo] ua
yar licq os ()asa opon G raatioaTulletu el Á saunuoraoaap
9nb aad Á lectiiiaEn el ap magra II y men& as anb 1ES Á
set G soactian so l Á sol divai so" G sanolxaunua9 se t 48011013M
al i gar ap seisandtuoa sciaol se t icaauall no sonde('
-sod so l Á umaraopc sanOT313a0 SU' Á ostioiau la ¿Etuaad
so¡qond so l soma na :sai nol s !se sol Es aa i na uuipinip anb
-ns prpisaianal ns ap somaual o l opol anb aaaouoaoa caed
rpiaoa olsed E l souvD1faut S07 911110 ánb aod ? SDIIIT14/31
sa oN ? •.••oaaaj o al as 9nb caed x? ¿osaaAlun Top Joyas
-VS sus y sei naj Á Z03.01 4 011001 urauasaad sotpur sor 9nb aod?
ir so 00? ¿olauraors_ loaaaaj o as uo nnb
sairiaoui sam
-alampan oluaniqr, las aas T ouLs o lal p anbao d ¿uplaotu
•opuea9
olor un ua crouaaap r E rndsui atila sonolaEs
-oad 131 ua noaraino anb 09ani noiariaidoaci op saurd
-odsip si l semi uop
soiciond sol solalnaars sns
col aod oprzr idtuaaa gni 131.1C111 la onb :loa? •urgeluatulle
ur►aaajo macho,' 901) uoo Á ‘pninar ánb UOD? 'Sa101.10JX0
os onb uoo lo onE °Mon ]asa opon no anbaod puvuz
sauoralsocisap si l acurcituoar uoqop Calle lop soaoraaan! so]
op cosen so¡ o inayalociri pp scsom cu t amos aluaturniad
•uanninios so l e onb oaip sou ríos rza i raturu e7 TAx
•aad tioaoisndxa oiaoisap la ua LIOJOIAtilso SC:140001.1 soanaff
-saacittioti so l aod
sol onb aod ? •soloulaars so l op riarinpao Ut.100?111 ]llamee
sollo tus suturf
47SOTet 10C1
€ oprood n'os
opeuop.iod anJ 50.?
-isoons u larq os svsaw svi anos asopuplanpoinn V92 anb
sond G.soAanu solar los nowavispDs Á vo!safvoa vomivioa
iriana9 Ua somand so l sopo) ua anb a ltleptipin sa IIIX
Getananuad el ap saiard sJ.11 srE anb lana la ‘nol9lial
•aoaq oasa oplaotioa anj ou aoív- ay> socIcual a sol Elseq
ap rape CJOIIllid 111 .13001 00 S' • 1:110031A Cj 01) 001.0e101I1Ut
anbaod G lazulv,9 010Ouni011:10d0 13A.19Sq0 01 011100 /01AtIlI1
c l O P Sante l a croo alpad tirmap saa tialsIsc so l sopoi onb p
pp sandsop ocas 0117A 79 soli o 1.10 91A OS Ole • 0S0 ns upouoa
Á tson9nur somand sol sopo) 110 oluaniautualos t/pod anb
as or) rimpatti y Á. G aniaturmsaans otns noaolnpolini as ni
uoPlad la t ]]op]]]us la cloral anb vaiyind 710?Saf1103
‘soari Er sol oacios oduiou otus lua un y uolalooard ou 'mvid
61
•OVIf19 'Tau
'0,1/1110

2 o
DEL CULTO.
DEL CULTO.
2
tros ellas á preguntar sériamente ¿para qué son las oracio-
»miento." Los soberanos hacían lo mismo al frente de sus
nes si conoce Dios perfectamente nuestras necesidades?
pueblos. Y de allí los sacrificios de expiacion, de impe-
¡Insensatos' ¿No conocemos nosotros perfectamente las
tracion, de propiciacion y de acciones de gracias, segun
necesidades de nuestros hi jos? y sin embargo queremos que
el objeto y la diversidad de circunstancias.
nos pidan antes de darles, y que nos cien gracias despees de
XIX He aquí positivamente el origen de los sacrifi-
haberles dado. ¡Qué ceguedad tan miserable!... Cuando te-
y todo lo que debe acompañarles segun la indicacion
cios,
nemos necesidad de los señores de la tierra, rogamos y so•
sola de la naturaleza; origen reconocido por los impíos mas
licitamos, buscamos mediadores, nos prosternamos, y nos
decididos, pues que el autor del artículo economía pre-
arrodillamos: hallamos casi naturalmente todas las inflexio-
tende que los sacrificios en su origen no tuvieron otro ob-
nes del cuerpo que pueden explicarles nuestros sentimien-
jeto que cubrir de comida la mesa del sacerdocio ; origen
tos interiores: y cuando se trata del mas grande de todos
confirmado por todas las historias y los comentadores mas
los seres, nada de esto creemos necesario. Si se trata de, los
estimados, pues que Grocio, Calmet y otros infinitos dicen
sefiores de la tierra, empleamos para honrarles fiestas, mú-
expresamente que en los primeros tiempos no se ofrecía á
sicas, ofrendas, presentes, conciertos, trofeos y arcos de
Dios sino lo que servia para el alimento ; origen , por
triunfo; y si se trata del mas magnífico de todo los seres
último, contestado por la conducta unánime de todos los
creemos que de nada de esto tenemos necesidad. Nos sor-
pueblos. »En todos los tiempos (dice M. Bergier) ofrecie-
prende ver en tolos los pueblos templos y altares, oracio-
ron los hombres á la divinidad los alimentos de que se
nes y sacrificios.... Pero aun con toda esta admiracion nos
»sustentaban ; y la naturaleza de sus sacrificios fue siempre
apellidamos los discípulos de la naturaleza, y creemos sé-
fsa n á loga á su modo de vivir: los pueblos agricultores ofre-
riarnente haber llegado al supremo grado de las luces. ¡Oh
»cian pan, trigo, y otros frutos de la tierra; los pueblos
embrutecimiento deplorable del espíritu humano, que na
»errantes, la leche de sus ganados; los pueblos cazadores,
conoce ya su mismo embrutecimiento'
»los animales que cazaban; los Árabes, el humo de sus in-
XVIII ¿Y par qué los príncipes y los magistrados asis-
ciensos; y los primeros Romanos, pollos y tortas de arroz."
tían al sacrificio á la cabeza de los pueblos? porque los
XX Pero lo que se debe observar sobre todo es , que
príncipes y los magistrados tienen sus bienes de la divini-
por donde quiera que se alimentaron los hombres de car-
dad como sus inferiores. ¿Por qué se ofrece el sacrificio
nes, se afiadia á la ofrenda de los frutos la de las víctimas.
pública y solemnemente? Porque Dios gobierna el mundo
Sígase la marcha de las generaciones que se extienden pro.
pública y solemnemente. ¿Por qué se ofrece todos los días?
gresivamente sobre la tierra : los Patriarcas, los Hebreos,
Porque no hay un solo dia en que Dios deje de darnos ali-
los Cananeos y Egipcios , los Babilonios y Tirios , los
men tos. »ph Dios! (clecia el patriarca á la cabeza de su nu-
Griegos y Romanos, los Gaulos y Germanos , todos inmo-
merosa familia); todo lo que tenemos es vuestro: tua sant
laron ganados. Córrase la Europa, el Asia, el Afr ica y
la América ,
»omnia. Cuando abrís vuestra mano generosa derramais
y todos los pueblos idólatras de nuestros dias:
»sobre nosotros todos los tesoros de la vida. Cuando la cer-
Negros , Salvages, Indios , Chinos y Japoneses, todos sacri-
fican
»rais, solo nos queda la muerte. Dignáos continuarnos
ganados, porque es en todas partes la carne de los
lgoatn
ialadsos
',vuestros beneficios, perdonarnos nuestros defectos, y de
prleocicoisnoe hay de mas sustancioso, y de consiguiente
»recibir con agrado el débil tributo de nuestro reconocí-
para la vida del hombre; porque los ganan

DEL CULTO.
DEL CULTO.
23
dos, por su destino natural , recogen y digieren por todas
ciad. Solo entre los cristianos parece que se ha olvidado os
partes los diversos vegetales , y llevan á la mesa del hom-
-tatn, mortal audaz, que osas alargar tu mano
práctica.
bre el tributo de la naturaleza entera ; y en fin, porque su
que se sirven en tu mesa antes de adorar á
á las viandas
carne sustanciosa hace el fondo de todas las comidas; y así
tu Criador! detente, y respóndeme : ¿Quién te ha dado es-
como no hay verdadero festin sin viandas, tampoco hay
tos alimentos ?
uno solo que sea obra tuya 9
Si un
¿Hay
sacrificio sin víctimas. ¿Y por qué no se ven ofrendas de
insensato se sentase á tu mesa sin decirte una palabra an-
ganados en los altares de los cristianos? En otra parte lo
ó despues de la comida, ¿no le arrojarías para siempre
tes
explicaremos.
de tu presencia ?....
XXI En lo que no hay duda es, que siendo el fin del
La bendiciorz y la accion de gracias en las comidas
sacrificio adorar á aquel de quien tenemos la vida, no debe
son el segundo acto de la religion natural. Pero si es el se-
verse sobre los altares sino lo que puede contribuir á per-
gundo, el sacrificio público y solemne es el primero. Este
petuar la vida del hombre Y de aquí resulta evidentemente
es pues , como dicen todos los autores juiciosos , el acto
á la luz sola de la razon: t.° que todos los animales maléfi-
esencial de la religion , la expresion del culto supremo,
cos que destruyen la vida del hombre, repugnan natural-
y la adoracion propiamente dicha. Todas las disposicio-
mente á la esencia del sacrificio: 2.° que todos los animales
nes interiores ó exteriores que deben acompafiarle , confir-
que no se sirven ordinariamente en la mesa del hombre, por
man su necesidad, pero no le reemplazan.
-útiles que sean, no son tampoco materia ordinaria de los
XXIII Es pues la destruccion de las luces, y e} colmo
sacrificios: 3.° que las víctimas humanas que horrorizan en
de la sinrazon el querer regular la religion natural en el
la mesa del hombre, son una execracion sobre los alta-
corazon del hombre, y reducirla á algunos actos espiritua-
res; y que nunca hubo cosa mas opuesta á la esencia del
les. Nuestros bienes no son espíritus sino cuerpos; y estos
sacrificio, pues que en lugar de contribuir á la vida del
cuerpos son obra de Dios, lo mismo que nuestras almas.
hombre, le da la muerte está ofrenda detestable. Por eso
Puesto que la primera necesidad del hombre fue comer, y
no se vió jamas en el altar del Dios verdadero esta abo-
el primer beneficio corporal que se le hizo fue darle los
minacion,
alimentos con los que sostiene la vida, debió ser indispen-
XXII Despees de haber ofrecido á la divinidad el dé-
sable el sacrificio de tina parte de aquellos alimentos desde
bil tributo de los bienes que nos da, puede hacerse uso de
el instante de la creacion, y lo será hasta la consumacion
lo densas; pero sin olvidarse nunca de lo que es debido al
de los siglos.
unanimidad de 1
e
c e los pueblos sobre este pri-
que nos alimenta. De aquí la bendicion de la mesa , que
mer deber nos grita altamente que el que rehusa el sa-
es el segundo acto de la religion natural practicado en to-
crificio es un in
to ., y que el que no- le ofrece es un im-
dos los pueblos. En la Historia general de los Viages
pío que ultraja á la natur
se lee
al eza , extingue la razon 5 y se
hace culpable
que ademas del sacrificio que hacian en el templo los chi-
de lesa magestad divina.
XXIV Por eso
nos antes de sus festines , hacian una libacion de vino en
arrojó Dios con indignacion del paraiso
la cabeza de sus convidados : que los tártaros derraman
terrestre á nuestro padre prevaricador ; y no debemos du-
dar que puede arro
una parte de sus licores á la puerta de sus caballas; y que
jar de sus posesiones á todos los que no
han sabido aprovecharse de
los habitantes de Taiti , y de las islas del mar del Sur no
un ejemplo tan terrible. No
hacen una comida sin prestar sus homenages á la divini-
es posible ver sin espanto la suerte de aquellos á quienes-

DEL CULTO.
DEL CULTO.
2 3
no se digna castigar ahora , porque todos saben que solo
XXVII ¿Qué es un sacrificio? ¿Para qué es este arbol
Dios en este mundo podrá arrojar al fuego la vara de que
que se reservó Dios en los primeros instantes, y para qué
se sirve para corregir en la tierra á sus hijos. Concluya-
despues el pan, el vino, los frutos y los animales sobre los
mos pues.
altares en todos los pueblos de la tierra? ¿Qué significa
XXV Bienes sin cargas, y placeres sin penas: he aquí
todo esto? Ignorancia, fanatismo , supersticion! Esta es
la libertad que reclaman las pasiones: la que nosotros mis-
la gran respuesta de nuestros filósofos. ¿Pero dejará de ser
mos deseamos; la única que es conforme á nuestras pasio-
una grande impiedad ? Pasando la vista por esta multitud
nes, y por la que hemos jurado exterminar todas las auto-
de ganados que nos rodean ¿puede dejar de admirarse có-
ridades, principalmente al sacerdocio. Libertad falsa, pues
mo se convierte la yerba de las praderías tres veces al cija
que nos conduce al crimen , á la impiedad , y por con-
en arroyos de leche que se derraman en todas las casas de
siguiente á los mas terribles castigos. Nos ha colocado Dios
las ciudades y de los campos; y cómo estos ganados, des-
sobre la tierra para merecer en ella , y nos ha dado bienes
pues de haber provisto abundantemente de comestibles á
con la carga natural del homenage y reconocimiento que
infinitas familias, acaban por alimentarlas despues de su
son debidos al que nos ha hecho estos beneficios. Qui sen-
muerte con sus carnes jugosas? A vista de esto, ¿ podemos
tit commodum, debet sentire et incommoduni. Esta es la
dejar de exclamar voluntariamente: ¡gran Dios !
no me
religion natural , y la libertad verdadera que contiene al
sorprende que estos ganados hayan hecho en todos los
mismo tiempo nuestros deberes y nuestros goces.
tiempos el fondo de los sacrificios de la naturaleza. Es el
XXVI De donde resulta el raciocinio siguiente: pues-
presente mas rico que habeis podido hacer al hombre
to que el goce de nuestros bienes nos obliga á deberes , es
Pero es posible que no hayamos de deberos nada por estos
reba► os de ganados que pastan sobre las colinas;
imposible que haya dejado Dios de establecer un sacerdo-
por es•
tas ricas mieses de que se cubre la tierra todos los años : .....
cio para obligarnos á llenar nuestros deberes desde el mo-
por estos ríos de vino que desde las tinas del vendimiador
mento que nos dió los bienes. Nadie duda que nos los dió
corren á todas las partes de la tierra?
desde el instante mismo de la creacion : luego es imposible
Si por tantos bienes no nos pide Dios corno á nuestro
que no haya constituido el sacerdocio para obligarnos á
primer padre sino una manzana, un poco de pan, y una
llenar nuestros deberes desde el instante de la creacion ; y
vinajera de vino, ¡podremos reusárselol
lo hizo así en efecto. Aun no habia sobre la tierra mas que
de decir una palabra antes y despues de comer, de
de dar
un solo hombre, y habla ya un sacrificador á quien encar-
gracias al que todo lo tiene en sus manos, de doblar la ro-
gó Dios la comision especial de anunciar sus voluntades
dilla delante del que puede reducirnos á polvo, de pedirle
sobre el culto á su muger y sus descendientes. Primera fun-
perdon cuando hemos quebrantado sus leyes, y de adorar
clon del sacerdocio indispensable desde que hubo hombres.
solemnemente al que gobierna solemnemente el mundo;
Si siguiésemos nuestras inclinaciones, no habría templos,
un delirio? Si a'
¿no será una estupidez y los ojos de los
altares, ni culto, ni sacrificios. Jurar destruir el sacerdocio,
pueblos que han sido conducidos por el instinto solo, hu-
como se hace en nuestras sociedades, es jurar establecer la
bo siempre sacrificios , y por consecuencia sacrificadores,
impiedad sobre la tierra, y atraer sobre ella los mas terri-
templos y altares, oraciones, postraciones y adoraciones;
bles castigos. Un pueblo sin sacerdocio, sería un pueblo
¿no podrá decirse que los que no lo hacen, no conocen la
Tom. II,
impío. llagamos un resúmen.

9
DE LA 'MORAL
DE LA 31011AL.
117
esencia de la religion natural? Nosotros mismos que habla-
yectos. Antes de hacerse conocer en lo exterior, han sido con-
rnos perpetuamente de ella, ¿podremos decir que la conoce-
cebidos ya todos los planes, y concertados todos los medios.
rnos? ¿Tenemos de ella la menor idea? ¡Cuánta es nuestra
¿Pero quién bajará á este abismo profundo, donde no pue-
impiedad para con el que nos lo dá todo! ¡Qué cuenta no
u lur od um lumuea ? r¡ eSgeiroáneiln¿rn
iobeiileszo cui
habremos de darle algun día! He aquí las reflexiones que se
d e lega;_éjaasm
e
jamas la Ne,instaeldnell
presentan naturalmente despees de este primer artículo, y
vi/ l
las someternos al juicio de nuestros lectores.
se reservé Dios á sí solo desde el mismo instante de la crea-
eion ; á saber: el fondo de las conciencias, y el gobierno
S.
de los corazones en donde nacen todas las acciones del
2.°
hombre.
De la moral.
IV ¡Pero cuántas acciones hay que no están en el fon-
do de los corazones, y que sin embargo no puede descu-
I Al tiempo de la creacion se reservé Dios, no solo
brir el gobierno civil ! Todas las infamias, los excesos, el
el gobierno del mundo físico , sino tambien el del inun-
desenfreno monstruoso de lubricidad, que hacen perecer
do moral al que dió leyes, y cuya extension es inmensa.
mas individuos que las batallas sangrientas; todo lo que pa-
lI Todas estas leyes naturales , por las que los hijos es-
sa en el horror de las tinieblas y en el misterio del secre-
tán subordinados á sus padres, los padres subalternos á los
to, en lo interior de las casas, y lejos del alcance de la vis-
primeros padres, y éstos á su soberano; este admirable eri,
ta de los hombres; toda esa multitud infinita de obras cor-
cadenamiento de autoridades que sube por el padre univer-
porales perpetuamente repetidas, y tan funestas para la hu-
sal de cada pueblo hasta el Padre celestial; todas estas leyes
manidad, tan interesantes para la poblacion, tan impor-
morales por las cuales está sometido el cuerpo al espíritu,
tantes para las costumbres, tan decisivas para el bien estar,
y el espíritu obligado á domar al cuerpo en cada una de sus
para la fuerza y para la prosperidad de los estados; todas
acciones, sea para merecer recompensas , ó para evitar cas-
esas acciones, repito, no se conciben solo en el espíritu,
tigos, y que todas hacen la regla de la verdadera libertad;
sino que se ejecutan completamente en lo exterior. Sin em-
¿por quién han sido dadas?
bargo, nunca estarán al alcance de la autoridad civil. »Dios
III ¿Puede el magistrado civil gobernar lo que él no
»(dice con elocuencia J. J. Rousseau), ha extendido sobre
vé, y leer en el fondo de los corazones? Sin embargo, en
»el acto de la generacion el velo del pudor, y no podrán
ellos tienen su origen todas las acciones humanas sin nin-
»los monarcas levantarle jamas." Tampoco levantarán el
guna excepcion por atroces que puedan ser. Todos los ro.
velo de la noche y de las tinieblas que cubre la mitad de
bos , los homicidios y los adulterios; todas las vengan-
las accioness humanas.
zas, las disensiones, y las revoluciones; todos los parri-

cuántose
anc
actos corporales
hay que percibe la au-
cidios , los regicidios y los atentados que hacen estreme-
V
toridadi ,v q u no
epuede sin embargo gobernar por
cer á la naturaleza , y trastornan los reinos ; todos los crí-
falta de medios! Todos los excesos pa rticulares, los co-
menes mas enormes, como las virtudes mas puras, y las
mercios escandalosos, y las disensiones domésticas; todo
intenciones mas generosas, todo se halla formado en el co-
ese acompañamiento sin número de vicios y virtudes, de
razon antes de manifestarse exteriormente. Allí es donde
perfecciones y de defectos, de acciones familiares conti-
se conciben las pasiones, y donde se forman todos los pro-
n uamente repetidas y tan interesantes para la humanidad,
D:

.onpqns iap in Á aopeIsi.9a l lar) 9
sopor aiqos asniquil ou T9 cyapaons grib x? 'epcleancsap
SauOzei sop uatieur
OS ou opuop 'c."191sod une 'ÁDI cros culi alta sou as
aluaw leinuasa cyas 'epi9r,up aas asaipnd ou onb cueca
006
¿sop hq apuop
uowe ríos con asaiqnq rs •JoiJoys.a
uo mimo ..loyalut.
uozo.1
vios T'un alueiseq sa anb ,Topnalaid opansqe
o j ua Á odiana la na Á tin.ndso jo no ua Á mala
.10Áetu ja sa ou
x? sa anb e.T i o Á
-Os ua
anb eun loaapoqo anb
ünaluoa se' Á csatquioq scwap sor ap Si 'atoo saiop
e.no Á upuew anb can (..0Áo atib calo Á '9 71
-JaoeS sol ap su l 'raer sauoised sel sepol el,Tent103 atibiod
anb can
tscitu i srp amatimoojiad sauozvd sop azuoin2isTioa ap
‘vlsaiour aluawielauasa sa 71110211 VI •ezapnieu musfyll •
Á' sea
-osiod sop sauopae silusanu op eun e • •
pe3 Tia aluawierauasa
uj ap uos ‘saiquin i soo
ua Á ol mo la ua 'cuploop ul ua
auodns Áal eun sa leiow 9 anb oisandns ¿viaualy131.17
satiolasaiirÁaid sus Á soiflaluaes SUS `seloual'iti93u sns c901.0
ns
acisa[lueu.T CJCcl tiozex e l ap SO!..ke.uxo so[ sopo] ap uoiazi
SalOplaDUS sol op SOSOO:Ca sol
Át3t1 une; IIA
-ownua e l aapeq. ap Ácti peplsaaau anb? ozsa untos XI
¿sauop.T9sap sapucal
-sepecupioqus scuosaod sop
Bolsa 13.TaITS130 uoinb J .S0 10p271.1 Á.VUI 501.9D enTosOld SOLT
zuodns anbiod ‘oleamoa un onb sea! sa
A. •semusp
oub OUTs oal i qn.d sa anb asnaap opand o jos ou osa opon
Seu0Siad SOp aluatuiciauaso cluodns ou pub ole,Ti ttoo Árq
tafiues op calad ei urpunui á souadwi sol uaÁnaisap anb .
„ • [elotli Cl Olualuielau0sa eumoj onb ol so (71,1021.Wey“
sosaans sapueig SO [ 50p03 r:SatioTari[OAa.1 se ' op 50135250p
ap Tpadoia rau y 9 Tia naperie) soóaozu
so2pazu ‘.11914(‘
SO1 Á `pillo ZT.Toal il Op SdealSo sol saJopcdans0 so l ap
-9.1
"ctusau offisuoa e.mut100 Ou Á `epariqo
Satiaarlia soj Á ` somand soj ap sauoiaaannsui se' .11paclour.
•osxad i j op ~gine mi oros sa tiozei cj wad ¿u0^.11./ v7?«
apand Tu apTcluiT 00 ¡coa pepuoine 9 onb o j op03 110Zei
¿ras lisa so una x? •an.91 1 qo anb :tos un awainepusaau
ap so5,:mixa sol Á soiqrs sol ap sa.iona sol sopor `ueu
-ou auodns trovidriqo op papi c l Á tzan! ap l0pv7s7.9am-
TargoÁ anb sol ap 5010TA so l sopo) c:SOpeils12CUT SO1 01) sera •
ap
ap uolanIz iqo ap eam el aluacumotiasa (pulid«
-11snlus ser Á '50)190 1W sol ap souoiaefaA Su[ ` SacITOTU.ICI sof
-urna (uoa l p) puom ap capi e l « .pnum .2 1c ‘sym ap seispad
ap twisnjoad 9. Á soucanos sol ap SOsuge BOJ sOluSlal SOU
-opi p tra sol ':sosoiloadsos las uapand ou anb santuoq t 03
-.z0no9 sal ap sonopae se( sepoi •ozsa ciseq ou uny 1A
-und OJSO anos °sello j1J1.11)U1727/ trozo' 7)7 visvq aná!
¿yietuagoll su' uoinb x? •selarunqa opand

eiaíqo son os 9r113? ¿ j1ATa ou.TaTqoo
ou o.9.1equxo Tus anb oiocl (TATO pupilo:irle i J auqnosap
crountunorn sa ou anb IDE opol cieuaaqo9 uainb? eun
opand anb saleiodioo salgo ap pn i pintu aun uaiquici
anb seca Átni ou Ts ¿OpelSa la ua sapepyoine sop
OH • SOule solea) 9 souanq sol op Á G sofiq sol op sosocIsa
ou anb sol somsTaap ue3 soqoaq y uppuodo anó? IIIA
sol ap Á saJpeci sol op satiopou se l al uoweinnp IC1aUA LIO01111
'0730p.Id0DS Trn ap pepisaaatt Ácti oWanq
ora) pepumoui op soma SOl Ildas sauo1anqp1sip sus anT
-seq sa
peppome e l aigani •00 1nb alur3suoa
eiecl eplyatu Á osad auan On ciaTArn sei anbune Á se i ta
pepuolne Cl op aiquTou lias? ¿sauozaae ap pnig
eied sesuacluioaal guau ou anImod mar:tuna ap prpTliq
• I niu e3Sa tielizie.np as uárnb ap aiqnsou ua x? •saunp
-i sodwi ij ua meg as pcsia peppoine 9 ailarqula urca •ep
-euncp.12 soj tia asia30u0D epond onb ap SOp uyie l leg as ou
-TwITOZ) tiolfj Á 50740510, u0S Sa1101.0013 SUS° supo) ':solselsa SO[
°guau ‘sepruiaqoB .109 ap pumsaaau u0009 anb sauoioac op
op cianapraap 9 Jo9r. .s. ¡a Á satioraciaua2 sin ap UOTUAOTTO,1
S0110ilau sol) anOs '''' ¿Saiqual4S00 sal ua Á uoloeMaStIOD
el umeanpa uj ap pupilo(' 9 soleqiul so l ap pepi.kuoe
ua amowaluelsuoa asepn anb pvp?Joinv cun sanwoq sol
Á ‘s9pinej se t ap Jelsa ua lq la sem ap opuadap anb s.and
6t
"Ivuoiti. VI aa
"IvuoPi. VI IQ
gr


Op saualowisT SelSO sepo 011b °)n& eti as ou oulóD, ix
-es fa S 'HAT.D °mama lap sei anb esoaauo Seal 91119U.In
"..¿som ap saÁa l se t asaeonat.ad ap uyageti ou
`pop
lago! 12092rnj GoToopiooes lap 110MTUIJ epudas 9 libe aii
.9.1919 9 y epenalsap yaas lea=
¡ánó! ¡ n:9 19791)7d01
`insana.? ya sounrip saJeaz sol 573130. .1C 113-"-ti 737 IIIX
-nn 07 ap apx)o.rd" sa anb ol opol ovó! ¿soaciuma
'oputun gasa tia sapodtual
-soa set op sepaa se t 9p sopesuadstp uyauisa sodaano sol?
Áruu somatrid sop I sopelsalod sop rÁcti anb ostaaad
'1 91-1ó1 jlt)121MIISa opa] sa sota- ap oudayio9 la PVW
-matelniosge sa oizisiul o j aod Á citmo peprione et euaaTqd
¿optunn 9159 ap prptouaJ 9 auj aod
ou anb otalslp osuatuur un opuso epea ua eÁeti anb uap
Ichur
attodowl as on septeAlasqo ap nefap Is soi cpaaaa sdpsea
OU sapennaglp SUMA selsa sepo anb 5s-v
pep
-I-Tome 9
UOO CZUU9LUC sa l anb Á ` SD001011)003 513I50 003 OUIS ojal?
y nope l oa aalp anb °I 01UO3 lndocilioa zw2 701
Fp peptat
-ocruia2
taj 9 alanioad sal ou anb
2/7Ji c algma uv1 sa I
la saaartop sus nom
a2uasaid UDJ e li eg as osa opoi
‘somainn ioula sns
aHdiuna tent:1°9 tto saagatog sol sopo y Á. ‘sopepolcload
Á sapepatdos.d sns ‘saualq sns amatn9is
-003 ap Á
set aeladsoa n sonpimput sol sopo y sofni sns y Miel aelaa
sns Á sellej sus Ç sopeplua sns Á soalsru.
-Itu so l `sateuncital sol
y sosodsa so l y 'eaaanI 17 [ na/q aaaeg saaer t un sol y 'uom
Á soiainf so l ‘soiagraaes so l Á mina
ja °t loa 'sem i) 01
muna y solteaagos sol y
opon ua atad leaoul napa ° la ua oatu.
CLIDClaij anb ¡a valió! -nua9
-nj ap Á ietu tudsa ap rietl anb ol sa osa Á earuu
vl
j rp!A
ap pvp!maf vl .10,1173.0.1d owafgo dad auaii ou oyaopdaa
op sal eta Á sauatg outs aauodoad aparad -ou onbiod
-vs 7:7
¿yamisacid apuop? opunua a l sa ara ruaaillog ola
‘1197711J
-?(Isa upo] sa oroopaaaes Tap epedsa e l anb
otoopaaaes
¡seapt ap
Á `oputatu .gasa
001504000 orló! opunzu zasa op
ap sa ou sola ap 009,1 ja anb usaioap apand opimas al
so ou sow ap oilia!go.? la onb!
ya-y as alió?
-sa
•sauotsed sns Jeta
ua . CZCLIGIITC son 977b 7103 Salq1.1.da2 SDUXI 50/ UOS oratn.
jap dusea ja :SOTa GJDUI0.1d son anb ouiaa osoatuaki 1onbr
-op liad ezaanj LTOZCI r1 ructí gptlop ‘Áal 9 ap 5007207U sol
sa plum ej ap esualuoaaa 9 .0792a zap alySD9 la .1'73711
va outs 'musita Áo t ul ara sa -a i aelusea y som opelltiqo
-Jus v ap VSUadulOaadv 'Jactes y tsaaymu sol nos sotpatu
OTA. os Á 4 91JSZLIC Of uotscd ns wad !oueumati 115 y aeletz
sor la 'saÁa t se i Tu ‘oloopaaaes ja alUDUICJ:1D13 nos ou ¿op
optqlgoad egeasa a j anb Tramen .ka t aod ualq Ánui
-unto odio ya ya 'Cm/ anb op sa anb? 7n.row ap maarnui Uy
-es z7p09 .popuonn) v7 dad" onts ue llsane as ou
tá ua
•seacteted sop aa urbe asean ‘aaaug as anb sa i map sauop
ualcium uelsa saumsed set wad :olaota Ánux 5 d isauozo,loa
-ateto ser Sepoi e elaany elsandsaa Cull DMOUICI)Ed13 ►1tir eas
sol ap opuof la va VSOJCIU12 plsa 1V.1711D11 £01 Vi a77(j
-op as Is wad c:eno Á eun ap sanean sor Maus Ánu? °pote(
galpaza
un op acta 01) uoiseao socuaapual atan ano ara .nx
-uo1119tsuo3 ap Á ‘5o2725179 SOSUPC.171,U0D9.1 SO.IJS1U7ZU /C. 'pay
¿sopel salod sop set ap aloma 9 alcipaog sem umsniuoa
-U01110 0077 uome c ima card naffixa seasa Á ‘saisal 91p oi
tio 1131.10CI 0111) SUMS9OS salud 50130 UOS sepellpatu ICUI sou
anb sand 4 0(pail eq 01 i 3S.11371pUOD 01.17.)S09J21 sa
-mouo_sur Qt3193 sepo 301) Á 'P M? °MOMO» 19 OW03 9211119101
al anb ol opol anulo?' 7?) dvp op2(29p vzi sow 970!
uvi
ZDJOCTIU4
-107.1aJX9 uva £ oampyd uvl 'aiqrsia
.altuuseci mur!. yaas OLI onpqns top 1102131 9 ka t 9 na osa
.
arel saaaA segaran sa sola ap 43 anb sand `souaalq 0Q0 sop
aod .aarp lit os ola anb OI .no 10 elsoymeni a l os ou anb
op uoTauustp illopepan. .1D9DiquIsa uapand ou 7vuodatiaJ
ot la& aparad ou wad •odaana Tap zn i 9 sa 01:0 ja onb opon%
outs n tu 10 p pepaan sd • "¡vztrin 7373 7-711 0/ SO 210n3.1 07 riÓ!
979
1137111.12db ap

uasadd ap Jomalxa ap.
¿yatuaho sou as anb? onaaplAa wedaa 0)50 01Saldlls x
Jo7daiu2 ap 07andS ap Á oanTici- ap c amsmu! p alqmrs
'IVII01111 vi xa
O"
I
•IVIION VI aa

3 2
DE LA MORAL.
DE LA MORAL.
33
cerdocio estuviese solo encargado del culto, ejercería sin
ductores y de entregarse á los trabajos mas duros: será por
contradiccion la mas sublime de todas las funciones por-
último dueño de hacer ó no hacer, porque vé en la ley de
que se dirige al Ser supremo. Pero si es la mas sublime no
Dios recompensa s y castigos proporcionados á sus obras. Es-
es la mas penosa. Despues dé haber hablado al Todo-po-
tcues lo que constituye á un pueblo perfectarnente libre.
deroso de parte de los pueblos, es preciso que hable á los
Si hubiese un solo individuo que.careciese de motivos ó
pueblos en nombre del Todo-poderoso y que gobierne al
que dejase de tenerlos en una sola de sus acciones, es pre-
ser moral en todas sus acciones. Y véase positivamente la
ciso decir .que
arrastrado la pasion.
funcion mas pesada para el sacerdocio.
XVII Funcion infinitamente mas peligrosa que todas
XIV Fancion infinitamente mas extensa que la del go-
las funciones civiles; porque gobernar todas las acciones
bierno civil, porque este no puede herir con su espada
de los hombres, es declarar la guerra á todas las pasiones.
material sino á los que cometen grandes delitos, y el sacer-
Y es bien sabido, que en ninguna de nuestras acciones de-
docio puede herir á todos con su espada espiritual. El
ja de hacerse sentir la pasion, aun antes que la razon haya
uno no puede herir al monstruo de las pasiones sino
reflexionado sobre los efectos que deben seguirse. La guer-
cuando se manifiesta en público, y el otro puede introdu-
ra de las pasiones es una guerra terrible, porque los ene- .
cirse hasta en los corazones para degollarle. En muchos mi-
migos del estado dejan alguna vez las armas , pero las pa-
llones de acciones que el sacerdocio puede gobernar, no
siones tienen siempre el puñal en la mano. Es guerra obs-
hay á veces una sola que pueda formar un cielito civil.
tinada, porque los enemigos del estado ceden á la fuerza,
XV Funcion riel sacerdocio infinitamente mas impor-
pero las pasiones se irritan mas con ella. Es guerrea uni-
tante que las del gobierno civil, porque éste, en virtud de
versal, porque los enemigos del estado no pasan comuna
la autoridad natural del fundador, no puede reprimir si-
mente de las fronteras, pero las pasiones se hallan en todas
no muy pocos desórdenes; y el sacerdocio, en virtud de la
las casas. Los primeros amenazan solo á algsui nos gii:rtoas I. ny
autoridad espiritual del Todo-poderoso, puede reprimirlos
las pasiones se hallan en todos los corazone a
todos. La autoridad de Dios es la única que pesa sobre toa
terminable, porque los enemigos del estado hacen lgunas
das las autoridades; su ley la única que puede arreglar
treguas, pero las pasiones estar alerta noche y dia ; los
todas las leyes, y su gobierno el único que puede gobernar
unos dejan respirar, pero las otras no dan partido alguno.
todos los gobiernos. Por sola la ley de Dios pueden ser
XVIII He aquí el cargo enorme del sacerdocio: cargo
ilustrados todos los espíritus, dirigirlos perfectamente todos
- en que no se piensa; la guerra universal de todas las pa,
los corazones, ser encadenadas todas las pasiones, y hacer-
siones, sin exceptuar una sola aun la de los grandes de la
se perfectamente libres todos los hombres.
tierra; guerra sumamente necesaria á los estados , porque
XVI Funcion infinitamente mas interesante para los
sin ella sería preciso que pereciesen por el desarreglo de
pueblos que las del gobierno civil. El que cree que hay un
las costumbres : pero debemos convenir. tambien que es
Dios que lo vé todo, que lo castigará todo, y que lo re-
una guerra terrible para el sacerdocio. Toda accion excita
compensará todo, es el hombre libre. De noche y de dia,
una reaccion en los seres mas insensibles. ¡Y que espantosa
en particular y en público, y por todas partes tendrá faci-
no debe ser la reaccion de todas las pasiones á la vez, y de
lidad de ejecutar las acciones mas penosas, de abstenerse
todas las pasiones irritadas, furiosas y desesperadas, perse-
de las que lisonjean, de arrancarse á los placeres mas se-
guidas sin cesar y sin con te
.
Toril.I I.
placion alzuna.hasta en

11
Toril.
E

34
DE LA. MORAL.
DE LA MORAL.
35
fondo de los corazones! Esta guerra solo puede hacerla él
en cada una de nuestras acciones. Y de aquí se sigue el ra-
sacerdocio. En este distrito inmenso solo él puede hablar,
gobernar y combatir en nombre de Dios. El que quiere
ciocinio siguiente.
impuesto
peisíoobsares
ser
XXI Puesto que Dios ha imp
que el Todo-poderoso no extienda su vista sobre los impe-
le)es
rios, sumerge el universo en el horror de las tinieblas: y el
moral, es imposible que dejase de constituir
sacerdocio desde que le dió leyes. Nadie duda que se las
que suspende la accion de su espada espiritual sobre los
dió desde el instante mismo de la creacion, pues que la
estados , los conduce á todos á los excesos de la corrupcion
moral es una ley. Luego es imposible que no haya consti-
y del desórden.
tuido Dios un sacerdocio sobre el ser moral desde el ins-
XiX Funcion de que el sacerdocio era responsable, y
tante mismo de la creacion.
que exigió desde el principio del mundo la vigilancia del
XXII Se pregunta en nuestros dial: ¿para qué sirve el
Criador sobre el sacerdocio mismo. Adam era ciertamente
sacerdocio? Aun no habia sobre la tierra mas que un hom-
sacerdote, pues que habia recibido comision especial de
bre, y ya hablaba éste en nombre del Todo-poderoso. Mu-
Dios para manifestar sus órdenes. Por esto precisamente
cho tiempo antes de hacer las particiones, y por conse-
cuando las. quebrantó le castigó. el Todo poderoso del mo-
cuencia mucho tiempo antes de la existencia del gobierno
do mas terrible.. Caín era ciertamente sacerdote como gefe
civil , tenia ya este hombre comision especial de anunciar
de su rama, aunque bajo de la inspeccion de su padre; y por
á su esposa y á sus descendientes las órdenes del Soberano
eso cuando quebrantó sus leyes le arrojó Dios con indig-
del universo, sus castigos y sus recompensas: comision es-
nacion de la ciudad paterna.. Los patriarcas fueron sacerdo-
pecial que constituye el sacerdocio , y sin el cual no se ob-
tes, pero. velaba Dios inmediatamente sobre ellos. Lo mis-
servaría lá moral. Considerándole en su origen , es eviden-
mo hizo en la sinagoga, y con los pontífices de la ley nue-
te que sus dos funciones, el culto y la moral fueron las
va, y en todos tiempos dirigió á su sacerdocio, unas veces
primeras de todas las funciones : las primeras, porque son
por sus profetas, y otras con su asistencia; porque si hubie-
las mas antiguas, y tuvieron su principio en el instante de
ra dejado de hacerlo, podrian los mismos sacerdotes haber
la creacion del ser moral; las primeras, porque son las mas
alterado sus leyes, porque al fin los sacerdotes son hombres.
sublimes, y habla el, hombre en su ejercicio de parte del
XX Bienes sin cargas, placeres sin penas, emolumen-
Todo-poderoso; las primeras, porque son las mas impar-
tos sin deberes: He aquí de nuevo la libertad que piden
tantes;las primeras ; porque la ley de Dios es la única re-
las pasiones , la que todos deseamos, y por la que se ha ju-
gla de todas las leyes, la que pone un freno á todas las pa-
rado exterminar todas las autoridades, principalmente la
siones , y dirige todas las acciones del hombre, Así que un
del sacerdocio. Si nada tuviésemos que temer, no habria
pueblo sin sacerdocio sería precisamente un pueblo jumo.
una sola accion en la que no procurásemos buscar el pla-
ral. llagamos un resúmen de todo.
cer y huir la pena. Libertad falsa, pues que nos conduce
XXIII El sacerdocio se ocupa del cuidado perpetuo y
á la miseria , á todos los crímenes, y á la infraccion de la
siempre renovado de instruir á la juventud y pacificar las
ley natural, y por consiguiente á los mas terribles castigos.
familias; de visitar los enfermos, y consolar á los afliel los
' •
:e-,
Colocando Dios el ser natural en este mundo para que pue-
socorrer a
r loss pobres, y de estimular al trabajo ; d o n
bdaet'suo.
da merecer recompensas, es imposible que dejase de unir
pasiones, y de corregir todos los vicios; de
el bien y el mal físico para obligarnos á deberes penosos
animar todas las •
s virtudes, y l gobernar
,
e bobeinar todas las accio-
E :

36
DE LA.' MORAL.
ORIGEN DEL SACERDOCIO PAGANO.
3
nes del hombre. ¿Y podrá pretenderse aun. que es inútil el
hacer todo lo que nos incomoda. Corno la ley de Dios, que
sacerdocio, que es excesivo su número, y que en nada con-
une el bien y el mal físico; contraría todas nuestras ¡HUI.
tribuye á la felicidad de la tierra? Tales son sin embargo
'
naciones sin excepcion alguna, es imposible que dejase de
nuestras continuas declamaciones.
desagradar mucho 4 las pasiones desde- el principio del
¡Hemos jurado destruir el sacerdocio para ser mas li-
mundo. Es sabido que entre los gefes primitivos de los
bres! Pero ¿qué libertad queremos? la libertad de comer y
pueblos hubo muchos impúdicos y libertinos, ambicio-
beber, la de divertirnos. y tomar los bienes de otro donde
sos y terribles por sus excesos. Para entregarse éstos sin
quiera que se hallen; la de saquear y devastar el universo.
deseos,
no pudiendo sufrir el yugo del
obstáculos á sus eseos, y
He aquí manifiestamente el punto adonde nos conducen
Dios,
de ellos no quisieron sino dioses
verdadero os,
nuestras inclinaciones
¡Queremos llenar nuestros deberes
apasionados corno elles. Algunos , queriendo persuadirse,
por nosotros mismos! .... ¿Pero no es una necedad ? Los
como el impío, que no hay Dios, y fieros del poder civil
deberes suponen uno que los imponga, y • que obligue á
que ejereian sobre sus descendientes, no dudaron (le ima-
llenarlos; y de consiguiente dos personas, dos individuos,
ginarse., corno se cree en nuestros dias, que su poder les po-
y dos razones que no pueden andar la una sin la otra. Sin
rfia ser bastante.
señor y sin autoridad seremos necesariamente arrastrados al
II. El gobierno. civil no puede. hacer que en virtud de
-mal por nuestras inclinaciones, y dejaremos de ser libres.
Sus órdenes marche el sol y caiga la lluvia, que nazcan los
Hablamos sin cesar de moral. Pero ¿ la conocemos?
hombres, y se, multipliquen los animales, -que crezcan y
t Tenemos de ella la menor idea ? ¿Sabemos ni aun lo que
Se maduren las mieses_ Cuando llegaron á carecer de trigo
es i^na ley? Si la hay supone esencialmente un legislador,
los súbditos, y se le pidieron á sus príncipes soberbios, se
.señor y ministros, recompensas y castigos, medios y
vieron obligados-éstos á dirigirles al sol y d':la luna, ci los
motivos, sin lo cual no podremos practicarla jamas. En fin,
astros y .á los elementos. Cuando la tierra 'se vió afligida de
`si no es posible practicar la moral sin motivos, ¿el jurar
esterilidad, ó quedaron destruidas las cosechas por,,e1 gra-
nizo,
la destruecion del sacerdocio, no es jurar:que inundaremos
ó fueron despedazados sus barcos en el mar, dirigie-
la tierra de desórdenes, que estableceremos en ella la in-
ron á sus súbditos á .los vientos y ci las tempestades, y
moralidad mas afrentosa, y que desencadenaremos todas
ellos fueron los primeros. que las ofrecieron sacrificios. De
las pasiones ?. ¿.y . no será éste el mas terrible de. todos los
aquí nació el restablecimiento del. culto, y la necesidad in-
-juramentos?
dispensable de volver los ojos á las- causas superiores que
gobiernan el universo..
S. 3.°
III Pero ¿qué culto se ha de ofrecer á estos dioses in-
animados?
Origen del sacerdocio pagano.
¿Qué sacrificios eran los mas propios para apa-
ciguarles?
He aquí el grande embarazo. Para responder
I Despues de haber establecido - el origen del sacerdo-
á todas las preguntas era preciso que hubiese dioses que
cio verdadero, será curioso conocer el del sacerdocio falso.
pudiesen hablar, y el sol no habla. Para terminar todas es-
Éste precisamente fue el mismo que el de nuestra falsa fi.
tas ansiedades fue preciso colocar en el cielo dioses con vi-
da: ¿y
losofia, y el de todas las doctrinas falsas en general: á saber,
quiénes eran estos?.... Luego que murió Nenzrod
publicó Nino
la libertad de hacer todo lo que nos agrada, y de dejar de
que su padre era el que gobernaba los astros.

• 01 ..irpraap sopellr iqo
-Tains 1.102n1 e l rordaid anb Oj ► nbe ajj d osa
MIDA OS onb somayio sol ap Tinlsod
-. 1111 TI Á 911U11,10911 19 '
Pi o21q7.12 pnb odad ? .tocias ose owq7.11 un oqop onb nom
‘1.101SI;(1 el Á 101191 10 ‘sopemurieo
se[ op trorae9uoloaci
km ocies uozra ras ap zni rI unas `oileseA un •0o3.9.1ys pp
9 Á antorywoon ! 13 1 `sozelequia sor
op 1119 aod
E l Jel seq apond ou sauozei sop Árq apuop onb op otra12.A.0
wod tsaawaoq sosa zumo epnp tus
?reina! OS eza le.inlett
oalq manad eAonu :saio.uovi sondamos sumí 0010100003
„'svuoU111 S137111137a Tramo ueq«
sopo souvmmod-
UOIDUI9A01 eaopepaaA. aod sopealsnir somand sol o
souvolfam- sol ‘so.LbAr -so/ 'soca«
501 sasdpuuTzl SO1
-:red ra l o aod anb Á tsouutow soi olmo une `sepensnil semi
'97173111.1798 So/ sotivzuoy- so/ 'soB«
-01.13 501 5a110/9.19' 501
seue9ed S3U0101311 se[ ua oso uo uworArosa svuvuimi soui?)
4 S07111111.190 sol S0/77703 507 ' 919713Sts
507 c so13c12(93-
-026 dp 50131 ya pes sol atila '05331100 lo opo r0ll11501 onbaod
go/sasamem.m,9 sol
sol SOWS«
SO/ somuad- 507 sosoIepueaso sosaaxa
'elJaaeti op Jefop uopond pel i naurp 1103 anb wad `socuopocu
sosa ría .110JOÁC3(s
selspirjod somond sol sopo anb
seisljos sousanu e.o3d 0IST11 Állt0 1101503003 13U0 S[
'(.1aaipa-
oarp) pum
JA
luewC1C1 131 .01) omoido UO3
• 97ua.l'uldi y eqeiourur os `outuseq
4 ouora .opersemap sa« TIJA
-saael le . sor op °Id rpj afines y umeirollop
Ea a ou mond pp 01'1UUS 131 15 Á ts Duounn/ 57 (1 ) 31(2 Sri
ses
saperrynA T se[ op sesuopioaes Á soopioaes so l •souarnb
p eyJnaoa os `sopeprurelea set ICS33 urrorq ou souruipao
seueluq sel ap sandsop so idcuo so l y uolsonwd tra sop
SOT0111J0PS sol rs • pet)!Ialcind 131 ua olion,sua orx as '03010
-lanpuoa uno anb swouorsucl ap wacuou ue39 ano Á 'soy
9350 13130000 el 00 olmo Wad ts,asorp sol op praunioA JIU
-uoaour SCUIT30TA sellonbe op soo.19 so [ araojos raed soalsotu
.2,10013 raed os/r) 0.19/3 7111 Je salop-Jaans saped supo aod op
sourourn•em 9 so il ueld op nos 1u soproupors sofrq ap pm!,
-uaÁrousuoa `50.1lsTIT1W 9033 Á ‘soinario oraoicielso tsopuoj
-inm tusa ourAwd pAbe ap rpt A ua omoo somouo -sns ap
(menas sa l Á smcituo) 9Árul51100 tsa leagnuod Srd01 uOo
Á s000sourop sns op ‘saifintu -sns op peplsoaou ueruo
-dope os Á 'siusau 01quasá3d t olmo iap ezaqua eje oun rpea
-lantu sol onb ap epinscle vratrowa ej amed ra lo no tsasolp
9Áf01.1S1103 as -`aaped os op elawas . 00.15101 elUU9OS A
sus ap sofficuouo ocuoa uucfnur saualnb y so9!tuauo sns
'opgdso el)01;'19p S911019r10.1 SCSjCJ ser op Á sos l ej sasorp
U.T0.109 V3ZU11909A
op SJJ0101 SOI T1111 `:CLICUUTC1 atraca 1911.1
sol ap 00 130 la G v7.9'01olizu V1 de. vinqp/v/ ourAwd robe
-00 ap onwnisoa r.recpyq e l elan os j nby -o lla traed umezpo ,
aQ • solioncu sol op saz.)onf sopuuosuoa °pis uergeti 50140
-ne sol aula ‘soinay,ro sus Á sasorp sol y aen9iorde raed orieta
Á `socuagu1 sol op ja OLIO tsourar so [ ap la 0)59 Á 'saJecu
-ande sean toa sal onb 01 Jeacjpoes Jaqapurpia `oursuetrej os
sol op ouodtur ja euro jarabe triara( e j cra cuptsoad 0.10
yil e SCUT une opue,soll souo tsoAe l aso SUS anos Á rasaran
los lop 033139 .19 epopuoa ocia -0510111111 lop ()mama lo
op swouotsud sor anos- guamo ap Á eprA op oclawap
no 59130100113 SCS.19Alp `soaped SUS i eianaptraclop U00 '00
ope9one toneci as 50.1)0 1:trecirprallesap sal opugna sollq
-2Ise sol as '131I01) rj uo °macana-) meg sol as onb souoiel
sns op osiaaerisop neyod anb uecieur9eun as sallo tsoforik
so[ Á SOUOIDEMpill S111 1)d os • asorp sol op OJOUJUU I0 00
ueraeq os opuuno salped sns y .1114tUl op otpaiop uetyal anb
SOprOOIOD 110.100j 01130.1U ns ap SOI1CISOp Á ‘1)131TUITAip 131 9.1(.1
SOUn ueraJa sollo anua
sepuonaosuoa 9S.UU9.9S 91)
-os OZU.1 SO! OS anb munla.rd se [ sepo 7 uaraqmodsai 'Sem
puud so)
uosefap anb a lcpsod goaanb sol ap sos iej soi.d
-OWOJOO uwet9 `onna 00 uoiruZsap ‘soaped SUS uoa era
.1.
-un Á sorxe.uxo soutu ‘soicitunpuiaaur. SCIU el sepup SU)
-uapuocisama UO .relsa sal arjur saja( sns opua1 tn 1 Al
utl soloutn somand sol auno uwalluxwd utbe oa IIA
•somand sano uwafnpuoa os opone osa ap oldnes-
•aarp el os ou rs SCLUef yicies o0 onb oi Á
ala ousuu 111171.17-dm waose zumo 913011e3 anb sondsaa

•01s1V9VGI oiaoa1a3vs 'Tau


Lt o
ORIGEN
DEL SACERDOCIO PAGANO.
do esto sofocaba la voz de la naturaleza, y conducia á la ra-
soberanos otros tantos tiranos: los súbditos otros tantos re-
zon indecisa á los excesos mas monstruosos.
beldes, y los sacerdotes otros tantos impostores. Todos los
IX Es pues evidente que donde quiera que hay dos se-
actos interiores se sepultaron en las tinieblas ; perdieron su
res subordinados, la razon del súbdito llama en su socorro
regla las leyes humanas, y las pasiones dejaron de tener
á la revelacion. Ella es la que indaga y la que pregunta, la
freno. Todo vino á parar al desórden mas espantoso : el
que pide á su señor que se explique, y sin lo cual, por pe-
desenfreno se hizo deplorable, y no era posible que dejase
netrante que sea, marchará en las tinieblas, y se precipita-
de hacerse.
rá de abismo en abismo. Porque cuando las naciones infie-
XI Es una verdad, generalmente reconocida , que el
les caían en excesos tan humillantes para el espíritu huma-
paganismo tuvo su origen en las pasiones de los hombres;
no, los pueblos fieles se preservaron de ellos constantemen-
pero hay otra casi generalmente olvidada; á saber: que an-
te. Porque ilustrados perpetuamente por la luz de la revela-
tes que un sacerdocio falso hubo un sacerdocio verdadero,
cion, sus sacrificios fueron inalterables desde el principio
y que dejaron los hombres éste, para entregarse á sus pasio-
del mundo; y porque cuando les ordenó Dios que sacrifi•
nes ; sacerdocio, que dirigido por Dios mismo , proscribió
casen animales, les prohibió verter la sangre humana bar
sin restriccion alguna todas las infamias que se vieron pa-
jo las penas mas terribles, extendiendo esta probíbicion á
recer en los pueblos infieles. Si los sacerdotes paganos colo-
todos los puntos donde habia sido admitido el verdadero
caron sobre los altares dioses libertinos é impúdicos, coléri-
sacerdocio. Y de aquí las grandes obligaciones que se deben
cos y vindicativos; si introdujeron en el mundo el fanatis-
á la revelacion, y los servicios señalados que ésta ha hecho
mo y la supersticion, el despotismo y la inmoralidad con
al género humano en todos los tiempos, ya preservándole,
los mas monstruosos desórdenes, fue precisamente porque
y ya librándole del paganismo y de todos sus horrores;
habian dejado al verdadero Dios. El sacerdocio verdadero,
obligaciones de que en vano querrán dudar nuestros sofis-.
y el falso sacerdocio que quieren confundir nuestros sofis-
tas, pues que todo el universo se ha visto precisado á le-
tas, no se parecen mas entre sí, que el error á la verdad,
vantar la voz para publicar , aun en las Enciclopedias, su
la noche al dia, la luz á las tinieblas, y el orden al desor-
reconocimiento sobre este artículo.
den: el uno viene esencialmente de Dios, el otro de los
Desde que Dios se reservó el gobierno del mundo fisk
hombres ; y desde que depende de su direccion, •

, es imposi-
e
co fueron necesarios sacrificios. Esto es lo que la razon di-
It psuee bcloanisne ve e d la
e
ce en alta voz á los pueblos; ¿ pero cuales han de ser los
b XII
rme/oig
raiol.n natural y de moral;
sacrificios, y cuáles las víctimas? He aquí lo que no pue-
pero sin entender una ni otra. Y porque se han hecho en
de saberse sin la revelacion. En la religion natural, Dios y
nuestros Bias algunos progresos en las ciencias físicas, se im-
puta á los siglos de
el hombre: la razon del legislador y la del súbdito
ignorancia que se haya puesto al cuida-
do del sacerdocio
inseparables.
la vigilancia de las costumbres. Hoy que
X Si es imposible disputar á Dios el gobierno del mun-
se creen los hombres mas instruidos, se dice que quieren
do físico, no es menos absurdo querer despojarle de el del
poner á disposicion de la autoridad civil el matrimonio
todos los objetos
mundo moral: luego que los gefes infieles abandonaron al
morales..... ¡Pero qué in
hom
sensatos
bres!....
somos

y
los
Todo-poderoso, quedó este inmenso distrito sin gobierno:
r
pues no vemos que la moral y Ja física son dos
todos los señores vinieron á ser otros tantos déspotas, y los
amos de conocimientos enteramente
TOM.
separados; que pode-

42
ORIGEN
DEL SACERDOCIO PAGANO.
-43
mos ser muy ilustrados en uha, y nuay ignorantes, enla otra;
para queSe .caseri en
rigir á dos esposos
y que á cualquiera altura.•que pueda colocarse .eh espíritu
'rn
ésatsegisitersacil.:01 veilcon.gravedad el jura-
su presencia,
taiel
humano; jamas podrá éste dar un•olo paso en el. distrito in-
.
mento matrimonial",. podemos .pronunciar resueltaim;n te
menso pese reservó el Ser Supremo.
que
q
no vivimos
v iv i
en . 11 nsiolo de luces; y criando oimos afir-
. XIII Se vá á dar la.,1nspeccion de :los matrinionios á
mar á una:multitud de ,habladores , con tono decisivo, qué
la autoridad. civil. ; ¡pero que•eégüesladLYu todos los pai•
el matrimonio dependia de la autoridad civil ,antes de ser
ses se sabe muy bien que lo que constituye este contrato
sacramento, podemos concluir sin .dudar , que .no vivimos
natural, el la entrega mútua ' del cuerpo para. hacer Uso
en un•sigló observador.
de él segun la regla de ,las',coltumbres. Supongamos que
• .XVI No- era un sacramento entre lós hebreos, y sin
dos esposos se presentan49».agistr ado civil pAra,•OSarse,
embargo se remitía á Diosa Ybenclicion.interior del inaí,'
4, 1 11 presencia: he aquí.positivamente . el contrato que quie,
rrimoniw,Deus. Abraham ipse : vos . conjungat, inipleatque
ren celebrar, porque sin él I no ozistiriala esencia de su em-
benedíctionem suain in :volns. Nalcuera-:entre•os romanos;
pello. Pero si,despnes ele haberseWrometido públicamente
Y sin embargo, .por confesion de los enciclopedistas, se re-
la entrega mútua de . sus :cuerpos , estos dos tsposos. :se la
mitian las:causas matrimoniales al tribunal de los pontífi-
reusamsecremmente , ¿cómo podrá obligárseles?..., Y si no.
cs. Ni era un sacramento entre los tártaros ; y sin embar--
siguen fielffiente:la regla délas costumbres, segun su em-
go el gran Lama era el que daba las dispensasen ]os ma,
pello, ¿eómo.:st..les castigará 'por haber faltado-,á él? ¿qué.,
trimonios; si hemos de dar crédito á la Historia general
pruebas podrán shacerse ? Véase aquí. un ,contwo .,-uo so-
de. los Viages.
lo muy natural:, sino muy corporal, que 110,:e5 ;posible que;
XVI[ »Todo lo que corresponde al caracter del matri-
pueda hacer;éjecutar el magistrado civi•,Luego no es de sal
monio (dice,M.- Montesquieu,.lib 26, cap. 13 del Espí-
resorte 10 .que hay de mas: esencial . en el contrato ; á saben,
ritu de las: leyes, la forma y el modo de contratar, la fe-
la generacion, y ,la regla de las costumbres. .
»cundidad.q.ue .procura, y que ha hecho creer á todos los
XIV Losne. decimos del matrimonio , .debefentender-
»pueblos que .era: objeto desuna bendicion- particular... Todo
se .tambien. para todos los actoS•interiores, y el. pormenor.
»esto es del resorte de la religion..". Y hablandar :cle. buena
infinito de las casas; de todos los desórdenes del gobierno,
fe, ¿qué otro.inSpector su gremo- de las generaciones rodia
y de todas las leyes naturales y positivas del Ser Supremo.. ,
decir -á todos lbs'seres deSpues,de haberles! criado, ¿Crescite
Todo esto (como hemos dicho ya) no procede:del-gobierno
et multiplicamini? Creced y:multiplicaos ; tened .cuidado
en tuiiori
civil .,:pues.que _él. mismo 'está en su dependencia. Y he
riiori de. .no- quebrantar la regla. de las costum -
bres,
S,
aquí por qué:volyeremos á caer-en las . mismas tinieblas que
porque me sereis .responsables de ello - Y •c que otro.
que el po
los paganos,. en lo•.cide dice rebeion á tódó lo cine, se reser,
dia-prohibir á todos los hombres:, y de consiguien-
vó Dios, por ilustrada que-esténuestrarazon, y porqué nos,
te á los esposos mismos, romper :el vínculo conyugal, y de
consiguiente sus.
veremos obligadOs á convenir -cómo ellos en :quel éste go,:?.„
empeños? Qitod:ergó Dekis conjunxit,'ho.
ino non separet. .¿Se n
tierno 'inmenso .no será janns•de nuestn• resorte,.cuales-i
ecesita:una gran pen etracion para co-
quijera que. •sean los progresos que podarnos.:haCer en las
nocerque se reservó Dios. desde el instante de la creacion,
la 'vigilanc i
ciencias 11(11lanas,

a de los actos secretos , y el castigó de los cul-
pables, eniodn.lo
XV Cuando . vemos á -un,Iegislador inconsiderado, di-
que•dice. relacion á 11 poblacion, y de


44
ORIGEN
DEL SACERDOCIO PAGANO.
45
consiguiente en todo lo que hay de mas importante en el
las leyes divinas una revelacion divina.
clon humana, y
gobierno de los imperios?
XXII
Porque
Porq
la mora l está en la
l
eza
natural,
XVIII Nadie cree que sean extraños al gobierno civil
ren establecer magistrados de moral, y censores como en
los actos exteriores de hacer leyes en este contrato, sobre
se clouinell
Roma
¿Y qué harian estos magistrados ? ¿En n
los bienes, las donaciones, la cohabitacion, y aun sobre los
bre de quién hablarian? Si la ley natural no está al alcan-
grados de parentesco que crea apropósito excluir; pero
ce de la autoridad de los soberanos, que son los primeros
nunca dependerá de él. el vínculo conyugal, la entrega
que deben su jetarse á ella, si los censores no ven la milé-
mútua de los cuerpos, la obligacion indispensable. de hacer
sima parte de las acciones humanas, si no tienen medios
un uso legítimo de esta entrega, y el juramento de llenar
ni motivos, y si ellos mismos desconocen las costumbres,
puntualmentelós deberes. Y aun cuando se permitiese á los
¿qué será de la moral con estos arreglos?....
esposos el separarse no dejarian por eso de ser menos in-
XXIII No es pues una prueba de luces sino una ce-
separables, segun la. institucion irrevocable del Autor de la
guedad mil veces mas deplorable que la del paganismo, el
naturaleza: Quod ergb Deus con junxit , horno non separet.
creer que la moral pueda depender en algun tiempo del go-
XIX En todos los pueblos, excepto los que no son ca-
bierno civil. Fué Dios el que sancionó la ley natural: para
paces de reflexionar, fueron siempre Dios mismo ó sus mi-
hacerla observar es absolutamente precisohablar en nom-
nistros los que autorizaron el contrato esencial del matrimo
bre de la divinidad; y por eso es necesario el sacerdocio.
n•a, y el juramento mútuo de los esposos, porque no era
XXIV Pero creer que todos los sacerdocios sean igual-
posible cuidar de su cjecucion sino en virtud de la autori-
mente buenos para hacer observar la moral, y de consi-
dad del Ser Supremo. Sin embargo, este contrato es tempo
guiente que la moral es por todas partes la misma, es otro
ral y todo terrestre, y está absolutamente en el orden de la
error mucho mas pernicioso que el que acabamos de t'eh/.
naturaleza. Luego no porque esté en el orden de la naturale-
tar, porque se presenta bajo de un exterior mas especioso.
za debe seguirse que es de la competencia del gobierno civil
XXV La moral es en todas partes la misma... Pero es-
to es
XX ¡ La Moral está en la naturaleza !
Pero es un
imposible: y sinó ¿por qué se abandona el sacerdocio
error manifiesto, porque solo está una parte. Pero aun
verdadero ? Para entregarnos sin obstáculo á nuestras pa-
cuando estuviese toda entera, ¿qué resultaría? El sol es-
siones. Por eso en el Origen (como hemos dicho ya) los
tá en la naturaleza, ¿y podrá el gobierno civil hacerle mo-
gefes infieles se separaron del verdadero Dios, y por eso en
ver?.... Cuantas cosas hay en la naturaleza en que no podrá
nuestros dias se separan tambien de él muchos hombres.
tener jamas intervencion el gobierno civil?... Pero si la ley
Busquemos la causa de la division, y hallaremos que en to-
das
natural está en la naturaleza , los motivos necesarios pa-
partes es la misma. Y si (como hemos probado) nues-
tras in
ra hacerla observar no lo están; porque son las recompen-
clinaciones se dirigen á la destruceion debe nece-
sas y los castigos de la vida futura.
sariamente seguirse de esta separacion, el saqueo, las sedi-
ciones y las rev
XXI Porque la ley natural está en la naturaleza se cree
oluciones; la tiranía de los grandes de una
parte, y la s
que no exige revelacion: y es un error palpable. Los paga-
ublevacion de los pueblos de la otra; y de
consiguiente no habrá moral.
nos tenían una revelacion falsa, pero tenian revelacion. Ní
XXVI .
hay una Sola ley que no exija la revelacion , aunque solo
Es por todas partes una misma la moral....
Pero este error le desmienten
sea por los motivos: las- leyes humanas tienen una revela-;
positivamente los hechos, La


ORIGEN
46
DEL SACERDOCIO PAGANO.
47
moral de los paganos no era la de los cristianos, ni en sus
al evangelio?..... Se• vé parecer, aun por confesion de
principios, sus medios y sus motivos. ¿Cuál es el principio
cniaueystrioas
la religion y la piedad, la justi-
fundamental de la moral? que todas nuestras inclinacio-
probidad,
ol chi ci (131 e, d set cal sa ; las virtudes y todos los bienes.
nes tienen tendencia al mal. Escuchad la voz de las pa-
Luego hay una enorme diferencia entre e\\ler verdadero
siones, y os dirá todo lo contrario: , á saber, que es muy
Dios
Dios y los dioses falsos; entre el sacerdocio
bueno el seguir las propias inclinaciones, y que este es
el que se separa de él; entre la moral del evangelio y
el camino de la felicidad
¿Cuál es el compendio de
la de los paganos, y todas las doctrinas falsas en general.
toda la moral? .el Decálogo. Buscadle en muchos pueblos,
Luego no hay moral ni religion donde se sigue el sacer-
y solo hallareis que el derecho natural es desconocido
docio falso. llagamos un resumen de lo dicho.
en ellos y detestada la moral.
XXIX • Segun esto ¿cómo puede repetirse tan constan-
)(XVII Si los principios son diferentes, lo ..son mu-
temente que todas las religiones son indiferentes; que la
cho mas los medios. Puesto que la moral es una ley, la
moral es en todas partes la misma; y que en el fondo se
autoridad y los poderes deben ser los primeros medios
adora á un mismo Dios en todos los paises ? ¡Qué! Ce-
para hacerla observar. ¡Y qué diferencia no hay. entre
bollas, serpientes y animales de toda especie, dioses im-
Dioses que autorizan todas las pasiones, y el que las. con-
púdicos y-ladrones ¿son lo mismo que el,..Dios verdadero?
dena;.entre sacerdotes que tienen una mision, y los, que
¿Tienen la misma santidad, la misma 'grandeza y los mis-
no tienen ninguna; entre sacerdotes dirigidos por Dios
mos atributos que él?.... ¡qué impiedad! ¿No hay ninguna
mismo, y los que no tienen otra regla que sus pasiones!
diferencia entre las víctimas humanas y los animales, en-
¿Qué podrán hacer estos últimos sin pruebas y sin moti-
tre una revelacion verdadera y una falsa, entre hacer lo
vos? Debe considerárseles como .magístrados sin nombra-
que Dios manda y no hacerlo, entre observar su ley ó no
miento, y oficiales sin despachos , .que no tienen otro re-
observarla?
curso que el de transigir con sus enemigos. Volvamos
¡La moral es por todas partes la misma! Pero qué!
pues á los principios, cuyo olvido ocasiona hoy mas que
¿no hay diferencia •alguna entre seguir nuestras inclina-
ciones ó no .
nunca la desgracia del mundo, y concluyamos.
seguirlas; •domarlas ó no domarlas; tomar los
XXVIII Hacer todo lo que nos agrada, y dejar de ha-
bienes de otro ó no tomarlos; violar las propiedades ó no
violarlas? ¡Qué! donde el robo y el
cer todo lo . que nos incomoda; hé aquí positivamente la
l ibertinage, la vengan-
za y la crueldad, el saqueo..y cl latrocinio, pasan por gran-
libertad que nos seduce;; libertad falsa, pues que es el ori-
gen de todos los crímenes, de todos los atentados y de
des acciones; donde todos los vicios han sido elegidos en
todos los castigos.. Penas y fatigas,, trabajos y, combates;
virtudes; y en donde no hay ni reglas, ni principios, ni.
motivos-para hacer el bien, ¿será
he aquí la verdad era libertad , y la única . que pue•
siempre una misma la
moral? ¡Qué! sacerdotes verdaderos¿
de convenir en :un estado meritorio, y sin la que -n
; cristianos
paganos; enviados ó no enviados,
podemos esperar bienes. ¿Qué fesultó desde que los
¿serán igualmente
igualmente bue-
nos para instruir, predicar -y . gobernar? M
paganos se , entregaron á la: libertad; . falsa? Tinieblas, y
inistros, m •
trados y dficiales sin
, agis-
n poderes 6
fanatismo, excesos y corrupcion, y Jos , desórdenes rnas,
conpoderes,
beldes,
dóciles
d .
ó re-
m
Iscrp ados ó. no diSciplin 1
afrentosos.
..lueede en nues,tros•- ajas? . Lo ; -0100.
• - '
ac os ¿seran
solu
todos ab.
tamente iguales para hacer observar las l
contrario
sueesig:-AL, palo, que,. volvemos
eyes?... Quer.


48
UNIVERSALIDAD
riamos introducir nosotros esta doctrina en nuestros ejér-
DEL" SACERDOCIO.
49
ipy
uetdaen ‘c,eon isrtastilnteo el todas
citos, en nuestros tribunales, ó en nuestras propias casas?
sLteaionneeesnceierlal:mtaívnerusno
He aquí una multitud de reflexiones muy sencillas que so-
1,veto
risa-
una lur. que
metemos al juicio de nuestros lectores.
»se halla siempre presente á todos los espíritus , y de un
»sentimiento
d
en: toe ilnos gltinroie„go
gts.a)1:á do en el corazon del hombre."
S. 4.0
(JIisioria
IV Recórranse iodos los:pneblos antiguos; los Patriar-
Universalidad del sacerdocio.
cas, los Ilebr eós y Asirios, los Egipcios y Carlancas , los
Pérsas , Medos, Griegos y Romanos, todos tenian sacerdo-
Si el sacerdocio fuera un abuso ó una uSurpacion,
tes. Léase la Historia general de los Viages : ert la China,
en las Indias y el Japon, en , la Tartaria , la Sibéria y
como se pretende en nuestras sociedades, cuando se ha
la Laponia , en las islas del Mar de Sud, y en las regiones
tratado de destruirle no se hubiera hecho á medias, y se
mas interiores . del Africa hay sacerdotes; pero. ¿qué digo?
hubiera acabado enteramente con él. En vez de darse sa-
los habia antes que fuesen descubiertos estos pueblos. No
cerdotes falsos se hubiera pensado en no tener ningunos.
eran pues sé•es trasladados allí de regiones civilizadas. Los.
Y si, por una suposicion moralmente imposible, hubiera
habia ya en Méjico, en el P.0.4, y -eu los paises mas bár-
habido pueblos tan estúpidos que se forjasen dioses sin
baros, cuando se descubrieron por la. primera vez las Amé-
necesidad, debía haber habido una infinidad de paises
ricas. ¿Y de dónde podriari haber ido allí ? - Pregúntese á
sin sacerdocio.
todos los historiadores, á todos los viageros ,, y á los que han
II Sin embargo, subamos á los tiempos mas remotos,
navegado , y todos testificarán la' universalidad del sa-
y corramos la vista por todo el universo: por todas par-
cerdocio.
tes hallaremos una coleccion verdadera ó falsa de leyes
V Si .1-la—y:algunos que pretenden haber- hallado paises
morales y divinas; por todas partes Dioses y altares, sa-
bárbaros donde no habia sacerdocio, se contradicen i nme-
cerdotes y sacrificios , y un sacerdocio encargado de ins-
diatamente, citando el tenzor -supersticioso de sus habitan-
truir y gobernar en nombre del Ser Supremo. En vano
tes, y los jugadores de manos y t•tiri .teros que se hallan
querríamos deshacernos de este ministerio incómodo, pues
entre ellos. ›,›Nada hay mas tímido ni mas supersticioso que
desde que llegamos á sacudir el yugo del verdadero Dios,
»estos salvages (segun dice Volney en sus ilustraciones). Los
ocupan su lugar los dioses falsos. Desde que desaparece el
»mayores ,g1.8-tzectir,,e y
ros¿ ei
sou6
n
ta parte tan
en rcneetn
crtoo las
ministerio verdadero, se presenta el pueblo con otros mi-
.:etne
epsatorste'gguer reros
nistros que llevan en sus manos otros libros de teología.
la noche y sus bosques, Sino las sombras, y los espíritus ó
III No es solo la razon la que nos habla aquí, sino los
potestades sobrenaturales que creen superiores á todos los
hechos, las historias , y nuestros propios maestros. El uni-
hombres? ¿En nombre de quién hablan sus charlatanes y
verso entero es el que levanta la voz. »A cualquiera pais
sus mágicos? ¿De parte de quién anuncian bienes y males,
»que nos traslademos (dice M. Rollin) hallaremos sacerdo-
derrotas y victorias, la saludó las enfermedades,
»tes y sacrificios, ceremonias religiosas, y templos ó luga-
diversas ceremonias sobre sus enfermos ssgaladyosh?a¿cneno
es
res consagrados á la divinidad. En ninguna parte se ha-
en nomibyrepadiesessu donde estos
cstos
VI
H,
»lla variedad esencial de esta creencia. Un consentimiento
charlatanes no tienen aun
Tom. II.

SO
:UNIVERSALIDAD
DEL SACERDOCIO.
5 t
ropas sacerdotales,' ni distintivo alguno, y esto acaso podrá
sacerdocio; y ¿dónde habla así? enme-
mas implacable del
haber engañado á Ciertos. viageros. En las. regiones sal ages
dio:de la conjuracion mas terrible que se formó jamas con-
pueden encontrarse algunas tribus. nacientes tan poco ade-
tra el sacerdocio. Y ¿en qué tiempo lo dice? en un tiempo
lantadas, que aun no. tengan.' eulta-regladO, ni sacerdocio
en que se habia resuelto la .destruccion del sacerdocio, y el
pomposo y brillante Pero,no ha existido,ni existirá jamas e.
exterminio de todas las distinciones. Á pesar de todos 'estos
Una sola ranchería. que viva. sin: culto, sin ni ngun, sacerdo-
delirios, es reconocida solemnemente la universalidad del
cio, ni ningnn. sentimiento de la. divinidad.. Estos impos».
sacerdocio, y en vano se hubiera querido desconocer, por-
tores , que se.diceii inspi rados,:de • lo. alto no son. otra. cosa.

que está justificada generalmente por todos los monumentos
que sacerdotes falsos que engañan.á estos desgraciados, que
del universo. (Condoreet„ Ensayo sobre los progresos del
no por eso dejan de-hacer. el. papel de sacerdotes,. pues que
espíritu -humano).
se anuncian:en nombre.deLSer• supremo: Por. todas partes'
IX Pero ¿cómo puede concebirse que -un ministro tan
existe un poder superior que preside al mundo frico y,
incómodo para los hombres, tan generalmente detestado
al mundo moral; y por todas partes. : ha sido conocida la-
de las pasiones; un ministro que ejerce un imperio tan
existenci a
este poder_
Por eso. decimos que
grande, y que goza de tan grande consideracion; minis-
nunca ha existido Una.sola.tribn nacientesin'sacerdocio..
tro á quien mira con celos la autoridad civil, y que exi-
VII - Así:que, no hay uno solo de • entre nuestros mas
ge necesariamente tantos templos, -tanto esplendor y tantos
desenfrenadOs.impíOs.que no se haya visto obligado . á ha-•
gastos; y por último que este estado tan gravoso para los
Cer homenage á esta universalidaeL.Jarnas.(dicel. J. Rous-
pueblos, bajo todas las relaciones, haya podido ser, 'no solo
seau) se fundó un estarlo en el que no sirviesevde,.base la
imaginado, sino admitido, 'tolerado y honrado en todos los
religion.. Pero si la religion fue la.. base esencial de todos.
paises sin excepcion alguna , por capricho y pura supersti-
los. estados, el sacerdocio fue: ese,nciálmente el =fundamento
cion,.cuando los hombres tenian en sí mismos -todo lo que
de :todos los &den CSJ , Oigamos.... sobre 1. éste • artícnIa7. al que
podia serles preciso para 'conducirse? ¡Qué! diremos -á nues-
ha.dado -pruebas maicvidentes. de adhesion - al. sistema .de
tros impíos; desde el principio 'del mundo nadie tuvo ne-
los pactos sociales. »He querido: correr (dice,Condorcet).1o1
cesidad de sacerdocio, y todo el mundo ha vivido bajo su
»fastos del mundo, 7
influxo; todos podian pasarse sin
_ por . -todas,.partes he,-hallado la idea
él, y ninguno ha querido
»de las potestades .sobrenaturales.. Al par de-estas opiniones
hacerlo; todo el mundo podia vivir bajo la autoridad civil
»be visto levantarse-en unas-partes. príncipes y pontífices;
sola, y ninguno la creyó 'suficiente!
»aquí .familias 6:tribus sacerdotales; y en otras. partes role.
X ¿Qué nos dice ésta universalidad del sacerdocio,
»gios de-sacerdotes
. Esta.distincion que aun,se-halla
tan generalmente demostrada por los hechos, sirio que en
»tre •el clero defines del siglo diez- y ocho, se-halla tam.
este mundo hay un gobierno inmenso que se reservó Dios,
en
»bien entre los salvages.menos ;civilizados. Es. tan general,
el que nada puede la autoridad civil, y que debe ser re-
gido en nombre del
»y se halla repetida tan- constantemente en todas las épocas
Todopoderoso, y de .consigniente por
sus n
»de la civilizacion, que parece que no- puede dejar de te-•
inistros?... Es pues evidente que la distincion del sa-
»ner su fundamento en,la naturaleza misma."'
cerdocio, que aun se conserva en el clero actual , no debe
s n origen á las convenciones ni á la supersticion de los
VIII Y ¿quién es el que nos dice esto? Condorcet,
h
entre todos los impíos se -ha manifestado el enemigo
ombres, sino que es una distincion necesaria é indispen-
que

5 2
UNIVERSALIDAD
DEL SACERDOCIO.
sable , fundada en la naturaleza, como nos ha dicho Con.
Es Júpiter ú Osiris mi gran padre, aquel príncipe famoso
dorcet; y que existió necesariamente desde el instante de
de quien habeis oido hablar, y que obtuvo el gobierno del
la creacion, sin que sea posible poderse pasar sin ella en
por qué es vengativo? di-
deeiestai muerte.... ¿Y
eráienl.o....deNsiomeess
ningun pais: Pero si es tan necesaria, no es posible que ha-
o¿rYque vosotros corneis todos
.ya una invencion humana capaz de destruirla.
los dias los bienes que él mismo os da, y no le hacéis sa-
XI Nadie duda que todos los sacerdotes falsos que han
crificios ni ofrendas. Teneis costumbres detestables, y que-
parecido en el mundo fueron hechos por los hombres; y
brantais todas sus leyes. Haceis todo lo que él os prohibe,
de consiguiente, que son por este solo hecho impotentes, y
y nada de lo que os manda - ¿Pues qué nos manda? ¿qué
sin ninguna facultad de gobernar, pues que no tienen po-
nos prohibe? ¿qué sacrificios debemos ofrecerle? ¿qué de-
deres. Tarnbien es notorio que cometieron un grande error
bemos hacer para apaciguarle y para vivir bien?
los que abandonaron el sacerdocio verdadero. Pero al fin,
XIV He aquí con otros nombres restablecido el go-
puesto que desde que se abandona al verdadero Dios es
bierno espiritual. En lugar del Dios verdadero se recono-
preciso forjarse dioses falsos, y desde que se ha dejado el
cerá una divinidad falsa ; y en lugar del reino de Dios se
verdadero sacerdocio, es precisamente necesario reempla-
pondrán los campos Eliseos. Pero al fin vendremos á reco-
za•le por otros, debió quedar en cada estado un vacío que
nocer que hay necesidad de un Dios, de recompensas y de
no puede llenar el gobierno civil. Y en vez de probar la
castigos. Que este . Dios se llame Jápiter , ídolo, ú Osiris,
insuficiencia de este, los sacerdotes falsos hacen una com-
siempre aparecerá que es una potestad sobrenatural , que
pleta demostracion de que no basta ni podrá bastar jamas.
tendrá necesidad de ministros que se distingan del magis-
XII Y ¿qué concluiremos de aquí?..... Que el juramento
trado civil. ¿Y será cierto que Júpiter gobierna el mundo?...
de destruir el sacerdocio es sin contradiccion el mas necio
No, porque estos dioses y estos sacerdotes son falsos. Pero
de todos los juramentos. Porque supongamos, lo que ha
como quiera que sea, es preciso confesar que desde que
sucedido en efecto, que para entregarse algunos hombres
se cree que no es bastante el gobierno civil , deberá siem-
mas libremente á sus pasiones, corno hicieron los gefes in-
pre ser necesario un sacerdocio además del gobierno civil.
fieles, llevasen de nuevo su ceguedad hasta el punto de
XV Pero si es absolutamente necesario un sacerdocio,
persuadirse que el gobierno civil es bastante, ó que ha-
se dirá ¿por qué no se abraza el verdadero? ¿por qué no
blando generalmente podian pasarse sin el sacerdocio; y
arrojamos á todos los sacerdotes falsos corno á impostores?
que por consecuencia de esta persuasion se despojasen de
Aquellos á quienes pueda haber sorprendido esto, lo que-
nuevo todos los sacerdotes, ó por lo menos que dejasen de
darán mucho mas cuando sepan que sucede así precisa-
mente porque son falsos.
servirse de ellos, perdiendo enteramente de vista el gobier-
no espiritual..
XVI Un sacerdocio falso es un sacerdocio sin poderes,
XIII Supuesto este olvido, sobreviene un año de esca-
y de consiguiente sin facultad de reprender, corregir y
castigar; sacerdocio
sez, y el pueblo desesperado, que no conoce otro gobierno
cuya moral es relajada; sacerdocio, en
fin, que se ve obligarlo á hacer
que el se dirige á su soberana.... ¡Ah! hijos mios, les
la•• •
paz, y transigir con las
responderá el monarca conmovido, no soy yo quien os
pasiones. Por eso, lejos (le desechársele, se le desea; y lejos
de exigirle su mision,
causa vuestros males, pues los sufro con vosotros. Ni soy yo
ni aun se quiere saber que no la tie-
quien gobierna el mundo.... Pues ¿quién es? exelarnarán...:
ne, para excusarse la desesperacion de perderle. De ahí

1
-out' vi ap urip.ion.9 p emelt al os osa 10d •satiotspop sus
¿sasted sor sopor ua Á sodtuati sol sopo] ua ogru i ajanb aod*
ua aeitaeA lu
(.19 tus •asaused ansod sa T
‘119istical 'aapoa anb sal ue .11.1(nli y olsancistp
S „ ••..099opdadvs lap asaaatnic
]casa aqop 'ttel'uodo al os onb sezeuatue aod Á '1113.11E11 a l as
-sop osraaad sa 'opralsrpoiffis un.ua ug ua anb Á °pella«
anb sesatuoad .10d • soltp(pys sol, t Á sota:1.'9(1os sol e ‘sOtionb
Un ua sapeasalod sop ap peptsaaau .Áeti oil alabo <:aluelsuq«
sa nAta •
-ad sol y Á sapuea9 sol e ‘saactod sol y Á
peptioute er aub«:mac
S031a sol y so out
ies y opuntu la ua uauansos
•as anb sauom selsasepol.wied t uauat::
.03 eprptinue aqop ‘soutut sus op ocitoo.t aub. Áa i e i op
gni) tia? .XX
osoaapod-opo i le amautesolo9ta amesuodsoa :nutrid ojos
•opoi oisozupuinsay
—Int-pot
in anos aapaa tu 'icaoin c
!
l upru ua .11uone Oti agafj •a0,1
sory lettaaqo9 eaed saperatioluesop Á "sapelsalod
sop opeaso epea ua
op souait Á ‘sajcvelptioaaaat ‘sosolatunu so2tutaua aou
out) otaesaaati 03untneintosge sa
-ou t ourelsec
op atn9as oaclutats- acaso oqap Á 'SaUOTatUiptii set sopo]
t sa ou rima ouaatqo5 la o9ani :stud un'autu ua
tu oduion udautu tia
uniqns ‘saaoaaa sol emat ii0M1 V11151111 PISO 30d oaad •sop
oijopda:nos vis. osaesed . saaquioti sor
uoiatpnd senior :aluatras oiU130Mi ta !n'ye oa
-rasa sol ap aopeoutoed la Á ‘somand sol op Jostiojap la op
ap enej aod sapeasadtuaa'ser Á seloser •aeanfuoa
unut top m
..uelapod
i e l: otuoa eaaptsuoa
.
01 as Clusuti 01 aod -sauoz
011
'anb A ‘sonoasa sor tu cana cr uaaottoa ou onb-sosn'sorwop
rana sol ap opuoj ja tia easeti silpeorle Á `1.101311cktialt103
-tieuopueqe ".solapepaon S01011d . s0i e OluOunnuo,lcUJeuSen
urs staiatn9asaad 'satiotsad se [ sepol aurcituoa sotatA sol sop
JoALOA'091.30.id sa Pazond anb ipaclun nied -pept l eaotuut er
aopuaaclaa aqop olla raed -manid ns epol no pum el
ap otusme re ora un ap ep tdp al uot.r.ioa add openau oa
anaascio aoaeg aqap opopiaavs alapvp.aa 73- HiAx
-atm un sa opop.iddris vis ouaalgo2 un -eilSülle 01 anb osad
-011a9urna
ojos un outs anal] ou anb rzurleq ron sa 'otustw rs e opa
10. 9311(rd OS optima OSJOATtin 13 lia apaameasoa 110 pro
-anua caaqutott la -sosmf saiopdaavs sol y amautempaiima

eautla oqnq osa Jod. oslatKuSOS jo Own
a ln9as op ad. .,p solsa uapattd ou 'soaquioat:sot unuopueqe al
91503 01 OptiOp "-eoptif r j tia alopuyuguoa 'rana e l rpol op
opuetta 311b Sa,kal sewst tu •se l Á etnalaop 't tusan -ni iv.i
a lopuyaaolsop en ttuer op saja2 soaurl soduton soaounad sol
-out vwsna vp sopor uouan 'pomioviv;vitispv,ni uod sop
apsap uoierap al UOZCX casa aod amouirsiOaad •;)1(paij13003
-t2tatp onb 'man rr rpol aoíi soueptlieci nepanb al ‘satiota
-01.11 atuoua un sa anb se t op ‘souoised set aod ama-Llena
-naasaad sus ap usad l 'otabsoutooaa Olga 'aiduráts optala
-aciaad op tn/osaad
opusa)ap opetpo las oqap saationta
-aod JOS apla. opts ttramenAout ounsap ns atab•soutaumos
apsaa • uaaapaqo aj ou onb so l aelgsea ap Á ..ticirtioad
‘OuriltiO3 lV 'saJirdsepol aoci opts9o3e • Uall oms nAtitj (lo
aepueur op azpod [a uoa °tusan o [ aod ata a l as uotsuu
-opdaavs alapzipdati la aula loptiaload ap solar Átttu soluelsa
ruta uoa eaaptsuoa 0 J as ara) apsap san d *Mei:1'1103 u02111
sa 013013Jaars la aub -sotutaap 'opueng XIX
el aod oluatuesloold onb socuaaapuodsoa ---odopypiaa opop
-opuntu T op oldtautad j a apsap sauotanaasaad.seluoi
• .190DS la aaagaid as ou 9ttb aod tuun2aad os is ijAx
9.0111. uel Opt.1111S CC' anb aod • tiozei e l so casa jcsoasop -sus
-osoaapod-opoi, iap OLltorpaoralX0 0,130305 un tns
OS) e9aaltla Llan ► o!) anb . sapelsalod set sepol '50.10:1a0 sol
Sedar( alatnalsop atu9o1 opipod eaatqnq os ou anb Á c:otia9
sopo selaas set sepol is ramo] anua] Á ‘sopettotsed e saaq
-nena ja 93 t iqud OS opugna Opef:ap tia wad tunea optluas
-tuoti sol sopo]. p epefiesap ‘sapuealsol y aluati aarti 'sad
asatqun os onb• tosaamun lo aod otpual%a as otustueled to
wad •sope3sa sol
lotnad so l e
musito ot aod uatqwea
,
o nb
j ado.11U13 91n9is sal os Á ‘Joarid uoa gÁo sal as san
sopo] ap aaaeopaq jo Á ‘sadtaulad sol op lopeAlaS1103
•ainb e salo! salnimavs Ognq uollrao la apsap anb 'ouotá.
-0I90(1113DVS lacr
avui rsysuaÁrsla
479

56
UNIVERSALIDAD DEL SACERDOCIO.
T
DISTINCION DE LAS DOS AUTORIDADES.
57
Si el gobierno civil nada puede en este distrito inmenso,
»gustas funciones , y que las cosas se conservaron en este
y á veces entre dos millones de acciones no se halla un.
»estado hasta la publicacion de la ley de Moisés."
solo cielito civil, ¿quién las dirigirá?.... Véase aquí pues:
II »Se quiere añadir que desde este tiempo el sacer-
en esta region inmensa abandonados todos los hombres á.
»docio y el imperio no fueron incompatibles; que habien-
la rapidez de sus inclinaciones
Á vista de este diluvio
do reunido las dos autoridades en sus personas los papas
de crímenes , no debe tardarse-en volver á buscar el sacer-
diferentes

soberanos,
b
nada puede impedir que un Rey
»y
erentes so,
docio , y será siempre inaudito- el querer deshacerse de él.
»sea ordenado sacrificador, y que las dignidades eclesiás.
Pero ¿qué ganaríamos si buscásemos el falso que aprueba
»ticas se reunen- todos los dial, &c." Todos estos hechos
todos los desórdenes, sufre todos los vicios, sanciona tod01-5
han sido confesados solemnemente por unas y otras partes,
los saqueos y todos los latrocinios ? ¿Podo en fin en nin-
y solo debemos tratar de rectificar sus consecuencias. (V. En-
gun tiempo ni en ningun pais verse libre el hombre de
ciclopedias de Paris, de I9ernom y otras, art. Sacerdocio.)
sus pasiones sin sacerdocio , y ser verdaderamente libre sin
III Primeramente, si (como dicen nuestros enciclope-
el sacerdocio verdadero?.... Si no pudo ser , el juramento
distas) los gefes de familia poseían la soberanía temporal
de exterminar el sacerdocio , y vivir solo bajo el gobiernO;
desde el principio de los tiempos; ¿qué resultó de aquí?
civil; no solo no producirá la libertad de los pueblos, sino
que la soberanía temporal existia desde el estado de fami-
que les entregará á la esclavitud mas terrible, que es la de
lia, y este existió antes que los pueblos: luego por confe-
las pasiones.
sion suya existió la soberanía antes que los pueblos: luego
todo lo que hemos dicho sobre el origen
5
de la autoridad
b•
5.°
civil es muy cierto; y todo lo que se ha enseñado sobre su
.Distincion de las dos autoridades,
formacion, despues del estado de familia, es falso. Y véase
aquí un testimonio evidente en nuestro favor contra todos
Es un hecho atestado por toda la antigüedad, y de
aquellos que pretenden que la autoridad civil tuvo su
que quieren aprovecharse nuestros enciclopedistas , »que
principio en los pactos sociales.
IV
»antiguamente el sacerdocio pertenecia á los padres de fa-,
En cuanto á la autoridad espiritual , lejos de ne-
»milia, de donde pasó á los gefes de los pueblos , que se.
gar que en los primeros tiempos la haya conferido Dios á
los padres de familia,
»descargaron despues de él en todo 6 en parte sobre ini-
pretendemos que le fue imposible
entonces darla á otros. Mientras que
»nistros subalternos...." Se tiene gran cuidado en hacer ob-:
Adam fue el único
servar tambien que »en el principio de los-tiempos
gefe de familia que habia sobre la tierra , fue preciso que
ejerciese al mismo tiempo las funciones de pontífice y so-
»cerdocio y el imperio estuvieron reunidos en unas mis-
berano. Mientras que
»mas manos; que en todas partes los reyes y los- padres de
Unos no tuvo bajo de sí mas que
una pequeña ciudad, y que
,,familia reunían al misnio tiempo el pontificado y la sobe--
Abraham fue el único creyen-
te que habia en la tierra de Canaan ,
»ranía temporal; que Jethró, suegro de Moisés, era saca-
fue imposible á Dios
dar sus poderes divinos á
»dote del Todopoderoso; que los patriarcas lo eran igual-
otros que á ellos. Lo mismo de-
bió suceder con Jcthró
»mente; que todos estos gefes sacrificaban por sí mismos,
en la tierra de Madian, y con Ia-
cob en la tierra de Iras. Todos estos patriarcas se hallaban
»ó daban órden á uno de sus súbditos para que inmolase
diseminados enmedio de las naciones infieles, y no era po-
»la víctima; que sus primogénitos les sucedian en estas aus.
TOm. II.


:H

`ao.AT LTa solquiou Ántu soidtua9a oso ap sotnauo
'1;:-.)tio[sinap sns seiqrs ura '9.31;o1 sus smsof uva 'aa inp TII91
I 'san
-tuaios sopayaors sollo op amaaj i
sroarmrd so
r momo
[ op ouaater9 onb aod 110211.1 rl sa sanó
Á 'oulaadus las
lOp oaqmou 110 epapuoq sol ‘saluatpuoosap SUS sopo) riuuoi
mga Ti auasaad ns ua ptnnoaa poo uosolnpuoo os oub Nen
ay?,zuoar p sopriSall mad sinp soj tij
-opio sol oub osanpoci .opoi la aod ouounnelpauno sosn5
•salop.zaozn soiduns
nula sollo so l Á aouptiod p 1210 prpnio ap
.ne sayal sosa sopISLup urjo lenuudso 0 1 y UOI.011193 Aula
p3sJaaiun
727 aigloaa op eqrquac arxb souopa 9 sr[
anb 0 1 oro) u 3 -saumpuoasop sns r oaquiou ns ua swdsap
CM) ns ap rzagro el
y upado,' ()molimos oaped la 'osoaopod.opo
urquuasua
j, l ar sauopao
onb sor ` SeD:IEIJ1Cd S01 rS9C101DP19A9.1 oanowea
ser sotuo l eqns saaped sor y rqrumur prpoo erro ap pian
-erpounn sola mar(' opo carel ' c:OTDIA lar S0.5)72S19D sol Á prn

aja5 la anb doni .01op.roovs un.i.9 un £ salopiaDvs
r [ ap Sall111(217S 92Slidd-11.1039.1 Sin (:selipucituoa ap pum
‘svi?aai aDypuocr un 'ataja ofnq U72 Á. anD un '0U1111.93
-0000 r E Á S0110TDMIIIDLIT sralsoou op uotaaaup r 1 sonosed
pp ora p opon ua 'ol ua[oeu peplo neo ua Tan os eÁ op
ser ap olaunar p soaquinlsoo sal ap sriSoa set roa uororpa
-urna pala 011.1a7ga4 rteicq ou uuy •r.mbaraa2 raopepaan ron
rulo] onb ol opo soeruotuon sol Á •searldrys 5121 .tsurttouTax
asarnuoj y ózacluia Á 'eatnensiSeua oun iqns ella oupaoq
-ao ser Á srpuono 91.1 ri.Stxo out) SOI.OUT,IDES SOT opuntu ¡ap
-ns as sosoaaumu sem 110.13I0II1 as souaoli tqns soned sol
aouas y ouma opiqop raa al onb o[ opo ,T .sofTyl uosolmn anb
anb empato y •olaop.ioarn pp saumouuj szatuniodun sa l ua
S01IIC une 'sauna() sus sola oprp ruir.q sa i anb sand '7U772
uoseprde a l aula ozni 9 ‘saaapod sus ap a laudwun 9oinnua
-717Cha pnp?Joinn rl osaÁasod onb somrpup oJodtura
-00 S141 ‘SOII(1 sus y 9ioonrasa ourunall oa0u 94 pp aj os azul
• 12171 aipn(1- op oipaaop -ns orna:toman roa opeqo:«1 sour
-Tad la onb °San •uapJ9 un onj opopiaons p sodwaly sol
•011 011103 sand paw M9197)07770 711 011_70CLIL1A111.S0d LTMT_Tal
op tialao 13 opsap aneo oabr ap 'musa' ánb? x .salaqui 9
:sapvpuown sop svi II9SOÁOSOCI rIl[ung ap sop9 sol SOdwou
SDi g g sonnuod sol anuo Áoq oso na rasa owslua osa Á tsad
sol 01) oi. draupd p ua -0n1) arpo') ap SO(01 SOLLMISH A
sns ap OUDILI .10Cr empala V1
rprq ‘OTITSILLI
..rsiej rao sopunSos sol op pf
1s aod .1CDULTOCS riaoub ou °tiranos p opueno `sourOrd so'
Á ciaprpia.s..umsuu ron tamu ga somulad sol onb ap 1 t anb
anua •saaprd sus opualmn opopioors la aooaalo suoarinyd
`sollo anuo el:x-19.Typ ralo r[qrq OLT Á :sesirj sapepuump
sol ap softq sol sandsap Á <:soiagpars 1030.130 pqr Á up3,9
sns ap antuou ua sopuraI sajoS sol 1.111.39 01 "sola oaop
r SHA OS SI3S0a sr [

) uaSulo

TOTIllid p apsaa •alapapenuoo
• 23p:10.& Pp oxqwou ua sroar[ned sol ue larq onb ori -salqed
oprsuad soulaq rounu onb aod 'exaolsni el no oproupsnl
-pa sol y urquSinwooxo Á urloopirm Á ‘saluoalual sol urq
uarquarl cual as orpoq opuuSas alsa anb sounuanuoa Á tsra
. 12111.31I000I soluotulayent so[ urtoopuaq 4 souumos SOT99
-stpadopToua sonsanu urioasqo ()aloa apadiala ap Japcd
•Ti3CS sola y momo 'so:untan-ad seaarined sol sopo Á (yo
p 59.(01.1,71U2 S729 p uvqnp anb otos sodtuan soaau ► ad sol ua
T
-79/ 'unnivdqv poiv `soloproulaars sapu1a2 op pr inieno ua
S
o u 1:11TMLIJ 01) S0.10z
111
mgopiaDvs p urpsod ojos o
•sosirj sasolp aod
-sama[pnoosop sns lagos oundnos ie 991112110d op S3LIOIDUIj
SC1 aooaafo 9[qap
'sola oaapepaan p aod sopeuano1 urca soun
01IJOILICTJUS000U onb l a Á c: sapr imaolor sop
sano sol Á
se[ rzaquo 215 oacios ounaa anb p 9.117Vd 70 01.1j soaolsop
sol onb op etouaaapp rasa atoan CIA)Od opu9p p? .solq
soasen ua susiods[p urqrírrq os onb ‘soluatoru sopepu lo set
-aod sano sol op arayprq r i op uoardpgard srl i nurj sns 1u
d
seno r sean uoiroaoor os Á `rajad rpriqod °Amo ou anb
‘soja2 sano sol op r[urag no ia lo-1 °! a °'' ualc11"4 oso
senuanu 'aluottliraouag 01)119CIIIH 'Sala( SI1S al) 110T3C,U0S
tsaluaipuoasop sus sooqoj ama Á saaapod sns sopeaopow ara
^1103
so llo y 001) sopo y arrpoo asaIpud soya anb amts
6g
"SaavaniOlali SOa
29

6o
DISTINGION
DE LAS DOS AUTORIDADES.
6
ham, Job, y en todos los grandes patriarcas y todos los so-
admitidos. Pero ¿qué resulta de ellos? Tomémoslos de nue-
beranos. de los pueblos infieles. En los dias comunes, los
vo en consideracion , y discurramos sucintamen te so-
padres subalternos eran los que inmolaban la víctima, los
bre ellos.
que enseñaban la moral, anunciaban la justicia del Ser su-
Al principio de los tiempos los gefes de familia
IX
pretno, y ofrecian sacrificios particulares al frente de sus fa.
poseían las dos autoridades. Luego la una y la otra han
minas. Tenemos tambien ejemplos evidentes de esto en
existido desde el estado de familia : luego ni la una ni la
Caín y Abél , en los hijos de los patriarcas, y en todos los
otra tuvieron su principio en los pactos sociales. He aquí
sacerdotes fieles ó infieles que desempeñan aun las funcio-
el primer hecho y la primera consecuencia. Desde el ori-
nes subalternas del sacerdocio, bajo las órdenes de sus
gen de los tiempos los principales hijos de los patriarcas
superiores.
ejercian el sacerdocio, bajo la inspeccion de su padre, y ya
VII De los gefes de familia pasó el sacerdocio á los
era un orden el sacerdocio. Luego este fue el primero de to-
gefes de los pueblos, y de consiguiente á los soberanos. Es-
dos los órdenes. Tenemos aquí el segundo hecho, y la se-
te es el tercer hecho que alegan los enciclopedistas con rela-
gunda consecuencia. De los gefes de familia pasó el sacer-
cion al sacerdocio; y no le tenemos por menos cierto que
docio á los soberanos. Luego existía antes que los sobera-
los dos primeros:. si se reconoce la historia de los primeros
nos, y fue anterior al gobierno civil. Este es el tercer hecho
tiempos se verá que los gefes primitivos, despees de haber
y la tercera consecuencia.... En fin, entre los soberanos los
gobernado una sola familia, se hallaron á la cabeza de mu-
que ejercen aun el sacerdocio, le ejercen en nombre del
chas, y no tardaron en ser gefes de todo un pueblo: que
Ser supremo. Luego no son señores de él: luego la autori-
Noé, Abraham y todos los patriarcas en general; que Mel-
dad espiritual y la autoridad civil son enteramente dife-
chisedech, rey de Salém, y todos los príncipes de Israel
rentes la una de la otra. Y véase aquí el cuarto hecho y la
hasta Aaron tenían bajo de sí una numerosa poblacion cuan-
cuarta consecuencia; consecuencias necesarias que se dedu-
do ejercian el sacerdocio; que entre los antiguos romanos, los
cen naturalmente de los hechos confesados por todos: y
emperadores fueron casi todos soberanos pontí fices; que en-
consecuencias que se deducirán mientras que se quiera ra-
ciocinar
tre los galos, los gefes de los druidas reunian muchas veces
con exactitud para ilustrar á los pueblos.
X Pero no son estas las. que deducen nuestros eneldo-
las dos autoridades; y que entre los chinos, los tártaros,
pedistas, pues son diametralmente opuestas.R
los indios y otros muchos pueblos idólatras, las reunian co-
ne
el
pio de los tiempos, dicen, nuestros padres,
munmente los soberanos.
poseían ar dos
autoridades. Luego eran las mismas: luego fueron
VIII Desde Moisés, añaden nuestros enciclopedistas,
igual_
mente señores de las dos: luego los soberanos lo son todavía:
el sacerdocio y el imperio no han sido incompatibles. Basta
luego pueden á su placer disponer
tener ojos- para no dudar de este cuarto hechos Tenemos
del sacerdocio, cederle,
y volverle á tomar, pasarle á otros, ó ejercerle por sí mis-
ejemplos evidentes de esta reunion entre los cristianos en
inos, mudar sus leyes y constituciones, asegurarle un esta-
el gefe supremo de la iglesia; entre los tártaros , en el
do ó rehusársele, y hacer en lo espiritual
gran Lama, y en otros muchos príncipes. Ni se puede du-
todo lo que pue-
den hacer en lo civil., ¡Puede verse un conjunto de sofis-
dar que las dignidades eclesiásticas y seculares se unen to-
mas mas monstruoso! ¡Á lo que nos conduce la confusion
dos los dias, tanto entre los fieles como entre los infieles.
de las autoridades ! Como la experiencia, sostenida de to-
Todos estos hechos son incontestables, y los dejamos ya

DISTFNCION
DE LAS DOS AUTORIDADES.
65
dos los siglos, no nos ha enseriado aun que éste es el origen
XIII En segundo lugar, en el orden extraordinario,
fecundo de nuestros males; que el modo notable con que
todos saben igualmente, I.° que David fue constituido so-
Dios las distinguió es el único remedio, y que mientras
bre Israél por orden de Dios, pero en virtud de una d.
ero
que no se distingan así, se verá el mundo entregado á la
gacion evidente de la succsion de las generaciones, Dei or.
mas cruel agitacion?
dinatione extraordinaria, pasó voluntariamente su autori-
XI ¿Existen sobre la tierra autoridades de diversas es-
dad real á Salomon. y á sus herederos, y que por lo mis-
pecies; naturales y sobrenaturales, ordinarias y extraor-
mo las denlas ramas conservaron solo una autoridad do-
dinarias, divinas y humanas, celestes y terrestres? En
méstica, bajo la dinastía de Salomon: 2.° que lo mismo
fin, ¿las autoridades espiritual y civil vienen de Dios, del
sucedió con &ud., Jeh.ú y Icrobown, &-.c Estas son las
mismo modo, y son ambas de una misma naturaleza?......
constituciones extraordinarias.. (V. variaciones de las ciu-
Cuestion sumamente importante, cuya solucion depende
dades 8ce.):
absolutamente de la distincion de los tres órdenes, de los
XIV En tercer lugar,. en el orden sobrenatural, es
que Dios es autor, y sobre los cuales nos bastará citar tres
bien sabido que habiendo bajado el Mesías del ciclo por or-
hechos históricos, generalmente conocidos.
den de su padre, Dei ordinatione. supernaturali, entregó
XII En primer lugar, en el orden de la naturaleza,
sus poderes sobrenaturales á san Pedro y á los doce após-
nadie ignora, que por el orden solo de las generaciones,
toles, que ordenaron despees á sus sucesores. Esta consti-
establecido por Dios, Dei ordinatione, Ismaél fue consti-
tucion, como la de todos.los profetas. en general, se llama
constitución sobrenatural:.
tuido gefe universal de los ismaelitas: faciam illurn
XV En estos- tres órdenes, es evidentísimo, I.° que no
gentern magnam: a.° que engendró doce hijos que fueron
solamente viene de Dios la autoridad, sino que
naturalmente duques, ó gefes de sus doce tribus: genera-
la persona.
misma del primer gefe de cada orden ha siclaelegida, cons-
bit duodecim duces: 3 ° que casando á estos hijos se halló
su casa naturalmente dividida en doce casas, de donde re•
tituida y ordenada inmediatamente- por Dios mismo, y con
sultaron las primeras particiones, las primeras leyes, y la
la facultad. de que pudiesen ordenar á. otros, sin lo cual la
mision de las- personas no vendria originariamen
ciudad primitiva de los ismaelitas, que fundó el mismo
te de
Dios, Dei ordinatione: 2.° que el primer gefe. de cada or-
maél en los desiertos, mas de quinientos afios antes de la
den ha sido constituido de diverso modo;
posibilidad de los pactos sociales: 4.° que habiendo pasado

por
, y ) eso pue-
den las potestades. venir de Dios de tres modos diversos:
al morir su autoridad universal á su primogénito y á sus
por via ordinaria, por via extraordinaria. y por medio so-
herederos, los cine quedaron en esta ciudad primitiva, pa-
brenatural. (Y.. soberanos. actuales):
dres é hijos, debieron quedar necesariamente sometidos á
XVI Segun estos tres hechos, basta tener ojos para ver
la dinastía constituida, sin poder ejercer en su casa otra
claramente las- diversas autoridades, y para discernir
autoridad que la doméstica
5.° que lo que decimos de
con
facilidad lo que hemos, di I
c
y lo: que nno. hemos dicho
Ismael debe entenderse de Assur, , de Mczrain, de /na-
hasta aquí en esta obra
h
..
cho y otros; y que lo que pasó en el pais de los ismaelitas
t.° No hemos dicho- que no. haya autoridades
se repitió en los ciernas paises. Esto es lo que se llama cons-
divinas
y sobrenaturales., pues, que la del sacerdocio
tituciones ordinarias. ( V. en nuestro primer vol. Origen
es de este
género.,
de las ciudades, imposibilidad de las dispersiones, &c.

64
DISTINCION
DE LAS DOS AUTORIDADES.
65
2.° No hemos dicho que no puede Dios conferir la au-
de libremente seguir ó no seguir las reglas ,de las costum-
toridad real extraordinariamente, pues que Saúl, David,
bres, y que siguiéndolas adquiere por . la generacion una
Jehú y otros la recibieron de este modo.
autoridad humana enteramente diferente de. la autoridad
3.° Tampoco hemos dicho que la potestad civil no
divina. Por esto debemos poner aquí la mayor atencion.
viene de Dios, pues que la persona misma del padre pri-
XIX Decimos que existen sobre la, tierreu cada pais
mitivo de cada ciudad fue elegido inmediatamente por Dios
dos suertes de autoridades perfectamente 4.istintas, una na-
mismo.
tural y otra sobrenatural. Autoridades que vienen ambas
4.° Ni hemos dicho que la autoridad civil no viene
de Dios, pero de diverso modo. La natural viene natural-
de Dios , pues que la autoridad universal, de que se halla
mente por el curso ordinario de la generacion. La sobrena-
investido el soberano legítimo, es la misma que la que el
tural viene sobrenaturalmente por una revelacion especial.
padre universal de cada ciudad habia recibido riel Todo-
He aquí nuestra doctrina en este punto, que es la misma
poderoso.
que han enseñado .Bossuet , Fenelon y otros muchos bue-
XVII Y ¿qué es lo que hemos dicho?.... Hemos dicho
nos autores. No es abstracta, complicada, ni imperceptible,
L° que Dios no deroga jamas el orden de la naturaleza sin
pues que Dios mismo declara que constituyó pos sí los ge-
hablar: a.° que mientras que no habla , debe seguirse el
fes ordinarios de los pueblos, como lo hizo con Assur ,
orden ordinario: 3.° que en este orden las potestades no
y otros, por el curso de la generacion sola. Faciam
vienen de Dios sobrenaturalmente.
illum in gentem magnam.
XX Aunque
Pues ¿cómo vienen , de un modo muy simple : su-
toda autoridad venga de Dios, no se si-
biendo hasta la cabeza de cada ciudad, se halla esencial-
gue por eso, como dijimos en el 'origen de las autorida-
des,
que no hay mil especies diferentes.de ellas,
mente un padre universal que desde que llegó á engen-

naturales
y
drar fue constituido por solo este hecho á la cabeza de sus
sobrenaturales, divinas y humanas , ordinarias y ex-
traordinarias, inferiores y
descendientes, el teniente del Ser supremo, y como una
superiores, particulares y so-
beranas. hay tantas autoridades como autores ,
segunda magestad, encargada de gobernar, con sujecion á
y tantas
paternidades como padres.
sus órdenes soberanas, en las cosas de la tierra; y este pa-
Ni se sigue por eso que deje
de haber un padre celeste , y padres terrestres; poderes di-
dre recibe inmediatamente su mision del Ordenador supre-
vinos que emanan del cielo: potestas de corlo;
mo de las generaciones: faciam illuni in gentem magnam.
y otros que
vienen de los hombres por medio del nacimiento:
Cuando Este padre universal ha sido constituido segun
potestas
ab hominibus.
el orden de las generaciones, se dá sucesores, no por la
Tampoco se sigue que deje de haber un or-
den que veng
y de Dios naturalmente ,
generacion, sino por su sola voluntad; porque siendo pro-
que es el de la
naturaleza;
otro que viene sobrenaturalmente,
piedad su ya la autoridad universal que tiene sobre sus
que es
el orden sobrenatural ; y aunque ambos sean diferentes,
descendientes, puede disponer de ella como de los denlas
no dejan de venir uno y otro de Dios. En el orden extra-
derechos.
ordinario, vienen de Dios extra
XVIII No veo, segun esto, qué dificultad pueda que-
ordinariamen te , por una
derogacion especial en el curso de las g
dar sobre esta importante distincion. Porque ¿qué podría
en
sucedió con
eraciones, como
Sutil , David y laotros.
ordinario vienen
vi
objetársenos? ¿qué la generacion es un acto fisico? Nadie
por el .medio ordinario de
rop Ea na
g el
lo ignora. Pero este acto fisico es de un ser moral, que pue-
Tern
p
ion,
sucedió

66
DTSTINCION
DE LAS. DOS AUTORIDADES. 07
con nuestros padres, que se dieron despees sucesores en
virtud de sus voluntades. Y ¿qué se necesita para que los
los que las dos autoridades, aunque perfectamente distin-
vivian en la mayor union , trabaja-
b
t aasn ¡por sunato
soberanos civiles vengan de Dios? ¿Es preciso que tengan
eza'
en el mayor concierto, como que tenian
una mision 'sobrenatural?' No. Basta que la persona del
las dos unos mismos intereses, y unas mismas temporali-
padre primitivo de cada ciudad haya sido constituido por
Dios mismo, con poder de darse sucesores: es imposible
dades! concluyamos.
XXIII Toda autoridad que no lleva consigo caracte-
poder contradecir esta constitucion natural del padre pri-.
res sobrenaturales, no es una autoridad divina : la autori-
mitivo de cada ciudad por medio de la generador),
dad de los padres de la tierra.no los lleva: luego no es una
XXI Es pues Cierto que en el origen nuestros padres
autoridad divina.
poseían las dos autoridades pero no se sigue de aquí que
Aunque las dos autoridades civil y sacerdotal hayan es-
las dos fuesen las mismas, y ambas divinas y sobrenatura-
tado reunidas en nuestros padres, no se sigue :.de aquí que
les. Ni se sigue que pudiesen hacer constituciones divinas
hayan sido las dos una misma, ambas divinas, de la misma
porque podian hacerlas humanas, ni mudar la constitu-
naturaleza, ni emanadas del seno de la divinidad ; ni que
cion divina porque podian mudar las constituciones huma-
Dios las haya conferido una y otra, sobrenaturalmente ; y
nos. Aunque poseyesen las dos autoridades , conocian per-
con mucha mas razon podemos 'decir que no las confirió
fectamente su diferencia.. La una les era natural , y la otra
Dios en tiempo de los pactos sociales. Porque si por confe-
no; la una estaba inherente á su título de podre, y la otra
sion de nuestros encielopedistás-existian estas autoridades
les 'labia sido conferida. En la civil hablaban como seño-
en nuestros padres mas de quinientos años antes, ¿cómo
res; en lo espiritual como ministros; en la una daban la
podia haberlas creado Dios quinientos años despees? ¡Qué
ley; en la otra la recibian; en la una eran propietarios , y
medio de conciliar lo pasado- y lo futuro, la noche.y el dia,
en la otra comisionadós„ Y ¡cuánta diferencia no hay!......
lo natural y lo, sobrenatural, la luz y las tinieblas, la ver-
Mientras que reunieron en sí las dos autoridades . , jamas se
dad y el error !
colocaron en el primer rango. Miraron siempre . coma la
mas importante de sus funciones aquella por la que repre-
S. 4.°
sentaban al Ser supremo; y lo era en efecto, porque no
hablaban entonces solo en su nombre, sino en nombre del
Separacion de las dos autoridades.
Señor del mundo. Mandaban, no solamente á sus súbditos,
sino. que se . mandaban á sí mismos. No solo dirigian algu
I Despues de haber visto reunidas las dos autoridades
nas acciones, sino . todas : y brillaban, no solo con su pro-
en la mano de nuestros padres, querrá saberse por qué se
han separado; y lo
pia magéstad, sino con la de una autoridad infinitamente
expondremos , alegando las principales
mas magestuosa que la de todas las autoridades humanas..
razones que hubo para ello, fundados siempre en la histo-
ria, en los hechos y
XXII ¡Tiempos felices en los. que el magistrado civil
en los monumentos. A umentada la po-
no miraba con celos la preeminencia del sacerdocio; en
hlacion con exceso en cada pais, se hizo ir
s
d ispensable la
eparacion de los (los gobiernos por su
los que le era imposible no aprovecharse . de sus luces, se-
d
II D
iferencia es( neial.
iferencia por la
pararse de sus consejos, poner trabas á sus funciones, dis-
legislacion. En lo civil se divi-
putarle su estado, ó quitarles su subsistencia! ¡Tiempos en;
dieron los bienes. de la tierra ; y en lo espiritual se divi-

68
SEPARACION
DE LAS DOS AUTORIDADES.
69
dieron Ios. bienes espirituales. Pudo en lo civil haber tantas
dotes, porque cada dios tenia sus ministros , y cada templo
leyes corno fundadores ; pero en lo espiritual, la ley es una
tenia una multitud de divinidades. _Entre los indios, los bra-
tan esencialmente corno Dios mismo. Y donde quiera que
mines eran infinitos. En la isla de Cedan, y en los denlas
se hallan dos leyes diferentes sobre un mismo objeto, pue-
paises idólatras, sucede lo mismo por relacion de los viage-
de concluirse sin dudar que una de las dos es falsa.
ros. Entre los griegos, entre los romanos, y todos los pue-
III Diferencia por la pubiicacion. En lo civil todo es
blos en general, el número de los sacerdotes, por confesion
visible ,•y toca materialmente á los sentidos. Por eso desde
de nuestros enciclopedistas, excedió siempre en mucho al
que la ley ha sido publicada, puede castigar el magistrado.
de los magistrados civiles , no como ellos dicen porque
Al contrario en lo espiritual; todo es futuro de parte de la
este estado da mas consideracion, sino porque el gobierno
sancion, y ni las recompensas, los castigos y el legislador,
de la divinidad trae consigo infinitamente mas detalles
y
nada toca materialmente á los sentidos : por eso es preciso
exige infinitamente mas trabajos; y de consiguiente deben
hablar , publicar y amenazar toda la vida; sin la cual se
ser infinitamente menos extensas sus divisiones.
perdería de vista la sancion de las leyes,
VI En los tiempos primitivos, cuando las dos autori-
IV Diferencia por la aplicacion. En lo civil hay ne-
dades estaban aun en la mano de los padres, cada ciudad
cesidad de pocos magistrados, porque los cielitos son muy
naciente tenia su pontífice, y cada habitacion subalterna su
raros. Un tribunal supremo, y algunos distritos bastan pa-
sacerdote. Eran entonces muy limitadas las divisiones. Lo
ra una vasta extension de pis. Al contrario en lo espiritual;
mismo sucedió en la primitiva iglesia, segun refieren los
cuando se trata de ensefiar : teclas las verdades, y de refutar
historiadores. En la mayor parte de los paises nuevamente
todos los errores; de instruir toda la juventud , y de visitar
convertidos cada ciudad tenia su obispo, y en los campos
todos los enfermos; de consolar todos los afligidos, y de pa-
bastaba que Iiiiibiese nueve ó diez familias que gobernar
cificar todas las familias; de corregir todos los abusos, y de
para darlas un sacerdote. Si despues se conformó la iglesia
estimular al trabajo; de ilustrar los espíritus, y de formar
á las divisiones ya establecidas en el imperio, fue solo para
todos los corazones; de combatir todas las pasiones , y de
las metrópolis, y para las grandes provincias. M. Fleuri
hacer que los hombres resistan sus inclinaciones; de go-
hace sentir con razon los inconvenientes que produjo esta
bernarlas en todas las acciones, sin exceptuar una sola;
division, pues que si los detalles son considerables en las
cuando en fin se trata de aplicar la ley de Dios á todo, pues-
pequeñas divisiones, no lo son menos en las grandes.
que todo lo comprende, eran necesarios muchos coopera,
VII »En el siglo cuarto (dice este célebre autor Institut.
»al Derecho Can, cap. 14.),
dores. Querer hacer que caminen á Ja par estas dos magis-
en el Oriente, el Asia, la Cre•
»da, y la Italia
traturas, y asignarlas las mismas atribuciones , es manifes-
habia una infinidad de obispados. Bajo
»del patriarca de Co
tar poco discernimiento sobre los principios elementales de
nstantinopla solo habia 8o metropolita-
nos y 39 arzobispados ; entre los cuales algunos tenian
los gobiernos.
»3o sufragáncos. En las Gaulas,
Y Córrase la historia de todos los siglos, y se verá que
Alemania y Polonia, que
»habia menos c
estos dos gobiernos no pudieron jamas seguirse en su mar-
»ro
iudades, fueron mayores los obispados; pe-
as
las
divisiones fueron siempre mas sabias
cha , ni formar pasos iguales. Entre los judíos los levitas
»atendido el detalle inmenso del ministerio."
>
eran infinitamente mas numerosos que los magistrados ci-

¿Qué resultó entre los chinos,
viles. Entre los egipcios- era inmenso el número de sacer•
donde se quiso hacer

70
SEPARACION
DE LAS DOS AUTORIDADES.
71
marchar juntas las dos autoridades? que los mandarines,
X Lo que hicieron los gefcs infieles en sus ciudades
ocupados del gobierno civil, apenas pueden hacer un ser-
por solo la indicacion de la razon, debe creerse que •lo ha-
mon de moral cada quince dias, y se vieron obligados á
ría el Autor supremo de la razon en favor de los que habian
abandonar los detalles de la religion á una multitud de
permanecido fieles. Y efectivamente, luego que la posteri-
bonzos, de lamas y de falsos sacerdotes que llenan el espíri-
dad de Jacob se hizo bastante numerosa para darla un
tu del pueblo y de los grandes de una multitud de supers-
cuerpo de leyes, descargó Dios del sacerdocio á los prínci-
ticiones; y que á pesar de este nómero infinito de minis-
pes de cada tribu para que pudiesen entregarse enterarnen-
tros falsos que se dividen las funciones de la religion, no
te á los cuidados temporales, y dió á la tribu de Levi solo
logran los chinos verse gobernados ni en lo exterior, ni en
el gobierno espiritual de todas las tribus. Cuando resolvió
los actos interiores; de donde resulta que en lá China. no.
despues llamar •á todos los pueblos á la verdadera luz, de-
hay un verdadero gobierno espiritual.
jando á los soberanos la autoridad civil de que estan in-
VIII Cuidemos mucho de no olvidar el principio de
vestidos por derecho humano, pasó su sacerdocio á las ma-
que hemos partido, á saber: que en cada una de nuestras
nos de la iglesia para que enviase ministros á todas partes
acciones, la primera impresion que se comunica al alma,
hasta la consumacion de los siglos.
y se llama pasion, es siempre esencialmente desarreglada,
XI Cuando empezó á hacerse numerosa la poblacion,
y se inclina directamente al mal, pues que se dirige á la
se procedió pues por todas partes á la separacion de las dos
destruccion de nuestros bienes; y que por lo mismo es pre-
autoridades. Y entonces fue cuando se vieron parecer á la
ciso que el hombre sea gobernado en cada una de sus ac-
cabeza de cada pueblo, no solo dos leyes y dos legisladores,
ciones, sin lo cual, las pasiones causarían en los imperios
sino dos cuerpos, y dos magistraturas individualmente dis-
los estragos mas espantosos. Segun esto, si las diócesis son
tintas, que lomo dos ramas de un árbol magestuoso que
muy vastas., ¿cómo se quiere que in obispo pueda cuidar
salieron de un mismo tronco, empiezan á parecer separada-
de todo, y que un sacerdote pueda contenerlo todo si son
mente, á aumentarse y extenderse sobre la cabeza de cada
muy extensas las parroquias? Es pues constante, que no
sociedad; á medida que se extendia la misma sociedad, y
que encargada especialmente cada una de su parte, pudie-
hay propo •cion ni variedad en la marcha de los dos go-
biernos, y que los que quieren reunir sus divisiones, traba-
ron entregarse enteramente y sin particion á sus importan-
tes funciones.
jan manifiestamente en la desgracia de los pueblos.
XII Es
IX. Luego que la poblacion llegó á ser numerosa en
verdad que algunos soberanos, separando los
dos gobiernos, se reservaron
cada pais, fue preciso pensar en separar los dos gobiernos;
el soberano pontificado;
bajo
pero
y lo hicieron desde luego los gefes infieles, guiados por so-
este soberano pontífice, corno bajo los soberanos pon-
tífices de nuestros dias, no fueron menos necesarios, aten-
la la razon. Conocian por sí mismos los pormenores in-
dido el aumento de
mensos del sacerdocio, de que .estaban encargados; y des-
poblacion, dos cuerpos separados y
perfectamente distintos; sacerdotes
pues de haber separado los padres de cada ciudad en dos
de unaDarte
tragos civiles de la otra, y de con
cuerpos como pontífices de sus falsas divinidades, entrega-
siguiente' dos tyn im
niaftrioss.
absolutamente diferentes en su marcha, en su constitucion
ron al uno el depósito de sus pretendidas leyes divinas;
y en sus empleos.

y corno soberanos entregaron al otro la conservacion de las
XIII He aquí cuál fue la causa, la razon y los motivos
leyes humanas, y el juicio de lus delitos civiles.

SEPARACION DE LAS DOS AUTORIDADES.
DE LAS DOS AUTORIDADES.
73
de la separaeion de las, dos autoridades, tal como existió
»solo estaban sometidos á las excomuniones sacerdotales,
desde el origen de los tiempos, y tal cual deberá ser basta
»sino que los sacerdotes llevaban á veces el fanatismo has-
la consumaeion de los siglos. Mientras que la pobiacion fue
»ta darles orden para que se matasen: y tal era el imperio
poco numerosa, pudieron estar juntas, por lo menos en las
»de la supersticion, que los reyes se creían á veces obliga-
grandes divisiones. Pero desde que se aumentó la ciudad,
dos á obedecer." (Tendrémos mucha dificultad en creer es-
se vieron precisadas á separarse; y el sacerdocio ., encargado
te hecho hasta que se nos citcun ejemplo). »Entre los Gaulos
del pormenor inmenso de la moral, se vió obligado á te-
»(añaden) los Druidas decidian de la paz y de la guerra, y
ner muchos mas ministros, iglesias, seminarios, estableci-
»ejercian en virtud de las censuras el imperio mas abso-
mientos y tribunales; y de consiguiente muchas mas l'une
luto sobre los soberanos. Entre los Mejicanos, cuando los
daciones que el gobierno civil. Y de aquí se sigue este
»sacerdotes pronunciaban esta terrible sentencia: Dios tie-
raciocinio.
ne hambre, estaban obligados los reyes á declararse la
XIV Cualquiera que no opone á los enemigos sino ejér-
»guerra, se hacian correr arroyos de sangre humana, y
citos mucho mas débiles, quiere evidentemente la pérdida
»todos los prisioneros de guerra eran inmolados cruelmen-
de los pueblos y de los estados: nosotros no queremos opo-
te al pie de los altares, &c."
ner á nuestros enemigos sino ejércitos mucho mas débiles
III Nadie ignora los estragos afrentosos que ha ocasio-
que los suyos: luego queremos evidentemente la pérdida
nado el error en todos los tiempos; pero nos sorprendere-
de los pueblos y de los estados. No basta para defender.
mos mucho mas cuando sepamos que todos los males de
nuestras libertades que las dos autoridades sean bastante
que nos quejamos han tenido su origen en los errores filo-
fuertes, sino que es preciso que sean absolutamente inde-
sóficos que combatimos: mientras que se enseñe, que la
pendientes la una de la otra; y lo son por su naturaleza,
autoridad civil es por su naturaleza una autoridad divi-
como se verá en la seccion próxima.
na, nos parecerá dificil poder disputar al sacerdocio la fa-
cultad de disponer de las soberanías, porque mientras que
S
Dios no habla, no hay sobre la tierra otro cuerpo que ten-
. 4.0
ga el derecho de conferir iguales poderes. En cl paganis-
mo
Independencia de las dos autoridades.
casi todos los reyes querían arrogarse los poderes divi-
nos. Y mientras que subsistió el paganismo, no es de ad-
Confundiendo las dos autoridades nos ha sido impo-
mirar que quisiesen sus sacerdotes atribuirse un imperio
abusivo sobre los soberanos.
sible, no solo conocer su distincion , sino tambien estable.
IV En cuanto al sacerdocio cristiano,
cer su independencia, y de aquí nacieron cutre los dos go-
¿qué especie de
autoridad se dá á los soberanos desde el sistema de la so-
biernos tantas disputas, tantas alteraciones y tantas usurpa-
ciones , que han hecho la desgracia del mundo en todos
beranía de los pueblos? ¿No es tambien una autoridad di-
vina? ¿Podría atribuírseles otra, aunque se quisiese, me-
los tiempos.
dian te que no se conoce sino
II. Nuestros enciclopedistas se quejan con amargura
la de los gafes naturales?
Cuando la falsa filosofía produjo en el seno del cristianismo
( art. Sacerdocio) »que el fanatismo y la supersticion tu-
el sistema monstruoso de la soberanía de los pueblos, y to-
‘ »vieron muchas veces suspendida la espada sobre la cabeza
dos los ánimos llegaron a' penetrarse de él, fue preciso bus-
»de los soberanos. Entre. los egipcios (dicen) los reyes no
_Tom . H.

INDEPENDENCIA
74
DE LAS DOS AUTORIDADES.
car el medio de hacer bajar la autoridad celeste sobre la
los soberanos de las pretensío-
cabeza de los soberanos; y solo se halláron dos; el uno por
i mposibl
n
y ese r:u

sacerdoci o,
mision visible, y el otro por mision invisible, ¿y cuál de
les á los facnsciitof'elsesots6a, rarcaltgnlytelonasia. áevxeczeseolssasoceur.dinoledi
emnatrsegtearr:
los dos se admitía?
ribles, como nos los ha hecho conocer una triste experien-
V ¿Será la misma visible? pero entonces no es de
cia: ambos partidos son igualmente falsos, y deben ser
admirar que muchas personas hayan querido atribuir al
siempre espantosos.
soberano pontífice la disposicion de los tronos: porque
VII Es de observar que, á pesar de la generalidad de
desde la institucion de la iglesia, no se vé otro Samuel
la preocupacion sobre la soberanía de los pueblos que do-
que él, encargado de conferir visiblemente autoridades di-
minaba en todos los paises, nunca admitió jurídicamente
vinas por todo el universo. Ni es de admirar que clespues
el sacerdocio cristiano este funesto error; prueba que era
de los siglos de barbárie, cuando empezó á prevalecer el
conducido de otro espíritu que el de los hombres. Si des-
sistema de los pactos sociales, haya habido algunos papas
pues del siglo once ejerció alguna vez sus estragos, deben
que, perdiendo absolutamente de vista el origen de la au-
imputarse sus efectos, no á la religion ni al cuerpo sacer-
toridad civil, se hayan creido señores de los reyes; que los
dotal, sino á la opinion de esta absurda soberanía.
reyes mismos se hayan dirigido á ellos para pedirles la par-
VIII Cuando se ha tratado de decisiones legales y de-
ticion del Nuevo-mundo, y que algunos teólogos les hayan
liberadas, la autoridad de los pontífices ha sostenido siem-
atribuido en sus escritos el poder de disponer de los impe-
pre que nadie en el mundo tiene poder directo ni indirec-
rios. Admitidos los pactos sociales, son necesarias é inevi-
to sobre la autoridad de los soberanos; y que no tienen
tables las consecuencias de este sistema.
sus poderes sino de Dios solo. Pero ¿por quién los reci-
VI Para ¿virar este escollo , ¿preferiremos una mision
ben? ¿Por el gefe visible de la iglesia? No. ¿Por una mi-
invisible? pero entonces se nos preguntará ¿qué es una mi-
sion invisible y por el curso- de los sucesos? Tampoco.
sien invisible? Se nos dirá, que jamas se ha visto mision
¿Pues por quién? Por sus predecesores, como lo entiende
de esta especie de parte de Dios, ni de parte de los hom-
el sacerdocio. ¿Y cuál de sus predecesores recibió inmedia-
bres, en el orden ordinario, ni en el orden extraordinario.
tamente de Dios sus poderes? Fué el padre primitivo de
cada pueblo.
Si admitimos las misiones invisibles, los soberanos se ve-
Ni se podrá citar otro. Este padre primitivo
fué constituido
rán perdidos, porque los facciosos nuevamente elegidos ar-
naturalmente, y no sobrenaturalmen te; por
rojarán al antiguo soberano considerándose los nuevos en-
el curso de las generaciones, y no por medios extraordi-
narios.
viados del Todo-poderoso. Todo el mundo será perdido,
Luego en el orden ordinario como en el extraordi-
porque los nuevos elegidos levantarán conscriptos, despo-
nario constituyó siempre Dios ministros visibles. Luego
jarán á los propietarios, agobiarán á los pueblos, y trastor-
no abandonó jamas la transmision de sus poderes á la in-
certidumbre de los sucesos.
narán el universo en nombre del Ser supremo. Todas las
autoridades legitimas serán perdidas, porque cn virtud de
IX Es pues cierta esta regla que oímos siempre con
piedad, á saber, que los soberanos
estas pretendidas misiones invisibles los fanáticos se harán
reciben su espada de
mano de D
seguir de los pueblos: y de aquí vendrán los cismas, las he-
ios por la de sus sucesores. Luego es falsó que
la autoridad civil emana de Dios por medio de las eleccio-
regi q s y las revoluciones. En el sistema de la soberanía de
nes ., pues que existia
los pueblos se camina siempre entre dos abismos sin fondo,
esencialmente en el padre primitivo,

76
INDEPENDENCIA
DE LAS DOS AUTORIDADES.
mas de quinientos años antes que hubiese elecciones. Si es
77
el autor de los los bienes celestes de una parte, y el d e las
falsa no es menos dañosa, porque si se me atribuye una
producciones humanas de la otra; poderes sobrenaturales de
autoridad sobrenatural, siendo yo soberano necesito para
una parte, y derechos naturales de la otra : cada uno tiene
ejercerla una mision sobrenatural, y no la tengo. Por este
su distrito conocido, y su mision decide de todo.
principio todos podrian creerse señores de la soberanía: el
XIV Sí yo creyese tener el poder civil en mi mano,
sacerdocio en virtud de una mision incontestable, y los
¿podria pretender que el sacerdocio mudase y trastorna-
facciosos en virtud de una mision invisible unida á las
se las diócesis, las parroquias y comunidades , la moral, el
elecciones, ó por el curso fortuito de los sucesos, dirigidos
catecismo, y todas las instituciones; que á mi peticion hi-
por la Providencia.
ciese nuevas conscripciones; que de un solo golpe suprimie-
X Si al contrario, me atribuís una autoridad natural,
se las dos terceras partes de los obispxlos; que no hiciese or-
tendré en la constitucion de mis predecesores un título
denaciones sin mi anuencia; que renuncie á sus antiguos re-
que nadie podrá disputarme, pues que el padre primitivo
yes; que me jure fidelidad; que ratifique mis robos; que
tenia su autoridad de Dios por el curso solo de la natura-
me reconozca como á su legítimo soberano, y que me pro-
leza, y yo la recibí de él por las leyes de mis predecesores.
clame públicamente como á tal á la cabeza de sus diocesa-
El padre primitiyo de cada pueblo; este es el eslabon
nos? ¿Podría pretender que el sacerdocio depusiese á los
por el que todos los soberanos se acercan á Dios en el or-
obispos que no quisiesen consentir en estas pretensiones;
den ordinario, y jamas habrá otro.
que no admita en su lugar sino á los que yo nombrare; y
XI Si no cumplo las voluntades del que ejerce el po
que se dé la institucion canónica á solo aquellos que yo le
dcr sacerdotal, no por eso podrá este poner mi reyno en
presentáre? A vista de estos absurdos , sería preciso excla-
interdicto, ni absolver á mis súbditos del juramento de fi-
mar:
quit potestate
facisP
delidad para conmigo; porque sus derechos son absoluta-
XV Se dice muchas veces -que es dificil saber qué par-
mente distintos de los mios.
tido conviene tomar en esta materia P
preetreomsi ieesel saarereer.ilao;
XII Debe sorprender que el mismo error que entregó
en virtud de su autoridad divina,
arreglar
los soberanos á clisposicion del sacerdocio haya entregado
los poderes civiles, mudar los límites de los distritos y de
al sacerdocio á discrecion de los soberanos. Pero debió
los tribunales, suprimir las (los terceras partes de oficiales y
suceder así por la idea falsa que se habia concebido del
de magistrados, disponer de las gracias y de los favores,
poder civil. Si cuando se desecha la autoridad de los geles
prohibir que se hagan nuevas promociones sin su consen-
primitivos se atribuye á los soberanos una autoridad di-
timiento, y que se deponga á todos los que no quieren
e
su
xrbscepriiebisreáexecsetadsiae,,xil.eteraasifii,saas
vina, ¿podrán estos dejar de caer en la tentacion de usur-
pcp,oerceietearíisti:osnexs ,tr¿asv?
erí
osa dificil cono-
par la espiritual?
XVI ¿Cuál es
• - 1
XIII Dígaseles al contrario que su autoridad es la
í
gs ieofesn t
n de a rale
las autorida
La confa
des. Desde que se perdió
del padre primitivo de cada pueblo, y se hallará que co•
.
naturales e
de vista d
los
los
mo el poder de un padre no puede extenderse á conocer
pueblos, se introdujo la confus
mas
mas allá que de los bienes naturales de que es dispensa-
horrible en los gobiernos. Cada uno pietendia haber
recibirlo una comision sobrenatural
dor, todos podrán discernir perfectamente los límites de
visibl
de la divinidad ; unos
emente, y otros de un modo- invisible; unos en una
las dos potestades. Dios de una parte, y el hombre de otra:

INDEPENDENCIA
78
DE LAS DOS AUTORIDADES.
79
gruta, y otros en las tinieblas ; estos en conversaciones se-
enviado sobrenaturalmente por el Ser supremo. ¿Quereis
cretas con los dioses, y otros en suefios; aquellos en las
gobernar en los negocios civiles? Presentad la mision de Cé-
convenciones, y otros en los trastornos forzados de las re.
sar, y subid de constitucion en constitucion basta los fimo-
voluciones. En virtud de estas pretendidas misiones divinas,
gobernar.
naturale
los paganos mataron á los cristianos, y Mahomet desoló el
eprecelrecni elliaas ciudad
át. eue lsht g:sre df etolsce iprimitivos,
o
una
tA
dolicoorvneost
Asia ; los facciosos despojaron á los soberanos, oprimieron á
sa cerdocio por
vo lverá
los pueblos, inundaron la tierra de sangre, se apoderaron
parte, que tiene evidentemente una mision divina, preten-
de todas las propiedades, y trastornaron el mundo. Y de
pec'
co .
pued
aquí han venido los excesos de todo género que se permi-
l a otra los cso tb'feerrairnovsecr
sá pqoul ee
dres
eráá cilouseseosbeerlais
ni.
ten ellos mismos en nombre de Dios, que no los envía.
nes suponeis poderes divinos, pretenderán tener el dere-
XVII ¿Y qué remedio hay á tantos males? tina mi-
cho de pronunciar en lo que pertenece á las cosas divinas.
sia], pública, notoria y reconocida. El que se anuncia de
Y como el gobierno civil tiene en sus manos las armas tem-
parte del Todo-poderoso sin esta mision, es positivamente
porales, sus persecuciones serán siempre infinitamente
un impostor. Los reyes y los profetas, los pontífices y los
mas crueles que lo fueron jamas las del sacerdocio.
soberanos , todos son positivamente enviados del Ser su-
XIX Se declama con amargura contra las usurpaciones
premo. Pero debe observarse que son enviados de diverso
que el poder espiritual se permite algunas veces sobre el
modo, y que su mision no es enteramente la misma. En lo
poder civil. Y es con razon. Porque toda empresa de una
civil , subiendo de soberano en soberano, se hallará un pa-
autoridad sobre la otra produce siempre resultados funestos.
dre que recibió inmediatamente de Dios su mision, en vir-
Pero si se corren los fastos de la historia sin parcialidad,
tud de su paternidad, por la marcha sola de la naturale-
¿qué proporcion se hallará entre las empresas de los dos
!.. bao-
biernos?......
za. En lo espiritual, subiendo de pontífice en pontífice, se
¿A quién podrán atribuirse las violencias y
halla igualmente un primer pontífice, que recibió inmedia••
los atentados; los ultrages y las prisiones ; tantos destier-
ros, tantas crueldades y tantas vejaciones corporales como
tamente de Dios su mision, pero de un modo sobrenatural.
Entonces se verán evidentemente á la cabeza de cada pue-
se han ejercitado en todos los tiempos contra los partida-
rios de la religion verdadera? ¡Qué de sangre, de carnicería
blo dos enviarlos, que es imposible no distinguir; uno na-
y de atrocidades de mártires!
esp
tural, y otro sobrenatural; uno celeste, y otro terrestre: Cé-
especie !! de ¡Qué multitud sin nn-
mero
res !
sacerdotes
sar de una parte, y el Mesías de la otra : dos órdenes tam-
y de pontí-
fices degollados por solo haber adorado al verdadero Dios!
bien muy diferentes, que será imposible no discernir: el na-
¡Qué fanatismo en estas crueles persecuciones! ¡Qué barbá-
tural y el sobrenatural; el divino y el humano; el espiri-
rie en los suplicios; qué esmero en la actividad, en la pro-
ritual y el civil; por último, dos misiones muy visibles y
longacion y en la intensidad de los t
muy caracterizadas, que es imposible poder negar ; una na-
ormentos ¿Quién
pronunciaba estos execrables juicios que hacian ejecutar
tural y otra sobrenatural. ¿Qué cosa puede haber mas clara?
tan horribles sentencias? ¿No era la autoridad civil?... ¡Se
XVIII Nada habrá mas fácil entonces que el poder dis-
dirá que se engañaba!..... Pero al fin ¿hacía degollar á los
cernir las derechos de las dos potestades. ¿Quereis gobernar
inocentes?... ¿Qué se hubiera dicho del sa
en las cosas sobrenaturales? Presentad vuestra mision Sobre-
cerdocio, si se hu-
biesen engañado por espacio de trescientos años de un mo-
natural, y subid por los pontífices hasta el primero que fue

8o
INDEPENDENCIA
DE LAS DOS AUTORIDADES.
do tan cruel? Aun en nuestros Bias, que se habla tanto de
ducido la confusion en el mundo. Hagamos antes un resu-
humanidad y de civilizacion , ¡qué cruel persecncion no
hay contra la iglesia, y de qué astucia y perfidia no se
men de esta seccion.
XXI He aquí pues á lo que se reduce esta gran difi-
hace uso contra ella!
¿Quién ha ordenado _las matanzas,
el exterminio, y las deportaciones generales del clero?
cultad que ha ocasionado tantos trastornos en los estados:
¿Quién exigió la supresion de las parroquias, la deposicion
La autoridad civil es por su esencia una autoridad di-
de los obispos , el trastorno de las diócesis, y que fuese
vina? Si lo es, se verán perdidos todos los soberanos; por-
dispersado el sagrado colegio, encarcelados los cardenales,
que segun este principio se les pedirá una mision sobrena-
y cargado de hierro el supremo gefe de la iglesia?... ¿ No
tural , y no la tienen. El sacerdocio se verá tambien per-
dido; porque en virtud de estos poderes divinos la auto-
fue la autoridad civil?... Hizo jamas el sacerdocio otro tanto?
ridad civil pretenderá que puede dar órdenes en lo espiri•
XX Si queremos poner fin á tantos excesos, es de la
tual, y perpetuará sus crueles persecuciones.
mayor importancia hacer cesar el error que los ha produ-
Pero si al contrario, la autoridad civil es una autori-
cido , y no ensefiar ya que la autoridad civil es una au-
dad puramente natural, como hemos demostrado, nada
toridad divina. Mientras que vivamos en esta opinion, el
habrá mas fácil que establecer la filiacion de las dos potesta-
sacerdocio, que pretende tenerla, creerá que le toca á él con-
des. Si se pide á la autoridad civil su título, le hallaremos
ferir poderes á los soberanos. Por otra parte, los soberanos
en la última constitucion, firmada en tal tiempo por los
á quienes se les dice que tienen tambien una autoridad
antiguos soberanos, que deberá respetarse en todas las for-
divina , se persuadirán que pueden constituirse gefes del
mas posibles de gobierno. En las repúblicas, subiendo de
sacerdocio, y dar órdenes en lo espiritual ; y será intermi-
cesion en cesion, hallaremos la primera reconocida por la
nable la discordia entre las dos potestades. Pero si al con-
firma ó no reclamacion de los antiguos soberanos: en loa
trario la autoridad civil es considerada cuino una autori-
gobiernos mixtos, subiendo de parlamento en parlamento,
dad puramente natural, se acabarán las disputas. Porque
hallaremos cartas legitimadas por la concesion ó no recia-
los gefes de la religion sabrán desde entonces que los pa-
macion de los primeros soberanos. Y en las monarquías, su-
dres de la tierra no reciben de ellos su autoridad; y los
biendo de raza en raza, y de soberano en soberano, halla-
padres de la tierra conocerán perfectamente que su auto-
remos un primer constituido por los representantes legíti-
ridad natural no les dé derecho alguno sobre las cosas del
mos de los gefes primitivos.
cielo. Hemos demostrado clammente en nuestra primera
Ni será mas dificil la filiacion en el orden extraordina-
parte , que la autoridad civil , por su esencia , no es otra
rio. Si fuese yo sucesor de David, subiré hasta él, como
cosa que la autoridad universal del fundador de cada ciu-
que fue constituido extraordinariamen te por Samuel. En
dad, y de consiguiente una autoridad puramente humana,
lo espiritual, el pontífice debe subir por sus predecesores
natural y paterna. Luego esta nocion debe terminar ab-
hasta Jesucristo, que fue enviado sobrenaturalmente por el
solutamente todas las dificultades entre las dos potestades
mismo Dios.
sobre la independencia de sus derechos, no solo en las fun-
ciones, sino en lo que dice relacion á sus temporalidades,
de cuya materia vamos á ocuparnos; y con este motivo Con-
tinuaremos haciendo ver que los principios falsos han pro-
WOM•

82
IEEINIPORALIDADES
DEL SACERDOCIO.
83
de sus trabajos. Luego las temporalidades del sacerdocio
alloasesgeciftel
los
no han venido ni
se edlelos
edexlios tsi onbesreati:coisa; nilleindtee
lo.
, pues q
Temporalidades del sacerdocio.
pueblo
Además ¿qué resulta de aquí? que si Dios tenia ne-
cesidad del concurso del gobierno civil, no era para exigir
Hemos visto hasta aquí las persecuciones corporales
una contribucion en favor de su sacerdocio, porque cuan-
que se han hecho sufrir al sacerdocio. Han sido crueles sin
do aun no hubiese existido el gobierno civil, esta contri-
duda; pero sin embargo, por sangrientas que. hayan sido,
bucion no sería menos debida : que luego que pareció el
no han podido arrancarle jamas el poder de reproducirse,.,
gobierno civil , se vió obligado á confirmar el estado sa-
ni los bienes sobrenaturales de que es administrador.
cerdotal, pero no lo creó; que en esta parte, como en to-
Se le ha atacado eficazmente en sus temporalidades,
do lo que dice relacion al sacerdocio, la autoridad civil
quitándole unas veces su subsistencia, y reduciéndole otras
solo puede ocupar el segundo lugar; que siendo este estado
á la mas completa servidumbre en su adtninistracion. Para
de derecho natural y primitivo, fue esencialmente desde
esto se ha adoptado casi generalmente en nuestros Bias este
el origen el primero de todos los estados, y la primera de
principio fatal y desastroso: que el sacerdocio, por lo me-
todas las propiedades. Y de esto se deduce el raciocinio si-
nos en sus temporalidades, depende absolutamente de la
guiente. Es imposible concebir en este mundo un gobierno
autoridad Civil. Nos contentaremos con oponer á esta pre-
sin propiedades: el sacerdocio gobernó de parte de Dios
tension inconsiderada la historia muy simple de las tempo-
antes que hubiese gobiernos civiles: luego tenia propieda-
ralidades del clero, sin faltar en nada al respeto personal
des antes de la existencia del gobierno civil. La propie-
que debemos á todos los gobiernos.
dad en lo que corresponde á las temporalidades, y la li-
II Los contrarios presumen que el sacerdocio vivió
bertad de eiiseñar en lo que tiene relacion á lo espiritual;
mucho tiempo sin temporalidades, porque las dos autori-
he aquí cuáles fueron desde el principio del mundo los
dades estu yiéron desde el principio mucho tiempo en unas
derechos del Todo-poderoso , y las dos bases esenciales de
mismas manos; y precisamente de este hecho incontestable
la independencia de su sacerdocio: bases sin las cuales no
deducimos nosotros que el sacerdocio tenia temporalida-
podrá sostenerse jamas. Veamos ahora si lo que nos dieta
la slayna tp
-azuornpusecuh aql
des aun antes de la existencia del gobierno civil, y esto por
ie csoen lfirmado
eal ah ips tourr
hechos.
confesion de nuestros mismos contrarios. En efecto, ¿qué
que
ia, y
iiera refl-
e-
principios establecieron mas arriba ? Que en los primeros
xionar en ella, se hallará que jamas hubo ponti fice tan ri
co como nuestro primer padre, ni
tiempos, el sacerdocio pertenecia á los gefes de familia an-
sacerdotes dotados con
tanta
tes que estos llegasen á ser gefes de los pueblos. Y ¿qué re-
abundancia como sus hijos. En aquellos
cros
tiempos, por confesion de nuestros filósofos
sulta de este hecho? Que el sacerdocio vivia antes que los

gofo
da familia era el que tenia
gefes de los pueblos.
el poder económico
casa, y el que disponia libremente de lasoil.ene
Y ¿de qué vivia? de lo temporal: luego el sacerdocio
ta;c f
sceleseot e eacsl
aua-
m
ciudad. Y si cl sacerdocio
tuvo temporalidades antes que hubiese gefes de los pue-
c
era la primera de todas las fun-
blos, y estas temporalidades eran propiedad suya, y como
iones, era tambien la que ocasionaba mas gastos. R
sentaba
epre-
C72 lo espiritual
una renta inseparable de sus cuidados, de sus funciones y
al soberano del universo, y nada
L:

84
TEMPORALIDADES
DEL SACERDOCIO.
83
porfia explicar tanto como esta consideracion. Jamas se ofre-
hacia conducir
a
l i itci gu
r ina
erda
n lpros,cesion hasta cien pares de bueyes
d
cia á la divinidad entre los paganos mismos sino víctimas
todos sin mancha, y de un color
adornados
escogidas; si se ofrecia el desecho, era alejado del altar sin
soberanos selujo presea-
particu
particular. Por donde quiera que
ue
dctencion , y los sacrificios iban acompasados de homena-
con un
tm
ta ban con ropas
q lo hlos
acian
ges, profusiones y magnificencia. La historia nos dice, que
gasto infinitamente superior á todos los que exigian las de-
desde el origen. ofrecia Caín las primicias de sus frutos , y
mas representaciones: y aun en nuestros dias sucede lo
Abel lo que tenia de mas grueso en su rebaño; y probable-
mismo cuando los soberanos reunen el imperio y el sacer-
mente porque Abel excedia en generosidad á su hermano,
docio. En las Indias , la China, la Tartaria, y en todos
fueron mas agradables sus presentes al Ser supremo.
tos pueblos idólatras en general, nada hay mas suntuoso
V Lo cierto es, que si estos gefes de familia vivian ya
que los sacrificios, ni nada que inspire mas respeto que
espléndidamente como gefes, debieron vivir aun con mas
cuando los soberanos parecen en público en cualidad de
suntuosidad en el concepto de ministros del Todo-pode-
sacrificadores.
roso. Cuando los siete hijos de Job se reunian alternativa-
VII ¿Y dónde tomaban estos gefes lo necesario para
mente, nos dice la historia que daban una gran comida,
proveer á todos estos gastos? ¿No. era de las ciudades?
en la que trataban con esplendidez á sus hermanos y her-
Mientras que el sacerdocio fue ejercido por nuestros padres,
manas. Sin embargo, eran solo padres subalternos, y cuan-
exigian dos contribuciones, una para el sacerdocio , y otra
do mas simples sacerdotes. Pero si el festin de los gefes
para el gobierno civil; y si las contribuciones civiles eran
subalternos era de tanta esplendidez, ¿qué no sería el de Job,
incontestablemente propiedad suya, no lo fueron menos
cuando en cualidad de gefe universal, y en consecuencia
las del sacerdocio. Tenian dos gobiernos, pero tambien con-
de pontífice, reunia su familia entera alrededor de sí , y la
taban con llos rentas ; y la del sacerdocio era mas conside-
benclecia solemnemente en nombre del Ser supremo? Y si
rable, porque era tambien la que exigia mas gastos, mas
Job cuando solo tenia siete familias bajo su autoridad hacia
suntuosidad y mas pormenores. Sexregunta , ¿por qué en
ya aquellos gastos como pontífice, ¿cuánta no sería la sun-
el estado de naturaleza los patriarcas no pagaban el diezmo
tuosidad de cada gefe universal cuando se hallaba á la ca-
de sus rentas? Y es muy sencilla la respuesta, á saber: por-
que en cualidad de sacerdotes
beza de una ciudad entera?
le percibian ellos mismos
de todas las familias que les estaban subordinadas. Hasta la
VI Se dice que desde el origen, luego que Enós tuvo
ley escrita, nuestros padres tenian un grande estado como
numerosos descendientes, empezó á poner orden y mages-
sacerdotes, y les era debido
tad en las ceremonias religiosas. Por todas partes donde se
por derecho natural. Era una
contribucion necesaria que tenia Dios derecho de imponer,
hacia numerosa la poblacion, se hizo el culto igualmente
y que el sacerdocio percibia con derecho en nombre de
pomposo. El incienso, los altares, los templos, la música
Dios, como fruto natural de sus trabajos:
y los ornamentos, todo empezó á hacer grande impresion
temporalidad de
la que se hacia desde entonces propietario
á la vista ; y todo fue digno de la grandeza y de la magestad
ind ependiente;
y á este estado primitivo de nuestros padres debemos re-
del Señor del universo. Cuando David y Salomon ofrecian
ferirnos siempre, si queremos tener ideas justas del origen
sacrificios solemnes al verdadero Dios, está escrito cine in-
de las cosas. La propiedad
molaban algunas veces basta diez mil víctimas. En los sa-
en lo temporal, y la libertad
de enseñar en lo espiritual , fueron desde los primeros'
crificios solemnes que ofrecia Ciro á sus divinidades falsas,

86
'TEMPORALIDADES
DEL SACERDOCIO,
87
tiempos las dos bases esenciales de la independencia del
ttribus. Lo hiz
propia
e )
uaal
auto'
lo
sreidnatdiiiieynctoomdeo
sacerdocio.
las doceeabsoluto
h gobierno
izo por s
bn o
i es
VIII Si las temporalidades eran una propiedad nece-
los hombres: »Hareis (dice á Moisés y á Iosue) particion
saria, inherente á las funciones del sacerdocio desde el
de las tierras á las doce tribus ; pero aquella á quien dé yo
instante mismo de la creacien, ¿dejó de serlo cuando se
mi sacerdocio, la señalaré su parte por mí mismo. La retri-
trató de separar las dos funciones? Entregando á otros los
hucion que percibirá será mi propiedad, y mi propia con-
cargos inmensos del gobierno espiritual, ¿no fue igualmen-
tribucion: la exigirán en mi nombre, y no en el vuestro,
te preciso entregarles las contribuciones indispensables que
porque mi gobierno es absolutamente independiente del
se empleaban antes en la conservacion del sacerdocio? Si el
gobierno civil."
culto es la primera de todas las obligaciones del hombre,
XI Los jueces y los reyes no podian rehusar su apoyo
¿podia encargarse á un cuerpo particular , sin darle todo lo
á este diezmo; estaban obligados á sostenerle con todo el
que era necesario para cumplir el primero de todos los de-
poder civil que tenian en sus manos, y no eran los jueces
beres para con el Ser supremo? Y si la moral es la primera
ni los reyes los que le percibian, porque se consideraba co-
de todas las necesidades, ¿pocha encargarse su cuidado á un
mo una renta absolutamente separada de los fondos civiles;
cuerpo particular, sin obligar á los pueblos á establecer un
renta de que eran señores los sacerdotes, y propietarios ex-
estado en favor de aquellos que son destinados á instruir-
clusivos por derecho de primer propietario del mundo. Ni
les ? Descargarse del trabajo inmenso del sacerdocio, y
era una ofrenda libre, sino un impuesto forzoso, que debla
retener sus enormes rentas, sería la injusticia mas escanda-
pagarse rigorosamente al sacerdocio. La tribu de Levi es-
losa, y la mas monstruosa de todas las inconsecuencias, pues
taba encargada de instruir en nombre de Dios á todas las
que es imposible tener en este mundo un gobierno sin
familias, sin excepcion alguna. Todas las familias, sin ex-
cepcion, estallan encargadas de-proveer á su subsistencia. Y
fondos.
esta obligacion está en la naturaleza misma.
IX Por eso el soberano de Israel , que conocia perfec-
Qui sentit com-
tamente sus derechos , cuando dispensó á los gefes de fa-
modum , debet sentire et incon2modum.
• XII Por eso entre los infieles y los paganos mismos,
milia de las funciones del sacerdocio , y los encargó á la
cuando se trató de separar las dos autoridades, y crear un
tribu de Levi, no dejó de asegurar á esta misma tribu un
cuerpo particular para el
estado temporal correspondiente á la importancia y á la
sacerdocio, los soberanos, guia-
dos solo de la razon, conocieron la obligacion indispensa-
dignidad de sus funciones. Despees de haber asignado á los
ble de dar á este cuerpo augusto todo lo que le era debido.
levitas para su habitacion cuarenta y ocho ciudades con
Conocieron todos que estaban obligados
sus arrabales , y una porcion considerable de ofrendas y
rigurosamente, no
solo á señalar en nombre de la divinidad
de sacrificios, cuando servian, les destinó además el diez-
temporalidades
suficientes al sacerdocio, sino tambien de asegurarle un
mo sobre las denlas tribus.
tado
es-
espléndido,
X Este diezmo no era solamente una parte de diez, si-
y confirmarle por las leyes. »Entre los
»egipcios (dice M. Bonald)
no una décima parte, exenta de todos los gastos y todas las
los sacerdotes tenian rentas
»in mensas, exentas de impuestos. Entre los antiguos
contribuciones. Ni fue impuesto por Moisés, por Iosué, ni
m
rier-
anos el mismo autor) los
b
d
por los reyes , sino por Dios mismo como el primero de
»y del
ominios de la religion
e reino eran
inagenables. Entre los
todos los propietarios. Para exigirle no esperó Dios el con-
griegos, los roma-

88
TEMPORALIDADES
DEL SACERDOCIO.
89
unos y todos los pueblos antiguos en general, el sacerdocio
mejor dotada que las deinas tribus. ¿Fué entre los pueblos
',tenia un grande estado y soberbios privilegios; y esto
paganos?.... Todos han formado un estado considerable á
»por confesion de nuestros mismos contrarios en la En.
su sacerdocio. ¿Fué en tiempo del fundador del cristianis.
»ciclopedia."
nao ? Pero ¿qué eran aquellas mugeres ricas que le seguiau
Entre los gaulos los druidas eran prodigiosamente ricos,
y proveían á su subsistencia? ¿qué aquella bolsa que lle
por relacion de todos los autores. En la Tartaria el gran
vaba Judas y de la que disponía Jesucristo como señor?
Lanza reunia el sacerdocio y el imperio. porque les parecia
Es verdad que este modelo perfecto de todas las virtudes
natural que ningun poder particular tuviese influencia so-
no tomaba de ella sino lo necesario; pero no tratamos aquí
bre el gefe universal de la
b`
relio ; on En las indias los bra-
del uso de las cosas, sino de la propiedad. A quién per-
mines poseen rentas inmensas, y se les da en propiedad
tenecía aquella bolsa? ¿A César? ¿le era permitido tomarla
ciudades enteras. En la isla de Ceilan los sacerdotes po-
mas que las otras propiedades?
seen mas ciudades que la corona; y en todos los paises es-
XIV ¿Cuándo se ha visto el sacerdocio sin temporali-
tas rentas no se llevan á las arcas del gobierno civil, pues
dades? ¿Era en tiempo de los apóstoles y de sus primeros
los sacerdotes son propietarios de ellas. Sería preciso no ha-
sucesores? Pero ¿qué eran aquellos bienes que vendían
be• abierto la historia para ignorar las riquezas incalcula-
los fieles, y cuyo producto llevaban al pie de los obispos?
bles del antiguo templo de Delphos , y la magnificencia del
¿Qué, despues de los apóstoles, aquellos lugares sagrados que
sacerdocio pagano en general. Córranse todos los paises en
se saqueaban; aquellas iglesias que se despojaban, aquellos
donde subsistió la idolatría y subsiste aun , y se verá que
diezmos que se pagaban, y aquellas ofrendas que se en-
el sacerdocio posee en ellos un estado considerable confir-
tregaban, ofrendas tan abundases, que se enviaba lo
mado por las leyes. Y ¿por ciu¿: no ha de ser debido al ver-
que sobraba de ellas á todas las iglesias? Estas contri-
dadero sacerdocio este estado suntuoso, que los gobiernos
buciones eran libres entonces, y no }labia necesidad de
paganos creyeron deber á los sacerdotes falsos? ¿por qué se
compeler á los fieles para que las pagasen, pues que las
ha de rehusar al Sefior del mundo, origen incontestable de
presentaban ellos mismos voluntariamente. Estos. prime-
todas las propiedades, este derecho de propiedad que por
ros héroes del cristianismo, á ejemplo de su divino maes-
todas partes se concedió con tanta unanimidad á las falsas
tro, despues de haber tomado lo necesario para sus sa.
cerdotes, hacian distribuir el resto á
divinidades? La propiedad en lo temporal y la libertad
los pobres; y esto mis -
mo parece que deberían hacer todos los ricos, aun los
de enseñar en lo espiritual fueron pues en todos tiempos
y en todos los paises los derechos de Dios, y la base esen-
mismos legos, en todos los Paises. Pero repetimos que no se
trata aquí del uso, sino de la propiedad
cial de la independencia de su sacerdocio.
de las cosas. ¿A qué
manos se llevaban estas rentas? ¿Era á las del César?
XIII Cuando se afirma ligeramente que hubo un tiem-
XV Por eso Jesucristo,
po en el que el sacerdocio no tenia temporalidades, se
despues de haber vivido á ex-
pensas de los fieles en los tres primeros años de
hace ver claramente que no se ha abierto la historia. ¿En
su
* •10:
enseñó á sus apóstoles que tendrian el mismo derecho
qué tiempo estuvo el sacerdocio sin temporalidades?
n
t
en
todas las ciudades y todas las
titid agdu a
casas donde ejerciesen
¿Cuando le ejercian nuestros padres? jamas fue tan rico,
el
mcuinque civitatem aut domum intro-
pues que eran al mismo tiempo sacerdotes y soberanos.
ieritis. Si les encarga que nada lleven consigo en sus viages,
tribu de Levi estiba
Tora, II.
? Fué en tiempo de la ley escrita? La.

90
TEMPORALIDADES
DEL SA CERDO cro.
les da la razon de ello; á saber, porque los fieles estarán
9
recios temporales. Admirarán acaso estos hechos, ¿pero
obligados á proveerles de lo que les sea necesario. Dignus
que se responderá á ellos?
cst operarius mercede Eta: y si les dice que coman lo que
ab,ale)ildosacfreolb,dioecrnioospecri:
se les diere en las. casas en que sean recibidos, es porque
el operario tiene derecho á su sustento. Dignus est opera-
ci liX1Z
iaretrib
Eunciloanelseyandteeslcalunealtiuurbaielesez •
pdaerthicalió:
d
veilelsa. tE
ienrralaplreoyipesteicrii: ylaesnplearclib
eyía nagnetveas
rius cabo suo.
,daentleas
XVI Por eso tambien el apóstol, que conocia perfecta-,,
sido autorizado para ello por los emperadores. Luego los
mente los juicios de su divino maestro, dice á los que envía
derechos temporales del sacerdocio
absolutamente in -
á trabajar en el santo ministerio: »que es justo que los que
dependientes del gobierno civil; y aun cuando éste no los
anuncian el evangelio, vivan del evangelio, y que Dios es
hubiese confirmado jamas, no por eso dejarian de existir;
quien lo quiere así."Deus sic ordinavit, ut qui evangelizan
ni es de admirar; porque nadie podrá negar que en virtud
anuriciabit, de evangelio vivat; y que tienen un derecho á
de su gobierno tiene Dios derecho sobre los bienes teme ora,
pretender vivir del altar cuando se ocupan del servicio
les de este mundo, y que era el propietario de ellos antes
del altar: ¿nonne de altare edunt qui altari deserviunt?
que los gobiernos mismos. La propiedad y la libertad de
XVII Queda pues demostrado, que desde el origen
enseñar fueron pues en todos los tiempos los derechos in-
del mundo ha habido temporalidades que pertenecen á
contestables de Dios, y la base de la independencia de su
Dios y le son debidas por derecho natural en favor de sus
sacerdocio.
sacerdotes; y que todos los que se figuran que la propie-
XX Se dice que el sacerdocio cristiano no tuvo esta-
dad del sacerdocio!; por 'sólo ser un bien temporal, está á
do civil mientras•que los emperadores fueron paganos; y
la disposicion del gobierno civil, viven en un error que
convendrémos en ello; pero tambien es cierto que hasta

mina por su base todas las propiedades, aun las de los sd4''
que hubo estado civil no hubo efectos civiles y universa-
beranos mismos.
les. Mientras que el fundador del cristianismo tuvo pocos
XVIII Se dice quie mientras que los emperadores fue-
discípulos, no tenia consigo sino doce apóstoles: cuando
ron paganos, estas temporalidades no fueron confirmadas
empezaron á multiplicarse sus discipulos, añadió á su nú-
por las leyes ; y es una verdad: ¿ pero debieron serlo? Esta
mero setenta y dos misioneros; y al paso que se multi-
es la cuestiona porque no tratamos aquí del hecho, sino
plicaron las conversiones, se aumentaban en la misma
proporcion las retribuciones, porque los nuevos
del derecho; no de saber si los soberanos protegen, sino si
convert
dos contribuían en razon de sus facultades. A medida que
deben protejer; no si persiguen, sino si tienen derecho de
i«.
se restableció el conocimiento
perseguir. Lejos de haber sido protegidas las rentas del sa-
del verdadero Dios, se lle-
vaba insensiblemen t
cerdocio cristiano por el gobierno civil, fueron perpetua-
e al verdadero Dios todo lo que se
'labia ofrecido antes á los dioses falsos;
mente arruinadas por espacio de trescientos años. Este es
y cuando
sobe
rallos empezaron á abrir los ojos á la verda(alqto
un hecho que nadie ignora; ¿pero qué resulta de aquí?
ie
-
fiaba el sacerdocio cristiano,
Que el sacerdocio cristiano tenia fondos, porque sin ello
empezó tambien á tener efec-
tos universales. Sucede con el estado
no hubieran sido saqueados: que los tuvo mucho tiempo
del sacerdocio lo
que con los

demas estados, que crece
antes de haber sido protegido por el gobierno civil,- y que

se disminuye en
razon de los contribuy
en ninguna época esperó el permiso de éste para tener, de-
entes y de las contribuciones: y esto
lI :

DEL SACERDOC IO.
93
TEMPORALIDADES
es lo que precisamente debe hacernos temblar sobre la
que pagó Melchisedéch, y todos los gefes fieles
triarcas, la
desde el principio del mundo; la que creyeron deber pagar
espantosa decadencia de nuestro sacerdocio.
se declaró por el cristia-
al saceadocio cuando fue preciso separar los dos gobiernos;
XXI Luego que Constantino
te á los
os , ha-
que los primeros fieles llevaron voluntariamen
nismo, se vieron por todas partes construir templ
la
pies de los obispos en la primitiva iglesia; y en fin, la que
cer legados de tierras y establecer obispos que enviaban
a una
el mayor número de soberanos fieles creyó deber confir-
sacerdotes por todas partes'clonde se les asegurab
sobre sus deberes sancion ó to-
¿Y _deberá restablecerse?.... No nos
mar por sus edictos.
suerte. Ilustrado el soberano
atrevemos á resolver; pero sí diremos, que si hemos de te-
das estas donaciones, y las imprimió un caracter legal.
es preciso tener como antes
Carlo-Magno acabó de extender el cristianismo por todas
ner un sacerdocio universal,
se á la subsistencia
partes, mandando que se contribuye
una contribucion universal sostenida por la autoridad civil.
XXIII Lo que decimos es que no hay una sola familia
del sacerdocio cristiano en todo el imperio. Pero lo que
en el mundo, con tal que tenga estado, que no deba dos
empezaron á sancionar estos soberanos ¿no era debido an-
¿habia esperado esta sancion
contribuciones muy distintas; una que debe al que le dá
tes? El sacerdocio cristiano
los bienes, y la otra al que se los conserva; una á Dios,
para percibir contribuciones?.... ¿Hubiera podido llevar á
otra á César; la una á la autoridad civil, y la otra á la sa-
todas las partes del imperio el beneficio de la instruccion
Verdaderamente que no... Pe-
cerdotal. Porque siendo estas dos cargas desde el principio
cristiana sin esta sancion
ra-
del mundo inseparables de nuestras rentas, debieron pasar
ro lo que puede deducirse de aquí es que los dos o
nuestras tierras á nuestras manos con el gravamen de las
ech
h sobesus
bra
nos hicieron su deber, y que no le habían
dos contribuciones, y sin facultad de poderlas jamas ven-
predecesores,
der ni adquirir; y de consiguiente sin que hayan podido
otal?
XXII Pero ¿cuál debe ser la contribucion sa cerd
ni puedan jamas pertenecernos -de otro modo; como que
en
Lo que haya estado en uso en cada pais, ó la parte que
son la propiedad inseparable y perpetua de nuestros dos
con el sacerdocio. ¿Podrá decir-
gobiernos. ¿Podrá venderse jamas la contribucion ue se
se haya estado de acuerdo
sea de derecha divino porque le impuso
-debe al gobierno civil ?.... No. Pues la que se debe al Todo-
se que el diezmo
sacerdocio fue
Dios á su pueblo en la ley antigua? No. El
poderoso para su gobierno,
p
no es menos inenao-enable.
siempre corno el gobierno civil, perfectamente dudío
c'
XXIV Lo que podemos decir ademas, que si la con.
hacer sus arreglos con los contribuyentes, en razon de los ,
tribucion civil no debe estar á disposicion del sacerdocio,
lugares y de las circunstancias. Y lo que puede decirse sin
la del sacerdocio no debe estarlo tampoco á la disposicion
dudar de esta contribucion exigida por Dios, es que si
del gobierno civil. Su marcha, sus funciones y su ada3inis-
aquella que se paga en cada pais no excede la décima par.
' tracio° son tan diferentes, que es radicalmente imposible
te de nuestras rentas, no debe juzgarse excesiva, porque es
á uno solo poder satisfacer á las necesidades de los dos go•
biernos.
creer que Dios no haya conocido perfectamente
Imposible, porque la percepcion de los impuestos
imposible
sa-
civiles que deben ser conducidos á las arcas del gobierno,
la justa medida de sus derechos y las necesidades dedi su mo
cerdocio; que en todas partes donde sea posible, el ez
lleva consigo gastos enormes, en vez de que el sacerdocio
sacerdocio,
ahorra al pueblo todos los gastos de transporte, porque vi-
debe ser la contribucion mas sencilla ara el
p
funciones; que es-
ve sobre los lugares y consume allí mismo su retribucion:
la mas natural y la mas acomodada sus
ta contribucion fue la que se admitió en tiempo de los pa-

TEMPORALIDADES
DEL SACERDOCIO.
95
imposible, porque aunque se agobiase al pueblo con exae-
ellos á los sacerdotes desterrados, no solo á la clase de puros
ciones, no es posible que el gobierno civil , con el aumen-
espíritus, sino aun á la vida futura, con orden de eonte.
to enorme de los perceptores, pudiese levantar bastantes
nerie en las funciones puramente espirituales, y con expre.
fondos para mantener el sacerdocio inmenso de que hay
sa prohibicion de mezclarse en nada de lo que toca á lo
necesidad para la instruccion de todo un imperio. Y ¿qué
temporal de este mundo. Y de aquí han venido estas pro-
sucedería necesariamente si el gobierno civil se encargase
posiciones extrañas, tan repetidas entre nosotros: que no
de pagar al sacerdocio? Que creería siempre que 'labia
tiene derecho á lo temporal; que las cosas de la tierra no
muchas iglesias que pensaría en destruir; muchos obispa-
le pertenecen, ni tiene necesidad de temporalidades, &c.
dos que creería deber suprimir; muchas parroquias que in.
¡ El sacerdocio no tiene necesidad de lo temporal!...
tentaría reunir, muchos sacerdotes que querría reformar; y
Pero en este caso tampoco la tendrán los denlas hombres,
ninchos establecimientos que juzgaría preciso destruir. Esta
porque si los sacerdotes pueden vivir del aire, los demas
empresa es la mas falsa, la mas impolítica y la mas culpa-
cuerpos podrán vivir comwellos, y serán inútiles los bienes
ble de todas las medidas.
de la tierra.
XXV Culpable para los gobiernos que se encargan de
¡ El sacerdocio no tiene derecho á lo temporal!
ella, porque serán responsables al Todo-poderoso de una
Pero entonces tampoco tendremos nosotros derecho á nues-
empresa que producirá necesariamente la pérdida indefec-
tros propios bienes por nuestros trabajos; á nuestros emo-
tible del sacerdocio, la de los soberanos y la de los pueblos.
lumentos por nuestros empleos; á nuestras sucesiones por
En la ley antigua jamas .el pueblo hebreo llevó á las ar-
las donaciones que nos hicieron nuestros padres; ni la au-
cas de los soberanos la contribucion de sus sacerdotes, ni.
toridad civil tendrá derecho de propiedad por sus cdidados
jamas la sinagoga estuvo asalariada por los soberanos. En
á nuestros impuestos
Porque ,si le es debido rigorosa-

Mente para hacer observar las leyes humanas, con mas t'a-
la primitiva iglesia . jamas puso Jesucristo su bolsa en las
zon debe ser debido á- Dios para hacer observar las leyes
manos del César, ni los apóstoles sus fondos en la de los
divinas, que son de mucha mas importancia. ¿Y cómo po-
emperadores. Jamas "quiso Pio VII aceptar pensiones del
dria hacerlas observar Dios un
usurpador con condicion de renunciar sus propiedades: Ni
solo instante sin sacerdo-
cio? ¿Qué temporalidades
se hallara jamas un individuo que quiera poner en las ar-
son debidas al sacerdocio?... Re•
petimos que no nos toca esta decision. Lo • que - sí dire-
cas de la autoridad civil lo que necesita para la subsisten-
mos constantemente es, que si queremos tener un sacer-
cia de su familia. Depender de otro gobierno en lo que es
docio, es preciso que tenga temporalidades. Resumiremos
necesario para gobernar, es ponerse en la imposibilidad de
todo lo ',dicho en dos• palabras por el raciocinio siguiente
poder gobernar.
XXVII
-
Si el

sacerdocio fue en todos los tiempos un
XXVI He aquí en resúmen la historia de las tempora-
gobierno indispensable para hacer observar las leyes di-
lidades del sacerdocio desde el principio del mundo, y lo
vinas, se le ha debido en todos los tiempos una tempora-
que han pensado los pueblos fieles é idólatras: y ¿qué pen•
lidad, de la que debia ser dispensador él mismo: el sa-
sarnas nosotros? Desde que se ha pronunciado sobre el sa-
cerdocio fue en efecto en todas los tiempos el mas indis-
cerdocio esta gran palabra de temporalidad, parece que
pensable de todos los gobiernos, pues que él solo puede
los sacerdotes se han hecho indignos de vivir. Ábranse to-
salvar . á los hombres- del furor de las pasiones: luego en
dos los libros filosóficos de nuestros dias, y veremos en
1


DEL SACERDOC IO.
97
DESPOJO
96
pos de Jesucristo? Solo habia doce apóstoles. Ademas, si
una temporali•
los tres primeros siglos de la iglesia fueron tiempos de fer-
todos los tiempos fue debida al sacerdocio
ien siglos de barbarie. Entonces fue eru.
de la que puede el mismo ser dispensador. ¿Y qué;
vor, fueron tamo
dad,
sucederá si se le reusa esta temporalidad, que le es debi-
eileado Jesucristo, los apóstoles oeron degollados, y los
fueron martirizados y atormentados
da por derecho natural?... Que los estados se verán entre-
primeros cristianos
o de las
gados necesariamente al desenfreno mas espantos
cruelmente.
á que quiere vol-
pasiones. ¿Y qué , si despees de haberle asegurado grandes
III ¿No será este el estado primitivo
se le despoja de ellas? .... Lo mismo. Daremos
Sería dificil dudarlo, segun lo que aca-
verse al sacerdocio?
posesiones
de sus crueles efes-
barnos de ver que ha pasado á nuestra propia vista. Como el
la historia de este terrible despojo y-
nada ít
fin general de los facciosos es despojar á todos los poseedores,
tos en la seceion siguiente , sin ofender jamas en da
á su estado pri-
las leyes fundamentales de los gobiernos existentes.
les propone para no asustarlos volverles
mitivo. Pero ¿no es esto proponer la destruccion de todo?
Cualquiera que quisiese volver una ciudad magnífica al

momento de su fundacion ¿no la destruiria? ¿No querría
la ruina del mundo el que quisiese volverle al instante de
Despojo del sacerdocio.
la creacion? Qué, en el origen no habla ciudades ni villas,-
-tierras desmontadas, habitaciones, ni establecimientos ; el
I Corno la perfidia es el caracter distintivo de las pa»,'

gobierno civil no tenia aun ministros, magistrados, tribu-
siones , es bien sabido, que cuando se ocupan en destruir,
nales, ejércitos ni fondos públicos; ni el sacerdocio tenia
no se presentan con la apariencia del mal, sino con la
las mejoras, la extin -
entonces templos, altares, colegias ni seminarios ; ¡y que-
del bien. La liberta d , la felicidad,
sacerdo-
reis volverlo todo á su estado primitivo!
cion del fanatismo, una religion mas pura, un
IV Es indudable que cuando Dios quiere sabe ejecutar
mas simple y mas ejemplar, y por último una reger
cio
sus obras sin hacer uso de los medios ordinarios ; y para
neracion completa en todos los ramos: he aquí cuáles son
establecer su iglesia no empleó ninguno de ellos. Pero ¿por
sus miras luminosas, cuando se proponen volver todas las
qué? porque se sirvió de medios extraordinarios, Para pro-
cosas á su estado primitivo.
bar la divinidad de su religion, quiso manifestar en estas
1.1 Si no conociésemos por la experiencia constante de
circunstancias todo el poder de su brazo. Entonces se b
dia.-
todos los siglos el imperio indestructible de estas sirenas
ad,
n6 hacer de simples pescadores doctores eminentes, que
encantadoras sobre el corazon de la débil humanidad,
excedian en luces á los filósofos mas sabios: formó sacerdo-
miraríamos que sofismas tan groseros, de los que henos
tes en una hora, cuando hoy es preciso estudiar. veinte
'erubar-
sido tristes víctimas tan repetidas veces, hayan sin P
arios: dotó á los apóstoles y sus sucesores del talento sobre-
e con el mismo éxito. ero .. al
natural
go sido reproducidos siempr
de curar los enfermos y resucitar los muertos.
quiere llevarse al sacerdocio de
esta es la razon por qué no hubo entonces necesidad de la
fin ¿á qué estado primitivo
dial. ¿Al mismo en que se hallaba al instante
nuestros
fuerza, y por lo mismo no era necesario aun el apoyo del
un sacerdote
de la creacion? Pero aun no había mas ue
gobierno civil. Causaba tal admiracion ver pobres pescado•
Tampoco; porque solo habla
res ejercer poderes tan
solo. ¿Al de los patriarcas?
grandes, que todos se disputaban
ley escrita?
doce, extendidos por diversos paises. ¿ Al de la
Tom. II.
lonz.II.
N
Pero solo existía en una extremidad de la tierra. ¿A los tiem,

DESPOJO
98
DEL SACERDOCIO.
la dicha de recibirlos en su casa, y de partir con ellos sus
99
VI He aquí sobre lo que se establece la diferencia en=
bienes. Este contraste inaudito de fuerza y de debilidad, de
pobreza y de poder, de ignorancia y de saber, debía hacer
tre el despojo de las iglesias , y el de los ricos del mundo:
rayes que han parecido tan sólidas, que todos las miran
impresion en todos los ánimos, apresurar la conversion
como invencibles; y tan fundadas, que se creerá acaso muy
del mundo, y sacar prontamente á la iglesia del estado de
dificil responder á ellas; pero son razones sin embargo tan
desnudez en que estaba en los primeros tiempos; y en
fútiles y tan ruinosas , que las haremos caer por tierra en
efecto sucedió así el modo prodigioso con que sacó Dios á
dos palabras.
su iglesia de su estado, primitivo; y, á pesar de todas las
VII Primeramente se pretende que el estado de pobre-
persecuciones, será siempre á los ojos. del juicio recto la
za es para el sacerdocio el mas confirme á la voluntad del
prueba mas evidente de la divinidad -de la religion cristia-
Ser supremo
Si fuese así, exigiríamos que se nos expli-
na. Pero si empleó Dios medios tan extraordinarios para
case, ¿por qué quiso Dios que su sacerdocio fuese siempre ri-
sacar á la iglesia .de su estado. primitivo , ¿por qué quere-
co? ¿por qué desde el origen le fueron tan recomendables
mos volverla á sumergir en él? Si se tomó Dios. tantos cui-
la generosidad de Abel ., la magnificencia de E nós , y la
dados, para conducir este soberbio edificio hasta el grado
suntuosidad de los patriarcas en sus sacrificios? ¿por qué
de esplendor á que ha llegado, ¿por qué le quereis des-
cuando trató él mismo de formar un estado para su sacer-
truir? ¿Y quién le levantará si le destruís? Este mismo mo-
docio, quiso que la tribu de Levi fuese tan opulenta, que
do con que ha sacado Dios á la iglesia de su estado primi-
su tabernáculo se cubriese de oro, y que el gran sacerdote
tivo es una prueba evidente de que, queriéndola volver á él,
tuviese ropas tan pomposas? ¿Por qué cuando sc trató de
obrais directamente contra las voluntades riel Ser supremo.
construirle una casa, manifestó placer en tener el mas sun-
V Escúchese sin embargo el grito general de nuestros
tuoso de todos los templos, y el mas dispendioso de todos
dias, y no se oirá hablar sino de este estado primitivo.
los altares? ¿ Por qué mantuvo la mas brillante de todas las
Se dice que el soberano pontífice debe ser reducido á la po-
músicas, y el mas respetuoso de todos los sacerdocios?
VIII
breza de san Pedro , los obispos á la simplicidad de los
Es bien sabido que no sucede lo mismo en el
culto exterior
apóstoles; y los sacerdotes á la desnudez de los primeros
que en el interior. Este último es siempre prac-
discípulos. Se tiene na obstante por una injusticia escanda-
ticable, no siéndolo muchas veces el primero; y Dios no ha
losa despojar de sus propiedades á los legos, aunque el des-
exigido jamas lo imposible. En los tiempos que los cris-
pojo del sacerdocio se mira como una cosa muy sabia. Y si
tianos se veían obligados á ocultarse en las catacumbas, sus
ceremonias no eran
se pregunta por la razon de esta diferencia, se contesta
tanpomposas como lo habian sido en
el templo de Salomon ,
prontamente : »Que la. iglesia ha sida destinada para pre-
y' lo fueron despues en la basíli-
ca de san Pedro.
»dicar la humildad ,. y no. para ser rica; que el estarlo de
No examinamos aquí, si por culpa de
los hombres pudo el
»opulencia á que habla llegado, ofrecia un lujo escandaloso
sacerdocio caer en
breza,
un estado de po-
y si debió
»que no la convenio; que con la pobreza del clero se pon-

L
cuando ha sido obligado á ello.
t
»dria en mejor estado el mundo;. y que la pobreza de la

La pobreza voluntaria
intana fue siempre de precepto, aun en
medio de la mayor
»primitiva iglesia era á un mismo tiempo el estado mas na-
ab undancia. Se trata solo de saber si
v
elieens eta ello dd ee pnozab .reza
tural para el sacerdocio, el mas ventajoso. para las socieda-
conviene al sacerdocio , y si no le con-
b r
»des , y el mas conforme á las voluntades del Ser supremo."
uficencia con arreglo á los designios del
N:

100
DESPOJO
DEL SACERDOCIO.
Todo-poderoso. Y parece que los hechos han demostrado
latament e falso que la pobreza sacerdotal sea conforme á
lo contrario. Si hubiese reprobado Dios el esplendor en su
la voluntad del Señor del universo.
sacerdocio , no hubiera querido que fuese espléndido en
con un clero pobre estaría mucho
XI Se añade, que
todos los tiempos; y si hubiera aprobado la pobreza primi-
tendríamos

derecho
l e r e ch
n u áe
m
peedjoirr (ri teg
e sdeo neo/ sme
mundo.
ca. sSei fuese
,po r así, ,
tiva de su iglesia, no hubiera empleado por espacio de tres-
todos lossiglos
que
cientos años medios tan extraordinarios para favorecer las
vivió el sacerdocio.en la pobreza han sido siglos de inmo-
donaciones que se la hacian, y convertir á los empera-
ralidad y ele barbarie; por qué mientras que fue la iglesia
dores.
pobre, se vió sumergido el universo en la corrupcion mas
IX Desde los tiempos de Jesucristo, modelo sublime
horrible; por qué no se civilizó hasta que el sacerdocio tu-
de la pobreza voluntaria, los ricos le hicieron espléndidos
vo bienes; por qué la barbarie volvió á parecer desde que
festines. Mateo y Zacheo le recibieron magníficamente en
fueron saqueados estos mismos bienes; y por qué nos han
su casa: la Magdalena derramó sobre su cabeza un per.
afligido tantos desastres y tantas calamidades en esta últi-
fume de mucho precio, y la respuesta que dió el Señor á
ma revolucion. Durante este tiempo la iglesia fue pobre;
los que la reprendian , nos enseña claramente que cl deber
y se verificó aquel feliz despojo que se habia deseado tan-
1
de la limosna no nos dispensa de nuestros deberes exterio-
to. ¿Estuvo mejor regido el mundo entonces? ¿Fueron mas
res para con el Ser supremo. En las catacumbas mismas,
puras las costumbres; los gobiernos estuvieron mas segu-
los ricos no dejaban de contribuir en razon de sus medios.
ros, y fueron mas felices los pueblos? Preguntaremos aun
Y si despues de las persecuciones , los que hicieron cons-
mas: en este estado de pobreza ¿pudo hacer la iglesia todo
truir las soberbias basílicas de Constantinopla y de san Pe.-
lo que hacia antes, tener tantos ministros, sustentar tantos
tiro en Roma fueron incontestablemente agradables á Dios,
pobres, instruir tantos paises, y subvenir á tantos gastos?
puede juzgarse anticipadamente la indignacion con que mis
XII Estos hechos hablan por sí solos. ¿Y qué respon-
rará á aquellos que trabajan por su destruccion, y que de-
derán á ellos los partidarios de la miseria sacerdotal? Los
claman contra las ricas donaciones de sus mayores.
negarán? Es imposible; y todo lo que podrán hacer será
X El estado de la primitiva iglesia no fue pues en..;
disputar sus consecuencias. Pero ¿qué dirán si les probamos
que estos efectos, no solo son consecuencias ordinarias, si-
tcramente el estado ordinario del sacerdocio, sino un es-.
no consecuencias necesarias de esta pobreza;
tado de desnudez y de degradacion , ocasionado por la ce-
que éste es-
tado, lejos de ser conforme á la voluntad de Dios, le es ab-
guedad general de todo el universo que habia abandonado
solutamente contrario; que lejos de ser ventajoso para el
el culto del Todo-poderoso: estado deplorable en el que
mundo, es esencialmente desastroso; que el que toca
no debia permanecer la iglesia, al que sería un crimen
á las
rentas del sacerdocio, hiere de un mismo golpe
quererla volver, y al que no quiere Dios que se la vuelva.
los dere-
chos de Dios y los de los hombres, y ocasiona necesaria-
Porque si ama á los que sufren la pobreza , detesta á los
mente los mayores males á la sociedad ?
que la ocasionan : si recompensa á los perseguidos, reprue,
XIII Decimos primeramente, que el que toca á las
ba á los perseguidores. Si no se hubiera abandonado al
rentas del sacerdocio ofende á Dios mismo en sus derechos.
verdadero.Dios , su sacerdocio hubiera sido rico siempre;
En efecto, lo que -el hombre debe á Dios
y si no se le hubiera despojado de lo que le es debido , vi-
para su gobierno,
no pertenece ni á los hombres ni á los. soberanos. Son
viría aun en. la opulencia en que debe estar. Es pues abso-
bie-

la
`rara 'sana sns magna o jos caol atu [tu y onb [sv muriaq
.19S ap adnfap? ouniagos ,Cos 7 5' : siaarp 0,10d IAX
.os cj calsonA sa mima o l uomesoao•ra uva ‘szaoÁrtu sttu op
.scaqu icd so l 013 osnqe la ua a
-el! opand p
sam
uolocuop e l aod SOldOdd 507W outs nopeu e l ap tu soalson:s.
ub osonalsuotu seta
so omstut sola y Á sai
-einapard sol
nos ou soualq soaso `ivirriou £ai 757 op p[U3IA tia •soicuos
sopo] y efodsap onb 9 uoo 4.21073V11 eageled
-aad sopcpiuo slcu aod aeaolatu opnd anb ‘sonam soiquop
casa aluannuopepaaA íaapaaoad aludamos ap iarplaal seta
-uonaosuoa so l
.asuoa soao.,n rul sita ap oÁ awpaoa opipod rketi G r► nuatios ns
0301103 ou uomb Á? •selsiumsuad soiquasuu
ap °pena jesopela
99al so °ab aopepunj T op
l
Á91 Cl op 9.3ncisap anb sOUIC9CTOdt19
cload so l sopo
y aianpaa e stoapuon op

: l ineo ouraacios epeo y sonactnp urj pe onbaod
aigulov pp
ap soopuyaapodc Á ‘sewap so l supo] ap .ualquana soaelop
-ode spapoci
soipaiap sol ad ia51 OLIISIU1 ja 1.100 01/11030 sopndEns saum sol
‘pvpa?doJci nu ap uoio.iod casa ap soleaapode
siopod I S -rp so l as pub apsap
y 13003 onb
sorra
la anb ‘somaxipene adn i opunlos ua AIX
e¿k .nos ou anb 'so la ap
saua tq sol sleqoa nate] setu ó :1TOIDCU
-olBaimaos o.apopdaa un apl omo° Á '501/30.10p 971 no 0W
9 op iu sousanA vos
ou anbaod sacian-1 sotdoad sita s 'al
-snu
oa am
sow p aapuaj o antotuoluomAa sond so sourjoad sosn
07DOpiDDVS 7I3 033
-esuoa anb souoiq so l s[etuol
y su laungsap o sapepo [dold sns Sola y acunó ¿souom sol
opueng ¿satogipa sitia op nota
-CAIOSITOD i p Á LSOI.I.I.un ap soases sol y ougsap .anb op opoi
sopor ap omoadns Jenny la sa onb 'sola op elso 191 9 ap ou
Á csoaaaqo saca ap mieles ja ‘saaopepneaaa sita .01
-aamo5 l
) umanq
e sopeunsap so l opas uno ') ou I102(1.1 aoÁent elnyna
-1,1J0,I 171 sa l mo SralC ser y uatqwel a[ Áuo onb sand ospold
uoo? oal iqtyd U0i(j ID eied SOLICSODOU VIOS animad`sopead
ecos? ¿seaaon seidoad sun tia ]ATA anb Jolsrici in oqap aub
-es sapepatdoad neaamsuoa os l ima onao-tqol je sopeurlsop
oí solsondtut .sonsonÁ op aolooloa le ok on9o.nua .onb aox
sopuoj sol ls capt rasa ca [ ptu son mos UOZCI e l Á soacq
-ad) op staqeq onb aod? sooldwa caed ,opeupsop
-ayq smand so l sopo] tia o lpaons otustw o lsa •sapÁ[a sosn
JOS oqap ou sopv.dvs soaidwa caed opeu lasop atj .anb oj
asieullsop r .119A10:1 ucipod ou ‘se lsnpado l aiatia sonsonu
Á soloarloadso 'card Áop o l ou 6 seisai4 [ amalsuoa Caed ola` es
ap noisojuoo aod 'sola sopefiesuoa sanawl sol `01D!.(10
-uoo pub ap uolatsodsip i l aci9aa nona out so l os iw
LID lux-l egan ° as anbune ‘SOUTSIUT souded sol anua
so.?
Á soicro.td sonu OMS soaasonn uos ou sattalq slw ‘iynao2nq
-amas 011100 sopraten 111310 soprfics sanowl sol y urcleaol
-74 la ope2ed .sesoa se [ sepol op some SOTA y uolquan oq
anb so l sopoa Áoi 9 no 011300 'tramen LoT el no osa
-op a l wad omq[a l jo cptap tus oqap so 71A1° pDp1101710
aod '05012.7pW7DS9 01?D72.1D7i5 un aolautoo tus c soucjoad sosn
JO j oard casa ua sotpaaop soaisattÁ sirpunj átala no? soatla
y (lanssog 00T2 otuoa) openusap [ u 0 1 .130030a 'apesnqoa
-un5load optan:u:tad ° turas 'op[qop so so anb olocisaa l e ounW
yapod oun9mu onb prpaidoad con Á 'opefies ousódop un
-taita opotu ap :lung uis 030d ¿SOLICLII scaisanik ua pÁt.o aop
sodwou so l sopo] ua uoaanj nopcola 111 01) OLUSICII olura
-0(1 [0 goma anImod 'onsuutu un 30I101 med opefiestma
-sur ja apsap opunw [ap autios lc sup [qap `soprmindochual
oti anb sopuoj so l op soacaapode aopuoload s9apod? AX
smsy -no[annasox can onj ounuinsuod ap sandsap `OTA
sita gagos uolompaluoa
n1OA 01 05 Opugna Á eIp tlsnítal eun onj 'sone soutopson ap
eno n outzalp ja oiaded ua elsa [9[
noa duomma ()una
oiocdso aod 13150121 9 y osntioa os is wad pepa ► dwt enn anj
-sns Á uotacsaasuoa ns mal Á '.01:101e10 un JUMSUOD oi,eq
`solop5 soi op ord je 9A0 11 os soldlarnad SO' L19 1CJ •sao sns
01 Á `sopuoj sin .op al ard una Áop a l sonesuA sial y Á p.0
Je/UW(10 333üti op sopdaeaua opas unq ad) sononbe op
y rÁnalsut son anb caed 'yp al atta Á ozDopiaan s in 0.13SILI
-ualstis l a card souuslua souraoqos sol Á saaquaoq so l alamq
un optd
SICLI na SOTa
Áa [ cl armasqo aaauti
uoqap anb so l uoo ty./Cns prtpx.d.oad
sola' ap son
£ 0 I
-01DOCEllaDVS
. Man'
SO I


oti.
DESPOJO
señor de las temporalidades del sacerdocio? Lo sois, co.
DEL SACERDOCIO.
105
mo de todas las propiedades, es decir, que sois su pro-
osaron llevar-sus manos sacrílegas sobre esta clase de bie-
tector. Sois el señor de las temporalidades del sacerdocio;
n es; los Antiocos, los Balta. sares, los Ifeliodoros, los Ni-
esto es, que si alguno de vuestros súbditos rehusa contri-
canores en la anti güedad ; y entre los modernos los Felix,
buir á su subsistencia, os toca á vos obligar civilmente al
los Julianos , los Gontranes, los Guillelmos, los Henri-
que se obstine en esta injusta resistencia, y que debeis sos-
ques tantos otros? ¡Se citan perpetuamente los.
tener civilmente al sacerdocio tan rigorosamente como él
ejemplós'de los facobos en Inglaterra, de los Carlos pri-
debe instruiros. He aquí en qué sentido las temporalida-
meros 1 .Cárlos segundos, y tantos otros que sancionaron es-
des del sacerdocio son un objeto mixto, y en qué sentido
tas depredaciones ! Pero sin hablar de las calamidades de
los dos gobiernos estan obligados á socorrerse: á saber, para
toda especie que resultaron de estas concesiones, nos con-
ayudarse y para no destruirse. Los dos objetos mixtos estan
tentaremos con preguntar aquí, ¿qué ha sido de todos es-
en un mismo caso. Sois el señor de las temporalidades del
tos usurpadores? ¿Reina aun su familia? ¿Por qué no nos
sacerdocio, es decir, que debeis asegurarle un estado, si no
hemos de' instruir en la escuela de los hechos? Léase su
le tiene, conservársele si le tiene, y devolvérsele si se le ha-
historia; la de los desórdenes que ocasionaron y que aun sub-
beis tomado. En este sentido sois el señor de estas tempo-
sisten ; reconózcase solo la obra de Henrique Spelnzan so-
ralidades. La obligacion de protegerlas en toda la exten-
bre los sacrilegios , y se verá qué en todos tiempos ha
sion de vuestros estados, es incontestablemente el primero
caido la maldicion ostensiblemente sobre los usurpadores;
de todos vuestros deberes, y el mas evidente de vuestros in•
y que casi- todos ellos han llevado á la faz del universo el
tereses: pero quitárselas si las tiene, rehusárselas si no las
carácter evidente de su reprobacion aun en este mundo.
tiene, prohibir á vuestros súbditos el dárselas, pretender
XVIII Pero si este despojo sacrílego es formidable pa-
ra los ustirpadores , no lo es menos para los pueblos. Si se
apropiároslas á vos mismo, ó convertirlas en pensiones pa-
quiere formar una ligera idea de los efectos generales que
ra poder disponer de ellas como señor; he aquí un derecho
se han seguido indefectiblemente de esta conducta , pre-
que jamas podrá tener la autoridad civil. El que toca á los
guntaremos, que ¿en qué vinieron á parar los ricos despo-
bienes sagrados ataca y ofende á todos los hombres á la vez,
jos del santuario en las manos de los que los invadieron ?
pues que la propiedad de Dios está fundada sobre todas
Templo famoso de Salomon, ¿en qué vino á parar vuestra
las propiedades de los hombres.
gloria luego que os arrebataron vuestros inmensos tesoros
XVII Digo por último , que el que toca a los bienes
¿Qué ha sido despues del- cristianismo de las basílicas so-
sagrados se ofende á sí mismo, y atrae sobre su cabeza y
berbias de Constantinopla , y de las iglesias célebres de
sobre la de los pueblos los males mas afrentosos.
Turquía , de Palestina, de la Asia menor, de la África v de
Y no se crea que tratamos aquí de intimidar á los usur-
Cartago? Monumentos antiguos de Ja piedad de los fieles,
padores por una justicia futura, en la que no creerán aca-
¿á dónde han ido á parar vuestros fondos sag. Todos? ¿Qué
so. Lol, castigos de que hablamos son males presentes, pla-
ha sido de ellos en A lemania, en Inglaterra, en Francia,
gas públicas y demasiado notables para no ser conocidas
y por talas partes donde las revoluciones han ocasionado
generalmente. Si se quiere que citemos castigos visibles
el saqueo de las iglesias? ¿Y qué son hoy,
pojo
despues del
contra. los usurpadores, preguntaremos, ¿en qué vinieron á
des-
ejecutarlo por los usurpadores?¿qné queda
in en sa s rmsesion
parar en todos los tiempos los hombres temerarios que

de estas in-
es, que despues de
Tom.
haber
iaber contribuido á Ile-
O

- 106
DESPOJO
DEL SACERDOCIO.
107
var por todas partes la sana moral por espacio de catorce
siglos, refluían sobre la pobreza, conservaban la paz en las
a
:•
nes y
.
' tOda b rapidez de sus
que
l
propias inclinaciones, y q
llega á hacerse allí afrentosa la inmoralidad* pero si el sa.
familias, llevaban la prosperidad á todos losyeinos , y que
debian al parecer enriquecer á los usurpadores?•Transfor.
cerdocio llega á carecer de temporalidade s en toda una dió-
cesis, en todo un reyno y en casi toda la iglesia, ó no tie-
rudas en. papel, se han disipado por los aires, y producido
ne las suficientes; si llegan á faltar por todas partes colee
esas tempestades de cólera y .de furor ele . las "manos del
gios y seminarios para perpetuar la instruceiodde los be.e•
Eterno, sobre, la cabeza de los pueblos que han tolerado es.
nos ministros, es evidente que deberá caer el sacerdocio;
tos trastornos sacrílegos.
v cuando esto sucede , todas las lemas clases quedan
XIX ¿En que fueron empleadas desde el . rnismo ins-
abandonadas á sus pasiones, y á la disolucion mas aíren-.
tante en que se ejecutó el despojo? En llevar á todas. par-
tosa en orden á las costumbres. 'Sí son necesarios hechos,
tes el azote de la guerra y en : difundir el terror en todos.
hablen de nuevo esas vastas regiones de Turquía, del Áfri,-
los pueblos; en asalariar, por algunos meses, el crimen
ca y del Asia. Pueblos. bárbaros, decidnos: cuando: fue ar-
el latrocinio: despues de lo cual vinieron á parar en una:
ruinada entre vosotros la verdadera religion, ó fue despo
bancarrota espantosa que llevó la miserial,la muerte po''
jada de •sus fondos, ¿en qué estado quedó, y se halla hoy
todas las. partes' universo. ¿Cual fué . el resultado incoe.,
vuestra prosperidad, vuestra civilizacion y vuestras cos-
diato de•csta gran usurpacion? la violaeion universal de.
tumbres?
todos los derechos. Cetros despedazados, tronos destruidos,
XXI He aquí 1-2.1 mal espantoso que sigue siempre á la
soberanos degollados y . palacios incendiadosepropietarioS
usurpacion de los bienes sagrados. 111a1 necesario é inevita-
degollados, y. propiedades devastadas; la sangre de los pue-
ble; mal cuyos efectos destructores no podrán alejar ja-
blos puesta,en yequisicion, y agitados todos los,e4tados; al-
mas todos los gobiernos con sus ejércitos, ni todos los hom-
teradas todas las constituciones, y las naciones agobiadas de,
bres juntos con su sagacidad. En vano querrá multiplicar-
impuestos los. mas enormes. que se vieron jamas: Véanse
se el número de magistrados, pues la autoridad civil na-
aquí los últimos resultados; prueba cierta de lo .que hemos
da puede en este distrito inmenso. En vano se tratará de
dicho mas arriba, á.sabermue,la, invasion de los bienes sa-
dotar á los sacerdotes falsos, porque
tque nunca pueden gober-
grados es la sefial inclefeetible . de la de todas las .propieda-
nar en nombre del Todo-poderoso. Despojando
. espojando al sacerdo-:
des particulares y de la ruina misma de las rentas públicas:
cio verdadero, caemos por el hecho solo de este cruel des-
. XX Hay ademas deelos-castigos ordinarios, solemne.:
pojo en la esclavitud mas terrible, que es la de las pasio-
mente confirmados por la ,experiencia de todos los siglos,
nes, que llevan consigo la reuniori Ic e todos los males, que
uno necesario .é inherente al-mismo acto del despojo; á sae
acaban por entregar todos
l
ot os los estadios á la mas cruel de las
ber: la.extincion ú anonadamiento del gobierno espi•ituak
anarquías, y al exterminio del
el gobierno del Ser supremo.
XXII Segun
Porque desde que llega . á. verificarse el despojo del O?'
e, esto preguntaremos, ¿qué pretextos
extos pueden
alegar los que se lis •
cerdocio en. unas sola parroquia, dejan de existir sus tem-
onjean qué haciendol
'fi •
e sacra cío de lo
poralidades , sus ministros, su instruccion y su moral, y
temporal podríamos por lo menos conservar lo espiri-
tual.? El interes •
debe ;seguirse necesariamente que en esta parroquia se ha-
s inseparable de la rer ›•
telon y de los estados.
nos obliga á manife-
llarán todos sus habitantes sin leyes, sin freno y sin autori-
stai les que. en cualquier
hall
inter estado que nos.
emos, mientras
entr
dad espiritual, entregados á la efervescencia de las pasío-
as que vivimos en este mundo, lo espiri-

108
DESPOSO
DEL lis CERDOCTO.
109
tual y lo temporal son tan inseparables como el alma y.
pues de la invasion de Enrique VIII en Inglaterra: in-
el cuerpo, cuya desunion produce la muerte: cine perder
vasion infinitamente menos terrible que la nuestra.
el uno, es perder lo otro, y que depender en lo uno, es
XXV ¿Qué debe pues hacerse? ¿Será preciso resta-
depender en lo otro
Se añade cine en las tempesta-
blecerlo todo?... No: porque despues de una tempestad tan
des se arrojan algunas veces al mar las mercancías
Y
furiosa no es posible poner en orden todo lo que ha sido
es verdad. Pero si se arrojan tambien las provisiones de
sepultado en la profundidad de los mares
Pero á lo me-
los marineros, les será imposible vivir, y perderán el bar-
nos deberemos arreglarnos á nosotros mismos, y procurar
co y su existencia misma... Se insiste en que hay circunstan-
la conservacion del principio sagrado de las propiedades.
cias tan urgentes, que es preciso ceder muchas veces á la:
Será bueno por lo menos, cuando la autoridad lo permita,
necesidad..... Tampoco lo negamos con tal que se ceda pa-.
establecer en las ciudades y villas juntas de coneiliacion de
sivamente, esto es, llorando la violacion de los principios,:
hombres honrados que presidan á estos arreglos indis-
pero sin violarlos jamas; sufriendo las injusticias, pero sin
pensables; y procurar por lo menos descargar al pueblo
sancionadas nunca.
pobre de las contribuciones enormes que pesan sobre ellos
XXIII Despojaron á Jesucristo de sus ropas: ¿ pero
por efecto de este cruel despojo. Esta es nuestra opinion, y
las dió él? Fueron saqueadas las iglesias en los principios;
deseamos que parezca insta.
¿pero lo consintieron los apóstoles?.... Todos saben que los
¿Qué es pues preciso hacer? pensar no solo en lo que
fieles no se revolucionaron jamas, y que la religion se lo
debemos á Dios, sino en lo que debemos á nuestros pro-
prohibe con penas las mas terribles; pero una cosa es no
pios intereses y á nuestra existencia, y penetrarnos bien
consentir, y otra revolucionarse contra la violencia. No po-
del raciocinio siguiente con el que concluiremos esta see-
dré impediros que tomeis los bienes de mi iglesia, decia
eion. No hay mal mas terrible para -los estados y para
nosotros mismos que la pérdida de la moral, que produce
el grande Ambrosio á los usurpadores; pero no os los doy
yo.... Que se nos cite un solo concilio, que haya permitido
siempre: el desencadenamiento universal ele las pasiones.
esta violacion, ó mas bien cine no la haya anatematizado.
la
Es imposible sin embargo que el sacerdocio pueda
e (1-1:
XXIV La iglesia, se dice tambien, es solo usuftuetua,
Mecer la moral y la religion en el estado de despojo en
ria. Y es así sin duda, pero precisamente por esto, mismo son,
que se halla: luego el estado de despojo en que vernos hoy
al sacerdocio, es un m,d terrible,
mas inviolables sus posesiones, que las de los propietarios..
que debemos hacer ce.
sar en beneficio de los pueblos, de los estados, y de nues-
Como usufructuaria ha hecho algunas veces el sacrificio
tros propios intereses. ¿Y qué debe hacer
de sus rentas. Pero jamas ha podido ceder los fondos, ó su
la autoridad en
esta parte? Volvernos á repetirlo; no somos
equivalente, porque no son suyos. Se dan los bienes á la
legisladores, ni
nuestras opiniones son leyes. Toca á las potestades el ver
iglesia para la conservacion de la moral y de la religion;
lo que ellas deben á Dios; y á nosotros morir antes que
y estas necesidades son imprescriptibles, porque no pue-
sublevarnos contra las potestades.
den dejar de existir un solo instante. Cuando la iglesia pu-
diese ser obligada á no perseguir á los usurpadores, nunca
Hecho decisivo.
podria tranquilizar las conciencias hasta que se hiciesen
con ella nuevos arreglos para su manutencion. Scrutetur
Aquí, como en la primera parte, resulta , como resulta
guisque conscientiam suam, decía el cardenal Polus des'.

.549 odisgml onb : oliaarti Japoci at cpsodan so Á ‘S01013.133E5
for 1100 S0110111'4 99 .1eLlociap osfaaid upas anb sand `sumo
.oi set sepol ap enpnrui sem sa salopaaDes ap V020131-10ar
.ap 17.125'311U 0(11.) 4 oals70ap 0110071 j a o l uopirka oidwats etns
6opuntu top 11 9 la elsen ase ito9op Á oseutsase as opueng
• aup t souattt solo
.0.1as Á satlinsecl se t upruapronasap os sem ‘oioopnors
maman el y anaualaad ap aottott
SOMOLTOI ou pub sand pupi l
j11111. 1SaP tia souranotluna SOLT sem ()Elena 001) Á ' t em t e ora
eioaed aouotu tus atad t son
..ionpuoa sou anb
-ond sol ap napa() aso ap mamen Átnu elaci
satiolsod aldwa ►s yageg opunui la elsis
lsni el souroaep
anb ei ua aluain9is uousana
.qns anb senualtu anblomswp oripay la a igel saluoatu oad
9 tia SOCI13.13.& aub ot sa olsa
¿Dzaiqou vi anos sel st4 sem seapt sowana
•nuals 9n ii nso.1 `rialub muerta at i on9ap Á atusase as aló
i ?
etattop
-uodaptn ns Á sapepaidoad sns c
uánló ••••¿osuouun
sopeptitmodwaa sus ‘sotiaaa
tiva
-ap sns 'peptufflp lis 'peptsaaau ns epoealea ns 'opettuad
l srp olsa na edetuago9 uámb? 'apane' ou 15 x ¿sol:n:1
ns ns '0730p.1adin je
SOf sopo' socansea Á 4 saptuliA se t sepol y SC.9.130d(I100O.1 .ton
U0T39a1 anau anb o l opol gag
-os epun ioad sem pepanlaa e l ua omAIA somatt anb ap 1 oa
-ociattl `satioised se t supo' y ono.IJ un Jound sume!. empod?
-2570ap ogoazi to uotatilsaluoa uts aadtua ts paaauetuaad
'"¿SOITOZe.103 SOI 01) Op1:10j ¡a LID Á ‘SM3111-M31.103 set no ‘sym
•soiaadcut
.011111 se t ua
77:519 pnruolnn ri suwuf uupod? (:opunw
so l ap peplpqmsa e l ap Á triOW ()pomo iap uopeAaasuoa
tap 119 ¡a elsett ase ito9ap OS opueng
¿satianuaa SO¡ sop
ej op opdaeaua tasa anb la sa anb sand c etauelaodwt ns
-04 ap dopeluax l a Á `sapepoToos se t ap aoprua tuo j o `01,1111.
aod oiauvid l a : osoaapod•opoi top soÁai set .190M1UU a
jap Otilaidt1S 2014 ID ` somas so l sopor op 0.1013111(1 lo SOTG ,TOS
anb aoÁew ca lo Árq ou anb sand sauoiauni sus aod oi
ap eT. sef.-)p? opunw ¡ap nu l a e l sect asr it olrlop as opueng
-ouq.71- la : X309CO.TO
ap ()tusan 011.11:1SUI 10 apsap opustxa
-
sesoa so l ap etouasa le t9onesap outs 4 .rapuodsai SO ou
uq anb salad 'epualsl yza us aod odaunol :satiop.t9 SOI sop
aello9ap anb : amed riatuucl e l no (mima !nbe somaanadoa
ap
p
0.1Ottl!.ICT p awam i etatrasa aadmats yi0S 02a01).1.9dDS
wad epoi op sollaii.xaes Á sauatmn sortnoanet Á
outslm o t aod anb Á 'sepol ap eaatulad et amatuierauasa sa
socioa sopenejoicl so i dmal `supulusap SEISOI9T sopel.lorlap
opopaaaes lo op9som1 eiteti as anb ap vump pvpuoinv
Á sope,ualsap `sopeuisase solopnatis sopu lt aap saoypuod
vl anb toi?spap oval' la aplelsomoam oadtuats yarlinsaa
01119 , 20,1 1 C url OlOaÁ0.111 un ap JinInsai °gap 9l)

nma
`oputun lap u t; l a elsett eaamb minina 0 1 ¡011901) as aló
oulm ta l a ofeq onnicia ns Á saari cuog soi ap (*Ti 9190
• pxia °ruma top ~sal je suplanp
soig aub
aelew Á Je i toloa! iánÓ! ¿opnallas ¡o ras gni)
4 103 JOS uegap ou pub 'aluametsuoa op Á (:pvpaylo.KI vpol
.1C4111:11 Á 3el l o9op aannb p sapr i noone set sem i ap
va ()mala la aaasoci epond aub sapvp?ivioclzual seun Á taima
esona;suout sew et yaos ou? tsopoi ap 0.101112Id la aulainfrla
-ualsns eaeci sapoplimodival suun solla ua :teatpaad Á aety
•T105a sa tiapao alsa s '0130p.1,1301
10(1 SOLTIO001:101"/
-asna raed sotdtual oadmais SOCUalUITS9301,1'satnsed set aau
• OttlaJ(11.19 los l a Jod itnaos
-aluno end OTOopJaaes un aattal someaanb aub seatualtu
tamo 901,1ed set sepol op manas° op9a.1..n) 10 :Jactes y
anb :SOT3
SO1 -anu ap sauoisiAoad set 110.11SOP upas anb
.
3
. .
`solarawoo soalsanu senteí asaezearquiasop mupod 011 anb
sand `setouelenealxa sol ap aoÁew el sa o toopaaoes top oled
11P onmwap (non un 'sanoilsana set supo4 ap UTJ te ya
III
•or.-)octuaovs laa
ofoasaa
o 1

SEGUNDA CUEST101\\1-.
DE LA NOBLEZA.
¿Es esencialmente el segundo orden de los
pueblos?
S. 1.° Qué es la nobleza. — S. a.° Su transmision. —
S. 3.° Del ennoblecimiento. —S. 4.0 Suuniversalidad.—
§. 5.° Su estado primitivo. —S. 6.° Su decadencia.
Hecho decisivo.
DE LA. NOBLEZA.
I Despues de este orden sublime encargado del gobier-
no inmenso que se reservó el Todo-poderoso, se halla á
la cabeza de cada pueblo otro orden, al que se dá entre
nosotros el nombre de nobleza. ¿Y cuál es el principio y
el origen de este cuerpo augusto ? ¿viene de Dios ó de
los hombres? ¿de la naturaleza 6 de las convenciones?....
He aquí de nuevo el objeto importante de que nos ocu-
paremos en esta grande discusion.
Objeto, que despues del sacerdocio interesa infinitamen-
te al reposo de los pueblos. Porque si la nobleza viene de
la naturaleza, su rango, su dignidad, sus derechos y sus do-
minios; sus títulos y sus posesiones, serán otras tantas propie-
dades inviolables, de que nadie en el inundo tendrá el de-
recho de poderla despojar Si al contrario, es un negocio
de convencion; el raciocinio que sirve para destruirlo todo,
pesa
Trorn.
á irI
especialmente sobre cada miembro de este orden. »An-
F

:
.90 sotun anb El ap A G emioal opon! 111 op eulanou 'san
•( -5 'de)
•cur ‘ „poptiozna oaTp
.ou soiputu 01) uorutdo 9 Á. ‘sapepatoos sealsanu ua aluaux
laqD79 7d7OS y171 S171Jdiu SVP1
.NON • ezoiciou e
-E nloda:9cl opcsn sotuatI anb p oultuais opesn 1311 as onb
p os3el:T[239 emap anb sodtual l sol sopo] ua
op[aao eti as onb 9 iod ug 1
ap ateauai [a 0150 sa OLI TS souosdra •sompu3ed a,k3asuoa
13 COTUly Á tsopepunu en('
sogoatap ep sou onb cana) iq saluefotuos sousanu y so.'
soigand sol op 9w :cactos
ap 1111130l el onb sealuagu
-ouodns ami sou anb
.5150p os ou anb Top Á ‘31dos ononsoa tul os anb opaÁaid.
tOTUry el olmo ‘SOUOIDIII)Slp ser sep
-01 ap aluna pe eprooloo
tOpOIL/DMS ZD
g as El(1o1) anb
013300 upeuttuaolxa op olooÁoad la t souolo
9,ka10 as anb uoto
-elopisuoo mulla eios
aoci ODOJOUT
pnima
-1110AaT semplt1 sealsanu tla epelnoofa eso:113033e ETJ901CI
v7 esowaaq
•sa.rolne sois° op oiomf ¡o

Jod op[ploop ueti os seuos
e[ ella eutioo sopee uoloulaxa op solonap sol t
-iad op pepiuuut eran opTaia ueti ou.30ut ap soloutu
iod elauaroedtut el Á ‘vzaiqou v7 ealuoo opIclaa
sotionN ampus vi va amsvop ? Jan iatupd u fi
4103
as anb oigeouldun olpo 10 opmaA eq [nbe
•SOCIOTind0 ses.m.
„ • soDni op OH un ua 313500 apopeti OSI391d sa ug le«
smsa 01111110110:9 sOLUOJOJJODGI 'rnouniodun vuun
anb oufflyur osnge (:sotioaaap 130 salen9t sopol 1:1001311 anba
el:ralear run tia peptieroaedun uoo aelounuolci rica •oniatuz
,‘soacpuoti sol ap 01903 [a gagos sapurfi sol aod eped3nsn«
-?0 Z1 ya va so:no Á Sa2101921919109 Sin va sano sopvp7u
.‘esoipo uopulls[p run ¡ean 1 ru pellacm 9 y OTIODII afeilin«
..(9779 507 ua 1C
SO/ Ud 91951O71b1.1 507 va 50310 t Jolvo,
un tsomutupd sotpaiap 5011531113 ap 01)1A10 i g p
e[outu«
ua 50310 t pn7.na v7 va 1115151100 uooeg soun •ezalgou

ap sodtuan sol tia uptoeu 4 olgeaosuti uot3udn3oa3d«
rT op ezoirinleu eT pagos souoTuldo saluaimp Ácii
run smiti sounigo9 sol y QUOTAIIOD ou onb arad i sol“
-nlosge sotu0tgo9 sol 130 A sernbaruout sei 110 lepnaj
maigou v1 sa Pnó ?
-spodsap Top osolepueosa osncie un (popua •und aolp) Ddlt
• 7121911 ISOU! 1021 sm271 vinu sv1777qoAT •ol uoiunuu iap opa
o' T 'S
-000ad ou anb uotouoAttoo rand op olaício un sa znamoucf
'same oproTp
anb sol pub soun so[ salgou setu ezoiranleu 3od«

souratT anb soinopac sano A ‘7107SMISUD.17 ny 'pviaiu
uos ou °potra otustut un ap sopo] OpijOI3111 A 'once( otu«
-.9q2
OB11711 715 ` znamou
sa anb somaactuumxo alUtl;
-sun un op samtnoti sol sopeung OpiS opuoigen« :0111) solio
-iodout moho oso amos nosop onb 3dap ora Un' Al
ua yao.A as Á '5odm011 sausonu ap sel siongnd sol op 01313d
• tiyamiej sou OU onb
aoÁetu Uf y Á popuaffn d- 11 oseo l e311139 enunb 119 110 otusitu
puNDA
SOLTIO1O1SOS ()aloa A e: soluap[Aa set-pitad
vvapou 19 oseWT ug la elseti otclioutad lo opsap elpacToplaua
ap rounu onb SCUI wol]e SOLVIEllSODOU anb SOUIWOUOD '00
el GSC
09171100D sonoso l g 501(1111 SOJJS011tl sopo] ostitMV II
-11qnd tup ldso lE aneci tuoo onb sontaual opol ua ouioj •ez
• /37.P1(202/ 19 971b muodogos
-aleatueu el op aolny Top onlormsoptl! culo 01115 ruetunti
7)/ nC 019079.100195 lap sandsap souoionioAai L msandxo seto
uol3nlu9u1 ap 0030 as otuoa so ou vzamou ei onb t sano
01.123Did seto ÁrIT epeu uoiuido EISO L1t1 0S „Ise aricloca
-01 11 sapepasiej stutiel seno nos souoloaase selso sepol anb
aopod op soganp aluame loapod sotuoias 'eunt1111sut opa
3eunge eats. sou as opueno eso3daos uoo
sou aS III
Pellnoej 131 S0110SOU 01)11101 soluom 15
ap aqui) floti
b • sotuaaanb ou«
el; ezaiqou eran oppanb SOutUIClUtf 133ot113 elsell
opel
•S1009.1DUI«
opplut.tod so ou onb soptpens3od aluottiepuniold uel
01 Oil SOA 0.10d t so3ped soalsonA sa l gou JOS 11131003011 sal«
rzaluou va sa aneó
• vza riaoN va sa

r6
Q131. ES LA NOBLEZA.
QUá ES LA NOBLEZA.
1 17
III N. de Fenelon , aunque conviene en la hermosu.
hombre mas virtuoso, para quitársela un instante despues.
ra de la virtud , cree que no debe ser considerada como
En cada época, ó mas bien en cada instante de la vida, se-
la primera de las distinciones del orden social. En sus prin-
ría preciso despojar de una parte de su nobleza al que fue-
cipios luminosos sobre los gobiernos ( cap. 9.) afirma este
se á menos en virtud, porque se disminuiría su nobleza en
apreciable autor, que para decidir de los rangos, es ne-
el mismo grado. El corazon del hombre , que es el mas in-
cesaria una regla mas fija y menos equívoca , sin la
constante de todos los seres , vendría á ser el único funda-
cual no puede haber paz, ni reposo, ni estabilidad en la
mento de todas las distinciones. ¿Y cómo no se han cono-
constitucion de los imperios. Admirará acaso este juicio de
cido las consecuencias que debia tener una opinion tan in-
parte de un hombre tan decidido por todo lo que puede
fausta ?
contribuir á In felicidad de los pueblos. Sin embargo, por
VI Lo que decimos de la virtud, lo debemos decir
poco que se reflexione, se conocerá prontamente toda su
tambien de los talentos, del mérito , del valor , de los ser-
razon.
vicios militares, de la hermosura, de la elocuencia, de
IV Porque ¿qué cosa es la virtud? No hay quien ig-
la sagacidad, y de todas las cualidades del espíritu y del
nore que es un esfuerzo generoso, por el que se decide el
cuerpo , que pueden variar hasta lo infinito. Si se hubiera
alma á resistir las inclinaciones del cuerpo, y á triunfar de
arreglado el orden social segun estas cualidades, como quie-
las pasiones para merecer recompensas. Mientras que dura
ren nuestros sofistas, ó debiesen tomarse por norma en los
el esfuerzo se sostiene la virtud, pero se disminuye cuando
=az
arreglos actuales ¿cuántos súbditos serían superiores á sus
empieza á apagarse, y desaparece enteramente si llega á
soberanos? ¿cuántos soldados á sus generales? ¿qué de hijos
cesar el esfuerzo. Toda especie de virtud, como que tiene
no serían superiores á sus padres? ¿qué de criados que de-
su principio en el buen uso de la libertad , se halla expues-
berian ocupar la plaza de sus amos? ¿y qué de individuos,
ta perpetuamente á la mobilidad del libre arbitrio. IIabien•-
por último, que siendo nobles en la flor de su edad, no lo
do brillado en la adversidad, se eclipsa muchas veces en
habian sido en la infancia, ni lo serán en la vejez? La pla•
medio de los honores. Aquel que hacia grandes esfuerzos
za que podria ocuparse hoy, no se merecería mañana , y
antes de llegar á ellos, deja muchas veces de hacerlos cuan-
seríamos arrojados en un instante de aquella á que había-
do se han cumplido sus deseos; y el otro que llevaba la
mos sido elevados un poco antes. ¿Qué mobilidad, qué in•
máscara de la virtud en un rango, se la quita casi siempre
constancia , y qué perpetuo trastorno no habria en las for-
cuando cree que nada tiene ya que temer. ¡Qué mobili-
tunas, en las dignidades y en las relaciones del orden so-
cial? Si el Criador hubiese establecido las sociedades sobre
dad! Si la nobleza consistiese en la virtud , crecería , y se
disminuiría evidentemente con ella, y variaría en cada per-
estas bases ¿en qué estaría su sabiduría? Por eso creemos
sona en razon del aumento ó diminucion de sus virtu-
que desde que se separa el hombre de la verdad encontra-
des. Cada plaza, cada funcion, cada empleo y cada pose-
rá solo abismos. Es pues falso que la nobleza consista
virtud:
en la
es aun mas fa lso
d
sion tendria toda la mobilidad de las acciones libres.
que deba consistir en ella, porque
ser ía la mas infa -
cómo podrá hallarse con estos principios, segun dice Fe-
infausta de todas las reglas. Nobi
niti non debet.
Nobilitas meritis

nelon , la estabilidad de los imperios 9
stuaanao
ndsoldelecimos que la nobleza no consiste
V Si la nobleza consiste en la virtud, sería preciso
virtud, eC
en la
conferir cartas de nobleza á la muerte de cada noble , al
lejos de creer que deba dispensarse al no-

Ir&
QUÉ ES LA NOBLEZA.
QUÉ ES LA NOBLEZA.
11 9
ble el ser virtuoso. Debe éste, como cl sacerdote , y todo
IX No solo se ha hecho mal en hacer consistir la no-
hombre constituido en dignidad, distinguirse por sus vir-
bleza en la virtud, sino que, á pesar de cuanto han escri-
tudes, si no quiere que se le considere como un noble en.
to muchos autores estimables, podemos sostener que jamas
vilecido , cine no sabe sostener su carácter, y que merece
estuvo en uso, ni se hizo que consistiese en ella entre los
por lo mismo ser castigado, corno lo será efectivamente, en
antiguos, ni entre los modernos, y que por esto debe consi-
razon de su clase, de sus obligaciones y de sus deberes.
derarse falsa esta opinion, bajo todas consideraciones. No-
Porque consideremos que la virtud no es la nobleza , no
bilitas meritis niti non solet. Y á la verdad, aunque entre
por eso diremos que deje de ser una distincion, tanto mas
los antiguos eran los dioses considerados por nobles, sabe-
digna de nuestro elogio, cuanto se pierde facilmente, y se
mos no obstante que casi todos eran salteadores; impúdi-
adquiere con dificultad. Es el adorno mas hermoso del al-
cos, y culpables de los mayores crímenes. Los reyes eran
ma; el único que nos queda para la vida futura ; el que 41
nobles; y Tácito afirma que, generalmente hablando, eran
debemos procurar adquirir en este mundo, cualquiera que
elegidos entre el cuerpo de la nobleza. Reges ex nobilita-
sea la condicion ó estado á que pertenezcamos; la regla
te: sin embargo, casi todos eran déspotas, crueles, liberti-
que debe seguir la autoridad en la distribucion de sus gra-
nos, y estaban entregados á las pasiones mas infames. Hu-
cias, de sus recompensas y de sus favores; y por último,
bo muchos hombres viciosos entre los nobles de la anti-
es una distincion á la que se ha atribuido siempre una no-
güedad, y los hay aun entre los nobles actuales. Muchas
bleza imperfecta, y á la que justamente se da en la Enci-
veces existió la nobleza en hombres generalmente despre-
clopedia el nombre de consideracion.
ciables y despreciados. Luego no estuvo en uso jamas el
VIII No desecharnos la distincion de la virtud: preten-
hacerla consistir en la virtud. Hemos probado ademas que
demos solo con N. de Fenelon, que no es la única ni la
nunca se debió hacer que consistiese en ella, porque en
primera en el mundo; que hay una anterior á ella que la
cualquiera relacion que se mire á la virtud, se hallará siem-
juzga y la gobierna, y que es mas antigua, mas estable,
pre. dependiente de la autoridad que la juzga y la recom-
mas sólida, y de consiguiente mas noble; cual es la distin-
pensa. Nobilitas meritis niti, nec debet, nec solet. Por se-
cion de la autoridad. Por virtuoso que sea un hijo, no tie-
ductora que parezca esta opinion, será siempre cierto que
es radicalmente falsa.
ne autoridad alguna sobre su padre; y por vicioso que sea
X ¿Qué
éste, la tiene sobre su hijo. Por eso sostenemos que desde
cosa es pues la nobleza? ¿ En qué consiste?
Hay algunos, como Hoebubceoss,,ydoetrlaoss a
el último grado del orden social hasta el primero, ha habi-
tiuetroraress,,dgeuelasqfuterire'ín
ilo.
recsery
laddee
do siempre autoridades constituidas por el Autor mismo de
lai's.adrigdteliclloasdefs que fueron destinadas en los
la naturaleza sobre todas las otras distinciones; que el pa- 1
dre tiene autoridad sobre su familia ; el soberano sobre
p
meros tiempos para este orden..... Pero (como dice m i l"
muy
bien Puffendorf) el estimar á los hombres por lo que
todos los padres; Dios sobre todos los soberanos; que por
es exterior, sería lo mismo ci ne si se apreciase les
estimable que sea la virtud en cada grado, no puede ciar el
un caballo
por el freno ó por las guarniciones : como si la prelatura,
derecho de gobernar; que con relacion á la autoridad es•
el consulado, y todas las atribuciones exteriores tuviesen
tará siempre bajo sus órdenes ; y que se ha hecho muy
por sí solas alguna cosa de dignidad, añade este sabio autor,
mal en confundirla con lo que se llama propiamente no-
cuasi prcdatura, et consulatus , et alia hujusmodi , per se
bleza. Nobilitas meritis niti non debet.


!telt °ala Á Intel' et oaodunn
../1 -
•SISLIO3 naaett e t anb soun9te Át
sa
j1 ••.¿emanansuoa eT.0119Sa ns
ll0I3113AU00 set ap W01
[loa
etualsts
sopednaoaael snna l
tio Á ‘eza tearneu ns aod sa anb? ‘sadquiezi sol ap 59210102.W
lso sol eiouaaapp Basa olsnk eq
oa popuapj 'Oficies op soinan
.7.109 sv7 ap ?u sapidpnap svz ap solina sal ap 9.7.1,19y
tA soj op mima' epand
ezalgon e l onb eaed asle
sin ap uag!..lo
tter
77s 91D1.1 071 anb
la ua ? u 'pnbrza
t °gap notan tos rÁna 'pelma
ue.19 e t sa easa
va'o7?a?u170 ua
0/t'acial(/'
O)STSUO3 ou eza t qou ej anb oasand iix
2/71 ap
alqou un op a.14
-uns al aJlud anta{
•S9J0tialUE sop set anb nonudo elsa epansge sena sa Á
apand etanalapp ánb Á t owonuzanu
ts.anolanusT setuop se
anos pvpav.?72uv u
t ap TLi ezatgou u t ap uo9Tao lo sexual.
/ va alqn.laua6 op 'Cm" ?Ab ? 11IX
-9277/i7ó s7.lau9.9 xJ
110.1911j ou saumauamoa set don •sauoTatiamma seI L nora
svnpqoAT •SCAnntl
lid smyturi set ap uol t
-ame /nazpod nzaiqou 732117 owauffisuoa ap Á csalualsi.xo
ao ns uoeu onb ‘ounastu aod otUoa
(utu,lpuodsaa 'mando e l
.oad sapemena oadwars auodns maaade 9 noTaelamsuoa
opnaaAaad nem anb selnalsts SOL
sopor ap aesad r Á :soAanu somand so l y rann9aad
-so Á S31(10E1 33S UUTDO.TOW 911 SULIOSnd se t aeaawsuoa anb
ewsun
asayIT •sprsmuiyd stdmumf sol p neraaual
‘satenolouoAuoa
aad ad) sol
SOCUSIni sol unos 'esoa ealo sella ua aaaeri
e
‘s.-ja9 sns y 'sasot p sus y onb upopuodsaa sopod,¿odwou
opipod e:tal-cm os ou c oplea' eiateing set optima une wad
ns ua sdiqou
•aluatuamo lue opensourap sotuau °alma 'sanar soné oos; op
OTITOD uegeanu sanámb y? son9uue solgand
sol y °tus osanufloa d -1sa olinn zunsvns.loci 9.1dppn ppzb
sean ope t9aaae onj opon onb olsondns'sume¡ asaegoad epand
smoziodauaa snpundf 10 ‘snquvnala waln77nb71v7 •opepn9
anb onsod sa ou Á nOnITC10 casa epepuru aas as;;apnd anb
set ap Á seTpauej set op pepan9pue e l ua esaaaaan onb
caed SOUOI31TOMIOD ()gnu anb S311.113 osegoad os anb osiaoad
-auan eS03 eun9 te Árt i onb 'oo t p owstau idopuojnd-
upas oaad .sonplmpt op °se ta MiOlD y sa lgan op otrup 3UP
ser ap pepon9Taue e l y eplun retrasa prdpzua.Bur el onb
110 omisnoa os ‘sonaaTcto4 autuag rae(' eatquarse elannad
E10,13 as ‘sel s t padopiaua sausanu ap uotsaj uoa aod 'anb sand
E l ozn.¡ as opuena onb apualaad uornb f eg ¿aluaum?.inu
L teioua9 na son9nue somand so ' soma auno Á ‘SOLICUJOI
- ?B?ao aud?a apv9p au ? nzamou v7 sand sa pnb? IX
auno ‘sollaul so l anua mulo° noltuclo t91777) 1C1 S1.1d2lag
'CiOnnid et OLUO3 upepunj au ama So mundo epun9as elsa o9
xa snupqou :ol uaiunaru ns op pnaa tA no anon sa algou
-ang •sapepnfil lp set onb same Á solwa sol onb soyur 'sop
un anb ‘sotos91 9 so' op ajos pasa vacilase
•dea 0•z
sol onb salue 9pspza ezamou cl anb uozea e t ap elos
iidaido p y ns na onb sand sala291syy ap °anal? no unta'
,
nopea!pur el aod Á sonionanuotu soj sopo] aod opensoul
-03 UOillid0 c:oluaIunaeu ap ojos uopao
aod ‘soaquioti
-ap soana H •sopnof 21050773 saz as anb.iod samou urda 021 0,4
Sol op UUUIOO le. saao9adns nos saÁaa so' anb aolsajv y ataap
-ad fS91(2011 210.10 anbaod. anf `sopnal 97p sal as (oacta táa aaq
°ami muy/ ns ua anb sand 'oJaujoll- ap OdfilOn na
•tuon oso apene) sanchap ?s, -sulsmbito3 sns ap sanan opsop
n 03 ITOTUId0 El Orli cEUSitu ElSa •saprp1u9lp set ef2aaae
soaueaj so l aa l ua 50011,95a-u á samon cquat anb Á sopnoj sot
-non!. sol op pnpanSpun v7 (piJounn oacituog paso ame)
op noIann.lsur e l anb en9uue sem °noma sa uzatctou ej anb
osa aod •sopesedante op apás ene [ run ap auaiA onb e l so
soqnu awqo 7a ealuoa auausos ‘saZoi 5771 017 n11vds,7 -top
(.6 •dea opera sowatt anb adni ja no volauad- ap oa
O£ on ll ns 1Ia `nanlbsaluom ap oulotuemapata b •saaq
•T) sopa soj ElSOWIXO SOL10111 uolanuslp e Z •soduTop SOI
-moxi sol ap UnCtIO3 10 anos asaisnd se t anb 912.10p0092Z10
sopol Ha anulo° se m uoundo et opis ea' Easá onb dant ap
vr:Diqou vun seuosaad set no asaignat anb so tioaamonuo ea
291 ap ti 9.1a1ns vl
-sop atna.tuoa OSIGOld sa
'210700V-atid
•ed osTooad coa cual saiciou sopeoi Á seaaan sodniau sopor
ap opeuuad .19 Ua Á G 0211a171119M1 7073 pvp97.z.,99uP nj Va .111
tia °Tul onb opyies ualq sa noymBmu /o '1217S 79.17713 7)Sch
1 zI
•vzariao.ts VZ sa
-vzaiao.ts vz sa In?)
oz I

122
QT.311 ES LA. NOBLEZA.
QtA ES LA NOBLEZA.
VIO
9
sin embargo para el filósofo que sabe observar la naturaleza
y muy poco en las modernas.
la
una muy notable, que conocieron perfectamente los ami.
InIlencale; íciplo q 'guié tliogsuaqsuceaspaes:teneeen á las primeras familias
guos, y que aunque se haya perdido de vista, existe en
son de una sangre noble, y no lo son los que pertenecen á
nuestros dias. Para descubrirla bastará hacerse á sí mismo
últimas.
esta pregunta: ¿Qué diferencia hay entre la sangre de un
XVI En la Enciclopedia de París, art. Nobleza, se ha
padre y la de un hijo? Ninguna en cuanto á su substan-
establecido por principio, que la naturaleza no puso
cia. Sin embargo, el uno ha producido una familia entera,
entre los hombres otra distincion que la que resulta de
y el otro no ha producido nada. El uno tiene autoridad
los vínculos de la sangre, tal como el poder del padre y
paterna sobre sus hijos, y el otro no tiene ninguna. Esta
de la madre sobre sus hijos. Y esto es tan cierto, que en
paternidad resulta evidentemente de los vínculos de la
orden á nacimiento no• reconocemos otra distincion social
sangre:. luego aunque la sangre sea la misma en su natu-
que la de la paternidad. Pero esta paternidad , que por
raleza, resulta por los efectos. una diferencia real, que for-
confesion de los enciclopedistas, resulta de los vínculos de
ma una distincion incontestable entre el padre y el hijo.
la sangre , fue muy diferente en los primeros rangos y en
'MY ¿Qué diferencia hay en un arbol entre las ta-
los últimos. Hay en efecto mucha diferencia entre el gcfe
ntas gruesas y las pequeñas, que se hallan en las extre-
universal del género humano y el de un ramo cualquiera;
midades? Ninguna en cuanto á la substancia, porque el ju-
entre este gefe y el último padre de familias. Esta sangre,
go de unas y otras es el mismo. Sin embargo, las ramas
que es de la misma naturaleza y del mismo color, ha pro-
gruesas son nobles y no las pequeñas; porque el jugo ha
ducido paternidades muy diversas, segun la ma yor ó me-
trabajado mas en las unas que ea las otras , y porque las
nor antigüedad de los diferentes padres. En esta antigua
primeras dieron frutos mucho tiempo hace, y las otras pro«
paternidad es precisamente en lo que en todos tiempos,
dujeron aun muy pocos. ¿Que diferencia hay entre un no
se estableció la nobleza.
caudaloso y un pequeño arroyo 2 Ninguna en cuanto á la
XVII Esta dificultad, desconocida á los antiguos, que
substancia, porque el agua es exactamente la misma en am-
ha ofuscado á tantos genios entre los modernos, y de que
bos. Sin embarga, el uno es magestuoso, y el otro no. ¿Y
se han servido tan n
oortunamente los facciosos para ocu-
i
de dónde nace esta diferencia? De que el uno viene de
par la plaza de los grandes, no es otra cosa que una fan-
muy lejos, y el otro de muy cerca; de que el uno no ha ba-
tasma engañadora, que se desvanece cuando se la examina
ñado aun sino una pradería, y el otro ha atravesado dilata
de cerca. Si se mira el nacimiento segun los usos del dia,
como diceo
dos reinos, y fertilizado en su carrera campiñas inmensas.
Puffendorf , todos los hombres nacen de un
oo modo,
mismo
XV Apliquemos estos ejemplos á la nobleza, ¿Qué di-
y la naturaleza no obra diferentemente en
ferencia hay entre los primeros hombres de un pais cual-
la produccion de los nobles que en la de los plebeyos. Non
alío ordine in pr
quiera y los últimos? Ninguna en cuanto. á la substancia;
oducendis nobilibus quam plcbeiis natura
procedit.
porque en todas partes su naturaleza , su sangre y su cons-
Pero se conocerá facilmente que hay entre los
hombres una gran distincion,
titucion ha sido una misma, Pero los primeros han produ•
por la antigüedad sola del
n acimiento, si se c
ciclo muchos individuos, y los otros muy pocos. De los pri-
onsidera esta misma antigüedad deLnaci.
m iento; si se atiende á
meros han salido pueblos enteros, y los últimos aun no blin-
p
osiongaj.id.os de un jale_
hl° fueron tambien congstuiettiliocs
dado mas que algunos individuos. La sangre ha trabajado
lors)rionte. r
mismo los pri-

124.
QUA ES LA NOBLEZA.
QUÉ ES LA NOBLEZA.
12S
meros padres, los primeros gefes, los primeros defensores,
mente una verdadera distincion, unida á la antigüedad del
y los primeros fundadores; que de ellos hemos recibido la
nacimiento; y que esta sangre regeneradora, que es la mis-
vida, la existencia, y el primero de todos los bienes; que
ma en su naturaleza, ha comenzado, sin embargo, por pro.
el primer gefe del género humano, en virtud de su título
, gran
ducir en cada pais grandes gefes, grandes padres,
-
de autor universal , recibió de mano de Dios mismo auto-
que dieron á los
des autoridades y grandes paternidades
ridad universal sobre todos los hombres; que el primer pa.
primeros el derecho de gobernar á los últimos. En esta
dre de cada pueblo recibió autoridad universal sobre su pue-
es en lo que consiste precisamente la
grande paternidad
blo; que el padre de cada ramo recibió la misma autoridad
verdadera nobleza. Nobilitas natalibus inest a natura.
sobre aquel ramo; que en cualquier pais que sea, debe la
XIX El hacer ver lo que constituye la nobleza es indi-
patria á estos primeros gefes todo lo que posee, hombres,.
car su alto origen. Cuando se pronuncia inconsideradamente,
ganados, producciones, edificios y establecimientos; que
que no hubo nobleza en los primeros tiempos porque el pri•
subiendo al gefe coman „ en el que ha comenzado cada fa-
mer hombre era labrador, es lo mismo que si se afirmase
milia, se la debe mas cuanto es mas antigua; y que donde
que no habia labradores en los primeros tiempos porque
hubiere mas hombres, mas servicios, mas establecimientos,
el primer hombre era sacerdote. No hay duda que en los
mas combates y mas trabajos, se hallará mejor lo que puede
primeros tiempos se vió Adam obligado á cultivar la tier-
constituir el verdadero mérito, y por consiguiente todo lo
ra, porque aun estaba solo. Pero antes de ser labrador fue
que nuestros hermanos extraviados exigen para formar una
sacerdote; y el sacerdocio, como hemos probado, fue la
casa verdaderamente noble.
primera de sus funciones. Mas luego que tuvo hombres ba-
XVIII Si un castillo viejo, segun tos mismos corve
jo de sí, se hizo noble. ¿Y en qué consistía su nobleza?
cionales, tiene algo de venerable por su antigüedad, y por
En la grande autoridad, unida á su título de primer pa-
los servicios que nos ha hecho, ¿por qué una familia antigua
dre: fue noble, porque era el autor universal del género
que ha servido en mucho al Estado, no ha de tener dere-
humano , y porque en virtud. de este título tuvo el derecho
chos á nuestra veneracion y á nuestro reconocimiento? ¿Pue-
de gobernar á sus descendientes, y de constituir sobre ellos,
de pertenecer á la verdadera filosofía un sistema que destru-
para que les. gobernase, á quien creyó apropósito, como
ye todos estos principios, y que arranca del fondo de los
hemos probado con toda extension en nuestra primera
corazones todos estos sentimientos ? Aunque nazcan los
parte. Tal fue el primer hombre , segun la historia, y se-
hombres de un mismo modo, si se considera con
gu
desnpu
elesorndoebnlesóly
o de
naturaleza.
allaebz
por
primero o
M. de
sacerdote,
i
i
Fenelon y los mejores observadores, que descienden suce-
por último labrador. L
del
sivamente los unos de los otros en virtud del arreglo solo
primer hombre, debe decirse del primer propagador ele
de las generaciones, que proceden inmediatamente de Dios,
da pais , porque la marcha de la naturaleza ha sido siem•
pre la misma. Nobilitas
Dei ordinatione , no son necesarias grandes reflexiones pa-
natalibus. inest á natura.
XX Por lo que hace á la muger , todos saben que no
ra concebir, que en cualquiera pais, los que nacieron pri-
descendió del hombre por medio de la generacion, y que
mero gozaron desde luego de un. grande poder,. y que te-
habiéndola extraido Dios de su costilla durante un sucio,
nían numerosos descendientes, grandes dominios, y grandes
quiso enseñarle que sería su colateral , l
propiedades, cuando los que nacieron despues aun no ha-
conn él como su compañera, á dividir con destinada á andar
n e , en cualidad
bían venido al mundo; por consiguiente, que hay esencial-
de

I = 6
QUÍ ES LA NOBLEZA.
(1u
(1uL Es LA NOBLEZA.
127
madre, su grande nobleza y su autoridad universal se:
mandaba en nombre del Todo-poderoso que cuando geo-
bre sus descendientes; pero que no habiendo sido su. autor
bernaba en virtud de su autoridad personal , y que era
no tendria por naturaleza ninguna autoridad sobre ella
mas noble cuando conducía á sus gentes. contra Codorlaho-
en cualidad de esposó: que aunque tuviese el concep.
que cuando hacía la revista de los bueyes en sus
mor, ,
to de colateral, no podia dejar de considerarse como ex.
establos.
traida del cuerpo de su esposo, para manifestarle que
XXII Cuando se afirma que todos somos de una mis-
pertenecía á su substancia: que aunque fuese destinada á
ma naturaleza, y que hemos salido de un mismo padre,
tener parte en su autoridad, no podria por sí misma ejer-
ornes ex eadem stirpe nati sumus, se dice sin duda una
cer mas que una autoridad subalterna; que aunque el
gran verdad; pero de que el primer padre fuese de la mis-
hombre no era su autor, sería sin embargo su señor; que
ma naturaleza que sus descendientes, no se sigue que es-
sin tener sobre ella derechos de autoridad, feticida dere-
tos tuviesen la misma autoridad que él; y de que el pri-
chos de dominio; y por último, que el primer hombre,
mer hombre se viese obligado á labrar las tierras, no se
sin ser el autor de su esposa, era sin embargo el origen, el
sigue que no fue el autor universal del género humano, y
principio y el gefe universal de donde debia ser extraido
de consiguiente que no haya sido noble.. Es fácil de con-
todo el género humano, sin exce tuar á la muger. Y de
cebir cómo ha podido engafiarse á un vulgo estúpido con
aquí viene su grande autoridad, su alto dominio, su no-
raciocinios miserables;. pero que se hagan libros de dere-
bleza, y su grande nobhza. Fue el gefe universal de todos
cho, y se establezca como máxima fundamental,. que el
los gefes, de todos los pueblos, de todas las tribus y de to-
primer-hombre no era noble porque se vió obligado á la-
das las grandes casas, y por consiguiente el gefe universal
brar la tierra,, y que por estos- cálculos, tan ligeros, como
de todos los nobles.
superficiales, se proclame la igualdad, se destruya á todos
XXI Entre las funciones del primer hombre había
los. nobles, y se trastornen todos los estados, es. Impercep-
unas que eran sagradas, otras nobles y otras comunes: y
tible; y debe hacer temblar esta facilidad cota que se han
de allí el origen de los tres órdenes y de los tres estados
perdido de vista los principios mas comunes de la, natura-
que precedieron en mucho á las pretendidas convencio
leza. A aquel adagio trivial, cuando. Adam labraba y Eva
nes de los hombres. Funciones que estuvieron esencial.
hilaba, ¿dónde- la nobleza estaba?' es fácil oponer- esta
mente subordinadas siempre bajo todas las relaciones...
sentencia incontestable: cuando , Adam llegó á ser padre,
Subordinadas por la antiguedad, porque antes de tener hi•
y Eva madre., c:dónde. estaba el tercer- estado?. Es. bien
jos, era ya el hombre sacrificador.
sabido que ni habia pueblos, ni comunes. Pero habia sin
Subatdifiadas por la
embargo-
dignidad, porque
dos grandes autoridades,
la autoridad divina
la del padre,. y la. de
de que se hallaba
la madre universal del género
investido como sacerdote, era superior á la autoridad na-
. humano.. Y en esta. grande
autoridad residió la nobleza desde el origen del mundo,
tural, que tenia en cualidad de padre. Subordinadas por el
segun la constitudon misma del Autor de- la naturaleza.
grado, porque I:, auto dad universal que tenia sobre to-
XXIII ¿Qué es pues lo que en los primeros tiempos
das !as tribus era mas noble que la de los últimos padres
componía. d cuerpo de la nobleza? Eran.
de familia. Suborlinacion siempre indestructible, que sub-
los primeros pa-
dres, y los primeros gefes,
sistirá donde quiera que se vuelvan á hallar estas tres fun-
con todos los que tenian auto-
ridad sobre numerosos descendientes en virtud de su títu-
ciones. De allí es que Abrahain era mas grande cuando

128
Qu1 ES LA NOBLEZA.
•-ES LA NOBLEZA.
lo de autor universal. Eran los fundadores, y los primeros
fue mas hien conocido el hombre. noble, que en acidaos
propagadores de las ciudades, corno Adam, Noe , Nem.
primeros tiempos.: Hagamos un.resumen en dos palabras.
rot, Abraham, Ismael, &c. Bajo de cada gefe universal
XXV He aquí lo que es en suma la nobleza por su esen-
se hallaba el gefe de cada ramo y de cada casa numerosa,
cia constitutiva. Es esta gran paternidad que dá el dere-
mientras que hacia parte de la ciudad paterna, como Cain,
cho de gobernar un gran número de individuos. Este mis-
Abel, Sem, Cham, Japhet y los principales hijos del pri-
mo derecho existia por naturaleza, y en virtud de su pri-
mer propagador de cada pais. Cuando este hombre noble
mado, en los primeros padres, en los primeros fundadores
se separaba de la ciudad paterna para ir á otra parte á fun-
y en los primeros gefes .de las grandes familias, de las
dar una nueva ciudad, tomaba el título de príncipe, de
grandes casas y de las grandes habitaciones.;-.y de ahíles
gefe y de duque, y se hacía el soberano de su nueva co-
que eran superiores alfmérito, á los talentos, ..á las virtuó.,
lonia: y cuando todos estos pequenos gefes llegaron á de-
des, y á todas las cualidades del espíritu y del. cuerpo que
pender despues de un sob e rano mas poderoso que ellos,
se pudiesen hallar en sus descendientes, porque eran.,bajo
volvieron á tomar el título de duques y formaron la pri.
la direccion del Ser supremo _los jueces, los inspectores y
mera nobleza de los grandes imperios.
los remuneradores. Si la -nobleza consiste en la gran pa«
XXIV ¿Son necesarias las convenciones para distin-
ternidad, será evidente que existia por el orden solo , de,
guir del coman esta primitiva nobleza? No; porque en
las generaciones, Dei ordinatione, mas de 5oo arios antes
aquellos primeros tiempos (como dice muy bien M. de
de la posibilidad de las convenciones; que . viene de Dios y
Montesquieu) todos los hijos permonecian en la casa del
no de los hombres; de la naturaleza y no de los arreelos
padre y se establecian en ella. (Espiritu de las leyes
convencionales. Podemos tambien concluir de aquí, 'sin
lib. 26 cap. 2.4) Y debian establecerse allí por una razon
pasar mas adelante, que el espíritu público ha' sido gene-
bien simple: porque no tenian aun en otra parte bastan-
ralmente pervertido en este artículo, como en todos los
tes casas provistas de lo que era necesario para vivir. Es-
demas. ¿Y cómo ha pasado la nobleza de los primeros ge-
te hecho histórico, como indicado por la razon, atestado
fes á los demas nobles? Será esta la materia de la próxi..
ma seccion.
por 111. de Hontesquieu, y consignado en todos los monu-
mentos del universo, es de tal importancia, que debe pres.
tarse una atencion especial sobre él: porque ademas de
que confirma cuanto se ha dicho hasta aquí, es como la lla-
Transmision de la nobleza.
ve de toda la historia antigua, y debe servirnos en lo su-
cesivo para refutar los mayores errores. Porque ¿qué conse-
I Si, como enserian nuestros convencionales, consistiese
la nobleza
cuencias deben sacarse de que en los primeros tiempos se
en las virtudes morales ei guerreras, -6 en al-
estableciesen todos los hijos en la casa del padre? Que no se
guna otra cualidad accidental en general, no es fácil
dispersaban; que cada habitacion contenia, como en nues-
conocer cómo pudo pasar de los padres á los hijos: ¿sería
por la generacion?
tras colonias, muchas familias; y que el gefe de cada ha-
No; porque el valor no- se transmite
por el nacimiento. ¿Será civilmente?
bitaeion ejercia una grande autoridad, como lo dicen los
Es imposible; porque
no hay poder en el mundo que pueda .asegurar á los hiles
buenos autores. Como esta grande autoridad es la que cons-
las cualidades accidentales de sus padr
tituye la nobleza, nunca se disting,dó mejor del comun, ni
Tom. I".
esi..¿Será. ,por conven-

130
TRANSMISION
DB LA 'NOBLEZA.
13 t
don? No. es. menos. evidente la imposibilidad; porque la
hijos de los /nobles eran.. „repu.
lOost.)laenstiegnuO.v
sirtuóds;dleos•
virtud_ (como. dice- Puffindorf no se dá por votos. Si con.
,:
su nacimiento.
Los 'indios ,,por
tallos n
sistiese la nobleza en. alguna, de, estas. cosas,. no habría me.
confesion de Prindorf.i. estaban de tal'anodo persuadi
dio alguno, como confiesan. nuestros convencionales, de
dos que la nobleza es inherente..al nacimiento., que -creían
darla; recibirla-, ó asegurar de algun modo su transmi-
que ni aun -por el crimen podia nbscurecerse: illis neque
sion. Trtrtus riegue- dono: donatur, negue acci pitar , dice:
nobilitatem-obscurari- flagitiis, neque generis-obscuritatern
Pu endorf..
illustrari virtutibus .conce:ssum est. Pregúntese á todos los
II Per0,si la- nobleza (como.creo haber probado) con..
pueblos antiguos por qué los hijos de los nobles eran re.
siste'en la- gran paternidad y esta resulta de los vincu-
putados nobles -en sú opinion? y responclerb• • por :boca de
loS de la sangre, el. que- posea la. nobleza por derecho de.
sus historiadores, que lo eran por el hecho :solo -de:haber
naturaleza , podrá transmitirla de clos,..modos.. Primero•, por
nacido de un padre noble. Hágase la misma pregunta -á
la sangre y el nacimiento; de donde' viene la- nobleza'
pueblos modernos, y á pesarcle las preocupaciones eonven-
hereditaria, Segundo, por la. declaracion de su voluntad,
cionales que han pervertido el espíritu -,público, responde.,
que se llama. ennobleciiniento. Nos ocuparemos. desde luegó,
Tán maquinalmente, queporque han nacido -de un :padre
de la primera. especie- de•transnaision,„
noble. Y la opinion mas comun 'en todos los pueblos, tn
III Digo primeramente, , que- en. las primeras familias:
todos los tiempos, :y en todos los -paises , :ha sido que la no-
de • una, tribu- se transmite necesariamente la.. nobleza. de pa-
bleza real está inherente al nacimiento:, -y que -se 'comunica
dres á- hijos:en :'virtud- del nacimiento; y por poco que• se
-con la sangre á las familias nobles., Wobilitas nútalibus
consulten los'.monumentos,.se . hallará.. guié ha, sido. comun
inest a natura.
entre todos los pueblos la Opinien,de que la nobleza.era he-•
IV Por poco que se reflexione, -á-pesar 'de que nace-
reditaria, en virtud del nacimiento solo. 151-óbilikisnatali•
rnos todos de un mismo -modo, pues que nacemos sucesiva-
has. inest ¿i .natura. Aristóteles lo creía, pues que enseñaba.
mente unos de otros., y la sangre se transmite por 'grados,
cuela nobleza se comunica por solo el nacimiento; nobili-
debe hallarse 'necesariamente -que en todo pais, por el ar-
tas. ex. generiS 9irtute: Tambien lo creía I sócrate s , pues
reglo solo (le la naturaleza, y subiendo al padre •comun,
que dice-, que-es.una herencia. tanto mas bella para los hi-
de donde procede 'cada tribu, 'hay -familias 'que son las pri-
jos de los nobles-,. cuanto, es itzatuisilile : apud eosdern
meras, y otras que son las ñltimas'; familias que son's pe-
manet- semper , eoque puldierrinzurn patrirrionium liberis
riores, y otras que son inferiores; -familias que han ciado
relinqui.. »Entre los..romanos (dicen. nuestros . eneielopeclis-
muchos hombres .á la patria, y otras qué han dado muy
iltas>habia..una , nobleza unidaal,: nacimiento, que se labia-
pocos; familias -que por su antígUedad:han -hecho grandes
»ha ingenuidad, y si gn i I icaba:lo.- miSmo que-
servicios al estado, y otras 'que apenas han hecho -alguno;
lo.- que- noso;'
familias •cuya sangre
ofr.trós:11amarnos : unaluena raza., 6. una gran-, familia." ” En-
ha producido ya,,grandes efectos, y
otras que los han producido muy limitados; 'familias
lttre los antigríosgermanos, (dice- Tácito} todos los hijos
cuya
sangre -es noble,
nquedesc.endian., de un, hombre- noble, fuesen varones 6
y otras -en las que no lo es.
V • La identidad del nacimiento no impide pues la di.
»heMbras--,eran.reputadosno bles -ea.vi rtud de su nachnie u
ferencia de los efectos, Porque nacemos todos Je un mismo
nobiles adolescentes, nobiles puellce."
-s>to:
Entre los egir*
modo n o se sigue pr
¿íos, entre los scitas, entre los persas, entre los lidios,
ecisamente que todos nazcamos nobles.
11;

1 3e
' TRANSMISION
DE LA NOBLEZA.
133
Al contrario, porque nacernos todos del mismo modo, suce.
segun que pueda pertenecer á primer ra-
de que en las primeras familias se transmite esencialmente
última
de m
nob
itle
ri zbau, , al segundo ó al tercero. Si soy el
m
la nobleza por la sangre, corno se transmite esencialmente
.{1.11istimas seré
eras casas, seré de la alta nobleza
si.dSei
la cualidad del -plebeyo con la sangre de las últimas
las l
seré de la nobleza en general. Y
Y en efecto, si yo soy noble ¿por qué lo soy? porque ste.
plebeyo, sin que deje de ser siempre una misma la mar-
tiendo al tronco de mi familia hallo que he sido extraido
cha, y en todas partes una misma la sangre; pero los gra-
de los primeros gefes'y de los primeros propagadores, de
dos no serán lo mismo, porque á cada grado serán dife-
los que han descendido los primeros ramos de mi tribu. Es.
rentes las paternidades, y los efectos de la sangre serán
ta sangre por la que he sido extraido de los primeros gefes,
diversos.
me fue transmitida por el nacimiento. Luego. en las prime-
VIII Por último , si desciendo directamente por mis
ras clases á rangos., la nobleza real está en la sangre, y se
mayores del gefe natural de una gran casa, no recibo efec-
transmite de padres á hijos por el nacimiento.
tivamente de él, en virtud del nacimiento, sino la sangre;
VI Por otra parte, si soy plebeyo de origen ¿por qué
pero precisamente por esta sangre, que pertenece esen.
losoy? porque pertenezco á las últimas familias de mi tri-
eialmente- á una. familia noble, es inamisible mi nobleza;.
bu. Esta sangre me ha sido transmitida igualmente por el
la considero como identificada substancialmente con mi
nacimiento. Luego en las últimas clases ó rangos, la cua-
persona; y viene á ser (como dice Isócrates) una herencia
lidad de plebeyo está en la sangre, y se transmite de
necesaria., de que yo. mismo no puedo desprenderme. Po.
(tres_ á hijos por el nacimiento.
dré vender,.donar, cambiar ó pasar á otros civilmente mis
VII Sé muy bien que por el orden del nacimiento no
tierras, mis dominios, mi soberanía, mi autoridad paterna,
puedo recibir de mis antepasados sus talentos, sus virtudes,
y todos mis derechos; pero mi nobleza personal debe ne-
sus tierras, sus castillos, sus posesiones, sus. dominios, su
cesariamente pasar á mis hijos por la generacion , y por el
soberanía, ni aun esta autoridad paterna de que se hallan
orden natural del nacimiento. Podrán quitárseme mis tierras.
investidos personalmente, y que les durará basta la muerte.
mis dominios,. mi reino y mis descendientes; pero ningu-
Nada recibo por el nacimiento de cuanto pertenece á mi
na ley, ninguna violencia, y ninguna revolucion podrá
arrancarme
padre, sino esta sangre que corre en mis venas, que- co-
mi nobleza personal, er esta sangre por la que
municaré á mis descendientes, y por la que me haré des-
pertenezco á las. primeras casas de. mi tribu, porque se
halla identificada con rai persona. Los reyes podrán ceder
pees su autor universal. Pero., repito, si por mis mayores
su Isoberanía, pero no pueden ceder
desciendo inmediatamente del gefe natural de una gran
su nobleza.
IX En
casa, me consideraré precisamente extraiclo por esta san-
vano se objetará que si la nobleza se comunica
con la sangre,
gre de una persona noble ; y que no solo seré yo noble,
debemos todos ser nobles, porque descen-
demos todos de un mismo padre. Esta dificultad, que en-
sino que lo seré mas ó menos segun que sea extraido sola-
gaña cuando se confunden los grados, está
mente de un padre noble, ó de padre y madre nobles á un
ya resuelta en
nuestras comparaciones para el que sabe distinguirlas. En
mismo tiempo. He aquí por qué no se malcasan los nobles
un gran árbol la cepa, el tronco, y las primeras ramas son
en los paises en que se conocen aun las reglas de la natu-
nobles , y no lo son las pequeñas. Lo mi
raleza; y precisamente porque por esta sangre soy de san-
mismo sucede en el
árbol social. Puesto que el género hura
humano desciende ori.
gre . real (S. principal , me considero de la primera ó de la

lo
.gzumd 507 •irt1010U9AUO3 uoranqine man ru luxar aos un
.07uayupyiouua ta7rabe au saiopesuads!p.uos anb
sa ou 81rd o j o ua rzaiqou vi anb anuas as alba pa Tx
vznqou .ap •sotioa¿ap. .$olipelunion ns p opua!aguoa 'oursuu
ol aaarg
• aas ap
..,souriaqos sol ..uápand so-u .ap ,sandsau •alopta
-sod sanol:so i y
-and sa ot
Á ‘soursalarsot
Oil SOJOTJOJUI set ua ond tsriptari SUJOUITJd
' saamsed.sol.y Jawlqouto
'osInb °paella •
set tia oiqou SO- aduvs vy -nzamou aos ap r!arlap onbaod
optid ezapuealsepol -alyouaaaa . u4rao •saiq
-ou salnautpried.sólanqe,sns
‘sauopenuá. secupta se' y Meg aparad
a
eounu ncp.31 apea
pprp!saaau_. eruavou 'ouraa le
ináva y Á .777pEyy neme[¡ onbario Pepaan
irra eiosayp. eaaryl anb TJOT.SU315.9- elptILIJ aod •ezamou e l Ira

illx
apaans otus!ur or • ra_iraaqos aas ap eiarlap anbaod ‘saaped
:¿ruaaarel agraz
?ni ap sesea.seuTta se[ap . '.?vsi-op . ofni
sol sopo y vu.nliagos vi atztect seurel aparad ou saprpopos
laos-oN? ¿,Coa un
ap rfrjun t ..uoa•auaursea .eard -"oflp c oÁ
srj op
Áos
1.1352
-uainh?
i10 la anos osatiosrp. ja ua, opeqoad sotuaq otu

-30&
•rj un 3 p . olwIturaeu . ns, , uruod anb.ua•IOCIE1541<9•31113tU
roo. satopod: sor ap u539 as anb novsvAip elarnbienD x
-tramara 9wasaadaa ivps, .ap ría ] ria"vor :wiasndold- as
soloata. sapueag eÁ oplanpoad eq anb
afag apurad un
-
,
quena ')Z I :.01LIDIVITTOELI'ns: :ezaleq -el -y .1.10TJU DJ n ri
ap
,o.pueux
anb aa9urs. tan no OMS: 4113J91.131 1.19 alliurs ej UO
..e 11 amara [ultn ea -9urepxo OCITOI te °nasal) . ns amos:mos,
oN :7dowavd1xa.
mm zw OUTT 41Clat135 no- 13013DUJ1.53 VI
y sauolalsodoad.seaa.nuad set .noaatarq os 91 mInD IIX
113 ezoiqou e j alsisuoa anb 010;p SOIL1911, IN •SOIDIAJOS SOD
!otqou ou 9 Un
• Od Ánm OlOOM2ISTIOD op
saaquioa S030d Állrn PTI1Ed
on.prAtpur un .ts amourrInataall -aaporroa nacqzraed „a' arraseq
e j p arivasaad. minad anb : srpra !paoqns. A. sapqop 'supo°
opls eq vuiapozu o vnBituv vmumf 01.) BIOS pepiiegon
nos aub. oleg SMIT Basa ola( as anb sowaniinq seta lli a su[
-olualuartiaaJsy nasa aaarq caca sainuroq so ' op sauo!ararla
ua, orannuoa Ty •S0t1013C.1911a srui ser:tanta aluo1n2isuo3
-ap se' Tu SOCTO13uaAuoa set ‘sai(a i sal sr ! arsaaau opr.slurÁrti
01).4( sapevraolne SUD 8rqantu szaped srm. SO11011E11 S0111.9
secar( anb ars ',unuroa •ap-set y -saaoliadns:',urfruoa
Sem satinar aluQ:animuasa nrp anb d t suarei: srm Á.' sus=
u saaoTaalue oadwars .u laas ":sauoraelauo2 set ap-uolsaans el
sesana9 srm otianw uoiqurel. uos.'-oanoui je omp
rios /od sa iqou srarurej set G uaarnbaub o j ose4yq Á c: azotea
eataut sem embaulad as li gan anb senbue suut senara. sei
-alean op Jenny : iap,ours . ' sanaron sol op racto,anyou•sal
'tupa] el ras anb raarnb trna. anb saau.oura sotaaaaaouoa
.aqaid Á samou op uotaunslp e i sosyd sopsopol.aa oso aod
tSCILICi seuanbad Á semen aod srprprtopqns une sotaaaeliel
•setp soaisanu _une acholan-as !se Á '.azámou el ap • sopra9
S
saumioJIIT sesea sal sa SOIldS0p OpT101119TS •S010113.1.111 ser¡
sol sodtuou sor -sopol . ua , opetnalea . urq ;as'-!sy -.olualuoloeu
luiri set; n soi OUT) apura9. sem ()manar aja& un sraawiad
iap Á G sauorariatto0 ser 01.3 c,sapeplulaJed - set ap sound ouls
sej ap azar ej y ()pumas. 'soma:19ra C.II?d@Si os r113 onb
‘ptnatA. ap .2( oaaavu iap sope 19sol aod .setueí .opeunjsa
ua aelay la . no SOLIJOU913p soca 15 'a-iau. atusan un ap ord
as ou anb ol uottaraeu
olor -napa° la .ua csn,vpmial
•autad as. aug ual supo] onbunr OJOd 'clittuey apea mana
-vd svi ap uorsaans rt ua ours ‘.teltroploar .pepurna.runllir
-oa opuop so 21712,1109 aipvd osauy • usaaArun aope2tdoad
ua
JOIC.A. 13 'ua
;e1 no "-o11.191u ja ma.als!suoa ou
lop OlITOCIMM:193IIIIII SOUOM 9 seta unwoD: ala:e. 77S .i0d
anb uouninstp '‘aletnarralsapn! kan Á earsu
opuotasop• anb. c emlurry can mea ruin 'opau un rung as
Ánua uotzunsiweun so ezatqouiel ,oluaurrIarlunEon. sopr.fod
opea9 apea ua oaad oa•ues. as MISittl. aun eigutusqus as
-sap .las .tiepand onb so laeal!qau .saaos.aossou sollo op opa[
rcus lui aun ezaitutiou as turma esta- samparog sol sopo] ea
-es mg -anb sequart sapuea0 ser Á tiolawsu n op safaS 501
owaturoupadso JOS aqap 'ajá' otos, un ap aluacueurtn9
SV I 'vzalaou
aa
Koisms.uvui,

s
7 I •zuol
sUpoi otutm2op so- ouclacps p: opimo
trole pp uo►acjuip
1172 1ap t101912711Dga)05.1
PP peaun loA rt ap pru
..out eun onb esoa calo sa ou etustut cip anb otuoa "pmut-t
tio "oi qou tan op oía'

lo ia ttaa'apand `lettosaad Ezonott
-IDA cl oep apond epeu 'ati pla as epeu optimo ‘sairmozu
• op seutope "anb opotu op
Sai/SOM/ aod otuotu
-as op Á polunioa ap opueneq anbiod aaouuoa epeu 'oÁ
soplanusuen opas uebil sou anb sotpolap caomb
93°Pwds -.1 `01-113.10(los lo ounnlap sa is 000lqouuo opuena

op las soutapod 01 ornoo `oattatnetuysodaea Á leal
yp oub 01 sa anb Á -iaaamouua oucaagos un apand out
402 ‘vuialuci nzaiqou vl ap opusomu osacaomsuoa aqap
-90? 4 esaadaos uoo eaun9oad as ‘soiratueu sotpaiop so[ sop
'malcomen cl uoo atuaojuoa Áai 9 opucaso onbaod `910 op
op uoglao p eastA. ap Áoti optimad asopuotqen
..oaopalati las op efop ou 'arpan olso aod vas onbune oaod
•.paaitiouua ap.Japod l a auod
uopeuop acd 912l9Z1117Ó7D cl os epoaoll 9 'ol lanut 9 easeq
-woa OS sopultula sotpaaap op camita! p110111w caso op
aaped la na eponb onb 7711.19 •• znamou v7 •noloacarzo aod
1 :sottetu sns i amoutienneu tremonx soaopaaaq op ene.;
1 outotulturneu oapeel ns op oqtaaa c l 737.17)17paday autouticto
y oub 's eseo sOptag4 set sepó t ap SOtpaiap sol ap-aattodsT
etueur os anb 117.0111311 vzolgou v7 •sopow sop op czom
511.n./D:211171 3oppisffii ap pyptiena ns aod
opand
.ou c l anoat opond o iqou oacititoq un op ofirj p onb so irla
:ousodoade seto aooptsttoa uotob y
ua
sopuálas sol y
OQ .pvlunioa Tul ap primó ZIP OI.TOtIM Int y CIMMITSIMIl sol
O ouuagottuad ns e 6 sotiontu y 9-outt `odutag () loop aod
▪ apond '/I010WO1109 yn aod sohrl san! y. CSIX1 ou onb 'rulo]
O oadutais cand amed uo 9 °pot ua emaajuoa 'opeaoldold
-ecl czomou ap pnaluoyl utustin casa •VUJD1Z)(1 vzoiciou vl op
aatuvad opa
¡roa uo yapod 'V/uninos vi aÁtonsuoo anb
pniluaid vl vpol oloonut 9 casual itt1 110 oÁ OAIOS1.103 '11010
uototuouo-2 el. op sandsop ypanb onb ivs.iao3un man
-rumio aod czamou nu op um000d ron uoqtaaa solu i snu
-ou r.)7 oaad..onott owea pi) len» uoptuaxa. aod ()tus 4 sal
onb scautally • ULITC,I SCSO11.19 Op 9 oloaq pululad 'ons9dop p
-ue otiotp sotuoil otuoo acsao apond ou oub ansnucuI
:23 onb ap elAys 9 op prutuo ld e i tu 'canso:19 os opootd ou
etottaJoq eun so anbood se !il tu9 scoaunad se [ y uopenenia
onb loqay un ap (mata p tta OpParIS anb outsuu ol osoiqou
aod ósea onb CLIC412Olati ezonou el ap 'uotoraouat' e l op
soful eoznpoad anbood aiqou los op ofop 011 'esea eiatutad
san(Isap 'aovas sa ou 'so owoo_oueonos une 'oopepunj oass
itun op aJas la ,dos oÁ
(3.1.sa oxiontu osaaamsuoD cji
•rinuej urna con ap soaoane Á 73573D uv.Le vun 013 safa2
'pm ÁUUI yaos son caomy •zoiqou
oduton ns y oas.y soaso orlan oub e l aod Á ‘saluatpuaasap
tlp noicanacu er uppouoosop roo optima opoorai ipulp uolq
sototutad sus uouodwoo os atol) op afflues casa uos malgou
rn JOS atad topeunnexo p osotano Átuu v.las ¿sana) 2112.1d
ap sauTavuvula sv7 •sau totptioasap sus soma y actual
ol ou 077b S )SVO svi samou VaDM] as 021199? oaad •uousono
op patueu otpaaap lo yp anb vrundagos vl anb p
tun3p). cals.ortu ua optara) sowoq anb Ol robe a ja • Hiturg 9
U0 L'SOO ralo so ou o•artur caseta epartb al Á uolo1iaua9
DISIXO onb scaluatut ovi tsuneut so Á ‘set.i nu9 SE.101111.1(1 s9
e l aocI oaonabpy onb iesao.satut Á etualed ezappu crI •vzazq

aa2ues rj uoa co!unutoo os epealpoiaq czoiqou eZ T
ou ns ap sJuwavuvula sol vuJalvd. uzaigou v1 ...tocE
-
-es y 6 SCLITS1111 !s aod sesio ► p ottlawmaajaad nos onb sez
'Oni.9711119MOZI110 19(1
-omou sop p uo 0,9.11dC111ST.p uoqop caambiena ° matad un
op aopepurq lO soítti a !attpoad ti da!t onb opsaa 1II
.S
•S9.10ÁULt sns op czaici
-a111wn9ts
- 00 9 epoa ezoquo ns ato opuotunal 'esta 09 op asplw9d
ja 1:1J 93e011(1XO onb rzolqou 9 apluasnen op °poen apunaos
L£1
•o,tuailstioarlaoutsia 'laa
'01,KUIDIIDTIGOKAR '13(1


38
DEL ENNOBLECIMIENTO.
DEL ENNOBLECIM IENTO.
139
sus nobles serán viles histriones, y todas sus cartas de no-
nobleza que está en la sangre. Pero cuando llega á extin-
bleza serán radicalmente nulas. ¿Qué podrán conferir?
guirse, vuelven naturalmente sus derechos al legislador;
una porciozz de la autoridad soberana? No la tienen.
y estos derechos de las casas extinguidas, unidos á- los del
Tos derechos de las casas extinguidas? No son dispen,
una inmensa plenitud de
fundador, forman en sus- manos
sadores de ellos. El fundador no le dió á él, sino á su su-
que puede conferir á quien. crea á propósito. Y
nobleza,
cesor legítimo, el poder legislativo y la dispensacion de las
esta es la respuesta de ,/.?oilcau,.e n su quinta sátira sobre
herencias vacantes.
los hijos ilegítimos. Porquo : los:: que no son nobles por la
V Pero el preguntar si el soberano es legítimo ¿qué
sangre los ennoblece el fundador por las-leyes, como he-
confiere cuando ennoblece? es ciar á entender que se ha
es
5
mos dicho ya hablando de los derechos soberanos. (V. art.
perdido de vista lo que constituye la nobleza. Porque si
Estrangeros).,'
constituye sobre la gran paternidad, y sobre el derecho
VII Un soberano actual, no solo puede ennoblecer,
natural de gobernar las familias inferiores, siendo mi pue.
sino que , hay- casos en que debe hacerlo, segun el espíritu
blo, mis vasallos y mis descendientes, seres muy reales,
del fundador; y será en él un deber muy principal. Como
muy físicos,. y muy materiales en lo que dice relacion á su
el arte de gobrnar, no solo es el mas grande sino el mas
cuerpo, podWevidentemente darles á otros, para que los
dificil' &lodos, es de la mayor importancia •para el estado,
gobiernen; y aquel á quien los diere podrá recibirlos de mí,
'que haya siempre á la cabeza' de la ciudad un cuerpo per-
con todos los derechos de autoridad y de dominio que
fectamente sostenido, en el que pueda el soberano hallar
-•
habia adquirido yo sobre ellos por la cualidad de padre.
súbditos formados en este gran arte desde la mas tierna
Cuando se tienen derechos reales sobre los hombres, se
infancia. Cuando llega á extinguirse una familia noble, le
transmiten transmitiendo los hombres: como cuando se
toca á:él . proveer á las necesidades de sus vasallos, y llenar
han adquirido derechos sobre las cosas, se les transmite
por un nuevo ennoblecimiento aquel vacío. Pero para pro-
con las mismas cosas. No puede uno dar derechos .sino en
curar estas preciosas ventajas, debe evitar en el reemplazo
cuanto es señor de los objetos en que se fundan los de-
mismo dos grandes defectos, que son, la multiplicidad y
rechos; pero cuando llega á ser señor de disponer del ob-
las malas elecciones.
jeto, puede igualmente disponer, como seííor, de los
VIII Primero la multiplicidad: para qué pueda for.
derechos.
marse la nobleza en el gran arte de gobernar,. es preciso
VI El soberano de cada pais, sea simple ó compuesto,
que tenga plazas ó vasallos. Para esto no debe ser muy
tiene el poder de ennoblecer, siempre que se disminuye la
numerosa. Silo es, caerá en la inaccion, y se llenará el es-
nobleza en un estado. ¿Y con qué derecho? Con
tado de hombres inútiles, que en vez de servirle serán para
el dere-.
' él una carga; Habiendo fijado la naturaleza
cho del fundador,
el número de las
que le legó la soberanía. ¿Y con 4-11
ramas nobles, lo mejor que puede hacer el soberano es con-
puede ennoblecer? Con el derecho del fundador, y los de
formarse á sus leyes. Si traspasa con exceso el número pri-
las familias extinguirlas. Un soberano legítimo, investido
•mitivo, se , dafiará el arbol social, y faltarán empleos á los
de la paternidad del fundador, es segun la hermosa idea
nobles por su misma multiplicidad, debiendo caer precisa-
de M. de Montesquieu, la fuente universal de donde na-
mentesobre el gefe que imprudentemente la haya ocasiona-
cen todos los ríos, y el mar á donde van á parar. Mientras
do el envilecimiento á que se verá reducido todo el cuerpo.
que existe una familia noble, no puede despojársela de su


suunkl
anb otarsaaatt
e araiej y miau opuenD .071.tanuldrpubp -pnr.nnuDa
:51 ol.sa e ara .saitAto-ksoarnput Isosolllloa . soatel
ap'eturii•atara orqrsruirtu 9 iVinir
nua sapural'num Á sorreseA sol: sopou 9acios etuand
tzi . vpiquat vl rolar.
ger • ese° LIS 9p o °upad
uoraooload ns saptialxa upand• ara) `alUoueunacl ezamott
. taS ap •sowea so-alta-rid -sor :110iarl'
• 9(Ja9 er JOd tralqwea a
mut ap op[nmstroo uatq °pulso ,un ua InISagoa,os
p npoad ivs.taantri DipixbDigg '01(1. 011
USCJ run ap '.9 rarpat eutv'ap "
•oiciand .7ap.svn.99uv
I uorauu .enn op:resadmun
-a9 p °un ,,t11.1 as
smu SVSOI , S177 210 9111DR-1919U'
ap Á. "solaanysor ua otus
2101DV.laila2 '737 dod. -sa'aélsútigue; sop
1
soasa op ardurrs uarq tIOttiliSaa uu sand 5
‘sapq9p -sOtileJ- S'01 LID S91.1oir3pa[a saJo(aul set as,letteti uap
111
-1 lux
.and
•saJDB saramyd so

l
arp ualatuoad Á srsana9 srulaÁ -ap sonam
apIrpopItunvd
ai(Ttuars' °nutro° `solarlatdoac)
-no ur1S5' átib sorpnbe- offiro onh OMS
. {19UOT I OUOvib
G OIMUJ g rÁrti anb
. sonozaap sol
sopo] op (pacanos ouroa amad.%) anb aopersl9or'il'sen9uue
«4)01 oluattialiaaaojipu1 euro] ou:' Logic un ap
sesea se[ op soupalop sor ap -rmsantu arlsdanlairanb
suma 59 arAO110.1 atomb oaotnpauf -uanqyan opuenD x
-sap rzarea eu.ns ua ewsto Ct
wats vas , riandu'
..sóittpl9al sorpativ .dod99all as _anb el y 9.7772.99/ízi
-111.1 139s
T'Unaubtül
SO I ttl !ad .sáltp513 sor 'oterod 'per).
22U773)0f:ii7 sOtialuipatqoutia sor ua uomeiapisuoa loÁrtu
-rialsod ns y 1133TIIIMIOD uppod anb aiqou 01.1Í 9 e[Ays el
op I0s ,-aqap 'S01)13150 sor ap-a3aans 7 er, ua mol as anb
`su f ra otuoa 'ffiqtaaa ap 04215
ser aweverdJui'op
lap-rp[pain
Sa pepaidoicl el G olard ralo aod Á ,Isauopeaam
-irdnoo uetr'40faiva al Uelgtu id . apsap
pvpy•
setiontwapsofrqral sor aod oran 4 sopoparcrodd sapuzux?
-79719 2.71SP aprdtur ora • and :, uóiá.t,todo rasa ap sranrop
asimnbpe uopand ou G rzoiraturn tf 0[5 oracuipao 09.1110
arainoo'apododtuan p<;,"1iros;raub Á • uopiasul !ns op
aod. oux&a• .uomtnupsa Op9roadsa rasa op a.14aa n ;asarpurn aq
-stit To .lapOápiótits rzarlertftt-iy4ilaaualaod ouránblsocrairu
-apsortdua Á sotrorogiauo90 setiontu Jod soprtuadaad sottnp.
solapa., tiO9 anb , púpaoKsvii3uOtatuouu rap k"ilopenua0 zi-
sol Á 501)Tyn)S0S- Á SOpT[OS SOT:itAI9S sor uos outsotpaaap so[
ap osjno iá aocl sVijill : p'SaticisStr,lqou ami as-rtyrunlus
urp anb ser uos ou `santuoti sol 1103 119D0J9d'anb:seJallus
‘o.p90áltjoVitia awauatraopepaan tiran as tiacuaoa g1 anb sorj
sud s.apeptirtrvsser supo] .1( PRISOLIDDII CL 4 ezansap Uf nu.ud
os.'uor03lalsoa tli5 Á dadtuall.`távd7aaog,
-sa la • sesuachuopax ser supo] -ap aturign . SeUT• er UpT,JOJCIO:,
favóálduid ro oasnod ahí; altraturÁisa~VsÚ ci ' °arel
ap earal .opurno puptiolur•ri op OLIUM
1.X9/.19' 99p 4 rlu
-toa un op 9 '1;y93eD uttláliuolsoso.d er ud 49.: tr'S •odtuou
-canos er ,apsandsap I sauolo,tuisrp set sepoY:ap eptuiad et
p raldsa opurViá' l .d/Ifon't1 frpelittuaálap' un aod
rzarqou ul Optias -ouraagosr ila:souopaara .stas amen ociar)
OrilltagOS ro T. er is-•salátodts. IsSqáoldp Iraftoptia VI OD uzalq
seritstü[
no
•sosoaolus. sollelsyA 01.903 suniap S'El 013
-.09
atita9)1103 olso uá 1111, Á doprisighl 7ap pv1217;1(11
-ua uorabot : aCkxrdnociaarros- os optas] lowunpealsuutupe
vl op trAID uoigetóa elsdl ;ffitiouttunrosqr al)"d'aCE IIX
el -taá . anIr (sal,IrsazuDa- yy:aDT[-)) "sursonu . selpiuei Árll oig
aoprpunj rap soltada
-and ib p lo.pod sol op 0,191.1191J ta uo DIJUDOIOD • ap ri anb
.op sor ap pruatit ua arqón-lattuad ro sa anb sond Iruosaad
peplac i n9aa-U JOXPUT 99JUR notad ? '50 01 ou 1s A. ¿mora Otro
Tdojd , tis ua Á mond
tis" era Mamutresdo
109' t-Ur d O clli arasayaapisuoo :ylp0C1? ~draw! las oros
-au ratuatadtut anb 01U Datibjp:tatá op .13) alibí lá-iátuol gclap
aod ‘santuoti sor ap 901.1109 tap duustp or arib CUI191U.139
`OR.DaX0' ro Casrar ratratmn¿tir-j-Á zarcl otr drpoad 1s ond
• 03 011pq9S Ut • ila ructi as ora is
ase[
.satiol g oala sviDui svi tos
?soioojap saaoÁrut Sol al-Votan tia Ü'IJOC9 `goicióaJzIarti ap
‘soutarwroolepuua sol uo ouranos p 9SJIII9A9Jd ociap anb
-op anb
optualsos trote( ourti os 'odiara 0)9.1
-otteiacos un •
ta !?atoo Á p391. pniaad souatu ou ` °13',191) °II° la XI
1 4; r
ox.Kgrik_;malaoris-La
'01513.1WID3:11105111a la CE
o-h

142.
DEL ENNOBLECIMIENTO.
DEL ENNOBLECIMIENTO.
143
de estas ramas nobles , puede el soberano conferir sus dere-
padres aquellos á quienes las hayan de-
del
d e derech o de
d sus
chos á hombres nuevos, á quienes hace nobles en 'virtud
jado por sucesion ; y aunque pasen dos mil años, las posee-
de su voluntad ; y de aquí los ennoblecimientos.
las adquirió, en toda propiedad, por el derecho
rá el que
XIV • No son pues necesarias convenciones ni asambleas
del primero; porque cuando se transmite á alguno su pro-
para crear nobles ni para renovarlos; y basta para ello po.
pio trabajo, se le transmiten necesariamente los derechos
seer la plenitud' de la nobleza. Luego que llega á poseerse,
que están unidos á él.
puede ser transmitida de dos-modos, por generacion y por
XVII Si no mucre la propiedad sobre las cosas, la etU-
colacion. Las primeras ramas de una tribu que descienden
toridad sobre las personas no es menos indestructible. Es
mas inmediatamente de' los primeros gefes, son esencial-
evidente que un pueblo no muere con su soberano, ni una
mente nobles, y no- pueden dejar de serlo mientras que
tribu con su gefe; que cuando se extingue una ,familia no-
existen. Los que han sido ennoblecidos no empiezan á ser
ble, no se extinguen por eso las familias plebeyas que des-
nobles hasta que les admite el soberano; pero la nobleza
cendieron de ella ; y que mientras cjue hay ¡descendientes,
-que les confiere es siempre muy natural en su origen, pues
subsiste la autoridad. Hé aquí por qué he dicho que llegan-
.que se compone de los derechós de las casas que han sido
do á existir la soberanía en el padre universal, es indes-
. exti nguidas.

tructible. Dejando sus descendientes á su sucesor, le deja
XV Si se nos pregunta ¿ cómo puede suceder que la
necesariamente todos los derechos de autoridad que él
nobleza de una antigua familia no se extinga, con la
mismo tenia sobre ellos; de modo que, si subsiste su pue-
familia? responderemos que por la misma razon que la
blo, el último soberano gobernará aun despues de seis mil
soberanía no -muere con-los soberanos , y que los dere-
años por el derecho del primero.
- ellos ¡de , núestros padres'no espiran con ellos. Si:fuese así,
XVIII Supongamos, pues, que un noble muere sin
Iciónde -ésiáthn . todas las sucesiones? Para no tener que
hijos, y que llega su casa á verse extinguida; sus vasallos
volversobreeste punto, lié aquí en general la solución que
no lo serán. ¿ A quién volverán entonces los derechos de
se desea.-
,
gran paternidad que tenia sobre ellos? Será . al scberano,
XVI -,--¿Por qué no Mueren eón nosotros nuestros pro-
porque siendo por el derecho del fundador el padre uni,
-pios derechos? Porque- son'inberentes á nuestras, -obras, y
versal de todos, él es el encargado de proveer á las necesi-
estas subsisten aun despues de la muerte. Adviértase que
dades de todos los hijos á quienes falta padre, de todos los
no hablo solo de las obras que hacemos para' el-cielo , y
vasallos que carecen de señor , y de todos los bienes que
que no perecen jamas, sino de las que se fundan sobre ob-
no tienen dueño. El es en fin, en cualidad de legislador,
jetos de la tierra. Un escultor tiene derechos sobre su esta-
á quien vuelven todos los derechos vacantes; y como se ex-
tua. Un pintor sobre su cuadro. Virgilio
tinguen muchas veces
los tenia sobre su
las casas nobles, debe juzgarse que
• Eneida porque era
con
trabajo suyo ,
la autoridad:universal del fundador, que posee ya
y mientras que subsista
:esta obra inmortal, serán inseparables de su autor los dere-
tiene sobradamente con que ennoblecer.
- ellos que tiene á ella. Lo mismo sucede con las tierras que
han desmontado nuestros padres, con los bosques cjue han
plantado y con las casas cine han construido ó reparado.
Mientras que subsistan estos objetos, las poseerán á título


UNIVERSALIDAD
DE 'LA NOBtE2A.
t 45
ha habido mucho tiempo deSpii.Todos los pequeáos reyes
que hubo antes .en este pais, y los señores &l"es'rodea-
4.°
bao •eran de las primeras casas de estos peqnrlios• pueblos.
ban
Universalidad de la nobleza.
. III Bajad á los pueblos modernos, y bailareis en ellos
por todas ., 'partes' , nobles , ancianos , seniores ó • señores.
I A esta clase distinguida, que llamamos nobles, se la
En Fran6a:;>erii >Espalia; en. Portugal ., en .-iríglatetra , en
daba antes el nombre de ancianos, patricios, seniores ó
Alemania ,> len . Polonia, en Rusia y en toda la Europa hay
señores; esto es, descendientes de los primeros gefes, que
Pasad'.* África, corred- todas las regiones, y en to-
nobles.
formaban naturalmente las mas antiguas familias de cada
das partes hallareis • nobles ;cinc' ieuzos , seniore.s ,6 señores.
sociedad ó de cada tribu. Este hermoso nombre de
Id á las Indias>;>aluatidostan,.á las costas: de,, Malabar , al
patri.
cios , fundado en la naturaleza , y que recuerda tan viva-
Japon, ent.relositártaros;iifIzallareisnobleslj por confesion
mente el origen augusto de la nobleza, embaraza á nuestros
de nuestros :enciclopedistas.; en .todwel Asia..

convencionales. Porque al fin, cualquiera que sea el grado
IV Seguid:á :Cristobal-Calan- en sus clbácubrimientos;
de ceguedad á que hayamos podido llegar, no es posible
llegad eón, :él._ á .Arnérica-, y.; hallareis allí. :nobles1; En.Mei
el dejar de convenir que la palabra patritii viene de patres;
jico ,. en el- .Perú!,. y. en la Virginia habla ;ribbLes antes del
y como todos los pueblos tuvieron sus padres, de los que
descubrimiento del nuevo mundo, segun refiere RobertSo•,
han descendido las familias patricias, no puede jamas ha
ACOmpañadá
Cook
los :paises-
des-
ber existido un solo pueblo que no haya tenido
cubierto .nuevamente. .de Otalti•, en 1°04.1as-del
1
sus nobles!.
sus ancianos, sus seniores ó sus señores ,
mar. deV'Sun'y .del. mor. de las Indias-, erilós ..paiSes mas
sin asambleas ni ,.
convenciones, y en virtud solo de la institucion de la na-
sabiages, lcinias .nneyos !Ii . :menal adelantados..en dviliza-
turaleza.
ción ,:kabiacnobles . antes qulefallegase. ,:¿ Y de dónde ha-
II Así que, recorred todos los pueblos antiguos;
blan venick191 ;
(,!i,_
los ca-
naneos, los asirios, los egipcios, los persas, los medos,
V Si. Se nós preguntasa l¿dóride . estaban ilos..1tobles. de.
los griegos y los romanos,
de otra ,infinidadideiregiaties'Ialy itgesy y aun
y en todas partes hallareis nobles,
patricios, seniores ó señores.
cubiertasn.de„hosqueS::Cuandoe:Iléga.allí,?;,Precriitglaremos
Desde la guerra de Troya,
aquellas ,...regipnes les •:an-
los .Acides, los flectores, los Dardanides,
.tambien. raosateds
,erati den:
y todos los que
ciartos qqe-elegian entre eaniepies !,.y.que,_sejuntaban pa-
dcscendian de estos héroes famosos, fueron reputados no-
ra deliberar sobre la•paz ,nsobrfplaigtierra_:p.rshbreAas ne-
bles en el espíritu de los pueblos. Volved la vista á los qué
cesidades.:coninnes. de,cadarpais ?..>,E1 p.,Labátatos; dice que
les siguieron. Entre los antiguos germanos dice expresa-
<eran Tos gefes cle:Tai•sq'
mente Tácito que habla nobles: Nobiles adolescentes, no.
r y . niiageras . nos...dicerdo.L.9is-mo.. Tam bien podemá
biles puellce.
S
Por confesion de M. de Montesquieu los ha•
preguntar >sien:los paisestana's..isalviages .antessqize> fuesen
bia entre los galos, entre los sajones, entre los daneses, y ea
:descubiertos'. , no•, tenia..ella\\tri—hu,\\sus padres;
general entre todos los pueblos del norte. Aunque entre
-nos , sus,,seniorés 6—serioi'es
si era posible. que no los
los chinos no se daban los empleos civiles sino á los letra•
.tuviesen?
. -a 9i
dos, que se formaban solo de los descendientes de Confu•
VI Es bien- sabida.que ,en itogós estos paises: en que no
cio y de los emperadores, habia sin embargo nobles, y LOS
Torra.


I46
UNIVE125A.p1DID
habla Trigo,-nif ganados-, y,,en los que .se-viv.ia .aun de la
DE L.. 110BUZA.
147
caza O de:la-pesca-, no -sevestianaun sus habitantes de her.
tenia por bastante el llamarles por su nombre, sino que se
mosos tejidos de. oro y,410 : e91,Qh: como. en •ftjico: y ea .el
afiadia el : del' gefe de que descendían, para hacer ver la an..
PerU, pues.-que' toda .esta,magaifiCencia , jlé debido•venir
tig'itiulad de 'su nobleza. ¿. :Y. se examinaban los grados de
con la ci v í I izaci conloshe. es, el • producto. de, las artes;
mérito y de virtud para Calcular los de la nobleza?' No : se
Pero estos ancianos ,. ap,oquO: zmcluviesen: desnudos, no de:.
atendia solo á los del nacimiento. Los que descendian de
jabande . ser los padres dctpUeblo, eólnólbs, Je, Méjico
los primeros cien senadores, se llamaban patres majorum
.y
del Pen:L .Q.iaolo se tla.tab.a;
elegir
ge.
gentiurn. Los que descendian de los cien senadores 'que se
elegian ,entre sí-,,-M:naisnao.inoclo:quelos grandesde
estableéieron despues, se llamaban patres minoran' gcn-
Persia élélghti nn,:i71Onarca,. y comnlok de.:Mcjico y del
rían'. Unos y ótros eran nobles, y todos se distinguian del
Perú elogian ort,'Emperadór.'Ckeneralmenteltablanclo, có•
comun por su extraccion ; • péró ellos, como nosotros, se
m o nota o po r t una th en te oh de sicl a el ectiva
consideraban mas ó menos nobles, segun que eran de una
la
corona:, hait sido buseados11¿6:3eyel en :él Cuerpo de la no-
gran familia 6 de una familia 'inferior.
'IX Hay aun mas, pues que sobre haberse formado la
litem ;" -r dosiderbá ! sidó,hebedita ria fue Icijudicacla
misma idea de la-nobleza 'eh todas partes , se la ha mirado
pre
fanidia mas nohlk¿Vinas antignanReges- ex no=,
en todas partes como una gran distinción , afecta á la
TriPPYI
,(31)rtun:

antigüedad del nacimiento. Citando nos envían nuestros
VIL! Seppregunta_Condrniradion) ¿quién Créó la noble.
convencionales á paises lejanos para briscar en ellos dife•
3aen13-1.éiicooy ;eh. Perdántes que:estos -paises fuesen
reacias mas templadas entre• los diversos órdenes, deben
descubiérto011a! . iresphestI es bien.:siniple. Fue el inismo
contar extrañamente con la ignorancia ó credulidad de sus
qu¿ dió padre's:á!tódós:: lav :pueblos y • creá tai familias
lectores: la China, que querrían presentarnos comó
patribi-as: 91* prdernstildMel,naeitnientcli±Noesel'vestida4
»un pais de igualdad, es el emperador una especie de divi-
el que hace la nobleza, sino la alta paternidact;,y;como-ái
»nidad sobre la tierra. Cuando parecen en público los man-
1a- se '.:halkre4iemiire-en,kodásTartes , entre los salvages, • co-
»clarines , en cualquiera parte del imperio, debe pónerse
mo
, en todos )los. .tiempós- y
»de rodillas todo el pueblo. Tan cierto es -( advierte el bis-
:en todosilos.. 141ii3éS' . h á 4a51)11/oo esenci al na en te' nobles.:
»toriador ) que solo la sombra de la autoridad imperial
• • :VIII l•iSnpuesto•0e, :la nobleza ,eúá;eyx la na toraleá. 'Me
5
.40
»derivada del sistema de la paternidad , obra sobre está
nos -.coinentall505,con decir;-xpas la hubo en :todas.-partes,
»nacion con una- fuerza sin límites. ( Hist. general de los
no qtleciebemos. añadir' qudzen..todas partes se tuvo de
»I,iciges á 'la China). Entre los Tártaros , y en todos los
ella la: inisma:lidea, y tfité ,.aupdos: convencionales se han
»pueblos del Norte en general (que citan en favor de la
isto:
lados ákconfesáVlo.•lans
péd
los hijos
»igualdad) nada hay que esté eh mayor esclavitud que el
•-de los nobles !,,efitre los.;gri egos:y :los romanos ,eran
',pueblo, ni nadie que ejerza poder tan absoluto como los
dos , Patripiels.;;
»grandes.
IF1 O, fue pOrquentuviesen
virttad,;;si-f
En Africa no hay cosa mas alta que un pe-
-no páreme deso-t ndiande;ffispádregzdel. pueblo.; • yrspodian
»quefio señor negro en su eanton , ni nada mas bajo que
rc•tar •á sus . mayores y •á
gtii patrem,
»este misma en presencia de sus soberanos, En general, en-
avanz ciere poterant..IIe aquí por qué cuando se trataba
»tre los salvageS nada hay mas miserable que el pueblo, ni
-de convocaPlos . patriciaioá las •_asambleas. generales, no se
>macla mas despótico que los gefes . En América no hay ge-
T: •

14
UNIVERSALIDAD
DE .E ik pansi,r,c";
"1-7
»fe de trI9 que no sea zeloso de su distincion , ni gefe de
bleza , patricios , bramings indios , japon &c.).
»familia que no separe. con desprecio á su muger y á sus
XI Es verdad .que para confundir las ideas; y para dar
»hijos haciéndoles comer aparte. En IWcjico y en el Pcrás,
por lorpenos un aire.de convencion á ciertas noblezas,. han
0,( dice M. Robertson) no seyestia ni alojaba el pueblo co-
procurado en la misma obra hacer mil especies diferentes.,
»mo los nobles., ni aun se acercaba á ellos sino.con res,
de nobleza; pero este artificio grosero, solo puede imponer.
»peto. Entre./os galos no sufrian los caballeros que les fue,
á los espíritus poco atentos. Es bien sabido que el que po-
»sen presentados sus hijos hasta hallarse en estarlo de llevar
see la plenitud de la nobleza puede comunicarla á mil ob-
»armas. En • cl lapón (segun los enciclopedistas mismos)
jetos .diversos, 1.10,s jueces, á los militares; á los cargos, tl
»un gentil-hombre se creía tan . superior al pueblo, que por
los oficios , á las tierras, á las personas, ó á las cosas.
»todo , el oro de) , mundo no se acompañaría con un ple-,
antes cargos y tierraspatricias, como hay hoy feudos no-
»beyo. En. el Indostarc, la tribu de los bramines se cree.
bles. todos estos :objetos traen su dignidad de los pa-
»tan distinguida del coman , que ninguno puede entrar en,
tricios que. los ocupan. Tambien es sabido, que un sobera,
»este orden sino•por derecho de nacimiento. En la costa
no que posee la plenitud de la nobleza puede conferirla
»de Malabar „los nairos, que son los nobles del pais , no
de mil modos diferentes; por generacion, por adopcion,
»permiten que sus inferiores les toquen ni , se acerquen á
por patentes, y como quiera, con ..tal . que manifieste su
»ellos." Todo esto lo confiesan y atestan nuestros conven-.
voluntad. Pero el dar todas estas noblezas como otras tantas
cionales. ¿Y hemos de entender así la igualdad?
especies diversas, es burlarse manifiestamente de los •lecto-i
X Los hechos vienen aquí en apoyo de la , razon. En.
res. Por su esencia constitutiva no hubo sino una sola, que.
todas partes se formó la misma idea de la nobleza, y hubo
es la que viene de los padres del pueblo, y consiste en la.
esencialmente nobles en todas partes, puesto que cada pue-
alta paternidad; de consiguiente en la antigüedad .del
blo tuvo esencialmente sus padres. Condorcet, que halló
nacimiento, sin que pueda haber jamas otras.
por todas partes sacerdotes, atesta tambien la universalidad
XII Que vengan pues á decirnos en sus obras »que
de la nobleza. »La feudalidad, dice en su folleto sobre los
»el imperio chino fue fundado por labradores; cine desde
»pretendidos progresos del. entendimiento humano, no ha
»Fo-hí , su primer gefe, todos los emperadores, sin excep-
»sido peculiar á nuestros climas. Se halla casi en todo el glo-
»cion, son los primeros labradores de su imperio; que
bo, en las mismas épocas de la civilizacion, igualmente
»Thcséo en Athenas, y Rómulo en Roma, fueron los que
»que la propiedad , ó el usufructo dado á condicion de de..
»distinguieron el pueblo en patricios, y plebeyos; que en-
»tender el estado, ó de hacer el servicio militar." Todos
tre los antiguos, los viejos eran los nobles y ejercían los
los historiadores, los geógrafos, los misioneros, y los viage.
»empleos públicos, de donde les ha venido el nombre
»senior, de senado,
ros estan perfectamente de acuerdo sobre esta universali-
y de senadores; que en la China no es
»hereditaria la nobleza; que tampoco lo es en otros mu-
dad, Como acabamos de manifestar.
chos paises; que por eso no se considera como inherente
Por último, nuestros convencionales mismos convienen.
»al nacimiento; y que en todo pais los nobles
generalmente en la Enciclopedia, que la nobleza existe en
son ° Tan
»des de convencion,
todas partes ; que se la ha ,
que deben á la opinion su stij
hallado en Illejico, en.el Perú,
eri -
o-
»ridad sobre sus semejantes, &c."
en las Indias orientales, en los paises mas remotos.
Todos estos sofismas han
sido refutados
os
¡Qué cosa mas formal que estas confesiones! (Vid. art., no-
ya,. y se bailan tan manifiestamente en con-

.15 o
DE •• rx ,NOBLuza
UNIVEIS2 L1152513
-
tradiccion coa lo que confiesan los partidarios de las con.
scnion . En 'todo pais.:Iós,- padres fueron desde el origen
venciones, que no deben-detenernos mas tiempo.
mas ancianos que - sus hijos..; y de aquí ha venido el com,
XIII ¡ El imperio chino fite fundado por labrado.
parativo seniores;,pero no por eso puede•deci rse que todos
los senadores fuer
res! — Y ¿por qué? - .Alma fue labrador mucho tiempo
los -padresv todos los sacerdotes,. y todos
antes que los emperadores chinos,.y no por eso dejó de ser
sen viejos-D traducir esta palabra senior: por viejo,. es pues
el gefe del género humano,
etribrollar todas las nociones,:ir contra todos los hechos; • y
y de consiguiente el -de tOdos
contradecirse evidenternente-:.és.lin. 'sofisma despreciable.
los nobles, y de todos los patricios de todos los-'-paises..
Entre los pueblos antiguos en general, aun entre los hebreos,
Puede muy bien .utitinperador labrarla tierra; puede, pa.
ra honrar la agricultura, señalar algunos surcos con su ara-
los griegos y los yomanos todos los que , descendian de los
do; pero no por eso se dirá que
primeros gefes, cualquiera que fuese su: edad, se llamaban
la plenitud de su nobleza
le viene del título de labrador, sino del •de padre universal,
príncipes y seniores, no porque fuesen viejos, sino porque
respetado siempre entre los chinos hasta darle adoracion.-
ei.aude'antigna familia: vade ad principes ct seniores
.mismo nombre. tenian cuando llenaban las fon-
XIV ¡ Fueron en Athenas-Theséo, y en Rornallóinu..
ciótievde padres del ptieblo, en lo espiritual en lo civil.
lo los que distinguieron el pueblo en patricios'y plebe-
yos!-,.- Lo decís .vosotros, replicaré yo á los herrn ano's' ek-
Laimisinosneede .en-nuestros días 'entre los: salvages , -y en-
traviados. ¿Pero es cierto? ¡Que, creeis que antes de - estos
tre los-pueblos civilizados, pues todos los que son de alta
reyes no teman kg griegos y lós romanos
extracción se Unau:ancianós, seniores,14-señores .,• desde
ni padres, ni
madres, ni gefes, raí príncipes; ni familias patricias ! —
el•:instane de swriacirniento. Esta noeion merece. nua.: . par-
lieulairátencion de parte de .los -que...puedenlaber caído en
Pues ¿de dónde descendieron :nese° y Rómulo? Estos dos
•.‘-:
-
el,rnia7110' error.. or

reyes sancionaron civilmente las distinciones de la natura-
a
Entre los chinos no es 'hereditaria la nobleza!
leza, é hicieron muy bien; pero antes que ellos hubo esen-
¡
.122decii que entre.-los chinos la ley civil no reconoce la
cialmente putrieios, por solo el arreglo de la naturaleza,
herencia de la nobleza-sino en la.familia del Emperador
pues que eligieron desde luego entre ellos su senado y
ele Confucio, y que además se excluyeá toas los no‘
su areopago.
bles,•que no goirletrados,- . de los empleos públicos ; le)
XV Entrelos antiguos, los viejos se llamaban patri
esta: -eD¿elusion civil de los ..
que
emplens:nO impide el 9
cios, y de aqui viene el nombre de senado, de' seniores y
ágán!nobles. En la Rusia, por relación de nuestros enci:-
de senadores!— ¿Cómo se pueden hacer semejantes aser-
t5loperlistas; hicieron aunm as; el 'Czar—.: Theodoro y Pedro
ciones? ¡Qué, entu os antiguos el joven era plebeyo, y el
el Grande , pues mandaron un dia que se les presentasen
viejo patrieio! 41. verdad que en Esparta era preeiSOt6;'
todarlós títulos de.,noblezía. para quemarlos. ¿Y qué resultó
ner sesenta años para ser geronte, pero no era-preciso tener•-
dé :todos' estos procedimientos inciviles ? . Que Rusia,
los para ser padre. Convengo tambien que en Roma se ne•
etitro
. -eft- todas partes; -:hubo siempre. nobles. El decretar
cesitaba tener treinta años para ser admitido en el senado;
. que.•en lo sucesivo , no habrá: nobleza-en '-un pais , como se
pero á esta edad ninguno es viejo, y se podia,-Intes:de-ella
ha hecho en el delirio• .,de4mestraS, •yevoluoióne .„ es lo mis'.
ser patricio, -pues que, por confesion de nuestros convencio-
que el. decretal- .qtlelow lo .sueesisro no : Iabrá tadres
nales, se pocha ser desde el instante del nacimiento.' Luego.
ntactrts,. • ni familias patricias -que d-eselentlal

-1 de los.-pri.
no es esto lo que entendieron los'antignos por la t'sálabra:

15 z
_UNIVERSALIDAD.
DE LA NOBLEZA.
1 53
meros geles; pero la naturaleza se burla ;de todos estos de.
rio para dirigirla y conducirla. Aunquescorramos toda la
cretos. Cuando las familias patricias dejasen de.-tener-
viajemos por
or todos los paises, hallaremos
antigiiedad, y va
tulos y papeles, '6:fuesen enteramente .excluidas de los em.
siempre que á la cabeza de los pueblos antiguos y moder-
pleos civiles, no por eso dejaría de correr por sus-venas la
nos, sin convenciones y sin asambleas; por sola la institu-
sangre de los primeros gcfes, ni se distinguirían menos
cion.del Autor de la naturaleza, -Dei ordinatione, hubo
por su paternidad, de las familias plebeyas. Aunque lle-
un padre universal que pareció el primero, y que fue el
guen á desconocerse•las distinciones naturales, no por eso
primer noble : que sus hijos nacieron inmediatamente des-
se extin guen.

o
pues de él, y se hicieron gefes de las.grandes tribus, pa-
XVII Que añadan á todo:esto. cuanto quieran imaginar
tres majorem gentium: que los gefes •de las menores fat
los-facciosos que se empeñan en :destruir la nobleza; y que
millas parecieron -despues , patres minorum gentium;-
publiquen en todo el universo por sus escritos incendiarios,
que.en seguida vinieron las últimas familias, ó las fami-
»que• estas distinciones pueriles de nobleza y de: plebe,, de
lias-plebeyas. De aquí .es que hubo desde el origen á la
»hombres de subimiento, y de hombres de la nada ;s&.;has
cabeza de cada ciudad naciente primero un soberano", 'y
»Ila solo en el lenguage de los pueblos huevos, y •aun bár-
despues principes, r duques., seniores ó señores , y todas las
»baros, que habiendo olvidado el origen coman, insultan
familias patricias que descendieron esencialmente de ellos;
»sin pensar en ello, á la especie latimariaque: los; pueblos
y de aquí esta ..filiacion soberbia, y:6ta- cadena admirable
»que tienen unsobierno antiguo, saben que los hombres
de autoridades, y esta alta y baja nobleza, que hallándose
»nacen;-todos 1 ter ma ti os . 4 y que .originariamente -la na tsirás
antepuestas por la naturaleza á la cabeza de las familias
;meza los hizo á:todos iguales, &e," Pues les responderemo s,
subalternas, ,transmitió á sus hijos la distincion inamisi-
que efectivamente los pueblos nuevos no saben aunAtielás
ble de paternidad , de que se hallaba investido por.el pri-
naciones existieron antes que los.,reyes, y los hijos :cihtes
mado de su nacimiento. Si desde el estado primitivo se dis.
pe los padres; que este lenguage inconcebible; con qtie
tinguieron los nobles del coman por su gran paternidad,
:se quiere trastórnar el :mundo, estaba -por desgraeiaTeSer
no se-distinguieron menos por la fortuna y por sus empleos.
vado para el siglo de.confusion.en..quevivimós;.y;que.pro7
Y este.:es el estado priniitivo de la nobleza, del que nos
,cisamente, porque-no llegó olvidarses:e/ origen. común,
ocuparemos en la seccion próxima,
,sabian nuestros padres .perfectamente, lue los .hombressno
nacen iguales , y - ;que:, hubo nobles y .soberchi9s7 mucho
S. S•°
tiempo antes que hubiese habido pueblos. • Hagas¿zos ütz
Estado primitivo de la nobleza.
resumen.
XVIII De este-.modo se han-formado los..puebloSisses
1 Aunque la noblezahaya sido criada por la naturale-
gun la razon, la historia,. y todos , los. monumentosÁntes
za para mandar, no debe creerse que pueda tener jamas
-que pareciese el...hombre .en la tierra,- todo estaba arreglado,
por sí sola la menor parte en el gobierno civil. En virtud
y el-sol:y los astros, rociaban magestuosamente en la bówl.a,
de la alta paternidad, que ha sido transmitida á los- se,
ñores
celeste. Antes de.multiplicarse los pueblos,. establtee0s.h+
por sus padres, puede cada uno ser muy bien cine-
tuido el gobierno, y cada nacion tenia ya -sobre'..suseabeza
de sus tierras. Puede tener en su casa un gran estado;
Parecer;
su sol y sus astros brillantes, investidos del poder, zutoela-
y ser en efecto, con relacioná sus vasallos, un al-
Tom. 11-.
Y


154.
ESTADO PRIMITIVO
DE LA NOBLEZA. -
1 55
to y poderoso señor. Pero cuando se trata del gobierno
»bo los empréstitos de oro, plata, ganados , 'entregas de gé-
universal de la ciudad, el soberano solo es el dueño, por
»neros, de fornituras, de caballos, la guarda de las ciuda-
derecho del fundador; y si él no llama á los señores , no
des, la reparacion de murallas, &c." Tenia el fundador
pueden estos pretender la menor interveñcion.
indudablemente dominios por su casa antes de hacer las
II ¿Se trata del poder . legislativo? Por derecho del
particiones, y Hugo Ca peto tuvo grandes propiedades antes
fundador pertenece solo al soberano: simple ó compuesto,
de subir al trono. La razon nos lo persuadiría así, aun cuan-
que se halla constitucionalmente investido de sus derechos.
do no nos lo atestase la historia. Pero cuando se trató de hacer
Desde.el estado de familia, fue el' fundadorel que hizo las
gastos públicos, se hicieron necesarios los impuestos públicos.
primeras particiones, y de consiguiente primeras leyes.
¿ Y quién' exigió estos impuestos? El fundador. ¿De quién
De: su voluntad suprema emanaron, todas las primeras pro-
los exigió? De los que habian sido establecidos primero.
piedades. Pero cuando los soberanos subsiguientes quisieron
IV ¿Se trataba del derecho de hacer la guerra?
dar.nuevos edictos, no les fue permitido hacerlo contra las
Pertenece al soberano por derecho del fundador. Desde el
decisiones supremas del fundador. Si lo intentaban alguna
estado de familia, si los fondos comunes eran atacados, mar-
vez, tenian los señores naturalmente : el derecho de repre.,
chaba á su defensa el padre á la cabeza de sus hijos. Lue-
sentar. »El registro de las- leyes que se - hacía en el' parla-
go 'que se hicieron las particiones, los hijos establecidos
»mento hace cinco siglos , y- anteriormente en el consejo de
tuvieron mas interes que nunca en reunirse al soberano pa-
»los prelados y altos' barones , sé hizo desde el origen con
ra la defensa comun de la patria. Por esta razon les dió el
»la suscripcion de lbs principales personageK .Esta comuni-
derecho de llevar la espada. Pero en los principios cuando
»cacion estuvo siempre en uso (dice'111. Deblaire) .para ver
el soberano no tenia necesidad de hombres , no podia diri-
›,si el nuevo edicto era contrario á las leyes fundamentales,
girse sino á los señores, pues que ellos solos eran los esta-
»á •las capitulaciones y á las costumbres :der las provincias,"
blecidos. De aquí el, campo de Harte , y otras asambleas
..laTrancia durante 14 siglos. )• ^
III . . ,
de los grandes, en las que se deliberaba sobre las necesidades
(Vidi
¿Se trataba. del derecho de exigir • impuestos?
de la guerra, y el número de hombres que era preciso dar.
Desde el estado dé familia era el' padre solo el que •oniá
V ¿Se trataba del poder judiciario? Es evidente que,
en contribucion á sus hijos, y el que percibia, y administra.
desde el estado de familia, era el padre el que juzgaba á
los
ba los fondos comunes; y no cesaron las necesidades:comu-
hijos, y el que les administraba justicia. Pero hechas
nes aun cuando llegaron á hacerse las particiones. Al contra.
las particiones, y habiéndose aumentado prodigiosamente
rio , los caminos, las fortificaciones, y otros gastos públicos
las diferencias , tuvo el soberano necesidad de coadjutores.
las aumentaron mucho. Ademas de los dominios que el so-
¿Y dónde podian tomarse en el origen, sino entre los que
berano tenia por su casa, debió tener necesariamente desde
estaban ya establecidos , y de consiguiente en el cuerpo de
los señores?
el origenpeages y .contribuciones. El mismo 11. Deblaire nos
instrnyede ello .en la obra citada. :›DesdQ.,e1 origen. (dice
VI De aquí el origen antiguo de la corte de los pares,
que comenzó
»este hombre ilustrado) hubo un censo real, cargado so-
n ecesariamente en cada pais por los hi-
jos del fundador.
»bre las propiedades territoriales, y sobre las personas, cen-
Estos hijos vinieron á ser todos duques
»sus rev/is.•Hutbo derechos de aduana y de -peage; serví-
por el.orden de la generacion , pues que fue cada uno
fe e s.,
ge-
d
. . ramo
»cio militar personal, &c. En los casos extraordinarios, hu-
y de su tribu , duces; todos pares, ó igua-

156
ESTADO PRIMITIVO
(DE LA NOBLEZA.
157
les en autoridad, pues que eran todos hermanos, y los her-
ros entre los grandes, tanto eclesiásticos, como legos. ¿Se
manos no tienen sobre sí sino la autoridad paterna: pa..
trataba de marchar á la guerra? volaba el soberano á los
res, divididos todos por mitad en eclesiásticos y legos,
combates rodeado de su nobleza. ¿Se trataba de pronun-
pues que nuestros padres reunian en sí desde el origen las
ciar sobre diferencias promovidas entre los señores? citaba
dos autoridades, corno hemos dicho hablando del sacer-
el soberano al señor culpable para la corte de los pares; y
docio. Los miembros del ramo. constituido tenian alguna
si era grave el delito le condenaba á muerte, presidiendo
cosa mas, y se les llamó príncipes , porque eran de sangre
esta corte augusta. ¿Se trataba de revisar los juicios de los
real , príncipes. Pero si los gefes de cada tribu, por su cua-
tribunales de las ciudades? El soberano enviaba á correr las
lidad de hermanos, eran naturalmente iguales, bajo el pa.
provincias á los grandes, tanto eclesiásticos corno legos:
dre primitivo, no lo fueron menos sus herederos, en el con-
missi dominici. Los militares, despues de haber rechazado
cepto de descendientes de estos hermanos, bajo los sobera-
á los enemigos exteriores, marchaban contra los interiores,
nos subsiguientes, duces et pares.
llevando en una mano la espada de Belona, y en la otra
VII Es pues indudable, á pesar de las tinieblas en que
la de Themis, pareciendo á la vez guerreros y magistrados.
nos han sepultado nuestros falsos sistemas, que en cada
IX Pero habiéndose hecho numerosa la poblacion, y
pais desde el origen, mas de 5oo años antes de la posibili-
ocupados los señores del oficio de la guerra, se vieron obli-
dad de las convenciones , y por el arreglo solo del autor
gados á hacerse representar en el cargo de jueces -por
de la naturaleza, Dei ordinatione, los duques y los pares
tenientes, á .quienes cedieron insensiblemente estas
tanto eclesiásticos como legos, fueron esencialmente, bajo
mas funciones. Creciendo al fin los negocios mas y mas,
del soberano, los primeros nobles, los primeros grandes,
fué preciso constituir en cada provincia magistrados supe-
los primeros ponti fices, los primeros militares , los prime-
riores, que velasen-sobre estos tenientes, y se hicieron esta-
ros jueces y los primeros senadores; que esta augusta
bles y fijos los . tribunales de apelacion, que eran antes ambo-
asamblea fué naturalmente en todas partes la primera
lantes Por eso la nobleza, que en el origen habla ejercicio
corte, el primer consejo de los soberanos, el primer cam-
todas las grandes funciones del sacerdocio, ele la milicia
po de Marte y el primer parlamento en donde se trata-
y de la magistratura, al paso que se aumentó la pobla-
ron todos los grandes negocios de estado. Así lo atestan to-
cion, se dividió insensiblemente en los tres cuerpos del al-
das las historias, y lo vemos aun entre los salvages en sus
to clero, de la milicia, y de la magistratura, los tres sa-
asambleas de los ancianos. El primado de nacimiento,
cados del cuerpo de los padres; los tres llenando las mas
que lleva consigo el primado de existencia y de paterni-
nobles funciones del estado, bajo la inspeccion del padre
dad, lleva igualmente consigo el primado de las funciones.
universal; y los tres perfectamente distintos, por la rana-
Es incontestable que en el origen se vieron obligados los
leza de sus poderes, pero indispensables todos para el go-
soberanos á tomar en el cuerpo de la nobleza los primeros
bierno de los pueblos.
funcionarios públicos.
X Es pues incontestable, que en el ori,, n no solo eli-
VIII ¿Se trataba de buscar luces, ó de ver si las leyes
b
gió Dios sus pontífices en las familias patricias, sino que
nuevas herian en algo á las leyes fundamentales, que ha-
el soberano de cada ciudad naciente se vió obligado á ele-
cen la estabilidad del orden social, esto es, las leyes de
gir en ellas sus ministros sus generales y sus magistrados.
Dios y de los fundadores? Elogia el soberano sus conseje-
Para dividir sus augustos trabajos fué preciso que se acom-

gg
"Yzaltiag VI aU

octvIsa

651
sa eÁ saacituon op aseued
l e i c i
iop soouraodtualuoo ‘soppo
¿sal"

ó
an
.cieg eta
l
110 'esmi uniqou ron op
1
op au2n
l
-aaA e
onb 'aoprpuni
rOsol00110D
!
tsauoionied seaouqad su
i
•sanu
-`110P/[)
anb

ap adni w
sol
ap sdipvcr
-
`rmiod
13u
9
«
ap sOLuslui' is aod SOpti
apuna nun
g
SOpesiOA tpoptiann

só,.9pypigA sorra somand sol oplyal
npurtu caed sop
no CÁ
o9 ap uoiouni ueaB el
i
arnaac
, l
so
i
saagolot
'-eSO,131U1
nsni anb somma
g
otu9in aod Á t opmole u
G
-Piasitu anb
p os.oun ua sop
c
Jod Á
Ouinuty
solsondslp sonmori ap
sgiq
u
P
DA
SOZ?par
`
os OUT?
uaÁnnsop
Oniarin111131I.TD1IC
c
mg,
1.103 ,TO1.1DA. 111‘SO,19113d SO1 Sopor
á
l
rlsrq
OprliJOSaldoi
us
p
pded p oluatuumsD
‘somou ap
11S .1Dral tus
aapoopp aod aa2ues os ap rio9
l
'utile(' e
d
apo9p? oaa
naryulwas sus Á uopeonpa ns ‘salepotu sns `oro)
i
•so
rq ue!pod
li
sepol uosamnal onb soaqutoti as:te
g
-upgeno sels

uyapod

soprardas
polo rasa oanp anb sial
otos sap
Á ‘olgancr lap sadpod soy ua
salua9 Sri o,una
gap
ap saaped sol
i
crand
i
-Isoduo sa ¿sopTnalsap tiyaos oaad? o
daugd(1
¿OlUDM123?)21
noptAa sa
i
-arao soaso onb a
-osasla sns
-ap lo opesed eileg opttegofflaomed e nylamoA anbaod.c:.alq
sns`sallos
,
sadonfprva
-soleo
i
srq v
l
marra rrao
1
rÁocIr 0
orad
Á`
ratileu -3,,arosnq-eaotnb os
i
•eza
ua
op eI
I
.solgand so
mx
010s ole
9paolo
131
ua2lao p ua uzaiqou
SO1
jy
pobv
i
egetpoo sonalob y so

rparnÁ el ouelacps.
soaicluia sap
tus
°
anb
j
án
l
nontur

(I
..9,149
.
.onb e
l
oAn
.
ap oatirlaoda9
l
suj ap eqoaetu e
l
sel ap erpolsno rí 9 'sedoa
sapuw9
sondns -sozunsosod
l
anb o
'
zásaaprd so
y
souuoial3s.r
uoaj sapemo
l
lomean as ‘seziaa
‘sasanbinzu
.02219.10211
salaed supo] no soionoad
:
onb osarpop.opond ou ‘
l
0,4gel
1
-ao
y uegenedtuoor al onb
l
‘raaaníi e
9
ub so'
p
op ops cap
l
rzaleamiu r
.
snvinnwel noaanj
-oici.so_dawict
-upnty, se' ro aagtuou ns ua aeatago9 raed tntupsuoa
Tu..somma!cl:
d1-Pfun •oluednoo aanoad
g
eno, $1
l
.gtmtab
:
oAn4
sns cc-1mm sol ‘sap
sapuoa
op soaanedtuoa sus 9
‘SerLIC
r uasomA,-onksalue
I
s.ns :opuntu
.
salualpuaosap sowply
G
Tal?utoa
onb sorj
rqdaraua
op
1
eidoad ns ap mouopisaad 1;
•O!sásod 4....srptAploo seaaapj sopeueS ‘srpuall 'seseo
olouird 101) sapnoo urgenten os 'eseo
Sa21110d
°21171D7OCT
r 9fap onb sau
I
uyel sns „y manto
t
sorlq ..soaa
c
se' ,onb sol
urcirmas as onb sol
19 1.103
Á
OT
sise
l
`sofasuoa sns tia ruel
p sandsop nolaluausurai

SP.,102(1?.1(1
517112WPI-
.
ag_
'
'opon
a urnial
l
ap autinou
SOníaSt103
:soorinr
(
V..17M1S110D
.2011721)
Áos o.Á is anb
ni ap
.
vpz.avcI 79?17urzy
a 'peproo Itu ap
t
-rq at
tia
1
ueruno 13
l
aolp) e
a
l
)(arma- amqn
(
l
-tomad sap.9, so
.oplysomu aaell
.
sa mad
l
'otpaq a

luaaard ene el op
salud
as
legran
'
sanbnp
5*D.102D77792.10D
. ‘ .
‘SdlUDF11771U0D
aod opuso ua Á ‘sanÁrtustur ap eurnaoi :yi op otos .`pep
onb sol 4( ‘sauopictui.9
l
as ‘trecieueduloor sa
il
orgetur
-1100
0dslp ap ap pepneno:m
0
q sopura2.op.a0
l
!aloe soua
‘sap
Sa1111_10d
•o,9
'
ed `sobrar ueaa, sopo
l
somu
Á
as
j
tsaaa¿
onb
i
sr
SUuripy
i
tur
T
os se
i
er
il
op iipmsa uá uo
p oaad
01113.1OCIOS
egep sol
SZ)11i0,TOjip
u pop uapdo
p
olua?w?a
sa onb
l e i c l
oo
g
ns unWas ‘sonwou
i
a,epuoaanp.e
,
ann
peal la
°
ualturauu ns op
l o
Á'
cluia sor
t
soa
l
E
so
l
gr
dtua sosaamp sns
i
na
tut
i
uatu
l
oalua a
i
soo

t
se
j
ao
l
'tsrun
a9 aaanad p
i
ed ,eprá op, g
naTm meg as °pulsa un anb raed anb sa ama or1
l s c
anb
j
a
raturu an
[
ámatu
.
,otys. l
ap
i
‘seuosaod se
.
a aluatuelsagiyaeut aos 91qap
1
isoaau as "optomsuoa
l e
e
i
osc
i n l
un omotue
anb O70Op.199PS
l
anuas
9(
.1 1 1 1
ap oAlt
,
se!
,tSCSOD
ro 911,1310,09
Iap alTuou
i
Á "osalapod-opo
V2111
malqou
91)6?
1
`Un9py oza
oi tia efutp onb
'FATO
ofeq
I
souenclos sol op uolooadsto e

un9os

anb o2ani
soaauoad sus y osnd
1 1 .
uo so{1
ap ouramustl ap sa uopao alsa
l
eu e
l
ezalean
.
ap.opeiso
s
9
nam Ántu
l
p 9trpsaa ¿aelegea
upo
e
l
open
suaqv p Á
sosoloorj su( onb
4 ,
cunde °pan ung `setusuos ap rzaanj y
sopeuel sor,aupien2
optdriDO
lesaamun 'riaurp2rA• 'Top la
dns y zaA
i
¡ni 90b aloa? 'olualtularu ap saigou so' anur
OS anb oled
ns egrinatUne
y equzaduaa: 'moto
JOB0391
sopor na Opentigai
SOCIatOr soI
seria op
SOILITitupo
-oisnaltr!
‘saunutoo soptig 501

a!AIA.



62
ESTADO PRIMITIVO
DE LA NOBLEZA.
1 63
hermanos segundos, arreglándose á. las leyes del gefe uni-
XX Cada caserío, segun Du.cange, contenia doce me-
versal. Lo que se hacia en. la primera:. hahitacion se repetia
didas de tierra. El que poseía tres caseríos , debia ir en
en las (lemas, y lo que• hemos dicho,cleL primer señor. debe
persona á la guerra, y á sus propias expensas; el que tenia
entenderse . de los, denlas sefiores del pais.. Todos. desde- el,
solo dos, se unía al que no tenia mas que uno. El que tenia
origen vivian noblemente, y todos tenian un gran estado,
uno no hacia mas servicio que el que le correspondia por
que se• aumentó-. sucesivamente por los rompimientos. Y
esta parte; y así en proporcion hacian su servicio los de-
mientras, que las. familias. subalternas se entregaban á los
mas poseedores. Estas tierras feudos nobles, que .eran de
trabajos de manos, el gefe de cada habitacion, libre y se-
mayor extension en el origen, y antes de las subdivisiones,
ñor de todo, ejercia por. derecho la noble funcion dé go-.
tomaron el título de ducados, marquesados, condados
bcrnar los hombres,.
baronias,segun la dignidad de los señores que las ocupaban.
XIX. Era . raro. entonces que• las hijas fnesen- admitidas
XXI Cuando se dividieron las dos autoridades, los
á la particion; ni• tenian necesidad de ello, pues (como re-
hijos nobles, destinados al sacerdocio, que tenian luces y
fiere 111:. de Montesquieu) en estos, primeros tiempos . se
talentos, llegaban muchas veces á ser obispos. Y como ne-
acostumbraba.á comprar laque se buscaba para.esposa. Na-
cesitaban de rentas considerables para formar súbditos, y
die ignora•que entre los, fiancos-,. los. germanos,, los bor
proveer á los gastos inmensos del gobierno espiritual , el
ñeses , y otros. muchos pueblos nacientes, eran excl tildas . las
padre les daba igualmente en la particion tierras, habita-
mugeres de la-tierra . esto es (como:dice Gregorio E c- •
ciones y hombres para trabajar. He aquí por qué se halla
card) de la tierra en donde 'labia. una habitacion.. Y no en-
algunas veces que en estos primeros tiempos eran obligados
de admirar-, pues,estas. habitaciones- estaban: llenas • de sier-
los obispos á salir á la guerra al frente de sus vasallos, co•
vos que debian ser conducidos á. la guerra; y- nosiendo es.
mo los (lemas señores, porque tenian tierras -y habitaciones
ta especie ele-gobierno. propio de las, mugeres ,. era muy sa-•
como ellos. Cuando Carlos liíartdl (lió estos bienes ecle-
blo. reservar. las habitaciones•exclusivamente• para los hijos
siásticos á sus militares, bajo el título de beneficios, tuvo
varones. In mulicrem nulla pars lzcereditatis transit. las-
necesidad de indemnizar á los obispos con diezmos, y des-
tum hoe•aliquo modo erat. Qui enim cedes paternas recipe-
pues con abadías, sin lo cual hubiera quedado imposibilita-
rent , debebant etiam habere unde eas sustentarent.. Ser-
do el alto clero de poder llenar todas las funciones de su
vitiorum etiam militarium•onus non filiabas-, sed filiis in-

.
ministerio. ( Vid. Hcricourt , &•c. j. Lo cierto es,
cumbebant. (Gregorio Eccard sobre la ley sálica-,.pag.. z 07)
que en el origen fueron los señores tanto eclesiásticos, co•
De ahí . es que . todá,tierra en-la que- liabia . uncaserío se lla-
mo legos, los que 'poseían las mayores rentas, y debian te-
maba la tierra sálica,. la tierra-de la casa del- hombre li-
nerlas naturalmente por el primado de sus empleos, y
bre, ó del hombre noble: Vendelieo-en suGlosario.define la
por la antigüedad de su nacimiento.
tierra sálica, la tierra que posee el hombre noble-,_6 el hom-
XXII Que se nos manifieste ahora una sola de estas
bre libre, porque en el origen. solo el. gefe de cada. habita-
tierras , uno solo de estos grandes patrimonios, que haya
cion y. sus hijos eran libres...Consúltesesobreestas nociones
sido distribuido originariamente en las convenciones ó pac•
áLindembros-, á Tácito,. l'u Hincmato , y-á todos los auto-
tos sociales. En la formacion primitiva de los pueblos, co-
res que•han- escrito sobre estos- tiempos antiguos, .y se les
mo en la de los gobiernos, caminamos con las pruebas en
hallará á todos perfectamente conformes.
la mano: y todos las hechos , todas las historias, v todos los
X :

162
ESTADO PllI3.11TIVO
hermanos segundos, arreglándose á. las leyes del gefe uni-
DE LA NOBLEZA.
1 63
XX Cada caserío, segun Ducange, contenia doce me-
versal. Lo que se hacia en la primera: habitacion se repetia
didas de tierra. El que poseía tres caseríos , debia ir en
en las demas, y lo que• hemos dieho,.del primer señor. debe
persona á la guerra, y á sus propias expensas; el que tenia
entenderse-de ciernas señores del pais.. Todos desde- el.
origen.. vivian noblemente, y todos. tenian un gran. estado,
solo dos, se unía al que no tenia mas que uno. El que tenia
que se aumentó. sucesivamente por los rompimientos. Y
uno no hacia mas servicio que el que le correspondía por
mientras-que las. familias subalternas se entregaban. á los
esta parte; y así en proporcion hacian su servicio los de-
trabajos de manos, el gefe de cada , habitacion, libre y se-
mas poseedores. Estas tierras ó feudos nobles, que eran de
mayor extension en el origen, y antes de las subdivisiones,
ñor de todo, ejercía por. derecho, la. noble funcion. de go-.
tomaron el título de ducados, marquesados, condados ó
bernar los hombres_
XIX. Era, raro entonces-que las hijas fuesen admitidas,
baronías, segun la dignidad de los señores que las ocupaban.
á la particion; ni, tenian necesidad de ello, pues (como re-
XXI Cuando se dividieron las dos autoridades, los
hijos nobles, destinados al sacerdocio, que tenian luces y
fiere 1W. de Montesquieu) en estos, primeros tiempos se
talentos, llegaban muchas veces á ser obispos. Y como ne-
acostumbraba á comprar la: que se buscaba para. esposa. Na-
cesitaban de rentas considerables para formar súbditos, y
die ignora, que entre los francos, los germanos, los borgo,-
proveer á los gastos inmensos del gobierno espiritual, el
reses, y otros.muchos,pueblos nacientes, eraaexcluidas las
padre les daba igualmente en la particion tierras, habita-
mugeres de la tierra sálica, esto .es (como-diceGregorio Ec-
ciones y hombres para trabajar. He aquí por qué se halla
card) de- la. tierra en donde habia.unalabitacion. Y no es.
algunas veces que en estos primeros tiempos eran obligados
de admirar; pues-estas. habitaciones- estaban llenas dé sier-
los obispos á salir á la guerra al frente de sus vasallos, co•
vos que debian ser conducidos guerra; y- no siendo es-
mo los ciernas señores, porque tenian tierras y habitaciones
ta especie de gobierno propio de las. mugeres,. era. muy sa-
como ellos. Cuando Carlos Harta dió estos bienes ecle-
bio reservar. las habitacionesexclusivamente• para los hijos
siásticos á sus militares, bajo el título de beneficios, tuvo
varones. In nudierem nulla pars hoereclitatis transit- Tus-
necesidad de indemnizar á los obispos con diezmos, y des-
t11772 hoc aliquo•modó erat. Qui enim cedes paternas recipe-
pues con abadías, sin lo cual hubiera quedado imposibilita-
rent , clebehant etiam habere ande eas sustentaron. Ser-
do el alto clero de poder llenar todas las funciones de su
vitiorum etiain militarium onus non filiabus,.sed filiis in--
ministerio. ( Vid. Ilericourt , Fleuri, &c. ). Lo cierto es,
cumbebant.. (Gregorio.Eccard sobre la ley sálica,,pag..r 07)
que en el erigen fueron los señores tanto eclesiásticos, co-
De ahí-es que . todá..tierra en. lá• que Babia' un .caserío • se lla-
mo legos, los que poseían las mayores rentas, y debian te-
maba- la tierra sálica, la tierra de la casa del' hombre li-
nerlas naturalmente por el primado de sus empleos, y
bre, ó.del hombre noble:. Vendclico . en su Glosario define la
por la antigüedad de su nacimiento.
tierra sálica, la tierra- que posee el hombre. noble ,.(5 el hom-
XXII Que se nos manifieste ahora una sola de estas
bre libre, porque en el origen solo el gefe de cada habita-
tierras , uno solo de estos grandes patrimonios, que haya
cion' y sus- hijos.eran libres...Consúltese•sobre-estas nociones
siclo distribuido originariamente en las convenciones ó pac-
á Lindénzbrog-, á Tácito ,..Ifinerriaro , y á todos los auto-
tos sociales.
n la formacion primitiva de los pueblos, co-
res que-han escrito sobre estos tiempos antiguos, y se les
mo en la de En gobiernos, caminamos con las -)ruebas en
hallará á todos perfectamente conformes.
la mano: y
l
todos los hechos, todas las historias,y todos los
Y:

711,
I 64.
ESTADO PRIMITIVO
DE 131.- U 1s .u.r...cax-.
monumentos del universo resultan en nuestro favor. Que
Este es realmente, no solo el origen de la no-
XXIV
los partidarios de las convenciones nos manifiesten un he-
bleza, sino- el de las tierras, de los feudos, los señoríos, los
cho solo en favor suyo. ¿Dónde estan estas asambleas en
la
dominios , y las grandes posesiones. Todo viene de
pa-
que se hizo distribucion de todo á los viejas y á los hom•
labra senior, señor. Las casas antiguas, no solamente po-
bres de grandes talentos?
Que nuestros sofistas hayan
blaron el pais que habitamos, sino que le han desmonta-
imaginado esta fábula para despojar á los grandes propieta-
do y cultivado: No solo las debemos la existencia, sino nues-
rios, es sin duda una estratagema bien mafiosa ; pero no
tras casas, nuestras ciudades, nuestros establecimientos, y
puede concebirse cómo los nobles y los grandes adoptaron
por su gran pater-
nuestra patria. No solo han sido nobles
este absurdo, cómo le han creido, y por qué fueron los
nidad, sino por sus grandes dominios. Ni han sido solo el
primeros en acreditarle, después de haber sido sus víctia
principio de todos los hombres, sino el de . todos los bienes.
mas; sin que haya para ello (como dice Bossuet) ninguna
Y un siglo que ha. sepultado en el olvido estas grandes
prueba, ni ningun hecho á su favor; antes bien contra to.
verdades, ¿podrá llamarse el siglo de las luces?
das las pruebas , contra todos los hechos, y contra el testi.,
XXV Si soy noble , debo saber que puede el soberano,
monio del simple buen sentido.
bajo todas las formas posibles de gobierno, mandarme á
XXIII Lo que es cierto, que en el origen como en
cuidar mis tierras, y no darme parte alguna en su gobierno
nuestros dias,.todos los, bienes de este mundo tuvieron su
civil. Investido de la autoridad suprema del fundador,
principio en el trabajo., y no en las convenciones ; que
es señor absoluto de su voluntad y de sus arreglos. en la
nuestros padres, habiéndolos poseido en toda propiedad;
elcecion de sus personas. Pero si es señor de sus arreglos,
los transmitieron al morir á sus sucesores, ó á sus compra.
debe saber que no lo es de los de sus predecesores: que si
dores, que los poseen hoy en toda propiedad por el dere-
desde el origen he recibido yo, por derecho de mis mayo-
cho de sus padres; y que mas de quinientos años antes de
res , dominios de- mano de aquel mismo que le dió los su-
la posibilidad de las convenciones, tenian los primeros ge-
yos; que si he establecido en mis tierras vasallos con la
les y los primeros señores de cada pais tierras , dominios y
carga de homenages y tributos anuales ; ó si be fundado
grandes posesiones, de que eran dueños y dispensadores en
en ellas iglesias ó establecimientos piadosos á mis propias
virtud del primado de su nacimiento. »La filosofia. ( dice
expensas, debe saber, que ni puede despojarme de mi pro-
» III. de Bonnald) vino con sus proyectos, la filantropía con
piedad, ni alterar mis disposiciones sin dejar de obrar con,
vsus cálculos, la vanidad con sus adornos de beneficencia,
tra sí mismo.
»y el bello espíritu con sus frases, y se ha-gritado contra la
XXVI Debe saberse tambien une, si no es árbitro de
»designaldad, ,contra el derecha ele primogenitura, y con-
los arreglos de sus predecesores, lo es mucho menos de los
»tra las substituciones, trastornando así la naturaleza , por-
de la naturaleza, y que si por la disposicion sola de las (Ye-
»que con arreglo á ella todo es desigual." Se pregunta con
neraciones tuvo la nacion esencialmente un padre univ:r-
admiracion ¿por qué en el origen . no parecieron en las
sal, superior rál7iti
los nobles, tuvo inmediatamente desunes
de él
asambleas primitivas sino obispos y señores?.... Porque por
padres primitivos, de los que han descendido los pa-
el orden de la naturaleza, ellos solos vivian noblemente,
tricios, nacidos para mandar y para ser preferidos en les
ellos solos tenian grandes propiedades, y se hallaban en
grandes empleos, cuando no hay graves razones para ex-
estado de proveer al soberano de hombres y caudales,
cluirlos. En Roma, en Áthenas, y en general en todos los

í 66
ESTADO PRIMITIVO
pueblos sensatos, reservó desde luego la constitucion para
los patricios las primeras dignidades : y á los patricios
mas distinguidos
las adjudicó casi siempre el pueblo,
Decadencia e la- noblex ay/
cuando se le dió la eleccion. Por corrompida que llegue á
estar la opinion, no puede dejar de conocerse que el Au.
I Despees de haber restablecido los veraderos rinqci-
d
correr, apunue
tor de la naturaleza ha fijado en la distincion del nacimien-
pios de la nobleza, es.dd mayor. inteves eVre
to una impresion invencible de respeto y de.subordinacion
sea de paso, las causas de su deeadencia-,„ que halláremos en
que no puede borrarse jamas. Y si los individuos de la no-
los mismos principios falsos- que- han- perdido- á todos los
que- por el or-
bleza no deben obtener los primeros -empleos sino en-cuanto.
que- soy noble;
esta dos. Cuando se-me dice-
gefe
hacen de su parte para merecerlos por sus . servicios y sus
den solo de- la.n'aturaleza soy representante'na tural del ge
virtudes, debe tambicn el soberano, regularmente hablan-
de mi casa; que su- sangre- corre- por mis venas; que estoy
do, elegir entre su primera nobleza los que hayan de go-
. persona ;. y que por la vo.
oblipdo.á•bacerlarenacer.en mi
bernar en gefe, tanto en lo espiritual, como en lo civil,
luntad de- mis. abuelos• se . tne.• han devuelto,: en toda pro.á
porque los nobles solos
. les pertenecían
pueden ciar á conocer en los prime-
su, nombre y sus- dominios,. que
piedad
edad
ros rangos el •caracter de grandeza, de elevaciori y de dig-
por sus- cuidados y- trabajos; debo.
ellos en toda . propiedad
nidad que es inseparable de los hombres de nacimiento.
creer jOstamente, que- desde el. instante de mi nacimiento,
eblo-
He aquí el único medio de restablecer el espíritu público;
me hallo colocado en el 'rango de los padtes det pue ,
no solo en los ejércitos, sino en los domas cuerpos: á saber,
por el Autor. mismo . de la naturaleza.,,• Dei ordination y
el poner á su cabeza, no hombres de baja extraccion, sino
que mi rango es•inamisible..Deba igualmente creer, que
el mundo - m manlfiesta
e-
grandes y antiguos propietarios, hechos para mandar, y no
desde el, instante que parezco en •
ersonas que
para servir; interesados en conservar, y no en destruir; en
mi destinotodO, cuanto:me rodea-, y- que las p
defender á sus soberanos, y no en destronarlos; el poner en
cuidarvestan- encargadas•de•prepararme para él. La es-
me
ra de-
primer lugar para la distribucion de los grandes empleos lo
pada miSmaque•llevo - meanuncia que he nacido-pa
que ha puesto Dios á la -cabeza -del mérito: la ilustracion,
fender la-patria:— Cualquiera que sea el partido que tome,
el nacimiento, la legitimidad, la nobleza, la antigüe-
tendré siempre'un.nombre que sostener.. Si elijo la milicia,
dad, la ele9acion y el honor.
tendré que distinguirme:por mis. e-I-cpediciones. Si- sigo la
Sin esto no se restablecerá
jamas en los cuerpos el espíritu público. concluyamos.
carrera de- la: toga ,. deberé seríntegro. Y aun cuando no
XXVII Tal fue el estado primitivo de los padres de
salga de mis propias tierras, deberé ser el protector de mis
por mi nacimiento, es
los pueblos, y tales fueron sus sentimientos mientras que
vasallos, porque si soy su padre-
no perdieron de vista el origen de su distincion; pero el
preciso que lo sea--tambien por-mis sentimientos.
sistema convencional despues de haber envilecido al clero,
II Si soy noble- en. virtud de mi nacimiento no de-
clebia extinguir hasta el sentimiento
penderá mi nobleza de las intrigas de las facciones y de
de la nobleza en to.
dos los corazones. Así lo ha hecho, como veremos en la
las revoluciones, estará-al abrigo de todos-los-accidentes,
seccion próxima.
de todos los reveses , y de todás-- las adversidades .- de la for-
tuna, porque mi título de patricio tne s
irá á todas par-
seguirá
,

100
DECADENCIA
DE -tA NOBLEZA.
69
tes. Seré noble bajo de una choza como sobre el trono; en
tra reina María Teresa. No habia vida ( dice 11 1". de ilion•
la. adversidad, corno en los honores. Para probar mi no-
bleza, no tengo necesidad de calcular mis rentas. Contaré
tesquiezi) sino en esta nobleza que se indignó , que lo ol-
vidó todo por combatir, y que creyó que era gloria suya
el número de mis mayores hasta el gefe primitivo de quien
el perecer y perdonar. Hay un lote para cada profesion,
desciendo; y toda mi gloria estará en el bien que pueda
añade el mismo autor ( lib. z3. cap. 2 o. y La gloria y el
mi familia haber hecho á la patria por su antigüedad.
Cuanto mas pueda subir en esta antigüedad de mis mayo-
honor son el de esta nobleza , que ni ve ni conoce verda-
dero bien sino en el honor y la gloria. Mientras que la
res, seré mas noble; y cuanto mas noble sea , estaré mas
nobleza estuvo persuadida que corria en sus venas la san-
obligado á distinguirme por la nobleza y la elevacion de
mis se n tí mien tos.
gre de los padres de la patria , formaron su caracter dis-
tintivo el honor, el valor y la dignidad. Lo-mismo valía
/II Si soy noble en virtud de mi nacimiento , parecer
decir un hombre noble , que un hombre á quien es des-
en el mundo revestido de mi nobleza, corno de un adorno
conocida la bajeza y la infamia. En el templo , en los ejér-
brillante, que puede ser em pañado con la menor mancha.
citos y en los tribunales , un noble era tan superior al vul-
Y cuando se me dice que he nacido pudre del pueblo, de-
go. por su conducta cuanto él mismo creía serlo por su na-
bo creer que se me dice, que debo tener bondad, justicia,
cimiento. Y hé aquí los grandes efectos que debían produ-
desinteres, valor y giandeza de alma; y que debo sostener
cir, y que produjeron realmente los principios, mientras
en todo el curso de mi vida, por una conducta irrepren-
que fueron puros.
sible , la dignidad de este título glorioso. Este debe ser real-
V Pero si en lugar de decirme que soy noble por ex-
mente el sentimiento de mi nobleza mientras que los prin-
traccion, se me quiere afirmar que el nacimiento no es
cipios sean puros. Y debemos convenir en que, generalmente
un. bien; que la nobleza 'es una distincion quimérica,
hablando, éste ha sido el sentimiento de la nobleza de los
una cualidad moral que no dá superioridad sobre los otros,
pueblos antiguos , y aun el de la nuestra en los primeros
sino en cuanto se la quiera atribuir; y en fin, que esta dig-
tiem pos.
nidad, así como todos mis títulos, mis dominios y mis he-
IV ¿ Á. quién pertenecen todos los héroes de la anti•
rencias me han sido dadas por convencion, y que puedo ser
giiedad, todos los grandes hombres de la Grecia, y todos
despojado de todo cuando no convenga: si despues de ha-
los célebres romanos que harán la admiracion de todos
berlo oído repetir por todas las bocas, lo veo impreso en
los siglos? Al orden de los patricios. Sería preciso copiar
todas las obras, y lo leo como un axioma indubitable, no so-
toda la historia moderna si quisiésemos citar aquí todos los
lo en los folletos de los novadores, sino en las obras estima-
grandes reyes, todos los grandes generales, y todos los
das, en los tratados de los maestros mas célebres y los mas
hombres ilustres que ha producido la nobleza; ó todas las
alabados del derecho público: si por último hallo que todo
acciones brillantes que la han ilustrado en todos los tieni-
el mundo, aun los mismos nobles, están persuadidos íntima-
pos. Aun en el siglo último ¿quién ignora, entre los infini-
mente de esta opinion; debo creer desde entonces, que no
tos hechos que merecen ser distinguidos, el de los nobles
hay necesidad de decretar la extincion de la nobleza, pues
húngaros, cuando á solicitud de María Teresa exclamaron
que se halla ya destruida en los ánimos con anticipacion
unánimemente tirando de su espada, moriamur 017212CS pro
á todos los decretos, y por la fuerza sola de la opinion.
regc p ostro Maria Theresia? Perezcamos todos por nues.
VI Pues que no soy el padre del pueblo , no estaré
TOM . II.
Y


:x
wad tSDICITSIA JOS' y uezaidtua solaaja
•mola iap
SOÁT1O ‘nnaldso atm
SYZO11im.1 ser Süpumrpoa op
uann9pi(Ia pepaxuaaj ua casa op SOW1.13D,TIOD SOU TS sa
.is nal Á seanayad sns opeallTaa erg as t SOIOÁULIT sonsanu
MIT S01«
OSJILIOADad atea pod
edoana cr epezeuatue rasa anb opa
op pepaid 9 y ()pullman. cal as tsoaoqop sol op o!aaadsouocu
l
719.1d1192 2101D71706dd V/ p
ap onlowea i
SUSOD sci sopo natiodslp "upoul«
mod apele ociaati rq as 'amelou noTaelndo.1
op sonli SOI TTO rilUTT uoa osopu9Tanpanan 9 'sano sol e«
eun 9S1909 13.1Ed 'uolounsip ap oaau99 ~tau aria tia sem
ua`,? !.1 onb 'opuntu Jaral top soaquaoti sol op nnardso
.ap so l y I01/90:51:0
10«
osiaoad uomtuel opTs ‘soaquaoq so l op
no oaoct y °Doc.! osopurnuISIli ‘sesonep sauonndo se l onb«
UnWOO ¡o pagos osaaualurau cae(' •popa!dzun v7
.
opeauoti eti
'opis •un op sun rq upa") 7,1p.unay osoulej
os uoililaa el eppalinua opis rq anb epipacu Fr 'HA
ra ix
osaanTUU ja uo opox ODUTI
•srpouotu sur op pepipnoux 9 epol Á 90ZOLLI 9 upol uoTaniosip
Or OUT) Á 'Ten °TIMO 11.ITUI OS onb 1101111d0 taso aod : U0711
ns ato oplambpe uq anb 7UJDZI1111 inaiqou M177 anb sem op
.Ido vi docr ¿ u9inb aod A? • opinalsop opas rq opol `sczoqa
-upanb 1311 ou Á 'cleld e[ apsezue lle srl Á ‘saaolocu se [ 'so2at
ser Á soiaried soi 'suene sol 'SOLIO." soi • onou sol op rola
• so l opeunlso T.19 OS OTOS '9011303 9 ap Á pepT ioputu 9 op
-onalsop rj Á 4 salopaoaes sol op uolsindxa opmaJnap mi OS
'ezafeq er ap ‘e9talui uj ap 39.,e3oi9e top sapipae sol sopen y
elauonaastfoo ua sem TICOUOM.103 sou ou Turna sounacqsap
opuleq un' os tlosayanooad ralla 'a lar(' els° erayq opeuqaux
sowapod anb sol op sainuopuarsuoa SOUP.112 souvaatios sol
ucq as souorsed sur sepol "soaqiuott sol ap opoade 13 110 SUS
soonpupf ros sa2opdaons sol anb npnu sa maiqou vi
-oa se [ supo] op adti [ agua] i uleld 9 ope9al l opuolgell
anó •••outToTaanpoad seas° no poi os 9nb x? 'sol iesen sol ap
• ounpofVl ap
olueliTaq SULT1 °mon ezi os olualrula
sui opesed ueq set anb ‘SOÁ1339 sonsanu 0p Á sowopaoÁetu
•ELT
nopuiTsip
mrpolasop 110 opira 131.1 oub e inpouT y-
soalsanu ap ‘salánux sualsonu op souutu no ol sond soto
ulsta ealsanu p oluoullunTund openpap eq os anb ot
sos
-aci set "seaoloqqlq scalsonu uo sango sns opeumuolue anual
qui soidraulad sol op aunnsoa riga ') anb ol Tribu ele ITA
ap sandsaa -soniaso sns oprionap sovuoxi onb Á ‘solualau
• riaoadsap 19 onb ot opol aula
-unas sns oprxdope somaq onb uzueguoa sem ap men
-aadsap Á musa 19 onb 01 acuupso oqop Á t oax iqTyd naind
l
opunupe sotnaq soi anb t souoisasod sensanu op oanb
-sa l
r
op pennesaan rl cm sa.lipuoy sol ap opa.tcln 7a ua
-es lu u1. .roa onb soi sopo] ap eZDCIC3 el y SOMIGITOd opino
armase ocuaealide oqap ()asa opol uo setuap sol y aapooxo
-oad soulaq onb noop onb cansina oi sa anb so!qns sosipl
ap soxpaux aeasnq oqap 'ciorpoa rl Á onnaoalei
pepoTd
sol 9p U)STI no 3.939110d opeanooad eq os 4 snauldsa solloq
tTE 'oiain. 10 c rutwoj 9 134) top SOIOA sol ts Á
sol anuo rzetd eun aauolqo raed 'CT1019 ap alano?) ononu
bajen aaacq opzuanuoo 1)11 as anb souolounsp se t my 'aux
0353 uo OSJOVO3XO unuma jop asain2ullsip raed osiaoad op
-10u03sos oaamb Ts seann SITO aonlos oqop 4 1101DIIDallOd ap
eti Á 'nz.iniaNns nsp9f nj p louoti opcp eq as rpriaaad
uopunsip 13110 SO 13201(1011 iW anb 13.10pISUOD OS anb OpSOCE •19
-sap opis eti pnl..qa vi anb r inpatu e ' c'un1 1r,' 'mil X
op opuodop onb salad 'apl.., lap ofeq opelindas Á 'opcional?
•onuaoaTel ir Á oanbes noten ap oaquiou lo opalpoad rq
opepea23p onu 110 Á onqnd
oldootioa ja ato 9.191
as •saaoliajrn soalpqr,Ts soi y aciquial aaort i card Á somand
-uti aux uoiuldo u t op otos ( 'aojo ao d somoicupuos s i ux op
sol y. anulado eard ‘souepepnlauoa sns arliollop raud 'salen
uolD13 ,kola
.iod aonolsos anta lenosaod eza lqou 9apuox
-osaod SCIAníCIT au9tion eard 'ame caed opimos eq aapuoj
`03110MITZY1311
ap p111.11A no aiqou Áos ou 0111) sana •cÁ 0111
•op raed upep anj onb rpudsa cri •douoy ospf 7a uzejd ns
-aesoaolux twapod ou pepru9 i p ns Á riao 19 ns 'oaqrnou ns
opeduao eq .10uom 13 oplaaardesop eq anb osad IV XI
'saaollutu sita] ap o2uo3 epeu anb san d •aul-a9a3olc1 11 opelliqo
IZA
•vzalaox
vi ggacivDaa
o 2,

1.WADE.M.11/1
'"Ir.
DE.
»si va en aumento, la Providencia reformará á los hom.
don que la de los talentos, se harán adjudicar los tronos,
»bres po. r • la revolucion que debe ,nacer de esta epide.
las tierras y las dignidades, despues de haber despojado á
»mia."( Leibnitz, Nuevos ensayos sobre el espirita humano.)
los antiguos poseedores.
Este grande genio, que prevenía tan (le lejos la última re.
XIII Estoy muy lejos de querer confundir, bajo del
volucion , tenia vista algo mas penetrante que la de los que
nombre genérico de nobleza, á estas almas fuertes, que
ven sus causas en los sucesos de 1 7 89. La percibia ya en
han sabido conservar en sus desgracias el sentimiento de
las obras de Bayle, y en las producciones de nuestra falsa fi-
su dignidad, con las que han caido en disolucion en me-
losofía, que empezaba á pervertir la opinion de su tiempo.
dio del naufragio. Tampoco pretendo atribuir á este cuer-
XII ¿Y qué revolucion deberá resultar de estas pro-
po augusto el principio de nuestras desgracias ni la (lepra.
ducciones? La mas afrentosa que hubo jamas: una revolu•
vacion de los demas estados. La causa primera de la ter-
cion general, que no perdonará á estado alguno:Si, como
rible revolucion que sufrimos, no ha estado en el sacerdo-
lo prevenía Leibnitz , llega á hacerse creer al pueblo que
cio, en la nobleza, en los soberanos, en las cortes, en los
todo ha sido arreglado en las convenciones, nada queda- vi.
gabinetes, en los ejércitos, ni aun en la corrupeion de los
rá exceptuado. El sacerdocio , la nobleza, las autorida-
últimos tiempos. Es verdad. que se cae en el abismo cuan-
des , los soberanos, las leyes, las constituciones, las cá-
do se dá el último paso, pero á este precedieron otros inu•
manis alta :y baja, las posesiones, las donaciones , las
chos que nos condueian al mismo fin, y la importancia es-
dignidades y las propiedades, todo será de los facciosos,
taba en no haber dado los primeros pasos. Hay una cade-
y podrán cada día pedir la destruccion de los que poseen.
na de causas que tienen su principio muy de lejos, y cu-
Desde el momento que se persuada al público, que los que
yo primer eslabon ha sido colocado mucho mas antes que
gobiernan son solo IMOS miserables encargados del gran nú-
lo que se piensa. Toda revolucion empieza en el lugar mis-
mero, se tendrá por (lada la señal revolucionaria, y desde
mo en que principia á pervertirse la opinion; y ésta no
este instante llevarán á mal los facciosos que sus encar-
puede variar completamente sino en el instante en que se
gados afecten tanta grandeza; y estos, llenos de terror,
restablecen perfectamente los principios. De aquí es que to-
creerán que es preciso condescender con la voluntad de sus
dos los órdenes deben trabajar por el restablecimiento
señores. Para complacerles desaparecerán pronto en la no-
del espíritu público.
bleza la espada, la compostura, la dignidad, y toda especie
XIV Lo que pretendo es, que la causa de los males
de representacion. La opinion convencional, orgullosa con
afrentosos que sufrimos existía ya en los tiempos de Leib-
sus sucesos , gritará que todo esto no es bastante, y que es
nitz: que no habiéndonos corregido de esta enfermedad
preciso que desaparezca toda distincion. A su voz la cor-
epidémica del espirita, debia producir los efectos que
te dejará la etiqueta; los príncipes se vestirán de paisanos;
sentimos; y que si no se corrige, se extenderá, corno previó
los soberanos andarán sin aparato; los señores se presen-
el mismo Leibnitz, en toda la Europa, y en el universo
tarán sin ostentacion; las mugeres sin acompañamiento; y
entero. En vano se intentará mitigar la causa, porque mien-
la juventud sin decencia. Hombres y mugeres, nobles y ar-
tras que subsista, debe producir infaliblemente sus efectos.
tesanos, todos serán iguales, y no tardará en haber compe-
Si no se la previene, arrastrará necesariamen te los tronos,
tencias sobre quién es menos noble. Señores entonces (le
los altares, el sacerdocio y la nobleza; las autoridades,
todo los facciosos, y proclamando que no hay otra distin-
los ejércitos, los gabinetes, los patricios y los plebeyos, los

-1~1~
1 74
DECADENCIA
laAst:(01113:EenZAn.ingun
175
palacios y las chozas, los soberanos y los pastores en el
tilos no tengan padrepsE! ¡Il:
pais haya fa-
abismo de las revoluciones; y los facciosos solos dominarán
milias patricias!.... Pero seríamos locos, y los mas execra-
sobre las ruinas de todos los estados, por el pretendido de.
bles de todos los locos.
techo de un cuerpo colectivo del pueblo.
Qué debe resultar de un delirio tan inconcebible?.....

XV Se oye quejarse en nuestros Bias, de que no hay
,.Nobles degollados, asesinados, guillotinados, encarcela-
¿
ya nobleza, y que los grandes han perdido todo el senti-
dos! una carnicería espantosa de señores, de príncipes y de
miento de su grandeza. ¿Pero cómo la han de conservar?
soberanos, ;todos de una sangre noble!..... Lo repetimos,
Nuestros nobles no son hoy aquellos augustos patricios á
¿degollar, es responder y mudar la esencia•de las cosas?
quienes no se llamaba entre los romanos á las asambleas
Aunque se degollase hasta la consumacion de los siglos á
públicas hasta que afiadian á su nombre el de sus abue-
los primeros gefes de los pueblos ¿podría destruirse á sus
los. Los nobles actuales, en la opínion convencional, son
herederos? Cuando pudiesen ser extinguidos todos ¿ po-
unos pobres criados, unos miserables encargados del ma-
drian serlo los grados del nacimiento? Aunque se llegasen •
yor número, á quienes puede el primer faccioso despojar
á destruir las primeras fitnzilias de un pueblo, se harian
de sus tierras y de sus empleos, pronunciando sobre ellos
las s-gandas primeras, las terceras segundas, y las cuar-
estas formidables palabras: salid de aquí, ya no nos con-
tas terceras. Y aunque llegase á extinguirse enteramente
venís. Segun este terrible decreto, el que se resiste es dego-
un pueblo, ¿dejaria de haber siempre patricios y de con.
llado: el que pide gracia es arrastrado por el lodo: el que
siguiente nobles?.... Pero si es imposible esta destruccion,
quiere conservar una parte de su fortuna, debe renunciar
podemos siempre preguntar á los que hacen iguales jura-•
toda moralidad, y pisar hasta los últimos sentimientos de
mentos; ¿á qué vienen tantos crímenes, tantas matanzas,
honor: y el que quiere tener empleos, debe vender las pla-
y tantos asesinatos? ¿ Por qué tantos parricidios, tantas re-
zas, lag ciudades, y los ejércitos; debe hacer traicion á sus
beliones, tantas crueldades, y tantas atrocidades para efec-
soberanos, unirse á los facciosos, y asociarse á sus latroci-
tuar una obra que no podrá ejecutarse jamas?
nios. Todo esto es una consecuencia necesaria de la opi-
Aunque se degüelle cuanto quiera hasta la consuma-
nion falsa de la soberanía del pueblo.
cion de los siglos, existirá siempre este hecho decisivo; que
en cada pueblo, bárbaro ó los primeros ,efes
flecho decisivo.
fueron desde el origen esencialmente nobles, por su alta
paternidad y su grande nacimiento; que los que descien-
Si por la sucesion sola del nacimiento ha habido indu-
den inmediatamente de estos primeros gefes, son igual-
dablemente por todas partes, á la cabeza de cada pueblo,
mente de una sangre y de una extraccion noble; que cuan.
primeras familias, que habiendo sido las primeras por el
do estas antiguas familias lleguen á extinguirse, podrá el
nacimiento, fueron tambien esencialmente las primeras en
soberano conferir su nobleza á familias nuevas, y de con-
autoridad, en paternidad, en dominios y en posesiones,
siguiente podrá ennoblecer; pero que no pudiendo crear
¡qué nueva atrocidad cometeríamos en querer degollar y
por si mismo ningunos derechos, no podrá dar á su pue-
matar hasta que no haya nobleza ! ¡Qué! ¡hasta que no
blo
pa
mas dres „itie los que le :lió Dios en el principio;
haya sucesion en los nacimientos! ¡ hasta que no haya au-
y que por lo mismo no podrá aumentar el número de los
toridades y paternidades naturales! ¡hasta que los pue.
nobles, sin hacer ilusorios los ennoblecimientoso

Y
DECADENCIA DE LA NOBLEZA.
AuDque se degüelle cuanto quiera, será inalterable .es:
te
j(1192-`
hecho decisivo, que habiendo decretado Dios que las
primeras familias de cada pueblo fuesen esencialmente no.
bles ,
el querer persuadir que hay paises que no tienen no-
bles es una necedad tal, que si persistimos en ella, conde.
TERCERA CUESTIONO
ciclos de nuestras pretendidas luces, nos haremos indefecti,
blemente la irrision de los siglos futuros.... El jurar que 'de-
gollaremos y asesinaremos hasta que deje deexistir esta dis.
tiricion, es un proyecto tan insensato, que si continuamos en
DEL ESTADO LLANO,.
el, conducidos por nuestra pretendida filantropía, llegaremos
á atraer sobre nosotros la excecracion de todos los siglos.
Existirá siempre este
Es esencialmente el último orden en cada
hecho decisivo; que aunque se
¿
degüelle á los nobles basta la consumacion de los siglos se-
pueblo?
rá tan imposible destruirlos, mientras que haya hombres,
como es imposible impedir que todos los pueblos hayan
tenido padres y familias patricias
S. L° Su .origen.— S. 2.° Origen de la esclavitud. —
de las que han descen-
S. 3.° Su universalidad.— S. 4.° Sus abusos.— S. 5•° D.e
dido las últimas, por la sucesion sola del nacimiento; que
la libertad.
S. 6.° Sus ventajas y sus excesos
si estábamos en la mas profunda ceguedad sobre lo que
Hecho decisivo.
tiene relacion al sacerdocio y el primado de su autoridad
divina,
no lo estábamos menos sobre todo lo que tiene re-
ESTADO DE LA CUESTION,
lacia á la nobleza , su origen, su naturaleza, su transmi-
sion , su destino, sus títulos, sus dominios, sus feudos, sus
funciones y sus empleos, su dignidad, su paternidad, su
Despues de haber supuesto un pacto social en que
union primitiva con el sacerdocio, y su separacion , cuan-
los pueblos crearon los reyes y los nobles , á quienes die-
do la poblacion llegó á hacerse numerosa. Todo esto habla
ron tierras y dominios con condicion de que los hiciesen
sido olvidado enteramente, y se hallaba cubierto á nuestros
felices , los facciosos no cesan de representarles que no lo
ojos en tinieblas muy espesas; y por consecuencia de esta
son tanto. como debieran. Despues de hacer la pintura mas
ceguedad profunda nos habíamos precipitado en un abis •
negra de todos los abusos de los grandes, de los excesos de
mo de calamidades, sublevando la parte mas numerosa
la feudalidad, y del estado espantoso de la esclavitud que
de los pueblos contra los dos primeros órdenes, constitui-
mencionan todas las historias, aseguran que el pacto social
dos é investidos por Dios de sus poderes para gobernarlos.
está disuelto , que los grandes no son dignos del rango en
¿Habremos perdido igualmente el tercer orden, sacán-
que se les ha colocado ; gritan contra la tiranía, entran en
dole del estado de suborclinacion en que le había colocado
furor, excitan á todas las naciones á la venganza , y tratan
Dios por la sucesion sola del nacimiento? Lo examinare-
de cobardes á todos los que no se sublevan bajo el pre-
mos en la cuestion siguiente, continuando la historia muy
texto de que siendo el estado llano el mas numeroso, mas
natural de la formacion de los pueblos.
útil y benemérito de todos, es injusto que no tenga tanta
Tope, II,

178
ORIGEN
DEL ESTADO LLANO.
179
perpetua agitacion , sino que
representacion como los dos primeros. Al fin, cuando con
sociedad hubiera estado en ra si
que una cloa-
estos clamores han aumentado el número de descontentos,
el estado llano nunca hubiedo otra cos
a
se ponen á su cabeza,. marchan al saqueo de las propieda-
ca inmunda, compuesta de todo lo que hubiese de mas de•
des, á la 'devastacion del universo, y para cargar con los
pravado en los dos primeros órdenes.
despojos de los ricos,, hacen derramar á torrentes la sangre
II Por fortuna , Dios no ha dejado á los hombres el
de los pobres.
cuidado de esta disposicion: ha arreglado estos órdenes por
per-
II Para reducir estas declamaciones á su justo valor, es
sí mismo , no segun la perpetua-yevolueion del mérito
os , sino segun
menester ver si fueron efectivamente los dos primeros ór-
que produciría continuados trastorn
sonal
que jamas ha variado, ni variará
denes los que han colocado al tercero en el último puesto,
el orden del nacimiento ,
lo han reducido á la servidumbre, como- pretenden sus
jamas , y que coloca los grandes talentos y las grandes vir-
acusadores. Si estos dos hechos friesen falsos las acusacio-
tudes indistintamente en los tres. Desde el prima instanos
l-
nes caerian. por sí mismas. Para. esto examinaremos cuál
te de la ereacion del mundo, y mientras que subsista ,
fue el origen del estado llano, y despues el de la esclavi-
hombres descenderán los unos de los otros, como su Autor
4/+
tud con todos los denlas artículos especificados arriba, ha-
lo ha dispuesto; y en esta sucesion inmutable de las ge-
ciéndolo con toda la. imparcialidad que nos hemos pres.
neraciones consiste el que, aunque todos seamos de una
Grito en estas discusiones. Cuanto mas avancemos mas se
misma naturaleza, nazcamos todos esencialmente subor-
descubrirá la: perversidad con que la falsa filosofia abusa de.
dinados,
del
la credulidad de-los pueblos..
III Si Adam frie el gefe universal género huano,
m el del pueblo es•
Sem el de los pueblos del Asia, Abraha
1, LO'
cogido; si cada pueblo tuvo esencialmente un cierto mí-
que despues de haber traba-
mero de padres primitivos ,
Origen de los comunes ó del estado llano.
para sus descendientes, obligaron á estos trabajar á
jado
su vez para ellos en indemaúzacion de sus penas; si ,en fin
I. Si al principio se hubieran colocado en los dos pri
estos padres primitivos estuvieron de tal modo subordi-
meros órdenes todas las virtudes y todos- los talentos, co-
nados los unos á los otros , que desde la tercera generacion
que la del
mo pretenden nuestros ilusos hermanos, ¿qué hubiera que-
su autoridad fue .trescientas veces menos noble
dado para el tercero?...... Solo, hombres cobardes, libertinos,
gefe universal ; todo esto se hizo, neo por los grados del
mérito, sino por la sola sucesion del nacimiento.. Pero si la
sin probidad y sin disposiciones. Los plebeyos hubieran si-
do desde su.: cuna constituidos en un estado de degradacion
autoridad de los padres de cada pueblo era ya trescientas
moral, de que les. hubiera sido imposible salir jamas; pues
veces menos noble desde la tercera generacion„ ¡cuánto me-
que rompiéndose el pacto social, siempre que los grandes
nos .no lo sería á la vigésima, á la centésima, á la
abusasen de su poder, hubiera sido preciso tomar en el esta-
, y mas allá? (Véase nuestra cucstion preliminar.)
IV Hay quien no concibe cómo la sangre de un pa-
do llano hombres. para volver á constituir los dos primeros
órdenes, y. hacer- descender perpetuamente á éstos; pero esta
dre noble puede dejar de producir siempre nobles: no obs-
tante la razon es bien sencilla ; porque no produce siem-
operacion eontrihuiria mucho á inficionar el tercero. En el
sistema de los pactos sociales, no solamente el orden de la
pre grandes familias, ni grandes gefes. No demos (como lo
z:

18o
ORIGEN
DEL ESTADO LLANO.
1 31
hemos hecho en nuestra euestion preliminat.
que aumenta en razon del
') mas que
,st(isuca él elioesr.ecp
lae,bya jo
mayores
cuatro ó cinco hijos á cada uno de los geles de las doce
de estas ramas primitivas
snuísi
o
Y
tribus, de los ismaelitas ; resultará que desde la tercera. ge-
es imposible que las familias sean nobles, porque es impa.
neracion , Ismaél tendrá ya mas de trescientos descendiera.
siblc que un padre subalterno dé á sus descendiente s una
tes: Estos trescientos descendientes, llegando á ser padres
gran distincion que él no tiene..
ellos mismos, se harán todos con el tiempo gefes de una
VI Se pregunta: ¿por qué la sangre de un noble no
numerosa posteridad ; pero como cada uno de ellos al mo-
engendra siempre nobles? Como si en la mano de Dios la
rir no dejará el gobierno de su casa sino á uno solo de
misma materia fisica no pudiese formar montes y colinas;
sus hijos., es visible que á cada division no quedará á la
la misma sávia árboles grandes y pequeños, gruesas y del-
cabeza de las familias subalternas mas que una sola fami-
gadas ramas; la misma sangre padres é hijos, nobles y ple-
lia noble, que se subdividirá ella misma en muchas ramas
beyos, grandes y pequeñas familias, grandes y pequeñas
por su multiplicadora; noanas que una sola familia real . á ,':
autoridades,. partes. nobles y partes que no lo sean.
la cabeza de cada nacion , una ducal á la cabeza de cada
VII En fin, para comprender bien la formacion del
tribu, y una señorial en cada tierra: en todo trescientas
es menester considerar que en cada- pais, á
tercer orden
familias patricias, de tal modo subordinadas, que laúltima .
medida que la poblacion fue aumentándose, los primeros
:111
de las trescientas es trescientas veces mas pequeña que la
de cada tribu fueron tambien los primeros que se estable-
de Ismaél , pues que no es mas que una muy pequeña par-
cieron cada uno á su vez, y segun el orden de su naci-
te suya, y esto por una disposicion indestructible de Dios
miento: primero el primogénito, dcspues los hermanos me-
mismo. Dei ordinatiow
nores; en seguida los individuos de la segunda generacion,
V `Fijémonos en este número, aunque sin dirda puede'
luego los de la tercera, y así de las denlas, mientras el pais
ser mayor á medida que un pueblo crezca, y bastará para a ..
suministró tierras; y que fue siempre un solo hijo el que
hacernos comprender la formacio• . progresiva de las fami• ',
sucedió al padre; ordinariamente el primogénito. Y de
lias . comunes. Si la última de estas trescientas familias es
aquí ¿qué debia resultar necesariamente? Que bajo el ao•
ya tan pequeña que casi no sea noble, es evidente que las
bierno de cada señor, y del del primogénito que le sueedia,
que comiencen mucho mas abajo de ella, no lo serán de h
quedaron siempre en cada habitacion ó poblacion muchas
ningun modo. Para ser noble pues, no basta descender ori-
familias subalternas, naturalmente subordinadas á lasfami-
ginariamente de un gefe noble ; es menester, (como
lias patricias, y éstas familias- subalternas, infinitamente
lo
hemos dicho hablando de la , nobleza) descender de él por
mas cortas que las primeras, fueron las que en todas partes
las primeras familias, y por las que se han formado de las
se denominaron comunes, estado llano, pueblo, ó el cuer-
primeras emanaciones- de la- sangre de este gefe. Solo en es-
po del pueblo si se quiere. El padre universal es su cabeza,
tas familias primitivas es donde la, sangre se
el sacerdocio y la nobleza son los dos primeros órdenes, y
mantiene no-
ble, donde la nobleza es inamisible, donde. todos los hijos
el estado llano el tercer orden.Todos tres sel
en azan, y for-
primeros y segundos, varones y hembras son nobles; y
man la organizacion entera de la nacion. Si el sacerdocio y
donde la nobleza se aumenta descendiendo, puesto que ca-
la nobleza son mas di- •
distinguidos
os por 1la gran paternidad de
da hijo es doblemente noble: noble
que estan investidos, no hay ninguno de ellos que sea in-
por la sangre patricia
que corre por sus venas, y noble
útil:
por la gran paternidad de
y así como los •
s pies no pueden decir á la cabeza: no te

183 –
DEL ESTADO LLANO.
182,
ORIC EN
años antes que se puedan suponer pac-
necesitarnos ; tampoco la cabeza puede decir á los pies : no
mas de quinien tos
Dei ordinatione.
tengo necesidad de vosotros.
tos sociales por parte de los hombres.
es el último orden por una
VIII Si el estado llano es el último orden, no es por.
IX Pero si el estadio llano
disposicion primitiva del mismo Dios ¿qué significan esas
que los hombres hayan convenido en ello, sitio porque
Dios lo ha querido; no porque los grandes lo hayan dic.
declamaciones sediciosas con que los novadores han atesta-
e n
puesto así, sino porque en todo cuerpo bien organizado es
do sus obras? »Que Theseo Athenas y Rómulo en Roma
as funciones del pueblo en el
necesaria una subordinacion; y porque cada pueblo es un
»fueron los que colocaron l
Bacon, el
cuerpo perfectamente organizado por institucion del mis.
»último lugar, pero que fue una injusticia; que e a de -
las
»mayor genio de la Inglaterra, miraba la histodri la
mo Dios. Si las funciones de los plebeyos son las últimas,
filo
no es porque se las haya dado el último rango, sino porque
artes mecánicas como el ramo mas importante
»»sofia; que Colbert, uno de los mas grandes ministros de
naturalmente son inferiores en dignidad á las nemas. Para
»Francia, miraba la industria de los pueblos, y el estable-
gobernar, tanto en lo espiritual como en lo civil, es me-
»cimiento de las manufacturas como la riqueza mas segura
nester tener autoridad; y para trabajar la tierra no es necee
»del reino; y que los sabios de todos tiempos han pensado
sacia alguna. Mientras que Adam fue solo, hizo sin duda las
»siempre como ellos; que los egipcios, los griegos y los ita-
funciones de los tres órdenes: mas (como ya lo hemos ob-
lianos colocaron en el rango de los dioses á los que les
servado) luego que tuvo hijos en estado de trabajar envió
»habian enseilado la agricultura; que este arte fue la ocu-
á Cain al arado, y á Abel á guardar los rebaños. En cuanto
»pacion de los patriarcas, hizo las delicias de los prínci-
á él, se reservó en virtud de su autoridad paternal el cui-
pes mas ilustres, y de los mayores hombres de la antigiie-
dado de gobernar la familia entera. Á medida que la pobla-
»dad; que el emperador de la China se honra de labrar la
cion crN*46, los gefes inferiores , descargándose igualmente
»tierra; que los romanos mas célebres pasaban alternativa,
sobre sus descendientes de los trabajos groseros, se reserva.
, re-
»mente de la agricultura á los primeros empleos• de la
ron el cuidado de velar sobre ellos, bajo la autoridad pre-
»pública, y de estos- primeros empleos á la agricultura;
existente del gefe universal. Y lo que se hizo en la ciudad
de Adanz, se repitió en la familia
»que Luis. XV tenia un arado en Trianon, del cual no des-
de Noé,de Sem, de Is-
ideaba servirse." (Véase la Enciclopedia, en los artículos
mael, &c. Es menester siempre tener atencion á la paterni-
'
En vista de unos elogios
agricultura, manufacturas, &c.)
dad, porque (como hemos dicho en nuestra cuestion preli-
tan pomposos. ¿quién no creería que nuestros talleres-estas
minar) en todas partes la sucesion de la paternidad ha pro-
ban llenos de filósofos?.
ducido una diminucion prodigiosa de autoridad, de pro-
X ¿Á qué se reducen todos estos bellos discursos? Una
piedad y de otros derechos. Y así fue como las funciones
vez que los mas célebres romanos solian pasar de la agri-
del estado llano, descendiendo perpetuamente en cada tri-
cultura á los primeros empleos de la república, señal es de
bu de los padres á los hijos, de los hijos á los nietos, y de
que la agricultura no era uno-de los primeros empleos: se-
éstos á los últimos nacidos, fueron desde el principio, corno
ñal de que segun nuestros sabios mismos habia , alguna cosa
lo serán en todos los tiempos y en todos los paises, el patri-
superior á las artes mecánicas. La habla sin- duda, y esta
monio de las últimas familias. Esta progresion es indispen-
era el poder de gobernar. Los patricios pues por su naci-
sable, pues que es una consecuencia de la sucesion de las
miento y su gran paternidad son esencialmente superio-
generaciones, y de la institucion del mismo Dios, reconocida

DEL ESTADO LLANO.
18 4
ORIGEN
sufrís que una docena de muchachos, á quie-
res á , los plebeyos; que es precisamente lo que nosotros
sostenemos. Dei ordinatione.
:::zeis
ill°1anicjais reyes, armados de unos pequeños bastones que
XI Mas si Dios, por medio del
»se llaman cetros, os gobiernen á su antojo, obedeced; mas
nacimiento y de la
»no nos importuneis mas con vuestras quejas. ¡Sois indig.
gran paternidad, ha distinguido los diferentes órdenes,
»nos de ser libres!" ¿Quién podrá sin estremecerse oir á
¿por qué el empello de distinguirlos solo por el mérito y
este furioso energúmeno llamar á los soberanos tiranos divi-
los talentos?... Dígasenos francamente si por algunas accio-
nes brillantes constituyó Dios á
nizados, á los sacerdotes un rebaño de impostores, y gritar
Ismaél gefe de un gran
al género humano »que por su parte no será dichoso hasta
pueblo: faciam illum in gentein magnam; si por tener sus
»que vea al último de los reyes ahorcado con la cuerda que
hijos algunas grandes cualidades, los hizo duques ó geles
»se haga de los intestinos del último de los clérigos?" ¡Qué
de las doce tribus: generabit duodecim duccs. ¿Fue por el
vergüenza no debe ser para nosotros haber tenido por con-
mérito y los talentos, ó por la generacion y el nacimiento
ciudadanos á unos monstruos semejantes ! ¿Pueden llegar
por lo que Dios distinguió las autoridades ? Aun cuando
á mas el frenesí y la locura?
un padre tuviese cien veces menos mérito que sus hijos,
XIV ¡Qué! porque Dios esté solo á la cabeza de todos
¿tendria por eso menos autoridad sobre ellos? Y aun «cuan-
los hombres, no le deberán estar sumisos! ¡porque un pa.
do los patricios de cada tribu tuviesen cien veces menos
dre esté solo á la cabeza de sus hijos, no tendrá autoridad
talentos que los plebeyos ¿dejarían por eso de ser superiores
sobre ellos! ¡ porque un soberano esté solo á la cabeza de
á ellos en virtud de la extraccion paternal? Dei ordinatione.
sus vasallos, lo deberán degollar! ¡porque el pueblo cuente
XII Que un padre en su casa, un señor en sus tierras,
sus individuos por millones, relativamente á sus legislado-
un soberano en su imperio, distribuyan despues los em-
res, en las democracias mismas, será menester que los de-
pleos que tengan que dar en razon de los talentos, nada
1
güellen á todos! ¿Quién no vé que todas estas reglas de es-
mas justo. Pero cualesquiera que sean los talentos de los
tinlacion son detestables, que valuar los hombres por el nú-
inferiores, al superior -toca hacer el discernimiento, aunque
mero, es poner á Dios debajo de sus criaturas, á los padres
para este discernimiento, y cuando se trata de mando, de-
debajo de sus hijos, á lós criados sobre sus amos, á los sol-
ba tener consideracion al nacimiento. Puesto que en todos
dados sobre sus oficiales , y á los oficiales sobre su general?
los órdenes suele colocar Dios hombres valientes , sabios y
¿Quién no vé que esto es trastornar el mundo, poner á los
distinguidos en todos ramos., es menester sin duda apro-
estados en la mas horrible confusion, puesto que no fue
vecharlos; pero para aprovecharlos, conviene dejarlos en
por el número ni por los talentos, sino por la autoridad
el orden que honran , sin traspasar la línea de separacion
del nacimiento, por lo que Dios ha querido distinguir los
puesta por el nacimiento y por la paternidad.
diferentes órdenes? Los derechos de autoridad y de pa-
XIII Ahora, si los tres órdenes son naturahnentedistin-
ternidad; lié aquí lo que no se conoció , y lo que ha per-
tos por la autoridad y por el nacimiento ¿qué diremos de los
dido á nuestro siglo.
que quisieran estimarlos solo por el número? ¿Quién podrá
XV Si no se tratase de otra cosa que de inspirar á los
leer sin indignarse esta fogosa declamacion del mas fogoso
grandes los sentimientos paternales que deben tener há-
de los declamadores? >,Pueblos de la tierra, si no echais
eia los pueblos, nosotros seríamos los primeros á gri-
»abajo todas las cabezas que sobresalen del nivel, yo os di-
tarles con Colbert y con Bacon, y mas alto aun que los en•
»ré: pues sois tan cobardes é insensatos que siendo vosotros
Tom. II.
AA

I 86
ORIGEN
DEL ESTADO LLANO.
1 87
ciclopedistas: honrad la agricultura, favoreced las artes,
orden es infinitamente mas numeroso que los dos prime-
proteged los trabajadores, cuidad de que no sean oprimidos,
ros, y es preciso que lo sea, pues que está encargado de to-
considerad que esta numerosa clase del pueblo es la verda.
das las menudencias; pero les es inferior en autoridad,
dera riqueza de un estado, la que mantiene á los otros dos
porque no se gobierna con el arado, sino con la autori-
órdenes, y la que os alimenta á vosotros mismos.
dad. Los dos primeros órdenes son infinitamente inferiores
XVI Mas por interesante que sea esta clase, no penseís
en número; y así debe ser, porque tienen que referir to-
que sea superior á vosotros: los que así os lo dicen son unos
dos los trabajos á la unidad; pero poseen un nombre, tie-
impostores. En un arbol natural es verdad que las pequeñas
nen un nacimiento, una autoridad, y poderes que valen
ramas son las que dan el fruto; pero mucho tiempo antes
mucho mas que el número y el talento de los pormenores.
que ellas lo habian dado las grandes. Las chicas parecen
Mientras que no se sepa lo que es la autoridad, su origen, su
ser las primeras á sufrir la furia de los uracanes, pero las
naturaleza, su definicion , se caminará entre tinieblas.
grandes son las que las sostienen, como el tronco las sos-
XVIII ¿Cuál deberá ser pues el número de nobles en
tiene á ellas. En el arbol social viene á ser lo mismo: á pri-
un estado? se preguntará. Este número es imposible fijarlo,
mera vista parece que el orden plebeyo es el mas útil , por-
porque es relativo á la poblacion. Cuantos mas soldados
que actualmente soporta los trabajos mas duros ; pero el de
hay en un ejército, tambien hay mas oficiales: cuantos mas
los patricios ha soportado los mismos mucho tiempo an-
padres haya en un pais, tambien debe haber mas nobles,
tes, y en ]a actualidad desempeña las funciones mas impor-
pues que los nobles son los padres primitivos de cada tri-
tantes del estado, gobernando á los plebeyos en virtud de sus
bu, y las primeras familias que provienen de ellos. El úl-
poderes paternales. He aquí la distincion que inspira ve.
timo se hace noble , haciéndose padre de otro pueblo. Is-
nerac'ton y respeto.
mael, que era hijo de un esclavo en la casa de Abraham,
XVII Cuando_ los dictadores romanos descendian á
se hizo el primero de los Ismaelitas luego que salió de ella;
ocuparse de los trabajos del campo, honraban sin duda la
y de este modo se hizo noble: despues de él, sus doce hijos
agricultura; pero cuando gobernaban el imperio, y conse-
lo fueron cada uno á su vez, dando sér á las doce tribus.
guian victorias, eran mas grandes ciertamente, pues salva-
Cuando esta nacion llegó á tener cien padres primitivos,
ban á la patria entera. Y lo que decimos de los dictadores
tuvo cien nobles, y en seguida, doscientos, trescientos, &c.
debe decirse de Luis XV cuando echaba mano á su arado,
Y estos trescientos, viniendo á ser padres , dieron trescien-
del emperador de la China, cuando se dignaba tambien
tas familias patricias, que despues se subdividieron en
trazar algunos surcos. Un soberano puede descender algunos
diferentes ramas.
momentos al medio de sus súbditos para inspirarles alien•
XIX El número pues de familias nobles de nacimien-
to ; mas para velar sobre ellos es menester que esté sobre
to, es necesariamente relativo á la poblacion. Así es de to-
su trono; y no se puede dudar que esta sea la mas impor-
da evidencia que proporcionalmente hay mas en un pue-
tante de sus funciones. Ciertamente que en un ejército los
blo que en una tribu , mas en un reino que en una pro-
soldados son bien útiles, pues que sin ellos no podria dar-
vincia, menos en un estado pequeño que en un grande, en
se un combate; pero el que dirige todos los movimientos,
un pais desierto que en un poblado. Lo que hay de cierto
y hace ganar la victoria ., es mas de apreciar que todos los
es, que en todo pais, mientras que hubo tierras que rotn-
soldados juntos, pues es el que los hace mover. El último
per, , á la mas antigua familia fue á quien se confió el go-
AA :

88
ORIGEN
DEL ESTADO LLANO.
7 8 9
bierno de las ciernas, porque á ella era á quien pertenecia
que tuvieron por derecho de sus padres una gran au-
natural mente el derecho de señorío y de paternidad por
grandes bienes y grandes posesiones antes que
toridad,
sucesion de sus padres. Si en el pais hay cuatrocientas tier•
los plebeyos hubiesen venido al mundo; que estos por el
ras señoriales, se puede concluir que en él hubo origina-
muchas veces superio
contrario aunque mas numerosos, y
-
riamente cuatrocientas familias nobles, que despues se
res en talento, fueron siempre inferiores á los patricios, y
subdividieron en muchas ramas; que todas las demas fue-
ejercieron las funciones mas humildes, porque habiendo
ron desde un principio familias comunes y plebeyas, na-
nacido los últimos, se vieron en todas partes obligados á
turalmente subordinadas á las primeras por solo el hecho
servir á los clernas, y á trabajar- bajo su autoridad para ob-
del nacimiento.
tener alguna parte de sus bienes: que en fin, por numero-
XX ¿Qué hicieron pues Theseo, R6inzilo, y todos los
so y meritorio que sea el estado llano no es menos el últi-
gefes primitivos de los pueblos en general, cuando qui-
mo órden. Es el Ultimo, porque habiendo nacido despues
sieron distribuir civilmente los empleos que dependian de
de los demas, supone antes de él esencialmente dos gran-
ellos 9 Despues de haber separado los patricios que se ha.
des autoridades, la de Dios, y la de sus padres primitivos:
liaban á la. cabeza de los pueblos que gobernaban, escogie-
es el último, porque habiendo nacido despncs de los otros
ron entre ellos los que juzgaron mas á propósito para las
dos, es esencialmente el último que ha engendrado, el úl-
primeras funciones del sacerdocio y del gobierno; despues,
timo que ha trabajado, y el último que ha podido mere-
habiendo distribuido los plebeyos en muchas clases, los
cer y adquirir bienes. Vida , subsistencia , instruccion,
encargaron de los trabajos mas duros , y de las humildes
edueacion, defensa, conservacion, todo lo debe á los dos pri-
funciones á que estaban naturalmente destinados:. ut agros
meros órdenes, por disposicion de Dios mismo: Dei or-
colerent perora alerent, qucestorias artes exercerent, di-
dinatione.
ce Dionisio de Halicarnaso. Sancionaron las distinciones
XXII Es menester pues convenir de grado é por fuer-
de la naturaleza ; pero no las crearon, pues existian ne-
za, que se ha estado engañando cruelmente á los pueblos
cesariamente de antemano.
sobre su origen. Nuestros filósofos han soplado en su espí-
XXI Un hecho incontestable , y sobre el cual se pue-
ritu el fuego de la - insurreccion bajo el odioso pretexto de
de contar desde ahora para siempre, es que en cada divi-
que su humillacion provenia de la tiranía y despotismo de
sion del género humano, por el hecho solo de la sucesion,
los grandes; y nada es mas falso, como acabamos de ver.
hubo esencialmente en todas partes padres é hijos; patri-
Esta subordinacion es la obra admirable de Dios mismo,
cios y plebeyos ; primogénitos y segundos; grandes y pe-
que ha querido que los últimos nacidos dependiesen de
quel'ias casas; familias que provenian inmediatamente de
sus padres, y permaneciesen sumisos á su autoridad, por
los gefes primitivos, y otras que empezaron mas abajo: que
mas talento que tuviesen. Mas como si lo primero no
en• todas partes los hijos fueron en mayor número que los
bastase, se ha querido aun echar la culpa á los grandes de
padres , los plebeyos mas que los patricios , los pueblos
la esclavitud de los pueblos; y esta inculpacion ha tenido
mas que sus gefes: que no obstante los patricios, aunque
las consecuencias mas terribles. Vamos á ver en el capítu-
menos numerosos, ejercieron en todas partes las primeras
lo siguiente si tiene algun fundamento mas que la primera.
funciones, porque siendo los primogénitos, fueron esen-
cialmente los mas antiguos, y los sefiores de los otros:

19e
DE LA ESCLAVITUD.
191
ORIGEN
do tenia á su vista, como un hecho manifiesto y reconoci-
S. 2.°
do, que nadie pensaba en contradecir, porque todos esta-
ban persuadidos de él. Apertum est.
Origen de la esclavitud.
III Ahora pues, es menester convenir que una aser-
1 M. de Montesquieu pretende que el sistema de Aris-
cion tan positiva, publicada sin contradicion, en siglos de
tóteles sobre el origen de la esclavitud no está apoyado de
esclavitud, en medio de una multitud de naciones, que
muy buenas razones. Empecemos examinando cómo pen-
tenian por esclavos filósofos y grandes escritores, intere-
saba sobre este punto Aristóteles, y luego veremos las ra-
sados en contradecirla, aunque no tuviese otras pruebas,
zones en que se funda.
no tendria por sí misma poca fuerza en la cuestion que
El sentir de este filósofo sobre esta grande cuestion, es
examinamos. Mas habiendo estab:ecido la opinion de Aris-
que desde el principio del mundo hubo nobles y reyes,
tóteles, veamos si las razones en que la funda son tan dé-
que hay hombres que nacen naturalmente para mandar,
biles como M. de Montesquieu pretende.
como otros para obedecer: natura plura qux imperent, et
IV $1 se recorren los seis primeros libros de la Políti-
quce parent; que la diferencia que se encuentra entre el
ca de aquel filósofo, se verá que este grande hombre ha
amo y el criado es una diferencia natural é indispensable:
comprendido perfectamente la causa que desde los pri-
natura aliter herus, aliter seryus ; que si hay hombres li-
meros tiempos introdujo por necesidad la esclavitud. Pa-
bres y hombres esclavos, no han sido los mismos hom-
ra ser amo de casa, dice que no solo es menester tener
bres, sino la naturaleza la que ha establecido estas distino
talento; añade que antes de todo es menester tener mu-
ciones: esse igítur natura, 'hos quidem liberas, hos vera ser®
chos hombres, animales, instrumentos y provisiones de
vos apertum est. (Aristóteles, Política).
toda especie: illi qui domum regit, debent esse instrumen-
II lié aquí por confesion de M. de Montesquieu la
ta. Instrumentorum autem, hwc sunt in anima, 12,ec au•
doctrina de este célebre filósofo sobre el fondo de la cues-
ten aninzata, mansueta animantia propter cibum, et
tion: afirma positivamente que en su origen
propter usan; ferro autem cibi, et aliorum adminiculo-
la esclavitud
no ha sido obra del despotismo, ni negocio de convencion,
rum causa. Ahora, en el principio, cuando no habia aun
ni en fin de institucion humana; que deriva de la natura-
mas que una habitacion en un pais, ¿quién podía tener
leza misma de las cosas: esse igitur natura hos quidem lí-
estas provisiones de toda especie? ¿Serían los últimos naci-
dos
beros, hos vera servos apertura est.
?
Y esta observacion tan
No, era el padre solo. Mientras que no hubo pro-
chocante para nuestros pretendidos maestros, tan contraria
visiones sobrantes, todos sus hijos y nietos estaban forzados
á la doctrina general de nuestros días, la hacía Aristóteles
á vivir en la misma casa; y era preciso que así fuese, por-
en el tiempo de la esclavitud, sin contradiccion alguna, y
que no habiendo aún mas que una sola habitacion, no se
al frente de todos los filósofos de la antigüedad, que conta-
les podía establecer en otra. De aquí concluía Aristóteles,
que en los primeros tiempos
ban esclavos entre ellos mismos; á vista de toda la Grecia
la esclavitud fue la condi-
que pensaba como él; en medio de una innumerable mul-
cion necesaria de los áltimos nacidos, y por consiguiente,
diga lo que quiera
titud de naciones antiguas, que lo mismo que los griegos
M. de Montesquieu, el estado-datural
de los pueblos;
tenían esclavos ilustrados é interesados en contradecirla:
Dei ordinationc. Contra esta consecuencia,
la presentaba como un hecho indubitable que todo el mun-
no basta gritar, son menester pruebas.

yz
ORIGEN
DELA •ESCLAVITUD.
-193
Pero ¿cómo ha podido desechar seriamente seme.
jante origen
fondos inmensos para poner una nueva casa; porque el,
M. Montesquieu ., que establece aun mas for-
padre no los tenia, y porque las habitaciones no se multi•
malmente que Aristóteles el hecho sobre que estriva la ne-
plicaban tan pronto como los hombres. Pero si en aquellos
cesidad indispensable de la resclavitud ? Ábrase el Espíritu
primeros tiempos era tan dificil formar nuevos .estableci,
de las leyes lib. 3o, y allí se enconzrará consignado del
mientos, aun entre las familias pastoriles, á quienes .sofian
modo mas solemne este hecho histórico é indubitable:
bastar algunas tiendas portátiles, ¿cuánta mas dificultad no
que en los primeros tiempos los hijos permanecian en la
encontrarian los pueblos cultivadores, cuyo establecimien-
casa de su padre, y en ella se establecían. ¿Y por qué se
to debia ser infinitamente mas dispendioso? Y si .un padre
establecian en ella?... Si queremos saber la razon, Mon-
se hallaba imposibilitado de establecer , fuera á! sus propios.
tesquieu nos la vá á dar; porque en los primeros tiempos,
hijos ¿cómo podría emancipar los
. últimos nacidos, y á.
estando aun toda la tierra por romper, el gran trabajo de
los descendientes de las generaciones inferiores? La.sola.ra,
esta rotura exigia muchos esclavos. Luego en estos prime-
zon nos muestra esta imposibilidad: luegcdos últimos na'
ros tiempos huyo por necesidad muchos esclavos, muchos
cidos no pudieron vivir aparte, ni trabajar! por .Sujcuent4
hijos que era imposible emancipar., á causa del enorme
luego, como Aristóteles dice muy. Ibilen,, ,en los primeros
gasto que el trabajo de las tierras exigia; muchos que per-
tiempos la esclavitud fue necesariamente destaclo-,natural
manecian en la esclavitud á su pesar, puesto que la escla-
de los. pueblos : esse .igitur naturadiosquidem, libera?, hos
vitud no acababa sino con la .emancipacion. Luego, segun
Montesquieu
yero servos,apertunz est., Refie.xion pués y moderaeistrt436,
mismo, la esclavitud fue el estado necesario
dimos otra vez.

_
de los pueblos en los primeros tiempos por disposicion de
VII • Generalmente se diseurre;: vebre 1 .0s•liempos panxil
Dios mismo. Dei ordinatione.
tivos, segun las ideas que se tien¿n tW-ri .u6stro. • estada,-~
VI Pero aunque Aristóteles no lo hubiera dicho., aun.
sente: mas para discurrir -bien :clehériarnos .)ponernos siernZ
que de Montesquieu no hubiera convenido en ello; y
pre en las eireunstaneiak !No se puede decir ' lo mismo de.
aunque todos los revolucionarios de nuestros Bias se obs-
una tierra inculta que.. .de un pais cultivadd; , ini de. un psis
tinen en negarlo; la razon sola basta para confirmar un
cubierto de..habitacióties lo mismo: ue dei otro, erL'que.;,no
hecho consignado tan solemnemente en todas las historias.
se encuentre..Una...H-0y que todo está poblado es:TaCii~
Nadie ignora que en los primeros tiempos, los hijos de fa-
padre emanciparkeadaruno de strs . -hi¡os. ..110s veirnéaños,1
milia permanecian muchos años en la casa de sus padres
poniéndolos en estado . tk-viv ir: trabajando' tltruna.eavaíxtrli
antes de poder establecerse: que Moises, á pesar de sus ta-
tictilar; pero esto al principiwera imposible. PongámOntis
lentos, guardó largo tiempo los rebaños en casa de su sue-
en el caso de un primerr-milpante que 'llega á un pais eual-
gro Jethró; que Tacob, á pesar de estar casado, permane-
quiera en medio de un vasto desiert0....A•un cua ndó
ció largo tiempo al servicio de su suegro Laban; que los
diese para,: eyud.arle„10, que no .sierntir&puede teuelcona.
doce hijos de facob , hombres, mugeres, hijos y nietos,
numerosa posteridad, granos, animales, obreros yav forma-
permanecieron largo tiempo al servicio de su padre antes de
dos ,.y todas las cosas de primera .)necesidad, no sería-Me-
poder establecerse en otra parte. ¿Y por qué no podian es-
nos cierto que á su llegada al paisnb'encontraria..-rii-casas
tablecerse? Porque entonces, no habiendo aun habitacio-
ni cabañas, ni manufacturas; ri establos, ni rediles, n1
nes, ni suficiente terreno roto y cultivado, se necesitaban
graneros, ni molinos, ni lagares, ni armas, ni municiones?
Tom.
BE

1 94
ORIGEN
DE LA ' Esuu" v
7-
ni fosos, ni empalizadas, ni fraguas, ni en fin arados. Aho-
sa, despues de haber asignado á uno de los segundos un
ra para formar una primera habitacion, ya es indispen-
terreno suficiente, le suministró hombres, animales é ins-
sable todo esto, y otras mil cosas que es imposible indivi-
trumentos para ponerle en estado de cultivarlo á su;
dualizar, y-que exigen un siglo de trabajos.
¿y de dónde tomó estos hombres?.... De entre los últimos
VIII Si fuesen en .número de cincuenta, por ejemplo,
nacidos, que hallándose en la imposibilidad de establecerse
¿se :creerá que harán ..todas estas obras para cada uno de
por sí mismos, se tendrian por muy . dichosos en ir á traba-
por sí? No ciertamente: es claro que las-emprenderían en
jar á las órdenes de su nuevo señor, y .en formar una nue-
aYinun.-Despues de haber levantado algunas tiendas para
va habitacion donde encontrasen todo lo que les era abso-
ponerse: á cubierto', :todos empezarían á trabajar á las órele-
lutamente necesario para vivir.
nes . clel--padrc comun, ó de su sucesor. Mientras los unos
X Lo que hemos dicho del primer gefe se debe aplicar
cortaban. árboles, otros abrirían zanjas, ó construirían pare-
igualmente al segundo; y todo lo relativo á la segunda habi •
des, otroá:tomarian el azadon y el arado, y otros irían á
tacion se repetirá necesariamente en la tercera: porque es
cuidar. de los-rebafios:-El gefe, en virtud de la autoridad
evidente que no se podria emprender la fundacion do:una
universal de que se hallaba investido, presidiría á todo y
nueva, hasta que la precedente estuviese concluida yzhabi-
1'w -suministraría toda:- pero entre tanto todo estaría por ha•
litada de todos los enseres comunes, lo que exigia para .ca-
cori antes que ésta -primera habitacion estuviese conclui-
da una un tiempo dilatado. Como las familias mas antiT
da iseTasaría . un siglo:; y durante este tiempo,. -todos, hom-•
guas eran las que habian trabajado las primeras, eran 14.1n.
bres, mugeres, hijos y nietos, nobles y plebeyos;...primn-
bien las que primero se .establecian , segun el orden de su
gémacill y.menores,,se 'verían precisados á .trabajar en lá :ea-
antigüedad, y á medida que se iban teniendo fondoSzpara
sa,-teomun. Si yo fuese :el. gefe de .esta numerosa poste=.
ello. Desde los antiguos de la primera generacion se pasó á
:cómo se pretendería que me pusiese á construir
los de la segunda, despues á los de la tercera, y así sucesi-
easasparticulareS; hasta, que los establecimientos .comunes,
vamente hasta que el pais se llenó de grandes habitacio-
eártriesen concluidos? Y si fuese uno;de •los hijos.¿ podría:
nes, que se llamaron señoríos: y esta fue realmente la : mo-
retirarnaeá,una casa particular no habiéndola? He aquí-pues la.
dida de la nobleza. Cuanto mas vasto fue el pais, mas se-
impásiliilidad absoluta-por :una parte de establecer,,. y: por
ñoríos comprendió; y cuantos menos señoríos hubo.,1-mbo
otritdeser:estabiéciciO:én :particular,' puesto que-.los traba-
tambien menos nobles, observando que la nobleza venía
josokrtegloslsont :necesarios ..a: la -orninuaeion de los estable-
siempre, no de la tierra, sino de la antigüedad del naci-
Cifti¿Otatg.,9: - ! ~unes
pop-, coOlig Lúe n te. , imposibilidad
miento; pues hasta que ya no hubo mas tierras que rom-
abselto* Ile:evItal-lit esplavitud ,:en-los- primeros tienipos:'
per, eran siempre los primeramente nacidos los que se
es:soigirur naturigigttosdam, hos quidem liberos, hos yero
ponian á la cabeza de las nuevas habitaciones, unos des-
sernos, apertura est. ¿Qué:se puede responder á semejantes
pues de otros á su vez.
razones?
•'1..
XI Pero si mientras se establecia un solo señor perma-
- IX .:, Es cierto que e,n;icada:.pais, luego:que la primera
necian con él doscientas familias subalternas que era impo-
habitacion estuvo concluida,i y Tic -hubo fondos sobrantes;:
sible emancipar, y que se multiplicaban de mas en mas;
Se penáó,en formar otra. En conseenencia.el:padre comun,
si, como lo hemos visto en la cuestion preliminar, entre
4 su.bije.:mayox
á su muerte . habria dejado su ca-
los ismaelitas las tres primeras generaciones solas daban ya
BB

196
ORIGEN
DE LA Vbu,utL
-
trescientas familias patricias que era preciso establecer suce-
trabajadores, no puede haber esclavos entre ellos; y se en.
sivamente antes de llegar á la cuarta, por pequeño que fue-
gefes sean mas déspotas, los
gafian. No hay pais donde los
se el pais, se puede juzgar desde luego cuantos siglos debie-
ancianos mas soberbios, los padres mas exigentes, cl bajo
ron pasar antes que las familias plebeyas pudiesen tener su
pueblo mas sujeto, ni las mugeres mas miserables. Estas es-
vez: y si fue imposible edificar casas particulares antes que
tan condenadas á unos trabajos tan duros, que matan zun-
las habitaciones comunes fuesen totalmente provistas de to.
chas:veces á sus hijas al momento de nacer para substraerlas
do lo necesario para subsistir, tambien es fácil imaginar
á su suerte.
que solo despues de muchos siglos pudo salir un pueblo to-
XIV Los progresos de la agricultura , de la religion,
talmente de la esclavitud. Esse igitur natura quosdam,
de las ciencias y de las artes, de las habitaciones y de las
hos-quidem liberos, hos yero sernos apertura est. Rogamos
ciudades es lo que constituye la civilizacion de un pais.
pues á los hombres sensatos que vean si la historia y este
Así en todos aquellos adonde arribaron colonias ya forma-
progreso de la naturaleza no estan de acuerdo.
das como en Egipto, en Asiria y en Cartago, la civilizacion
XII Si la esclavitud duró tanto en los pueblos cultiva-
fue mas pronta, y la esclavitud duró 'ríenos ; porque lle-
dores, mucho mas debió durar en todos los pueblos salva-
vaban consigo todas las cosas de primera necesidad. Pero
-ges.• Mas tiempo necesitaba un habitante de la América pa-
en los lemas, donde solo aportaron algunos individuos, co-
ta construir una miserable choza con su hacha de piedra,
mo en la Grecia, en la Germania y en la Italia, la civi-
qué no los primeros egipcios para levantar sus ciudades.
lizacion fue por necesidad mas lenta. En América lo debió
lAsí (segun AL Robertson) cuando se descubrió el Nuevo-
ser aun mucho mas , porque los primeros habitantes llega-
mundo se encontraron algunas veces grandes cabafias, en las
ron á ellas sin granos , sin animales, sin instrumentos de
'que veinte familias se calentaban á un mismo fuego, bajo
cultivo, como lo hemos visto hablando de la vida salvage.
taa solo gefe. »Yo he observado (dice 111. Cook en su quin-
Así este pais estaba muy poco poblado cuando se descubrió,
to viage, tom. pag. 18 9 ,) que entre los zelandios la
y aun no lo está mucho en nuestros dias. Al. Robertson lo
misma tribu se reunia para construir en comun sus caba-
atribuye á la falta de instrumentos , á la licencia de cos-
fias; y á pesar de esto ¿qué cabafias eran ellas? La mejor
tumbres de los indios, á los frecuentes abortos, á la muer-
que he visto (continúa este célebre viajero) no tenia mas
te que suelen dar á sus hijos, y aun á sus padres ancianos,
de treinta pies de largo sobre quince de ancho y seis de
á su voracidad cuando tienen provisiones, á su espantosa
alto, 'en forma de nuestras granjas del campo. Las otras
escasez cuando lo han devorado todo, á su desnudez, á las
-eran una mitad menores: apenas tenian cuatro pies de alto
pleuresias, paralisis y otras innumerables enfermedades pro-
para ponerse al abrigo de la lluvia y de los vientos. Vivian
cedentes ya de sus excesos, ya de sus necesidades; á su
en ellas en -comunidad, y soban rodear el mismo hogar en
ociosidad, á su desarreglo en todo, á sus guerras, á sus
número de cuarenta ó cincuenta... Algunas veces (prosigue)
venganzas y animosidades perpetuas , en las cuales se ma-
las familias se encuentran separadas, pero en este caso sus
tan, degüellan y destruyen unos á otros.
malas chozas estar) contiguas, y forman pequeñas aldeas ro-
XV Al. Cook, despues de haber dicho que los zelan-
deadas de empalizadas y de fosos de poca altura; poco mas ó
dios son súcios , asquerosos, ladrones y vengativos , añade
Menos como las habitaciones de los :negros en nuestras islas."
que muchas veces le convidaban á matar á sus propios con.
c
XIII Algunos creen que porqiie los salvages son poco
iudadanos , y que si les hubiera ciado gusto no hubiera

•198ORIGEN
DE LA ESCLAVITUD.
199
quedado una sola cabafia en sus aliares. Ahora qué in-
dios; y la rotura de cada pais fue evidentemente una gran
mensa distancia no hay de este estado al de una perfecta
empresa. Un vasto desierto no se cubre de mieses, de lu-
ci vilizacion! Como los salvages no cultivan , necesitan lo-
gares y ciudades con declamaciones, hipótesis ni sistemas.
cos instrumentos , mas por lo mismo que no cultivan son
Si actualmente cuesta aun tanto á una nacion ya formada
tambien miserables ; y por lo mismo que la América no
poner en pie una colonia, considérese cuánto no debe
tenia animales apropósito, estuvo sin cultura hasta que fue
haber costado á nuestros padres poner la tierra en el estado
descubierta.
en que hoy se halla. Y si aun con los bienes inmensos, au-
XVI Entre los salvages, como entre los pueblos civili-
mentados por las sucesiones multiplicadas de nuestros an-
zados, el proceder de la naturaleza es siempre el mismo.
tepasados en las mas antiguas familias, es menester tanto
Allí el pueblo depende de sus ancianos, como aquí de sus
tiempo para establecer una habitacion ¿qué pudieron hacer
señores. La -única diferencia consiste en que aquellos tar-
los primeros habitantes de un pais cualquiera que nada
dan mas en llegar á una perfecta civilizacion, porque par-
habian heredado de sus padres? Sin recelo de exageracion,
tiendo de mas lejos, y careciendo de todo, sus progresos
bien se puede afirmar que en cada habitacion señorial,
son mas lentos; necesitan siglos para llegar á poder satis-
cuando se llegaba á establecer un nuevo señor, quedaban
facer las necesidades mas comunes. Como su miseria es ma-
aun quinientos ó seiscientos individuos precisados á espe-
yor, tambien su esclavitud es mas dura: permanecen mas
rar su vez ; y esto por disposicion del mismo Dios. Dei
tiempo que los pueblos civilizados en una dependencia to-
ordinatione.
tal de sus señores. Esse igitur natura quosdam , hos qui.
XVIII Y no se crea que este gran número de esclavos
denz liberos , hos vero sernos, apertum est. No hay que
paciese tener peligro alguno en aquellos primeros tiempos.
enojarse, pues la cólera no es razon.
Además de estar subordinados . los unos á. los otros por el
XVII Hoy dia en nuestras fértiles regiones en que to-
Orden solo del nacimiento, y todos interesados en concluir
do está cultivado, edificado y poblado, cuando se oye ha•
la primera habitacion , cada uno de ellos sabía que una
blar de esclavitud , se grita contra la tiranía; se pregunta
libertad anticipada,. lejos de serle útil, hubiera sido para él
con indignacion si los pueblos han sido criados para ser
el mas miserable de todos. los estados. Supongamos que tino
esclavos. Y nosotros preguntamos á todo espíritu reflexivo,
de nuestros modernos entusiastas, arrojado por la tempes-
¿cómo pudieron dejar de serlo en los primeros tiempos?.....
tad á un pais desierto, ocupado nuevamente, se presentase
Los que nacieron primero, despues de haber recogido la
ostigado del hambre á la puerta de la única habitacion
sucesion de sus padres, pudieron tener fondos suyos. Pero
que todavía existe en él, y que introducido entre los qui-
el que nació el último en una familia subalterna, llegó al
nientos habitantes. que la ocupan , despues de haber comi-
mundo como Robinson á su isla, ó aun mil veces mas po-
do bien, tuviese la ocurrencia de dirigirles esta declama-
bre que él : durante su crianza no tuvo para vivir sino lo
eion : »¡insensatos! siendo vosotros quinientos contra uno
que le adelantaban sus predecesores. Llegado á edad de
solo ¿por qué -os habeis dejado esclavizar? ¿No sabeis que
trabajar, se vió forzado á continuar los establecimientos de
los primeros hombres nacieron independientes? Quemad,
sus padres, y toda la comunidad tenia derecho de obli-
quemad esta habitacion comun, romped vuestras cadenas,
garle. Donde quiera que grandes empresas se acometen por
y recobrad vuestros , derechos naturales! &c. &c." ¿Cómo se-
la primera vez , es menester una gran reunion de me-
ría recibida semejante declamacion ?.. ¿Qué nos habíais

203.
W o0 ,
DE LA. ESCLAVITUD.
ORIGEN
temía que se multiplicasen sus hijos, porque cuanto
los primeros hombres? le responderian : nosotros somos los
Tío
primeros aquí, pues no hemos encontrado otros. Nos decís
mas aumentaba la poblacion, mas brazos tenía á sus órde-

tenía masa ni
adelan-
que quememos esta habitacion coman que contiene pues-
nes; y cuantos mas brazos á sus órdenes ten

males
tra cosecha , nuestros muebles , nuestros animales , y el
taba sus trabajos, Mayores eran sus cosechas, mas
fruto de nuestros trabajos de mas de cien años : y cuando
criaba, mas se poblaba la habitacion COMUll , y mas se pro-
hayamos quemado todo esto ¿qué será de nosotros? Vivireis
veía de obreros y artesano s ele toda especie. Luego que la
con raices, correreis los bosques , sereis libres y dichosos.—
primera habitacion se completaba se pasaba á establecer
Mas si esa vida es tan buena, le replicarian , ¿por qué ha-
una segunda, luego una tercera e y así sucesivamente , has.
beis venido vos á pedirnos de comer? Y al decir estas pa-
ta que todo el pais se poblaba. ¿Y quiénes eran los gefes
labras, echarian con indignaeion al predicador extravagan-
de estas nuevas poblaciones? Eran siempre los mayores en
n-
te, enviándole á vivir entre los osos.
el orden del nacimiento , ó su mas inmediato representa
XIX En el estado primitivo, lejos de desear una pre-
te que se llamaba el anciano 6 el señor.
matura libertad; los esclavos la hubieran mirado como el
XXI Cuando en un pais hubo un cierto número de
mas terrible de todos los castigos de parte de su señor. En
poblaciones , el que no tenia bastante gente compraba del
obr
la casa coman lo tenian todo; fuera de ella nada tenian,. 01.
que tenia de mas. El que habla formado buenos renos los
ni aun los instrumentos necesarios para trabajar y ganar su
vendia al que tenia necesidad de ellos, y podia ve
vida. El Autor de la naturaleza, al poner los primeros hom-
porque los habia formado á sus expensas. De aquí vino el
bres en la necesidad de mantenerse unidos, no tuvo -por
tráfico muy natural y muy legítimo de los esclavos, con tal
fin su infelicidad; al contrario, si desde el principio hubie-
que en él se observen las leyes de la equidad. Y lo que hay'
ran tenido la libertad de diseminarse, nunca el
de cierto es, que al tiempo de la primera ocupacion de ca-
padre hu-
primeros trabajos, fue
biera querido trabajar para sus hijos , ni los hijos para el
da pais , vista la dificultad de los
padre ; ni la primera generacion para la segunda, ni la se-
necesario de toda necesidad que pasasen muchos siglos pa-
gunda para la tercera, de miedo de no poder continuar sus
ra acabar de establecer los individuos de la primera gene-
obras. Con esta perpetua disipacion de medios, jamas la
racion, muchos para los de la segunda, muchos para los de
tierra hubiera sido desmontada , ni la primera poblacion
la tercera. Mientras se trataba de las primeras generaciones,
era imposible ocuparse de las últimas. Fue preciso pues que
fundada : jamas se hubiera querido emprender nada, en la
perpetua incertidumbre de no poder concluir.
las familias plebeyas aguardasen tambien largo tiempo pa-
ra establecerse á su vez; y hasta que hubo posibilidad de
XX Pero poniendo á todos en la necesidad indispensa-
darlas la libertad, fue preciso que permaneciesen en la es-
ble de permanecer bajo de un gefe coman, de concurrir á
abrir el mismo foso, á romper el mismo terreno, á servirse
clavitud. Esse igitur quosdam, hos quidetn ¿iberos, ¿ros
de los mismos animales, á construir la misma prensa, esta-
yero servos, naturce apertum ese. No hemos compuesto una
novela: refútesenos, y se nos encontrará siempre dispues-
blecer el mismo molino, y concluir la misma habitacion'
tos á retractarnos.
antes de emprender con otra; esta comunidad de necesida-
XXII No fue pues, porque los americanos .fumasen,
des, que reunia todos los trabajos, reunia tambien todos
los productos. Desde entonces los hijos no recelaban multi-
ni iT)ooraqsu. eHl.os negros sean negros de los pies á la cabeza,
por lo que se les ha reducido á esclavitud. Esta ligereza en
plicar, porque.todos los medios daban para todo: el padre
cc

102
ORIGEN
DE LA. ESCLAVITUD.
2o3
tratar lo que hay de mas sério en el origen de los derechos
nuevos desde la primera habitacion que se estableció en
del hombre, es indigna de un escritor, que como M. de
fue preciso de toda necesidad, .que los
cada país,
Montesquieu pretende descubrir el verdadero espíritu de
linos de la cuarta generacion aguardasen á que los de las
las leyes. Jamas la esclavitud ha empezado ni por el des-
tres primeras fuesen establecidos; y para esto era indispen<
potismo, ni por la tiranía, ni por las divisiones, ni por los
sable que pasase mucho tiempo. lié aquí en realidad la
contratos, ni por la guerra, ni por las conquistas, ni por
marcha de la naturaleza. No fue esta ciertamente una edad
los prisioneros , ni por los cautivos. Todos estos orígenes,
de oro, en la que tos hombres sin amos y sin superiores vi-
adoptados sin reflexiou p 9r autores á pesar de. esto aprecia-
vieron en una perfecta independencia; pero fue sin clispu.
bles, no podrian sostener una austera mirada de la sana ra-
ta el estado primitivo de los pueblos. Si, lo que ncl'elpo-
zon. El estado espantoso en que la tierra se hallaba en
sible, nuestros pretendidos regeneradores nos volviesen á
los primeros tiempos, el grande trabajo que exigian los
este estado , el gran servicio qué habrian hecho á la hu-
primeros establecimientos , la necesidad indispensable de
Inanidad sería volverla á la esclavitud, comprendiéndonos
ocuparse todos en la primera habitacion, hasta que se pu-
en ella á todos. Porque en los primeros tiempos no fue esta
diese poner mano á otra, hé aquí, segun M. de Montes-
una plaga propia solo de alguna's'regiones,'sino generará
quieu mismo, el verdadero origen de la servidumbre ; y si
todos los pueblos otra prueba de qué en 'ninguna parte
este es el verdadero , todos los tiernas son falsos,
ha pendido de la' voluntadde los hombres. Resumamos
XXIII La razon alegada por este escritor en otra parte,
lo que hemos dicho hasta aquí, y reflexionemos.
que la naturaleza , dando la leche á las madres, ha pro-
XXVI Muros, fosos , una caía para el padre` y'para
' visto de subsistencia á los hijos , es una razon miserable.
los hijos , cabañas para los posteriormente 'fiacidos, esta-
No es menester reflexionar mucho tiempo para ver que la
blos, corrales, graneros, estanques, fraguas, molinos, pren-
leche de la madre viene riel sustento que ella toma; y que
sas, muebles, ararlos; armas para defenderse, y otras raleo-
en los tiempos primitivos cada madre debia su alimento á
sas .de primera necesidad; hé aquí Ciertamente lo que nti•
toda Ja comunidad durante el resto de su vida.
cesita una familia desde la p'rimerábabitacion, y de lo que
XXIV La otra razon que añade, sobre la facultad que
nada hay hecho todavía cuando se llega á un pais nuevo. Si
tienen los hijos de hacerse bien pronto útiles, no está me-
sor tinett6ritálódWiduos los que llegan, ¿emprenderán ha.;
jor fundada. No se trata aquí de saber á qué edad los hijos
cer á:titajtieffiptireincuenta habitaciones? No por cierta.,170«.
pueden trabajar, sino si pueden trabajar para sí antes que
da la familia el ípenará por hacer primero una, trabajan-
la habitacion comun esté concluida y sus padres estable-
do á las órdena`del gefe hasta . que esté concluida. Entre
cidos. Mientras que el trabajo de los hijos es debido á la
'tanto,. hombres, Inugeres, hijos y nietos, patricios *'ple-
comunidad , no tienen facultad para trabajar en otra parte.
beyos, 'todos viven en comun sin queso posible eman-
XXV En cuanto á los prisioneros de guerra, á los deu-
cipar uno solo. lié aquí el primer hecho segun todas las
dores, malhechores y pueblos vencidos, bien sabemos
historias.
que en otros tiempos eran reducidos á la esclavitud ; pero
Es verdad que concluida la primera habitacion se em
si ellos eran ya esclavos, no se puede tachar de injusto el
prende la segunda, en la que se establece la segunda fami-
proceder del vencedor. Antes que hubiese guerras, conquis-
lia con su gefe. Pero mientras se establece esta segunda,
tas, comercio de negros, y descubrimientos de pueblos
hay trescientas precisadas á aguardar su vez; así mientras
CC ;

2e4
ORIGEN.;DE LA. ESCLAVITUD.
.1
UNIVERSALIDAD DE LA ESCLAVITUD. 2o5
el gefe de una habitacion es libre, todos los nacidos poste-
riormente á él son esclavos. ¡Cuántos siglos no deberán pa.
3.0
sar hasta que todo.el pais esté cubierto de habitaciones co-
munes!..,. Y cuando por todas partes haya ya habitaciones
Universalidad de la esclavitud.
Comunes, ¡cuántos mas no deben pasar para construir bas-
tantes : easas particulares, para poder ciar la libertad á los úl-
I La universalidad de la esclavitud es un hecho tan
thnol_ncidos,,y dispensarlos de los trabajos comunes!....
generalmenteleeonocido, que no puede dar lugar á una
gran trgbajo, que exigen las tierras , y la lentitud
disension seria. Véase qué apóstrofe hace un escritor de
indispensable, de .. los _primeros establecimientos; hé aquí
nuestros dias á los que :con tanta afectacion preconizan la
(corno . dice muy„bien N. de Montesquieu) la verdadera
libertad de los antiguos pueblos. »¿Qué eran. en la ami-
rus:silnue ocasionó; la servidumbre, y por ]a cual los hi-
»gliedad: (les dice) esas ciudades, esas sociédades, esas fa-
jos se,,yieron obligados á establecerse ó casarse en casa de
»milias ? Una inconcebible mezcla de tiranos comprado-
sus,rnismos padres :en los tiempos primitivos. Pero si los
»res, y de miserables vendidos. Los filósofos mismos eran
hijos permanecian en Basa de sus padres, ¿cómo se conci.
»esclavos, y: 'creían la esclavitud legítima. Este cielito era
be:; que.vagasen, por los bosques? O si vagaban por. los hos.
»comun al griego ,. al romano, al egipcio, al árabe, al per-
que1,4cómo pothan.peffinaneeer en . casa de sus padres?..,.
sa, al indio,.al chino, al germano, al sármata, y á todas
Si eran libres, ¿ cómo•podian ser siervos? ó si eran siervos,
»las naciones. En ninguna parte semejante cielito inquieta-
¿cómo podian ser. libres?-: Si trabajaban en connin, ¿cómo
»ha: las conciencias. En ninguna parte la. ley ni la filosofía
podian..trahajar.-,cada ; unopara 10 Q. si trabajaba cada uno
»prohibian al : hombre:vender al hombre." ¿Por qué pues
para sí,,,,¿ie&no podianArabajap .en comun? Si era imposible
este:hecho parece tan :repugnante ,en. nuestros dias?
en tonees,.ernancipar,:ni aunlos hijos de la , ¿cómo
II Pero,este estado. no solo„fue cornun .entre los and?
se pocha d:ar la libertad, 4 los posteriormente nacidos ? Y -si,
guos; lo es aun hoy entre muchos. pueblos modernos, que
la lentitud de los primeros establceimientos-fue la causa.de
nos son perfectamente conocidos. En Polonia, en Rusia, en
la esclavitud, ¿por que, se atribuye-al despotismo, á Ja ti-
la-Tartarial en toda él j.frica hay aun una multitud de es-
ranía : de los grandes, á las guerras,:á las conquistas , &c. ?
.0.1aVos que.de ningun .inodo son prisioneros de guerra. Son
Qué conjunto de sofismas, falsedades , errores y contradi.
anuehas veces los mismos padres los que venden á sus hijos,
dones! -¿ y cómo hemos podido adoptar absurdos semejan-
JosSefiores á.stis,vasallos, los soberanos á sus súbditos. En
tes.? .... ¿Cómo no hemos visto que los hijos últimamente
.las. Indias, en América hay esclavos todavía. En Otaiti y
nacidos debieron ser necesariamente esclavos en los prime,
domas islas del mar del .Sur nos dice M. Cook haber en-
ros tiempos, y que debieron serlo en todos los paises?
contrado gobiernos semejantes. al primer estado de todas
las naciones de Europa bajo el regimen feudal. Lo mismo
ha observado en todos los pueblos recientemente deseu-
biertos;. y todo el mundo sabe que en el régimen feudal
Labia esclavos.
Mas no es esto solo: en los pueblos actuales, aun
aquellos que han llegado á una perfecta libertad conservan

T5NTVERSALIDAD
DE LA ESCLAVITUD.
todavía señales de su antigua esclavitud. ¿De dónde p rovie-
nen (pregunta
se verá á
111. Argou,
bros del Espíritu de las leyes hasta los últimos, y
au Droit francais) tan-
este escritor declarar expresamente como Conclorce t »que
tos derechos contrarios á la libertad pública que las cos-
tumbres recuerdan, y de los cuales muchos subsisten toda.
»el feudalismo no cuenta su fecha solo desde la invasion
»de los pueblos del norte en el imperio romano; que exis-
vía? ¿De dónde vienen los derechos de peage, de travesía,
de rodage, de barrera, de pasto, de
»tia mucho tiempo antes en los mismos pueblos bárbaros;
aloja miento, de sub-
»que los derechos feudales suben mas arriba de lo que
ministro, de vela, de guardia, y los privilegios exclusivos
»se piensa; que las jurisdicciones de los señores no vienen
de prensas, hornos, molinos, &c.? Todas estas cargas (añade
4.
»de usurpacion, sino que se derivan del primer estableci•
este escritor) recuerdan la esclavitud de aquellos á quienes
»miento. Sostiene contra el abad Dubos, que no solamente
se imponian. Otras muchas recuerdan las servidumbres de
»había nobles entre los francos, sino siervos tambien; y
que los señores han libertado á sus vasallos, como censos,
raque la esclavitud ha sido de toda antigüedad en todos
pensiones ó rentas, ya en especie, ya en dinero ó en ga-
velas y otros servicios extr
»los pueblos."
avagantes, que ni aun nombre
VI ¿Mas qué necesidad tenemos de tantas citas, cuan-
tenian, y que no podian venir sino del capricho de un se‘ .
ñor. Consúltense todos los historiadores, geógrafos, vine-
do la Enciclopedia, que (por decirlo así) es el repertorio de
ros, publicistas y j u r
todos nuestros escritos revolucionarios, se halla llena desde
isconsultos; regístrense todos los mo-
n
el principio al fin de una diatriba sostenida contra la uni-
umentos; (Sígase á todos los pueblos de cualquiera regior i
versalidad de la esclavitud? »No se puede echar la vista
que sean, asiáticos, africanos, americanos, europeos, barba.
ros ó civilizados, cazadores ó
»sobre la historia sagrada (dice la edicion de París) sin en-
cul tivadores, todos gritan en
»contrar los vestigios de la esclavitud. La historia profana,
alta voz- que su estado primitivo fue un estado de esclavi-
tud,
tila de los griegos; de los romanos y de todos los pueblos
y que entre todos ellos no hay uno que no haya ar-
»que pasan por mas cultos, son otros tantos monumentos
rastrado cadenas largo tiempo.
»de esta antigua injusticia, ejercida con mas ó menos vio-
IV Entre los mismos escritores que con tanta Viólela..
cia declaman contra esta
»lencia por toda la superficie de la tierra, segun los tiena.
un iversalidad, y que en su furor
»pos, los lugares y las naciones."
la caracterizan de exceso, de barbarie, de vergüenza de la
VII La universalidad de la esclavitud es pues un
humanidad, y de oprobio de los pueblos, no hay tino soló
hecho indubitable, atestiguado por todos los monumentos,
que la niegue; al contrario: ››Por masque he recorrido{nos
»dice
y generalmente reconocido por nuestros propios declama-
Condorcet en su Ensayo sobre los pretendidosp
egresos del
dores. Pero no es un hecho tan facil de conciliar, como se
entendimiento humano) no he encontrado mas
piensa, con nuestras nuevas opiniones: porque si persisti•
»que sacerdotes y noWes, mas que d istinciones, y abusos
mos en sostener que el estado primitivo de todos los pue-
»por todas partes. El •feudalismo (añade) no- há"-sido parti•
blos fue un estado de independencia no podrá menos de
»colar á nuestros -climas; se ha encontrado en todo el glo-
»bo á iguales
preguntársenos ¿cómo luego han podido venir todos al es-
épocas deivilizacion: en todas partes 'la pro.
lado de servidumbre? ¿Sería voluntariamente y en virtud
»piedad ó el usufructo ha sido dada con conclicion de de.
de una convencion? Esta suposicion repugna al buen sen-
»tender el estado ó con la obligacion del servicio militar."
Sígase
tido. ¿Cómo se puede concebir (dice M. Argou) que tantos
á N. de Montesquieu desde los primeros li-
hombres independientes por naturaleza, se hayan precipi-

208
UNIVERSALIDAD
D1Z LA. ESCLAVITUD.
209
tado por sú gusto en el último de todos los estados? ¿Sería
la tercera ace.; que en cada habitacion no habla nunca
á su- pcsary por la fuerza? Esta otra suposicion es toda.
mas que un amo, que era siempre el anciano ó el señor; y
vía mas absurda. ¿Cómo se puede concebir que quinten.
que los nacidos primero se opondrían rigorosamente á la
tos hayan podido menos que uno, ó que uno haya sido
salida de los que habian nacido después de ellos hasta que
mas fuerte que quinientos; y esto en toda la tierra, en to-
fuesen sucesivamente emancipados. En esto consistia la
dos los paises, en todos los climas, y en todas las po•
fuerza moral del padre primitivo sobre los denlas sonoros,
blaciones
y de cada señor sobre sus vasallos. Ahora, lo que decimos
VIII No dejará de argüírsenos que en nuestra opinion
de los individuos se debe entender de las familias, y de las
los esclavos no debian ser enmenor número
No cierta-
habitaciones de cada pais: todas se encontraron subordina-
mente; pero tampoco es nuestra opinion que uno solo ha-
das por la sola sucesion de los nacimientos,
ya sujetado á quinientos, sino que los quinientos han sido
XI Una vez que todos los primeros matrimonios se
sometidos á uno por el Autor mismo de la naturaleza, que
hicieron necesariamente en la primera habitacion, no es
es enteramente distinto. Nuestra opinion es que por la su-
dificil comprender que por el orden natural de las cosas es-
cesion indispensable de las generaciones, todos los hom-
ta primera habitacion se hizo mas fuerte que todas laa
bres se han encontrado desde un principio de tal modo
que se derivaron de ella. habiendo sido necesariamente era
subordinados los unos á los otros, que les fue imposible
cada pais la matriz de -todas las ciernas, mientras fue sola,
romper los lazos de esta subordinacion, á pesar de su gran
no se podía colocar en otra parte el depósito de armas, el
número, y esto por disposicion de Dios mismo. Dei or-.
.protocolo de todos los actos, tratados., juicios y particiones.
dinationc.
Luego que hubo muchas, fue imposible destruir sus relacio-
IX Considerémoslo bien; por la indispensable suce-
.nes con la primera, pues que todas las denlas, .establecidas
sion de nacimientos, los primogénitos, habiendo sido ne-
en el mismo pais, quedaron perpetuamente obligadas á re-
cesariamente los primeros á trabajar, desde la primera ha-
currir al depósito cornun para sus negocios particulares. De
bitacion de cada pais, si uno de los posteriormente naci-
aquí la fuerza moral de lodos los soberanos, y en general
dos hubiera solicitado ser establecido antes de llegarle su vez
de todos los gefes primitivos. Ademas de la autoridad uni-
¿que hubiera resultado?.... Hubiera excitado contra él una
versal, que les era propia, habiendo sido su.capital desde
sublcvacion general. Pues que nosotros (le hubieran dicho
un principio el centro de todos los negocios del .pais, lejos
con indignacion) hemos trabajado antes que vos, antes
de pretender separarse, se vieron todas obligadas por inte-
que se pueda pensar en emancipacion es menester que
res y por necesidad á mantenerse reunidas. De aquí el gran
nosotros seamos emancipados.
interes de los soberanos en respetar los derechos de las fa-
X Desde la primera habitacion pues el padre fue
milias, porque éstas poseen por derecho de sus .padres, y
mas fuerte que todos sus hijos, por crecido que hubiese si-
porque-se pierde la fuerza moral-cuando no se respetan
do su número; no solo por la autoridad universal que le
.derechos.
pertenecia á él solo, y que nadie podia quitarle, sino Cam-
XII Por consiguiente nosotros estamos ,muy distantes
bien por la fuerza natural de las cosas; puesto que mientras
de pretender, como nuestros navadores lo .han vociferado,
no hubo.mas que una habitacion conzun era de toda nece-
que hubiese sido la fuerza, el despotismo ó la ley del alfan-
l
sidad permanecer en ella hasta que se tuviese la segunda'
e la que ha introducido la esclavitud ea el mundo. Para
Ten2. II,
DD

2 1 0
UNIVERSA LIDAD
DE LA ESCLAVITUD.
-
2 I
someter cincuenta individuos á un solo amo, quinientos á
otros tantos oráculos,. no son en la realidad mas que un te-
un solo señor, y con mayor razon veinte millones á un solo
gido (le ignorancia, de.absurdos y falsedades.
.
soberano, es inenester un concurso mural de causas, de de-
Es falso que la esclavitud sea de institucion humana;
rechos, de intereses y de necesidades que no dependen de
pues por confesion de nuestros mismos maestros, quien la
la iustitucion de los hombres. Si al principio cada gefe no
produjo fue el gran trabajo de las tierras: es falso que sea
hubiera tenido mas que su fuerza fisica personal, sostene-
contra el derecho natural; pues en el orden de la naturale-
rnos que jamas hubiera habido, no solamente un solo escla-
za está, que los que primero han trabajado se han estable-.
vo, pero ni aun un solo vasallo, ni un solo inferior en la
-tierra;.
cide) primero:Es falso que .el derecho civil la :repruebe,:
todo el mundo hubiera querido mandar, y nin-
pues que toda ley . que mandase establecer los últimameurl
guno obedecer. Pero habiendo dispuesto Dios que los • hom-
te nacidos antes que los primeros, sería una ley injusta: es.
bres nac iesenx sucesivamente unos de otros, decretó irrevo-
cablemente que en todo tiempo, en todo lugar, en toda s'o.
falso que la libertadynatural consista .en .no depender del
nadie; pues que la libertad natural del hombre supone re-
Eietlacl y en todo pais erro solamente las personas; sino tain-
compensas y castigos, y por consiguiente autoridades y
bien el trabajo, las posesiones, los derechos, la autoridad,
yes: es falso que la libertad civil consista.,en, poder darse
das propiedades, las herencias, las emancipaciones y los
seFiores, pues loé Dios niismo el qüe, dio_ gefes_ á , todos-los
establecimientos , fuese todo sucesivo; que en todos los pai-
pueblos, aun. antes de que estuviesen formados.. z
ses los posteriormente nacidos tendrian que aguardar su
XV Es falso que un padre no pueda vender sus hijos
vez.. De aquí la universalidad de la esclavitud en los pri.
al que los compre para Mantenerlos:, cuando él esté:en el.
meros tiempos
caso de no poder hacerlo: potest p atcr filicareOppigneirare,'
XIII Ahora, si la universalidad de la esclavitud resul-
aut. etiam vendere,übi alía ratio eum alendi non,smpe-
tó de la disposicion misma del Criador ¿á qué quedan redu-
tit. 1,Grot. lib. ). Es falso que. no se-puedan,,corn•
cidas las declamaciones sediciosas de nuestros novadores,
prar esclavos para hacerlos .trabajar, cuando no ha•.otro.
consignadas en todas las obras del día? »Á que la esclavi•
medió de hacerlos vivir: es falso. que se hubiesen • podido.,
»tud es un derecho odioso establecido por los hombres;
reemplazar los esclavos con hombres libres en los primeros
»que es contrarío al derecho natural; que está reprobado
tiempos, pues, que no los habiacntonces: es falso que des-
•»por .el civil; que la libertad natural consiste en no depen-
de un principio todo se haya ordenado en razon de. los ta-
der de nadie, como la civil en poder renunciar á esta in-
lentos, porque los filósofos que habían nacido en la escla-
»dependencia; que un padre no puede'vender sus hijos;.y
vitud solían tener muchos mas que. sus amos: es falso en
•»por consiguiente, que no se pueden hacer esclavos; que
fin que yo tenga derecho de dar la muerte al que á mi pe-
•»la esclavitud es inútil, porque se puede hacer con hostil-
sar quiere sujetarme á su imperio; porque desde el princi-
»bres libres todo lo que se haría con siervos; • Cine la inde•
pio Dios mismo nos ha sujetado sin nuestro consenti-
»pendencia es de derecho natural, y que desde el momeo-
miento á nuestros gefes.
'»to en que otro hombre quiere someterme á su imperio, es-
XVI Á la primera mirada de una juiciosa reflexion,
»toy autorizado para resistirlo por todos los medios -posi-
todos estos principios son abominables. Si se hubiesen segui•
»bles y aun con su misma muerte, &c. &c."
do desde un principio, todos los padres hubieran sido ase-
XIV Todas estas máximas, tenidas actualmente por
sinados por sus hijos, todos los amos pon sus criados; todos .„
DD

212. UNIVERSALIDAD DE LA ESCLAVITUD.
ABUSO DE LA ESCLAVITUD.
ut a
los primogénitos por sus segundos;. todos los seiiores por
bre de tal modo propietario de otro hombre, que es dueño
sus siervos, y todos los soberanos por sus vasallos. Jamas la-
absoluto de su vida, de su persona y de sus bienes." Esta
tierra hubiera llegado á romperse, á cultivarse,. á poblarse
nocion filosófica es tan falsa como bárbara. Cuando yo com-
ni habitarse. Semejante filosofia es una doctrina: de sangre,
pro un esclavo para servirme de él, no es para degollarle
de robo y de pillage, por solo la razon de ser esencialmente
corno á un buey, ni para tratarle como á un vil animal.
falsa, y subversiva en todos sus puntos, como contraria á
Lejos de que la ley natural autorice á un amo para matar á
las disposiciones de Dios mismo.. Ahoraa siendo esencial-
su esclavo, se lo prohibe, pues no es él el que le ha dacio
mente falsa ¿se ha de continuar enseñándola? Porque haya
la vida. Su interes mismo se lo impide, pues no puede ser-
trastornado ya todas las cabezas, sublevado todos los pue.
le útil sino por su trabajo, y porque para trabajar es me-
tilos. contra los grandes, cubierto la tierra de ruinas en to-
nester que viva. »El derecho de propiedad sobre los hom•
das partes; ¿se ha de continuar. trastornando? ¿Merecería-
»ores (dice la Enciclopedia de Paris) difiere mucho de la
mos el nombre de filósofos si persistiésemos voluntariamea.
»propiedad sobre las cosas. Ésta lleva consigo un pleno de-
te- en errores tan terribles? Prosigamos
»recho de usar de ellas de cualquier modo , de consumirlas
El- estado- primitiva de la tierra , el gran tra-
»y de destruirlas. La propiedad sobre una persona no da á
bajo . que su, cultura exigia, la. lentitud indispensable de los-
»su
u dueño mas que. el derecha de gobernarla , y de nin-
primeros establecimientos, el tiempo inmenso que debió.
»gun modo el de matarla."
pasar antes. que toda estuviese edificado , plantado, des-
II Cuando yo os vendo un artífice que he .formado en
montada y cultivado; he. aquí- evidentemente la causa de.
mi habitacion ¿qué es lo que os vendo ?' su trabajo y na-
la tu2ivcrsalida• de la esclavitud en los primeros tiempos,
da mas, Si al entregároslo os transmito mi derecho de
y lo que habíamos, perdido enteramente de vista despues
coaccien sobre él, sobre su muger y sobre sus hijos , es pa-
de nuenros absurdos sistemas de igualdad, dispersion y
ra que podais sacar de ellos todo el trabajo que os es debi-
soberanía • de los . pueblos. Y estamos- por ventura en una
do. Si quereis llevar mas lejos vuestras pretensiones, él tie-
obscuridad menos profunda sobre las leyes que la esclavi-
ne derecho de reclamar contra vos, porque abiertamente
tud exige, el tiempo que debe durar , la obligacion de ter-
violais la ley natural. Sta trabajo por una parte, su manu-
minarla , la. especie de libertad que la. debe suceder , y los
tencion por la otra , he aquí las dos condiciones esencia-
justos límites- que la- deben circunscribir? ¡Cuántos errores
les del contrato: Para que le mantengais es menester que él
nos quedan aun que desterrar, y. cuántas verdades que es-
os sirva; para- que él os sirva es menester que vos le man-
tablecer ca las siguientes. discusiones
tengais. Si no quiere trabajar, la ley está contra él ;- si no
le quereis mantener, la ley está contra vos. La compra de
un esclavo es un verdadero contrato-, hecho bajo la garan-
tía del soberano., por el cual vos comprais- el trabajo de un
Alisa de la esclavitud:
individuo, bajo la condicion natural de que le suministreis
todo lo necesario en el estado de salud , y en el de en-
Sería dificil dejar de indignarse contra ra definieion
fermedad.
que se encuentra' en las obras- del dia, de que »la esclavi-
III Cuando decimos que mientras< un pais no está bas•
tud es el establecimiento de un derecho que hace al holm-
tantendelantado , la ley puede autorizar la esclavitud , es.

2 14
ABUSO
DE LA ESCLAVITUD.
21 5
tamos pues muy lejos de pretender que.. pueda sancionar su
señor particular tendria derechos de soberano: por anti-
abuso. Si porque yo he comprado esclavos me atrevo á tra-
güedad que tengan los abusos, jamas podrán causar la pres-
tarlos como viles animales , ó peor . acaso ; si contra las re-
cripcion, porque repugnan á la moral , porque implican
glas del derecho natural los abrumo de trabajo mientras es,
contradiceio n con la soberanía, porque interceptan la co-
tan buenos , y no los cuido cuando caen enfermos ; si
municacion que debe haber entre el gefe y todas las partes
mientras yo consumo en regalarme el fruto de sus sudores,
del cuerpo social; porque son radicalmente inconstitucio-
no los mantengo conven ientemente, ni los instruyo, ni los
nales en todas las formas posibles de gobierno; y porque
cuido ; si en fin quiero arrogarme sobre ellos derechos
en fin estan altamente proscritos por la voz de la natura-
que repugnan á la naturaleza, los empleo segun mis capri-
tleza

dios, los. hago servir á mis pasiones ; la ley debe interve-. •
VII Julio César, en su sexto libro de la guerra contra
nir, y el soberano está obligado á proteger á oprimido con-.
los galos„ refiere que entre los antiguos germanos cada pais
tra semejantes excesos.
era juzgada por sus ríneipes: príncipes regionum, et pa-
IV Pero si para tiranizar mejor á mis esclavos llego
gornin jUs inter suos dicunt.. Nada tiene esto de extraño:
hasta usurpar el poder supremo, construyo prisiones, ahon-
porque desde la primera habitacion 6 poblacion hubo esen-
do calabozos, y Ine establezco juez soberano en mis tierras;
cialmente un juez en cada pais;' y este fue .el padre 'vi-
si llevando el despotismo hasta el extremo me apodero de
nativo. Este padre primitivo tenia derecho de vida y muer-
los impuestos públicos, me atribuyo el derecho de paz y
te sobre sus descendientes. Pero ¿cuándo podía ejercer este
guerra, hago marchar mis gentes para vengar mis injurias
derecho? Cuando la vida política estaba amenazada por los
personales, devastar las tierras de mis vecinos; y combatir
enemigos„ tanto interiores c6rno exteriores ; porque el que
á mi mismo soberano, ¿qué diremos?
está encargada de velar en la conservacion del cuerpo, está
V Bien sabemos que tales han - sido durante muchos
obligado á sacrificar algunas partes cuando no puede salvar
siglos los abusos del régimen feudal; abusos espantosos , y
el.todo de otro modo. Fuera de estos dos casos no tiene se.
mas horribles que codo lo que se ha visto de opresivo en
mejante poder; porque Viniendo de Dios el principio de la
los pueblos bárbaros: de aquel régimen monstruoso en que
vida, el derecha de muerte no puede ser concedido ni aun
la ley no tenia fuerza, en que el soberano no tenia poder,
á los soberanos sino cuando cl bien de la sociedad lo
en que los vasallos, a bandonados sin recurso, gemian bajo
exige.
la opresion de sus señores ; de -aquel rigírnen que una
VIII Cuando este primer propagador' establecia su se-
lija política debió esforzarse á destruir para ventaja de los
gundo hijo á la cabeza (le Una segunda habitacion en el
señores mismos; de aquel régimen cuyos escandalosos ex-
mismo pais, le daba igualmente el derecho de vida.y muer-
cesos se han prolongado hasta loá siglos mas c
te en sus dominios ; pero el hija no tenia la facultad de
ivilizados, ba-
jo el pretexto de la posesiva : como sí lo que repugna á la.
ejercerlo sino en delegacion, y en ciertos casos prescritos
razon pudiese conformarse con ella en algun tiempo, ó co.e
por las leyes. De aquí la jUrisdiecion de los señores, y la
mo si se pudiese aprobar bajo el reinado de la libertad lo
de los tribunales superiores, todos subordinados al gefe
que trastorna el orden esencial de los gobiernos bajo
universal.
el
régimen de la esclavitud.
IX Cuando despues el gefe de cada grande habitacion
VI Por valor que se quiera dar á la posesion, jamas un.
establecia á su vez á sus hijos en algunas porciones de sus

:a 6
ABUSO
DE LA ESCLAVITUD.
a. 17
vastos dominios, el soberano les otorgaba tambien los po-
tambien los únicos que podían ser jueces. Pero en su ejer-
deres que les eran necesarios en aquellos tiempos primiti-
cicio dependían del Soberano , como este depende dél Ser
vos sobre todo, á causa de la dificultad de las comunica-
supremo. El gefe universal de cada pais era (segun la her-
ciones. Á los unos daba el derecho de conocer en asuntos
mosa expresion de M. de Montesquieu) la fuente de don-
graves con dependencia de sus padres; y de aquí las
de partían todos los ríos, y la mar á donde todos volvían.
juris-
dicciones medias: á otros el derecho de definir las peque-
XII Es un principio esencial, de que no se puede
ñas contestaciones que podian suscitarse en sus casas ; y de
prescindir en la reforma de los abusos feudales, y que me-
_aquí las jurisdicciones ra finas: así fue como el poder judi-
rece una atencion particular en nuestros días, que desde
cial se encontró dividido y subordinado en cada pais des.
la mas remota antigüedad ha habido derechos señoriales,
de los primeros tiempos por el establecimiento sucesivo de
y que era imposible que no los hubiese. Si yo soy el padre
los señores.
primitivo de una sociedad , y hago construir un estableci-
X Bien podemos pues exclamar aquí con M. de Mon-
miento cualquiera en mi habitacion para la comodidad de
tesquieu; ¡ cuán bello espectáculo nos ofrecen aquellas leyes
mis vasallos, es justo que me ayuden á mantenerlo en pie
feudales! Ellas son mucho mas antiguas de lo que se pien-
Por eso mientras la servidumbre duró , estos derechos se-.
sa, pues que en cada pais se derivaron del gefe universal
ñoriales fueron legítimos. Si yo soy señor de una tierra, y
de la sociedad, que las habia recibido él mismo del
tengo esclavos , es justo que la ley me dé el derecho de
Autor
de la naturaleza. Bien sé que al principio 'labia muchos
obligarlos á trabajar, y de castigarlos si no trabajan: el bien
mas soberanos que en el día, porque entonces cada peque-
general de la comunidad lo exige. En tiempo que los tra-
ña provincia formaba un reyno, y .cada duque era inde-
bajos eran extremadamente duros, y en que los inferiores
pendiente: sin embargo, bajo este pequeño soberano, los
no tenían el estímulo del interes personal , es fácil de con-
señores subalternos le estaban subordinados por el orden del
cebir que la ley civil debía dar á los señores una gran la-
nacimiento. Así estos pequeños geles, cuando se sometieron
titud de poderes. Por la legislacion de ilfoises cuando se cas-
al principal monarca del pais, subordinándole sus provin-
tigaba un esclavo , si no moría dentro de los tres días, el
cias , le subordinaron tambien sus jurisdicciones, sin mas
dueño no era perseguido; pero también, si al castigarle le
diferencia que la de la extension. Lo mismo que se dice de
sacaba un ojo ; le rompía un diente , ó le causaba otro
un pequeño imperio se debe decir de uno grande: todo era
daño considerable, tenia penas rigorosas; y si el esclavo
él debe depender del gefe universal.
moría en el hecho, el dueño era perseguido como homicida.
XI Lo que hay de mas .cierto es, que desde el princi-
XIII Pero estos infelices tan eficazmente protegidos
pio las jurisdicciones en cada pais-estuvieron subordinadas:
entre los judíos, no lo eran tanto, ni con mucho, en las
la ínfima dependia de la media , la media de la
naciones paganas, aun las mas civilizadas. Nadie ignora con
superior,
y la superior del duque e, soberano. En aquellos primeros
qué inhumanidad eran tratados en Esparta y en toda la
tiempos no se veían en los pequeños reinos, como se han
Grecia en general; como lo estaban en Roma , donde des-
visto despees en los grandes, una jurisdiccion
pues de haberlos arrastrado hasta las orillas del Tiber, cuan-
señorial de
un lado , y una jurisdiccion real del otro. Todos los jueces
do eran viejos, sus bárbaros dueños los dejaban morir sin
subalternos eran jueces reales, y no jueces señoriales.
socorro alguno; como lo están todavía en la mayor parte
Co-
mo eran aun los únicos .que se habian establecido , eran
de los reinos del Asia, donde sus amos ejercen sobre ellos
Tom. II.
EE

2 I 8
ABUSO
DE LA ESCLAVITUD.
219
arbitrariamente el derecho de vida y muerte; y en Africa
te abandonad os á la brutalidad de sus dueños? Aquellos
donde algunos crueles señores suelen poner fuego á lugares
eran, decís, unos siglos de barbarie; y teneis razon: la ley
enteros para desembarazarse de una parte de sus vasallos.
es bárbara siempre que no protege á los individuos. ¿Pero
XIV En nuestro siglo de filantropía, que la historia co-
qué venís á ser vosotros, poniendo los esclavos fuera. de la
locará en el número de los mas sanguinarios de todas los
ley? ¿Qué nombre se puede dar á vuestra filosofía?...
siglos, se ha gritado mucho contra el comercio de negros,
XVI Mientras la esclavitud dura en un pais, la ley de-
y se ha logrado hacerlo mirar como un acto de barbarie.....
be proscribir sus abusos; pero estos abusos no son la escla-
Pero. si estos. desgraciados son ya esclavos en su pais, si en
vitud; hay entre estas dos cosas mucha diferencia. Si en es-
él gimen en una servidumbre mucho mas dura que la de
te estado hubo muchos amos malos, tambien hubo muchos
nuestras colonias, si en él son degollados sin misericordia
buenos; como si hubo soberanos injustos, tambien los hubo
por sus amos y señores, por sus padres y sus madres mis-
justos, que extendieron su vigilancia paternal hasta sus úl-
mas, para ahorrarse la pena de mantenerlos cuando no los
timos vasallos. Bajo los patriarcas, los esclavos eran mucho
pueden vender__ si comprándolos se les saca de un pais
mas felices que los domésticos de nuestros chas. En Polo-
bárbaro. para transportarlos á otro mas benigno, mas culti-
nia, en Rusia y diversas partes de Alemania, los paisanos
vado, y mas adelantado en civilizacion; á un pais donde
no trocarian su suerte por la de nuestros colonos y nuestros
podrán adquirir su libertad mucho mas pronto, y adonde
jornaleros. En nuestras islas, el código civil de Luis X1F
bajo todos respectos han de ser mejor tratados; la aboli-
es una obra maestra de humanidad y de justicia con res-
clon de este comerció, ¿no podria ser un acto precipitado pa-
pecto á los esclavos. Donde quiera que los trabajos comunes
ra. ciertos paises, y para los negros mismos una verdadera
están poco adelantados, y donde aun restan grandes em-
sentencia de muerte? Esta euestiou es la que sometemos á
presas que intentar, es de toda necesidad, que reprimien-
la reflexion de los gobiernos..
do el despotismo de los amos, se les permita conservar al
XV No se concibe cómo en la Enciclopedia, en esa
mismo tiempo los esclavos : una prematura libertad sería
pretendida coleccion de ideas. humanas y luminosas, se ha
el mayor de los males, aun para estos últimos. Pero á me-
podido afirmar (artículo de la Esclavitud) que no perte-
dida que los establecimientos se van multiplicando, debe
neciendo los esclavos á la sociedad, la ley civil no pocha ha-
tambien la ley favorecer las emancipaciones. Tan justa co-
bla• con. ellos. ¡ Los esclavos no pertenecen á la socie-
mo es la esclavitud, mientras es necesaria, tan irritante es
dad ¿Pues á qué pertenecen? ¿De dónde sacaba la so-
y tan injusta cuando pasa los límites que el Autor de la
ciedad en los primeros tiempos sus soldados, sus artesanos
naturaleza le ha prescrito. Recapitulemos.
y sus cultivadores?.... ¡La ley civil no puede hablar con
)(vil. Que los facciosos hayan declamado tanto en sus
ellos! ¿por qué pues? Todos los descendientes del padre
discursos y en sus escritos contra el feudalismo y sus abu-
primitiva de cada. pueblo nacieron á. la. sombra de su auto-
sos ; que hayan tratado de exagerarlos infinitamente para
ridad,, lo mismo los. últimos nacidos que los primeros. Si la
hacerlos mas odiosos; que en fin hayan denunciado los no-
ley civil IZO tiene que ver con los: esclavos, for qué ha•
bles á todos los pueblos como autores de la esclavitud,
ceis justos elogios de los legisladores que han dictado pro-
como déspotas y tiranos que era menester expeler, destruir
videncias en su favor? ¿Por qué declamais con tanto furor
y exterminar , y todo esto con el designio bien entendido
contra aquellos tiempos. infelices en que estaban cruelmen-
de reemplazarlos en su puesto., y apoderarse de sus bienes;
EE :

220
DE LA LIBERTAD.
se. concibe facilmen
DE LA LIBERTAD.
t
2 2 I
e. Pero los nobles y los grandes que
a d miraban á estos n
la civilizacion hicieron grandes progresos.
culItIura T
ovadores, que los admitían en sus me-
sas, que les ayudaban á propagar sus obras que
,Izads ar
csfteies,
fueron las mejoras que poco á poco se fueron
todavía en sus
conservan
bibliotecas; que
haciendo en la habitacion primitiva del pais, hasta que con
co
el número,
nvienen con ellos en que
el mérito y los talentos,
el tiempo vino á ser la ciudad capital de todo él, por ha-
cim
valen as que el na.
iento, y por
m
co nsiguien t
ber sido la mansion del primer señor. Pero lo que sucedió
e que clan mas derecho al trono,
á los bienes, á las posesiones y á la herencia de sus padres;
en la primera habitacion se repitió despues en la segun-
hablando de buena fé,
da, luego en la tercera, y así sucesivamente en todas las
¿qué vienen á ser ellos m
qué nombre les daremos?
ismos, ó
demas. Cada habitacion subalterna, mientras hubo tieri
ras que romper en el pais,..se fue haciendo primero un
lugar, despues una ciudad, que fue el centro comen de
S. 5.0
todos los negocios del distrito, sin dejar de depender de
la
De la libertad
ciudad capital en las relaciones mas generales; y no es
dificil concebir como la libertad debió ir resultando de
1 Si hubo necesariamente siglos de
estas felices mudanzas: las causas son harto perceptibles.
esclavitud, hubo
otro tambien en que-se vieron aparecer los
III Desde el asiento de la primera habitacion, cuan-
la libertad,
bellos dias de
do todos los establecimientos comunes se hubieron con-
naturalmente,y por su orden en cada pais:
no porque la n
cluido, y no se trató ya sino de conservarlos, resultó nece-
aturaleza altere jamas la marcha que le está
prescrita; sino porque esta marcha invariable fue siempre
sariamente, que siendo menos los gastos, el trabajo mas
progr
facil, las cargas mas tolerables, y las producciones mas
esiva, y severamente arreglada al orden de los tiem-
pos. Con el transcurso del tiempo las g
abundantes, se necesitaron menos brazos. Siendo yo el ge-
t
eneraciones se ex-
ienden, las tierras se d
fe de esta primera habitacion, cuando la viese perfecta-
esmontan, todo un pais se
de habi
cubre
mente abastecida, en lugar de cien familias que antes em-
taCiones, y al cabo las primeras familias de
s
cada
ociedad se encuentran establecidas..
pleaba, no teniendo ya necesidad de mas que de cincuen-
fuerza de trabajo
cada babitacion señorial, que al principio no estaba
ta, empezaría por señalar algunos terrenos á las cincuenta
rodea•
da sino de algunas tiendas ó mal construidas
que no me eran necesarias, para que los cultivasen bajo la
ga
ca
á
bañas, lle-
inspeccion de
ofrecer á los ojos •del viagero una poblacion
sus señores, no dejando en mi babitacion á
n umero-
mis órdenes y las de mi primogénito, c i
sa, con sus templos, sus palacios, castillos y edificios regu-
ne debe ser mi su-
lares: Los .in
cesor, mas que el número de esclavos
mensos desiertos de que estaba
que me fuesen
fueron
rodeada,
cambianddin
se
sensiblemen
cesarios. Al fin despues de haber distribuido tierras a los.
te en alegres campos, en
señores, volvería á
prados amenos, cubiertos de rebaños, y en tierras
mis propios esclavos, que iria estable-
de cosechas
cargadas
abu ndantes. Su
ciendo al rededor de mi propia habitacion Aumentándose
señor fue el primero que ha
mis medios cada día, me pondria bien pronto en estado
trabajado en ella; así fue tambien el primero que de-
bió- ser libre.
de emancipar doce en vez de seis, y cada vez de mas en
Por medio de la sucesion y por el transcurso
del tiempo, los h
mas, á medida de mi posibilidad, como tendría obligacion
ombres que tr
m
abajaban á sus órdenes se
ultiplicaron, se f
de hacerlo, no siendo naturalmente, en cuanto gefe, mas
ormaron los buenos obreros, y la agrie
que un justo dispensador del comen producto,

222,
DE LA LIBERTAD.
223
DE LA LIBERTAD.
IV Luego que las
ban para habitarlas con su familia, bajo la proteccion del
familias patricias fueron colocadas,
llegó su vez á las plebeyas. Cuando todo el pais se vió
soberano del pais. Cuanto mas crecían las conveniencias,
lleno de habitaciones comunes, se pudo pensar en cons-
mas casas se construían y mas se aumentaba el número de
truir casas particulares; y esto fue lo que hicieron los
hombres libres. De este modo (corno lo hemos dicho
seño-
res. Despues de haber establecido á sus hijos, se ocuparon
ya) se formaron insensiblemente al rededor de la habita-
sucesivamente del establecimiento de sus esclavos mas an-
cion de los principales. señores. las ciudades que por esta
tiguos, ó de aquellos de quienes estaban mas contentos.
razon gozaron. primero de la- libertad. Regístrese la histo-
Desde luego, en vez de exigir todo su tiempo, como lo ha-
ria de los pueblos nuevos, y se verá que en las ciudades
cian al principio, empezaron por dejarles una parte. En
fue donde primero aparecieron poseedores libres, curia-
Jugar de ocho Bias de trabajo no les pidieron mas que
les, ó ratchimburgos, que se dedicaban á las ciencias, al
seis, en seguida cuatro, despues dos, ó bien les dejaban
estudio de las leyes, á las artes mecánicas y liberales, por.
alguna parte del dia para trabajar por su cuenta. »Con el
que en todas estas profesiones el gasto del primer estable-
»tiempo (como lo observan muy bien los autores de la
cimiento no es costoso.
»Enciclopedia) cada uno de ellos formó su pequeño pecu-
VI No sucedió lo mismo en los campos donde se em-
»lio, es decir, su pequeño bolsillo, tesoro ó capital , que
pleaban los últimamente nacidos. Si una pequeña casa bas-
»poseían con las condiciones que su dueño les imponía.
ta para entregarse á las ciencias y á las artes, para cultivar
»Con este pequeño peculio, trabajaba en sus ratos libres en
la tierra se necesitan (como ya. hemos dicho) animales,
»aquello á que le llevaba su genio. Uno daba su dinero á
edificios y gastos enormes; y los últimos. esclavos no esta-
»premio, otro se dedicaba al comercio de mar, aquel com.
han en estado de hacer tales. empresas.. Así- la esclavitud se
»praba y venclia por menor, este se aplicaba á algun arte
prolongó en. los. campos mucho. tiempo, aun despues que
»ó á algun oficio mecánico.... Ninguno se descuidaba en
las ciudades. lograron la libertad. Mientras. hubo tierras
»hacer producir su pequeño fondo, que. le proporcionaba
que romper,.. cada señor se vió en la precision de hacerlo
»alguna comodidad en la esclavitud presente, junto con la
enteramente á sus expensas;.y por esto los rompimientos
»esperanza de su libertad futura." ¿Cómo concertarán nues-
debieron durar muchos siglos..
tros revolucionarios semejantes concesiones con su estado
VIII No obstante, á. fuerza. de trabajo los desmontes
primitivo? Ellos lo verán.
se aumentaron, y las cargas fueron: disminuyendo en razon
V No se puede creer que tal peculio pudiese existir
de sus progresos.. Cuando un señor veía una de sus tierras
desde un principio, porque los primeros gastos de la ha-
en buen estadoeofrecia á su principal esclavo algunos ani-
bitacion coman lo absorvian todo, y nuestros sofistas que
males para cultivarla , con. condicion de contribuirle con
nos citan todas estas concesiones como liberalidades arbi-
la mitad de los frutos. El esclavo viendo su cuenta en esté
trarias de algunos amos buenos, se engañan mucho. Solo
trato aceptaba las condiciones; y enriqueciéndose en la ha-
por grados y con pasos muy lentos pudo
cienda de su amo,. pudo con el tiempo comprar él mismo
la libertad
troducirse en las grandes habitaciones; solo cuando hubo
los animales y los instrumentos de labor. Bien pronto en-
tiempo de sobra, se pudo conceder á los esclavos.
contrando el señor un beneficio en multiplicar sus liber-
VI A medida que cada señor iba edificando al rede-
tos, hizo edificar al rededor de esta hacienda cabañas en
dor de la suya casas particulares, los libertos las alquila-
que el nuevo liberto establecia á sus hijos menores; y así

224.
DE LA LIBERTAD,
DE LA. LIBERTAD.
22s
se fueron formando insensiblemente los lugares en que los
ber sido largo tiempo simples locatarios, se encontraron
colonos encontraban los artesanos y obreros que les eran
en estado de comprar, primero casas, despues pequeñas
necesarios.

porciones de terreno, y en seguida de estas cortas adqu i-
IX En los sitios mas agradables de sus tierras y sus
siciones se fueron haciendo otras mayores. El señor al
campos, los señores por su parte hicieron construir pri-
vender estos terrenos prohibia revenderlos á los vasallos
mero casas de recreo, y en seguida castillos á donde iban
que no le acomodasen; y de aquí el derecho de 'tanteo.
de tiempo en tiempo á respirar el aire puro, y á descansar
Para hacer constar que estos terrenos eran de su señorío,
de las tareas del gobierno ó de la magistratura, en medio
se solia reservar una módica pension sobre los comprado-
de sus vasallos, como todavía suelen hacerlo ; y así fue co-
res , y de aquí tambien las rentas señoriales, las jurisdic-
mo los campos á su vez se fueron hermoseando.
ciones, los derechos de caza, y otras reservas muy natura-
X La historia nos muestra que en un principio las ciu-
les de los señores: derechos de que por ningun pretexto de
dades y las aldeas pertenecian á cada señor en propiedad,
reforma se les puede despojar, porque los tienen de Dios
como les pertenecen aun en krica y en los paises poco
mismo por herencia de sus padres.
adelantados. Los habitantes no eran todavía mas que loca-
XII Conforme las emancipaciones se aumentaron se
tarios, y la mayor parte medio siervos. Para que no falta-
dobló el trabajo ; como el trabajo es la fuente de todos
sen obreros en cada hacienda, fue preciso durante mucho
los bienes, cuanto mas se adelantó, mas casas se constru-
tiempo obligar á los libertas á permanecer en los lugares,
yeron, mas crecieron los lugares , mas obreros yhombres
y á trabajar cierto número de Bias, con prohíbicion expre-
libres tuvieron los señores en sus tierras. Entonces; traba-
sa de ir á establecerse á otra parte sin permiso del sellar.
jando cada uno por su cuenta, todos trabajaron con ardor;
De aquí el derecho de servicio corporal, y la prohibicion
los desmontes se acabaron, floreció la agricultura, el co-
de hacer casamientos desiguales. Estas precauciones eran
mercio prosperó, se estableció la concurrencia, bajó el pre-
entonces necesarias. En un tiempo en que las habitaciones
cio del trabajo, y los arriendos doblaron de valor. Cuando
señoriales estaban todavía á una distancia inmensa unas de
los lugares estuvieron bastante próximos en todas partes,
otras, si se hubiera permitido á cada liberto alejarse á su
cada maestro, por su dinero, pudo escoger los mejores ofi-
voluntad, la habitacion hubiera quedado sin cultivadores.
ciales; cada oficial pudo buscar á su gusto el mejor maestro.
Hubo pues entre el estado de esclavitud y el de libertad
Los soberanos, que mejor que nadie conocieron las venta-
un estado de inedia servidumbre por necesidad; y esto se
jas de la libertad, se apresuraron á darla en sus dominios;
vé todavía en los paises poco civilizados, no por un capri-
y los señores, á quienes era igualmente ventajosa, la fueron
cho arbitrario de los señores, sino por el curso necesario
dando progresivamente en los suyos.
de las cosas. Dei ordinatione.
XIII La religion cristiana que donde quiera que se
XI Sin embargo, con el transcurso del tiempo,
presentó encadenó el despotismo, reprimió las pasiones,
y por
consecuencia del aumento progresivo de la poblacion, ha-
suavizó las costumbres, hizo á los esclavos mas sumisos, á
biéndose aproximado los lugares, fue cediendo el rigor de
los amos mas tratables, á los señores mas humanos, y á to-
los derechos sobre el trabajo forzado y las alianzas desi-
dos los hombres mejores; contribuyó infinitamente á mul-
guales; porque era ya mas facil hacer venir obreros de los
tiplicar las emancipaciones, y á promover la libertad.. La ci-
lugares vecinos. Luego hubo linos, que despues de ha.
vilizacion desde entonces hizo en todos los estados cristia-
TOn II.

2 2 6
DE LA LIBERTAD.
DE LA LIBERTAD,
2.21
nos rápidos progresos y cuando llegó á su colmo, y por
bienes, y despues degollarse unos á otros hasta que uno de
todas partes hubo trabajadores libres en que escoger, el so-
ellos se haga dueño de los establecimientos comunes ,
berano pronunció la emancipacion general.
haga trabajar á los demas para subvenir á sus gastos. Todo
XIV Así cesó el estado de servidumbre en los paises
el fruto pues de esta inconsiderada declaracion será la san-
mas adelantados, desde luego para los patricios, despues pa-
gre, la carnicería y la devastacion que la seguirán, y que no
ra los plebeyos; primero para las ciudades, largo tiempo
harán mas que retardar la libertad por muchos siglos. Mu-
despues para los campos; al principio en un lugar, despues
chas veces se quiso abolir en Francia la esclavitud antes
en otro, y en fin en todo el pais. Pero antes que 'a esclavi-
de tiempo; pero la e,nancipacion general no pudo hacerse
tud pudiese cesar del todo, á pesar de la religion misma,
basta el siglo x.r y , á pesar de todas las declaraciones ante-
debieron pasar muchos siglos. Así, si un legislador impru-
riores de los soberanos: lo mismo sucederia pues en Rusia,
dente, seducido por la máxima absurda de que todos los
en Polonia, y en todos los paises poco adelantados.
hombres nacen naturalmente libres, fuese á proclamar la
XVII Todavía hay mas: si proclamais la libertad an-
libertad en un pais aun no preparado para ella, arruinaría
tes de tiempo , las mismas habitaciones quedarán arruina-
ciertamente á todos los amos, á todos los esclavos y todas
das. Porque en fin, para hacer producir á mi habitacion ne-
las habitaciones, sin que la libertad pudiese establecerse.
cesito dos ó trescientos obreros. Y si les dais la libertad
XV Arruinaría primeramente á todos los amos; por-
¿con qué podré hacerla valer? En vez de trescientos escla•
que para romper las tierras y hacer todos los primeros gas-
vos, me decis, podreis tener trescientos hombres libres!
tos:de tui habitacion, he gastado sumas enormes; he em-
Pero estos trescientos hombres libres ¿dónde estan? Para
pleado en ella todo el caudal que -habian juntado mis ma-
que cada habitacion pueda tenerlos, es menester que todo
yores durante algunos siglos con su industria y con su tra-
esté poblado de ciudades, de lugares, de habitaciones y ca-
bajo. Si yo tengo trescientos esclavos , y les dais la libertad
sas particulares, habitadas ya por hombres libres, y bastan-
de dejarme antes que yo haya podido reembolsar mis fon-
te próximas unas á otras para tomar de ellas los obreros;
dos.¿quién me indemnizará de mis gastos?... Si tengo po-
es decir, que todo el pais esté desmontado, cultivado y cu-
sesiones en este pais, y vos proclamais en él la libertad an-
bierto de habitaciones , y que la civilizacion sea completa.
tes de tiempo, quedaré arruinado, y conmigo todos los
Hasta entonces es menester que cada dueño tenga hombres
propietarios. Estas reflexiones parecerán extrafias en este
suyos , que estera obligados á trabajar para él , y á poner
siglo de delirio ; mas no por eso dejan de ser bien na-
en comun todo el producto de sus trabajos; por Consiguien-
turales.
te hombres que no sean árbitros de dejarlo, sin lo que na-
XVI No es esto solo: despues de tan detestable procla-
die querria hacer los primeros gastos, y los rompimientos
macion los esclavos mismos se encontrarán arruinados. Por-
no se concluirian jamas.
que en fin, para establecerse de por sí, sería menester que
XVIII Ahora este progreso de las ciudades , de los
tuviesen casas, y todo lo necesario para subsistir en ellas:
lugares y de los establecimientos comunes es harto lento.
mas no teniendo nada de esto, porque mi habitacion era
Antes que los duefíoS sean reembolsados de sus primeros
la que les hacia subsistir, cuando se encuentren sin fondo
gastos , es menester que pasen muchos siglos; y antes que
alguno ¿qué partido les queda que tomar? Yo no veo mas
puedan construir casas particulares, todavía es menester
que uno: el de degollar á su amo para apoderarse de sus.
que pasen mas. Pero á medida que cada pais fue avanzando

22o
DE LA. LIBERTAD.
DE LA LIBERTAD.
229
en la civilizacion, es de creer que no se necesitarian obser-
cristiana, que la aceleró mucho, no pudo evitar su lenti-
vadores muy profundos para advertir á cada individuo que
tud enteramente. Sucede á los pueblos lo mismo que á los
la hora de la libertad iba á llegar para él. Luego que los
individuos : tienen su infancia , y tienen su pubertad; y so-
primeros gastos indispensables de cada habitacion se aca-
lo despues de haber pasado por estos dos estados pueden
baron de hacer, cada dueño echaría de ver bien pronto,
llegar á la edad viril. Si puede darse una asercion eviden-
que tenia fondos sobrantes ; y despues que las primeras
temente falsa, es la de que los hombres nacen natural-
familias fueron emancipadas, las últimas no dejarian de
mente libres. Rodeados de ligaduras, é inmóbiles en su cu-
conocer que habia llegado su vez. Si en lugar de emanci-
na, justamente al momento de nacer es cuando se encuen-
parlas se empleasen los fondos comunes en gastos desati-
tran en la mas absoluta dependencia; é igual á este fue el
nados, los esclavos prorrumpirian en quejas ; y si este es-
primer estado de los pueblos. Lo mismo que el niño que
tado de injusticia durase mucho tiempo, excitarian sedi-
viene al mundo no tuvieron al principio mas que la ca-
ciones peligrosas.
beza libre, en seguida pudieron mover sus brazos , luego
XIX De aquí provenian entre los lacedemonios las fre-
se sostuvieron en sus pies , ya adquirieron mas firmeza en
cuentes insurrecciones de los iliotas, ci ne una bárbara ley
todo el cuerpo ; y en fin, cuando acabaron de crecer fue-
condenaba á una esclavitud perpetua; entre los romanos
ron enteramente libres. Mas porque la infancia no sea un
y otras naciones paganas, la exasperacion de los esclavos
estado de libertad ¿será menos natural? Y porque la edad
que no estaban protegidos por las leyes; en Francia mismo
viril no venga hasta despues de la pubertad ¿será menos
su famosa rebelion en el siglo once; y en nuestras colonias
conforme á la naturaleza esta sucesion? Resumumonos.
las guerras civiles de los negros. En cada pais , mientras se
XXI Verdaderamente, si se hubiese reflexionado un
trató de grandes empresas, y mientras los amos distribuye-
poco sobre la formacion de los pueblos ¿no hubiera basta-
ron con equidad los fondos comunes, los esclavos trabajaron
do el simple, buen sentido para hacer ver que en un pais
con ardor, porque despues de la emancipacion de los mas
nuevo no se podia empezar una segunda habitacion hasta
antiguos, conservaban la esperanza de ser emancipados á
haber concluido la primera, ni edificar casas particulares
su vez. Pero cuando vieron salir cada año cien mil escudos
sino despues de las habitaciones comunes; que no se po-
sin que se pensase siquiera en ellos, el trabajo aflojó , los
dian emancipar los posteriormente nacidos sino despues de
ánimos se irritaron, y la esclavitud se hizo espantosa luego
los patricios y de los señores; que este progreso debió exi-
que dejó de ser justa, porque nada repugna tanto á la na-
gir muchos siglos, y que proclamando la libertad antes de
turaleza como la idea de una servidumbre que no debe aca-
tiempo no se adelantaba su establecimiento un solo dia? Y
bar jamas.
si aun no tuviésemos la venda de la preocupacion sobre los
XX Si hubo pues para cada pueblo naciente un tiem-
ojos ¿no veríamos venir la experiencia al apoyo del simple
po de esclavitud, tambien vino despues un tiempo de li-
buen sentido? Aboliendo el comercio de los negros ¿los
bertad. Pero esta época no dependió ni del pueblo, ni de
hemos hecho por ventura mas libres ni mas felices? ¿Hemos
convenciones, ni de los señores , ni de los dueños , ni de
disminuido la esclavitud en su pais? ¿Hemos adelantado
los soberanos, ni de los conquistadores , ni de los legisla-
un solo dia la civilizacion de estos desgraciados?
dores : siguió necesariamente el progreso de ]os estableci-
¿Qué han conseguido pues nuestros novadores, publi-
mientos, y este progreso fue muy lento. La misma religion
cando que los hombres son por naturaleza libres?.... Exci-

230
flE LA. w3ERTAD,
VENTAJAS DE LA LIBERTAD.
23 1
tará nuestros esclavos á degollarnos. Y nosotros propagan,
Desde el momento en que soy libre no reco-
mi trabajo.
do su doctrina ¿qué hemos hecho? Hemos convidado á
nozco otra regla que la de la ley, y mientras no voy con•
nuestros esclavos á degollarnos á nosotros mismos, á nues-
tra ella, soy tan amo en mi propia casa, como el mas rico
tras mugeres, á nuestros hijos y á nuestros administradores,
señor en sus tierras. Bajo la egida y proteccion del sobcra
Corno si les hubiéramos gritado: saquead nuestras habita-
1
no puedo á mi vez vender, comprar, comerciar, adelantar
ciones, devastad nuestras colonias; nosotros no somos mas
mi fortuna y la de mis hijos. He aquí como por el derecho
que unos tiranos que os tenemos injustamente en cadenas...-.
de propiedad mi suerte se mejora, y la carrera de la fortu-
¿Se vió jamas una doctrina mas extravagante, mas desati-
na se abre á mi emulacion y á mi trabajo.
nada, mas opuesta á la libertad de los pueblos y á la feli-
III No solo esto. Adonde empieza la libertad empie-
cidad de las sociedades? ¿Y no será ya tiempo de volver á
za tambien el camino de los empleos y de los honores. En
los verdaderos principios?..,,
los primeros tiempos ( como ya hemos observado) el gefe
de cada habitacion tenia á su cargo lo espiritual y lo civil á
S. 6.9
un mismo tiempo; y por medio de sus hijos, que eran jun-
tamente sacerdotes y magistrados, gobernaba á un tiempo
iTentajas de la libertad.
á sus inferiores en ambas jurisdicciones. Pero á medida que
las ciudades crecieron, y que los hombres libres se exten-
I En nuestra última discusion hemos visto cuanto tiem-
dieron por los campos, fue preciso poner de trecho en tre-
po fue menester para que cada pueblo pudiese llegar en-
cho hombres ex-profeso que hiciesen observar las leyes tan-
teramente á los bellos días de libertad. Supongámosla
to divinas, como humanas; sin lo que la ignorancia y la in-
ahora completamente establecida en un pais, y reflexione-
moralidad hubieran convertido á estas familias separadas
mos sobre este estado. Hémc aquí, supongo, en una re-
hordas de salvages, entregadas á los mas espantosos des-
en
gion enteramente poblada, llena de ciudades y lugares,
órdenes. Fue pues necesario en las ciudades y lugares ir
donde puedo escoger á mi arbitrio obreros y cultivadores.
edificando poco á poco, primero oratorios, despees iglesias,
Habiendo sido antes esclavo, mis cadenas se hallan rotas,
señalarles rentas, y colocar en ellas sacerdotes ó pastores,
mis mayores estan establecidos, y yo lo estoy igualmente;
distintos de los magistrados, constituir á su cabeza un obis-
habiendo obtenido mi ernancipacion puedo trabajar ya por
po, encargado únicamente del gobierno espiritual; y en lo
mi cuenta; y cuando digo yo, hablo de todos los indivi-
ci';il hacerse reemplazar por jueces dependientes del tribu.
duos que como yo tienen su casa particular,
nal soberano. En la carrera de la iglesia, en la de la mili.
II En este estado de libertad, mi trabajo es mio, y
cia y en la de la magistratura se presentó pues un núme-
puedo venderlo por un año, por un dia, y aun por una so-
ro infinito de plazas subalternas, que se fueron aumentando
la hora. Pagadas mis deudas, y el tributo público satisfe-
en razon de las emancipaciones, y que ofrecieron al estado
cho, puedo hacer del resto lo que quiera, darlo, cambiar-
llano otros tantos empleos honrosos, á los que fueron ad-
lo, venderlo, comprar una tierra, una casa, y aun derechos
mitidos los que mostraban mas talentos. Segunda ventaja
honoríficos de mi antiguo dueño. Hérne aquí ya propieta-
que la libertad proporcionó á la masa del pueblo: su admi-
rio. Si mi amo es demasiado duro, ó yo no estoy contento
sion á los empleos públicos.
con él, despees del tiempo convenido llevo á otra parte
IV No paró tampoco aquí. Adonde empieza la libertad,

9
2,)2
VENTAJAS
DE LA LIBERTAD.
233
empieza el derecho de representacion y de peticion. Al
que el bajo pueblo, mientras no tuvo propi e-
que tienen ;
principio el cuerpo del pueblo fue representado por el ejér-
dad, no fue nada en las asambleas primitivas; que en Fran
cito; pero tenía verdaderamente voz deliberativa en el cam-
cia, aun lo que se llama tercer estado, no tuvo verdadera
po de Marte?... Estas son unas fábulas tan groseras, que no
existencia hasta Felipe el hermoso, y por consiguiente muy
valen la pena de ser refutadas. Todo el mundo sabe que
tarde. Estos hechos atestiguados por Ilincmar , Jorge Cear d,
cuando se leían al frente del ejército los decretos de los es-
y todos los autores antiguos , se encuentran de tal tuodo
tados generales, era para que supiese á lo que debia con-
confirmados por de Montesquieu, Moreau , Debo-
formarse, no para consultar su parecer; nadie ignora que
naire, y todos los buenos observadores modernos, que ya
en un principio, y mientras lo espiritual y lo civil estu-
no admiten disputas.
vieron en unas mismas manos, no hubo mas que un solo
VII Pero á medida que la libertad hizo progresos, los
órden; el de los propietarios, que eran los primeros geles
derechos del pueblo se fueron aumentando por grados. Pri-
de familia; ni que cuando estas jurisdicciones se separaron,
mero, luego que se dió libertad á algunas ciudades, se vie-
aquel primer órclen se dividió igualmente en dos, el de
ron entrar en las asambleas del estado algunos regidores,
los nobles y el de los prelados, que fueron largo tiempo los
hombres buenos, curiales., abogados , y los sugetos de mas
únicos deliberantes,
luces de entre los hombres libres... Algunas veces, cada se-
V Pero no se crea que el soberano, como se ha asegu-
ñor tenia orden de llevar consigo doce de estos: Volumus
rado falsamente en nuestros Bias, solo reunía estos dos ór-
la in tale placitum, unusquisque comes adducat secum
denes para pedir los impuestos; los juntaba (como dice
duodecirn scabinaeos , aut de melioribus hominibus: si-
Ilincmar) para conocer los sentimientos del pueblo, el
mul adducat adcocatos episcoporum , abbatum, abba-
estado de las costumbres y la disposicion de las provincias:
tissarum, dice Luis el Bueno ó el Debonaire; lo que no
Unusquisque digna relatu, et retractatu sccum afferebat;
dejaba de formar ya una multitud considerable, aunque no
si populus turbatus ¿qux causa turbationis? &c. El clero
tuviese voz consultiva. Seniores propter consilium ordi-
y la nobleza, como solos propietarios, eran los únicos en•
nandum, minores propter consilitan suscipiendum, non
tonces que podian dar luces al soberano sobre estos porme-
ex potestate,- dice Ilincmar ( De ordine palatii., cap. 29)...
nores: y el sacerdocio, como encargado de mantener las
En fin, luego que el tercer orden tuvo propiedad, fue con-
buenas costumbres, era el mas apropósito para conseguirlo
sultado: cuando fue perfectamente libre, los soberanos de-
por medios suaves. De aquí provinieron , ademas de las
bieron concederle asiento en. los estados; y así lo hicieron.
asambleas ordinarias, tantas convocaciones del clero y tan-
VIII Esta agregaeion de un tercer orden á los dos .pri•
tos concilios, bajo Carlo Magno y mas reyes de aquel &a•
Meros, fue mirada por algunos como un cambio de consti<
po; asambleas (segun M. Moreau) infinitamente impor-
tucion; es un error. El incremento progresivo de la gran
t,
tantes, y que se ha hecho muy mal en no continuar en los
familia no altera los principios constitutivos. Primero era
siglos posteriores.
un padre que no tenia mas que dos hijos , y que luego tu-
. VI Lo cierto es, que dar parte en las deliberaciones
vo tres. Cuando el tercer orden fue del todo emancipado,
del estado á los no propietarios es introducir en ellas el
debió obtener el derecho natural de dar luces al soberano
espíritu do ,subversion y de saqueo; pues que los que no
sobre todo lo que tenia relacion con sus propiedades é inte-
tienen, nada mas pueden votar que la espoliacion de los
reses. Lo que altera verdaderamente la constitucion, y la
Tom. II.

234
VENTAJAS
DE LA LIBBUTAD.
2 35
trastorna del todo,. es que el tercer- hijo se rebele contra sus
var, que cuando Dios ha querido constituir extraordinaria-
mayores, y quiera. ser antes que ellos.. Puesto que el terce-
mente , se ha complacido en escoger hombres de bajo na-
ro no: ha sido, admitido en. los- estados-hasta. mas, de trece si-
cimiento, á fin de que se viese claramente que por enton-
glo s. después que los, otros, dos,. es-de toda evidencia.que estos
ces quería derogar el .orden de la naturaleza.
dos existian antes que él ;, que tenian ya. derechos, de pater-
XI Pero lo que es igualmente importante de notar, es
nidad. y de. nobleza , por la. sola. primacía del. nacimiento,
que nunca Dios derogó el orden natural .sin hablar .expre
antes. que él hubiese llegado á. formar la: mayoría;. y que los
y que cuando hizo esto no •siguió la regla de los
soberanos, admitiéndole ,. no han querida darle otro dere-.
sumente;
cho que. el, que.
talentos. Los profetas y los .apóstoles .no eran hombres de
tcnian ya. los dos. primeros el. de represen-
gran sabiduría , ni de gran genio. Cuando en la antigua
tacion y peticion. respetuosa en, favor de sus propiedades
y personas_
ley constituyó á Aaron , á David, á Jeha y otros gefes
Este derecho. de representacion y peticion fue
extraordinarios., no dió la soberanía á los talentos sino al
la. tercera ventaja: que produjo la, libertad, á. favor del ter-
nacimiento. En la iglesia misma cuando el siglo de los mi-
cer orden, ó del pueblo_
lagros hubo pasado, y se trató de las primeras dignidades,
IX Y una. vez obtenidas estas ventajas-, ¿ qué• le queda
se escogieron ordinariamente hombres de nacimiento, por-
ba que ambicionar? ¿Aeaso- el verse elevado á. las. mas al-
queÁcomo hemos dicho ya) en el orden coniun siempre que
taá---dignidades, del orden social?..... Tampoco: esta. satisfae-
se trata de mandar en gefe, á los hombres .de nacimiento
cima. le ha sida negada: ¿Qué- puesto, mas. sublime hav en
acompaña una grandeza y una paternidad .que no pueden
la. iglesia. que eL pontificado?. Pues á él se ha visto. elevado
tener los plebeyos.
algunas: veces.. En la. antigua.
Aaron no era. de las pri-
XII Lo que hay de .cierto es , 'que en el orden comun
meras. familias: de Israel:. en. la nueva. los apóstoles: eran
no fue al talento, sino al nacimiento,.al que Dios quiso con-
unos, simples- pescadores. ¿Qué hay de mas grande en: el or-
ferir la .autoridad.; que por el .nacimiento .nos ha dado los
den. políticaque la: soberanía?. Sin embargo la han alcan-
geles primitivos; que por él ha constituido los .soberanos
zado muchas veces, hoMbres- de- bajo nacimiento_ Todo el
en todo el .universo; y que lejos de autoriiarnos á trastor-
mundo, sabe que Dios sacó á Saúl- del: estado de pastor ;• que
nar sus constituciones, nos prohibe tocar á ellas bajo pena
los-: tribunos. de• Roma. eran. de • la, clase del pueblo que- los
de condenacion -eterna.; que si él mismo se permite dero-
que-gobiernan en. las democracias- tampoco son de la clase
garla alguna vez, no es -sino para sobreponer á las ,autorida-
noble :„ que- la mayor parte de- los- diputados se- sacan. de las
des naturales una autoridad superior, que ,no por -eso las des-
clases mas. bajas.. ¿Qué. restaba pues que desear á. los- indivi-
truye. Cuando dió á su pueblo geles extraordinarios, no fue
duos del pueblo ?'¿: La nobleza.? Cuando las. familias nobles
• sino para mostrarle que solo él .era el soberano. Cuando pu-
se extinguen, los, soberanos las reemplazan con. plebeyas.
so unos simples pescadores á la cabeza de su iglesia, fue pa-
X. Poseyendo, eminentemente' la plenitud de sobera-
ra hacer ver á todo el universo que no venían de las po-
nia,, como. Dios en: lo espiritual , los monarcas- en- lo civil,
testades humanas ; sino que aquella constitucion sobrena-
pueden: cuando quieren ennoblecer todo lo que- tocan ,. ele-
tural era su obra.
var. al primer puesto, la que' haya. de mas humilde , y por
XIII Tal fue en todos tiempos la conducta del Ser su-
la comunieacion de su magestad hacer brillar á los ojos de
premo; y nunca será demasiado el cuidado que pongamos
los hombres lo que hay de mas obscuro. Se puede obser-
en conformar á ella la nuestra. Cuando se trata de los pri-
GG

2 36
VENTAJAS
DE LA LIBERTAD.
n37
meros empleos de la sociedad , no es en el tercer orden,
tal; y el estado llegar al colmo de la abundancia y de la
por benemérito que sea por otra parte , sino en el de la
prosperidad.
nobleza, adonde (regularmente hablando) se han de buscar
XV Felices nosotros si llegados á este punto supiése-
los sugetos. Si se deroga esta regla será solo en casos raros ,
mos detenernos.Pero mas allá de la verdadera libertad, se
y cuando (por decirlo así) se esté en la imposibilidad abso-
presenta la fantasma de otra , que nunca dice bastante; y
luta de conformarse enteramente á ella. Así todo el mundo
no hay en los hombres sino demasiada disposicion á escu•
sabe que solo en el último extremo se concedió la sobera-
ehar su pérfido lenguage. Cuando un pueblo se vé libre del
nía á los tribunos, á los diputados del tercer orden, y á hom-
yugo de la esclavitsid, se le hace creer que puede aspirar á
bres de baja extraccion por lo general; que solo despues
la independencia; y esta extravagante doctrina le condu•
de largas guerras y combates fueron reconocidas las repú-
ce infaliblemente al abismo de las revoluciones. Creyéndo-
blicas, otorgadas las cartas, y las nuevas constituciones con-
se por naturaleza independiente, es natural que pregunte
firmadas ; no siendo aun definitivamente legitimadas hasta
¿por qué ha de haber grandes, nobles, soberanos, ni sefio-
la época fijada. por los antiguos para la prescripcion. Tan
res; por qué un clero alto y bajo,. una alta y baja magistra-
repugnante como todo esto es á la naturaleza separarse del
tura, unos empleados altos y otros bajos? ¿Por qué ha de
orden ds,1 nacimiento. Para los grandes empleos, hom-
haber ricos y pobres, hombres que lo tengan todo, y
bres de gran nacimiento: he aquí el orden regular esta-
hombres que no tengan nada? Si los hombres fueron de
blecido por el mismo Autor de la naturaleza' Para sepa-
diversa naturaleza, si por ella habian sido diversamente
rarse de él son menester causas extraordinarias , casos ra-
dotados? &c. &c.
ros, cuando no puede ser de otro modo, ó en el orden de
XVI Viéndole ya emancipado de la autoridad doméstica,
la nobleza no. hay sugetos. Pero en fin, hay circunstan-
se le hace creer que puede igualmente pasar sin autoridad
cias enque se puede hacer, y la historia nos presenta ejem-
soberana, y sin la de la iglesia; que no tiene necesidad
plos de estas derogaciones. Cuarta ventaja de la libertad en..
de leyes ni de gobierno. Colocado- en la constitucion corno
favor del pueblo: la elevacion extraordinaria á los ,gran-
tercer orden, todavía pregunta ¿por qué ha de ser él el últi-
des empleos.
mo? ¿Si no vale tanto como los otros dos por sus talentos y
XIV Este es el siglo de oro de toda sociedad, y el
su mérito; y si. no les es aun superior por ser mucho mas
mas alto grado de perfeccion que un pueblo puede preten-
numeroso? .&c. &c.
der. Cuando todo está construido, y un pais se ha llegado
XVII Cuando los revoltosos que le han sugerido estas
á poner en todo, su valor ; cuando cada padre puede esta-
quejas sediciosas, le responden que son fundadas; que en
blecer á- sus hijos facilmente, esta es la época de ser to-
• efecto los hombres son por naturaleza'independientes; que
dos. iris hombres libres. La libertad abre á todos la carre-
es menester pasear por todas las sociedades una cuchilla
ra de la propiedad, de la fortuna, de las deliberaciones,
paralela que derribe las cabezas que sobresalgan de nivell
la de los honores y de los empleos. En este estado de per-
ya sabernos lo que viene á suceder. Desde este momento,
fecta , el interes personal lleva el trabajo, al mas
sacerdotes, nobles, sobewrios:y señores, ricos y propieta-
alto grado de actividad-, el comercio y las artes al mas-al-
rios, todos son proscritos, ,perseguidos, degollados; sus
to pinito de esplendor. El pobre puede coger el fruto de
tierras son devastadas, arruinadas . sus casas, sus bienes sai
su, aplicacion„ el, rico sacar el mayor partido de sti cap
queados, susalfouurras dilapidadas... ¿Y quién por último

238
DE LA LIBERTAD.
239
VENTAJAS
viene á a poderarse de todo? Los mismos fautores de la re-
ridad indispensable de nuestros superiores, ni del gobierno
belion. Tronos, sillas episcopales, señoríos, castillos, habi-
espiritual y civil.
taciones, todo vuelve á ser ocupado por otros dueños mil
XX Reflexiónese bien, que á cualquier grado de liber-
veces mas crueles y tiranos que los primeros.
tad que un puebla pueda llegar jamas alcanzará el de in-
XVIII Y el pueblo ¿qué fruto ha sacado? Verse mil
dependencia; porque este quimérico estado no ha existido
veces mas pobre, mas oprimido, mas desgraciado que Jo
nunca, y porque es incompatible en el orden indestructi-
era en los odiosos tiempos del feudalismo y de
ble que el Ser supremo ha. establecido.. En cualquier esta-
la esclavi-
tud. Durante la esclavitud
do que se suponga un: pueblo, nuevo ó ya formado, eselaf
no se pensaba sino en des-
montar terrenos, construir habitaciones, extender •y her-
vo ó libre,. bárbarosu... existencia supondrá
mosear las ciudades; la ocupacion de nuestro siglo es sa-
siempre tres- cosas, indestructibles, y esenciales: un Dios,
quear, destruir, devastar y degollar. En aquel tiempo
pudres é hijos;; y este es el origen , de los- tres órdenes. A
de-
siertos inmensos se cambiaban progresivamente en Ud-
cualquier grado de libertad á que pueda. llegar,. tendrá pues
dos campos cubiertos de cosechas abundantes; en el nues-
siempre sobre su. cabeza. un Dios y padres primitivos, una
tro los imperios mas ricos se cambian en vastos desiertos,
nobleza y un sacerdocio;- un: sacerdocio investido de una
sembrados de cadáveres y cubiertos de ruinas. En el uno,
autoridad divina una nobleza investida de una. autori-
los señores interesados en conservar, favorecian la multi-
dad humana;- un sacerdocio sin el. que' no puede pasar, y
plícacion y el adelantamiento de sus inferiores.; en el otro,
una nobleza sin. la que- no-existiría., pues . que no , se puede
los facciosos interesados en devastar, .obligan .á los pueblos
existir sin padres:- padres' que- habiendo nacido primero,
á irse á degollar por millares para conservarlos á ellos en
fueron primero> emancipados- y, establecidos;. hijos que ha-
biendo nacido despues „ fueron. emancipados y establecidos
el inícuo goce de sus .depredaciones. A la .edad de oro de
la perfecta civilizacion .sucedió no solo un siglo de hierro,
después,- por el solo orden- de los . nacimientos:. Dei ordi-
sino un siglo .de llanto, de .destruccion , de sangre, de atro-
natione. Mas , vengamos, al. hecho- decisiva que subsistirá'
cidades,
pillage y desolación.
siempre.
Hecha decisivo..
XIX Desgraciados los pueblos que engañados por la
apariencia seductora de una falsa libertad, prestan su oi-
do á los falaces discursos de una .filosofía impostora , que
Despues de haber- invada. destruir los dos- primeros ór-
solo los puede conducir á su ruina. En materia
denes, hemos formado el execrable . empeño • de degollar y
de libertad
matar hasta. que el tercero» se haya: hecho el- soberano de
hay un límite .que el hombre no pasará jamas; la eman-
cipacion de la autoridad .
los otros.dos. ¿Y qué resultado ha, tenido . esta. monstruosa
domestica. ¿Y qué especie de
libertad adquiere por esta emancipacion?
empresa ? El colmo de todos los- males-,-el complemento
La de trabajar
para sí, bajo la proteccion de
de todas las miserias para, el tercer- orden, mismo: Para, ciar
la autoridad divina y sobera-
na, que vela perpetuamente en la conservacion general
la preponderancia ,: al gran número .fue- preciso armar á los
de
las propiedades: libertad
pueblos contra sus soberanos, 1los vasallos- contra, sus se-
que nunca nos ha libertado ni
nos libertará jamas .del trabajo, ni de nuestras pasiones,
ñores, á los soldados contra. sus . oficiales, á. los diocesanos
ni
contra sus obispos, á los pobres contra los ricos, á los pe-
de nuestras necesidades, ni de nuestras obligaciones, ni de
qudios contra los grandes, á los criados contra los amos, y
la obediencia á las leyes divinas y humanas, ni de la auto-


240
VENTAJAS
DE LA LIBERTAD.
.14:1
á los hijos contra sus padres. Y como la simple razon na.
tural nos dice que solo al
número será inferior á la autoridad; que cualquier
mayor
menor manero concedió Dios
a
la
utoridad, cada pueblo se ha
mérito que tenga el tercer órden, los otros dos estarán
en contrado dividido en dos
partidos: uno á favor de la
sierrip re sobre él; porque no es el mérito, ni, el talento el
autoridad legitima, otro á fa-
que gobierna, sino la autoridad ; y que por mas nume-
vor de los revoltosos. De aquí ha nacido una revolucion
roso que sea el tercer órden , los otros dos serán siempre
cual no se ha visto jamas desde • el principio del inundo:
mas poderosos que él , porque la autoridad es la que for-
los padres degollados por sus hijos, los hermanos por sus
h
ma la fuerza moral de los dos primeros. Físicamente hablan-
ermanos, los amigos por sus amigos, y los ciudadanos por
sus conciudadanos; esto es, millones de hombres degollados
do un padre es menos fuerte que todos sus hijos; un pro-
de una y otra parte por una cosa imposible, por dar la au-
fesor menos fuerte que todos sus discípulos ; un general
toridad al mayor número,
tnenoS Inerte que todos sus soldados; un soberano menos
Nunca, desde el principio del
mundo, se !labia visto una guerra tan insensata, ni mas cruel
fuerte que todos.sus vasallos : no obstante el primero dis-
al mismo tiempo: nunca, en-los siglos de la
pone de los segundos, porque tiene sobre ellos derechos de
mas espanto-
sa esclavitud,
autoridad y de dominio que todas las fuerzas físicas del
ni en los del feudalismo, contra el que se
mundo no le podrán quitar.
ha declamado tanto, se vieron tantos delitos, tantos críme-
Aun cuando se degollase hasta' la consumacion de los
nes, tantos asesinatos, tantas ciudades saqueadas, tantos
campos talados, degollados tantos ejércitos, amontonados
siglos-, el hechó decisivo que subsistirá siempre es, que ha-
biendo .decretado Dios desde toda eternidad que las •111-
tantos cadáveres, tantas casas destruidas, tantos propieta-
timas familias en nacimiento, fuesen tambien las últimas
rios despojados: nunca el inundo se vió presa de un incen-
dio tan universal.
en :autoridad,: en paternidad,.en trabajo, en emancipa-
elón,lestablecianiento, posesion y propiedad ., jamas podrian
Y despues de tantos y tan terribles trastornos ¿se ha
completado acaso
llegará ser primeras por su mérito ni por sus talentos;
la gran obra? El tercer orden ha que-
dado soberano? No:
porque con semejante principio, no habria un solo propie-
jamas se vió tan pobre, tan misera-
tario que no se pudiese hacer degollar, un solo estado que
ble, tan sobrecargado de impuestos; jamas tuvo amos tan
duros, tan soberbios, tan crueles y
no se pudiese trastornar , ni una sola sociedad que no se
sanguinarios: jamas se
pudiese destruir.
vieron. mas exacciones, mas rapiñas, mas vejaciones, mas
El hecho decisivo es , que por mas que se trastorne la
depredaciones, mas requisiciones, mas sacrilegios, mas im-
piedades, mas injusticias, mas
organizacion exterior de un estado para colocar al tercer
i nmoralidad, mas opreton,
orden en el primer puesto, eh razon de su gran número,
mas castigos, que cuando se ha tratado de ciar la sobe-
ranía al
será el último. siempre, y estará esencialmente debajo de
mayor número, ¿Y por qué así? Porque es una
cosa imposible, y contraria á las
los otros dos; el último por su nacimiento, el último por
d isposiciones del Todo-
poderoso.
su autoridad , el último por su trabajo, el último por
sus derechos , el último por sus funciones , el último por
Habiendo decretado Dios, de toda eternidad, que la
su emancipacion y por la naturaleza de su poder; y es tan
autoridad fuese superior al mayor número, aun cuando
imposible que deje de ser el último, como que el cuerpo
se estuviese degollando hasta la consumacion de los si-
no esté debajo de la cabeza , los pies debajo del cuerpo,
glos, el hecho decisivo que subsistirá siempre, es que el
441
los hijos debajo de los padres; los últimos nacidos bajo los
Tom. II.
II Eí

242
VENTAJAS DE LA
pr
LTE
imeros, y las
ERTAD,
dltinzas familias
que no ha
bajo las p
s
ri meras , por.
ubordinado Dios á los pueblos por
ro y los talentos
el núnze-
sino por el nacimiento y las autoridades.
El hecha decisivo es
que , sea la que quiera la coas-
CUARTA CUESTIOY
titucion que se suponga , antigua á
compuesta,
mo
COMO.
derna , simple ó
quiera que sea , habrá
pueblo esencialmente tres
siempre en cada
órdenes;
Meza
el sa
y
cer
el estado llano;
docio la no -
y aunque quieran
fundi
en las asambleas nunca podran estarlo siem
rse
Bocio se dis
pre. con
DE DIFERENTES CUERPOS.
E
tinguirá de la
l sacer-
nobleza or su
na; la
p
autoridad divi-
nobleza del estado llano o
cia ;

y el estado
pr su

autoridad
autorida
llano de om
patri-
¡lay necesidad de ellos en cada orden?
mi nucion d
los dos rimeros por la di-
p
e sus d
mos grados de
erechos y de sus poderes en los últi-
nacimiento (co dijimos en la cues
liminar). Habíamos cald
S. I.° Cuerpo de los pontífices. — S. 2.° De los sacerdo-

tion
o en una
pre

nos pr
pro
tes. — S. 3.° De los religiosos.--S. 4.° De las es-
ecipitó en abismos de
funda, que
calam
co
idades„.
cuelas de primera educacion.—S. 5.° De los estu•
ncierne. á los tres
sobre todo lo que
órdenes, su
•subor
or
dios.—S. 6.° De los hospitales. __S. 7.° De los mon-
clinacion , y sus poderes
igen, su rango, su
respectivos..
&cs.—S. 8.° Otras subdivisiones.
Parar llenar bien sus. fu
subd
nciones . estos. tres órdenes se
ividieron en diferentes cuerpos, y t
en la cuestion próxima,.
rataremos de ellos
ESTADO DE LA CUESTION.
exam
per
inando. su utilidad y su
tancia, por las. diferentes necesidades de cada cuerpo, 410..
I Aun cuando una ciudad naciente se compusiese so-
lo de diez individuos ( dice Platon ) aparecerá cada
uno de ellos entregado , bajo la inspeccion de la autoridad,
á diversas funciones. Habiéndonos dado la naturaleza ta-
lentos diferentes á cada uno; á este la fuerza, á aquel la des-
treza , al otro genio, y á este otro elocuencia, parece que.
o
no puede dudarse que nos destinó á diversos empleos. El
medio de hacerlo todo mal sería querer mezclarse en todo;
pero todo se hará bien , si cada uno se ocupa solo del des-
tino que le ha sido seiSalado: singulos ad singula opera,
promptos natura producit.... Singula fieri, et piara, et
melius, ct facilius. (Platon Repub. lib. 2.)
II Despues de haberse dividido naturalmente en tres
órdenes, por sola la sucesion de las autoridades , debió
}l :

2 44
CUERPO
DE LOS PONTÍFICES.
245
cada orden subdividirse naturalmente en diferentes Cuer-
ro si esta ley es la regla de todas las leyes, y la base funda-
pos por la variedad sola de las operaciones y de los talen.
mental del mundo moral, civil y social al mismo tiempo,
tos. En lo espiritual, al paso que el cuerpo de los pon.
debe ser infinitamente mucho mas importante que lo que
tífices forma súbditos , tuvo insensiblemen te sus sacerdo-
querria la falsa filosofía. Séanos permitido recordar aquí en
tes, sus levitas , sus cantores , sus profetas y sus sacrifica-
dos palabras los principios fundamentales de los gobiernos.
dores; en lo civil, al paso que la nobleza se aumentó, tu-
¿Fuimos nosotros los que en el orden moral nos dimos á
vo cada soberano sus duques, sus condes, sus militares, sus
ácia el mal? En el orden fisi.
nosotros mismos inclinacione s
jueces y sus magistrados; y á medida que se aumentó la po.
co ¿fuimos nosotros los que hicimos descender los hombres
blacion, tuvo cada señor, para los trabajos comunes, sus la-
unos de otros, y colocamos por sola la sucesion del naci-
bradores, carpinteros, y obreros para cada ramo.
miento los padres sobre los hijos, los patricios sobre los
Estamos muy lejos de querer entrar en el porme-
plebeyos, y los s'efes sobre sus tribu? ¿Graduamos las auto-
nor inmenso de estos diferentes cuerpos; pero como el me-
colocando por todas partes señores
ridades y los. poderes,
dio mas eficaz de que se ha servido la falsa filosofía para
para contener las pasiones, recompensar á los que las con-
destruir todos los órdenes, ha sido el de destruir sucesiva-
tienen, y castigar á los que dejan arrastrarse de ellas'? ¿No es
mente los cuerpos de que se componen; y para d
evidente que todos estos arreglos fueron obra del Ser
estruirlos
ha tenido que suponer que todo es de convencion, exami-
naremos si
supremo?
uno solo de estos cuerpos ha sido creado por
muy bien que en lo civil , cuando he adquirido
III
los pueblos ; pero como los cuerpos mas
sobre mis descendientes, puedo dis-
n ecesarios son
la autoridad universal
los que ha atacado mas particularmente nuestra detestable
poner de ella como lo crea á propósito, y que el sacerdo-
filosofía, será tambien de estos de los que nos ocupare-
cio no tiene derecho á mezclarse en estas disposiciones.
mos con mas particularidad, para hacer conocer á
Pero si no puede poner obstáculos á ellas cuando han sido
los pue-
blos su necesidad y su importancia.
ya hechas, tiene orden de contribuir á, su conservacion.
No se debe creer que se limiten sus funciones á solo lo
S. 1.°
espiritual, porque solo tenga en sus manos las armas espi-
cuerpo de los pontífices..
rituales. La ley de Dios es de una extension inmen sa. Es,
1
segun la bella expresion de hornero, aquella cadena de oro
Primeramente , ¿qué es este cuerpo augusto que se
que hace depender el mundo de la mano de Júpiter, y de
presenta al frente del sacerdocio, y aparece con tanta ma-
la que no, puede moverse un solo eslabon sin poner en
gestad entre todos los pueblos ? Si se quiere oir á 'alisa
movimiento todo lo que llena el espacio inmenso de este
filosofía , es el mas inútil de todos los cuerpos; pero á
vasto universo. No fue hecha solo para arreglar el curso de
los ojos de la filosofía ilustrada , es el primero de todos
los astros, sino tambien para dirigir á todos los hombres,
en la organizacion esencial de los estados , y el mas nece-
todas las leyes, todas las pasiones, y todas las acciones- del
sario en su. constitucion; y bajo este aspecto de utilidad
hombre.
pública le consideraremos.
IV En el orden civil, corno en el moral, se perderla el
II ¿Cómo se anuncia este cuerpo augusto á todos los
mundo si el primer eslabon de esta cadena magnífica no
gobiernos? Como depositario de la ley del Ser supremo. Pe-
estuviese en la mano del Todo-poderoso, y le colocásemos

2.46
CUERPO
DE LOS PONTIZICES.
247
en la de los pueblos. Si el legislador se separa de esta ley
en el mundo podria disponer de ella, á pesar suyo, ni en
en sus edictos, el jurisconsulto en sus decisiones, el publi-
nombre de los pueblos, ni de los soberanos, ni de los le-
cista en sus tratados, el filósofo en sus raciocinios, y el
gisladores. Lo prohibe Dios del modo mas expreso: no to-
hombre libre en su conducta, todo caerá en el error, y es-
marás los bienes de otro. ¿Y cómo podrian hacerlo los le-
te nos conducirá necesariamente al abismo. Esta ley abra-
gisladores de la tierra, cuando los pontífices mismos no lo
za en su vasta extension, todo lo que se comprende en
pueden? Cuando los soberanos disponen de su soberania,
los diez mandamientos, y de consiguiente es la coleccion
6 forman libremente constituciones, tienen orden los pon-
de todos los derechos, y de todos los deberes para con
tífices de mantenerlas, pero no de tocar á ellas. Cuando un
Dios, para con el próximo, y para con nosotros mismos; y
particular dispone de su herencia, segun las leyes, de-
el cuerpo de los pontífices es el depositario de ella. ¡Qué
ben apoyar estas disposiciones ; pero no han podido
funciones tan extensas y augustas!
ni podrán jamas. violarlas, quebrantarlas, ó ponerlas em-
V Cuando se nos dice que todo poder viene de Dios,
barazos..
nos figuramos que se trata solo de los soberanos; y no es
VIII Proteger los derechos de todos, los de los sobera-
así, porque se trata de todos los derechos y de todos los
nos y de los súbditos, de los grandes y pequeños; anunciar
poderes en general: se considera sin duda á los soberanos
que vienen de Dios y no del cuerpo colectivo de los pue-
como los primeros. Habiéndoles colocado Dios mismo á la
blos; morir antes que-dejarlos violar, o violarlos ellos mis-
cabeza de cada pueblo, por el primado de su nacimiento,
mos, tal es la noble fiincion de los pontfices... Son centi-
les confirió derechos los mas extensos; pero los patricios,
nelas colocadas por Dios sobre los murns de Jerusalén, con
y los padres subalternos tienen tambien derechos de auto-
orden de avisará. los hombres noche y dia Super muros
ridad. Todos los que trabajan adquieren igualmente dere•
Jerusalem constitui custodes tota die ac nade in perpe-
chos de dominio; y todos estos derechos vienen de Dios.
tuum non taccbunt. Y como no hay en el mundo una sola
VI Padres y madres, señores, soberanos y patricios,
sociedad en la que los derechos de los individuos no ten-
sacerdotes y pontífices, propietarios, grandes y pequeños,
tan su origen en el derecho natural, es imposible que
cualquiera que seais, si teneis algunos
n.
derechos: grabad es-
pueda existir un solo pais que pueda pasarse sin un cuer-
ta verdad importante en vuestro espíritu para no olvidarla
po de pontífices.
jamas. El poder de autoridad ó de dominio que teneis no
IX Córranse todos los siglos, y súbase hasta el origen
os viene del pueblo sino de Dios. El primero que la ad-
.0
del mundo, y . se hallará que siempre y en todas partes hu-
quirió, la recibió de mano de Dios, y no de la delipueblo.
bo estos cuerpos. augustos.. Los hubo desde el instante de
Aun cuando la háyais recibido de los antiguos propietarios,
la creacion; en. la ley de naturaleza; en la ley de gracia y
la teneis por Dios, no por los pueblos. Fue á vosotros á
en la ley 'escrita:. los hubo entre los egipcios, los persas,
quienes la olió Dios, y no á los pueblos. El cuerpo colecti-
los griegos y los romanos, los gaulos, los escitas,.los tárta-
'
vo de un pueblo nada es, pues que no puede tener dere-
ros y los chinos.. Atraviésese de una parte á otra el Asia;
chos sino por los individuos de que se compone.
el África, la América, y los paises mas bárbaros y menos
VII Cuando un individuo tiene derechos, se consideran
civilizados, y por todas partes se hallarán pontífices. Que
como una propiedad suya, y puede disponer de ella como
se hayan llamado Ronces, .Breunines, Druidas, grandes
señor: pero aunque se inundase la tierra de sangre, nadie
Sacerdotes, ó grandes Lamas, nada importa; porque solo

243
CUERPO
hay di
Dr, LOS PO3STIFICES.
249
ferencia en el nombre: pero en todas partes
consi
son,
XII ¿Hay por ventura un Dios para Europa, otro pa-
derados_ corno hombres que pronuncian sobre las
yes divinas, y
les
ra el Asia, otro para el África , y otro para el América?....
que se arrogan el poder de gobernar á
sacerdotes.
lós
pregunta que deberla hacerse á todos aquellos
Ilé aquí la
que pretenden que entre tantos cuerpos pontificales, es di-
X Pues que hay una ley anterior á todas las leyes hu-
manas, debió c
ficil conocer cuál es el verdadero. Pues que no puede ha•
onocerse por todas partes la necesidad indiss
ber sino uno, deben ser evidentes los caracteres del ver-
pensable de un cuerpo de pontífices, para consultarle
enand o .
(ladero cuerpo pontifical, que por todas partes debe ser el
se_querian conocer las leyes de la d ivinidad en las
grandes deter
mismo. Es cierto que desde el principio del mundo envió
minaciones. Cuando el cristianismo, vences
Dios tres cuerpos diferentes: el de los patriarcas, el de
dor de las supersticiones paganas, empezó á tener existens
Auron, y el de la iglesia ; los tres constituidos de diver-
cia legal en los estados, causó una sorpresa el ver á los
so modo-, porque el primero fue encargo de simples fa-
obispos presidiendo al frente de los densas órdenes.
¿Peró,~
no era el cuerpo de
milias , el segundo de todo un pueblo, y el otro de todo el
Ios: pontífices el primero del estado- en.
universo. Se diferenciaban los tres en su constitucion; pe-
tre los judíos? ¿No lo era en todos los pueblos paganos? ¿Se
ro la mision fue siempre la misma, siempre, divina, siem-
daba en ellos un solo paso sin consultar á este cuer io?
00,
pre sobrenatural, y siempre recibiendo directamente de
¿Por qué hubo tantos oráculos y Pitias? ¿Tantos auspicios y
aruspides
Dios sus poderes,
entre. los rornanos? ¿Y tanto respeto á las respues-
XIII Todos tres pueden variar en la disciplina ; pero
tas dejos gefes del sacerdocio entre los egipcios, los per•
sas y los garitos? ¿No. es
en la enseñanza son invariables los tres. En la época de
. porque sobre todas las leyes hu.
los patriarcas, todos enseñaban la misma doctrina: en los
manas., existe una, á la • que deben conformarse todos los
soberanos y obliga g
tiempos de la sinagoga, todos los pontífices de la ludes ha-
en eralmente á todos los hombres?....
blaban del mismo modo; y aun hoy, todos los pontífices
XI' • Entre estos cuerpos pontificales, solo hay uno que
de la iglesia, en cualquiera region que se hallen, se con-
se comunica con el Ser • supremo, y que puede conocer el
forman con las decisiones del cuerpo. El que no lo hace
sentido -de sus leyes. :Todos los densas, órganos necesarios
así se coloca en el rango de los pontífices falsos, porque
de las pasiones, que los han engendrado, solo pueden fas
en todo lo que concierne á su gobierno, no puede Dios te-
vorecer el despotismo de las .pasiones mismas. Por eso el
ner dos lenguages contradictorios: quod ubique, quod sem,
reinado de los saeerdotes'falsos• fue siempre el de todas las
per, quod ab ómnibus. IIé aquí los caracteres evidentes del-
pasiones.... ¿Cuando el despotismo hizo . pesar mas su cetro
pontífice verdadero: la misma mision, la misma doctrina,
de hierro sobre las cabezas de los pueblos? In el reinado
y poderes divinos y sobrenaturales en todas partes. El que
de los sacerdotes paganos..., ¿Cuando dejó _de h acerse sen-
se separa en uno solo de estos puntos, será manifiestamen-
dr?... ¿No fue cuando se destruyó el paganismo? ¿Cu -
án
te un pontífice falso.
do los soberanos se hicieron justos, humanos y benéficos?
XIV La ley de Dios no varía. Es independiente de
¿No fue cuando se hicieron cristianos? ¿No sc ven obliga-
la voluntad de los hombres; y hé aquí porque hace la ba-
dos nuestros
1
en ciclopedistas (art. Cristianismo) á convenir,
se fundamental de todos los órdenes. En el orden sobre-
que antes de este tiempo no habla ni derecho de la guer-
natural , aunque solo hubiese un solo hombre en la tier-
ra, ni derecho de gentes, ni verdadero derecho público?.,
ra, sería por esta ley el pontífice de su familia. Sí en el ori•
Tom. II.

UD()
CUERPO
DE LOS PONTÍFICES.
251
gen los patriarcas estuvieron encargados de hacer obser,
desde el primer instante, y por ella subsistirá hasta la con-
var la ley de Dios en sus casas; la tribu de Levi, en la Ju.
sumacion de los siglos.
dea, y despues la iglesia en el universo ; si el cuerpo de
XVIII Esta ley es la que debe conocerse, la que es
los pontífices ha sido establecido teniendo por base á los
preciso estudiar, y sobre la que se debe edificar ; ley so-
apóstoles, y san Pedro fue constituido su gefe, no fue por
bre la cual debe constituirse, porque sobre ella se apoyan
la ley de los soberanos, por las convenciones de los pue-
todos los derechos y todos los poderes; los de Dios y los
blos, ni por la voluntad de los mismos pontífices, sino por
de los hombres, los de los soberanos , los de los pueblos y
la del Todo-poderoso: los pontífices no son dueños de mu-
los de los individuos. Quitad esta base, y todo se desplo-
dar estas constituciones fundamentales, de las que son con-
mará; atacadla, y todo se trastornará; construid sobre las
servadores.
convenciones ele los pueblos, y todo se 'romperá. Leyes, mo-
XV En el orden de la naturaleza, aunque solo hu-
ral., sociedades, lo natural y sobrenatural , lo civil., y lo
biese un hombre sobre la tierra, harían en virtud de
religioso; todas las -leyes fundamentales vienen de Dios: to.
esta ley su movimiento el sol y los astros, y por ella pro-
das están .escritas en los libros sagrados, inspirados por
duciría la tierra, y se regeneraría y vivificaría todo. Si por
Dios, y este código fundamental está en las manos de los
la fecundidad admirable de la naturaleza tuvo el hombre
pontífices., que son dirigidos por Dios mismo No pueden
frutos, en seguida trigo, y despues ganados, y aun en nues-
tocar á , pero son sus intérpretes y jueces.
tros dias lo tenemos nosotros, no es por la ley de los sobe-
XIX Así que , cuando la religion llega ser atacada,
ranos, ni por la de las convenciones de los pueblos, ni por
y el edificio de la iglesia parece conmovido hasta en sus
la voluntad de los pontífices mismos. A Dios solo es debi-
cimientos por los cismas, las heregías , y por la conjura,
do el culto, la adoracion y el sacrificio, y á él solo corres.
o
eion general de los errores, ¿á quién se dirige para termi-
ponde el fijar sus bases. Los pontífices no son los señores,
nar todos los combates? Al cuerpo de los pontí fices y á su
sino conservadores.
gefe, porque este cuerpo augusto tiene la promesa de la
• IV
XVI En el orden moral, aunque solo hubiese un
asistencia divina. Por eso en el orden moral, cuando na-
hombre sobre la tierra será libre por esta ley, y por ella de-
ce un individuo, y contrae la obligacion indispensable de
be ser gobernado en todas sus acciones. Si desde el origen
renunciar ásus inclinaciones, y vencerse á sí mismo, debe
sus inclinaciones le condujeron al mal , debe domarlas, ya
acogerse al gobierno de los pontífices de la iglesia, si quie-
para evitarle , y ya para hacer el bien; si por victorias per-
re tener derechos al cielo.
petuas llegó á adquirir propiedades, y mereció recompen-
XX En el orden social. ¿Dónde se hallan estos prin-
sas y castigos por su conducta , no fue por la ley de los so-
cipios fundamentales é indestructibles, que es Dios el que
beranos, ni por la de las convenciones de los pueblos, ni
ha establecido un gefe á la cabeza de cada nacion :
por la voluntad de los pontífices, sino por la ley del To-
unamcuamque gentem prceposuit rectorem (Eccl. 47.)?
dopoderoso.
¿Dónde se lee que lo hizo por sí mismo, faciam
XVII En fin, en el orden social, aunque solo hubie-
in gentem magnanz ; y el modo con que lo hizo? ¿ gene-
se un hombre sobre la tierra, viviría y se reproduciría por
rabit duodecim duces. (Gen. 17 y 2o)? ¿Dónde se ven
esta ley, y por ella tendria autoridad sobre sus hi jos , y
con claridad los monumentos indelebles de la forrnacion
estos sobre los suyos. Por esta ley fue fundada la sociedad
de las ciudades primitivas, de la fundacion de los pue.
;

252
CUERPO
DE LOS PONTÍFICES.
25 3
kilos; y el nombre de sus geles ; las ciudades que constru-
fue arreglada cada sociedad por Dios mismo: qua:
cómo
yeron, los pueblos que g obernaban, y las regiones donde
°atenn sant á Deo ordinatw sunt: cómo el que resiste á
Mandaban?. ¿urbes inri regriabánt , regiones tibi. impera.
las potestades resiste los arreglos del Todo-poderoso: qui
? ¿Dónde se vé todo .esto? En el GénesiS y en los li-
resistir, Dei ordinationi resistit: cómo los que lo hacen in.
bros sagrados , inspirados, por Dios mismo. Y cuando los
curren en la condenaeion eterna; qui resistunt, ipsi sibi
nonos. han sido atacados con mas violencia por el error,
daninationem adquirunt: cómo los pueblos han sido so-
¿quién. ha sostenido siempre que los soberanos tienen sus
metidos á sus soberanos, no voluntariamente y por con-
poderes, no de sus súbditos, sino del mismo. Dios, por
•Vencion ;•sino • por necesidad y á pesar suyo: necesitate
-sus predecesores?. El cuerpo de los pontífices dirigidos por
subditi: cómo nuestros soberanos son los ministros desPios,
Dios. ¿Permitió jamas el Espíritu Santo que cayese jurídi-
y sus imágenes en la tierra: ministri Dei sunt : cómo los
tatnente en el error monstruoso de la soberanía de los
reyes reinan por él , y los legisladores clan leyes justas: per
pueblos?
me reyes regnant, et legisladores justa dceernunt: cómo
XXI Ahora que este error ha ganado todas las regio-
nuestros soberanos son nuestros padres , y cómo- somos
nes, y contagiado todo el universo, ¿ cuándo podrá resta-
nosotros sus hijos, obligados . á amarles- y á sacrificarnos por
blecerse el espíritu público? Cuando se vuelva á los libros
ellos , pues que están investidos realmente de la autoridad
sagrados inspirados por Dios; cuando se sepa que Dios fun-
universal de nuestros padres: honrarás á tu padre y á tu
dó. el orden social en nuestros padres primitivos, tan esen-
madre_ lié aquí el sentido natural de los libros sagrados
cialmente como en el orden espiritual edificó su iglesia so•
inspirados por .Dios mismo,
bre el fundamento de los apóstoles: super fundamentara
XXIII ¿Y quién podrá restablecer en los espíritus es-
apostolorum. Quitad los apóstoles, y el cuerpo de los pon-
tos principios fundamentales de las sociedades? ¿Quién ha-
tífices• no traerá su origen de Dios. Quitad á nuestros pa-
rá predicar á los pueblos -en las .cátedras, y explicar á la ju-
dres' primitivos; y tampoco vendrá de él la cadena de los
ventud en las escuelas, de, ,qué.modo nuestros soberanos
soberanos. Quitad al padre primitivo de cada ciudad, y re-
son verdaderamente nuestros padres; cómo los patricios
sultará por necesidad entre Dios y los pactos sociales una
son los padres de los plebeyos; y cómo Dios ha subordi-
laguna inmensa, que no podrán llenar jamas todos los sis.
nado realmente todos los hombres y todas las autoridades
temas revolucionarios. Peto . volvamos á establecer al pa-
paternas por la sucesion sola del nacimiento ? ¿Y cómo poi,
dre primitivo, y se llenará la laguna , ó mas bien no la
drá hacerse renacer en los estados el orden., el reposo y la
habrá.
subordinaciou? Pur la ensefianza de los pontífices, dirigidos
„,
,s
XXII Quitad los padres primitivos, y vendrá
por Dios mismo.
á ser
un enigma, no solo la historia profana, sino la historia
XXIV ¿Dónde 'se conservan las semillas de todo, en
sagrala; y será imposible conocer cómo los gefes de cada
medio de estas inundaciones espantosas .y de .este diluvio
ciudad tienen autoridad universal sobre sus súbditos. Vol-
de errores, donde todo perece, y estos siglos afrentosos de
vedlos, y todo se dejará conocer claramente. Entonces se con-
paganismo y de barbarie? En los libros sagrados inspirados
cebirá como cada ramo del género humano tenia su gefe
por Dios mismo. Aun cuando. todas las verdades llegasen á
antes de nacer, y como este tenia naturalmente autoridad
borrarse en las obras de los hombres por mano de las pa-
universal sobre sus descendientes:- se concebirá facilmente
siones, se conservará • en ellos siempre el fuego sagrado

254
CUERPO
DE LOS PONTÍFICES.
255
donde se irán á encender todas las antorchas de la ense-
feces para defender nuestros intereses, y no los queremos;
ñanza pública. Y aunque hiciesen naufragio todos los ener-
para velar sobre los muros de Jerusalen, y los precipitamos:
pos de enseñanza; y los estados se viesen arrastrados por las
desde ellos; para gritar contra los enemigos, y les hacemos
pasiones á las sombras de la corrupcion y de la muerte,
callar; para contener nuestras pasiones y condenar los er-
el cuerpo de los pontífices verdaderos , dirigidos por Dios,
rores, y no queremos que las contengan ni los condenen.
será el que solo pueda, por sus decisiones infalibles, vol-
¡Los matamos, los degollamos, los despojamos, los envile-
verlos á conducir á la verdad y á la luz.
cemos, y no queremos que vivan á nuestras expensas!
XXV Este cuerpo de pontífices supone hombres de
¡Desgraciada tn, Jerusalen, que apedreas aquellos que te
Dios; hombres que por una sucesion no i nterrumpida su-
han sido enviados de parte del Todo-poderoso! ieCe tibi, Je-
ben basta Dios por los apóstoles en el orden espiritual, tan
rasalem t ¡,desgraciado tú Corazaiml ¡desgraciado tú Beth-
esencialmente, como los soberanos legítimos deben subir
said! ¡vce tibi, Corazaim! ivce tibi, Bethsaida!.... Conclu-
al mismo Dios por nuestros padres primitivos, en el or-
yamos pues.
den civil: hombres investidos de una autoridad sobrena.
XXVIII Hágase lo que quiera en la formacion de los
tural, por la voluntad de los apóstoles., tan verdaderamen-
te corno los soberanos
pueblos, el cuerpo de los pontífices será siempre el pri-
'legítimos lo son de una autoridad
mero de todos los cuerpos. El primero por su existencia,
natural por los reglamentos de nuestros padres primiti.
pues que es tan antiguo corno la ley de Dios, y existió des-
pos: hombres libres é independientes de la autoridad civil,
de el instante mismo de la ereacion: el primero por su au-
que pueden hablar, ordenar., subsistir y regenerarse con
in
toridad, pues que la autoridad divina está sobre todas las
dependencia de la autoridad civil: hombres que en todo
autoridades humanas: el primero por sus funciones, pues
-lo que dice relacion .al gobierno espiritual, no dependen
no hay ninguna mas elevada que la de anunciar la ley
sino de Dios; y que están obligados á despreciar el mundo,
del Todo-poderoso:. el primero por la importancia de sus
á derramar toda su sangre, y morir mil veces antes que
funciones, pues que es por la ley de Dios el defensor de
consentir que se alteren las leyes fundamentales,. cuyo
los tronos, de todos los órdenes, y de todos los estados; el
depósito sagrado les fue entregado por los apóstoles.
primero por la extension de sus funciones, pues que es-
XXVI Cuando este cuerpo augusto gozaba de toda su
tando encargado de conservar la ley de Dios ; su distrito es
independencia, teníamos á un Bossuet, que combatía ]os
todo el universo, sus súbditos todos los hombres, sus ene-
pactos sociales y todas las doctrinas revolucionarias; que
migos todas las pasiones, y su objeto las acciones de todos
sostenia con tanta autoridad como elocuencia que los so-
los hombres.
beranos no tenian su soberanía sino de Dios por
2.°
sus pre-
decesores; que desde el soberano sobre su trono, hasta el
Cuerpos de los sacerdotes.
último propietario, cada uno es señor de sus derechos; y
que en tanto que los reclamen, no podrán perderlos. En-
Con funciones tan extensas, es facil concebir que el
tonces sin embargo, los soberanos estaban en paz, los prín
cuerpo pontifical tuvo siempre necesidad de cooperadores;
cipes en seguridad, y todos los estados se hallaban perfec-
y los tuvo efectivamente en todos los tiempos. Nadie ig-
tamente bien defendidos.
nora que desde el primer origen tenia ya Adarn sacerdo-
XXVII ¡ Desgr4ciados nosotros! Dios nos dió ponte.
tes bajo de sus órdenes; que fiaron tenia infinitamente

1
2 56
DE LOS SACERDOTES.
357
CUERPO
mas en la ley antigua; que Jesucristo, luego que tuvo dis-
cristianos no se ofrece el sacrificio sino en las iglesias; pero
cipulos, constituyó ministros subalternos, sometidos á sus
es preciso que se extiendan por todas partes los sacerdotes,
apóstoles; que donde quiera que estos crearon obispos, se
para instruir á los fieles. Siendo la ley de Dios la regla de
encargaron de constituir sacerdotes, diáconos y otros mi-
todas las acciones del hombre, es evidente que abraza, sin
nistros inferiores, para que trabajasen bajo sus órdenes y
excepciou alguna, á todos los individuos, todas las edades,
les ayudasen en cl pormenor de sus trabajos.
todos los estados y todos los instantes de la vida. Su aplica-
II Córranse todos los paises y pásense cn revista todos
cioix es inmensa; y no hay un solo niño á quien no sea in•
los siglos, y se hallarán por todas partes, bajo la direccion
finitamente importante enseñar, un solo individuo á quien
del cuerpo pontifical, sacerdotes, escribas, lectores, arús=
no sea igualmente importante ilustrar, ni una sala casa en
pides, bardos, músicos y ministros subaltoenos de toda es.
donde no sea importante hacerla observar; y de aquí pue-
pecie. Que á los gefes se ]es llame pontífices, patriarcas,
de deducirse cuántos ministros son necesarios para ense-
grandes sacerdotes, grandes druidas , ó grandes lamas; y á
ñar la ley de Dios.
los ministros inferiores, magos, druidas, bonces, brami-
V Decirnos primero, que no hay un solo niño á quien
nes, seniores, curas ó pastores, segun los lugares y los
no sea infinitamente importante enseñar. Es bien sabido
tiempos, repetimos, nada-importa esta diferencia en su des
que no es este el sistema de los apóstoles de las pasiones.
nominacion. En todas partes los que gobiernan ocupando
Segun ellos, en los primeros años sobre todo, »es preciso
el primer lugar y ejercen las funciones de pontífices; y los
»dejar obrar á la naturaleza, y tener mucho cuidado de
que gobiernan ocupando el segundo., hacen las funciones
»conservar á los niños en su ignorancia; porque siempre
de sacerdotes, y reciben de los pontífices su doctrina, su
»saben bastante. Dicen que los mas instruidos son tambieti
misiori, y sus poderes. Por eso es evidente que cuando los
»los mas corrompidos. Y aun hay entre ellos quien pre-
pontífices no tienen poderes, tampoco pueden tenerlos los
»tende que es dañoso enseñar á leer á los niños." Un plan
sacerdotes.
de educacion tan cómodo no podía dejar de tener parti-
I.II Pues que tenemos nuestros bienes de Dios, es vi-
darios; y los ha tenido en efecto en gran número, porque
sible que el primer deber del hombre para con él, es el
nada hay mas terrible para las pasiones que la instruccion,
sacrificio. Así que desde el origen, el hombre inocente y
ni nada que pueda sedas mas favorable que la ignorancia.
el culpable, los patriarcas, judíos, paganos, persas, egip-
VI Se dice que es preciso dejar obrar á la noturale-
cios, chinos, y los pueblos salvages ó civilizados, todos
Oigarnos sobre esto las lecciones de un maestro que
han tenido altares, y en todas partes la primera funcion de
nuestros filósofos no recusarán: »¿Qué es la naturaleza? (dice
los sacerdotes ha sido la de ofrecer el sacrificio bajo la
»Baile) ¿cuáles son sus sermones? Que es preciso comer
inspeccion de los grandes sacrificadores..
»bien., beber bien, gozar bien de sus sentidos, preferir su
IV Pero si es la primera funcion del sacerdocio, no es
»interés al de otro, acomodarse á todo lo que puede con.
la mas extensa. Entre los judíos solo Babia un lugar en el
»venirnos, hacer mas bien una injuria que sufrirla, y ven n
que podian hacerse los sacrificios, y en .todas partes habil
>fga rse,... No debe creerse (añade este escritor) que el co•
sinagogas para instruir- al pueblo. Entre los paganos no se
»merejo con los malos es lo que inspira estas pasiones: Se
sacrificaba sino en los templos, y por todas partes 'labia
»hallan no solo en las bestias sino en los niños, porque
sacerdotes diseminados para la enseñanza pública: entre los
»son anteriores
nteIri_ro. 1
res á la mala educacion. Y,.1 el arte no cor-

2 58
CUERPOS
DE LOS SACERDOTES.
259
»rigiese á la naturaleza, nada habría tan corrompido como
sidad de maestros para satisfacerlas. Abandonando á un ni-
»el alma del hombre, ni nada en que se asemejasen tanto
ño á sí mismo , sobresaldrá muy pronto en este arte pe-
»los hombres «, por un acuerdo coman, que en esto, á sa-
ligroso. ¿Se quiere un ejemplo evidente? Véase aquí : »He
ber: en que es preciso dar al cuerpo todo lo que desea, sa-
»visto (dice un hombre que no debe ser recusado) á un ni-
tisfacer la ambicion, los celos y el deseo de la venganza
Ȗo educarlo segun los principios preciosos de Rous-
»por cuantos medios sean posibles."
»seau. A la edad de ocho años era un monstruo de lubri-
«Si los niños lo supiesen todo al nacer (dice la Enciclo-
cidad. A los once 'labia muerto de un tiro de fusil al cria-
pedia, art. Educacion) estaríamos dispensados de ins-
do mas fiel de su casa, y á los doce fue preciso hacerle
truirles. Si se dirigiesen por sí mismos al bien, sería ente-
»desaparecer de la sociedad para impedir que su mismo
ramente inútil el dirigirlos. Por desgracia nada saben al
nacer, y es preciso enseñárselo todo: sus inclinaciones físi-
»padre le matase.
cas son desarregladas, y es preciso dirigirles en todo: lue-
X ¡ Es preciso dejar á los niños en su inocencia
»Abogados odiosos de la ignorancia (exclaman aquí los re-
go la instruccion debe empezar desde la primera in-
dactores de la Enciclopedia ) volved los ojos á estos vas-
fancia."
»tos lugares del África ; ved los desiertos despoblados é
VII ¿Querriais esperar á que se formase la razon an-
»inundados de sangre humana ; leed á los viageros sobre
tes de hablar á los niños de la ley de Dios?.... ¿Será pre.
»los pueblos salvages del norte y del mediodia , y hallareis
ciso esperar á que un mal se haga incurable antes de pen-
»que sus costumbres son afrentosas. Una nacion ignoran-
sar en su curacion? El tiempo de contener el torrente de
te se hace necesariamente feroz, inmoral y corrompida.
las pasiones, ¿será cuando se hayan desenfrenado; y el de
»Si desterrais la instruccion de la tierra, no tendrá cada
enseñar á los niños el camino de la virtud, cuando hayan
»individuo por guia sino sus necesidades; y el hombre ha
corrido por espacio de veinte años el camino del vicio?
»sido formado para vivir sujeto á leyes morales que deben
VIII ¡ Los niños saben siempre bastante!....
Pero si es
»reglar las leyes mecánicas.
así, ¿por qué tanta atencion, desde que nacen , para darles
XI ¡ Su inocencia!....-
»¿ Pero dónde está esta inocen-
lo que les conviene, y separarles de lo que les es dañoso?...
»cia (dice N. Fleuri)? ¿Dónde está esta simplicidad que
¿Por qué aun antes que puedan andar , tantos cuidados,
»conserva la virtud? Lo que yo sé (añade este juicioso bis-
tantas caricias , tanta vigilancia y tanta oposicion á sus vo-
»toriador) es, que en los siglos mas tenebrosos, y en las
luntades ? ¿Por qué cuando empiezan á andar solos, tan- ,
»naciones mas ignorantes se han visto reinar siempre los
tos consejos, tantas amenazas, tantas instrucciones y tanta
»vicios mas abominables." ¿Pero qué necesidad tenemos
precaucion?.... ¿De qué sirven, cuando son un poco mas
de buscaren otra parte lo que tenemos todos los dial á
grandes, los preceptos, los directores y los maestros?„, ¿Por
nuestra vista? En el coman del pueblo, la mayor parte
qué no dejais obrar á la naturaleza? Si los niños son in-
de • los niños no sabe leer. Luego que se hallan en estado
clinados al bien, parece que la conducta de los padres y de
de correr se les envía á mendigar su alimento, ó á guardar
las madres es un absurdo que no pueda explicarse.
ganados. ¿Y nceson desde la mas tierna infancia monstruos
IX ¡ Los niños saben siempre bastante!
Es verdad,
de lubricidad completamente instruidos en la práctica de
pero es para hacer el mal. Si (como lo hemos demostrado)
todos los vicios?...
nos dirigen á él nuestras inclinaciones, no tenemos nece.
XII Supuesto que el hombre es un ser moral, hemos
KK :

-11111111
6 o
CUERPOS
DE LOS SACERDOTES.
26
demostrarlo por sola la razon , que habiendo dirigido Dios
pues? ¿Por sacerdotes falsos?,... Pero entre ellos no hay
todas sus inclinaciones físicas áeia el mal, tuvo absoluta-
uno solo que esté aprobado por el cuerpo de los pontífices
. mente necesidad, desde la mas tierna infancia, de una auto-
verdaderos : y si no lo está, se verá obligado á transigir con
ridad que le dirigiese al bien; de un maestro que enseñase
las pasiones. Pero por esto se le desea; y por esto tambien.
á los padres á gobernar á sus hijos cuando son pequeños;
precisamente hay tantos desórdenes, inmoralidad y liberti-
que cuando se hallan en estado de entender les pusiese en
nage donde él gobierna.
las manos un resumen de moral que comprendiese los diez
XV No sucede así con el sacerdote verdadero: pues no
mandamientos, y los medios mas propios para hacerlos prac-
solo se dice el ministro del Todo-poderoso, sino que lo prue-
ticar; que cuando son grandes les explicase la extension
ha. No solo cita sus poderes, sino que los manifiesta: y no
inmensa de sus deberes para con Dios, para con el próji-
solo hace ver que está aprobado por su pontífice, sino que
mo, y para consigo mismos; y que exponiéndoles la nece-
éste sube hasta Dios por sus predecesores; y no solo puede
sidad indispensable de vencerse, les manifestase las recom-
instruir, sino mandar á las pasiones, y hacer observar
pensas sublimes que les están prometidas si lo hacen , y los
las leyes.
terribles castigos que les esperan si dejan de hacerlo. Esto
XVI ¡Qué doctrina la del verdadero sacerdocio! ¡Qué
es lo que se llama moral; y el ministro subalterno que es-
diferencia entre su moral y la de nuestros hermanos extra-
tá encargado por el cuerpo episcopal de enseñarla de parte
viados en general! Dice al hombre, no solo que no es bastan-
de Dios, se llama un sacerdote.
te para sí mismo, sino que necesita de una ley; no que
XIII Segun esto,.puede desde luego concluirse que es
sus inclinaciones son buenas, sino que son detestables; no
mas facil declamar sobre la inutilidad de los sacerdotes,
que debe seguirlas, sino que es preciso domarlas; no
que el probarla. Para esto sería preciso probar la inutilidad
que sus superiores son encargados, sino que son sus sefío•
de la moral y de la . ley de Dios; hacer ver que hay paises
res, y y que no tienen de él sus poderes, sino de los geles
en los que los hombres son conducidos al bien por incli-
primitivos, que. los habian recibido inmediatamente del
.nacion , y no tienen necesidad de ser gobernados en todas
Todo-poderoso.
sus acciones; y por consecuencia que hay paises donde el
XVII Cuando un-ministro falso bendice á los recien-
.hombre no es un ser moral. Pero esto no lo han estable-
nacidos, une á los espbsos, y explica la moral á sus oyen-
cido aun nuestros maestros de filosofía, ni lo establece-
tes, no puede pasar de aquí, pues no tiene autoridad pa-
rán jamas.
ra hacerse obedecer. .Pero el sacerdote verdadero pasa aun
XIV Si al contrario está averiguado que el hombre
mas adelante: cuando manda á los padres que cuiden ele
es en todas partes un ser moral, debe considerarse como
sus hijos,- deben cuidarlos: cuando dos esposos se juran
demostrado, por este solo hecho, que hubo necesidad en
guardarse fidelidad, es preciso que lo hagan. Ni se con-
todas partes de sacerdotes; que fueron siempre necesarios
tenta con mandar el cumplimiento de los deberes, pues
en todos tiempos; y que fue siempre imposible reempla-
cita á su tribunal á todos los que no los observan. Hom-
zarlos. Porque para gobernar al hombre en todas sus ac-
bres y mugeres, niños y viejos, militares y magistrados,
ciones, es preciso hablarle ele parte de un Señor que lo vé
mercaderes y artistas, soberanos y súbditos, sacerdotes y
todo; y nuestros filósofos no nos han citado aun un señor
pontífices, todos son emplazados para comparecer en este
de este poder entre los soberanos de la tierra. ¿Por qué otro
tribunal á dar cuenta de su conducta.

DE LOS SACERDOTES.
263
262
CUERPOS
desatar; de condenar y absolver; de hacer gracia y de cas-
XVIII Lo que no perdoneis en la tierra no será per-
donado en el cielo.
tigar en un mismo instante. Con un ministro tan eficaz
Sentencia bien corta, pero terrible en
su brevedad. Todo lo comprende, hasta las intenciones y
corno ha dicho muy bien I.) ¡cuántos desórdenes se
(
los deseos. Y por eso el verdadero ministro puede instruir,
han impedido, cuántos vicios se han corregido, cuantos
juzgar y dirigir por todas partes, y castigar y decretar des-
males se han reparado, cuántos enfermos han sido consola-
de este mundo. Acaso se nos dirá que no decreta los estra-
dos, cuántas familias se han pacificado, y cuántas virtudes
gos que causa la falsa filosofía: y es verdad, porque ésta no
se han practicado!
le oye ya, y porque todo lo ha pervertido con sus falsos
XXI ¡Ah! si supiésemos bien lo que es un pastor ver-
principios. Pero aun aquellos mismos que no le oyen no
dadero, que establecido de por vida en su curato, y miran-
dejan de ser condenados irrevocablemente mientras que
do á su parroquia como á su propia familia , se ocupa per-
no comparecen. Este tribunal indeclinable no existe en el
petuamente por sí y por sus coadjutores en el cuidado inter-
sacerdocio falso: y de aquí proviene la relajacion necesa-
minable de catequizar á los niños, de oir las confesiones,
ria de la doctrina, de donde deben nacer todos los trastor-
de preparar sus exortaciones, de visitar á los enfermos, de
nos de nuestro siglo.
cuidar de todas las casas , de desterrar de ellas todos los vi-
XIX En este ministerio, no solo se exorta al
cios , y de hacer reinar todas las virtudes; no se admiraría
pontífice
á velar sobre su rebano, sino que es preciso que vele;
que nuestros padres hubiesen mirado como el primero de
al
soberano
todos sus intereses el fundar curatos en sus tierras, y que
á gobernar bien, sino que es preciso que lo haga;
cada uno de ellos se apresurase á pagar de sus rentas el
y al súbdito á estar sometido, sino que debe estarlo. No
diezmo, que es sin duda la contribucion mas importante
soló se condena el robo, sino que es preciso restituir. No
para el reposo de los imperios. En las ciudades y en el cam-
solo se empeiía al perdon de las injurias, sino que es preci-
po, en las flotas y en los ejércitos, en la corte y en el fo-
so perdonar; se prohiben los vicios, y es preciso corregirse,
ro, en las cabañas como en los palacios, si el resentimien-
y corregirse lo mas pronto posible, sin lo cual no debe es-
to irrita los animos ó se hallan estos divididos por el in-
perarse misericordia. Esta jurisdiccion actual, esta práctica
teres, extraviados por la prcocupacion, ó exasperados por
urgente de la moral, es lo que no se quiere, y por eso se
el dolor, el verdadero pastor lo calma y dulcifica todo,
han preferido los sacerdotes sin poderes. Pero precisame&
pone en paz y lo reanima todo, porque habla con imperio
te por esto mismo se ha vuelto á caer en la inmorali-
á todas las pasiones. Sé que en nuestros dias estos venera-
dad del paganismo, y se han visto en nuestros chas tantos
bles pastores han sido despojados, que estas funciones han
trastornos.
sido abolidas, y suprimidas estas contribuciones ; porque
XX.. El sacerdote verdadero, no solo predica contra
se ha querido tener •mejor sacerdotes asalariados, sin auto-
las pasiones, sino que donde quiera que se hallen las bus-
` ridad y sin poderes: pero ¡cuanto no se ha extendido la in-
ca, las ataca, y las combate. Con la espada espiritual en la
moralidad, y qué trastornos no han sufrido los imperios!
mano las hiere, las persigne, y vá á exterminarlas hasta en
XXII Para lograr alguna tranquilidad en medio de es-
el fondo de los corazones: para él no hay noche ni tinie-
tas ruinas, se finge que no se sabe cuál es el sacerdote ver-
blas, subterfugios ni retiros donde puedan ocultarse, ni
•adero. Sin embargo, son bien evidentes sus caracteres, y
vale la apelacion á la vida futura. Por todas partes y en todos
por ellos se conocerá que es verdadero sacerdote el que
tiempos tiene el poder de mandar y prohibir, de atar y

264
CUERPOS DE LOS SACERDOTES.
DE LOS RELIGIOSOS.
265
está aprobado por el cuerpo de los pontífices, y el que su-
be por medio de ellos hasta Dios, de donde emanan origi-
5-°
nariamente todos los poderes. Los sacerdotes verdaderos
tienen unrz mision divina; y los otros no la tienen. Y he
»e los religiosos.
aquí el cuerpo de ejército enviado por el mismo Dios pa-
I Para marchar contra las pasiones no basta tener un
ra combatir las pasiones en todo el universo. El generalísi-
cuerpo de ejército en perpetua actividad. Se necesita de ar-
mo de este ejército es el soberano pontifice; los gefes son
tillería, de reclutas y de tropas ausiliares de toda especie
los obispos, los sacerdotes son los oficiales subalternos, y
que sostengan al ejército en caso de necesidad: y este es
los soldados todos los hombres en general, sin exceptuar
el destino de los cuerpos religiosos en general. Lo que les
uno solo, porque para observar la ley de Dios, cada uno
distingue de los sacerdotes seculares, es una regla particu-
está obligado á vencerse á sí mismo, y á marchar perpetua-
lar que se obligan á seguir, y que llama á cada uno á su
mente contra sus propias inclinaciones. Resumámonos.
destino: de aquí viene el nombre de regulares; y como se
XXIII En el retrato que acabamos de hacer de nn
sujetan á seguir esta regla por votos de religion, se les com-
buen pastor no hemos dicho la mitad de lo que cada uno
prende á todos bajo del nombre de religiosos.
de ellos hacía antes de las revoluciones. Ordinariamente
II Cuando se quiere conquistar un pais debe enviarse
el que tenia un buen beneficio, nada tenia para sí. Sus
á él una artillería formidable, con lo mas escogido de los
pobres eran socorridos, sus escuelas bien conservadas, los
batallones. Para esto han sido destinados los misioneros;
esposos vivian unidos, las familias eran laboriosas y felices,
pero con la diferencia que su artillería no es mortífera.
y todos sus parroquianos vivian en paz, le amaban y le
Cuando se acusa á los conquistadores del Nuevo-mundo de
respetaban como á su padre. Cada curato era un pequeño
haber exterminado los pueblos de estos lugares para con-
ahnacen público, que despees de sustentar al pastor, der-
vertirlos, se da una prueba para los ojos del hombre ilus-
ramaba lo sobrante entre los que le rodeaban, y llevaba la
trado de que no se conoce bien el valor de los términos.
fertilidad á nuestras tierras, y manteniendo en todas par-
Creer que puede convertirse exterminando, ó exterminar
tes las costumbres y la actividad, producia bienes infinitos
convirtiendo, es no tener la primera idea de las palabras
en los estados.... Pero corno en VCZ de predicar la ig,uíd-
de que se hace uso.
dad mandaban á los súbditos que respetasen á sus seño-
III ¿Qué es convertir eL un individuo? Es empeñarle
res, no se tardó, en el delirio de nuestras revoluciones, en
á renunciar su despotismo, su crueldad, su libertinage., y
denunciarlos corno á fanáticos que se oponian al restable-
todos sus excesos. Es hacer de un hombre orgulloso, bár-
cimiento de los derechos de la multitud, é inmediatamen-
baro y corrompido, un hombre dulce, humano, laborioso
te fueron despojados, arrojados, degollados y .asesinadas,
y arreglado en sus costumbres, Es persuadirle que le re-
con los pontífices respetables bajo cuya direccion trabaja..
compensará Dios si se corrige, que le castigará si no se cor-
bao. ¿A. qué estado no vinieron los pueblos á parar des-
rige, y persuadirle á ello tan eficazmente, que llega á mu-
pues de esta cruel expnIsion? Aun no lo sabemos bien.
dar en efecto de .condueta. Todos saben que no se persua-
Pasemos á los cuerpos religiosos.
den ni mueven los ánimos á tiros de calion. Así que en
lugar de convertir al Nuevounundo, los conquistadores que
le devastaron inspiraron en él el horror del nombre cris-
Tom, .1.1. •
LI.

266
DE LOS RELIGIOSOS.
DE LOS RELIGIOSOS.
267
tiano, por el exceso de sus crueldades; y en lugar de fa-
»tos salvages, y vencieron su desconfianza y su ferocidad.
cilitar la conversion de los , antiguos habitantes, opusie-
»Ellos mismos venían muchas veces á pedir que se les hi•
ron obstáculos de los que no
podrá: triunfar- jamas el
»ciese conocer la ley que hacía á los hombres tan perfectos,
celo mas ardiente y mas. ilustrado..
»y se sometieron á ella reuniéndose en sociedad. Nada ha-
IV El. que marcha á. la conquista de las- almas,. en vez
»ce mas honor á la religion, que el haber civilizado á las
•de hacerse preceder del terror' de la: muerte,, sacrifica ge-
»naciones y asegurado los cimientos de un imperio, sin
nerosamente• su vida cuando se trata. de resistirle; en vez
»otras armas que las de la virtud."
de armar á los soberanos -contra- sus. súbditos, no les pros
V ¡Oh vosotros los que queréis regenerar el universo,
mete el perdían sino en cuanta dejen de oprimir á. sus pue-
xclama un autor), ved aquí los verdaderos medios! no le
blos; en vez dearmar á los ciudadanos contra los chulada-
(e
regenerareis destronando á los reyes, sino haciéndoles hu-
estan divididos entre sí, exige su reconciliacion. Su
manos; no degollando á los pueblos, sino ilustrándolos; no
ministerio es un ministerio de paz; la artillería• de quese
devastando los imperios, sino civilizándolos; no inspiran-
sirven son, las, grandes verdades de la religion; y esta ar-
do por todas partes el espíritu de independencia , sino
tillería, lejos de devastar los estados,. derriba las pasiones AB'
destruyéndolo.
que losdevastan;- donde quiera que llegan á introducirse
VI Cuando llegan á descubrirse vastas regiones, cuyo";
los. misioneros, se hacen justos los soberanos, los súbditos
desgraciados habitantes, sin artes, sin ganados, sin cultu-
son ü tnisos , lol. campos son, fértiles y- los hombres- felices;
huyen'
ra y sin instruccion, viven en la degradacion mas cruel,
delante de ellos• la discordia•,, lás disensiones, y to-
¿es prohibido á la potencia que las descubre formar estable-
dbs- los: monstruos. destructores' de' la9humanidad ;. y les
cimientos en aquellos lugares, aun no habitados?... .No, sin
guen con. tranquilidad:la. concordia, la industria, las artes,
duda, porque (como dice Grocio) cuando se caza .6 se pes-
la agricultura y la. abundancia; Dé: este modo convirtieron
ca en un vasto pais , ó se hacen pastar en él ganados en
los 'apóstoles- al mundo, y conquistaron los :misioneros nue-
comun„ no por eso solo se adquiere la propiedad .exclusiva.
vos paises.. »Es preciso hacer justicia: al eler• romano (dice
Siendo hecha la tierra para ser cultivada, -no puede fundar-
»N. Robertson en su 'cuarta volumen de-la historia de
se la posesion .de un primer .ocupante •en la demarcacion
»Amériea):. los misioneros espailoles„ lejos de oprimir- á los
precisa de sus límites, sino en la intencion .muy .pronuncia-
»pueblos, fueron siempre ministros de paz'para•os indios,
da de hacer cultivar la parte que se reserva.
»y se esforzaron constantemente á arrancan fa vara de hier-
VII Si en lugar de invadir á mano .armada lo que es-
ro de- las manos de sus opresores: á- su media'cion' debie-
taba ya ocupado por los naturales del Nuevo-mundo , se
»ron' los americanos todos los reglamentos que tienen por
hubiera pensado solo en formar .establecimientos en las re-
»objeto'dulcificar el rigor•dé su suerte «Las misiones (di-
giones inmensas que no ocupaban aquellos .desgraciados,• y
»ce- M de Bu- fon Historia natural tomo 13).han. sometido
se hubiese pensado en enviarles misioneros desinteresados,
»mas hombres en las naciones bárbaras- que los- ejércitos
para .enseñarles lo que ignoraban, el instante del descubri-
»victoriosos de los príncipes que las han subyugado. El Pa-
miento del Nuevo-mundo hubiera sido para .estos seres in-
raguay fue conquistado de este moda: La dulzura, el
felices la aurora de su dicha. .Ayudados por los instrumen.
»buen- ejemplo, la caridad y el ejercicio de la virtud, p •ac-
tos de que habían estado privados hasta entonces; y ali-
»ticada constantemen te por los misioneros, movieron á es-
mentados por. la inmensa cantidad de ganados que se han
LL

a613
DE LOS RELIGIOSOS.
DE LOS RELIGIOSOS.
26 9
multiplicado prodigiosamen te entre ellos ; estos pueblos
► muy vagos de los pueblos que corre rápidamente, y
mejor alimentados, vestidos y gobernados, hubieran. deja-
»desaparecen á su vista." Si las regiones que hayais descu-
do despueS de sí generaciones mas vigorosas, capaces de en-
bierto están adelantadas en civilizacion , el mejor de todos
tregarse á toda especie de trabajos. Los campos inmensos
los medios para conquistarlas á vuestro comercio será el
de estas vastas regiones, cultivados por numerosos habitan-
de enviar á ellas misioneros..
res, con- el oro y la plata que abundan allí-, hubieran lle-
IX Al contrario, ¿están habitadas por salvages, y cu-
vado al antiguo mundo las- riquezas mas sólidas de sus pro,
biertas de bosques las regiones que habeis descubierto? ¿De
ducciones.; y todos los reinos, llevando el excedente de su
qué medios os valdreis desde luego para atraer á estas ran-
poblaeion , hubieran hecho en poco tiempo la mas flore•
cherías de salvages á la- eivilizacion?.- ¿De guerreros?... A su
ciente de todas, las partes. de la. tierra.
aspecto, espantados aquellos hombres, huirán á sus montes,
VIII Es utilísimo sin- duda civilizará los hombres, y
y se fortificarán en sus bosques. Y antes de haber conquis-
extender por todas partes el imperio- de la verdad, de las
tado el pais, será preciso haber exterminado sus desgraciados
ciencias y de las artesa llevando vuestra navegacion á. ma-
habitantes. Empezad por enviarles un simple misionero, y
res desconocidos, descubriréis pueblos industriosos, y. quer-
este hombre pacífico y venerable; sentado tranquilamente á
ríais enriquecer vuestro comercio con. las- producciones de
las cercanías de la playa, leyendo en su• breviario, atraerá
estos nuevos- paises; y nada, hay mas justo. Pero. para comer,
á estos hombres desconfiados . , primero. por curiosidad; y
ciar con estos pueblos- sería preciso empezar por ganar su
muy pronto les- ganará- por su- dulzura., les edificará por sus
confianza.. ¿Y cómo os conduciríais para ello? ¿Haciéndoles
ejemplos,. y- ks interesará por sus consejos. En poca tiempo
la guerra, que los enagenaria para siempre?¿Enviándoles
llegará á- persuadirles que vivanen. sociedad, y les hará gus-
bajatlas pomposas que no harán- mas que presentarse, ó via-
tar todas sus ventajas. A su voz caerán los bosques, las tier-
jeros que no entenderán la lengua. del pais?....... Todos estos
ras se cubrirán de abundantes mieses; y los pueblos pene-
medios tienen sus inconvenientes. Enviadles misioneros, y
trados de reconocimiento á su bienhechor „ verán llegar
será infinitamente mas. fácil. Anunciándoles verdades-subli- -
con gozo á su suelo vuestros comerciantes y- vuestros colo.
mes de que.no habrán- oido hablar jamas estos hombres pa-
nos. Por este medio . adquirireis hermanos-, y casi siempre
cífiCos se conciliarán la admiracion-de-los pueblos, excita-
súbditos, sin que os haya costado• una gota de sangre._
rán la curibsidad de los sabios, y se introducirán entreellos
X El proyecto . de conquistar nuevos paises , y llevar á
con mejor éxito:. »Un misionero (dice
ellos el beneficio- de la eivilizacion, es pues un proyecto
17f. de Chateau-
»Iyiand) es un excelente- viajero. Obligado á hablar la len,
alIgno de los mayores elogios.. Para conseguir estas suertes
»gua de los pueblos donde predica, ft conformarse á-sus usos,.
de conquistas hay dos únicos medios: el. uno dispendiosos-
ȇ vivir mucho tiempo con. todas las clases-de la sociedad,.
y el otro , que• apenas cuesta nada.. El uno destruye la bu-
»y á- procurar introducirse en los palacios y en las chozas,
t anidad, y el otro la conserva. ¿Cuál de ellos• debe prea
»aunque. no haya recibido de la naturaleza un. particular
erirse?- Se pondera el . medio de la, dulzura. ¿Pero los mi.
»talento,. llegará sin- embargo . á-recoger una multitud-de he-
sioneros han empleado jamas otros T ¡Es cosa tnuy extra-
»chos preciosos. Al contrario, el viajero que- pasa rápida-
ña! La religion cristiana. aborrece la sangre a reprueba, aun,
mente coa-un , intérprete , aunque tenga- todos los. medios
la que hacen! verter. los conquistadores, excepto-en el caso
»para observar :Mea, sólo podrá. adquirir. conocimientos.-
de una defensa: legítima; y si se oye á ciertas gentes, ella

270
DE LOS RELIGIOSOS.
271
DE LOS RELIGIOSOS.
es la que ha hecho cometer todas las crueldades del universo.
suasion, fueron igualmente mas grandes que los que subyu
XI Se dice; que se quiere regenerar el mundo , y se
garon estas regiones por las armas, A no . ser que se quiera
destruye todo lo que hay mas propio para la regeneracion.
hacer un divorcio- solemne con la razon, debe convenirse
¿De qué medios podríamos hacer uso si no tuviésemos mi.
que el arte admirable' de reunir los salv .ages esparcidos por
sioueros? De la guerra, del hierro y del fuego. ¿ Quiénes
los bosques, de suavizar su ferocidad ,. de cautivar sus pa-
son nuestros regeneradores actuales? Facciosos que devas-
siones , de acostumbrarles á las artes, y de hacer de ellos
tan talas las partes del mundo , y hacen correr ríos de san.
pueblos sometidos á las leyes , es superior al talento funes-
gre. No quieren oir hablar de las escasas contribuciones
to de predicar la insurreccion por todas partes, de romper'
destinadas á favorecer la propagacion de la fe ; y para sus
todos los vínculos sociales , y de sumergir á los hombres
propagandas filosóficas, en las que enseñan el arte odioso
en todos los desórdenes de la. barbárie „ como hacen hoy
de destruirlo todo , no hay sacrificio para el cual no estén
nuestros filósofOs..
dispuestos....
XIV No basta conquistar en lo espiritual y en lo mi-
XII Estos misioneros, que son menospreciados, por-
litar: es preciso asegurar las conquistas.. Para esto se nece-
que emplean solo los medios de dulzura, y á quienes pues.
sita una artillería siempre subsistente, que . se haga respetar
tros padres habian establecido para conquistar nuevos pue-
de los enemigos , y que esté dispuesta á marchar en
blos por la persuasion , mirados solo por lo que hace á la
caso necesario donde quiera que 1U exija el bien del esta-
política no son indiferentes para el bien estar de los estados.
do; y esta es la segunda funeion de los misioneros.. Por Mu-
Los Colbert, los Lou,vois, v otros grandes ministros que co.
cho fervor que haya podido inspirarse á los pueblos en el
nocian todo su valor, establecieron por todas partes misio-
instante de la conversion , no tarda. en debilitarse en una
nes extrangeras , y se declararon sus mas celosos protec-
guerra , en la que es preciso combatir perpetuamente ; y
tores. »Si conocernos tanto la China , las Indias y todas
así es que á medida que se disminuye el fervor , vuelven
»las vastas regiones de oriente y de occidente (dice
las pasiones á tomar su imperio.. Si se quiere- reanimar- sin
111".
»de Chateaubriand), y si tenernos noticias útiles
cesar en los corazones ardor de este- primer combate, hay
en
»todo lo que puede interesarnos en las cuatro partes del
necesidad de misioneros interiores , que . dispersándose de
»mundo, lo debernos principalmente á los misioneros. Di-
tiempo en tiempo por las ciudades y los campos, sepan . ha-
sertaciones sabias, cuadros exactos de las costumbres, pla-
cer volver á los, pueblos á sus primeros empeaos..Au ligue; lo
nes de mejora para nuestros establecimientos, objetos úti-
que no es imposible, los sacerdotes seculares fuesen igual-
»les, reflexiones morales, aventuras interesantes , todo se
mente elocuentes, la instruccion periódica .. de un pastor no
»halla en sus obras."
puede hacer la misma impresiom Para mover fuertemente
XIII Sin intentar desacreditar lo que hay de admi-
á los corazones, y- descargar estos golpes que destruyen los
rable en los recomendables hechos de nuestros guerreros,
viass y restablecen el reinado de la virtud , son necesa-
hallamos en la conquista de las almas una cosa que pa-
rios hombres ocupados expresamente- de las grandes• verda-
rece mas bella. Los doce pescadores que convirtieron el
des de la religion . , que de tiempo en, tiempo., y por una
universo por la palabra , fueron infinitamente mas grandes
instruccion sostenida , saben abatir y llevar- tras- sí á to-
que los mas famosos conquistadores de la tierra; y los que
dos aquellos que en los principios solo- se habian conmo-
conquistaron las Gaulas, la Inglaterra y la Italia por la per-
vido ; y véase aquí de lo que sirven los misioneros en

272
DE LOS RELIGIOSOS.
DE LOS DELICIOSOS. 273
los estados. Despues de haber subyugado á las pasiones
las pasiones; y esto mismo hace otra de las funciones de
humanas en el instante de la conversion, dejan en lo iri.
Por mucho celo que haya podido inspirar-
los nzisioneros.
tenor de los hombres cierta disposicion para detestadas
se á los sacerdotes jóvenes en los seminarios, es preciso
cuando quieren volver á parecer. Cuando empiezan á do.
reanimarle para una guerra tan penosa. Para ello se debe
minar los desórdenes en una ciudad 6 una diócesis, sola
de tiempo en tiempo, en ejercicios espirituales periódicos,
una mision ocasiona mudanzas tan notables, que los hom-
recordar á todos los miembros del sacerdocio la grandeza
bres del mundo mas prevenidos se ven cbligados á con-
fesadas;
de su ministerio, la importancia de sus funciones, y el jui-
y si en nuestros días. se ve una depravacion tan
cio terrible que habrán ele sufrir si llenan con negligencia
espantosa en las costumbres , puede atribuirse á la dimis
sus obligaciones y sus deberes. Estos ejercicios piden hom-
nucion sensible de los misioneros.
bres muy á propósito, superiores á todo, y que se hallen
XV Para contener las pasiones no basta formar desde
en estado de imponer al sacerdocio mismo por sus talen-
luego un ejército numeroso, es preciso conservarlo. Para
tos y por sus virtudes.
ello deben levantarse continuamente nuevos reclutas, en- ' l
I
XVII Los Franciscanos, los Dominicos y los Jesuitas
sedarles el manejo de las armas, y sujetarlos á una disci-
se han señalado en esta suerte de misiones. Sobre todo los
plina severa que, no se relaje jamas ; y esta .es una terce-
últimos se han inmortalizado en todos los géneros. Son in-
ra fuucion de los .misioneros. Para enseñar á los otros el
mensas (dice .Buffon) las regiones que han conquista-
grande arte de domarse, es preciso saber domarse uno á s i
do á la eivilizacion por sus trabajos; y los servicios que
mismo, y ejercitarse á fondo, bajo la inspeccion de exce-
han hecho á la humanidad por sus predicaciones y su en-
lentes maestros. Los seminarios, estas academias importan-
señanza son incalculables. Cuando no tuvieran otros títulos
tes en los que los jóvenes atletas, destinados á renovar el
á- las lágrimas ele los pueblos , debemos convenir en que
sacerdocio, adquieren el espíritu de su .estado , y se ejer-
fueron cuerpos los mas útiles y mas precisos para los ejér-

citan bajo de maestros experimentados en el mas dificil de
todos los ministerios
citos espirituales.
., no son pues instituciones indiferen-
XVIII Un ejército que debe venir continuamente á las
tes á los ojos del gobierno. Para apreciar bien sus ventajas,
manos con los enemigos mas formidables del Estado, no
basta observar que el estado de las costumbers depende ab-
solo tiene necesidad de artilleros, sino que necesita ademas
solutamente de los que están encargados de mantenerlas, y
de cuerpos de reserva, animosos y activos, prontos siem-
por consiguiente del sacerdocio; tener siempre presente e
pre á ocuparse y servir donde lo exija la necesidad. Y este
• estado afrentoso del clero, antes que hubiese seminarios;
es uno de los principales destinos de los cuerpos religiosos.
la mudanza prodigiosa que se vió luego que fueron esta-
Por celosos- que puedan ser los sacerdotes seculares, al cabo
blecidos ; y lo que aun sucede en los paises donde no los
son hombres: y si llegan á enfermar en el puesto que se
hay. Si á los ojos del verdadero político es importante en
es ha confiado, ó quedan fuera de combate por el peso
lo militar tener un ejército bien disciplinado , es' aun de
,,,\\lde sus trabajos y fatigas, ó se ven obligados á sucumbir al
mayor importancia la conservacion del ejército espiritual.
peso ele su edad ó al número de los enemigos, ¿qué suce-
XVI Aun no basta esto : si se quiere que se sostenga
dería si no tuviesen á su disposicion cuerpos ejercitados en el
el fervor, es preciso saber excitar en el corazon de los ge-
ministerio, y dispuestos siempre á socorrerles?.... Los domi-
fes mismos aquel fuego marcial qeie les hace formidables á.
nicos, los franciscanos, y todas las órdenes mendicantes
Tom. II.

274
DE LOS RELIGIOSOS.
DE LOS RELIGIOSOS
275
en general se habian dedicado á estas funciones de un mo-
han mantenido , los sacerdotes que han formado, las almas
do especial. ¿Se necesitaba en las ciudades quien diese so-
que han convertido, los desórdenes que han impedido, las
corros en una numerosa poblacion, y quien predicase, con-
virtudes que han animado, las familias que han pacificado,
fesase, y visitase los enfermos en los campos? Las órdenes
y las revoluciones que han prevenirlo. Considérense sus
mendicantes estaban siempre dispuestas á hacerlo. ¿Se de-
armas, sus medios, y sus efectos, y podrá juzgarse de la
seaban hombres animosos é infatigables, resueltos siempre
diferencia que hay entre unos y otros.
á despreciar los riesgos y á sacrificarse generosamente en
los viajes, en los incendios, en las pestes, en los contagios,
4.°
y las calamidades de toda especie? era preciso irlos á bus-
De las escuelas de primera educacion.
car en las órdenes mendicantes.
XIX ¿Y qué exijían estos del estado por servicios tan
I "La educacion (se dice en la Enciclopedia art. Lela-
señalados? Nada. ¿Qué pedían á los que asistían con tanta
» cacion) es el cuidado que se tiene de educar , de ins•
generosidad ? Unas pequeñas limosnas. Su vestido era un
» truir y de formar á los niños. Es sin contradiccion el
mal saco, y una celda sin muebles era su palacio. La ma-
»objeto mas importante para el órden social: interesa al
yor parte de ellos andaban descalzos ; dormían sobre una
» niño, pues que logra un bien personal ; á su familia, por-
dura tabla; se levantaban á media noche; ayunaban fre-
»que logra un bien particular; al estado por que logra un
cuentemente, y se contentaban con un pedazo de pan que
» bien general. Los denlas bienes se pierden y se disipan.
mendigaban de puerta en puerta en las parroquias mismas
»Con dificultad se pierde una buena educacion, y por des-
donde trabajaban; sufrían todos los desprecios y desaires,
»gracia tampoco se pierde la mala...." Y ¿qué debe hacerse
sin quejarse jamás, condenándose para toda la vida al .
para procurar á los niños una buena educacion? Lo mas di-
es-
tado de pobreza mas austero , para ser menos gravosos á
ficil que hay en el mundo: enseñarles á conducirse bien. Y
los mismos á quienes obligaban. ¿Y por qué se han supri-
¿qué para que tengan una mala educacion? Lo que hay de
mido hombres tan útiles? porque apoyaban poderosamen-
mas fácil: abandonarlos á sí mismos.
te el ejército espiritual en el combate de las pasiones. Pe-
II Mientras que un niño está en la cuna, es facil opo-
ro si en lo militar se suprimiese la artillería y todos los
nerse á sus deseos, pues que no puede dar por sí mismo
cuerpos auxiliares en general, ¿qué sería del ejército?
un solo paso. Pero desde que toca á la edad de actividad
XX Resumámonos: hágase una comparacion de los
en la que puede sin socorros seguir los objetos que lison-
apóstoles por una parte marchando á la conquista del
jean sus sentidos, y desechar los que los contrarían, es pre-
Universo; y de Alejandro y todos los capitanes griegos y
ciso ocuparse especialmente no solo de contenerle, sino
romanos por la otra : de los misioneros del Paraguay en
de enseñarle á contenerse á sí mismo , manifestándole que
el Nuevo-mundo; y de los feroces guerreros que destruye-
colocó Dios sobre la tierra no para seguir sus inclinacio-
ron aquellas vastas regiones: en nuestros clias de los misio-
nes, sino para domarlas, combatirlas, y honrarse con el
.1 4
neros que instruyen á los pueblos, y los facciosos que los
puntual cumplimiento de sus deberes. No debe entonces
agobian. En lo interior los males incalculables que estos
perderse tiempo en darle maestros de concepto que le for-
4
han ocasionado hace treinta años, y los bienes infinitos que
men desde luego , enseñándole á leer y escribir para que
aquellos han hecho hace muchos siglos: los seminarios que
pueda no solo calcular por sus necesidades físicas, sino tarn-
:

2 7 6
DE LAS ESCUELAS
DE PRIMER/1_ EDUCACION.
277
bien aprender de memoria los principios fundamentales
inclinaciones físicas nos conducen al mal, si el hombre es
que deben servirle toda la vida; esto es , los diez manda-
abandonado á sí mismo, permanece en él lo físico y des-
mientos, las.reglas de las costumbres, el legislador que se
aparece lo moral. "Si los que en nuestros días lloran los
las ha dado, las sublimes recompensas que se le prometen
»tiempos en que no se sabía leer ni escribir corriesen la
si las sigue, y los castigos que debe temer si no las sigue.
»historia de esta época, aun superficialmente, (dice N. Da-
En fin , todo lo que le ha sido mandado ó prohibido por
marsais) verían todos los males que acompañan á la ig-
el señor Supremo cine lo vé todo , que lo castigará todo, y
» noranc i a , y cuán dificil es reproducir la luz si llega á
que lee hasta en el fondo de los corazones.
»apagarse. Basta un solo hombre, y mucho menos tiempo
III Desde el instante en que los niños empiezan ( an-
»que un siglo para embrutecer una nacion; y para reani-
dar, hasta el que pueden entregarse al trabajo, les ha dado
»marla se necesitan una multitud de hombres y muchos
el Autor de la naturaleza un cerebro susceptible de recibir
»siglos." ¿Por qué aun en los siglos de barbarie que siguie-
todo lo que hay de mas dificil en la instruccion, porque
ron á la devastacion de los pueblos del Norte, no fue tan
sabía que esta instruccion moral les era absolutamente ne-
grande el embrutecimient o en nuestras regiones corno lo es
cesaria. Si en esta primera edad se cuida de enseñar á los
en los paises salvages? porque en aquellos tiempos afrento-
1
niños todo lo que deben saber para conducirse bien, puede
sos quedó siempre en los monasterios y en las escuelas de
esperarse que la nacion entera podrá tener costumbres. Si
los obispos una ligera chispa de instruccion. Allí fue don-
al contrario se les abandona á sí mismos, sin maestros y sin
de se conservó (por confesion de nuestros enciclopedistas
instruccion, debe temerse mucho que la generacion entera
mismos) el fuego sagrado; y de allí salieron despues los
caerá en el embrutecimiento mas afrentoso. Y he aquí en
maestros encargados de volver á encender la antorcha de la
lo que deben venir á parar infaliblemente los sistemas de
instruccion en medio de las tinieblas universales.
nuestras doctrinas actuales.
Estos misioneros dispersándose por los pueblos, ha,
IV Cuando en los paises salvages se hallan hombres
Barcal en todas partes la afrentosa depravacion que es
embrutecidos, que solo conservan la figura de hombres, se
compañera inseparable de la ignorancia: sacerdotes casa-
pregunta con admiracion ¿qué causa puede haber produci-
dos cuidando de familias particulares, y sin disposicion de
do esta depravacion? Y el célebre Muratori dice, que es
poderse entregar al cuidado de sus parroquias; el divorcio,
muy sencilla; á saber, el defecto de instruccion. Los in-
la poligamia, y el concubinage con todos los desórdenes
dios de América eran feroces , inmorales y desgraciados
que le acompañan en las casas; niños de ambos sexos por
antes de ser instruidos; y se hicieron dulces, tratables y
todas partes abandonados á su depravacion física, viviendo
humanos despues de haberlo sido. Cuando se vé en la
noche y día en el desarreglo mas vergonzoso ; y ciudades
historia, despues de la invasion de los pueblos del Nor-
destruidas por la guerra , y enteramente despobladas por
te, que han sido arruinadas las naciones mas civilizadas,
la corrupcion de las costumbres
y que han eaido en un estado de embrutecimien to, del que
VI Los obispos remediaron insensiblemente estos ma-
no podrán salir sino con mucho trabajo despues de muchos
les afrentosos á medida que se formaron súbditos, consti-
siglos, se hacen investigaciones para saber cuál ha sido la
tuyendo buenos curas á las cabezas de las parroquias, por-
causa de una mudanza tan prodigiosa ; y no hay otra en
que todo depende de esto. Un buen pastor ocupado todo
realidad que el defecto de instruccion. Desde que nuestras.
del cuidado de su rebaño, que por sí y por medio de sus

DE PRIME R a EDUCACION.
279
278
DE LAS ESCUELAS,
cia, estaba dedicado especialmente á la enseñanza de los
coadjutores hace buenas pláticas á los padres y madres,
niños pobres. El silencio de sus educandos, su modo de
buenos catecismos para los niños, y pone buenos maestros
enseñarles á leer, su desinterés, su paciencia, su grave-
en las escuelas, hace renacer el gusto de todas las virtudes, y
dad, su vestido, y su nombre solo, inspiraban á los ni-
restablece la instruccion. Pero para esto son absolutamente
ños la surnision y el respeto. Sus escuelas eran gratuitas;
necesarios los buenos pastores. ¿Blas donde podrán hallar-
el título de pobre, lejos de ser n motivo de exclusion,
u
se despues de estos siglos de ignorancia y de depravacion
itidos en ellas. Leer, es-
general? Despues de muchos siglos (como dice muy bien
era el mas necesario para ser adm
, calcular, y todo lo que es necesario saber para
Duinarsats) fue cuando pudo lograrse la reforma de
cribir,
trabajar, vender, comprar y comerciar; todos los prin-
un clero numeroso; y despues de esta reforma fue cuando
cipios necesarios para conducirse bien y llenar fielmente
llegó á conseguirse el tener maestros.
sus deberes en todos los estados, todo esto se enseña en
VII Aun el coman del pueblo tardó mucho tiempo en
aquellas escuelas. De allí salian excelentes maestros para
poderse aprovechar de este beneficio; y si las escuelas de
los campos, excelentes calculadore s para las- oficinas, bue-
primera edueacion son necesarias, deben serlo principalmen-
nos artesanos para las manufacturas., buenos padres de. fa-
te para la clase baja del pueblo; porque entregados los padres
milia para las casas, y discípulos muy instruidos para todas
enteramente á sus trabajos diarios, se ven en la imposibili-
.111. de
las profesiones y todos los estados. Ignoro (dice
dad absoluta de cuidar de sus hijos, y de pagarles maestros.
si el fundador de este órden fue un santo:) . pero
Para extender por todas partes el beneficio de la ins-
Bonnald)
sé muy bien que en política fue un héroe. Las escuelas
truccion, hubiera sido preciso que hubiese maestros tan
gratuitas que este hombre inmortal procuró á la humani.:
generosos, que quisiesen encargarse de enseñar gratuita-
s , á las ,que
dad, eran una de las magníficas institucione
mente á los hijos de los pobres; y si los ricos tuvieron tan-
Lancaster y otras funda-
no llegarán jamas las .escuelas de
ta dificultad en hallarlos aun pagándolos, ¿cómo podría es-
das á mucha costa en otros paises.
perarse hallar quien quisiese dedicarse gratuitamente á un
X La misma razon que hace necesaria esta bella insti-
trabajo tan penoso y desagradable bajo todos aspectos?
tucion para los niños varones, la hace en algun modo mas
VIII Este prodigio de generosidad, tan superior á las
indispensable para las niñas. Porque destinadas estas á re-
miras ordinarias , y que no se 'labia visto desde el prin•
generar las familias, á dar la primera forma á los niños, á
cipio del mundo, estaba reservado á la religion cristiana.
inspirarles á todos inelinacion al pudor, á la religion y á la
En ella se 'labia conservado el fuego sagrado de la ins-
compostura, no hay una sola cuya primera cducacion no
truccion cerca de los obispos; y ella se 'labia animado
sea de la mas alta importancia en sus efectos. Si el sexo se
en las parroquias , procurando darlas buenos pastores.
acostumbra á tener compostura en sus primeros años, debe
Tambien fué la religion cristiana la que suscitó para
seguramente esperarse que habrá costumbres; pero si no la
bien del mundo uno de aquellos hombres raros, que no
tiene, debe inferirse que llegará pronto á pervertirse toda
saben apreciar bastante los gobiernos, porque no cono-
ala nacion. ¡Qué pueblos y qué costumbres se hallan entre
cen todo el precio del órden moral.
los salvages, que abandonan á sí mismos los niños de am-
IX En el dia son bien conocidos los hermanos de las
bos sesos!.... ¡Cuánta fue la inmoralidad en nuestras mis•
escuelas cristianas. Este cuerpo, instituido por AL el aba-
mas regiones, mientras que subsistió en ellas la barbarie
te de La, Salle , canónigo de la catedral de Rheims en Fran-

280
DE PRIMER A EDUCACTOlf.
281
DE LAS ESCUELAS
paraban para ser excelentes madres de familia: todas estas
Qué recurso quedó para la educacion de que hablarnos?
ventajas no eran indiferentes para los que se interesaban
Ningun otro que el de los pocos monasterios de mugeres
que se libraron de la devastacion general.
en la buena constitucion de los imperios. Hagamos un re-
XI Es verdad que establecida la tranquilidad y ha-
sumen de todo.
XIII El arte de conducir los niños, de cualquier sexo
biéndose multiplicado los conventos de mugeres, hicieron
que sean, el de fijar su ligereza, excitar su emulacion, de
bienes infinitos, principalmente los que se destinaban á la
inspirarles con el deseo de aprender el gusto al trabajo, el
educacion. Formando buenas educandas, prepararon por lo
amor á la religion y á las buenas costumbres, es por confesion
menos para las casas ricas, madres de familia excelentes,
de todos los hombres experimentados un arte tan dificil, que
que daban ejemplos para las buenas costumbres. Pero para
debe ser sin contradiccion el mas raro de todos. Como tie-
llevar á todas partes la instruccion, eran necesarias religio-
ne sus reglas, sus principios, sus medios y su ciencia espe-
sas que no estuviesen cerradas, y las enclaustradas lo esta-
cia], que perece con los maestros particulares, nunca podrá
ban. En el siglo diez y seis fue cuando el inmortal Vicente
de Paul
dió á la tierra una institucion de mugeres, encar-
conservarse bien sino en corporaciones. Las escuelas de pri•
mera educacion, y principalmente las escuelas gratuitas que
gadas de llevar por todas partes el fuego de la caridad, de
daban la primera instruccion á todas las clases de la socie-
que él mismo estaba abrasado. Entre los innumerables ser-
dad, eran incontestablemente tambien el primer objeto que
vicios que hacian á la humanidad, era uno el de las escue-
debia llamar el interes de los gobiernos. Sin ellas, ¡qué igno•
las. Pero como la educacion universal de los niños es un ob-
rancia, qué grosería, qué virtudes apagadas, qué talentos
jeto -de tan vasta extension , no las fue posible llenarle. Pa-
perdidos, y qué de súbditos desgraciados! En ellas se empie-
ra completar esta buena obra, se conoció la necesidad de
•an á descubrir los talentos, se-conocen los caracteres, y se
establecer para la educacion de las niñas casas por el mo-
pueden distinguir los diferentes partidos que se pueden sa-
delo de las de los hermanos de las escuelas cristianas; y no
car de todos los individuos de que se compone la nacion.
tardaron en verse establecidas en diversos paises.
Son otros tantos semilleros, en los que crece la tierna plan-
En estas casas, que nada costaban al estado, hallaban
ta, y en los que pueden hacerse elecciones ventajosas.
las aldeanas y niñas del campo excelentes maestras de es-
• Los hermanos y hermanas de las escuelas cristianas,
cuela, que nunca hubieran hallado en las bellas promesas
que se entregaban á estas funciones penosas, hacian los
de nuestra estéril filosofia.
mas señalados servicios á los pueblos, y particularmente á
XII Lo que 'labia de admirable en esta clase de misio-
los pobres, preparando por esta primera educacion buenos
nes, es que estaban previstos exactamente todos los incon-
padres y buenas madres de familia para el estado. Pero co-
venientes que podian resultar de ella. Cada año en las vaca-
mo estos cuerpos prescribian á los niños la mas perfecta su-
ciones llamaba la superiora á todas las maestras para forti-
mision á las 'potestades, á todos sus maestros y á todos sus
ficar en ellas el espíritu de su estado; cambiaba sus destinos
superiores, y les hacian aprender el catecismo y cantar cán-
reemplazándolas por otras, y porfia hacer lo mismo entre
ticos religiosos en sus escuelas, se les miraba corno io-noran•
o
año, si se separaban de su deber en las parroquias en que
tes, incapaces de conocer los derechos de los pueblos. Para
enseñaban. La regularidad, los principios, la subordina-
enseñarles que nacen todos iguales á sus soberanos, eran
don, los votos simples de todas estas hermanas; la decen-
pues necesarios otros maestros.
cia, el pudor, la modestia de sus educandas á quienes pre-
Tom. II.

282
DE LOS ESTUDIOS.
DE LOS ESTUDIOS.
283
ges de Montecasino en socorro ele los sacerdotes, todos estos
S. 5.'
monasterios (corno dice muy bien la Enciclopedia) vinie-
ron á ser otros tantos colegios subsidiarios que salvaron á las
De los Estudios.
ciencias del naufragio universal.
III Todo lo que se nos ha dicho hasta aquí de estas ari-
I Despues de haber ciado á los niños esta primera edu-
liguas escuelas, no ha sido bastante para darnos una alta
cacion, indispensable para conducirse bien en todos los esta-
idea de los maestros que presidian en ellas. Segun los tér-
dos, es preciso formar á los que se destinan para instruir á
minos desdeñosos con que hablan de ellas nuestros filóso-
los otros, ya sea en lo espiritual ó en lo civil: y esta segun-
fos, parece que entre los obispos, los Ililarios, los Basi-
da educacion exige maestros mucho mas instruidos y mas
lios y los Crisóstonios no han sido mas que genios de se-
experimentados en todas consideraciones. En esta juventud
gundo orden; y entre los monges los Alcuynos, los Abelar-
selecta, que debe marchar á la cabeza de todas las demas, de-
ben ser cultivados con el mayor esmero, el entendimiento,
dos y los buenaventuras fueron unos ignorantes. »Sin
»embargo (corno dice IlL de Chateaubriand) á estos cléri-
el corazon, la memoria, la imaginacion, el gusto y todas las
gos supersticiosos debemos el restablecimiento de las le-
facultades en general, para poder sacar todo el partido de
»tras.... Todas las universidades de Europa (añade el mis-
que son susceptibles. Si se quiere que no sean dañosos al
mo) han sido establecidas ó por príncipes religiosos ,
orden social, deben ser desde luego destinados al bien, y
»por obispos y sacerdotes; y á medida que se fundaban cá-
dirigidos constantemente segun las reglas de las costumbres.
tedras en estas universidades, se hallaban entre estos sa-
Y como la moral toma de la religion toda su esencia, es
»cerdotes y estos monges los profesores mas célebres."
la religion incontestablemente la primera de todas las cua•
IV Es bien sabido que estas primeras instituciones,
lidades que debe hallarse en todos estos maestros.
aunque muy preciosas, no fueron suficientes. La conserva-
II Por eso el Diccionario Enciclopédico (art. Colegio)
cion de los edificios, los emolumentos de los profesores, y
observa »que en todos los pueblos los establecimientos des-
las gratificaciones que era preciso darles algunas veces, pp.
tinados á la instruccion de la juventud, fueron confiados ca-
nian á los soberanos mismos en la imposibilidad de mul-
si siempre á personas consagradas á la religion. Los Magos
tiplicar sus beneficios , segun lo exigia la extension de las
»en Persia, los Gymnosophistas en las Indias, los Druidas
necesidades públicas. Para extender por todas partes la ins-
»en las Gaulas y en la Bretaña, eran los que cuidaban de
truccion , hubo necesidad de hombres generosos que qui-
»las escuelas públicas." Y no es de admirar, porque es
siesen encargarse de instruir gratuitamente á la juventud
preciso hablar de parte de la Divinidad, cuando se trata de
donde quiera que se les llamase. Quedaba reservado á la
hacer observar sus mandatos. Despues del establecimiento
religion hacer este prodigio ; y todo el mundo sabe que
del cristianismo, fueron igualmente los sacerdotes los que
hizo igualmente en el siglo diez y seis.
presidieron en la instruccion pública. Cuando fueron des-
V Continuando en desenvolver los importantes servi-
truidos los monges en Italia por los Lombardos, en Espa-
cios que hicieron los Jesuitas- á la humanidad , no debe-
ña por los Sarracenos, y en Francia por los Bárbaros , casi
mos dudar que nos exponemos á disgustar á los que han
no quedaron otras escuelas que las episcopales. Cuando apa-
deseado su destruccion. Pero suplicarnos que se tenga en
reció Carlo Magno, habiendo vuelto á llamar á los mon-
_consideracion que el fin de esta obra es el bien estar,

a. 84
DE LOS ESTUDIOS,
DE LOS ESTUDIOS.
285
no de los Jesuitas en particular, sirio el de los pueblos
llama una obediencia ciega.; y esta disposicion es un deber
en general ; y que examinamos sencillamente las venta*
natural para todos los inferiores. Solo hay un caso que pue-
jas que pueden resultar de los diferentes cuerpos en be-
de hacer cesar este deber; y es aquel en que una autoridad
neficio del público. Si esta compañía era útil, tendremos
superior nos prohibe expresamente lo que se nos manda
una fuerte presuncion para creer que nuestra falsa filoso-
por la ley natural. Pero si esta excepcion, que es de derecho
fía habrá buscado todos los medios para suprimirla; y exa-
natural en todas las constituciones, se halla expresa-
minando sin parcialidad las razones que se han alegado pa-
mente en la de los Jesuitas, ¿no hay mala fe en haberlos
ra ello, se puede pronunciar justamente, que esta expul-
suprimido?....,
sion ha sido verdaderamente obra de la falsa filosofía. ¿Qué
IX Los Jesuitas, se añade, eran ultramontanos... Pero
se alean contra los Jesuitas ?
no eran solos, pues habia muchos mas. Porque si, como se
VI v ¡Se les hecha en cara, primero haber tenido algu-
ha pretendido, la autoridad civil era una autoridad di-
nos malos súbditos!... Que se nos diga de buena fe, qué so-
vina, sería dificil hacerla venir de otra parte que de Dios
ciedad ha habido que no debiese ser destruida segun estas
por el soberano pontífice. Si al contrario, es una autori-
acnsaciones. Cuando un miembro está gangrenado, se le
dad natural, como hemos demostrado ya, desaparecerán
corta, pero se cuida mucho de no hacer perecer todo el
todas las dificultades; porque los papas saben perfecta-
cuerpo. Lejos de autorizar á los malos súbditos, el instituto
mente que los padres de la tierra no reciben de ellos su
de los Jesuitas dejaba á la corporacion la libertad de sepa-
autoridad: y por otra parte, los padres de la tierra no ig-
rarle hasta que pudiesen haber hecho sus últimos votos,
noran que su autoridad natural no les viene de los papas.
qué se hacian despees de mucho tiempo de modo que,
Así que desde que se sepa que es Dios mismo el que dió
lejos de tener peores súbditos que otros cuerpos, sus mis-
los gefes primitivos á los pueblos,.y que les invistió de una
mos enemigos se han vista:obligados á convenir en que
autoridad universal sobre sus descendientes, en virtud de
tenian muchos menos.
la gcneracion sola, no habrá ultramontanos, por lo me-
VII La segunda acusacion que se hace contra los Je-
nos en lo que dice relacion á la autoridad de los reyes.
suitas, es que tenian un general extrangero.... Pero para
• El ultramontanismo, como todos los errores que han
separar á. los malos súbditos en todos los reinos, era abso-
trastornado el inundo, no han venido de Gregorio VII, de
lutamente necesario que tuviesen un solo gefe. Esta medi-
Belarrnino, de los Jesuitas, de los Papas ni de los Reli-
da les era comun, no solo con el sacerdocio, sino con todos
giosos en general ., sino. de nuestra detestable filosofía, que
los cuerpos que se consagran indistintamente para el servi-
habia hecho perder de vista el origen de todas las cosas
cio de todos los pueblos.
por la fábula absurda de la soberanía de los pueblos.
VIII El tercer capítulo de la acusacion es, que los Je-
X Cuando añaden nuestros enciclopedistas, que una
suitas juraban á su general una obediencia ciega... Pero ha-
instruccion gratuita no puede ser buena., manifiestan el
blando de buena fe ¿qué vendrian á ser todos los cuerpos
exceso de su ingratitud, que él solo daria al es puntu im-
en general, si antes de obedecer, se arrogasen los hijos el
parcial la medida de la perversidad de nuestro siglo, pues
derecha de examinar las razones de sus padres, los domés-
la instruccion gratuita es incontestablemente, á los ojos de
ticos las de sus amos, y los soldados las de sus oficiales?
la humanidad, el mas señalado de todos los beneficios.
Obedecer simplemente y sin raciocinar, hé aquí lo que se
Atendida la escasez de colegios, se hallaban los pueblos,

2,86
DE LOS ESTUDIOS.
287
DE LOS ESTUDIOS.
ejercer allí su ministerio, como en la choza del pobre, ¿qué
antes de los Jesuitas en la absoluta imposibilidad de aspi-
mal hacian en esto? Dígasenos de buena fe: Cuando los Je-
rar á las ciencias, y de poder hacer estudiar á sus hijos.
Luego que se encargaron los Jesuitas de la instruccion gra.
suitas dirigiero n á los reyes ¿fueron estos los mas malos?
Desde que los filósofos dominan en las cortes, ¿son mejores
mita, quedaron abiertas las puertas de las letras para todos
los gabinetes, mas equitativos los soberanos, mas modera.
los estados en general: los lugares y las villas, los palacios
y las chozas, los pobres y los ricos, todos fueron admitidos
dos los grandes, ni mas felices los pueblos?...
sin exccpcion. Todos los afios se veía partir de lo interior
XIII Eran intrigantes... Aunque los Jesuitas hubiesen
ocupado las primeras dignidades de la iglesia, no sería este
de los campos para el colegio vecino una juventud Durases
un cargo particular y que no comprendiese á las densas
rosa , cuya cabeza organizada tan vigorosamente como
órdenes religiosas. Porque todos saben que es el cuerpo que
el cuerpo, prometía á las musas un conocido y ventajoso
ha aceptado menos y que ha reusado mas; que esta eleva-
fomento. Por medio de los estudios gratuitos establecidos
clon les estaba prohibida formalmente por el espíritu de
por todas partes, se escogía para los colegios á los que se
sus fundadores; y que por lo mismo fue en realidad el me-
distinguian mas en las escuelas de primera educacion. Y la
ani
nos ambicioso de todos los cuerpos.
instruccion pública era como un grande árbol, que tenien•
do sus raíces en todas las casas, extendía sus ramas por to-
Eran intrigantes.... Pues que nos hemos propuesto no
seguir otra regla que la verdad; estamos muy distantes de
da la tierra, y daba una inmensa cantidad de hermosos
querer separarnos de ella.. Cuando los Jesuitas hablan da-
frutos, que se convirtieron despues en frutos amargos.
do entre el polvo- de las clases un curso de estudios tan pe-
XI Sabernos que, no pudiendo obrar la voluntad sin
noso corno laborioso ,. estos hombres generosos, en vez de
motivos, todos los que renuncian tan generosamente las
pedir su descanso, pedian que se les admitiese para hacer
recompensas de este mundo, no se entregarian á trabajos
sus votos solemnes. ¿Y á qué se empeñaban por ellos? á
tan penosos si no aspirasen á otro salario. Por eso entre los
trabajar gratuitamente por el bien, toda su vida, en las fun-
que reciben emolumentos actuales, y los que los desprecian,
ciones que se les creyese mas útiles.. Entonces era cuando
solo está la diferencia en la perspectiva del premio. Los
partian de entre los muros de sus colegios para ocuparse de
unos ponen sus miras en una suma limitada, y los otros
la vasta carrera de las necesidades públicas, y multiplicar-
en bienes infinitos; los unos hacen rigurosamente lo que
se de algun modo, para hallarse en todos los paises, y ex-
exige de ellos su deber, y los otros no ponen límites á su
tenderse por todos los estados. En la corte, en los ejércitos,
celo, porque saben que han de ser pagados en razon de
en las ciudades, en los campos, en los hospitales, entre los
sus esfuerzos. Los que trabajan en un estado para el cielo,
bárbaros y entre los pueblos civilizados,. en todas partes se
están perpetuamente animados de motivos muy sublimes,
hallaban. Esto era lo que hizo que se les diese el nombre
y deben ser tambien los mas activos; y precisamente nos
lo ha comprobado constantemen
de intrigantes; y es una desgracia para todas las sociedades
t e la experiencia de todos
",01 no tener muchos mas intrigantes , de esta especie.
los siglos.
XIV Cuando se trataba de impedir el mal, ó de hacer
XII Por último, el gran crimen de los Jesuitas, segun
el bien , eran inauditos los movimientos que hacian para
nuestros filosófos, era, que fueron intrigantes, y se intro-
asegurar su éxito. Amigos , conocimientos , protectores,
dujeron en todas partes , hasta en las cortes.
ruegos, representaciones, instancias, exortaciones, misio-
Se introducian hasta en las cortes
Pero si era para

2 8 8
DE LOS ESTUDIOS.
DE LOS ESTUDIOS.
2 3 9
nes, congregaciones, instrucciones; de todo esto se aprove.
mala , debió producir malos frutos , y la experiencia nos
chaban , y empleaban todos los medios que se les ofrecia
ha ensefiado siempre todo lo contrario. Es singular (dice
para lograr un buen resultado; y como este cuerpo célebre
Robertson Histor. de América ) que los autores que
habia enseñado todas las ciencias, tenia empleados mas de
han censurado la licencia de los monges espaíioles con la
veinte mil individuos por todos los paises, y podia facil.
mayor severidad , se unan todos para defender la conduc-
mente desconcertar todos los artificios y ardides de los ene-
ta de los Jesuitas. Formados en una disciplina mas per-
migos del orden social.
fecta que la de los otros órdenes monásticos, ó animados
s›Dcsde que se ponian en 'movimiento (dice M. de
por el interes de conservar el honor de la compañía que
»Bonnuld) este cuerpo infatigable velaba sobre ellos con
era tan apreciable para .cada individuo, es indudable que
»atencion , espiaba todos sus pasos, y observaba todas sus
los Jesuitas , tanto de Méjico como del Perú, conserva-
»acciones; apenas lanzaban algunos tiros contra el ar.
ron siempre una regularidad de costumbres irreprensible.
»ea . santa, cargaba sobre ellos por todas partes; les ataca,
Pero un órden que sabe conservarse íntegro en los pai-
»ba con vigor, corria el velo á su marcha insidiosa ; inuti-
ses mas depravados, y en medio de „la corrupcion general de
»iizaba el veneno derramado en sus obras, y refutaba vio-
los denlas cuerpos : un órden que se distinguió tanto de
»toriosamente sus errores. Este es el verdadero crimen de
los otros por la perfeccion de su disciplina, y por sus vir-
»los Jesuitas. Tanto celo y tanta vigilancia debió irritar á
tudes y talentos; un órden que por esto mismo debia te-
»los enemigos del bien público; pues veían que esta com.
ner tantos detractores , y que sin embargo se halla de tal
;Tains activa é infatigable, mientras existiese, se opondria
modo superior á los celos, que sus enemigos mismos se
»siempre á sus designios. Juraron en consecuencia su pér-
ven obligados á hacerle un homenage tan brillante corno
»dida, y quedó resuelta la destruccion de losJesuitas.Enton.
universal: este órden está muy distante de poder ser (brio-
»ces (añade el mismo autor) la instruccion de la juventud,
so á los pueblos. Es indudable que un árbol dañarlo no pu•
»los principios y las buenas costumbres, cayeron á un mis.
do jamas producir tan buenos frutos. Ni es menos inducla•
»mo tiempo."
He por otra parte , que un buen árbol no puede producir.
XV Así que, desde el instante de su expulsion, se re-
los malos; y que desde la expulsion de los Jesuitas, nues•
lajó la enseñanza de los estudios, vino á menos la instruc-
tra falsa filosofía los ha producido muy detestables. En el
cion pública, y se pervirtió la juventud ; y corno esta es
dia, ademas de los desastres terribles de la revolucion, las
la que renueva los estados, desde este momento se vieron
costumbres han caido en un estado afrentoso: la juventud
venir á menos los imperios, alterarse la enseñanza, cor-
vive sin recato ; los matrimonios sin regla; las pasiones sin
romperse las costumbres , dividirse los ánimos , extender.
freno; la relig,ion parece que no existe ya; y se mira á la
se la corrupcion, aparecer LIS revoluciones, encenderse las
virtud corno si hubiese sido desterrada de la tierra. Es tan
guerras, degollarse los pueblos, y trastornarse la sociedad
grande el mal , tan evidente su causa, y la época de esta
entera, hasta en sus -cimientos. lié aquí los hechos en
elegradacion ha sido tan generalmente reconocida, que to-
que no es posible dejar de convenir, pues que han pa-
dos los que han vivido en tiempo de los Jesuitas , no han
sado á nuestra vista, y de los que resulta un argumen,
podido dejar de atribuirla á la destruccion de estos re-
to, al que no es facil responder.
ligiosos.
XVI Porque en fin, si la doctrina de los Jesuitas fue
XVII He aquí lo que decía sobre esto en i 800 un eseri.
Tom. II
oo

290
DE LOS ESTUDIOS.
DE LOS ESTUDIOS.
11, 9 I
tor que no puede ser sospechoso de lanatisrno, y cuyas pa-
XVIII Volviendo á los pueblos los Jesuitas, estarnos
labras referiremos sin hacer en ellas la menor mudanza,
muy distantes de querer hacerles olvidar los servicios sefia-
porque las debilitaríamos si quisiésemos apropiárnoslas. "El
lados que han recibido de las universidades y de todos
»nombre de Jesuita (decía entonces M. de Lalande) j'itere-
los colegios fundados para favorecer los progresos de las
›, sa mi corazon, mi espíritu y mi reconocimiento. Se ha
ciencias y de las artes. Lejos de desaprobar las plazas lucra-
»hablado mucho de su restablecimiento en el Norte. Es sin
tivas destinadas á la educacion , pretendemos que no deben
»embargo una quimera; pero ella recuerda todos mis sen-
los soberanos dejar de multiplicar estos establecimientos,
»timientos por la ceguedad en que vivían las gentes que
porque conocemos que la instruccion gratuita esije una
»ocupaban los empleos en 1762. La especie humana ha
vocacion particular. Pero por Mucho que se multipliquen
» perdido para siempre y no recobrará jamas esta reunion
estos establecimientos son demasiado dispendiosos para po-
»preciosa y admirable de veinte mil individuos ocupados
derlos fundar en todas partes, cuando el de los Jesuitas
»sin cesar y sin interés de la instruccion, de la predica-
apenas cuesta nada. Al tiempo de la expulsion de estos re-
» cion, de las misiones, de la reconciliacion de las fami.
ligiosos prometieron sus enemigos (corno se acostumbra
»liar, y de los socorros que reclaman de la religion los mo-
hoy) las mayores ventajas sobre sus rentas: Pero no se ha
»ribundos: que es decir, de las funciones mas apreciables
tardado en ver lo contrario. De una casa que sostenía cin-
»y mas importantes para la humanidad. La religion les da-
cuenta jesuitas, apenas se ha sacado con que proveer á la
»ba para ello medios que no puede dar la filosofía. Pero la
dotacion de doce profesores. Un vestido ordinario, alimen-
» pérdida de los jesuitas habia sido decretada mucho tiem-
tos groseros, y habitaciones sin fuego: he aquí la vida faus-
»po habia. Dos ministros execrables, Carvallo y Choiseul,
tosa de estos hombres laboriosos que se sacrificaban noche
»destruyeron irrevocablemente la obra mas bella de los
y cija por el bien público. Resumámonos.
» hombres , á la que no se acercará jamas ningun estable-
XIX Si para extender por todas partes la instruccion
»cimiento humano, y el objeto eterno de mi admiracion,
se necesita ademas de las universidades un cuerpo que ins-
»de mi respeto y de mi reconocimiento."
truya gratuitamente; un cuerpo destinado especialmente á
Estamos lejos de pensar con la desesperacion de 111. de
instruir; un cuerpo subordinado é irreprensible en sus cos-
Lalande. Pues que la Providencia ha colocado en la iglesia
tumbres; un cuerpo activo y celoso que no se acobarde
los principios restauradores de todo, estamos persuadidos
por las dificultades, la religion llegó á proporcionárnoslo:
que no dejaran los gobiernos de aprovecharse de ellos para
pero ensciiaba como los denlas la subordinacion, y hacía
restablecerlo todo. Cuanto mas grande es el mal, mas se
rezar el Ave Maria en sus clases, y esto no convenía á los
hace conocer la necesidad del remedio. Convenimos en que
filósofos. Por eso fue denunciada su obediencia como ins-
no hay otro que éste; pero si se desea restablecer los cole-
trumento de todos los crímenes; su celo como un espíritu
gios, formar prontamente súbditos, volver á la religion, y
de intriga, y sus progresos como miras de ambicion. Al ca-
hacer revivir las costumbres, el mismo celo activo que hi-
""bo fue suprimida esta compañía y reemplazada por nuestros
zo dar á este cuerpo el nombre de intrigante, debe ser
predicadores de la independencia. Para ofuscar á los igno-
una razon mas para recurrir á él, pues que otro tanto co-
rantes, sustituyeron á las ciencias sólidas que enseñaban
mo es detestable la actividad en los que hacen el mal, otro
aquellos, palabras griegas; lyceos, escuelas polytéchnicas,
tanto es de desearla en los que hacen el bien.
kilogramas, metros, y myragramas; y todo lo vistieron
00:

992
DE LOS ESTUDIOS.
DE LOS HOSPITALES.
293
á la griega. Como en la Grecia no habia misas ni sacra-
cervarios como él, que tendrán poca actividad en el ejerci-
mentos, se consiguió descargar á la juventud de todas
cio de. sus funciones. Si sobrevienen epidemias será pre-
estas supersticiones. El egoismo, la i mpiedad, la inmorali-
ciso aumentar el sueldo en razon de los riesgos; y si la pes-
dad, el espíritu de independencia, de guerra, de division,
te se introduce en el hospital, nadie querrá servir en él.
de saqueo y de latrocinios, nos dieron una juventud pura-
Porque si fuese yo uno de los encargados, y sirviese solo
mente fisica, entregada á todas ]as inclinaciones del cuer-
por las recompensa s del mundo, de nada podrían servirme
po, dispuesta á cometer todos los delitos, y á llevar el hierro
todos los tesoros que se me quieran ofrecer despues de la
y el fuego por todo el universo.
muerte. Es pues indudabl e que si se encarga á legos asala-
riadlos el cuidado de los enfermos, ademas de las sumas in-
S. 6.°
mensas que costará, se verá el hospital mal conservado y
mal asistido, y con riesgo de ser abandonado continua-
De los hospitales.
1
mente.
III Al contrario, poned comunidades religiosas para la
I Si (como, hemos dicho hace tiempo en una pequeña
manutencion de los establecimientos públicos, y no ten-
obra sobre la mendicidad) se estableciese en cada canton
dreis que pagar salarios: los establecimientos estarán per-
un fondo comun que asegurase á cada cura el reembolso
fectamente cuidados; y los pobres hallarán en estas apre-
de las anticipaciones que podría hacer en su parroquia, no
ciables comunidades, padres y madres, hermanos y herma-
hay duda que se ahorrarían las sumas enormes que se em-
nas que no temerán ni las vigilias, ni las fatigas, ni las epi-
plean en la conservacion de los establecimientos públicos,
demias, ni la muerte misma; porque las recompensas que
y que los enfermos estarían mucho mas bien cuidados en
esperan estas almas generosas, están mas allá de la barrera
los brazos de sus parientes y amigos, que lo están hacina-
de la muerte y el instante mismo en que venga ésta, es
dos en los hospitales. Aboliendo de este modo la mendi-
el momento deseado para ellos , y en el que deben empe-
cidad, se lograrían otras infinitas ventajas. Pero hasta que
zar todos sus goces.
haya este fondo comun , serán necesarios hospicios comu-
IV Se pregunta ¿que de qué sirven los cuerpos reli-
nes y muchos; para los enfermos, para los maniacos, para
giosos? Pero antes que los hubiese, ¿qué se hacia de todos
los inválidos, para los incurables, para los ciegos, para los
aquellos desgraciados que eran mirados como una sobrecar-
huérfanos, para los viejos, y para todas las necesidades
ga para la sociedad, fuese entre los salvages y paganos, en-
de
los pobres, que son innumerables.
tre los pueblos mismos que eran mirados como civilizados,
II Sucede en un hospital lo que en un colegio y en cual.
entre los griegos y los romanos, y todas las
quiera otro establecimiento público; pues que despues de
regiones de la tierra? Se les mataba, se
haberle fundado con grandes gastos, aun no se halla hecho
enterraba vivos, y se les arrojaba al Tibor en un calizo,
lo esencial. Mediante que este hospital es destinado para
`'para que pereciesen allí por el hambre y la miseria. El ho-
los enfermos, se necesita de personas inteligentes para que
micidio, el suicidio, el infanticidio, los abortos, todos los
cuiden de él. ¿Y á quien se nombrará? ¿A legos?,... Pero pa-
crímenes, y todos los horrores que sugieren las pasiones,
ra encargarse de un oficio tan desagradable, un lego pedirá
eran el remedio universal para todos los males de que se
sumas inmensas; tomará á salario una multitud de mer-
veía agobiada la humanidad.

DE LOS HOST/TALES.
'295
2 94
DE LOS HOSPITALES.
V Se pregunta que
go los cuerpos que han sido destruidos, y las vírgenes que
¿para qué sirven los cuerpos re-
ligiosos?
han sido maltratadas y atrojadas. en recompensa de sus
Pero aun entre nosotros mismos, antes de es-
tos establecimientos ¿á qué estado se veían reducidos los
dis tinguidos y generosos servicios
He aquí tambien los
enfermos que no tenian medios para hacerse cuidar en sus
hombres y las mugeres cuyos votos han sido censurados en
casas?.... ¿Desde cuándo estos objetos tau interesantes para
nuestro siglo inconcebible.
la humanidad se han llenado perfectamente?... Verdaderos
VII En la Enciclopedia (art. Caridad) se dice; que
sabios, que hacian consistir la filantropía en las obras, y no
los Hermanos de la caridad fueron instituidos por san
en vanos discursos, conocieron muy bien las necesidades
Juan de Dios, y las Hermanas del mismo instituto por
de los pueblos. Movidos de una compasion activa y gene-
san Vicente de Paul, para asistir á los enfermos en los
rosa, imaginaron reglas destinadas al alivio de la humani-
hospitales. Al acordarse de estos grandes rasgos de huma-
dad, y la religion las sancionó. Desde entonces se vieron
nidad, no se hallará persona alguna que deje de escandali-
corporaciones de hombres y mugeres que renunciaron al
zarse de la parsimonia de los redactores. En una obra que se
mundo y á todo lo que hay en él de lisonjero, para abrazar
dice destinada á publicar por toda la tierra las grandes
estas constituciones , haciendo un voto de pobreza, consa-
obras de beneficencia, parece que era esta la ocasion de
grándose gratuitamente á las funciones mas viles y mas des-
dar á los pueblos una ligera idea por lo menos de sus ve-
agradables, sirviendo á los pobres, á los huérfanos, á los
nerables bienhechores. Y sin temer excederse de los justos
apestados, exponiendo su reposo y su misma vida para lle-
límites prescritos por la razon , creemos que se hubiera
nar funciones despreciadas por el mundo, con una genero-
podido decir brevemente de san Juan de Dios, que este
hombre admirable, desprovisto de todos los medios perso-
sidad que no se habia visto desde el principio del mundo,
y que será la admiracion de todos los siglos.
nales, y sin otro recurso que el de una alma sensible y ge-
nerosa, despues de haber empezado por reunir en su casa
VI ¡Especuladores estériles! ¿proponeis á los gobiernos
todos los enfermos que pudieron caber en ella, y de haber•
planes económicos?... Estos religiosos nada les costaban. ¡Ha-
les servicio mucho tiempo él solo, con un celo de que aún
bíais de beneficencia; alabais vuestro patriotismo, vuestra
fraternidad y vuestro amor á los pueblos! En estos cuer-
no se hablan visto ejemplos, habiendo unido despues á la
pos hallaba el pueblo verdaderos hermanos, y verdaderos
suya otras casas vecinas para proporcionar un asilo á los en-
amigos. Venid á los hospitales, á la escuela de estos cuer-
fermos que acudia ► á él en tropel de todas partes , puso de
este modo los cimientos del famoso hospital de Grana-
pos religiosos de que hablábais con tanto menosprecio: ¡qué
da, desde donde se han derramado despues por todas las
desinteres, qué paciencia, qué humildad, que valor, qué
partes del universo los compañeros de su ilimitada caridad.
lecciones de humanidad y de benaficencia no se dan en
ellos! ¿Y quién anima sus virtudes sublimes?
• VIII En cuanto á San Vicente de Paul, parece que
El cielo. ¿Qué
se les promete por recompensa?
palia haberse dicho brevemente de él, y sin traspasar los
El cielo. ¿Con qué se les
sostiene?
justos límites de la razon, que á este hombre prodigioso
Con la esperanza de ganar el cielo. ¿Con qué se
les perpetúa?
deben su existencia casi todos los hospitales de París: que
Con el deseo de ganar cl cielo. Quitad estos
en tiempo de mucha escasez, este hombre admirable solo,
impulsos sublimes de la religion, y los desgraciados se ve-
rán nuevamente abandonados: el mundo no los querrá, y
- á la cabeza de sus Damas de caridad, alimentaba casi todos
los pobres de Francia : que por estas mismas hacia cuidar
vosotros mismos dejareis de quererlos. lie aquí sin embar--

296
DE LOS HOSPITALES.
DE LOS H OSPITALES.
297
casi todos los enfermos de las ciudades, de los campos, y
vé por esta declaracion sola la fuerza que dá el primer ar-
hasta de los ejércitos. Pudiera haberse dicho aunque breve-
gumento que hacen catos hombres con relacion á las nece-
mente, que el genio benéfico de este hombre inmortal,
Porque al fin, si hay en-
sidades corporales de los pueblos?
considerándose muy estrechado en los limites de la Francia,
tre los hombres una clase digna de conmiseracion, es pre-
asistía en vida, por medio de sus Hijas de la caridad á los
pobres enfermos de la
cisamente la del pueblo, pues que ademas del peso insu-
Lorena, de Polonia, de Italia, y
frible de sus males, está desprovista de toda especie de me-
de toda la Europa, en medio de los horrores de la peste, de.
dios. Pero si no quereis cuidar de los enfermos, os podrá
las epidemias, y de las enfermedades contagiosas de toda
decir el pueblo: Si hallais que estas funciones desagrada-
especie, que hacian por todas partes los estragos mas
bles no son para vosotros, ¿por qué arrojais á los que han
espantosos: se hubiera podido decir con mucha brevedad,
•tenido á bien encargarse de ellas, y les prohibís hacer vo-
que despues de la muerte de este héroe de la humanidad,
tos? Cuando lleguen á ser destruidas las órdenes hospitala-
sus hijas, multiplicadas prodigiosamente, han llevado á to-
rias, ¿qué será de nuestros enfermos y de nuestros viejos?
dos los pueblos el nombre, la memoria y los beneficios de
¿qué será de nosotros mismos?.... Sin duda que quereis su•
su santo fundador: se hubiera podido decir.... ¿Pero qué no
mergirnos en todos los horrores del paganismo y de la
se hubiera podido decir si estos ilustres fundadores hubie-
barbárie.
sen sido filósofos? ¡Qué! ¡Porque eran religiosos, no fueron
XI Esta ocupacion es la que únicamente conviene á
dignos de figurar en la Enciclopedia! ¡Porque fueron san-
los religiosos.... Pero si conviene solo á los religiosos esta
tos, no merecen ser citados los bienes infinitos que hicie-
ocupacion ¿no sería ésto un motivo mas para dejarlos, y
ron á la humanidad!
una insigne barbarie el querer destruirlos?...
IX Aun era poco robar al reconocimiento general estos
Conviene á los religiosos.... Sin embargo se os podría
hermosos rasgos de humanidad: para manifestar mejor la
decir que no cs esta la única ocupacion á que se habian en-
Enciclopedia su odio implacable á la religion, era preciso
tregado los religiosos. Estos hombres que crecis que solo eran
imprimir el sello del menosprecio sobre todas estas institu-
á propósito para cuidar enfermos, no lo fueron menos pa-
ciones: y no dejó de hacerse en el artículo Hermanos de la
ra toda especie de instruccion. La historia, la gramática, las
caridad. Despues de haber dicho que este orden religioso
matemáticas; trataban generalmente todas las materias de
se consagra únicamente al servicio de lós pobres enfermos,
erudicion de que habíais, y las trataban muy bien. No so-
se pronuncia con desden, que esta ocupacion es la única
lo establecieron buenos hospitales, sino que han producido
'que conviene á los religiosos.
grandes metafísicos, grandes moralistas, grandes teólogos,
X Decir que funciones tan desagradables convienen
grandes oradores, y grandes hombres de toda especie.
solo á los religiosos, es anunciar claramente que no convie•
XII Cuando todos estos cuerpos religiosos dejen de
nen á los filósofos
Y efectivamente, cualquiera que cor-
existir, os dirá el pueblo: ¿quién los reemplazará en todas
ra la historia de los hospitales desde su institticion, podrá
estas partes: ¿sercis vosotros, si creeis que no os es decoroso
muy bien hallar en ella ci los Juana de Dios, á los Javie-
cuidar de los enfermos? ¿no creereis lo mismo con respecto
res, ci los Vicentes de Paul, y á otros muchos cuerpos re-
á ensefiar á leer á nuestros hijos? Cuando fueron destruidos
ligiosos; pero no hallará fracmasones, iluminados, ni nin-
los hermanos de las escuelas cristianas ¿os ofrecisteis á
gunos de nuestros cofrades en filantropía. Mas como no se
ocupar sus plazas en las escuelas de primera educacion?
Tom. II.
FP

o
2,90
DE LOS HOSPITALES.
DE LOS HOSTITALFS.
Cuando fueron
199

.
suprimidos los jesuitas, ¿os encargásteis de la
J
S
b -
nes despreciadas del mundo, pero importantes para la hu-
enseñanza gratuita en nuestros colegios? Cuando fueron ex-
manidad, un celo, un valor, una actividad, una paciencia
tinguidos los hermanos de la caridad, ¿os presentasteis pa-
una economía, una probidad, una dulzura, una humani-
ra servir gratuitamente en nuestros hospitales?...
dad, una caridad, y un desinteres sublime y generoso, que
D: jemos pues de repetir estas pueriles declamaciones:
no hallareis jamas en los simplemente legos.
¿de qué sirven los sacerdotes? ¿para qué son útiles los
XIV Porque nuestra filosofía no puede producir estos
cu erpos religiosos? A la vista de estas preguntas solo, de-
prodigios de beneficencia, que admiran al mundo, se ir-
bemos no dudar que nuestra filosofa cs falsa. En cualquier
rita, se conmueve y se pone furiosa; destruye los estable-
país que viva el hombre, tendrá siempre pasiones que
cimientos grandiosos que babia fundado la religion; y se
combatir, escuelas que establecer, juventud que instruir,
cree humillada por no poder producir una cosa igual... ¿Pe-
enfermos que cuidar, pobres que servir, viajeros que hos-
ro qué hay de humillante en no poder hacer lo imposible?..
pedar, y una multitud infinita de buenas obras que ejer-
Por poderosa que se crea la filosofía, ¿podrá prometer jamas
cer, tanto en el orden físico, como en el moral: porque to-
el cielo á los que se entregan gratuitamente al cuidado de
das estas necesidades están en la naturaleza, y no dependen
los enfermos, ni reemplazar estos cuerpos religiosos que se-
de modo alguno de las convenciones de los hombres.
consagran, por pura caridad , á funciones tan desagradables?
XIII La religion sola es la que puede socorrer per-
es imposible. Concluyamos pues.
fectamente esta inmensa multitud de necesidades. Si que-
XV Es preciso convenir en que las funciones á que se.
remos que los sacerdotes sean bien ayudados en todos los
dedicaban los cuerpos religiosos eran incontestablemente
ramos de instruccion , que florezcan las misiones, que se
las mas penosas y las mas desagradables del orden social;
sostengan las escuelas de primera edneacion, que se cuiden
funciones que nadie las había desempeñado bien antes da
los colegios., que sea perfectamente educada la juventud, y
ellos, ni entre los griegos, ni entre los romanos, ni entre
que tengan buena asistencia los enfermos, es preciso que
los paganos, ni entre los salvages, ni aun en ninguno de
haya cuerpos religiosos. ¿Quereis que sea perfectamente
los pueblos civilizados; funciones de que jamas han queri-
ejercitada la hospitalidad aun en los desiertos mas horroro-
do encargarse nuestros filantropos, ni ningun hermano de
sos, y aun en los montes mas inaccesibles? _Estableced
nuestras sociedades filosóficas; funciones que llenaban gra-
cuerpos religiosos. Para todas las necesidades de la humani-
tuitamente nuestros cuerpos religiosos, y por solo el amor
dad en general, procurad tener cuerpos religiosos, en vez
de Dios, con un celo, una paciencia, una grandeza de alma
de destruirlos; cuerpos que tengan una regla conforme á su
y una caridad que no babia sido conocida antes de ellos, ni
destino, que se empeñen á seguirla, y que hagan voto de
volverá á existir despues de su destruccion. Pero estos cuer-
sujetarse á ella, y de obedecer ciegamente á sus superiores
pos hacían voto de castidad, de obediencia, y humildad
en todo lo que no prohibe Dios, sin murmurar ni que-
en manos de sus superiores; y esto no se conformaba con
jarse. En lugar de almas mercenarias, que no tienen' otro
nuestras ideas de independencia. ¿Qué hizo nuestra indigna
móbil ci ne el vil iuteres , buscad á los hombres genero-
• filosofía para dar gracias á aquellas mugeres admirables que
sos, que 110 procuran otro salario que las recompensas su-
nos servían con una devocion tan noble? Las hizo azotar,
blimes de Dios. Ahorrando al estado enormes gastos, es-
envilecer, tratarlas con la última brutalidad, suprimirlas,
tos cuerpos religiosos manifestarán en todas estas funcio-
desterrarlas y degollarlas sobre los cadalsos, como lo hizo
PA

3 0o
DE LOS MONGES.
DE LOS MONGES.
3o r
con sus respetables hermanos. Y en medio de esto se habla-
III Sin embargo los estragos que causa la abundancia y
ba de h umanidad, de civilizacion y de filantropía!....
la glotonería en las casas de los ricos, no llegan con mucho á
los que ocasiona fuera de ellas. Para cubrir la mesa espléndida
S. 7°
de un Lúculo, era preciso poner en contribucion á la tier-
De los nzonges.
ra, á los ríos v á los mares. Una casa sola de vida glotona
441
es un golfo destructor, donde se sepulta cada dia la repro-
Entre los monges, hay unos cuya regla es austera, y
cluccion perpétua de todo un pais. Los treinta mil francos
otros que la tienen suave; unos que son ricos, y otros que son
que se consumen en ella en un tiempo determinado, hu-
pobres. De cada una de estas razones se ha querido hacer
bieran evidentemente podido alimentar á treinta mil po-
un capítulo de acusacion contra ellos. Se dice primero, que
bres trabajadores, con veinte sueldos por dia. Por eso, mien-
los conventos austeros son criminales, porque hacen pere-
tras que el rico disipador perece en su palacio por exceso de
cer á muchos individuos por su austeridad: lo mismo podría
la abundancia , .millares de desgraciados mueren de ham-
imputarse á los valientes regimientos que se exponen al
bre y de miseria en todo el pais del contorno. ¡ Qué destruc-
primer fuego en los combates , porque al fin siempre mue-
don , y por consecuencia qué despoblacion para un impe-
ren muchos soldados en el campo de batalla. ¿Pero por qué
rio!...
se condenan á una vida tan austera los cuerpos ascéticos?
IV. Al contrario el anacoreta, aunque fuese cierto que
Para marchar á la cabeza de los otros en el combate de las
abreviaba su vida por sus ayunos, alimenta siempre una
pasiones, y llevar al mas alto grado la mortificacion de los
multitud infinita de pobres con el fruto de sus ayunos y de
sentidos. Antes de calcular lo que se pierde en el combate,
1
sus austeridades, con solo treinta mil libras de renta. En
sería bueno considerar los que podrían hacer perecer los
tiempo del abate Rancé, se veía algunas veces á las puer-
enemigos si no se les combatiese.
tas de su monasterio -de mil á mil y cien pobres dia-
II Los que lloran por los individuos que perecen por
rios , aunque su casa era pobre. El rico cuando mue-
el ayuno, no se acuerdan de hablar de los muchos que se.
re en la intemperancia, no muere solo; pues cae sobre mi-
pierden por el exceso contrario. Es sin embargo un hecho
llares de cadáveres que hizo perecer por sus excesos. El
contestado, que muere mucha menos gente en los conven-
anacoreta al contrario, cuando abreviase sus chas por sus
tos que en los ejércitos y que todos los que destruye el
ayunos, transmite su vida á millares de individuos que le
hierro en los ejércitos, no se acercarán jamas á los que ar-
sobreviven. Es en el lecho de la muerte el pelícano que de-
rebata la intemperancia en los (lemas estados. Plus interfi-
ja á sus hijuelos cebarlos con su sustancia, ó el grano de tri-
cit gula quanz gladius. Internémonos en los desiertos mas
go que cayendo sobre la tierra produce para el estado mie-
horrorosos, y penetremos en el interior de los monasterios
ses abundantes.
de mas rigor, y hallaremos- en ellos los Pardos, los, Ante-
Si quisiese raciocinarse con justicia, parece que debe-
nios, los Benitos, y una infinidad de ascetas septuagenarios
ria ponerse de una parte el ayuno., y de otra la vida regala-
y octagenarios, porque el cuerpo se acostumbra á una vida
da, y decir: juzgando por los efectos, la vida regalada ha-
dura, con tal que sea arreglada: en lugar que en las casas
ce perecer infinitamente mas gente que la vida austera de
en que se come con abundancia se hallan una infinidad de
los conventos: luego no debe perseguirse ni ser desterrada
temperamentos quebrantados desde la edad de treinta años.
de los estados la vida aústera, sino la vida regalada.

30%
DE LOS MONGE cz .
303
DE LOS MONGES.
V Lo
.das y deteriorarse las artes; y que mientras que florecerá
que decirnos de los ayunos puede aplicarse fa-
cilwente.á los demas sacrificios de los monges, comparados.
todo en una parte, caerá todo en decadencia en la otra. ¿De
con los excesos contrarios, Se menosprecia la pobreza de los
dónde proviene la desolacion de nuestras tierras, la poca ci-
monges
¿Pero no es el lujo el que hace perecer ordina-
vilizadora, su miseria y su escaso número (dicen los in-
riamente á los estados? Aunque este segundo hecho no se
gleses imparciales) sino de las consecuencias de la reforma,
hallase comprobado por la experiencia, ¿no le demuestrael
y principalmente de la supresion de las casas religiosas?
buen sentido solo? Si las sumas enormes que se emplean en
( Lord Fitz William, cartas de Atico).
la conservacion de las artes dañosas, se invirtiesen en las
VII Se imputa en fin á los monges su voto de casti-
cosas útiles en general, ¡qué
dad!.... ¿Pero cuál es el azote mas desastroso para los esta-
de riquezas reales, y de consi-
guiente qué de poblacion inmensa no resultaría para el bien
dos? ¿No es la incontinencia? La castidad por sí misma
estar de los imperios!
no aniquila á los que la practican, ni enerva los tem-
VI Se objeta la necesidad del consumo! es indudable
peramentos. Al contrario, en el mundo ¡ cuántos indivi-
que hay un consumo necesario, el que fomenta los traba-
duos hay destruidos por la licencia! ¡Cuántos que llegando
de matrimonio, no se hallan en estado de llenar
jos; pues si los obreros de una manufactura no tienen pan,
.al esudo
es preciso que perezcan; del mismo modo que para traba-
sus (Lleves! ¡Cuántos que sin poder llegar á este estado,
jar es preciso comer. Pero si hay un consumo útil, no es
son unos monstruos de lubricidad desde la mas tierna in-
menos cierto que hay otro desastroso; que todas las casas
fancia! ¡Cuántos que viviendo en un celibato crapuloso, mue-
de dísipacion y de placeres en general, son golfos en don-
ren desde la flor de su edad en un estado afrentoso de con-
de todo se pierde; que por pocas que haya en un estado,
suncion , deshaciéndose en podredumbre y en pedazos!
¡Cuántos que inficionan á su miserable posteridad, y la co-
es preciso que sufran las artes útiles; y que si hay muchas,
munican una vida mil veces mas triste que la muerte!
es preciso que sucumba el estado, Hagamos aun el paralelo
¿De dónde vienen tantos hombres defectuosos , tantas
de una casa rica con un monasterio , dando á cada uno
generaciones degeneradas , tantos espectros horribles, y
treinta mil francos de renta: de una y otra parte será igual
tantos esqueletos ambulantes, que no pueden reprodu-
el consumo; pero el rico del mundo, que irá á tierras le-
janas á disipar su renta en casas de relajacion y licencia, ha-
cirse?
VIII La incontinencia no solo destruye la poblacion
rá un consumo ruinoso que nada producirá. El anacoreta
actual, sino que agota las fuentes de la poblacion futura;
al contrario, que lo consumirá todo en el pais que vi-
hace traicion á la naturaleza; viola todas sus leyes; y hace
ve, con sus treinta mil francos atraerá al rededor de sí
perecer todos los frutos. ¿hay una batalla, por sangrien-
una multitud sin número de pobres y obreros, que se fi-
ta que sea, que quite al estado tantos individuos como le
jarán en sus desiertos. ¿Y qué debe seguirse necesariamen-
quita la incontinencia en un solo lugar de desórdenes? Allí
te de aquí? que en los desiertos que están al rededor del
se enseña el arte monstruoso de destruir la humanidad, y
monge se verán aparecer pronto haciendas, villas, luga-
.allí se trabaja eficazmente v sin cesar en la despoblacion de
res y ciudades, manufacturas y talleres que producirán ren-
los estados. Cada casa de prostitucion es un golfo donde
tas inmensas para el estado; que al rededor del palacio del
perecen los hombres por millares; y otro en el que se de-
rico disipador, por el contrario, se verán pronto debilitarse
güellan todos los dias muchos mas individuos que los que
los ¡Pobres, disminuirse la pobladora, arruinarse las luden-

a e
3o4
DE LOS MONDES.
DE LOS MONGES.
3o5
asesinan los facinerosos en lo interior de los bosques. Digo
los montes y que arrastra todo lo que encuentra á su paso;
degollar, porque ¿qué diferencia hay (dice un autor céle-
un fuego que se extiende de casa en casa, y que aumenta
bre) entre. qui tar la vida á un individuo despues de haber
us fuerzas al paso que se propaga; una peste que se ex-
s
nacido, ó quitársela antes de nacer ? ¿Qué diferencia hay
tiende en la inmensa region de los aires, y lleva por todas
para el estado entre quitarle los ciudadanos que ya tiene, ó
partes la devastaciou y la muerte. Desde que se introduce
impedir que pueda tenerlos? En cualquier tiempo que pe-
en un imperio la afrentosa inmoralidad, causa bien pronto
rezca el individuo ¿ no resulta siempre un individuo me-
en él los mayores estragos. El lujo, la intemperancia, el
nos?.... Pero si la incontinencia hace perecer cada dia tan-
bertinage, y todas las pasiones que le acompañan, pasan.
tos individuos en una casa sola de prostitucion; ¡calcúlese
pronto de la capital á las provincias, de las cita Jades á los
cuántas hace perecer en todo un reyno! ¡Cuántas sacrifica
campos, y desde los campos á las casas. Cesan los trabajos,
en las ciudades, en los campos y en las casas particulares!
se aniquilan las artes, se disminuye la poblacion , y se mul-
¡Cuántos destruye en los matrimonios mismos! ¡Cuántos es-
tiplican los desórdenes : todo declina, todo s e relaja, todo
posos desnaturalizarlos que, por el mas horrible de todos
perece necesariamente con las costumbres.
los planes , se ponen de acuerdo para aseánar, antes de
X Véanse aquí los monstruos que destruyen los esta-
la conc•pcion, á los individuos á quienes debian ciar vida!
dos, y los excesos que es preciso combatir constantemente
No examinamos aquí cuán enormes son estos crímenes á los
por las virtudes contrarias. Y esto es precisamente lo que
ojos del Autor de la naturaleza; calcularnos solo lo desastro-
se hace en los• monasterios y mas especialmente en los
sos que son para el estado. ¡Ah! .¿No se dá especialmente
monasterios rígidos. Allí es donde se combate perpetua-
á la incontinencia el nombre de inmoralidad? ¿no es ella
mente la intemperancia con el ayuno , el lujo con la po-
la que despuebla y hace perecer los estados? La inconti-
breza, la inmoralidad con la continencia, el orgullo con la
nencia sola ¿no arrastra tras sí el lujo, la vida regalada, la
humildad, la insensibilidad con limosnas abundantes; y no
ociosidad, la licencia, y todos los excesos de que acabamos
solo se practican estas virtudes con toda austeridad, sino
de hablar ?
que se dan de ellas al mundo grandes ejemplos. ¡Qué lec-
IX Si los excesos del mundo son tan desastrosos por sí
cion mas eficaz para las casas de vida regalada que estos
mismos, son aun mas terribles por el contagio que difun-
hombres condenados voluntariamente á no comer sino una
den en los imperios. "Hay ejemplos( dice M. de Montes-
libra de pan grosero cada clia! ¡Qué leccion mejor para los
»qieu) que son peores que los crímenes. Mas estados han
amadores del lujo que estos hombres vestidos de sacos y
»perecido porque se violaron en ellos las costumbres, que
ropas las mas comunes! ¡Qué leccion mas poderosa contra
»porque se violasen las leyes." Aunque las austeridades de
la indolencia, que estos hombres que se levantan á las cua-
los monges sean excesivas, no tienen por sí solas nada de
tro de la mañana, y no tienen suyo un cuarto de hora al
contagioso. Los ayunos y las grandes mortificaciones no
dia! ¡Y qué leccion mas admirable para las casas de cor- •
son las mas á propósito para multiplicar el número de sus
rupcion, que estos hombres que renuncian voluntariamen
partidarios. Al contrario, los vicios que marchan tos en la
te tos los placeres de los sentidos!..,.
diredcion de nuestras inclinaciones, por débiles que sean en
XI M. de Montesquieu pretende probar, que los mo-
su principio, no tardan en llevarnos tras sí con una rapidez
nasterios son casas de ociosidad, porque la vida ascética
espantozsa. Vienen á ser un torrente que baja de lo alto de
es una vida toda interior. ¿Pero en qué palacios y en qué
Torra. II.

3o6
DE LOS 11102nTGES.
DE LOS MONGES.
307
chozas se levantan sus habitantes tan de mañana, y ha.
pues los ríos de bendicion que llevan la abundancia y la
cen una vida tan activa y tan ocupada como se hace en
á todas las partes del Universo. Derribad estos
los monasterios?
fertilidad
castillos que parecen tan inútiles , y llegará la tierra á
XII Porque la vida ascética es una vida de medita-
ser afligida con la esterilidad, y los azotes del cielo des-
cion, se la mira como una vida inútil..,.. Que es como si
cargarán sobre los imperios.
se dijese, que los trabajadores que están en el fondo de las
XIV Se dice que los anacoretas no predican. ¿Pero
canteras son inútiles, porque no trabajan á la luz del dia.
qué sermon mas vigoroso sobre la limosna que el de ali-
Es bien sabido, que antes de enseñar la moral , es preciso
mentar millares de pobres; sobre la humildad que el de
meditar profundamente sus grandes verdades , buscarlas,
arse pisar ; sobre la sobriedad que el de comer solo le-
dej
recogerlas, prepararlas, y ponerlas en orden. Y esto es pre-
gumbres sazonadas con un poco de sal; y sobre la peniten-
cisamente lo que hacen estos hombres ascéticos, que des-
cia que un cuerpo extenuado por los ayunos? Todos los que
pues de haber honrado al Señor del universo por la ma-
iban en los primeros siglos de la iglesia á pasar los do-
gestad de sus cantos , emplean una gran parte de su
mingos entre los solitarios de la Tebaida, volvian penetra•
tiempo en la contemplacion. Son los trabajadores espiritua-
dos de una generosa emulacion. Al acordarse de las auste-
les que sacan los materiales del fondo de las canteras. ¡Qué
ridades inconcebibles de que hablan sido testigos, el rico
de profundos descubrimientos , de obras de erudicion, y de
se afeaba su intemperancia, el perezoso su ociosidad, el or-
ideas luminosas no debemos á todos estos cuerpos, cuya
gulloso su vanidad , el vindicativo sus arrebatos, y el
vida obscura y retirada nos atrevemos á condenar! ¿Por
hombre indolente su poco ánimo. A la vista solo de estos
qué otros cuidados han llegado hasta nosotros todos los mo-
famosos penitentes, deponian su ferocidad los tiranos, y los
numentos de los antiguos, y todo lo que tenemos hoy de
bárbaros fijaban sus ojos en la tierra: los reyes se hacian
mas precioso entre sus escritos? ¡Qué paciencia para co-
mas humanos, los pueblos mas sumisos, los ejércitos mas
piados! ¡Qué trabajos inmensos para explicarlos, para in-
intrépidos, los sacerdotes mas regulares, los hijos mas dó•
terpretarlos y para transmitírnoslos!
ciles , los padres mas vigilantes, y todos los hombres mas
XIII Porque la vida ascética es una vida de oracion,
laboriosos. »El camino de los preceptos es largo (como di-
se la mira como vida perdida. para la sociedad... Sin em•
ce Sénecn), pero el de los ejemplos es corto y mas seguro."
Largo, como no podemos- mandar á Dios , es. preciso tomar
XV
Los anacoretas no predican! Pero sin salir de
el partido de rogarle ; y este es el único medio que puede
los monasterios predican mas eficazmente que todos los
haber para mitigar su cólera, ó para obtener gracias.
predicadores, y hacen oir su voz elocuente desde lo inte-
¿Y cómo se le ruega en el mundo?: — Mientras que los de-
rior del claustro por todo el mundo.
mas estados se entregan enteramente á sus trabajos, y á ve-
¡ Los anacoretas no predican ! Pero nos dan ejemplos
ces á sus excesos , será bien que haya en la. sociedad cuer-
frecuentes que deben separarnos del vicio, y conducirnos
pos enteramente ocupados de la oracion. Los monasterios
á la virtud.
son en lo espiritual, como las grandes casas de col:A/rejo,
XII Se dirá que los sacerdotes están obligados á pre-
en donde se tratan perpetuamente con Dios los negocios
. dicar de dos modos; y nadie lo duda. Peto los sacerdo-
mas importantes del orden social. Son castillos de agua ro-
tes que están sobrecargados de trabajos exteriores, no pue-
dearlos siempre de nubes benéficas, de las que bajan des.
den hacer una vida comun. Para conducir á los hombres
Q(.1


303
DE LOS MONGES.
DE LOS MONGLS.
3o9
á la práctica de las grandes virtudes, es preciso que ha.
pecto de las obras maestras de Rafael y de Ruhens, se con-
ya' modelos sublimes que puedan proponerse á todos los
mueven los jóvenes pintores, es preciso absolutamente que
estados , y á los sacerdotes mismos. Para esto es preci-
se inflame el corazon cuando se nos presentan los grandes
so que haya cuerpos enteramente consagrados á este gé-
modelos de virtud siempre subsistentes.
nero de perfeccion; y cuerpos cuya austeridad sostenida
XIX Segun esto, todas las invectivas que se han em-
sea el último esfuerzo de la humanidad, y que al mismo
pleado para acusar á los monges de homicidio, de suicidio,
tiempo sean dirigidos constantemen te por su regla, para dis-
de crueldad, de extravagancia, de despoblacion &c. no
tinguirse por prodigios de valor en el combate de las pasio-
parecerán á los ojos del hombre sabio sino arrebatos in-
nes, y por la mortificacion de los sentidos.
considerados de una pasion que nada posee..
XVII La necesidad de estos grandes ejemplos se halla
Efectivamente, el soldado que corre á la trinchera se
de tal modo en la naturaleza del ser moral, que ha sido
dirige á una muerte moralmente cierta. Sin embargo, no
conocida generalmente en todos los tiempos y en todos los
es homicida ni suicida; y lejos de reconvenirle porsu valor,
paises. Los judíos tuvieron antes sus profetas y sus asce-
se le dice que su decision le lleva al templo de la gloria.....
tas; los antiguos sus filósofos ; los romanos sus vestales;
Todo hombre que se alista para la guerra, debe estar mo-
los turcos sus dervis ; los chinos sus bonces, y los indios
ralmente seguro que abreviará sus dias. El anacoreta se
sus tingins, que mortificaban sus cuerpos con las mayores
alista para la mas indispensable de todas las guerras, cual
austeridades. Es verdad que el fanatismo, por exaltado que
es la de las pasiones; y no se alista en un cuerpo cualcpaie-
sea, no logrará jamas sino la celebridad de una escanda-
ra del ejército, sino en los batallones que deben marchar
losa hipocresía. Para sostener constantemente los rigores de
á la cabeza de todos, y dar al ejército mismo grandes ejem-
una vida mortificada, es preciso tener motivos permanen-
plos de valor.
tes, y las religiones falsas no los dan; pero los mismos
XX Se reconviene á los monasterios los individuos
esfuerzos que hacen en las religiones falsas para dar gran-
que hacen perecer.... Pero en una guerra necesaria se cal-
des ejemplos de virtud, prueban su necesidad. Si un mi-
culan los hombres que se salvan: y no los que se pierden.
sionero emprende la reforma de las costumbres en un pais-,
Si no hubiese monasterios rígidos en un estado., ¡cuántos
y quiere Citar á su auditorio ejemplos grandes de mortifi-
millares de pobres perecerian por falta de sustento, y cuán-
cacion, ¿dónde podrá hallarlos? ¿No será en los monas-
tos individuos por el desarreglo de sus costumbres' Si
hay hombres débiles en la guerra, perezosos en los traba-
XVIII Segun esto, se deja conocer bien la indecencia
jos; padres afeminados en el matrimonio, y una multitud
de esta pregunta tan repetida y trivial: ¿de qué sirven los
de individuos que no llenan su deber en todos los estados,
morzges? Foltaire hubiera sido trapense y Rousseau car-
¿.quién les reanima? La austeridad de los anacoretas. Hom.
tujo (dice el elocuente 31. de Bonnald) no hubieran sabido
bres frágiles, les dirán, sois mas débiles que los monges,
donde estaban, ni el mundo hubiera sabido de ellos. Todos
que siendo hombres como vosotros, nunca liareis la mitad
los cuerpos austeros en general, por el ruido solo de sus
de lo nue ellos hacen!... A estas palabras el vicio se sonro-
mortificaciones, influyen poderosamente sobre las costum-
ja, la pasion se desconcierta, la virtud vuelve á tomar sus
bres, y dan una fuerza inconcebible á los sermones de to-
derechos y viene á. poblar los imperios. De aquí debe con-
dos los predicadores: y no es de admirar: porque si al as•
cluirse definitivamente, que los monges, lejos de destruir

3 I o
DE
DE LOS • MONGES.
3 ti
LOS AlONGES.
los estados, contribuyen prodigiosamente á la poblacion,
¡ Los monges hablan degenerado!... Pero cuando una
porque sin ellos baria el vicio perecer una multitud prod.'.
legion valiente llega á degenerar, no se la destruye, se
giosa de individuos.
eligen soldados valientes en otros cuerpos para que la
XXI La última crueldad que se imputa á los monges,
vuelvan á formar. Esto es lo que hizo el abate Ronce,
es la edad en que se empeñaban antes de un modo irrevo-
y lo que hicieron antes que él todos los reformadores. Si
cable.— ¿ Pero hay un empeño mas irrevocable por la na-
otros monasterios habian degenerado, no degeneró la Tra-
turaleza que el del matrimonio? Sin embargo ¿á qué edad
pa; al contrario, si puede hacérsela algun cargo, sería el de
es permitido casarse?... Lo que está averiguado sobre este
haber llevado su reforma hasta el exceso. Ella sola condena
artículo es, que jamas ha habido tan buenos monges,
todos los vicios que destruyen los imperios, y da el ejem-
cuando haeian sus votos á los diez y seis años; y que ja-
plo de todas las virtudes. Era una roca inalterable, cuya ba-
mas los ha habido tan malos como cuando los han hecho
se estaba sobre la tierra y su cima en los cielos. A sus pies
despues de los veinte y uno; y la razon es muy sencilla;
venian á estrellarse todas las olas del mundo; y de su cima
porque si se quiere tener acierto en un estado, es preciso
salia un fuego perpetuo que extendia el ardor de la caridad
formarse en él muy temprano; y porque el estado ascéti-
en la vasta extension de los aires.
co es el roas penoso de todos, los que se empeñan en él mas
XXIII La Trapa no solo era conocida en Francia; era
temprano son tambien los que le sostienen mejor.
célebre en todas las naciones, y confundia por la magestad
XXII Despues de haber oido á nuestros sofistas decla-
de sus virtudes todos los excesos desarreglados de los fal-
mar con tanto vigor contra los monges austeros, parecerá
sos monasterios. Corno los solitarios de la Tebaida, sus
acaso que van á aprobar los que hacen una vida mas sua-
monges no salian jamas de su retiro, pero se les iba á ver;
ve. Pero nada de eso. Los condenan tambien, porque dicen
y mucho antes, de acercarse á ellos, el sonido lúgubre de la
que han degenerado.
campana que se oía á lo lejos en los bosques imprimia en
¡ Los monges hablan degenerado!
el espíritu de los viageros la melancolía de la penitencia.
¿Pero desde cuan.
do? Desde que se intentó destruirlos; desde que se fijaron
A la vista del solitario prosternado, que venia á recibiros
sus votos á la edad de veinte y un años; desde que nues-
al entrar, se aterraba el orgullo, se enternecia el corazon, y
tra falsa filosofía dominó en todos los estados; desde que se
se bañaban los ojos en lágrimas. El respeto, la veneracion,
empezó á sostener á los malos súbditos contra sus superio-
la humanidad y la dulzura, entraban por todos los sentidos,
res, y desde que se introdujo entre ellos el espíritu de
desconcertaban todos los vicios, é impritnian involuntaria-
insubordinacion por comisiones que les
mente el amor de todas las virtudes. ¿Y cómo los que lle-
alejaban de sus
reglas, y que destruían sus constituciones. En vez de reu-
garon á poseer iguales predicadores pudieron dejar de co-
nirlos, se pensó en dividirlos; en vez de traerlos á su
nocer todo su precio?.
instituto, se les alejó de él: se queda absolutamente ex-
XXIV Lo que decimos de los conventos de los
tinguirlos, y era preciso que degenerasen.
hombres, debe entenderse con mas razon de los mo-
¡Los monges hablan degenerado!...
nasterios de las mugeres. La hija de nuestros reyes, con el
Tal es la suerte
de la virtud. Tanto como es rápida la inclivacion al vicio;
saco de los carmelitas, condenaba mas eficazmente la per-
otro tanto es áspero el camino de la virtud.,. Este ha sido
versidad de su siglo, que la elocuencia de los predicadores
el espíritu destructor de las pasiones.
Inas célebres. Cuando se ve á las reynas y á las princesas

3 r
DE LOS MONGES.
DE LOS MONGES.
313
vestidas de un cilicio, quedan confundidas todas las vani-
dades del mundo; y cuando se ven las mugcres delicadas
sa de sus huespédes; esto es, en la mesa que ciaban á los
príncipes, á los generales, y á los oficiales civiles y militares
por complexion , sufriendo con mas valor que los hombres
que venian á sus monasterios. Eran, digámoslo así, hospi-
las austeridades mas duras, no puede tener excusa la enfer-
cios honrados, donde se contaba con seguridad el ser
medad mundana. Cuanto mas débil es el sexo, mas elo-
en los que se hacian gastos con
cuentes son sus ejemplos, y mas influencia tienen sobre las
siempre bien recibidos, y
cos t u mimes.
provecho del estado, con detrimento muchas veces del re-
XXV En fin, el último crimen que se imputa á cier-
fectorio, que (regularment e hablando) era de la mas rigo-
tos monasterios, es que eran ricos y que hacian muchos gas-
rosa parsimonia.
tos
hacian grandes gastos... Sí, pero para sus iglesias, sus
Pero si las riquezas legítimas pueden ser un motivo
edificios, su cultura , sus empresas y sus mejoras; para abrir
de despojo, las que han sido adquiridas por el latrocinio
¿lo serán menos?...
canales, dar extension á las ciudades y favorecer el comer-
cio ó la industria de los habitantes. ¿Se queda ver terrenos
Eran ricos.... ¿Pero cuáles fueron los principios de es-
bien conservados y campos fértiles y cultivados? Se halla-
tas rentas en el origen? Grandes valles y vastos desiertos
han entre los monges.
que nadie quería, porque ninguno se hallaba entonces en
XXVII Aun cuando se les mirase solo con relacion
estado de hacer rompimientos, y se dieron por via de li-
mosna á los fundadores de estas órdenes. Por medio de los
al culto, los oficios, la magestad de los templos, la ri-
queza de las bibliotecas, las meditaciones, las investiga-
solitarios que se retiraron con ellos, estos abades empren-
1
ciones, los manuscritos, las grandes obras, la conservaciort
dieron animosamente la cultura de aquellos terrenos ingra-
de las ciencias en los tiempos de la barbarie, y los servi-
tos. Como hacian una vida sóbria, y sus cosechas se exten-
cios incalculables que debemos á los monasterios, merece-
dian mas y mas, en muy poco tiempo se vieron en el caso
rán siempre nuestro eterno reconocimiento. Pero conside-
de trabajar mucho y de construir y formar grandes esta-
rándolos por las ventajas civiles que proporcionan á los ojos
blecimientos. Sus rentas fueron en el origen el fruto de sus
del verdadero político, nada hay mas ventajoso para el es-
trabajos. ¿Y qué cosa hay mas legítima?... A ellos debemos
tado que una abadía pingüe. Un individuo, por rico que
la mayor parte de nuestros lugares y nuestras ciudades.
sea, no tiene la fuerza, los medios, la voluntad, ni la cons-
¡Qué beneficiol.. Desde que fueron destruidos, los habi-
tancia que'se halla en las corporaciones. Estas solo se ocu-
tantes de aquellos mismos lugares cayeron en la mas espan-
pan eficazmente en lo por venir, y se hallan en estado de
tosa miseria. ¡Qué destruccion Léanse las cartas á Atico
perpetuar sus empresas porque nunca mueren. Si hay vas-
y otras obras, y se verán las ventajas que proporciona-
tos terrenos que romper, lagunas que desecar, y grandes
ban las comunidades religiosas, donde quiera que existian,
empresas que hacer, es preciso recurrir á las comunidades.
y las pérdidas que se han sufrido en donde han sido su-
Por eso en lugar de destruirlas deben los pueblos intere-
primidas.
sarse„en establecerlas donde no las hay.
XXVI lindan grandes gastos.... Pero ¿en donde?
Cuando vemos las tierras de los monacales en el estado
En los mismos lugares: y por este medio (como hemos di-
de esplendor y de prosperidad á que habian llegado , de-
cho ya) establecian al rededor de sí la industria , la activi-
seamos estas ricas posesiones , y hemos procurado apoderar-
dad, la fertilidad y la abundancia. ¿En donde? En la me-
nos de ellas. Por lo mismo sostengo que esto es una indig •
.
Tom. II
RR

3 7 4.
DE LOS IIIONGES.
SUBDIVISIOI•IES DE LOS OTROS DOS ÓRDENES. 315
nidal; porque desde el origen fueron fruto de sus trabajos.
los ganados? No. El solo en virtud de su autoridad uni-
Volvamos a repetirlo.
versal distribuyó todas las funciones de su ciudad nacien-
XXVIII Si en todos los tiempos hubo necesidad de
te; y si sus hijos fueron constituidos sacrificadores cada uno
grandes ejemplos para animar la 'virtud, y hombres religio-
á la cabeza de su rama, él fue quien les confirió una parte
sos para atraer sobre la tierra las gracias del Cielo ¿qué cosa
de la autoridad sobrenatural que habia recibido del Todo-
puede hallarse mas propia para estos dos objetos que las
poderoso. De aquí viene (como hemos dicho) el origen del
órdenes austeras? Y si desde el principio del mundo fueron
sacenlocio y de sus subdivisiones. Si cada uno de ellos fue
necesarias grandes habitaciones y grandes reuniones para
en lo civil el gefe natural de su rama, él fue tambien quien
las empresas importantes, para los desmontes y las mejoras,
les constituyó por la generacion sola, y quien les confirió
y para hacer trabajar á los pobres, ¿qué cosa mas oportuna
una parte de su autoridad paterna.
para lograr este fin que las grandes comunidades religiosas
II Lo mismo sucedió con el primer ocupante de cada
que viven sobre los lugares? ¿Qué propiedades mas legíti-
pais. Dejando á un lado el sacerdocio, del que hemos ha-
mamente adquiridas?
blado bastante , es incontestable que pues los hombres han
¿ Qué diríamos de una banda de ladrones que despoja.
descendido siempre y esencialmente los unos de los otros,
sen á todos los propietarios, á unos porque son grandes, y
debió el gefe primitivo de cada nacion engendrar las pri-
á otros porque son pequefios, á aquellos porque son ciegos,
meras familias, sobre las cuales tuvo autoridad universal
y á los otros porque son contrahechos, á estos porque andan
y soberana; y que en virtud de esta autoridad, hallándose
derechos, y á aquellos porque ven claro?... Tales han sido
investido naturalmente del poder legislativo , judiciario,
poco mas ó menos. las razones de nuestros regeneradores.
militar y administrativo, mucho tiempo antes que hubie-
Han despojadoi todos los : propietarios sin excepcion, á los
se pueblos formados , debió pertenecer á él la facultad de
unos porque eran soberanos, y á los otros porque eran no-
conferir estos poderes á quien le pareció mejor. ¿Y á quién
bles, á unossporque eran obispos ó sacerdotes, y á otros
los confirió en el principio? Fue necesariamente á los an-
porque eran monges, á estos porque eran ricos, y á otros
cianos y seniores , y de consiguiente á los nobles. Luego
porqué eran pobres, á los unos porque eran austeros ó re-
que se movía alguna eontestacion en su villa, tocaba al
lajados, y á los otros porque eran mendicantes; y hemos'
señor juzgar de ella; y apenas que sonaba el clarin guerrero
aplaudido este latrocinio sin pensar que iba á volverse con-
era el señor el que tenía la órden de marchar á la cabeza
tra nosotros;,-porque si se toca á una propiedad se resienten
de cierto número de vasallos. Este órden está en la natura-
todas las otras. El principio general es el mismo para todos,
leza de las cosas, y ha sido repetido en todos los paises;
.y lo mismo debe ser el remedio.,
luego nuestras distribuciones populares son cuentos los mas
absurdos.
S. 8.°
III Despues de la separacion indispensable del sacer-
docio, los señores legos llenaron por mucho tiempo las
Subdivisiones de los otros dos órdenes.
funciones de jueces y de militares á un mismo.tiempo-
Era á ellos á .quienes enviaba el soberano á las provincias
¿Esperó Adam en el orígen á que se reuniesen los
de tiempo en tiempo para reformar las decisiones de los-
pueblos para destinará Cain al arado, y á Abel á guardar
jueces subalternos, y se les llamaba missi domi nici. Pero
RE :

316
SUBDIVISIONES
DE LOS OTROS DOS ÓRDENES.
31 7
corno estos antiguos militares no tenían tiempo para estu-
ella fundaron siempre la esperanza de sus sucesos los me-
diar las leyes, se tuvo por mas conveniente cuando la po-
jores generales.
blacion estuvo . formada , de establecer en cada pais tribu-
Pero para cubrirla en sus marchas, ó protegerla en sus
nales soberanos para juzgar de las apelaciones; de suerte
otros cuer-
retiradas, se conoció pronto la ventaja de crear
que ademas del cuerpo del sacerdocio, volvieron los seño-
pos; y este principio tuvieron los carros, los elefantes, y
res á subdivirse en otros dos cuerpos; el uno encargado de.
todos los cuerpos de caballería en general. En fin para car-
la vigilancia de los jueces subalternos, y el otro de los mi-
gar al enemigo, enserió la experiencia que eran necesarios
litares y los soldados, ¿Pero por qué autoridad se efectuó
otros cuerpos que tuviesen expresamente este destino; y
esta nueva division? Por la del soberano, que poseía la ple-
he aquí el destino de los cazadores, cosacos, húsares, y
nitud de los poderes, y no por el pueblo.
tropas ligeras en general; el de los ingenieros, zapadores,
IV Para ser miembro de un tribunal soberano era pre-
y artilleros. Con este objeto se establecieron otros muchos
ciso ser rico para no estar expuesto al vil interés; noble
cuerpos, y con razon; porque en sana moral el fin de to-
para tener sentimientos superiores al vulgo; integro
dos los cuerpos es el de defender, y no el de destruir y
para
no dejarse mo v er de bajas consideraciones; laborioso para
devastar.
poder despachar los negocios; experimentado para saber
VI Sin embargo, la multitud prodigiosa de cuerpos
distinguir y conocer las sutilezas falsas de los litigantes: ta-
que exile la milicia, no se acerca á los que son indispen-
les eran las principales cualidades de los antiguos señores.
sables para los trabajos comunes. En la parte de agri-
Eran superiores al vulgo por su opulencia y por sus senti-
cultura sola, antes que los alimentos puedan llegar á nues•
mientos naturales, porque habian recibido de Dios todo
tras mesas , ¿cuántos labradores, segadores, jardineros , pas-
lo que les era necesario- para ser los protectores. Se grita
tores, cocineros, horneros, y otros operarios bien conoci-
mucho contra la venalidad de la justicia, y con razon. Pero
dos no son necesarios?... Cuando las producciones de la tier-
es preciso considerar que hay una gran diferencia entre la
ra han sida recogidas ¿cuántos carros, mercaderes, banque-
venalidad de la, justicia y la de los cargos. Precisamente
ros, negociantes, marineros, y otros muchos operarios no
porque los antiguos señores se hallaban en estado de com-
son necesarios en la parte sola que toca al comercio? La enu-
prar los cargos, eran superiores á la tentacion de los peque-
meracion de todos estos diferentes oficios sería infinita. Sin
ños presentes; siendo así que los magistrados asalariados
embargo . estas artes mecánicas se subdividen aun mucho
están mas- expuestos á no hacer escrúpulo en lo que puede
mas , segun que se ocupan en la labor de maderas, de hier-
aumentar su salaria.
ro, de lana, de azlicar, de medicina, de plantas, de cirujía,
Antes del establecimiento de los tribunales soberanos,
de química, &c. Estoy muy lejos cle intentar hacer una.
habia ya jueces subalternos, cuerpo de abogados, escriba-
exacta enumeracion de todas.
nos, y- procuradores; pero todos estos cuerpos recibían sus
VII El fruto que me propongo sacar únicamente de
poderes- de las autoridades, y no de los pueblos..
estos detalles, es saber si hubo necesidad de esperar las
V Si la magistratura se subdividió en razon de las ne-
convenciones de los pueblos para inventar todos estos cuer-
cesidades., el cuerpo militar se subdividió mucho mas. Des-
pos; y si no fue desde el origen el gefe de cada ciudad., y
de el tiempo del gefe primitivo, la infantería fue siempre
despues el de cada habitacion, quien los creó, y quien dió.
la que- compuso el cuerpo principal del, ejército; y sobre
al que preside en cada cuerpo. los poderes que le eran nece-

3 t 8
SUBDIVISIONES
DE LOS OTROS DOS ÓRDENES.
3 19
sarios: es el de saber, si en los otros dos órdenes hay una
del uno y del otro sexo que tuvieron la generosidad de re-
sola necesidad que fuese olvidada, una sola en que se haya
nunciar los atractivos del matrimonio para entregarse sin
disminuido el número de los cuerpos, ni una sola en la
obstáculo á lo que hay en la sociedad de mas desagradable.
que no se hayan aumentado prodigiosamen te en razon del
En los principios fueron admirados, estos sacrificios inaudi-
acrecentamiento de la poblacion y de las necesidades.... He-
tos, como un heroistno superior .,..que solo nuestra religion
mos querido destruir el gobierno establecido por Dios, sin
podia inspirar por la sublimidad de sus motivos. Hoy es ya
pensar que es el mejor, y el mas necesario de todos los
un hecho solemne y del que no puede dudarse, que nues-
gobiernos.
tro siglo inconcebible, no solo ha dispersado todos estos
VIII Cuando un soberano civil, sea simple ú compues-
cuerpos, sino que los ha infamado por decretos impíos,
to, considera á sangre fria los estrechos límites de sus po-
proscribiendo para siempre sus votos: proscripcion que se
deres, es preciso que se estremezca de su insuficiencia. En
hubiera querido extender hasta el sacerdocio mismo.
lo físico como en lo moral hay una infinidad de cosas que
XI Mas si en lo civil se alaban los sacrificios por la
no puede hacer, una infinidad de bienes que no puede
patria, ¿por qué se ha de tener por vergonzoso hacerlos en
producir, una infinidad de desórdenes que no puede conte-
lo espirinial ? Si aun se conoce la necesidad de conservar
ner, una infinidad de virtudes que no puede recompensar,
los restos preciosos deestas corporaciones útiles, ¿por qué
una infinidad de vicios que no puede castigar, preguntas
se les ha de prohibir hacer votos, y por qué se les han de
que no puede responder , dificultades que no puede resol-
quitar los medios de reproducirse en ventaja .nuestra? Si á
ver, errores que no puede proscribir; una multitud de
los doce años de edad es permitido empeñarse en el matri-
acciones que no puede arreglar, y de pasiones que no pues
monio, ¿por qué ha de ser prohibido hacer votos en un
de contener: y es preciso que todas sean contenidas por la
monasterio á los quince años? Si hay necesidad de tantos
autoridad; porque si una sola dejase de serlo, nos arrastra-
cuerpos variados en lo civil, ¿por qué no se ha de creer
ría á un abismo.
que la hay tambien en lo espiritual? Si se nos pregunta
IX Pero si necesitamos de una infinidad de cuerpos
(permítasenos la expresion) ¿por qué ha de haber ecipuChi-
en los otros dos órdenes ¿por qué no habremos de tener
nos y recoletos en el sacerdocio? preguntaremos nosotros,
necesidad del que puede solo extenderse eficazmente en es-
¿por qué ha de haber en lo militar cosacos y panduros?
tos pormenores inmensos? Si la vigilancia perpetua de
Si se pregunta aun ¿por qué ha de haber esta mezcla extra-
nuestras parroquias, nuestros enfermos,. nuestros colegios,
ña de mon tes blancos, grises, negros, y de todos colores?
nuestros hospitales, nuestros hijos, nuestros prisioneros , y. .
preguntaremos tambien, que ¿á qué viene esta diversidad
nuestros criminales mismos, exijen una infinidad de cui-
infinita de regimientos blancos, encarnados, azules, grises,
dados, tanto espirituales como corporales, para los cuales
negros, y de todas armas y especies? Si son desarregladas
no puede ser bastante el gobierno civil, ¿qué diremos de
las pasiones en lo civil, ¿lo son menos en lo espiritual ?
un siglo tan insensato que decreta, que es preciso matar y
Si son conducidas á devastado todo en un gobierno, ¿lo son
degollar, arrojar y dispersar á todos los cuerpos que se ha-
menos en el otro? Si hay necesidad de tantos cuerpos pa-
yan consagrado á tan penosos trabajos?...
ra contener á los hombres en el gobierno ¿por qué
X Es constante que desde el establecimiento del cris-
no la ha de haber mucho mayor en el gobierno mas ex-
tianismo hubo una multitud sin número ,de individuos
tenso de todos? .... .. Ahora pues: si conocemos la necesi-

32.o
DE LOS OTROS DOS ÓRDENES.
32 I
SUBDIVISIONES
dad de hacer frecuentes revistas en nuestros ejércitos, ¿no
sois ! ¡No quereis sacerdotes !
Pues bien, no los tendreis:
hemos de permitir á Dios hacer por un instante la revista
¡los despojaréis, los degollaréis y los desterraréis t Pero
del suyo? •
ellos huirán á tierras lejanas, donde serán bien recibidos.
¡No quereis sustentarlos! Pues ellos hallarán fieles que les
Hecho decisivo.
alimenten... ¡Insensatos! Cuando dejeis de tener sacerdotes,
¿dejareis por eso de tener un Dios? ¿Dejarán vuestras im-
piedades de ser impiedades? ¿Vuestros sacrilegios dejarán
Supongamos que el Eterno con la espada brillante de
su justicia en la mano, adelantando el dia terrible de sus
de ser sacrilegios? Y cuando volvais á caer en mis manos,
venganzas, y apareciéndosenos repentinamente en el aire,
¿quién os sacará de ellas?....
Insensatos; ¡quereis seguir las pasiones! ¡Seguidlas!
nos pide cuenta desde hoy mismo del estado afrentoso á
que hemos reducido á su sacerdocio:
Ellas abrasarán al universo L Si no os convertís, este fuego
y que nos dice en su
furor: ¡hombres impíos! ¡Dónde están mis ministros y mis
terrible acabará por devorar la tierra con todo lo :que pro-
ejércitos; dónde está el admirable gobierno espiritual que
duce: devorabit terram cum germine suo. Quemará los
os dejaron vuestros padres! Era libre, brillante y magestuo-
montes hasta sus cimientos: et montium fundamenta
so, digno de mi suprema magestad: y ahora se vé esclavos
comburet. Os exterminará á vosotros mismos, despues de
está envilecido, sin recursos y sin medios.
haberlo exterminado todo; y este fuego formidable os per-
seguirá hasta en la profundidad de los infiernos, donde se-
Vuestros padres me habian consagrado templos sober-
reis atormentados sin esperanza, por toda una eternidad: ar.
bios, fundado monasterios, y construido por todas partes
iglesias, en las que era glorificado mi nombre; ¿qué ha si-
divit usque ad inferni novissima.
do de ellas?.. Habeis destruido las dos terceras partes. ¿No
quereis que se me glorifique?„.... En estas iglesias se me da-
ba adoracion como á único Dios. Y hoy teneis muchos,
pues que admitís la libertad de cultos. Se predicaba la san-
tificacion del domingo, y era santificado: pero hoy no lo
es. Se enseñaba que los reyes, los nobles y los patricios,
eran los padres de los pueblos, y se les honraba: pero hoy
predicais la insurreccion; y se ha extendido por todo el
universo la rebelion. Se predicaba el triunfo de las pasio-
nes, y eran contenidas; pero hoy predicais su libertad, y
devastan todos los imperios.
Hijos degenerados! ¡ Quereis adorar otros dioses! Ado-
radios. ¡ Habeis colocado la fantasma. del pueblo sobre mis
altares! Dejadla colocada. ¡Habeis devastado el universo en
su nombre! ¡No veis que este cuerpo colectivo del pueblo,
no solo no es un Dios, sino que ni aun es un pueblo! ipsi
me provocaverunt in eo qui non est populus. Qué ciegos,
Tom. II.
SS

32a
RECAPITULACION
RECA PITULACION,
323
cargaron cada uno de su distrito. Pero estos mismos cuer-
RECAPITULACION.
pos pertenecieron siempre á los tres órdenes de que eran
miembros , y estuvieron siempre subordinados á sus ge-
1 Hemos demostrado completamente que, supuesto.
fes; y por eso no destruyeron jamas la distincion inalte-
que el hombre es un ser moral, debió tener necesariamen-
rable de los tres órdenes.
te desde el instante de la creacion una regla que seguir, in-
V Esta ha sido la causa que nos ha engallado tan cruel-
clinaciones que domar, recompensas que adquirir, leyes
mente sobre el modo con que pudieron haberse forma-
penosas que observar, y un legislador que debió exigir de él
do los pueblos. Segun la fábula absurda de los pactos so-
un sacrificio y deberes; y aquí tuvo su origen el sacerdo-
ciales, hemos creído que los pueblos hicieron sus arre-
cio, ál:que es debido un estado por derecho natural, desde
glos, y es un error. Cada pueblo es un cuerpo perfecta-
antes;que pudiese haber habido gobiernos civiles.
mente organizado, que desde el estado de familia tuvo
II No es menos evidente que desde que el hombre tu-
esencialmente su cabeza, sus ojos y sus brazos: un sa-
vo' hijos, tUvo:.tambien una autoridad universal sobre
cerdocio para hacerle observar las leyes divinas: una no-
ellos, y se hizo el.gefe universal de todos los padres, Es
bleza para hacerle practicar las leyes civiles: sus partes no-
igualmente evidente:que de este gefe universal , nacieron
bles, y sus partes comunes, que distinguió perfectamen-
en cada pais familias patricias. que, pcirel . primado 'de su
te el Criador mismo.
nacimiento, - tuvieron- esencialmente.. derechos de . grande
VI La opinion que afirma que fue Dios mismo el
pateMidad y• de,,alto autyrantes que las familias
que graduó por la sucesion de los nacimientos todos los
inferiores viniesen al mundo; y de aquí el origen de la no-
rangos, y subordinó el gran número á las autoridades , es
bleza, ó la clase patricia, que fue esencialmente el segun-
]a únicamente cierta y sólida, y la que puede dar la paz
do orden de cada pueblo en todos los paises.
á los pueblos, y procurarles su quietud y felicidad.
III Pues que los hombres descenderán necesariamen-
VII Al contrario , la opinion que hace un cuerpo
te los unos de los otros, no es menos incontestable que
aparte de un cuerpo colectivo que no existe, y que atri-
desde el origen, las primeras familias de cada pais engen-
buye á este monstruo facticio derechos de soberanía que
draron las inferiores; que aunque mucho mas numerosas
no tuvo ni tendrá jamas , es el mas falso , el mas im-
éstas , fueron infinitamente inferiores á las primeras en de-
pío, el mas sanguinario, y el mas imposible de todos los
rechos, en autoridad y en propiedades ; y que habiendo
sistemas , porque aunque se degollase hasta el fin del mun-
sido las últimas en nacimiento , fueron tambien las últi-
do, no podrá existir jamas sino para los individuos de
mas que llegaron á ser emancipadas, las últimas que reci-
que se compone.
bieron la libertad, y las últimas que se establecieron; y de
¿Qué se ha logrado con atribuir á esta fantasma de-
aquí las familias plebeya, ó el estado llano, que fue ne-
rechos que no tiene? Se ha destruido el magestuoso arreglo
cesariamente el último de los tres órdenes de cada pueblo.
hecho por Dios , hasta en sus cimientos; colocado á los
IV En fin , puesto que las necesidades de los pue.
hijos sobre los padres, á los criados sobre los amos, á los
blos exigieron siempre trabajos inmensos , no es menos
diocesanos sobre los obispos , á los soldados sobre los ofi.
cierto que desde el origen , estos tres órdenes se subdi-
ciales , á los oficiales sobre los generales , el cuerpo sobre
vidieron naturalmente en diferentes cuerpos , que se en-
la cabeza, y las criaturas sobre el Criador. Se ha arma-

3 2 4.
RECAPITULACION
do á todos los inferiores contra sus superiores, á los po-
bres contra los ricos, á los peque -ríos contra los grandes, y
á la fuerza física contra el poder moral de las autoridades.
PRINCIPIOS
Y corno el buen sentido solo nos dice que Dios colocó la
autoridad sobre todo, han resultado revoluciones tan es-
pantosas , corno no se habian visto desde el principio del
mundo; y habiéndose dividido las familias en dos partidos,
unas por las autoridades legítimas, y otras por los faccio-
NOTAS EXPLICATIVAS.
sos, llegó á conseguirse que los padres degollasen á sus hi-
jos, los hermanos á sus hermanos, y que se hiciese una
matanza espantosa en los pueblos de todos los paises: de
PRINCIPIO PRIMERO.
aquí es que atribuyendo al cuerpo colectivo del pueblo de-
rechos que no tiene, se ha causado la desgracia, no solo de
El ntinzero es la regla mas falsa en materia de gobiernos.
los dos primeros órdenes, sino tambien la del tercero.
¿E s justo (se pregunta) que veinte millones de hombres dependan
VIII Atribuyendo á los hombres una libertad que no
de dos millones?... Esta pregunta capciosa, hecha para enga-
han tenido jamas, ni se la dió Dios, ¿no pudimos igual-
llar á los que por su estado estan obligados á ser soberana-
mente reducir á la nada el libre arbitrio, destruir todos los
mente justos, no ha tardado en manifestar el veneno que ocul-
equilibrios, romper todas las constituciones, y establecer el
taba , por la perversidad de sus efectos. Para conocer con
una sola mirada todo lo que tiene de ilusorio , hasta preguntarse
despotismo de ilas pasiones por todo el universo?... Esto es
á sí mismo ¿es justo que seis hijos dependan de un solo padre,
lo que nos queda por examinar en una tercera parte, que
cien escolares de un solo profesor, veinte mil hombres de un so.
será no menos importante que las dos primeras, y en la
lo general, treinta millones de un solo soberano, y todo el uni-
que se verá la distancia inmensa en que estarnos de la ver-
verso del Ser supremo?... Dios que lo mueve todo por medios
muy sencillos, jamas subordinó la autoridad al gran número , si-
dadera libertad en la mayor parte de nuestras constitu
no el gran número d la autoridad. Un solo autor universal á la ca-
ciones.
beza de la creacion , uno solo á la del género humano, uno
solo á la de cada pueblo, uno solo á la de cada tribu, y uno
solo á la cabeza de cada casa. En lo espiritual, un solo ge-
fe á la cabeza de toda la iglesia, uno solo á la de cada dió-
cesis , y uno solo á la de cada parroquia: y con tal que ten-
ga autoridad, no necesita otra cosa: esta autoridad universal
que buscamos con tantos embarazos en la universalidad de
los individuos, la colocó Dios originariamente en uno solo, sin
que pueda venir de otra parte.
¿Y cómo esta autoridad, físicamente mas débil, es sin
embargo mas fuerte que el gran mímero?... Porque Dios la
colocó en una region á la que no llegan todas las fuerzas fí-
sicas del mundo; á saber, en la voluntad del primer propie-
tario.... Cuando todo el universo se rebelase contra Dios,
todo un pueblo contra su Soberano, toda una familia contra

3.26
ó NOTAS EXPLICATIVAS.


327
PRINCIPIOS
El poder terrible de saquear, de tomar, de degollar, ele
su 'padre, y toda una diócesis contra su obispo , ¿podria des.
pojárseles jamas
matar, de quemar, de incendiar y de cometer todos los crí-
de sus poderes? Es imposible, porque ha-
biendo sido adquirido el derecho por la voluntad del pri-
menes d nombre del -gran número, este es evidentemente el
mer propietario, jamas podrá ser transmitido á otros, sino
poder que atribuimos á los que nos gobiernan segun la regla
por efecto de sus voluntades. Si yo soy este primer propie-
del gran número del pueblo. ¡Pueblos y soberanos de la tierra!
tario , debo saber que podré poner condiciones á la pose-
¿no os estremeceis á . 1a vista de semejantes poderes? ¡Y que-
sion de mis poderes, tales como el del bien público, del cri-
reis aun constituir gobiernos en razon del gran número!
men, ó de la no reclamacion, durante tal tiempo; pero estas
¿Cuándo se acabará este latrocinio? No lo sé. Pero lo que
condiciones dependerán siempre de mis voluntades, y no de
puedo decir es, que continuará mientras que se sigan las re-
las del gran náine •o. El mundo físico podrá trastornarse has-
glas falsas, y que la del gran númeró es positivamente la mas
ta en sus cimientos, sin que se desarregle el mundo moral. Y
falsa de todas las reglas en materia ele gobiernos. No dió
lié aquí por qué cien escolares tiemblan bajo la autoridad de
Dios los derechos ele autoridad y de dominio al gran número, si-
un solo profesor , todo un ejército bajo la de un solo gene-
no á un número infinitamente pequeño. Todo lo que puedo
ral, y veinte millones ele hombres bajo de la de un solo Sobe-
decir es, que desde dOrigen hubo siempre soberanos y súb-
rano: ni la fuerza, ni los ejércitos, ni el gran número podrán
ditos, padres é hijos, grandes y pequeños, y familias patri-
arrancarles jamas sus derechos ni sus poderes.
cias.. que tenian ya bienes inmensos y grandes poderes antes
Sé muy bien que en todos los cuerpos en general, en los
que las últimas viniesen al mundo: que el pueblo, por numero-
concilios, en las cámaras, en los tribunales, y en las comuni-
so que fuese cuando se formó , no tuvo jamas el derecho
dades, todo se decide á pluralidad de votos; pero en todas es-
de, ''disponer de los poderes de los grandes, que hablan tra-
tas asambleas no se admite sino d los geles. En
bajado antes que•ellos; y que estas grandes distribuciones
la junta mas
corta de parroquia no se debe admitir sino d los gefes defa-
que se hicieron por los pueblos á pluralidad de votos, son
~ritos -tan
milla que tengan derechos que conservar; de modo que la ma-
absurdos como imposibles, pues que fue Diosmis-
yoría de la mas grande asamblea, no es jamas sino una mino-
ma ol lque distribúyó sucesivamente desde el origen , á cada
Uno,
ridad infinitamente pequeña de la totalidad de un pueblo. ¿Y
los derechos y los poderes en razon de sus trabajos y de
es esto lo que entendemos por nuestra regla del
swinacimiento , como lo hace- aún en nuestros. Bias.
gran número,
Tódó lo que puedo decir es, que en todos los
y al que querernos dar el poder de gobernar?... Nada de eso.
paises el
Islizdo llano no ', pareció sino muy tarde ; que no fue admi-
En nuestro delirio inconcebible, es una nacion entera reuni-
4111
da, sin saberse cómo, en
tid' 'lilas deliberaciones sino cuando tuvo propiedades ; que
una vasta llanura, que habiéndose
el gran número
puesto en el lugar del Todo-poderoso, la sacó de la nada, en
dió jamas derechos á los dos primeros -úr-
denes-; ni aun al último ; que en las asambleas mismas los da-
virtud de su autoridad suprema. Soberanía, nobleza, poderes,
ban á una pequeña minoridad de hombres escogidos, que tie-
derechos, propiedades, nada existia aun. Ella lo creó todo, lo dis-
nen grandes derechos que defender , y á
tribuyó todo, y pudo volvérselo á tomar cuando lo juzgó á pro-
los que debe confiar
cada órden el cuidado de sus intereses.
pósito. ¿Qué se entiende por este cuerpo colectivo de nacion?
Non numerantur , sed
Es
ponderantur : que el derecho no ha podido depender jamas
como el del pueblo, una fantasma que jamas ha hecho cuerpo
del
número , porque si-fuese 'así , los ladrones tendrian derechos
aparte. ¡Es este sin embargo el monstruo á quien concedemos
sobre el bolsillo- del ',Viiagero ; que aunque
la disposicion de todos nuestros derechos! ¿Y cuáles son los in-
el gran número
decretase 'á pluralidad de votos., que
dividuos de que se compone
mis bienes no son míos,
este gran número? Son en todos
no por eso me pertenecerían menos , segun la voluntad del
los paises, una multitud sinnúmero de pobres, de pordioseros,
primer propietario ; que el hacer depender el derecho de la
de trabajadores y de individuos que nada tienen, ni pueden
decision del gran número , como se quiere hacer
desear otra cosa que el saqueo, y la ruina de los que tienen;
en nuestros
4
Bias, es destruir el mundo moral por sus cimientos , y en-
pues que viéndose obligados á trabajar para vivir, quieren me-
tregar sin excepeion alguna todos los superiores á sus infe-
jor vivir del saqueo si se les dice que tienen derecho de ha-
riores, los ricos á los pobres, los soberanos á los súbditos,
cerlo como señores de todos sus representantes.


328
PRINCIPIOS
6 NOTAS EXPLICATIVAS.
329
el obispo á sus diocesanos , el pastor á sus obejas , el s'eflor
sic fuit dantas . Véase aquí , que Dios mismo en la dist ribu-
á sus vasallos , el padre á sus hijos , v Dios mismo á sus cria-
cion de las plazas no sigue la regla falsa del mérito personal,
turas. Lo que.puedo decir finalmente es , que el último del
sino la ley inviolable la de que un primer propietario es due-
pueblo no querria entregar jamas su muger y sus hijos á
iso de disponer de sus bienes segun su sabiduría , y que cuan-
discrecion del gran número ; y que en materia de gobier-
do crea apropósito darlos á alguno , ningun otro que él tie-
nos, la regla del gran número es incontestablemente la mas
ne derecho de desarreglar sus disposiciones supremas.
falsa , la mas terrible , y la mas desastrosa de todas las reglas.
Cuando nuestros padres hubieron recibido de Dios la so-
beranía, los derechos y los poderes , ¿ á quién los dejaron al
PRINCIPIO SEGUNDO.
morir? ¿Fue al mérito personal ? No, sino á sus descendien-
tes, siguiendo el orden del nacimiento ; y lo hicieron por-
El mérito personal es otra regla detestable en materia de go-
que lo quisieron así , prefiriendo este orden , como mucho
biern os.
mas estable que el del mérito personal. Nosotros mismos cuan-
do morimos , ¿ á . quién dejamos nuestros bienes adquiridos , y
¡El mérito personal!.,.. se dice, es la gran regla, por la 'que
todos nuestros derechos ? ¿es al mérito personal? No , sino á
todo fue arreglado en un principio, y no se sigue en nuestros:
nuestra familia y á nuestros descendientes , y por consiguien-
días. De aquí esos clamores interminables , de que no. se
te al orden del nacimiento. Desafiamos á los defensores del
atiende al mérito, que no se tiene consideracion á los ta-
mérito personal , á que nos citen un solo filósofo que no
lentos ; y en fin , que es preciso en este siglo de laces vol-
haya hecho esto mismo: de aquí podemos concluir , sin de-
ver á las reglas primitivas, y arreglarlo todo segun el Mi--
tenernos mas , que la regla del gran número y del mérito per-
rito personal , sin consideracion á las distinciones quiméricas
sonal es la mas detestable , la mas desastrosa y la mas im-
de la sangre , y del nacimiento.
practicable en materia de gobiernos civiles.
¡El mérito personal!... ¿Cuándo se ha seguido esta regla
. La mas detestable. Empezando por el trono, soste-
falsa ? Sería bien dificil podérnoslo decir. Es constante , co-
nemos que la constitucion que le adjudica al primero, de
mo lo hemos demostrado ya , que fue Dios quien en el ori-
varon en varon , por el orden de primogenitura , es indu-
gen dió geles á todos los pueblos : ¿pero lo hizo porque
dablemente la mejor de todas. Sostenemos tambien , que las
tenian mérito personal? No , porque no le tenian antes de su
constituciones hereditarias son infinitamente mejores que
nacimiento ; fue solo porque tuvo á bien hacerles nacer los
las electivas. La regla del mérito personal destruirla por su
primeros: Quia sic ficit voluntas. Dios fue indudablemente,
cimiento todas las constituciones. Lo que decimos del sobe-
quien hizo á los doce hijos de Ismael duques y pares ; gene-
rano de un imperio , debe entenderse del duque en su du-
rabit duodecim duces : ¿ pero fue en consideracion á. su
cado , del seStor en sus tierras , y del último padre ¿le fami-
121¿••
rito personal ? No , sino porque lo quiso así ; quia sic fuit
lias en su casa. Por todas partes ha fijado Dios la autoridad
voluntas. Dios fue tambien quien constituyó por todas par-
natural en la paternidad, y por consecuencia en el órclen
tes los soberanos antes que los súbditos , primeras familias
del nacimiento; y solo se gobierna con la autoridad; luego
antes que las últimas, y los padres antes que los hijos.
el
¿Y
grado de autoridad y de nacimiento debe ser la primera con-
fue en razon del mérito personal? No , sino porque fue esta
sideracion para las materias de gobierno.
su voluntad ; quia sic fait voluntas. Sin embargo , á ellos fue
2.° La mas desastrosa de todas las reglas. Sostenemos que
á quienes dió la autoridad y todos los poderes necesarios pa-
si fuese debido todo al mérito personal, no habría leyes, cos-
ra gobernar.
tumbres, usos , sucesiones ni propiedades ; que lo que vo
Últimamente , en el orden sobrenatural fue Dios quien
poseo ahora dejaría de ser mio dentro de un instante , ¿o-
eligió sus doce apóstoles, y les invistió de las primeras dig-
pio que perteneccria al que mas merece , y Se: bien que hay
nidades de la Iglesia. ¿ Y lo hizo por su mérito personal? No,
millares de individuos en el mundo que merecen mas que yo;
pues que casi todos carecian de erudicion y de talentos, si-
y que segun esta regla terrible, desde el soberano en su trono,
no porque lo quiso así para manifestar todo su poder : quia
basta el tiltiino pobre en su casa, no habria uno solo que deja-
Tom. H.
TT

330
PRINCIPIOS
NOTAS EXPLICATIVAS.
331
se de considerarse colocado sobre el borde de un abismo , en
que se quiere poner sobre lodos, está esencialmente
el que podria ser precipitado á cada instante , por cualquie-
to ,
subordinada , pues que supone recompensas y castigos , leyes
ra que pretendiese tener mas mérito que él , el cual podria
ser precipitado despues por otro que tuviese las mismas pre-
superiores y jueces.
tensiones.
El mérito personal r ¿Y quién será el juez de este mé-
3.°
rito personal ? ¿El gran ntímero, á pluralidad de votos? Qué!
La mas impracticable de todas las reglas , aun en los
los que desean mis bienes!.... Y si juzgan que soy indigno de
empleos que son ele pura eleccion , pues que nada hay mas va-
ellos, como debe suceder , ¿ qué podré hacer yo solo con-
riable que el mérito personal , porque el que le tiene hoy,
podrá muy bien no tenerle maeana , y acaso dentro de dos
tra esta mayoría
Y si despues de pronunciado el juicio,
está obligada toda la nacion á marchar para apoyarle , ¿ no
horas. Despues de la muerte , cuando no existe ya el libre
arbitrio , podrá Dios dar á cada uno lo que merece segun
quedarán á discrecion del gran número todas las vidas , las
fortunas , las propiedades , y todos los individuos del pue-
sus obras ; y lo hará ciertamente sin otra consideracion que
blo?.... ¡Qué siglo el nuestro , y qué reglas las que hemos
• la del mérito personal. Pero en este mundo , hecho para ejerci-
tar al ser moral , que en cada estado experimenta una per-
adoptado !
Deben destruirlo todo , trastornarlo todo , é
inundar la tierra de sangre ; y lo han hecho en efecto : de-
petua vicisitud de vicios y de virtudes , de órden y ele des-
Lian producir la mas terrible de todas las revoluciones , y
órdenes , de méritos y de deméritos , si quisiese Dios se-
gui• la regla
la produjeron.
del mérito personal , no habria un solo indivi-
Pero en fin , se dirá , que hay casos , aun en este mun•
duo que no se bailase acaso por su posicion moral muchas
do, en los que es preciso tener consideracion al mérito per-
veces al elia tau pronto soberano como súbdito ; tan pron-
sonal. Pero ¿á quién toca juzg ,,r de él , y á quién colocar-
to señor como vasallo ; tan pronto patricio corno plebeyo;
tan pronto oficial como soldado ;
le
y tan pronto en su casa
PRINCIPIO TERCERO.
como fuera de ella ; y se vería Dios perpetuamente obliga-
do á trastornar lo que él mismo ha fijado por la sucesion
¿A quién toca colocar el mérito?
de los nacimientos..
Nada es la distincion, se dice, todo el mérito solo. ¡Nada, la
Es positivamente al superior, porque él solo tiene in-
distincion del nacimiento . /.... Pero si, precisamente por esto , si
teres en dar sus bienes á los que lo merecen mas ; y lla-
soy Rey , tengo el. derecho. al trono , á los dominios , á la no-
mamos superior al que tiene sus poderes de Dios mismo , por
bleza y á las posesiones de mis padres ; si aun precisamente por
sus predecesores , tales como el soberano en su reino, el obis-
esto, si soy del tercer estado, tengo la. tercera. parte , la
po en su diócesis , el señor en sus tierras', y el amo en su casa.
mitad, ó la cuarta de la fortuna de mis mayores ; si por la
¿Y cuándo debe tenerse consideracion al mérito , y cuán-
sucesion sola del nacimiento graduó Dios los órdenes, los
do al nacimiento? lid aquí en resumen las reglas principales
rangos , las autoridades naturales , las paternidades , las pro-
que pueden seguirse en esta especie de distribuciones.
piedades y los trabajos mismos ; ¿ no vendrá á suceder que
1.° Cuando se trata ele las ciencias, de literatura y de
seamos despojados de todo yo y mis herederos ; y que los
bellas artes; supuesta siempre la inspeccion de la autoridad,
arreglos de Dios y de los primeros propietarios. sean destrui-
el mas instruido debe tener la preferencia. Cuando se trata de
dos por su cimiento ?...
empleos subalternos , debe el señor dar su comision al mas ha-
¡ El m¿riio . personal' ¿ Pero qué entendeis por esto ?
bil, al mas diestro ó al de mas talento: adufes donde viene
¿ Son el. espíritu, los talentos y las acciones eminentes de un
bien la aplicacion de la regla del mérito personal, cuya apli-
guerrero ?... Pero si hace treinta años que vuestros gran-
cacion es inmensa, pues que tiene siempre lugar mientras
des guerreros no han. empleado sus talentos sino en saquear,
que no se trata de gobernar á los hombres.
en devastar y en destruir , ¿ qué pueden haber merecido si.
2. Q En los ciernas puestos del gobierno que dependen de los
no la horca en este mundo , y la condenacion eterna en el
que gobiernan en gefe , debe tambien tenerse mucha conside-
otro ?.... Es pues evidente , que esta famosa regla del méri-
racion al mérito y . á los talentos. Por ejemplo, si en lo espi-
TT

332
PRINCIPIOS
ó NOTAS EXPLICATIVAS.
333
ritual se trata de los parrocos y de las demas plazas del cle-
rar los enfermos, de expeler los demonios, y de resucitar
ro inferior en general , debe el obispo establecer un buen
los muertos, y con tanto poder podian pasar muy bien sin
concurso para conocer mejor cual es el sugeto mas conve-
la nobleza natural. Todas las excepciones á la regla produ-
niente ,'para la plaza vacante, por su capacidad, su caracter,
cen el efecto de confirmarla. Porque si en el caso extraor-
su aplicacion y sus virtudes. Puede hacerse otro tanto si se
dinario del establecimiento de la Iglesia fue necesaria una
quiere en la milicia, en la magistratura inferior y en todas las
nobleza extraordinaria, despues que pasó el tiempo de los
plazas subordinadas. Porque siempre convendrá en ellas la
milagros, fue por lo menos necesaria la nobleza ordinaria. De
regla del mérito personal.
modo que para gobernar como gefe., se necesita siempre,
3.° Pero cuando se trata de grandes dignidades, y de
ademas del mérito, una grande paternidad, bien sea natural ó
grandes empleos , como por ejemplo, en lo espiritual, de sillas
bien sobrenatural: y. de aquí ese respeto innato que se ha
episcopales y de prelaturas, en la magistratura de los tribu-
tenido siempre d la gran paternidad, y al alto nacimiento
nales supremos ; y en los ejércitos de los primeros grados,
respeto de que no nos desembarazarán jarras nuestros sistemas
entonces no es bastante el mérito. Debe preceder á todo un
frívolos. Honrarás d tu padre y á tu madre.
gran nombre, una grande antigüedad , y un gran nacimiento;
¿Cuál es pues la desgracia de nuestro . seglo , y la causa de
y por eso cuando se vió al principio de la revolucion colocar
nuestras calamidades?... el haber olvidado que Dios lijó en la
los grandes talentos en estos grados superiores con preferen-
generacion, y de consiguiente en el primado del nacimiento,
cia al nacimiento, debió preverse desde luego la degrada-
una autoridad paterna que se disminuye prodigiosamente en
cion de nuestro siglo, y los desórdenes espantosos que de-
cada grado , que baja, y se aumenta en cada grado que sube,
bien seguirle.
como lo liemos explicado en nuestra cuestion preliminar ; au-
4.0 Cuando decimos que en estas plazas superiores no-es
toridad que hasta el último grado permanece siempre supe-
bastante el mérito, no es nuestro animo quererle excluir. Si
rior al ntímero, al mérito y d los talentos. Por numerosos. y
soy Soberano, y tengo necesidad de un general , no elegiré á
profundos que estos sean , desde. el trono hasta, la. última ca-
un hombre débil. Es increible á qué pruebas sujetaban los
baña, los hijos serán siempre inferiores al padre, los vasallos
gefes de los salvages mismos al que debia conducirles á la
al señor, y los súbditos al Soberano; autoridad que excede á
guerra : duces ex virtute. Pero hacian esta eleccion entre . ellos
todo, que lo gradúa todo-, y que es de la primera considera-
mismos, y no entre sus súbditos. Era siempre preciso que
cien en todo, en materias de gobierno-; autoridad indestruc-
fuese de un alto nacimiento. En la milicia, en la magistratu-
tible,. perfectamente conocida desde el origen del mundo en
ra, y sobre todo en el sacerdocio, las grandes dignidades
todos los paises, aun entre los saivages, pues que tienen pa-
exigen eminentes cualidades y grandes virtudes. Pero de-
dres, señores y gefes subordinados en autoridad como entre
ben buscarse estas grandes cualidades en el cuerpo de la no-
nosotros.
bleza, y no en otra parte; ó• si se hallasen en el estado llano
lié aquí por qué la regla del gran m'astero debia destruir
hombres raros, y de un mérito singular, debe ennobleeer-¿
absolutamente las sociedades, como que en ningun grado con-
celes ante todas cosas, porque en la nobleza fijó Dios la auto-
firió Dios la autoridad al gran número. Poniendo sobre el nae.
ridad patricia, y una paternidad natural que no dan los ta-
cimiento la regla del mérito, debia igualmente destruirlo, to-,
lentos, por sublimes que sean. Son estos grados de autoridad
do, porque seria poner en cada grado el mérito sobre las au-
y de paternidad inherentes al nacimiento, y se disminuyen
toridades. Valdrá mucho el mérito, cuando solo se trata de
en cada generacion los que no se conocen ya sin embar-
las artes; y valdrá aun en los puestos subalternos. Pero cuan-
go el mérito no podrá dar jamas este derecho de paternidad,
do se llega al gefe del gobierno, nada vale la regla del mérito,
que constituye el alma de los . gobiernos„y el poder moral de
á no ser que sea electivo, que entonces se considerará siem-
los que gobiernan. Cuanto mas elevado es un empleo, mas con-
pre como un mal en lo civil. Un soberano que halla talentos
sideracion debe tenerse al nacimiento. Honrarás el tu padrey
(le toda especie y de todos los grados entre sus súbditos, no
d tu madre. Se nos dirá acaso que los Apóstoles no eran no-
tiene necesidad de otro talento que el de hacer buenas elec-
bles . ... es verdad, pero les 'labia dado Dios el poder de cu-
ciones, y nada le será mas facil si lo quiere, haciendo que las

334
PI-11
reos
corporaciones le presenten ó propongan los sugetos, pero sin
.VVIITIVIVITIVYTITIVVVVVVVVVVVIVVVITIVV-VJ
dejar de considerar que cuanto mas elevada sea la plaza va-
cante , debe tener mas miramientos al nacimiento. Por lo
que á él hace, no tiene necesidad mas que de un gran naci-
TABLA
miento para ponerse, no sobre Dios, que es imposible , sino
sobre todas las autoridades paternas de su imperio.
Así Tic no puede tratarse absolutamente del mérito. 1.°En
DE LAS MATERIAS
el arreglo esencial de las sociedades , si Dios está sobre los hom-
bres, la autoridad divina sobre las autoridades humanas,
-4.
el
sacerdocio sobre la nobleza, ésta sobre el estado llano, los pa-
de esta segunda parte.
dres sobre los hijos, y los patricios sobre los plebeyos; si las
primeras familias tenian ya feudos, dominios y derechos de
autoridad y de propiedad antes que las últimas viniesen al

mundo, todos nuestros sistemas, y toda nuestra charlatanería
filosófica no los destruirá jamas. .n.° En todas las constitu-
CUESTION PRELIMINAR.
ciones hereditarias, que sin duda son las mejores, tampoco
vale nada el mérito. Lo mismo sucede en las sucesiones here-
¿Viene de los hombres, la organizacion de los
ditarias, en los legados, en los testamentos y en la disposi-
clon de los bienes, como quiera que se haga. La voluntad del
pueblos?
primer propietario y la del propietario actual lo hace todo.
En las plazas de eleccion toca siempre al superior juzgar,
RAZON DE DUDAR,
admitir, constituir y destituir, porque á él toca conferir los
poderes. En ningun caso el juicio sobre el mérito debe de-
I Su etimología .........
. . . . . . .
pág.
5
pender de los inferiores.

II Su subordinacion á los gefes
6
Tenemos una multitud de principios de esta importancia,
de los que daremos una coleccion , si nos lo permitiese nues-
III La formacion. sucesiva de las ciudades
id.
tra edad, y tuviésemos algun apoyo en la publicacion de estas
IV La forma. invariable de cada pueblo...

7
grandes verdades.
V El concierto unánime de todo el universo
id.
VI La subordinacion de las autoridades en general..
id.
VII La de cada pueblo.
........ •.
8
VIII La de los denlas -derechos. . . .
.
id.

IX Revista de la primera parte
9
X Errores que aun quedan por. destruir
io
XI Division de esta segunda parte.
....
la
XII Verdades tan antiguas como el mundo
id.



336
T A B L Á.
TABLA.
237
CUESTION PRIMERA.
id.
XXIV Castigo de nuestro primer padre
24
XXV De la religion uaturil
Del sacerdocio.
id.
XXVI Origen del sacerdocio
Estado de la cuestion
25
XXVII Por qué se ha jurado destruirle?.
. •
II Su importancia.

III Opinion actual sobre el sacerdocio


S. 2.' De la moral.
IV Conjuraciou contra el sacerdocio
V Sus terribles efectos


a
I Del mundo moral
26
VI Division de esta euestion ...
II Quién le clá leyes
id.
III De los actos interiores
id.
S. a.° Del culto.
IV De los actos secretos
27
V Desarreglo de las costumbres
id.
I Reservas de Dios
14
VI Grandes crímenes políticos
28
II En el mundo físico
id•

VII Quién los castigará?
id.
III Homenage de nuestros bienes. . .

29

• • •
15
VIII Será la razon?. • ,
. .
. • • • .
IV Primeros alimentos del hombre.
id.
IX Será la autoridad civil


..
id.
V Alimentos que vinieron despues
id.
X Objecciones débiles.
30
VI Rebelion del hombre
a
16
XI Malas distinciones

..
VII Del sacrificio
id.
XII Del gobierno de Dios.

VIII Primera revelacion
XIII Funciones del sacerdocio.
.
id.
IX A quién habló Dios?
XIV Su extension
3,
X Qué es un sacerdote'
17
XV Su importancia.
id.
XI Sacrificios de la naturaleza ...
id.


id.
XVI Su necesidad
XII Materia de estos sacrificios ..
..
• .
id.
XVII Sus riesgos
33
XIII Concierto de todos los pueblos
XVIII Sus enemigos. .
id.
XIV Necesidad del sacrificio.

id.
XIX Su responsabilidad
34
XV Disposiciones interiores
id..
XX Su antigüedad. .
id.
XVI Culto exterior
19
XXI Que tuvieron principio desde el origen del mundo.
35
XVII Ceguedad extraña.
id.
XXII Del juramento de destruir el sacerdocio .
id.

XVIII Publicidad del culto
20
XXIII Su execracion

.....
id.
XIX Ofrenda de los frutos

21
XX Ofrenda de los animales
id.
S. 3.° Oríg,cn del paganismo.
XXI Víctimas humanas. .

22
XXII Bendicion de la mesa, y porqué
id.
I El de las pasiones


.. 36
XXIII Denegacion del sacrificio. Su enormidad. . . 23
II El de la idolatría.
,
37
III El de los falsos dioses ..

id.

2 38
TABLA.
IV El de las re
T A B t A.
239
velaciones falsas.
V El de los s
38
acerdocios falsos.
VIII De Condorcet .



5o
. ...
VI El de los sacrificios humanos
id.
IX Qué debe concluirse de aquí?

VIISus causas:
id.
X Juramento de. Ja grande obra .....
id,
.........
. . ......
VIII Sus abominaciones.
39

XI: Su extravagancia



52
id.
IX De la revelacion verdadera
XII Puede destruirse el sacerdocio?

id,

X Su necesidad
40
XIII Podrá jamas ser destruido?

id.
XI Del fanatismo
id.
53
y
XIV Fue necesario que hubiese siempre un sacerdocio?
la.superstieion
XII De la reli.giou natural
id.

41
XV Por qué hemos de querer cl .sacerdocio falso?. .
XIII Del. matrimonio._
id.
XVI Por qué tensamos el verdadero.?.. ..... •
id.

•. •. • .........
id.
XIV De quien_ depende?. .......
42
XVII Razon de. esta preferencia. . . .. . . . . . .
id,
54
XV Quién debe. velar sobre......
XVIII .Sus efectos funestos. .
.....
' •

..
id.
55
XVI Que, han pensado sobre esto los pueblos.
XIX De .1a libertad falsa
id.
Qué dice el simple buen
43
XX Necesidad de dos autoridades
sentirIO.?.
.
id.
XVIII En qué depende de la. autoridad civil?.

. •
XIX En qué.es en lo que depende de Dios?.
44
S. 5.° Distincion de las dos autoridades.

• . •
id.
XX Está en la naturaleza la Juoral?
XXI Exijo una revelacion„
id,
1 Quién las poseía en el principio? .....
56
a7
XXII. Exijo un sacerdocio-
id.
II No eran los ..gefes de familia ?.
.
. •
- .
id'
XXIII Quien ,puede hacerla observar
45
III Qué resulta de, aquí ?. , .
. . — . •
. 2

id.
id,
XXIV Lo. pueden. todos?.


IV Falsedad evidente de los pactos sociales.
.

.
XXV Es en
id.
Y Luego es cierto cuanto sobre ello hemos dicho?.. .
58
todas partes la .misma.
...
id,
XXVI Tiene.en todas. partes los
VI Luego el sacerdocio fue el primero de todos los ór-
mismos .principios?. •
XXVII. Y. los mismos motivos ?.
id.
denes
59

.......
.
6o
XXVIII Hermosura de la moral verdadera. . . .
46
VII Luego existia desde el estado de familia?.

id.
XXIX Efectos de la moral falsa
VIII Hechos.ineontestables .....

id.

47
IX Sus consecuencias. .. . .
......
6
X Consecuencias absurdas.


id.
§. 4° Universalidad del sacerdocio.
XI Diversas autoridades . . . . . . . . . . . . .
Hay en todas partes
id.
s
XII Constituciones ordinarias
acerdotes?
.
....
63
II Por qué no podernos pasarnos sin ellos?.
48
XIII Constituciones extraordinarias
. .•

id.


id.
III Qué significa este concierto general?.
XIV Constituciones, sobrenaturales

...
id.
IV De los sacerdotes salvajes
XV De la .persona constituida
id,

V De. los paises
id.
b


49
árbaros.
XVI Qué es lo que no hemos dicho?
..
. . ..........
i
VI Qué. ha engaliado.á. a
XVII Qué -hemos dicho?. . . ..


64
algunos viajeros?
I.
d.
id.
VII Confesion de los filósofos. ..
XVIII Objeccion frívola

....
So
XIX Que viene de diversos modos de Dios.
. .
65


r
2
4r
4 0
T ABL A.
2
T EL A,
XX Que bay muchas

76

XIII Sus pretensiones segun este error
6s
id.
XXI De la autoridad divina
XIV Pretensiones- inadmisibles. .
66
XXII De la autoridad humana
XV Que la autoridad civil no las admitiría. ..... id.
id.
XXIII Sus caracteres distintivos
XVHSIales que han resultado de aquí. . . . . : . . . id.
67

73
XVII Su -único 'remedio ...... ; .....
id,
S. 6.° Separacion ele las dos autoridades.
De dos misiones. . • • . .
XVIII

79
XIX Persecuciones atroces del gobierno civil
8o
Su diferencia inmensa
XX Ignorancia de esta autoridad
67
II En la .legislacion

8x

XXI Solucion á todas estas dificultades:
III En la publicacion..
.

... 6%1.
IV En la aplicacion de las leyes
id.
S. Z.0 Temporalidades del clero.
Pormenores inmensos del sacerdocio.
id,
o
. .
02
VI Pormenores necesarios
69
I Origen de estas temporalidades


id.
VII Ceguedad extraCia sobre este punto.
II Ideas falsas sobre este artículo . ; ... . . , . .
id.
83
VIII Necesidad de dos cuerpos separados
El Dónde tuvieron ;principio? ........... .
7o

id,
IX Quién los separó?
....
IV Cuál fue en los primeros tiempos?
id.
84
X Cuándo se hizo esta acparacion? ..
Y Era 'moderada?: . ..
id.
XI Fue general?
71
VI Qué dice de esto la historia?. .
id.
85
XII Estado antiguo del, sacerdocio
VII Era debida por derecho natural?
id.

86
XIII Su estado actual. . .
VIII Cuál era en tiempo de nuestros padres?
id.
XIV Conclusion
IX Cuál fue en la antigua ley?. . .
..
..
.. íd.
72
íd.
X Pertenecía á los sacerdotes?

87
S. 7,' _Dulependencia de las dos autoridades.
XI Dependía de los soberanos? ......

id.
XII Cuál fue entre los paganos? ....... •
I Quejas contra el sacerdocio. .
XIII Y en tiempo de Jesucristo? .
83
IISus causas ...........
XIV Y en la primitiva iglesia?. . . .
.
89

id.
III En el paganismo
XV Y en tiempo de Jesucristo? ... .. . .
-IV En el cristianismo
73
XVI Doctrina de los apóstoles
90
id,
id.
'V De dónde viene el error?
. t
XVII Á quién es debida?. . . •

,
id.
VI Del sacerdocio?
74
XVIII De la proteccion civil, ,
° • ' ......
id,
VII O de la falsa filosofía'?
XIX La tuvo siempre?,
91-
75
id.
. VIII Le admitió jamas el sacerdocio?
XX Qué concluiremos de aquí?
id.
IX De la autoridad civil ..... .
XXI Qué sucedió desde que la tuvo?
9 2
id,

... id.
X Es una autoridad divina? ......
XXII Cuál debe ser esta contribucion?. , .
.....
76

93
XI Riesgos de esta opinion de parte del sacerdocio.
id.
'XXIII Á quién es debida?. • ............ .
XII Sus riesgos de parte de la autoridad civil. . . .
XXIV Á quien pertenece cobrarla? . ......... id.
id.

242'
TALLA
XXV Medida desastrosa.
T
13 L
243
.
• . ............
XXVI Proposiciones extras
94
XXVII
sobre sacerdocio.
Conclusion.
....
id.
SEGUNDA. CUESTION.
. • • ............... 95
De la nobleza.
S. 9• Despojo del sacerdocio.
I Estado de la cuestion
. 1 1 3
P retextos de este despojo. .
II Opinion general 114
II
.
Su
....
perfidia .... .
III Opinion falsa

. . Irá
. .......
96
III Estado primitivo del
id,
sa
IV Division de esta cuestion

id.
cerdocio. •
IV El

de la iglesia.
I

. . . .
97
V Su pobreza, y por qué?. .
id.

..
S. 1.° Qué es la nobleza?
VI
...
Es preciso restablecerla? ..
98
VII Lo quiso Dios?. . .
99
qué consiste?.
. .
x T5
....
VIII Lo quiso jamas?.
• . . .
. •
id,
II
.
Es. en la 'viruid?• .
id.
• . ...
. .
IX Quédebe hacerse para hacerla cesar? ..
id.
III Qué piensa AL de
.
Fenelon ? . . . . . .
.. . . . . . II 6
X Qué puede concluirse de aquí?.
. 1 00
IV Instabilidad de la virtud.

id.
....
XI Error del mundo sobre este artículo._ ,
id,
V Y de todas las- (lemas bellas cualidades.
id,
. .....
MI Despojo sacrílego. ..
id.

VI Hermosura de la virtud
117
.
... ...
XIII Sacrílego con respecto
id.
VII Consideraciones que se merece. . .
..
id.
á Dios ......
XIV D
id.
estructivo de los derechos del hombre.
VIII Pero nunca constituyó la nobleza
118
XV Y de todas las. pr
102
IX De dónde viene pues.la nobleza ?
119
opiedades. . . .
. . ,
XVI Terr
9
iblepara_
.10,3
los
X- Será en los cargos, en los feudos y en las dignidades?
id.
gobiernos ..........
XVII Y parp los usu
id.
XI Será en las convenciones? .....
. •
120
rpadores. . . . . .......
XVIII Para los pueblos.
1 o4..
XII Será en el nacimiento?

id.
.............
XIX Sus consecuencias ordinarias.
. /o5
XIII No nacemos todos del mismo modo ?
121
.........
XX Sus consecuencias necesarias.
106
XIV De la antigüedad, del nacimiento

122
..... • . .
XXI Consecuencias
• .
es
id.
pantosas.
XV De la sangre y de la extraccion. .
id.
. ..........
XXII Podemos co
10 7 XVI De los vínculos de la sangre
1.23
nformarnos con este despojo?. „
XXIII Se conformaron. Jesucristo
id.
XVII No resulta de aquí una notable distincion?.
id.
y los apostoles?. . . 1 °
XXIV Se conformó la iglesia? .........
8
XVIII Entre los hijos y los padres ?
124

XXV Que debe hacerse.
• •
id.
XIX Del primer hombre
12.5
, .. ... .
Hecho
....
decisivo.
.

.
109


. . . . ....
XX De la primera muger. .

id.
.
id.
XXI Eran nobles?
1 26
XXII De la identidad de la naturaleza.
127
XIII De los primeros nobles

id.
XXIV Su distincion
128
XXV Olvido general del origen de las cosas
126


244
TABLA.
'T A BL
345.
XVIII Á quién pertenecen por_ falta de herederos?. .

Transmision de la nobleza.
S, 4.° Universalidad de la nobleza.
I Se transmite la virtud?. . ......... . . • • 129
II Diversas transmisiones ..............
1 Habla nobles entre los antiguos? ...
,
144
i3o
III Nobleza hereditaria. ................
II Los hubo. en todas partes?. .
.. .......
IV Ea las antiguas familias ............
. 131
III Entre los modernos?.
. .
.....
145
V Y no en las últimas.

id,
id.
IV Y en América antes de su descubrimiento?. < •
VI Su diferencia enorme ..........

..
V Entre los salvages?.

id.

132,
VII De los nobles y medio nobles. . . . .
. . •
id.
VI Qué. nombre. les daban?
— • id.
VIII Inatuision de la nobleza. .
VII De dónde habian venido?.
.......
146

IX En las antiguas familias ... . .
33
.....
VIII En qué consistia su nobleza?
id.
id.
X Hasta dónde puede bajarse?,

IX Concierto unánime de los pueblos.

'47
XI De los grados de la nobleza, .
X Y de todos .los buenos autores
148
XII Ejemplos de
1
Saúl
13
3id54.
y de David. .
XI Artificio de los hermanos ,de la grande obra. • •
149

XIII Cómo fueron ennoblecidos?,
XII Sus objeciones débiles
id.

id,
XIII De los fundadores de la China
150
S. 3.° Del ennoblecimiento.
XIV De los de Roma y de la Grecia, . ,
.
id.
XV Del título de senior. .
.........
id.
Cómo se ennoblece?,
......
XVI Puede extinguirse la nobleza?. . . . • .
IS1
• 136
II Con qué se ennoblece?. .
XVII Se ha conseguido jamas?
1 52

id.
III A quién toca ennoblecer,
. .
XVIII Desenvolvimiento asombroso de los pueblos.
137
IV Puede hacerlo un usurpador?. .
... .
id.
V Y un soberano legítimo? ........
.

138
S. 5.° Estado primitivo de la nobleza.
VI De dónde le viene este poder? •
. . .
id.
VII Puede crear los derechos?.
La hubo siempre en todo las ciudades?. .
153
. 139
VIII Puede dar mas que lo que él tiene?. .
II El poder legislativo
154
id.
IX De las malas elecciones ...
III El derecho de impuestos. . . .

id.
• • • • •
• — ' 4°
X Que son muy perjudiciales. .
. ........ id.
IV El derecho de paz y .dé guerra ..... ,
.
155
XI Se puede ennoblecer siempre?. .
< ...... id.
V De otros poderes civiles.

id,
XII De los nobles antiguos y de los nuevos
VI De la córte de los pares. .
..
id.
XIII Es siempre una misma la nobleza?
VII Su origen antiguo.
.
id.

156
XIV Se diferencia por su naturaleza?
14.2
VIII De los primeros empleos.

id.
XV Puede extinguirse un derecho?
id.
IX Quién los . poseyó primero
157
XVI Derechos sobre las cosas.
.
........
X Quién fue destinado para poseerlos
id.
XVII Derechos sobre las personas. „ .
. . . 143
XI De los diferentes títulos
158
h
Tom. II.
XX.


3 46
TABLA.
TABLA.
347
XII De los falsos nobles
XIII De las grandes posesiones
159
TERCERA CUESTION.
XIV Estado de los primeros. nobles
id.
XV El de los patriarcas.. .. .
Del estado llano.

..
.
16o
XVI El de los primeros: reyes. . . . •
id.
Es esencialmente el último orden de cada pueblo? 177
XVII Derecho de primogenitura. .
161
I Estado de la cuestion.
id.
XVIII De los hijos. segundos.
. .
.
..
id.
II Division.de este objeto...............
173
XIX De la ley. sálica
162.
XX De' los feudos- nobles. ..... .
S. t.° Origen de los comunes, ó del estado llano.
•.

• 163
XXI Dominios de los obispos............ . .
Origen falso
178
XXII De los grandes propietarios.. • . . .
. . . id.
II Origen verdadero

179
XXIII Derechos de los señores. .
.......
164
III Sucesion por los nacitnientos
XXIV De los ducados, pares, &c. . . . .
. . . . 165
IV Sus resultados en todos los pueblos
id.
XXV De dónde vino esto?. . .
.....
• id.
V Dónde acaban las familias nobles ?
18o
XXVI Fue de los pueblos ?

VI Dónde comienza el estado llano?
id.
XXVII No fue. del primado del nacimiento?
166
VII Número prodigioso de éste

id.
VIII De donde viene este arreglo
182
IX Declamaciones sediciosas
183
s;. 6.° Decadencia de la nobleza..
X Su debilidad
id.
Y Grandor dé lá nobleza. .
.
XI Del mérito y de los talentos

184
. . ....
167
II Segun la voz de la naturaleza...
. . • .
XII Dan autoridad?


id.

id.
HI Sentimientos que inspira la nobleza. ... .....
XIII Proclamas de los facciosos
. id.
. 168
IV Hombres-grandes que ha producido.
XIV Su doctrina afrentosa

185

.
..
id.
V Causas.de su, decadencia
XV Deberes de los grandes
id.
. 169
VI. Riesgo de las opiniones falsas
XVI Su rango

186
.. • • • .
VII De las discordias
XVII Sus funciones
id.
170
VIII De la impiedad.
XVIII Número de los nobles
187
id.
IX Del falso honor. . . .
....
XIX Relativo á la poblacion
id.
. 171
X Del bello espíritu <le] dia.
XX Familias comunes
183
id.
XI Prediccion, de Leibnitz. . .. ..
XXI Subordinadas por naturaleza
id.
•.
... 1 id.
XII Su cumplimiento... . .. . .
XXII Calumnias de los novadore s

189
XIII Males que- previó. .
. . . . 173
XIV Remedios que indicó
S. 2..° Origen de la esclavitud.

id.
XV Subir al origen' de todo
174
XVI Hecho decisivo
1 Opinion de Aristóteles.
190
id.
II De toda la antigüedad
XX:


348
TABLA..
TABLA.
349
III Su fuerza contra las ideas actuales .... . ,
191
31
2 o8
Y CÓrna,
.
......
.



O
0
0
0

IV Razones concluyentes de Aristóteles, . . . .
id.
XI Fuerza moral de los amos
. . 209
V Confesion de Montesquieu

. . 192
XII Fuerza moral de los soberanos. . . , . • • . •
-1
le«.
VI Grito de la razón sola. . .
id.
XIII Superior á las fuerzas fisieas ...... . • •
210
* • O • . • a • 0
VII De la primera habitacion de cada pais, ....

193
XIV De.clamacion de los sofistas. . ... . • , O , .. id.
VIII Trabajos que exigió ..
194
1•• 0
O
O
XV Multitud de absurdos. . .. .. . .
e. 0
{5 211
IX De otras habitaciones. . . •. ••

O
id,

XVI Que no explican la esclavitud... - .. 0. 0
,
ia.
X Su lentitud indispensable.. . . . • . . •
195
XVII Ni la sujecion de ciento á uno solo. • • , •
id.
I!
XI Imposibilidad. de la. emancipacion.. .. ••
.• ..
id.
XVIII El. trabajo de las tierras lo explica todo.. .. , 21.2,
XII Necesidad de la esclavitud.. .. .. .., •
196
XIII Entre los salvages. .. • . . .. .. . . . • • .. .
íd.
S. 4.9 Abusos de la esclavitud;
XIV Lentitud de la civilizacion en todas . partes.. .. .. . 19.7
XV Causas evidentes de esta lentitud. .. .. . ..
.. .. , id.
.i Qué derecho hay sobre la esclavitud.
. .
.
211
XVI Testimonios irrecusables ..... . . . ,. . ., ,, ... 1.93
II Abusos de los amos .
,
..........
2.13
XVII Multitud de esclavos en los primeros tiempos. .. id:
III Abusos de los señores, . . . . ..... . . . . .
id.
XVIII Eran entonces dañosos?... . .. ....... 199
IV Del régimen feudal.
.
. .
.

. 214
XIX Deseaban la libertad?
• 200
Sus
S
excesos y sus
... .. . . . ..
V
s
XX Les hubiera sido ventajosa? ...
• •
id.
VI Su antigüedad ......
,
,
.......... 2ii:c151›.
XXI Tráfico natural de los esclavos ..

201
VII De las justiciar soberanas.
.

•• ...
XXIIFuentes falsas. . . . . . . .. . . . .. . . . .
id.
VIII De las justicias inferiores.
XXIII Miserables razones de los sofistas
202
IX De sus medios. . .
. .
..• .
XXIV Otras razones igualmente miserables. . . •
.. id.
X.De las justicias reales. .

..... , • •
i
216
i:11:
XXV De los prisioneros de guerra
id.
XI Derechos de señorío. .
id.
XXVI Que los novadores se engañan en todo, . . 203
XII Crueldad de los paganos.
..... . • • ..• •
217
XIII Del tráfico. de los negros. .
. . . . • •. .
id.
S. 3.° Universalidad de la esclavitud:.
XIV De su supresion.
• . . .
.
• •
2 8
XV De las leyes sobre la eaelavitud.
.
id.
I Que fue universal en lbs primeros tiempos,
• 205
XVI Crueldad de los sofistas. .... .
219
II Entre los antiguos y entre los modernos.
. .
id.
XVII Sus insignes calumnias. • . . . • • 1- O •
id,
III Entre nosotros . mismos. . • .
.
id,
IV Universalidad confirmada.
. 206
S. 5° De• la libertad:
V Por todos los escritores. ,
.
id.
VI Por M. Móntesquieu-. . .....

. . 207
I Su origen. .
„.
220
VII Por los hermanos de la Enciclopedia. .
2 0s
id.
II Desde luego-en la primera habitacion_
221
VIII Inexplicable para ellos.
.
.
III Despues en las denlas ......
O

id.
IX. Facil de explicar para nosotros, .
.
id,
IV Extensiva á.los patricios-y plebeyos. .
. —
222


350
TADT,A.
TALLA.
35x
V Del peculio.

.
id.
XVII Doctrinas, de los sofistas
id.
VI De la manumisión en las ciudades
id.
XVIII Miseria de los• pueblos
238
VII De la misma en los campos
223
XIX Qué libertad pueden. estos adquirir
id.
VIII De las servidumbres á medias
id.
XX Libertad que no tendrán jamas
239
IX De los palaáios de los sefiores
224
XXI Hecho , decisivo
id.
X De diversos derechos
id.
XI De las rentas de señorío
id.
CUARTA CUESTION.
XII Progresos de la libertad.
225
XIII Favorecidos por el cristianismo
id.
De diferentes cuerpos.
XIV Libertad prematura. ........
226
XV Ruinosa para los sefiores
id.
I Su orígen.
.
• • . . . . .
. ....... 243
XVI Y para los esclavos
id.
II Quién los instituyó?
, ... .
id.
XVII Y para las habitaciones.
2 2i2
III Se les puede destruir impunemente?.. .
244
XVIII Tiempos de libertad
2 d8
XIX Revolucion de los esclavos
S. 1.° Cuerpo de los pontífices.
XX Doctrina afrentosa de los novadores. .
id.
0
XXI Resumen.
2.29
1 Sus augustas funciones.
244.
II De la ley de Dios
id.
S. 6.° Ventajas de la libertad.
III Su vasta extension. . .
• - 245
IV Todos los mandamientos , id.
I La emancipacion. .
230
V Todos los derechos. ....

. ....... 246
II La propiedad

.
id.
VI Todos los poderes . . . .
. . . . . . .
. id.
III Admision á los empleos.




• •

223 r
VII Todo se funda en esta ley. ..
. id.
IV Derecho de representacion.
VIII Y esta. supone los pontífices. ,
. 247
Del campo de Marte. ................2
IX Y así los hay. en todas partes... ..
. id.
VI Se hallaba en él el estado llano?

id.
X Y debe haberlos... ....... . •
. 248
VII Su admision á los estados.

233
XI Del pontífice verdadero. .....
- id.
VIII Mudó esto la constitucion?
id.
XII Sus caracteres. . . .. . . . . . ..
- 24j.
IX Primeros empleos del órden social
234
XIII Su doctrina. . ,
..... •
. id.
X Quién debe ocuparlos?
id.
XIV
id.
Orden natural. .. . . • . • , •. • f • ,
.
XI Del órden ordinario
235
XV Orden sobrenatural
.1. •- • • •
. 25 0
XII Del órden extraordinario. .
id.
XVI Orden: moral:. ., ..: - • • •.
.
. id.
XIII Conducta de Dios en esta parte
id.
XVII Orden social.
. .

id.
9 O
.
XIV Edad de oro para la libertad
236
XVIII Todo está fundado en los libros sagrados. . . 25 /
XV Sus excesos
237
XIX Allí se halla escrito todo. . . . ...... - id.
XVI Qué fue la causa de ellos?
.id
XX Y $ e halla todo
,
íd.


352
TABLA.
TABLA.
353
XXI Y se explica todo

25z
XXII Y se, restablecerá todo
id.
S. 3.° De los religiosos
XXIII Por quién
. .....
.
XXIV Por el cuerpo de los pontífices .....
id.
Reglas que les distinguen . 265
XXV Pero por .fiontifices . independientes
.254
II De los misioneros

.
. id.
XXVI Sin esto sería imposible.. . . • .
id.
III Sus conquistas
id.
XXVII Lo son .?

id.
IV Su modo de conquistar
266
XXVIII Primado de .este cuerpo. ,
. .255
V Medios que emplean para ello. • •
267
VI De las conquistas militares
id,:
S. 2.° Cuerpos de los sacerdotes.
VII Su . diferencia . . . . . ... . . . . . ,
id
VIII Para los conquistadores.
......

268
I Su :necesidad. . ..... , ... . . ..... ..
255
IX Para los pueblos conquistados, .
. .
.
. 269
II Su universalidad
256
X Comparacion de los dos medios.
.. ..
id,
III Su primera funcion.
• • . ......
id.
XI El mejor bajo todas , las relaciones. .
270
IV La segunda. . , .. .. . . , ,
id.
XII De las misiones extrangeras


id,
V Principio de los filósofos. . . . ....
. . . 257
XIII Su utilidad para lob estados.
VI Su plan de educacion. . . . • • . . .. .
id.
XIV De las misiones ini::eriores
2,73t
VII Dejar
jar obrar á .la
natura
naturaleza
258
XV De los seminarios
27Z
contrariar
iar la _vol untad de los niflos
VIII
id.
XVI De las casas de retiro
id.
IX Esperar la edad de la razon . . . . . . .
.
, id,
XVII De los cuerpos empleados en las misiones. . • 273
X No. reprenderles. .. •—• .. ..
• •• ... , ..

259
XVIII De las órdenes mendicantes,

. id.
XI Principios detestables. ,
. . . ...
XIX De su supresion
• 274
XII Sis efectos •desastrosos .... .. -
.. : . .
.. . '
i
i:11:
XX De sus efectos
id.
XIII De la instruccion
26o.
XXI In‘dignaciou contra los reformadores. . .
id,
XIV Su necesidad. . .
id.
XV Desde la mas tierna Infancia. .• .. . . , 26 x
S. 4.° De las escuelas de primera educacion.
XVI Del verdadero sacerdote
. . id.
XVII Su doctrina. .. .. , ......
id.
Su importancia .
• ,

275
XVIIISu autoridad,
... • • . . . .. . . . , .
. 262
II A. qué edad se debe comenzar.
id.
XIX Sus poderes. . . .
. . . ... • ... „ . i cc::
III Cuál es la mas propia para recibirla ?
276
XX.
Su eficacia.
id,
IV Del defecto de instruccion y sus efectos ..
id,
XXI Del bien que hacen en los imperios..
263
V Estado de barbárie

277
XXII Retrato de un buen pastor. . . . . . . . . . id.
VI Dificultad para salir de él...
id.
XXIIIResumen. . . . . • . . • • . . . . -
264
VII De las escuelas de primera educacion. , . .
VIII Escuelas gratuitas

• .
id,
IX Hermanos de las escuelas cristianas
id,
Tom. H.


354.
TABLA.
TABLA.
355
X De las religiosas
279
VIII De las hermanas hospitalarias
id.
XI Escuelas de mugeres
280
IX Lo que dicen los _filósofos
296
XII Utilidad de estas fundaciones
id.
X Sus proposiciones desdeñosas. .. ...
id.
XIII Cuánto interesan al estado
281
XI Reemplazan estos cuerpos ?
297
XII Por qué pues destruirlos? ..... • . . •
.
S. 5.° De los estudios.
XIII Quién podrá producir héroes como estos?. . • . 293
XIV Será la filosofía ?

...... • . • • 299
1 Quiénes deben encargarse de ellos.
282
XV Iudignacion contra ella
• id.
1.1. Cualidad de los maestros. . . . •
id.
ni De la fundacion de universidades y colegios . . 283
S. 7.° De los montes.
IV De los colegios gratuitos . . ..
id.
V De los jesuitas... • . -•



id.
I De los conventos austeros.
.9
a 0
J00
VI Imputaciones . que se les han hecho. .
284
II Sus ayunos por una parte.
id.
VII 'Su general- ex trangero -
id.
III La buena vida en el mundo de la otra, .

3o r
VIII Su obediencia ciega .
..
. . . . . . .
. id.
IV"Sus efectos opuestos. .
......

IX Su adhesion ,al- Papa .. • . ' . . .... • • . . .
285
V Su pobreza de una parte. . ... .. . . . .. • 302
X . Su instruccion gratuita
.

id.
VI Y el lujo del mundo de la otra
id.
XI Su poca emulacion. •• ••• g . 4
• 0 .
286

VII Su voto de castidad de una parte. . ....
3o3

XII Sus intrigas. ; 1 . .
1;••;• ;
. . - . .
id.
VIII Y los placeres del mundo de la otra. .
id.
XIII Su ambicion. . . .. - ... .
,
287
IX Cuál es mas funesta á los estados.
3o4.
XIV Sus movimientos

. . . id.
X Ejemplo de los rnonges ..3o5
....
XV Su -actividad infatigable. . . . • • . — — .
. 288
XI Su vida interior. .
.
id,
O •
XVI Sus costumbres'

id.
XII Sus meditaciones

3o6
XVII Testimonios no sospechosos.
289
XIII Sus oraciones
id.
XVIII Su modo de vivir. . .... .. . . .
. . 291
XIV Es inútil todo esto? .........

• 3o7
XIX Su destino particular
. .
id.
XV Cómo predican los montes. . . .
.
. • id.
XVI Ayudan á los predicadores?. .

. .
id.
Se 6.° De los hospitales.
XVII Se conoció siempre su utilidad?. .

3o8
XVIII Influyen sobre las costumbres ?
id.
ISon necesarios? . . . . . . . . ...... . .
292
XIX Son homicidas de sí mismos?
309
II A quién debe confiarse su cuidado. . .
id.
O

XX Causan la despoblacion?

id.
III De los religiosos • hospitalarios
293
XXI De la edad en que hacen sus votos.
3 i o
Estado de los pobres antes que los hubiese. • •
id.
XXII De su relajacion ...... . . .
.
id.
V Estado de nuestros pobres
294
XXIII De las reformas y de los reformadores
311
VI Verdadera filantropía
id.
XXIV De los monasterios de mugeres
id.
VII De las hermanas de caridad. •
• ....
295
XXV De. las ricas abadías
312
Y11 :


356
TABLA.
357
XXVI De sus gastos

3 i 2
%XVII De sus servicios. . .
. . ....... 3 1 3
Continúa la lista de los señores suscriptores.
XXVIII De su destruccion
314
S. 8.° -Subdivis¿on de otros órdenes,
El Licenciado don Pedro de Vengoa, Caballero de la Real
y distinguida orden de Carlos III, Arcediano y Canóni-
I En la ciudad de Aclaro,
go de Calahorra.
••
id.
II En otras ciudades
3 15
Don Fermin San Juan, Arcediano de Berberiego, Digni-
III En la magistratura

id.
dad de la Santa Iglesia de Calahorra.
IV De lcs tribunales soberanos.
316
Fr. Agustin de Tejada, Guardian de San Francisco de Ca-
V De los cuerpos militares
jet
lahorra.
VI Cuerpos del estado llano
• .
317
Don Facundo Ocon, Beneficiado de Aldea nueva.
VII Se les ha destruido?. . .
........ • • . •
id.
Don José Cabanilles, Ministro del Consejo Real y supremo
VIII En el sacerdocio.
318
de Castilla.
IX Por qué no ha de haber mas?. . .

id.
Don Rodrigo Armesto,
X Por qué prohibir sus votos?
. • • o
id.
Don Francisco Fernandez Campomanes, Auditor Asesor
XI Es una extravagancia


319
del Excelentísimo Señor Nuncio de S. S.
Hecho decisivo
32o
Don Pedro Terrones, Tesorero de S. M.
Don José de la Torre y Sainz, Oficial mayor de la Mayor-
Recapitulacion.
domía mayor de S. M.
El R, P. Fr. Manuel Bezon, de la Merced Calzada de Madrid.
1 Del sacerdocio


32
Don Marcos Ramos Benitez.
II De la nobleza

id,
El R. P. Fr. Manuel Pelaez, Benedictino de San Martin,
III Del estado llano

. id,
Don Alejo Campo Rey.
IV De diferentes cuerpos
El R. P. Fr. Bernardo Ruiz de Conejares, Benedictino.
V Cómo nos hemos engañado?.
323
El R. P. Fr. Juan Muñoz.
VI Opinion verdadera
Doña Juana Zambranos,
VII Opinion absurda
.
Don Antonio de la Casa, Canónigo de la Santa Iglesia de
VIII. De la tercera parte
324
Jaca.
La Señora Viuda de Quiroga.
Principios ó notas explicativas.
Don Manuel Perez Dávila.
Don Manuel María Iturriaga, Presbítero de Durango.
PRINCIPIO I.° -E1 número es la regla mas falsa de
El Ilustrísimo señor Conde de Torremuzquiz, Decano dcl
todas.
325
Real y supremo Consejo de Indias.
PRINCIPIO H.0 El mérito es otra regla falsa
32.8
Don Nicolas Ascuenaga , Beneficiado de Mañabia.
PRINCIPIO In.° A-quién toca juzgar del mérito.
33
El R. P. Comisario de Filipinas de San Felipe el Real.

358
359
Don José Amarilla y Huertos, Dignidad y Canónigo de la
Don José Lesmero.
Santa iglesia de Cuenca.
Don Alejandro Dolarea, del Consejo supremo de Castilla.
Don Bernardo Bona la, Mariscal de Campe de los Reales
Don José Delgado, intendente de Ejército,
Ejércitos,
Don Gabriel Zabaia.
Don Alfonso ITerralde,
Don Juan Castañeda, Canónigo Dignidad de Orihuela,
Don Pascual Muñoz Capote.
Don Tomas Casado.
kDon M. de B.
Don José Maria de Vildosola.
El R. P. Fr, Pablo Alvarez, de las Escuelas Pias.
El R, P. Fr. Casimiro de la Encarnacion.
Don Antonio Reyes.
Don Felix Sanchez Nieto,
Don Pedro Lucas Arnaldo.
Don Joaquin Moreira, Abad de San Vitoria de Lügo.
Excelentísimo señor Conde de Casa•Sarria.
El R. P. Ex-ProvIllcial y Comisario General de Agustinos.
Don Juan José Baratarechea.
Calzados de Filipinas.
Don Mariano Refino Gonzalez, Alcalde de Casa y Corte.-
Don José Perez Valien.z.e_
Don Antonio Maria .Ansótegui.
Don Domingo Aguado.
Don Juan Antonio de Cuervo,
'Don Francisco de Paula Martínez.
El R. P. Fr. Joaquin Cortés.
Don Vicente Molina.
Don Nicolas Ramon de Sarna, Capellan de Honor de S. M,
Don Miguel Cobas Rico.
El R. P. Fr. Ildefonso Gonzalez, de San Bernardo;
Don José Enaparan.
Don Alejo Camp Rey.
El R. P. Fr. Felix Perez de Santo Tomas,
Don José Villar,
Don Santiago de Zabala.
Don: Francisco Javier Adell, Ministro del Consejo Real y
El R. P. Fr. Francisco Maleta, Trinitario Descalzo.
supremo de Castilla.
El R. P. Fr. Manuel Parra, Trinitario Descalzo.
Don Manuel de Piáera y Artecona,
Don Juan de la Torre Santos, Canónigo Magistral de Ávila.
Don Juan Pozo, Presbítero.
El R. P. Fr. Crisóstomo Macías, Monge Bernardo.
El R. P. Fr. Domingo de Cardena,
1.1 R. P. Fr. Felix
Monge Bernardo.
Don Leandro Sanchez,
Don José Fernández Maro.
Don Fermin Alfaro.
Don Juan María Villanueva, Presbítero.
El R. P. Fr. Francisco Vidal de San José, de Recoletos.
El R. P. Fr. Eustaquio Almarza, del Orden de San Gerónirno,
Don Alejandro de Noriega, vecino de Ribadeba.
Doña María Carbonell.
Don Cosme Damian Mateo, Magistral de Talavera.
Don Vicente Lissa y las Balsas,
El R. P. M. Fr. Clemente Giron.
El Marques del Cadino.
Don José María Mon y Hierro.
Don Miguel Barrena,
El R. I'. Fr. Juan Antonio Diaz Merino, de la Pasion de
Don José de Vilches, del Comercio de Almería.
esta Corte.
Don Antonio Meliton Sanz, vecino de Zaorejas.
Don Julian Delgado.
El Magistral de la Santa Iglesia de Oviedo.
Don Ramon de los Cobas,
Don Manuel del Ribero.

360
Don Manuel Llopis , Canónigo de Tarragona.
Para la Comunidad del Conxrento de Santo Domingo de la
Coruña.
Don Pedro Regalado 11.1agclaletra, de la Coruña.
El Conde de Villapun, Mayordomo de Semana de S. M.
Don Juan Victor Ganibet, Canónigo del Sacromonte de Gra-
nada.
Don Pedro Sotomayor , Inspector interino de Caballería.
El R. P. M. Fr. Ildefonso Martinez Benedictino.
• El R. P. Fr. Atilano Perez , de San Bernardo.
Don Juan Antonio Martinez.
Don José Muñoz Miquelet.
Don José Sanz Ruano<
rje:: Juan a-n7.;::.:
jan\\
El R. P. Fr. Raymundo Barrero.
Don Mariano Antele
Don José Ignacio Ruiz Campos, Maes:1., e de la Real
de Granada.
El R. P. Fr. Cristobal Escalona, Monge Bernardo.
Don Juan Bautista Guergué, Brigadier.
Doña María Gomez Caminero.
Don Gerónimo Sanchez del Castillo, dé Cadalso.
El R. P
Fr. Francisco Javier Plaza, Abad de Santa
María la Re'.
d Náiera,
El
P.
Manuel Brior;,.,
Don José Manuel de Arbizu,
del supremo Con-
sejo de la Guerra.
Den Tornas Nolibas, Dean de la Santa Iglesia de Jaca.
Don Basilio Antonio Carrasco.
El R. P. Fr. Fulgencio Montoya , Benedictino.
Dori Miguel José Escovedo, Beneficiado .de Montoro.
Excelentísimo señor don Juan Senen de Contreras, Ins-
pector General de Infantería.
R. P. Fr. Manuel San Juan de Mata, Trinitario Descalzo,

Document Outline